“CON TODO EL DINERO QUE SE VA A GASTAR EN EL TREN DE UPM LO MÍNIMO QUE PODEMOS PEDIR ES QUE TENGAN EN CUENTA A LA POBLACIÓN”
Contacto con Natalia Zunino, 17 de junio de 2020

 
“Nosotros lo que pedimos es que al tren lo desvíen, que no pase por las ciudades, que pase por fuera, porque con todo el dinero que se va a gastar en esto, yo creo que lo mínimo que podemos pedir es que tengan en cuenta a la población y que sea lo menos perjudicial para la gente, incluso yo tengo una opinión personal sobre la planta, o sea, no lo veo como una inversión”, dijo Natalia Zunino vecina de la ciudad de Canelones, al hablar de las obras que se vienen desarrollando para el tren de UPM. Pero desde ya se ven afectados, porque según comentó hace 10 días en la cañada del Pescador cortaron la cañada con el fin de pasar con las máquinas. Dijo que obstruyeron la cabaña y pusieron caños de plastiducto que “cualquier persona con sentido común sabe que eso puede provocar una inundación”. Transcribimos la nota que usted puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/2020-06-17-natalia-zunino-canelones-tren-upm

 

María de los Ángeles Balparda: Nos vamos a un tema que tiene muy poco espacio en los medios que es el tren de UPM, nosotros estuvimos conversando la otra semana con la gente de Durazno, con la gente de Florida, y ahora el tren nos lleva al departamento de Canelones por donde va a pasar y en particular empezamos por la ciudad de Canelones.
Estamos con Natalia Zunino de Iniciativa Canelones.
Buen día.

Natalia Zunino: Buen día, ¿cómo están todos por ahí?

 

MAB: Muy bien. Y queriendo saber, porque no aparece nada de información de acá de Montevideo, que han arrancado las vías, que han arrancado los árboles, un montón de cosas, pero que está pasando en la ciudad de Canelones.

NZ: En la ciudad de Canelones ya hace varios meses que arrancaron las vías, pero se siguen haciendo trabajos, o sea, es como la parte inicial de la obra, pero igual se está sintiendo eso en los vecinos. Ya ha habido problemas.
Por ejemplo, yo vivo al costado de la vía y muy cerca pasa una cañada que se llama Cañada del Pescador, hace unos 15, 20 días cortaron esa cañada con el fin de pasar con esas máquinas, hicieron como una calle, obstruyeron la cañada, pusieron unos caños que seguramente con la primera lluvia se iban a tapar porque eran unos caños de plastiducto. Yo creo que ni siquiera tienen conocimiento del territorio porque cualquier persona -no precisa ser ingeniero- con un poco de sentido común, que conoce la zona, sabe que obstruir esa cañada es que nos inundemos todo el barrio y más, porque al tirar basura, -no es muy habitual que se limpie la cañada- hay que esperar que algún vecino se inunde para llamar y que vengan con las máquinas, que en eso por suerte había vecinos atentos y se pudo solucionar antes de las primeras lluvias sino nos hubiéramos inundado.

 

MAB: ¿Y cómo solucionaron?

NZ: Por un lado, estuvo bueno que los vecinos se juntaran y rápidamente juntaron firmas, se hizo toda una movida. Hay personas que tienen terrenos cerca de la cañada con mucho poder económico y político. Hablaron con los capataces de la empresa y no demoraron ni un día en sacarlo.

 

MAB: Ellos rompen la cañada, la intervienen, obviamente siempre estuvo allí como vos decías.

NZ: Sí siempre estuvo, el tema es que había un puentecito porque la vía pasaba por encima de la cañada, un puentecito muy bien hecho, de la época que hicieron las vías y no había ningún problema, la parte de las vías nunca se inundaba, pero el tema es que ellos rompieron ese puentecito y hacia un costado, hicieron como una calle por arriba de la cañada, pero obstruyeron todo con tierra y lo hicieron en la noche.    

 

MAB: Trabajan en la noche.

NZ: En el día fui y veía que llevaban cosas y yo decía que estarán haciendo, irán arreglar lo que habían roto al otro día pero no, al otro día me enteré lo que habían hecho, estuvieron trabajando hasta las nueve y media de la noche ese día. Incluso yo quise acercarme, pero está todo muy oscuro, no hay mucha seguridad, que es lo que llevó también a que un vecino se cayera en ese puente que ellos rompieron y dejaron así, o sea, por donde nosotros caminábamos por la vía para acortar camino o por pasear -como generalmente la gente lo hace en los pueblos-, además que sabíamos los horarios del tren que ahora ni siquiera pasa y este muchacho se ve que no sabía, iba caminando, se cayó, se fracturó la mandíbula. Tuvo suerte que no le pasó nada más grave, pero igual un disparate, porque eso lo debieron arreglar o por lo menos marcar con alguna luminaria o algo, para que si alguien camina por allí no le pase un accidente.

 

MAB: Sí, yo nunca vi que se hagan obras de este tipo o de cualquier tipo de noche, es muy raro.

NZ: Es muy raro la verdad.

 

MAB: ¿Y a ustedes no los informan lo que van a hacer?
 
NZ: No. Es desesperante porque estás todo el tiempo en alerta, de mañana ya empiezas a escuchar ruidos y decís bueno otra vez vienen y no están bien marcadas.
Yo vivo en una casa que es muy antigua y el terreno está marcado por un alambree que debe tener más de 100 años, entonces había un galpón que estaba a 4 metros de la vía y a veces yo tengo miedo que lo empujen con la máquina, no tienen cuidado y no tienen criterio, de repente cortan tres árboles que están en línea y hay otro cuarto y lo dejan.  

 

MAB: No se sabe por qué.

NZ: No, no se sabe por qué. Es como que van haciendo por tramos trabajos que no tienen coherencia, yo no le encuentro al menos, si están proyectados de esa forma, no sé, no entiendo cuál es el fin y destrozan árboles que son centenarios que la gente les tiene cariño, porque saben que los plantó el abuelo, el padre…    

 

Diego Martínez: Natalia, este tren ¿qué cosas va afectar de la vida social de Canelones? Más allá de las casas que obviamente son muy importantes, porque vi que frente a la estación hay unas canchas de baby fútbol donde juegan niños.

NZ: Sí, están atrás de la estación, está muy cerca del cementerio que una parte del cementerio parece que podría estar afectada; hay un frigorífico también, atrás de la estación hay todo un barrio, hay viviendas de jubilados y estas personas utilizan ese camino para acercarse. O sea vendría a ser como la entrada de Canelones y ahora si construyen el muro o ponen el tejido, el alambrado ese que tienen que poner al costado de la vía, esas personas no van a poder cruzar por ahí, van a tener que dar una vuelta no sé calcular de cuantas cuadras, pero ellos van a ser muy afectados.
Después hay una cantidad de viviendas que son nuevas, algunas particulares otras cooperativas que están en lo que quedaría al otro lado de la vía, porque al principio, hace muchos años, la vía como que bordeaba la ciudad, pero ahora hay otra ciudad acá que no sé si no es más grande, porque se agrandó mucho hacia el oeste, está del otro lado de la vía y todas esas personas van a quedar aisladas. Porque los cruces tampoco van a ser muy seguidos, ahora los tenemos a una cuadra, dos cuadras, la vía atraviesa la ciudad, estamos acostumbrados a eso, pero no tiene nada que ver, aparte nosotros íbamos caminando al lado del tren por la velocidad que iban, ahora van a pasar a una velocidad que no sé y no van a ver esos cruces.
Este tren no para, mide 8 cuadras de largo, lleva productos tóxicos, si pensamos en un accidente sería una catástrofe porque no hay manera, un tren que lleva ácido, que lleva soda cáustica, no sé, eso es lo que más nos preocupa.

 

MAB: Y si vos no sos una persona que tiene mucho poder como estas personas que hablaron y pararon lo que estaban haciendo, ¿con quién hablas?

NZ: En realidad las veces que ha pasado, antes de todo esto, cuando estaban arrancando las vías, eso fue en enero, al limpiar al costado de las vías ellos dejaron montañas de ramas, cañas y bueno, con mucho calor se produjo un incendio, estaban las dos empresas las que limpiaban y las que sacaban, yo en un momento tuve que llegar a decirles que si alguien no se hacía responsable iba a denunciar porque no había manera. Me decían llama al alcalde, el alcalde me decía son empresas privadas yo no puedo intervenir.

 

DM: Por ser privadas son impunes.

NZ: Y yo a quién le voy a reclamar.
Lo que digo es que, si ahora que recién se está comenzando, porque la obra es real, va a ser mucho más grande, están todas esas cosas y no se hacen responsables, después no quieran saber.

 

MAB: Te pregunto porque un oyente Luis de Sayago dice: “Sería importante conocer qué opina el SUNCA con respecto a lo que esta persona relata por el tren, porque son ellos el brazo que trabaja para hacer tan importante emprendimiento para el país todo”.
Y desde Las Piedras, el profesor Andrés Freire nos manda una foto de la calle Espíndola y dice: “Así amanecimos” y se ve el cordón de la vereda todo pintado de rojo porque no se puede estacionar en dicha calle, él dice que “todos se subordinan al tren de UPM con la complicidad del gobierno departamental de Canelones y el local de Las Piedras”.

NZ: Sí claro, porque en realidad nadie interviene, ellos como que es tierra de nadie, ellos mandan, es lamentable, pero es así y todos los daños los vamos a pagar nosotros.

 

MAB: Exacto. Ustedes juntaron firmas allí pero no se presentaron.

NZ: Esas firmas no se han presentado, pero estamos trabajando en eso porque nos estamos comunicando con todas las demás iniciativas que hay en el interior y también con el Municipio C, estamos ahí, entre todos queremos seguir con este tema, que esté en la prensa, que la gente se siga informando, porque hay mucha gente que no sabe todavía, no sabe ni las características del tren, que quizás le pase por el patio de su casa. Nosotros lo que pedimos es que al tren lo desvíen, que no pase por las ciudades, que pase por fuera, porque con todo el dinero que se va a gastar en esto, yo creo que lo mínimo que podemos pedir es que tengan en cuenta a la población y que sea lo menos perjudicial para la gente, incluso yo tengo una opinión personal sobre la planta, o sea, no lo veo como una inversión.

 

MAB: Favorable, claro.

NZ: Saludable ni favorable, yo no manejo eso como un desarrollo, esa inversión para mí es una entrega que se hizo.
Son 4.000 millones de dólares. Imagínate que son casi 400.000 dólares por día que vamos a pagar durante 20 años o más, eso nos sale a todos, porque eso lo vamos a pagar todos y las consecuencias, porque la gente piensa en trabajo, pero a qué costo, millones de litros de tóxicos por día en el río.
Yo no es que esté en contra del trabajo al contrario y sé que la gente lo que más necesita en este momento es trabajar, pero yo creo que hay que poner la balanza, porque esto no es rentable para un país como el nuestro, yo no creo que sea favorable.

 

MAB: Natalia, te agradecemos muchísimo por toda esta información.

NZ: Bárbaro, muchas gracias a ustedes por el espacio.