“SE ESTÁ NOTANDO LA CRISIS SOCIO SANITARIA QUE ESTAMOS VIVIENDO COMO MÉDICOS DE FAMILIA”
Contacto con la doctora Marcela Cuadrado, 16 de junio de 2020

La Dra. Marcela Cuadrado, Presidenta de la Sociedad Uruguaya de Medicina Familiar y Comunitaria fue consultada por CX36 acerca de la atención que se está brindando en el primer nivel de atención. Seguimos con algunas Policlínicas cerradas por problemas edilicios, se están refaccionando salas de espera, ventilación y otras continuando cerradas por certificación de personal, explicó. La especialista señaló que el primer nivel no está al 100% pero estamos con la reapertura de servicios brindando un poco de atención presencial "la gente tiene una necesidad sentida de concurrir a los servicios de salud". Además dijo que ha habido un éxodo importante de usuarios de mutualistas a ASSE lo que también se ve reflejado en la atención primaria. Transcribimos la nota que usted puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/2020-06-16-dra-marcela-cuadrado-atencion-primaria

 

María de los Ángeles Balparda: El sábado estuvimos entrevistando a alguien por el tema de las Policlínicas barriales en este panorama que tenemos con el tema de la salud y queremos volver a conversar -como se hizo hace un tiempo aquí en la radio- con la doctora Marcela Cuadrado, presidenta de la Sociedad Uruguaya de Medicina Familiar y Comunitaria, profesora de la Universidad de la República, está trabajando ahora en San Bautista.
Buen día doctora Cuadrado.

Marcela Cuadrado: Hola, buen día Ángeles ¿cómo estás?

 

MAB: Muy bien. ¿En San Bautista estás hoy?

MC: Sí yo trabajo hace muchos años en San Bautista, como médica de familia acá en esta localidad.

 

MAB: Bien. Queríamos tener un panorama de cómo está en este momento la situación de las Policlínicas de ese nivel, que es el que está más cerca de la gente para los temas de la atención de salud, más allá del coronavirus.

MC: Seguimos con algunas Policlínicas cerradas porque ya sabíamos que teníamos algunos problemas edilicios y hasta que no fueran arreglados estos problemas edilicios no se iban a reabrir. Por lo tanto, en este momento lo que sabemos es que se están teniendo en cuenta estos problemas y arreglando del punto de vista de las salas de espera, los consultorios, la ventilación, etcétera.
Por otro lado, hay otras que permanecen cerradas también, porque sigue algún personal de la salud que está con certificación o por edad o por otras enfermedades que tienen que hacen que sean población de riesgo o población cuidada como se le dice. Entonces, por ese lado no está 100% el primer nivel de atención atendiendo pero sí estamos con esta reapertura de los servicios, brindando una atención un poco más presencial los que estamos atendiendo, de hecho la idea era que pudiéramos realizar menos presencial que lo que estamos realizando, porque creo que la gente tiene una necesidad sentida de recurrir a los servicios de salud y de hecho están viniendo.

 

MAB: Claro, se habló mucho del riesgo que significaba que gente con problemas crónicos no se atendieran durante todo este tiempo, en algunos casos porque estaban cerradas las Policlínicas, en otros porque les daba miedo ir al médico, pero después recibimos, yo no me acuerdo quien fue que difundió, pero de un lugar institucional se difundió que había habido menos muertes en este período, comparado con el año pasado, menos muertes vinculadas al corazón, a los temas crónicos precisamente-. ¿Cuál es la realidad, se puede medir ya si hay alguna afectación?

MC: Desde el punto de vista de nuestro colectivo no lo hemos medido, sí miramos ese estudio que salió, esa investigación, y lo que vimos es que sí ha habido menos cantidad de muertes pero por los siniestros de tránsito, por otras causas más vinculadas por el andar fuera de las casas. Sí vimos que hubo descompensaciones del punto de vista vascular que no fueron atendidas en nuestra población, pero hubo complicaciones que desde el Primer Nivel tuvieron que ir al Segundo Nivel de atención porque no hubo apertura.
Esa investigación de la cantidad de muertes en realidad hay que mirarla muy bien, hay que analizarla muy bien, como fue hecha, como fue realizada, porque después vino como que había salido mal algún dato, que era otro, entonces hay que mirarlo muy bien. Nosotros estamos en este momento por una comunicación del Ministerio de Salud Pública atendiendo a cuatro poblaciones con más prioridad que es todo lo que quedó pendiente antes del 13 de marzo, se empezó con esta crisis sanitaria y de emergencia sanitaria, esa es una población que está priorizada.
Lo otro son las personas que estamos viendo por primera vez que ha habido en los últimos meses un gran cambio de sistema, de mutualista. Hay muchísima gente que se pasó a ASSE, eso lo hemos visto y no sé si debe a que se perdió trabajo o a qué, pero tenemos mucha población nueva. De la mutualista se ha ido mucha población.
En tercer lugar, controles que han quedado pendientes de niños y adolescentes.
Y lo otro, son las embarazadas que ya veníamos atendiendo.
Esa es la población priorizada en este momento pero viene más población que esa, la gente como te decía necesitaba el contacto con el equipo de salud y está viviendo más gente

 

Diego Martínez: Doctora justamente sobre eso, usted hablaba de la necesidad que existe  a veces de llegar a la Policlínica para conversar con alguien. ¿Se notó esto en las comunidades donde ustedes trabajan?

MC: Sí se notó, claramente.
Nosotros lo notamos acá porque llamábamos de repente telefónicamente a las personas que no nos estábamoscomunicando hacía tiempo y la gente se muestra muy agradecida, con muchas ganas de hablar con el equipo de salud, con el médico, con el enfermero o con el psicólogo que trabajamos. Tenían muchas ganas de hablar, en el sistema público y en el sistema privado.
Después se notó mucho en los compañeros de las Policlínicas que estuvieron cerradas, cuando reabren los compañeros cuentan como acoge al equipo de salud la comunidad diciéndoles lo necesario que habían sido, como se habían extrañado, las cosas que habían pasado en ese tiempo sin que ellos estuvieran. Se siente la proximidad del equipo de salud y la gente. De hecho lo vemos, todos los días le decimos a la gente no vengan a los servicios de salud, todavía estamos con esta emergencia sanitaria, no está recomendado venir, es más, tenemos votada la ley de teleconsulta de abril donde vamos a seguir atendiendo por teléfono, la gente debe entender que tenemos un nuevo sistema de atención a la población, ya no es como antes, esto ya cambió, hay una nueva ley votada, hay nuevas cosas por hacer y no vamos a volver a lo de antes.

 

DM: ¿Desde el punto de vista de la atención médica va a ser por mucho tiempo que se van a mantener estas formas?

MC: Esto es una cuestión que día a día se va viendo qué va pasando. Si miramos lo de Uruguay no hemos tenido casos nuevos, uno o dos, una cosa muy esporádica la última semana.
Es como que estamos totalmente controlados respecto al Covid y si miramos los países vecinos vemos que hay como oleadas en las cuales sigue habiendo de repente casos nuevos, rebrotes, de repente se frena y después tenemos el caso de Brasil que está en una situación de emergencia muy grande, con mucha mortalidad y con mucha trasmisión del virus.
En Uruguay tenemos esa suerte que, así como el dengue y así como otras enfermedades que tienen otros países vecinos nosotros no tenemos, ahora está pasando lo mismo con el Covid, somos una población bastante privilegiada en esto y ojalá se sigan tomando estas medidas, la gente es muy consciente, yo lo comparo con el dengue porque nos ha pasado que la gente es muy consciente, la gente se cuida y eso hace que la población esté bastante cuidada.

 
DM: ¿Y estaban preparadas las Policlínicas de ASSE para recibir esta gente que estaba en el sistema de salud privado?

MC: Bueno, preparados no estábamos. Incluso en Montevideo ha pasado, en la zona metro ha pasado que ha habido faltante de medicación y otros temas vinculados a la alta demanda que habido en los últimos meses y una de las causas ha sido la alta población que se ha pasado al sistema público.

 
DM: Y de personal.

MC: Y el personal, con esto que tenemos una atención no presencial todavía, como que se están controlando bien las situaciones, de aquí a unos meses vamos a ver qué pasa. En el interior, en la zona fuera de Montevideo es como diferente porque las localidades son un poco más pequeñas y tenemos buenos equipos, pero no sé si vamos a poder sostener esto. Hoy por hoy se está pudiendo sostener, por lo menos en los lugares que estamos trabajando por acá, no sé qué está pasando en Montevideo con los medicamentos, sé que estaban faltando kits hasta la semana pasada, hoy día no sé, pero que se va sentir, se va a sentir. No me cabe duda. De hecho, se está notando la crisis socio sanitaria que estamos viviendo como Médicos de Familia y como equipos de salud trabajamos permanentemente con las redes, con las mesas intersectoriales, estamos trabajando en equipo en la comunidad y estamos viendo, la crisis se está sintiendo social y los problemas que de repente hacía tiempo que no veíamos los estamos vienen hoy por hoy. Problemas sociales, problemas de vivienda, problemas de trabajo, lo que lleva eso, eso es un problema de salud porque además lleva a otras cosas.
La tensión económica lleva a problemas de salud mental, problema de vínculo, problema de violencia doméstica.

 
DM: ¿En cuanto a los medicamentos hay faltantes o está cubierto?

MC: Semana a semana se está manejando un listado de medicamentos que está faltando, que nos están pasando los compañeros. Estaba faltando mucha medicación controlada, estaban faltando también algunos para la epilepsia, también faltaron algunos hipertensivos, era lo que se estaba como comprando semana a semana.
Es como que van respondiendo a la demanda y con esto que ha cambiado un poco la población que atendemos, como que cambia la demanda también.

 
MAB: ¿Y por qué faltan, es administrativo o es de otro tipo la respuesta?

MC: La repuesta que nos han dado a nosotros es que, ha aumentado mucho el uso de esos medicamentos, porque va aumentado la población, entonces se terminan más rápido y ahí están faltando, hasta que no se llegue a un equilibrio de cuanta población hay y que usos tienen esos medicamentos, como que todavía van a seguir faltando.
Además hay que ver esa población que se pasa del sistema privado al sistema público qué medicamentos está recibiendo y está tomando. Entonces hay que ir viendo para ir controlando. Lo que digo es que si bien no se ha sentido como muy grande el cambio de la población, yo creo que se va a sentir.

 

MAB: Muy bien, gracias por este tiempo Doctora.

MC: A ustedes muchas gracias.