“LOS VIENTOS DE REBELDÍA EN EL MUNDO SON TAMBIÉN FUERTES Y LLEGAN A BRASIL CON MUCHA INTENSIDAD”
Plínio de Arruda Sampaio Jr. desde Brasil, Jueves 4 de junio de 2020.

 

“La situación exacta donde estamos" pasa porque “las tensiones en la superestructuras políticas permanecen, el aislamiento de Bolsonaro es muy fuerte, los datos de la economía que salen son catastróficos, la producción industrial en el mes de abril -que es el mes puntero de la pandemia- cayó un 18%”, dijo el economista y analista político brasileño Plinio de Arruda Sampaio Jr en su espacio semanal por CX36. Entonces, concluyó, “estamos en una situación muy, muy complicada”. Transcribimos la nota que puede escuchar aquí:
https://archive.org/details/2020-06-04-plinio-de-arruda-sampaio-jr-brasil

 

Diego Martínez: Plínio, buen día

Plínio de Arruda Sampaio Jr.: Buen día Diego, buen día.

 

DM: Plínio, primero darte la bienvenida y preguntarte cómo ha avanzado esta coyuntura de tensión entre los Poderes del Estado, con un gobierno de Bolsonaro que parece estrechar cada vez más sus alianzas.

PASJ: En el fin de semana hubo manifestaciones de las hinchadas organizadas de los equipos de fútbol, aquí en San Pablo habían más o menos unas 4 mil personas. Al lado había manifestación de Bolsonaro con unas 300 personas, la diferencia era muy grande.
Estas manifestaciones ocurrieron no sólo en San Pablo sino en varias ciudades de Brasil. Y esto oxigenó un poco la situación, la situación política que estaba totalmente claustrofóbica dio un cambio un poco. El gobierno también lo entendió así.
Para este fin de semana hay manifestaciones en todo Brasil convocadas, serán grandes, bien grandes, el gobierno sabe de eso y entonces el presidente y el vicepresidente ya anunciaron que, si hay mucha gente, ellos van a salir con los tanques a las calles. Es una intimidación para decir, ustedes no pueden ir a las calles porque saben que si las calles quedan con los trabajadores dificulta la maniobra el golpe.
Entonces, esta es la situación exacta donde estamos, las tensiones en la superestructuras políticas permanecen, el aislamiento de Bolsonaro es muy fuerte, los datos de la economía que salen son catastróficos, la producción industrial en el mes de abril, que es el mes puntero de la pandemia donde hay datos, cayó un 18%, ya venía cayendo, cayó otro 18%. Entonces, estamos en una situación muy, muy complicada.
Además la situación internacional cayó, los vientos de rebeldía, de manifestaciones en el mundo son también fuertes y llegan a Brasil con mucha intensidad. Hubo manifestaciones contra el racismo que terminaron como manifestaciones contra Bolsonaro, de más de 10 o 20 mil personas espontaneas en Manos y en Curitiba, en el norte y en el sur. Entonces aquí hay una especie de una insatisfacción muy fuerte que va a la calle y al mismo tiempo Bolsonaro sabe que su tiempo es corto y que tiene que actuar más o menos rápido sino queda sin condiciones de dar el golpe.
Entonces, estamos en un momento bien, bien delicado.

 

DM: En estos brotes de la pandemia también aparecen brotes de movilizaciones populares espontaneas por lo que nos decís vos, y que generan alguna expectativa de que también sean brotes organizados y no simplemente como pasa con los virus que se expanden con libre albedrío, que haya algo que permita luego sacar alguna hipótesis

PASJ: Sí, en realidad las manifestaciones empiezan con la convocatoria de las hinchadas organizadas. Son organizaciones muy interesantes porque ellos dicen, bueno, como los partidos no hacen nada, lo hacemos nosotros. Entonces se juntan hinchadas que son antagónicas, como si la hinchada de Peñarol y Nacional salieran juntas. Es muy bonito de ver esto.
Entonces, esto es más o menos lo que destapó la olla, de ahí vienen otras manifestaciones, todas tienen alguna organización por detrás, el movimiento negro, algunas cosas por detrás. Los partidos políticos del orden actúan por arriba, entonces hay una especie de epidemia de manifiestos y proclamas contra Bolsonaro.
Lo curioso es que van desde la derecha hasta el PT, pero el PT no se mete en eso, Lula dijo que es, en portugués se dice "una María que va con las otras", y que por tanto no va a firmar ninguna consigna por arriba.
Tampoco convoca al pueblo por abajo. Entonces, no sé muy bien cuál es la política del PT en el momento. Entonces sí hay una movilización.

 

Hernán Salina: Plínio, te iba a hacer un apunte respecto a eso, esta semana se conocieron declaraciones de Lula en una reunión de la dirección del PT señalando algo así como que no había que tomar cualquier ómnibus en esto de ir contra Bolsonaro.

PASJ: Sí, porque en realidad el PT no se suma a nada que no controle. Este es el juego de Lula.

 

DM: Plínio, desde el punto de vista político nos decías que es una semana que se espera sea más tranquila pero esa salida de los tanques que prometen en caso de que se aglomeren, ¿es porque ha habido también alguna señal de que esos tanques están para salir, que los militares están generando alguna anuencia a esta estrategia de Bolsonaro?

PASJ: Mira Diego, cuando se juega al póker existe el "bluff", las personas confabulan con una carta que muchas veces no tienen y acá hay que pagar para ver. No es que yo juegue al póker, nunca he jugado, pero existe esta palabra que en portugués es blefe. Bueno, Bolsonaro dice tener el apoyo de los militares, esto en algún momento hay que verlo.

 

DM: Estabas explicando cuál es el golpe anunciado o la amenaza que Bolsonaro está realizando en estos momentos, ¿es un golpe de Estado parlamentario? ¿O sea, elimina el poder del Parlamento, se convoca a elecciones en un tiempo o es un golpe de Estado del viejo tipo de militares a la calle, se pierden los derechos y andá a saber si en algún momento se restituye la situación?

PASJ: Mira Diego, nada está claro aquí, está la hipótesis del auto golpe de Bolsonaro, una especie de golpe a la Fujimori, esta es una posibilidad.
Hay una segunda posibilidad que es la convocatoria de los militares para que ejerzan una especie de función tutelar, como si fueran un poder moderador. En esta segunda hipótesis Bolsonaro convocaría el Artículo 142 de la Constitución brasileña de la dictadura que dice que en caso de conflicto entre los Poderes, uno de éstos podría llamar a los militares para arbitrar el conflicto. Esta es la interpretación que le dio Bolsonaro a este artículo, que es un artículo muy confuso que en realidad los militares lo metieron ahí para poder entrar cuando quieran de manera "constitucional". Son los problemas de la transición mal hecha el pasado que ahora se vuelven a presentar.
Entonces, es posible que sea dado el golpe contra el Supremo Tribunal Federal por conflicto de Poderes y puede ser que ahora haya otra hipótesis, que los militares vengan para poner orden a lo que ellos llaman de terroristas marginales que protestan contra Bolsonaro.
Entonces ellos dicen, nosotros no vamos a dejar que el país entre en el caos, traemos a los militares y frenaremos esto.

 

DM: En esto que planteaba Hernán hoy del papel de Lula queriendo salir del juego que hay planteado pro y anti Bolsonaro diciendo nosotros no vamos a entrar a hacerle un problema al gobierno, o no estamos seguros de qué papel debe jugar el PT, ¿hay algún riesgo positivo de que pierda gente el PT, de que haya gente que resuelva, bueno, si el PT no va a encabezar esta lucha, si el PT no va a hacer caer a Bolsonaro, entonces formemos otros espacios políticos, otras estructuras, o fortalezcamos alguna de las que ya están?

PASJ: Sin duda alguna, Diego, está este riesgo sin duda alguna. Porque esto les muestra la dificultad que tiene el PT de mantenerse en el juego cuando el juego está cambiando. El PT mantiene la idea de que, nosotros somos por la Constitución del 88 dentro de las reglas de la Nueva República. El problema es que la Nueva República se está muriendo y el juego es otro.
Entonces, cuando las hinchadas organizadas de fútbol antifascistas asumen el liderazgo de la lucha contra Bolsonaro, este es el síntoma absoluto de la falencia de los partidos. Sin duda alguna aquí en Brasil estamos empezando una nueva dinámica de otra naturaleza mucho más conflictiva.
Y en realidad, Diego, la política se desplazó para las calles porque la súper estructura política se pudrió.
Entonces, quien tenga la capacidad organizativa de estar en las calles, de comunicar y de estar presente en las luchas, son los que van a tener la confianza del pueblo, puede ser por la izquierda o pueden ser los milicos

 

DM: Si la lucha es entre fascistas y antifascistas el escenario se amplía, uno siente la sensación de que el abanico es bastante amplio, pero por otro lado encabezar una lucha anti fascista también necesita de una interpretación de la política que hoy el PT no está dispuesto a asumir, esa es la sensación que queda

PASJ: Exactamente, el PT no tiene ni la teoría ni la práctica para actuar en esta coyuntura, porque no entiende la coyuntura y tiene una práctica e cretinismo parlamentario. Pero la política se fue a la calle y eso Bolsonaro lo tiene clarísimo, tanto que reaccionó de manera muy fuerte a las manifestaciones, él no quiere que esto continúe porque sabe que no puede dar un golpe con Brasil entero en las calles. No tiene condiciones para hacer esto, con la economía en depresión y con la pandemia en expansión

 

DM: Bien, quedará un capítulo para el jueves próximo de saber por qué Bolsonaro puede darse cuenta de esto y no el PT. El por qué no logra asumir la realidad uno y el otro sí.

PASJ: Muy bien, podemos seguir conversando, esto viene de largo, en realidad ya lo estamos conversando hace un tiempo porque Bolsonaro con todas sus limitaciones, él apuesta al nuevo y el PT se aferra al viejo. Y cuando el viejo se está hundiendo queda más o menos sin suelo concreto para hacer política.

 

DM: Plínio, como siempre, un gusto conversar contigo, quedamos para el jueves próximo ya comprometidos para seguir esta charla. Un fuerte abrazo y muchas gracias.

PASJ: Un abrazo para todos ustedes también, es siempre un gusto hablar con Radio Centenario.