“APELO AL GOBIERNO PARA QUE EL CACHÓN SEA SÓLO PARA LA REHABILITACIÓN DE PERSONAS CIEGAS Y BAJA VISIÓN”
Contacto con el profesor Ángel Aguirre Patrone, 24 de junio de 2020

Desde Chile, el profesor Ángel Aguirre Patrone, Director del Instituto Cachón entre los años 1990 a 2015, en contacto telefónico con CX36 desde Concepción, en Chile, abogó para que el gobierno resuelva rápidamente la especificidad exclusiva del Instituto para la rehabilitación de personas ciegas y de baja visión. El docente, con un amplio currículum en la materia, indicó que la comunidad internacional está atenta a lo que sucede en Uruguay. Recordó que el tema tiene su origen en decisiones del gobierno anterior, demostrando una carencia total de conocimientos técnicos profesionales respecto a estos temas y valoró que durante varios años hubo una fuerte movilización de parte de los egresados del instituto en el entendido de que Uruguay iba a perder una importante obra construida en los últimos 30 años. Aguirre es Bachiller en Derecho, Profesor, Consejero de Rehabilitación y Trabajo, Facilitador/Capacitador para los servicios de rehabilitación de personas ciegas y con baja visión de América Latina; en Fundación Master Internacional en Montevideo y Docente de Técnicas de Colocación Laboral Selectiva dictados en Argentina, Chile, Ecuador, El Salvador y Perú entre 2010.  Transcribimos esta nota que puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/2020-06-24-prof-angel-aguirre-patrone-sobre-el-cachon

 

Diego Martínez: Vamos a un contacto internacional, en realidad es con alguien que está muy vinculado a nuestro país, que fue Director del Instituto Cachón entre el año 1990 al año 2005; actualmente se encuentra en Concepción, en la República de Chile. Recibimos al profesor Ángel Aguirre Patrone, a quien le agradecemos mucho estos minutos.
¿Qué tal, profesor?
Bienvenido. 
 
Ángel Aguirre Patrone: Buen día.
Un gusto estar con ustedes, a las órdenes.

 

DM: Esta comunicación tiene que ver justamente con un lugar que para usted ha sido muy importante, fue Director durante 15 años, además de su capacitación que ha tenido en torno a este tema de las diferentes discapacidades, usted señala en una carta que es un problema esto de juntar varias discapacidades en el Instituto Cachón.
 
AAP: Lo primero quiero saludar a la gente del Uruguay, y permítanme también saludar a profesionales y técnicos que enterados de esta entrevista de Argentina, Chile, Perú, Colombia, Panamá, y Costa Rica, están escuchando.
 
 
Hernán Salina: Nuestro saludo para ellos también, entonces.
 
AAP: Muchas gracias, con esto qué quiero decir, que sí hay un problema en Uruguay, pero también está muy atenta la comunidad internacional de las personas con discapacidad visual.
El tema tiene su origen en que el gobierno anterior tomó una decisión de trasladar la rehabilitación del Centro Cachón en la calle Quesada a Camino Maldonado, en el Instituto Nacional de Ciegos. El gobierno anterior también hizo una acción a través de ley presupuestal asumiéndola, disolviendo la asociación civil, que estaba intervenida, y tomando bajo su mando a través del Ministerio de Desarrollo toda la responsabilidad del Instituto como así también todo su patrimonio y la razón fundamental que se daba en aquel entonces era que teniendo el Ministerio de Desarrollo aquel lugar, era muy oneroso pagar el arrendamiento de la calle Quesada. Dicho así, parece una medida racional desde el punto de vista administrativo. Ahora bien, ¿qué sucede? 
Hoy día estamos en conocimiento -ya hace un tiempo también- que el Ministerio de Desarrollo por un convenio deja o entrega las instalaciones de la calle Quesada al Centro 387 de la Anep para que allí se trabaje con jóvenes y adultos con multi discapacidades. Pero aquí el primer hecho es llamativo, el Ministerio de Desarrollo anterior saca a las personas  ciegas de Quesada porque el alquiler era caro, pero en este convenio con Anep, el Ministerio de Desarrollo continúa pagando arrendamiento, consumos, y seguridad, entonces uno entra a pensar ¿por qué se tomaron estas decisiones?
Y luego viendo cómo evolucionaron las cosas, naturalmente, yo no dudo de que en todo esto exista la buena intención detrás, pero lo que hay es una carencia total de conocimientos técnicos, profesionales, de qué temas se tiene entre manos.
Entonces llegamos al día de hoy a una situación que con el cambio de gobierno, también la audiencia uruguaya podrá recordar que hubo una fuerte movilización en los últimos 3, 4 años de personas ciegas y con baja visión que resistían el traslado, y yo quiero decir que las personas que resistían el traslado, eran personas egresadas del Centro Cachón, personas rehabilitadas, que ya no tenían mucho que ver con la institución, su vida hecha, pero que oponían resistencia por estar viendo lo que Uruguay perdía, algo que había construido a lo largo de más de 30 años.
Entonces, en el período pre electoral hubo un fuerte compromiso de miembros de lo que era en aquel momento la oposición, para que preconizando, postulando, el regreso a Quesada de las personas ciegas. Pues bien, llegado el nuevo gobierno, se ve en la situación de tener que cumplir con la promesa, después de una movilización tan fuerte que habría existido, pero qué se le ocurre, ante el hecho de tener un convenio firmado con Anep, ya con los muchachos con múltiple discapacidad en Quesada, se le ocurre llevar a la rehabilitación de las personas ciegas para Quesada, y ahí comienza un problema y es lo que para nosotros -profesionales en esto- es la incompatibilidad de coexistir dentro de un mismo edificio, con sus mismas aulas, corredores, baños, comedores, etcétera, ambas discapacidades.
Y aquí no es cuestión de… se nos está intentando tildar de discriminatorios a nosotros, por no querer aceptar la situación, lo que estamos intentando decirle a las autoridades, que repito, deben de tener la mejor buena intención, pero están adoleciendo de gran error.

 

DM: Profesor, ¿por qué no pueden estar juntas las distintas discapacidades en el Centro Tiburcio Cachón?

AAP: Los chicos que actualmente están, son personas que han nacido con la discapacidad o con la multi discapacidad, y para ellos lo que hay que hacer es un trabajo de habilitación. Y en muchos casos es un trabajo de contención, porque la problemática es de tal entidad que hay que ir por ese camino de contención, al joven y a su familia, a sus padres. Mientras que las personas, aquí cuando hablamos de rehabilitación, Diego, estamos hablando de las personas que han perdido la visión, de jóvenes o de adultas, aquellas que por diversas patologías, accidentes, la razón que fuere, quedan ciegas o tienen una muy fuerte disminución visual.
Acá tenemos dos situaciones distintas, un campo de habilitación, que necesita de técnicos especiales para eso, de espacios especiales para eso, y otro campo el de la rehabilitación, pero viene un agregado muy importante, a la audiencia hay que preguntarle, ¿les parece que quedar ciego a los 15, a los 20, a los 30, a los 40, a los 50, a los 60 años, es algo fácil? 
¿Es algo que se digiere rápidamente? O se puede pensar que afecta al involucrado, al núcleo familiar, a su entorno, pueden haber consecuencias de diversa índole, el estado psico emocional de la personas, requiere ser acogido en una institución que esté pensando en ese problema, y que en su deambular interno dentro de la institución no se encuentre con otras situaciones y cuadros que no le permitan a él, haciendo esa asimilación, a la nueva situación, el tema es delicado porque uno tiene que tener cuidado al expresarse, porque repito, quien está por fuera de esto, como parece ser que autoridades  actuales que están en el Pronadi, no están queriendo ver esta situación.
Entonces juntar técnico y profesionalmente es la antítesis de lo que hay que hacer. Aquí se dio una situación de una decisión política, Diego, que puede cumplir con una promesa pre electoral, pero juntando, y lo digo con todo respeto, porque repito, los muchachos del 387 de Anep merecen la mejor atención. Es decir, va a decaer la propia atención de ello por hacer esta movida, entonces acá no estamos discriminando, estamos técnicamente intentando que se entienda que es incompatible co-habitar, más conociendo las instalaciones, el edificio de la calle Quesada, así como está por más que es amplio, es imposible hacer una división física para decir, hay un sector propio para una discapacidad, y otro sector para otra.

 

DM: Profesor, ¿hay alguna especificidad que tenga el edificio que le parezca importante a usted resaltar por lo que ese lugar, más allá del punto estratégico, hay además algún elemento que a usted le parezca importante resaltar por qué sería recomendable para los ciegos en exclusividad y no compartido o no para otras patologías?

AAP: Yo quiero decirle a la audiencia que si bien fui Director los últimos 15 años que estuve del 1990 al 2005, yo comencé a trabajar como supervisor técnico en 1970 en el Cachón. O sea trabajé 35 años ahí adentro, y conseguimos en los últimos años hacer cambios estructurales en el edificio, adaptaciones pensando en la discapacidad visual de las personas que pierden la vista. Entonces, ustedes en la calle Quesada no hay una absoluta rampa, son corredores donde las personas ciegas deben de transitar por el lado derecho para no toparse de frente, y cuando queremos hacer circular dentro de esos ámbitos a otras personas con otras discapacidades, sillas de ruedas, con otras dificultades motoras, hace que el trabajo que hay que hacer pensando en trasmitirle seguridad, tranquilidad a esa persona que perdió la vista, que está poniendo la confianza en manos de un grupo de profesionales, pero que se encuentra con otras circunstancias totalmente ajenas a la propia, no es lo aconsejable para que se pueda hacer esa combinación.
Entonces concretando la pregunta, Diego, sí que Quesada estaba pensado a lo largo de los años para acoger a las personas para la rehabilitación, que coincidió dado el grado de alta limitación que tienen los jóvenes del Centro 387, que vino muy bien también para ellos esas accesibilidades al no haber un solo peldaño, para las sillas de rueda, en fin, vuelvo a mis palabras del comienzo, buenas intenciones debe de haber, lo que no hay criterio técnico, entonces ¿qué es lo que estamos intentando? 
Yo estoy retirado, jubilado, no estoy en Uruguay, estoy en esto metido en el convencimiento como conocedor, como consejero en rehabilitación, capacitado hace unos cuantos años, de reivindicar el derecho que tiene las personas que pierden la visión, a ser acogidos en un lugar y en un medio que los ayude a superar el profundo avatar que es perder la vista, entonces si no se quiere tener eso en cuenta, te muestra que no se sabe qué se tiene entre manos en el tema, partiendo de la buena voluntad, que descontamos que existe, que se genere un grupo de trabajo técnico con técnicos y profesionales con discapacidad visual y con vista, porque acá los equipos de rehabilitación son mixtos, que se sienten a una mesa técnica con el Pronadi a discutir el tema, no a tener reuniones para ser informados de lo que el gobierno quiere hacer, porque lo que quiere hacer va por mal camino, y dentro de poco tiempo, mediado tiempo, le va a hacer un boomerang este tema al propio gobierno.
Entonces, reivindicamos criterios técnicos y profesionales para esto, y que se hable y se siente a la mesa a la gente que en Uruguay hay y que sabe, yo puedo saber, conocer de otras discapacidades, pero no tengo la especialidad para conocer y saber cómo se manejan determinados aspectos, y esto es lo que está pasando en este momento, gente que está intentando hacer cosas, prescindiendo de criterios técnicos.

 

DM: Profesor, esto que usted señala desde lo técnico desde haber estado allí tantos años, usted nos decía no solo como director, sino previamente como trabajador allí, también es defendido por parte de los usuarios, algunos egresados como Verónica Orrico por ejemplo, nos señalaba también estos elementos, por eso nos parecía a todos aquí en la radio importante también tener su palabra que refuerza una visión que los propios ciegos están manifestando, la necesidad de tener un espacio como es el Tiburcio Cachón, propio para la rehabilitación allí.

AAP: Diego, hay hechos consumados en este momento, es un convenio existente, nadie está diciendo que se rompa y se saque a los muchachos del Centro 387, no.
No se está planteando eso, se está planteando de que se reconozca que eternizar esta situación, no es lo adecuado, que puede haber un tiempo ahora de transición y ver si el 387 se cambia, o si el propio Cachón se va a otro edificio, recursos el Mides tiene, legó importantísimo patrimonio de lo que era el Instituto Nacional de Ciegos, no se puede aludir de que no hay recursos, entonces por las dudas yo no sé si mencioné, yo soy persona ciega, yo quedé ciego a los 18 años

 

DM: La verdad que no lo sabíamos.

AAP: Soy sí profesional en esto, capacitado en los Estados unidos, pero soy persona ciega ante todo, entonces yo no puedo aceptar que por decisiones políticas, repito, bien intencionadas, pero que están errándole al camino totalmente.
Apelo nuevamente a que se abra una mesa, pero de diálogo, no de información, decirle el gobierno vamos a hacer esto, no, a escuchar las razones, los porqué, a ver si se puede cambiar la decisión, yo sé que hay gente que puede estar escuchando en Uruguay, Diego, de las personas ciegas, que si me oyen decir que si el camino de solución es que la rehabilitación para las personas que pierden la vista hay que dejar a los muchachos en Quesada, y la rehabilitación se vaya a otro edificio, que sea, no es cuestión del edificio, sí por supuesto que para nosotros lo ideal es volver a Quesada, pero lo ideal, lo prioritario en este momento es separar, no puede seguirse adelante con eso.

 

DM: Muy bien, bueno profesor nosotros hacíamos el contraste justamente por nuestro desconocimiento de que usted además de haber cumplido este rol era también una persona rehabilitada en el Cachón. Le mandamos un fuerte abrazo, le agradecemos este contacto.

AAp: Mira, Diego, perdóname que te interrumpa, a ver si alguien piensa que las personas con discapacidad visual que están luchando por esto, quieren hacer esto en demérito o en perjuicio, perjudicar a los muchachos del Centro 387, están profundamente equivocados, por eso no podemos aceptar que ahora se nos quiera poner como a nosotros discriminatorios.

 

DM: Claro, yo creo que la mayoría de la gente bien intencionada, entiende esto y también entiende que la lucha de los usuarios del Cachón, no es contra nadie y mucho menos contra usuarios también con otras discapacidades, sino para lograr convencimientos, o cambiar convicciones políticas.

AAP: Ojalá que la gente del Ministerio de Desarrollo y del Pronadi -que es de donde depende el tema directamente- entiendan que hay que sentarse a hablar con la gente que sabe del tema, que hay decisiones políticas que a veces pueden ir en contra de los intereses de quienes se quiere ayudar o favorecer, por la sencilla razón que no se sabe del tema, entonces termino siempre con una frase, zapatero a tus zapatos.


HS: Profesor, cerrando este contacto por hoy con usted, queríamos aprovechar, por lo menos en un minuto que nos comente ya que usted está en Chile, en Concepción, cómo ha vivido usted, qué percepción tiene de lo que está ocurriendo con la presencia del Coronavirus, donde Chile ha generado crisis políticas, remociones de ministros, ¿cuál es la situación desde ahí que usted percibe?

AAP: La verdad que estamos, creo que la ciudadanía en general está muy preocupada creo que hay dos situaciones distintas. Una es la realidad que vive la capital, Santiago con casi 8 millones de habitantes donde se ha disparado allí exponencialmente el contagio. Y aquí en Concepción si bien ha ido aumentando sí de unos ritmos un poco bastante menores a lo de la capital.
Pero honda preocupación, y están siendo afectados aquí no sólo las personas que se contagian, sino como es obvio creo que en todas partes del mundo, la economía. Chile está sintiendo enormemente estos efectos, ya aquí los números hondamente preocupan, y ojalá se están modificando las estrategias, el nuevo ministro con otro perfil distinto al anterior, abrigamos todos la esperanza más allá de los criterios políticos que se puedan tener dentro de Chile, que son todos muy respetables, pero que en este momento hay un problema que afecta pienses cómo pienses, y creo que para eso hay que intentar, no sé, encausar este tema, se viene acá una ola de frío, aquí en el sur todavía mayor, y preocupa eso. Es un plus que hay que ponerle mucho pero mucho cuidado.

 

DM: Profesor Ángel Aguirre Patrone, le agradecemos mucho y le mandamos un saludo desde aquí desde su Uruguay.

AAP: Hernán y Diego, muchísimas gracias por la entrevista, y quedamos a las órdenes.
Y a los compañeros -permítame estas últimas palabras- a los compañeros ciegos y con baja visión, que hicieron la resistencia y que están ahora en la lucha, y que les repito es gente que ya del Cachón no espera nada, porque son técnicos ellos, son profesionales, son trabajadores, son gente que tiene su vida organizada, del Cachón no esperan, no necesitan nada, están luchando porque fue tan triste la pérdida que hubo en el período pasado con los alcances que tenía el Centro Cachón hasta el 2005, que levantó la resistencia de la gente, un país que supo estar a la vanguardia en la rehabilitación de las personas ciegas y con baja visión, por años, un centro de capacitación de otros rehabilitadores de América Latina haya caído en esta situación, es lamentable.
 Un abrazo, gracias Hernán y Diego.