DEBEMOS TENER CLARO “QUÉ TIPO DE MUNDO QUEREMOS Y SI QUEREMOS COMIDA DE CALIDAD Y UN FUTURO COMO ESPECIE”
Contacto con la profesora Cecilia Vignoles, 23 de junio de 2020

La profesora Cecilia Vignoles continuó en ‘Mañanas de Radio’ con su ciclo sobre huerta urbana. En este caso, se dedicó a hablar de las propiedades de la tierra, la composición del suelo, cómo cuidarlo y mejorarlo. Además “nuestras hortalizas tienen  distintas exigencias o distintos requerimientos, no todas las plantas toman lo mismo del suelo, algunas toman más algunas toman menos, entonces de acuerdo a esas exigencias de los nutrientes que toman las hortalizas del suelo hay una clasificación que dividimos en tres  grupos, son los pequeños consumidores, los medianos consumidores y los grandes consumidores, así se divide a las hortalizas de nuestra huerta”, explicó y detalló cada uno de estos grupos. Transcribimos esta nota que puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/2020-06-23-cecilia-vignoles-huerta-urbana

 

Diego Martínez: Estamos en contacto con Cecilia Vignoles, bienvenida, un gusto como siempre para nosotros.

Cecilia Vignoles: Hola, buen día a todos.
Encantada como siempre de estar acá.

 

DM: El capítulo de hoy tiene que ver con la tierra, las propiedades de la tierra, la fertilidad, como arrancamos a describir este elemento que es vital para nosotros; hablamos muchas veces del aire, del agua y a veces nos olvidamos de la tierra, un elemento que da vida sin dudas.

CV: Es así Diego. Antes de comenzar con esto en particular quería decirles a los oyentes que, para el próximo encuentro vamos a tratar un tema muy pedido y necesitado que es el compost, para que vayan agendando y estén ahí pendientes de la audición cómo hacer compost. Vamos a hablar de cómo vamos a reciclar, por así decir, todos nuestros (no digamos desechos) sobrantes de la cocina para transformarlos en un abono vital para nuestra huerta, nuestro jardín.
Vamos a hablar de qué se pone, que no se pone, las distintas formas de hacerlo, cuánto tiempo lleva, cuando está listo, todo eso.
Eso va a ser en el próximo encuentro.
El tema de hoy puede ser un poquito técnico al comienzo, pero yo quiero dar a la audiencia para qué valoren un poco qué es la tierra.
Cuando nos referimos a tierra no es planeta sino suelo en este caso, el suelo está compuesto por una mezcla compleja de materiales orgánicos y minerales que juntos son los que permiten la vida de todas las plantas y ese material orgánico procede de la descomposición lenta de restos vegetales. A eso se le llama humus ácido, recordar que la palabra humus tiene la misma raíz latina de humildad y también de hombre, es decir que estamos muy vinculados a la tierra, tenemos ese humus ácido que procede de restos vegetales. Y del resto de los animales se llama humus dulce que contiene más calcio por la descomposición de huesos y es residuo también del estiércol descompuesto, todo eso forma el humus y el humus es lo que da la fertilidad a la tierra y lo que nos permite desarrollar plantas sanas y fuertes, o sea que si tenemos una tierra sana tenemos todos los productos, todo lo que nosotros saquemos de ella va a estar sano, o sea que es una tierra sana y una tierra viva.
Pensar que esa capa de la que tiene más humus, la que tiene más fertilidad cubre más o menos unos 10 a 30 centímetros de espesor en la superficie, eso es lo más rico, por eso que antes de decir voy a dar vuelta la tierra antes de hacer la huerta yo opino que no está tan bueno, por lo menos no digo a nivel de grandes extensiones, pero en general actualmente lo que se hace es que se trata de molestar lo menos posible esa capa, de hacer penetración con esa herramienta que no dañe toda esa capa, no darla vuelta porque si no la estaríamos exponiendo justamente al sol, al frío, a la lluvia todo lo más rico de esa tierra.

 
DM: ¿La tierra en la superficie siempre se erosiona?

CV: No, justamente no tiene por qué erosionarse si tenemos que hablamos que era parte de la naturaleza del suelo que era la cobertura y por eso en otras audiciones siempre hablamos de que tiene que haber cobertura, el famoso mulch, la cobertura la podemos hacer con paja, con hojas manteniendo el pasto, inclusive hay muchas formas de poder -estoy hablando a nivel de una chacra o un jardín- de poder simplemente no sacar la cobertura -que es lo que yo hago- de pradera que hay sino también, así lo hacían muchos indígenas, hacer un hueco, poner fertilizante natural, obviamente abono natural y ahí implantas tu plantín sin movilizar todo el suelo, sin tocar el resto, dejando la cobertura. Hay un sistema de no labranza que en otro momento podemos llegar a hablar del famoso Fukuoka, un japonés que revolucionó la plantación de arroz con ese sistema, pero este es otro tema. Sí justamente manteniendo esta riqueza, esta salud de la tierra, no va a ver erosión, esa es la idea.

 
DM: Y tampoco desterronar, digo pensando en cosas que capaz uno por ignorancia lo hace.

CV: ¿Agrietada decís tú?

 

DM: Exacto y que genera como terrones duros, ¿vale la pena romperlos con un rastrillo, abrirla bien?

CV: Ahí lo que tenés que hacer es no abonarla, que eso sucedió porque estuvo descubierta o hubo una gran sequía y se rajó digamos, perdió su fertilidad y su estructura. Igual hay forma de solucionarla.
Bueno, entonces decíamos que en la tierra vamos a encontrar bacterias, nematodos, hongos, lombrices, un montón diferente de nuestro organismo y el origen justo de la fertilidad de esta tierra está en la presencia de millones de microorganismos, que son los que mantienen la estructura del suelo y fijan el nitrógeno, tenemos que xxx cuanto más microorganismo hay más fértil el suelo, eso casero de que cuando movemos la tierra o cuando abrimos la tierra para plantar en el jardín encontramos un montón de lombrices, cascarudos, bichitos de humedad, alguna arañita, gusanitos, un ciempiés, lo que sea, todo eso es indicio de fertilidad, entonces ahí podemos sacar bien fácil la conclusión de que si para esta tierra esté saludable, viva y nos permita tener una alimentación acorde, de calidad todos los químicos, todos estos agroquímicos, que se colocan, que se ponen en la tierra destruyen matando todo eso que es la riqueza de la tierra, todos los microorganismos, de esa forma estamos poniendo en riesgo nuestra salud por la contaminación de la tierra y por ende también nuestra seguridad alimentaria, porque estamos agotando la posibilidad de producción de la tierra, del suelo.

 

DM: Sigo preguntando desde la ignorancia, algunos recomiendan determinados productos porque matan organismos que le hacen mal a determinadas plantas, esto tampoco es recomendable, es preferible que la planta sufra un poco de alguna plaga, pero no echarle químicos…

CV: A ver, no tiene por qué sufrir si estamos manteniendo una biodiversidad y mantenemos el equilibrio de justamente toda esta biodiversidad, es lo que va a mantener a la tierra sana, si tenemos algún problema con algo en particular se puede tratar de alguna forma natural, pero si aplicamos un veneno tenemos que pensar que no va a matar solo a ese, sino que va a matar absolutamente a todo y también va a matar de repente a todos los polinizadores, abejas, mariposas, de ahí un poco el desmán de todo esto que está pasando a nivel mundial de la pérdida de fertilidad en la tierra.
Por ejemplo, les quería citar que hay un estudio danés muy interesante de 1997 que analizó solo un metro cúbico de tierra, de ahí les voy a contar lo que encontraron para sorpresa aún de los científicos, porque encontró mucho más de lo que pensaba, en un metro cúbico de tierra había miles de lombrices, 50.000 algas diferentes, 40.000 hongos diferentes que son la base de una red los hongos subterráneos que hacen asociaciones con las plantas y con los árboles, se ha venido estudiando esto en los últimos 50 años y millones de bacterias, o sea que todo eso en un metro cúbico, piensen por ejemplo en las lombrices que contribuyen a la fertilidad de la tierra y la presencia de lombrices se sabe que aumenta la capacidad de retención de agua, con esos canales que abren las lombrices en un campo para que pueda ingresar el agua y el aire aumenta un 20% la retención de agua, la presencia de lombrices también incrementa el volumen del aire en un 30%.
Hay estudios en la India donde sabemos que hay épocas de seca, de repente tremendas inundaciones, en donde justamente manteniendo la tierra de forma orgánica lograron una mejor respuesta a la inundación, porque los fertilizantes químicos artificiales lo que hacen es que bloquean los capilares, digamos como las venitas por así decir, que proveen de nutrientes y agua a las plantas, los tapan, es lo mismo que hace un poco también el eucaliptus por su sistema radicular, de raíces, entonces lo que hacen todos estos químicos es cortar la infiltración de agua de lluvia, es decir que el agua de lluvia no pueda penetrar y llegar a hidratar bien el suelo, si esto tapa los capilares, tapan la irrigación y la ventilación de la tierra aumenta a la deriva eso, se dice a la deriva en el caso de la soja, el agua no entra queda como una capa que aísla el suelo, esa agua que va corriendo, todos esos agroquímicos agrotóxicos van a nuestros arroyos a nuestras cañadas y ahí a nuestros ríos, entonces de esta forma con este procedimiento de fertilizantes y de venenos químicos aumentamos la deriva y favorecemos la inundación.  

 

DM: Entendido, perfecto, aunque alguno podrá decir también con cierto grado de razón que, si penetraran esos químicos a la tierra tampoco estaríamos hablando de algo saludable…

CV: No, los químicos penetran igual lo que no penetra de repente es el agua, los químicos penetran hasta las capas freáticas lamentablemente en muchos casos, por eso tenemos la contaminación, pero digamos que lo importante es entender eso, que la tierra necesita estar bien aireada, que entre aire y que entre el agua de lluvia y que una tierra preparada como corresponde va a tener mejor respuesta a todo esto. Por ejemplo, se sabe que la presencia de lombrices en el suelo hace que se seque 10 veces más rápido un suelo después de una inundación que si no hay lombrices, si no es un suelo rico, no vamos a tener un suelo rico en microorganismos si estamos aplicando venenos que matan todo, los hongos, las lombrices y todo lo demás; por ejemplo, sabemos que la agroindustria es responsable del 40% de los gases invernaderos, estos gases que contribuyen al famoso cambio climático, ahí tenemos bien claro. Esto es un poco técnico, pero quería que supieran los oyentes que se dedican a la huerta que importante es mantener la huerta saludable con nuestros abonos naturales y por qué es tan importante trabajarla de esa forma.

 

DM: Bien y de algunos de esos elementos naturales se va a poder hablar dentro de 15 días cuando nos volvamos a encontrar. Pero esto que estas señalando aplica para aquel que tiene una pequeña terraza con algunas macetas, donde a veces le venden algún pulverizador de productos como aquel que tiene un fondito o aquel que tiene una parcela de tierra digamos, es para todos…
 
CV: Claro, no vamos a comparar los problemas que tenemos en una chacra, en un campo grande, pero de alguna forma es importante saber que riqueza, que estructura tiene que tener esa tierra, como la vamos a manejar y cuidar y como la vamos abonar y darle justamente esa fertilidad, esos nutrientes a través de compost, del humus de lombriz, de un montón de distintos abonos y agregados naturales que vamos a ir manejando. Lógicamente en una maceta, en un macetero en un balcón o en una azotea no vamos a tener deriva, la perdida de nutrientes no se da así, todo es mucho más manejable porque es en menor escala, lo máximo que podemos hacer es que una o dos veces al año vamos a poner compost, vamos a poner abono, nos va a suceder que de repente una planta creció mucho y la vamos a tener que repicar (cambiar de envase) que la cambiamos a una maseta más grande, ahí le vamos a cambiar el sustrato, vamos a ver cómo están las raíces, todo eso que hablamos que es sustrato que ya lo hemos hablado y cuáles son los indicados para tener el equilibrio para hacer plantines o para el cultivo de nuestra huerta en balcón y en azotea

 

DM: Bien. Te parece si pasamos al tema PH, la riqueza PH que pueda tener un suelo si es alcalino, contanos un poco qué significa.

CV: El PH significa la acidez que tiene el agua del suelo, eso se clasifica en una escala que va del 1 al 14, tiene números, o sea que del 1 al 14 tenemos que pensar que justo a la mitad, el 7, es el PH neutro, no es ácido ni alcalino, por debajo del 7 de ese valor se considera PH ácido, cuanto más hacia abajo, 4 o 5, es más ácido y hacia arriba del 7 el PH es alcalino. En general lo que tenemos que saber nada más para lo que nos importa en nuestra huerta urbana es que la mayoría de las hortalizas se desarrollan mejor en suelos apenas ácidos, o sea que el PH ideal va a estar casi en el medio, el PH para la huerta está casi en el medio, el ideal en general es de 6,5 o 6,8; hay unos reactivos, unas tiritas de reactivos para medirlo que en general son medias caras y no vale la pena, pero fundamentalmente es saber que con una tierra bien abonada, una tierra negra con todo lo que hemos recomendado va a estar perfectamente en su punto para cultivar la mayoría de nuestras hortalizas. Por ejemplo, hay algunos frutales como la frutilla o el arándano que requieren algún suelo apenas ácido que se benefician y las plantas como los jazmines, las azaleas, las camelias, todas esas necesitan un suelo un poquito más ácido.

 

DM: Si fuera muy ácido el PH de la tierra que tenemos, ¿qué les pasa a las plantas que allí plantamos?

CV: Y bueno, no va a estar en óptimas condiciones, no va a tener el crecimiento tan adecuado, le va a hacer un poquito de mal, pero en general en una maceta no vamos a tener grandes problemas, el tema sería que agregáramos nuestro compost o en algo cuando lo armamos demasiada ceniza, por ejemplo, que la ceniza significa mucho o demasiado pasto, todas esas cosas significan un poco de más, si nosotros mantenemos un compost en equilibrio y agregamos humus, aireamos y ponemos perlitas como ya hemos hablado para airear y ponemos cobertura, no va haber ningún inconveniente.

 

DM: Y nosotros podemos manejar fácilmente el PH del suelo o ya cada suelo, cada tierra viene con una dosis de acidez.

CV: Lógicamente a nivel de campo pero que esto no nos compete obviamente, cada suelo más arcilloso, más limoso tiene sus características, pero no es el caso que nosotros nos vamos a meter ahora, por ahí justamente hay que manejarlo de distinta forma.

 

DM: Y en caso de que sea alcalino, que tenga un PH muy alto, también pasa lo mismo.

CV: Claro, por eso decía, pueden tener algún déficit de algo o algo por demás en cuanto a nutrientes, a minerales, a un montón de cosas, pero sigo insistiendo, en nuestra huerta de jardín y de galpón en general no vamos a tener problema comprando una buena tierra negra y agregando todo esto que hemos hablado, agregado, lo que vamos a utilizar para plantar.
El otro tema de hoy, lápiz y papel porque habíamos hablado de por qué cambiábamos los cultivos, hacíamos rotación de cultivo para no exigir a la tierra de poner el mismo cultivo de modo sucesivo todas las temporadas, para que no se afincara de repente allí una peste, un hongo, todo eso, eso por un lado, pero por otro lado tenemos que pensar que si se planta año a año un cultivo en el mismo lugar esa tierra pierde el equilibrio, porque nuestras hortalizas tienen  distintas exigencias o distintos requerimientos , no todas las plantas toman lo mismo del suelo, algunas toman más algunas toman menos, entonces de acuerdo a esas exigencias de los nutrientes que toman las hortalizas del suelo hay una clasificación que dividimos en tres  grupos, son los pequeños consumidores, los medianos consumidores y los grandes consumidores, así se divide a las hortalizas de nuestra huerta. Los grandes consumidores serían los que necesitan una tierra rica en materia orgánica y en minerales, los que van a tomar más, los más exigentes y en esa lista de varios consumidores tenemos pepinos, remolacha, acelga, espinaca, todas las variedades de repollos, brócoli, coliflor, mostaza, toda la familia esa de la que estuvimos hablando, los puerros también, la espinaca de Nueva Zelanda, a la espinaca rastrera o de verano, los repollitos de Bruselas, el boniato, los zapallos, las calabazas y las zanahorias, todo esos serían grandes consumidores, o sea que exigen bastantes nutrientes o sea que tenemos que tener bastante abonado antes de plantar, algunos también porque permanecen más tiempo para su formación, todo lo que es como la remolacha, la zanahoria, el boniato que está mucho bajo tierra va a estar requiriendo nutrientes permanentemente. Después tenemos el segundo grupo de los medianos consumidores, estas son las hortalizas que igual producen una buena cosecha sin tanta exigencia, sin agotar el suelo que son menos exigentes, ahí entrarían las cebollas, el ajo, el chalote, las variedades de lechuga, la rúcula, los morrones, los tomates, berenjenas, los zapallitos de tronco, el nabo, el nabo y los rabanitos, estos serían medianos consumidores. Después tenemos el último grupo que serían los pequeños consumidores o sea los menos exigentes y que a su vez se le llama recuperadores, porque en vez de sacar sacan realmente muy poco y dan más, estos recuperadores son las leguminosas de las que habíamos estado hablando, que en este caso fijan el nitrógeno atmosférico que se libera en el suelo como nitrato para que lo tomen las plantas y ahí en las leguminosas en nuestro huerto vamos a incluir arvejas, habas, chauchas, porotos en toda su variedad, el maní que habíamos hablado que era una legumbre, la soja orgánica, garbanzos, el trébol también viene a ser otra planta que devuelve el nitrógeno, esto para una chacra, es como un abono verde que después vamos hablar en otro momento de qué se trata. O sea, que tenemos el primer grupo menos exigente las leguminosas, el muy exigente de los grandes consumidores y las pocas consumidoras las medianamente consumidoras  

 

María de los Ángeles Balparda: Lidia Salomón dice: “Buen día radio, aquí atenta a las enseñanzas de Cecilia” y agradece.
Héctor del Buceo dice. “Hemos llegado a exportar lombrices a Israel para que ellas perforaran y airearan la tierra”.

CV: Es cierto que hubo un embarque de lombrices hace unos años, tiene razón Héctor, sí, es nuestra gran riqueza, yo recomiendo, yo tengo lombrices californianas para dar, para el que quiera, son las que se utilizan para el humus de lombriz y teniéndolas en casa tenemos dos posibilidades, tenemos el humus como tal, como tierrita, como abono también dan humus líquido, sale líquido, se recoleta debajo y ese humus líquido se utiliza para regar en la proporción de en un litro de agua una parte en 10 porque es muy fuerte, muy concentrado, pero es otra de las riquezas que nos dan las lombrices.

 
DM: Cecilia Vignoles, muchísimas gracias por esta columna como siempre, que ayuda tanto a la audiencia y a nosotros también para conocer de temas que a veces hablamos lateralmente, cuando hablamos de por qué si o no a los cultivos transgénicos, por qué si o no a los agroquímicos, en este caso nos permite decir el por qué, cuáles son las razones por lo que no recomendable esto, sobre todo a gran escala.

CV: Exactamente, sí, creo que clarifica mucho qué tipo de cultivo y qué tipo de mundo el que queremos si queremos tener comida de calidad y un futuro como especie.

 

DM: Exacto, un abrazo grande y dentro de 15 días más o menos.

CV: Para hablar de compost. Muchas gracias, un cariño a todos, a toda la audiencia.