“HAY UNA PRESIÓN QUE VIENE DE ABAJO Y QUE MUEVE A LA IZQUIERDAA AGLUTINARSE PARA TENER FUERZA”
Plínio de Arruda Sampaio Jr. desde Brasil, 02 de julio de 2020.

 

“La noticia más importante desde la prisión de Queiroz en Brasil, es la huelga de los repartidores de aplicaciones” que “hicieron una huelga nacional muy, muy grande, muy fuerte, y estos son trabajadores que nosotros aquí llamamos de precarizados, sin derecho alguno. Es tan increíble, que lo que reivindican es la condición de trabajadores asalariados, porque inventaron que son emprendedores, pequeños empresarios, que se contratan a sí mismos”, dijo nuestro corresponsal en Brasil, el economista, catedrático y analista político brasileño, Plinio de Arruda Sampaio Jr en su contacto semanal con la 36. Añadió que “esto es un aire, un oxígeno, porque hay una presión que viene de abajo, que mueve a la izquierda contra el orden a una mayor unidad” y subrayó que “por fin, hay una situación histórica, que implica que “quien está contra el orden no tiene otra alternativa que aglutinarse”. Transcribimos esta nota que usted puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/2020-07-02-plinio-de-arruda-sampaio-jr-brasil

 

Diego Martínez: El contacto es con Plínio de Arruda Sampaio Jr. a quien le agradecemos como siempre este contacto.
Plínio, buen día, bienvenido.

Plínio de Arruda Sampaio Jr.: Buen día Diego, siempre un gusto hablar con ustedes

 

DM: Actualicemos un poco los elementos políticos de estas horas con un Ministro de Educación que fue nombrado y que tuvo allí algunas denuncias de haber falsificado sus títulos y con un Bolsonaro que juega, sigue jugando y cada vez de manera más importante al autogolpe, o con la participación militar en un golpe.

PASJ: Mira Diego, esta semana tuvimos un ministro que duró 5 días, porque decía que tenía maestría y en realidad la maestría era plagiada. Decía que tenía doctorado pero fue reprobado en el doctorado. Y decía que tenía pos-doctorado en Alemania y en realidad los alemanes quedaron muy sorprendidos porque no saben de dónde sacó esto el ministro.
Entonces, era un "fake" ministro, duró 5 días y estamos sin ministro de Educación, tampoco tenemos ministro de Salud, o sea, una situación patética.
En relación al autogolpe, en realidad hubo un paso atrás de Bolsonaro. La impresión que tengo, como conversamos la semana pasada, es que Bolsonaro perdió el momento del golpe. No es fácil dar un golpe y hay que tener alguna estatura, alguna sagacidad para dar un golpe.
Y la realidad es que Bolsonaro parece que perdió este momento. No quiere decir que no lo pueda recuperar más adelante pero en este momento lo perdió y es un gobierno ahora en defensiva que se colocó sobre la tutela de los militares y de la fisiología política brasileña.
Entonces, en este sentido, en el sentido del golpe, creo que hay una mayor tranquilidad coyuntural.

 

DM: ¿Esta relación ya quedó en evidencia? ¿Es evidente que el presidente Bolsonaro se respalda en Itamaraty y en las Fuerzas Armadas?

PASJ: Mira, Bolsonaro para dar el golpe tenía que tener dos respaldos, la burguesía y las Fuerzas Armadas. Cuando detienen a Queiroz, que es su operador y la situación de Bolsonaro quedó muy complicada, porque las Fuerzas Armadas no van a hacer una intervención parta salvar a Queiroz, esto no es posible.
Entonces él pierde el apoyo inmediato para el golpe, no para el gobierno pero para el autogolpe de las Fuerzas Armadas. Y justo, digamos, en este contexto la burguesía también hizo un distanciamiento para el golpe. Quedamos en una situación que es muy parecida con la del gobierno Temer pero aún más peligrosa.
Un presidente muy aislado, muy débil, pero las reformas liberales a todo vapor. Parece que esto es funcional al capital, un poder político muy desmoralizado, muy sin poder alguno y muy rendido a las exigencias del capital, así como fue el gobierno Temer.
Ahora el futuro de Bolsonaro depende mucho de la oposición, porque en política no existen vacíos, si uno es débil pero el otro es más débil todavía, el débil es más fuerte.
Entonces, depende de la decisión de la oposición de sacarlo del gobierno, y esto no está puesto ni para la burguesía, ni para las Fuerzas Armadas, ni para la oposición política del establishment.

 

DM: Hablando de esto específicamente, han habido movimientos también dentro del PT, pero Lula ha quedado un poco solo. ¿Qué se puede esperar que ocurra con Lula si no es el candidato y si no es el líder del PT?

PASJ: Mira Diego, yo estoy distante del PT y ahora con la pandemia más distante todavía. Entonces, las cosas internas del PT ya hace mucho tiempo que no acompaño así, no veo, pero viví mucho tiempo en el PT, conozco a Lula muy bien y yo sé cómo se maneja. El PT depende de Lula, Lula es la gran figura política de la negación, no de la superación sino del contrapunto a la extrema derecha.
Entonces, yo creo que él continúa siendo el capo, está cayado porque cree que eso es lo que le conviene, su estrategia es muy simple, él quiere sangrar a Bolsonaro para encontrar la derecha a cero en 2022. Él sabe que el veto a su figura es grande y él juega a la posibilidad del dedazo, de poner el dedo y nombrar a alguien que sería su preceptor.
Eso es lo que yo creo que está pasando.
En el PT, si no está Lula es la guerra civil, porque el capo que arbitra todas las disputas fuertísimas que hay dentro del PT y dentro de cualquier partido, es Lula. Entonces yo creo que esto no quiere decir que no haya un espacio, una brecha para un pataleo aquí, para algún otro personaje que diga "bueno, ahora me toca a mí", pero todo esto Lula lo liquidará con una tranquilidad y una competencia total en el momento en que juzgue adecuado.
Esta es mi opinión, pero es sólo una opinión, no es una información.

 

DM: Te pregunto porque se ha hablado de la aparición allí del actual gobernador de Bahía como un personaje prominente dentro del PT, con perfil diferente al de Lula claramente.

PASJ: No va a llegar. Mira, Rui Pimenta es un hombre ambicioso, es un hombre competente y es un hombre totalmente inescrupuloso, que juega por la derecha del PT, entonces él tiene sí su jugada, pero no es el primero que vi liquidar, digamos, por Lula, al contrario.
Entonces, no tiene vuelo propio, es imposible. Esta es mi opinión, pasa todo por Lula y Lula está muy tranquilo y sabe esto; digamos, es el perro dominante de la manada.

 

DM: Lula entonces sigue teniendo el peso mayoritario dentro del PT y que él va a definir quién va a ser el candidato del 2022.

PASJ: Sin duda alguna.
Claro que no es totalmente omnipotente, por ejemplo, ¿quién será el candidato a alcalde de San Pablo que es la mayor ciudad de Brasil? Lula tenía una pretensión, quería que fuese Fernando Haddad, Haddad no quiso, entonces él tenía otras preferencias, acabó siendo definida una figura sin ninguna expresión política contra la voluntad de Lula.
Entonces sí, hay pequeños espacios donde la vida partidaria atropella a Lula, pero esto pasa cuando Lula decide no meter la pata en la pelota. Si él entra para jugar, juega como los uruguayos. O sea, cuando él mete el pie en la pelota es en serio, otras veces mira y dice, no, no voy a correr en esto porque ya estoy más viejo y me voy a preservar.

 

DM: Hace tiempo que no hablamos de los otros espacios políticos que uno tiene ubicados a la izquierda del PT, ¿qué está pasando hoy?
¿Existe algún camino que se esté recorriendo para generar un espacio político por izquierda?

PASJ: Mira, Diego, yo creo que sí, pero todo muy lento.
Entonces, por la superestructura de los partidos hay una conversa mucho mejor de lo que había hace 6 meses o 1 año, pero no pasan de conversas. Todas las iniciativas de hacer una coordinación de acción, esto genera resistencia en los partidos, entonces se actúa cada uno por sí solo con iniciativas muy débiles de articulación. Pero sí se avanzó un poquito.
En lo que se avanzó más es por abajo, la situación es muy dramática y empiezan a ocurrir manifestaciones de obreros. Por ejemplo, la noticia más importante desde la prisión de Queiroz en Brasil, desde mi punto de vista es la huelga de los repartidores de aplicaciones.
Esto en Brasil es una plaga porque la ciudad es muy difícil y entonces estos trabajadores, generalmente muy jóvenes, pasean por la ciudad y están en todas partes.
Bueno, ayer hicieron una huelga nacional muy, muy grande, muy fuerte, y estos son trabajadores que nosotros aquí llamamos de precarizados, sin derecho alguno.
Es tan increíble, Diego, que lo que reivindican es la condición de trabajadores asalariados, porque inventaron que son emprendedores, pequeños empresarios, que se contratan a sí mismos.

 

DM: Empresas unipersonales les dicen acá.

PASJ: En fin, una estafa total, y ayer hicieron una huelga muy, muy grande.
Entonces, esto es un aire, un oxígeno, porque hay una presión que viene de abajo, que mueven la izquierda contra el orden, a una mayor unidad.
Y por fin, hay una situación histórica, nosotros no tenemos, quien está contra el orden no tiene otra alternativa sino aglutinarse para tener la fuerza mínima para entrar en el juego.
Entonces yo creo que desde el punto de vista histórico, vamos poco a poco caminando pero el camino es muy lento sin duda alguna.

 

DM: No te comenté que escuchábamos recién a tu presidente, Jair Bolsonaro, en la Cumbre del Mercosur en un portugués bastante cerrado, se nos complicaba un poco seguirlo, no había traducción simultánea.

PASJ: A Bolsonaro nadie lo entiende ni en portugués, imaginate quien no sabe portugués.
De cualquier manera, una única corrección, no es mi presidente, trabajamos día y noche para que caiga lo más pronto posible. Es presidente de los grandes capitalistas brasileños.

 

DM: Muy buena corrección.
Plínio, un gusto como siempre hablar contigo, te mandamos un fuerte abrazo.

PASJ: Siempre un gusto hablar con ustedes.
Un fuerte abrazo para todos.