“EL AMOR AL PRÓJIMO ES UN DEBER O ES UNA UTOPÍA”
Entrevista al Profesor Luis Maseda, 1 de julio de 2020

El profesor Luis Maseda compartió una nueva charla con los oyentes de la 36, convocándolos a pensar y participar a partir de la consigna: "¿Amar al prójimo, deber o utopía?". El Docente de Filosofía habló del amor al prójimo, el amor en general, y para introducirnos en el tema compartió la canción de Rapahel "Digan lo que digan". A partir de esta afirmación –señaló- vamos a comenzar la charla de hoy y vamos a plantear si es posible amar al prójimo, si es un deber o si meramente es una utopía; y pasó a desarrollar el tema. Transcribimos la nota que puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/2020-07-01-prof-luis-maseda

 

Hernán Salina: Recibimos con este inmenso artista español que es Raphael, seleccionado por el Profesor Luis Maseda, docente, sicólogo, que está con nosotros una vez más esta mañana.
Bienvenido Luis.

Luis Maseda: Bienvenidos ustedes también y a la audiencia, a esta charla filosófica, muchas gracias por la invitación una vez más y vamos hablar del tema de la canción que es el tema del amor, pero no del amor hacia alguien concreto sino del amor en general, del amor al prójimo, ese es el título, de la charla de hoy, “Amor al prójimo es un deber o es una utopía”, esa es la propuesta para reflexionar hoy.
Y elegí esta canción porque es una canción que habla muy bien del mundo, habla muy bien de lo que pasa y habla muy bien, pero muy bien de la humanidad, de los hombres, porque dice que la gente quiere paz y se enamora, que hay más dicha que dolor en este mundo, es una visión muy optimista, es discutible si eso es así, pero por lo menos la intención del que escribió la canción es trasmitir un mensaje de optimismo y dice algo muy importante sobre el amor que es el tema del cual vamos hablar hoy específicamente, dice que hay mucho más amor que odio en el mundo, hay más besos y caricias, hay no sé si decir un exceso de amor pero por lo menos un saldo favorable con respecto al amor.
A partir de esta afirmación vamos a comenzar la charla de hoy y vamos a plantear si es posible amar al prójimo, si es un deber o si meramente es una utopía. Hago un comentario más sobre la canción porque tiene algún mensaje contradictorio, porque dice que los hombres tienen fe en la otra vida, con lo cual a uno le queda alguna duda sobre lo que pasa en esta vida que capaz que no es tal como dice la canción y además cuando se refiere a lo que piensan los otros lo hace un poco despectivamente porque dice “digan lo que digan los demás”, no habla de los otros hombres, dela humanidad, o sea que tiene alguna contradicción interna esto, pero más allá de eso es optimista.                                                                                    Este asunto de amar al prójimo está en el Nuevo Testamento, en el Evangelio según San Mateo y según nos dicen allí, es el segundo de los mandamientos, el primero tiene que ver con el amor al prójimo.

 
María de los Ángeles Balparda: “Como a ti mismo”.

LM: Ahí está, “amarás a tu prójimo como a ti mismo”. Dice Freud, después vamos hablar de Freud y suposición sobre el tema, que este precepto es anterior al Cristianismo, no obstante, lo cual dice Freud el Cristianismo lo presenta como su mayor conquista desde el punto de vista ético y aquí vamos a introducir un pensador cristiano, el filósofo más importante del Cristianismo en el primer milenio que fue San Agustín, que vivió entre el siglo V y el siglo IV, o mejor dicho porque esto es antes de Cristo, entre el siglo IV y el siglo V, nació en el 354 y murió en el 430, que tiene una frase que a mí me parece bastante provocativa, decía San Agustín “ama y haz lo que quieras”, nos abre un signo de interrogación muy grande sobre qué es amar y luego qué es lo que podemos hacer.

 

MAB: Con la condición de que ame.

LM: La condición es que uno tiene que amar, si uno ama puede hacer lo que quiera, primero hay que amar y después uno tiene esa libertad, entonces la cuestión es que se entiende por amar y si en este amar está comprendido el prójimo, si uno tiene que amar al prójimo, si se tiene que amar uno mismo y finalmente si tiene que amar al prójimo como a uno mismo. Esta es una pregunta que nos gustaría compartir con la audiencia.

 

MAB: O sea que ya estamos llamando a la audiencia que participe.
La pregunta es esa.

LM: Es esa, ¿uno debe amar al prójimo como a uno mismo, uno debe amarse a uno mismo y además amar al prójimo?

 
HS: ¿Y qué es el prójimo, es una categoría especial de persona?

LM: Es cualquier otro ser humano. Yo venía para acá en el ómnibus, miraba por la ventanilla y una pintada en la pared en 18 de Julio decía, “lo urgente es no matar más a las pibas”, en ese amar al prójimo también hay que incluir a los femicidas, a los violadores, a los genocidas, a Gavazzo, por ejemplo.
 

MAB: ¿Está dentro del prójimo?

LM: Claro, Gavazzo, Videla, Franco, Pinochet…
Es el prójimo, es el otro, entonces el asunto es debemos amar al prójimo de una manera incondicional o esto es una utopía, es algo que no es posible y además podemos agregar no es deseable. Sobre este tema vamos a ver cuatro visiones, primero la original que es la del Cristianismo, después la visión de Freud que es crítica con respecto a la del Cristianismo, después la visión de Zygmunt Bauman ubicada en este tiempo y finalmente yo modestamente voy a dar mi posición sobre el tema, que no es fácil, porque no es sencillo decir no hay que amar al prójimo, porque uno puede pasar al papel poco simpático de que no quiere a sus semejantes.
Le voy a pedir a Ángeles, yo les decía que estaba leyendo la biografía de Anthony Queen, un actor tremendo de Hollywood y hay un pasaje de autobiografía que viene bárbaro para este tema.

 

MAB: Su siconoanalista le pregunta, a Anthony Queen, ¿Crees en el amor? Y responde: “Sí, amo los primeros días de la primavera cuando aparecen las hojas, amo el sol y el mar, amo el sonido de la sonrisa de los niños, amo el susurro de los árboles, amo el olor picante de la tierra después de la lluvia, amo la inocencia de la primera nieve, amo la música mexicana, amo a Puccini, amo el saber, amo el sueño reparador, amo el descubrir el mundo, amo el olor del incienso en la iglesia, amo a Miguel Ángel, amo a mis hijos”.
Por supuesto que creía en el amor, el amor del que habló Jesús y Gandhi, pero había sido capaz alguna vez de amar incondicionalmente, ciertamente que amaba a mis hijos y sin embargo les había impuesto mis leyes”. Esto lo dice Anthony Queen en una autobiografía, El Pecado Original, que se editó en Barcelona en el 73…

LM: Acá hay un concepto que a mí me parece medianamente claro, somos capaces de un amor incondicional, porque como dice muy bien este hombre cuando uno ama impone sus leyes, porque a los hijos les impone sus reglas, a la pareja puede consensuar determinadas cosas, pero somos capaces del amor incondicional, un amor sin nada a cambio, un amor que además no selecciona a nadie, vuelvo a decir, también a los criminales, a los violadores, a los femicidas, somos capaces de este amor o esto es una utopía.

 
MAB: Diego del Cerro dice: “Compas gran arranque, nunca engancho temprano, estoy en el seguro otro mes más, un aguante”.
Bueno le mandamos un aguante a él también.
Héctor del Buceo con respecto a esto dice: “San Agustín tuvo un pasado no muy santo”.

LM: Es cierto.

  
MAB: Y Néstor de La Paz nos cuenta que, sale a esta hora para Paso Molino “a despedir un hermano de la vida a quien el MLN le dio la espalda, lo dejó tirado, semiparapléjico, después de hurtar un auto para apoyar las actividades en tiempos difíciles, testigo vivo de las reuniones de Huidobro con los tenientes de Artigas en la casa de Marindia. Si se entera alguno se puede dar una vuelta por San Quintín y Agraciada hasta 11.30 horas, Daniel Nikelson es el compañero que se va, dice Néstor.
Le mandamos un abrazo a Néstor por supuesto.
Marta de Solymar dice: “Es difícil amar a los que el profesor nombró, pero debemos dejar, hay una ley de correspondencia en el Universo”.
Yo te cuento algo, el amor y el odio son los contrarios: mi madre muy católica un día, en el ‘72 ponele, le fue a decir al cura de ella: “Padre perdone, pero yo odio, no voy a decir a quienes pero ustedes se imaginarán”, lo que ella tenía era odio de clase, ella no sabía pero tenía odio de clase y el cura no la trató de convencer de nada diferente, los dos están muertos -mi madre y el cura-, pero el cura no la trató de convencer de nada diferente, la dejó ahí.

LM: Claro, esto supone que de alguna manera nosotros debemos imitar a Cristo, este mandamiento está vinculado a la figura de Cristo, al cristianismo y a la religión cristiana que profesó un amor incondicional hacia el ser humano. Entregó la vida por la humanidad y lo que nos propone este mandamiento es que nosotros nos identifiquemos con él y seamos capaces de amar al prójimo sin distinciones, sin seleccionar a nadie, cualquier ser humano puede ser objeto o debe ser objeto de nuestro amor, eso es lo que nos propone este mandamiento, este precepto moral que el cristianismo esgrime como su mayor contribución a la cultura, porque en definitiva el cristianismo es la religión del amor, que supone dificultades para su real cumplimiento. Uno de los críticos y ya paso a exponer una posición crítica con respecto a este mandamiento o a este precepto moral fue Freud. La vez pasada hablábamos del malestar en la cultura y en el malestar de la cultura Freud decía, hay distintos caminos para llegar a la felicidad, uno era la intoxicación a través de sustancias químicas, otro camino para llega a la dicha decía Freud es sofrenar las pasiones, te acordás que hablábamos del yoga, de las filosofías orientales, de la ataraxia y el otro camino, decía Freud, es colocar al amor en el centro de nuestra existencia, que todo gire en torno al amor. Pero decía Freud, nunca somos tan frágiles como cuando amamos, porque cuando yo amo a alguien paso a tener una dependencia profunda con respecto a ese ser amado, si ese objeto de mi amor me deja de amar porque se acabó el amor o porque se muere o porque se va, entonces yo me voy a sentir sumamente desdichado.
Ahora bien, dice Freud que para tratar de eludir esa dependencia que nos causa el amor hacia alguien concreto, hay una fórmula que es, en vez de esperar ser amado amar y en vez de amar a alguien determinado, a una mujer, a un hombre, a mis hijos, a mis padres, a mis amigos, en vez de amar a determinados amar a la humanidad, amar al prójimo en general, con lo cual   
Ángeles: Eso quién lo dice…
Maseda: Eso lo dice Freud, son dos reaseguros frente a la desdicha del amor, primero no esperar ser amado sino amar y segundo no amar a María o a José o a mi padre, sino amar a todos los hombres con lo cual nunca voy a ser desdichado frente a eso. Ahora, amar así sin límites dice Freud, tiene determinadas dificultades, por qué, y ahora volvemos al sicoanálisis, decía Freud hay pulsiones de vida, pulsiones de muerte, tú hablabas hoy del amor y del odio, el amor se vincula con las pulsiones de vida o pulsiones eróticas, el odio con las pulsiones tanáticas o pulsiones destructivas, hay una energía que está presente en la pulsión de vida que es la libido, detrás de las cosas que hacemos impulsados por esa pulsión, lo que nos anima o le da energía a eso es la libido. Uno puede poner libido en una relación de pareja, puede poner libido en un partido político, en el trabajo, en la profesión, en el arte o en la filosofía…

 

HS: En un cuadro de fútbol.

LM: Exactamente. Freud dice, la libido que cada uno tiene es limitada.

 

HS: Por suerte.

LM: Claro, no es ilimitada, entonces la libido que depositamos en la pareja o en la sexualidad por ejemplo es libido que se quita, se resta a otras actividades, por ejemplo, actividades culturales, el trabajo, entonces muchas veces dice Freud -del punto de vista cultural- la mujer se queja en la historia, porque cuando el hombre sale a trabajar y dedica mucho tiempo al trabajo quita parte de su libido a la vida del hogar, a la pareja, a los hijos. Esto quiere decir que las distintas actividades que emprendemos en la vida de alguna forma se reparten la libido que tenemos, el trabajo, la recreación, los amigos, la familia, pero la libido hay que distribuirla porque uno no tiene infinito libido y este asunto económico, del punto de vista psicológico tiene que ver con la economía libidinal, esto dice Freud nos presenta una primera dificultad, entonces dice cuando yo oigo el asunto este de amar al prójimo como a uno mismo, es bueno que adoptemos una actitud ingenua frente a este mandato y Freud dice, lo primero que nos pasa es un sentimiento de asombro cuando me dicen hay que amar al prójimo, ¿por qué deberíamos amar al prójimo, pero cómo llevarlo a cabo además, cómo sería posible amar al prójimo, por qué debo amar al prójimo así sin restricciones, sin condiciones como decía Anthony Queen, el amor incondicional, ahí dice Freud yo tengo una serie de objeciones a esto que se presenta como el precepto ético más fuerte de la civilización.

 

MAB: Una reflexión de Don Quijote de la Mancha:
“Dichosa edad y siglos dichosos aquellos a quien los antiguos pusieron nombre de dorados y no, porque en ellos el oro en esta nuestra edad de hierro que tanto se estima se alcanzase en aquella venturosa sin fatiga alguna, sino porque entonces los que en ella vivían ignoraban estas dos palabras de tuyo y mío, eran en aquella santa edad todas las cosas comunes, a nadie le era necesario para alcanzar su ordinario sustento tomar otro trabajo que alzar la mano y alcanzarle de las robustas encinas que liberalmente estaban convidando con su dulce y sazonado fruto, las claras fuentes y corrientes ríos en magnífica abundancia sabrosas y transparentes agua les ofrecían”.

LM: Brillante.

 

HS: Dice Jorge de Bella Italia: “Antes amaba al prójimo y me parecía que era correspondido, hoy estoy en la mala, mi esposa está enferma de cáncer, dejé de trabajar para cuidarla y mal vivimos con lo poco de la jubilación de ella y nadie nos da una mano, entonces me doy cuenta que tenemos que amarnos a nosotros mismos para seguir adelante”.
Rina dice: “No creo en el equilibrio, hay gente muy valiosa y otra muy subhumana, tienen mucha pose, pero mucho amor y respeto hacia los demás y sí amo la naturaleza, la risa de los niños, el olor y el color del mar y del cielo y sí me respeto, por eso no creo en mentiras”.
“Buen día. Es según la armonía que tengamos dentro de nosotros mismos en mi humilde opinión dice otra persona que no puso el nombre. Jesús dijo, ama a tu prójimo como a ti mismo, cuando se trata de mí todo lo entiendo, todo lo perdono, busco todo lo mejor, de esa manera debemos amar al prójimo, es una manera de amar. Cuando hago la revolución la hago para todos en general los que están y los que dejan de venir que no los conozco, trabajo por justicia y solidaridad para el prójimo”; muy interesante lo que agrega este oyente.
Cecilia dice: “Buenos días compañeros que pregunta, creo que no se puede amar todo, para amar algo o alguien tiene que existir algo bello, una cualidad que te atraiga, que despierte ese sentimiento, hay seres despreciables que no se pueden amar ni admirar salvo que estés enfermo mentalmente. Lo que sí creo es que debemos tener una actitud o una mirada justa o comprensiva con los demás, aunque no nos gusten sin desearle daño. Saludos al profesor y a la radio”.

LM: Muy interesantes los aportes, este es un tema profundo y algunos de estos mensajes tocan aspectos muy sensibles para nosotros.
Vamos a seguir tomando este último mensaje que leíste, Freud analizando críticamente este mandato dice, si amo a alguien él debe merecerlo de alguna manera, o sea debe ser objeto de mi admiración porque veo en él algún valor, algún principio o porque veo aspectos míos reflejados en él, eso es lo que dice el oyente, tengo que admirar a alguien. Dice Freud, segunda cosa, mi amor es algo muy valioso para mí y no conviene desperdiciarlo porque qué gano yo matando a Gavazzo; después el amor impone deberes, si yo te amo tengo un deber contigo, no es que te diga te amo y siga mi vida, impone compromisos, amar al prójimo así incondicionalmente supone compromisos inmensos.
Freud dice, si alguien me es extraño por qué voy amarlo, si no hizo nada que me atraiga, si no produce en mi algo por qué debería amarlo y sigue Freud que es implacable, dice, hasta cometería una injusticia amando a un extraño, una injusticia con quién, con los seres que amo, si amo a un extraño, si amo a alguien a quien no conozco igual que amo a mis hijos, estoy cometiendo una gran injusticia hacia los seres que amo realmente, si lo amo simplemente porque es un habitante de la tierra como los insectos, las serpientes, los chanchos, los murciélagos, entonces le correspondería una pequeñísima parte de amor porque como es un amor tan universal, cómo hago para amarlo como me amo yo a mí, dice Freud y esta es su crítica definitiva. Lo que nos está diciendo este precepto es que hay que amar a los enemigos, que hay que amar a los Videla, a los Gavazzo, a los Pinochet.

 

MAB: Al explotador tuyo.

LM: Al explotador, a López Mena del que hablaste hoy de mañana, o sea ama a tus enemigos y en definitiva dice Freud, lo que nos sugiere o lo que nos traslada, la consecuencia de esto es que es un premio directo a la maldad, matas, violas, explotas y a cambio de eso te amo, o sea que estoy premiándote para que sigas haciendo lo mismo, él dice esto es un premio directo a la maldad.

 

MAB: Ahora, no será un enunciado de una forma de pararse en el mundo, digo contrario a la que se tiene, otros dicen ‘no, yo con los míos, arreglo los míos los demás que se arreglen, cada uno que busque la suya’.

LM: Estás buscando el tercer camino.

 
MAB: Vos sos profesor de Filosofía, hay una filosofía que es la cosa empieza por casa, lo nuestro primero, así como hago yo que haga él.

LM: Sí, si no es con vos no te metas.

 

MAB: No, hacemos paro y hacemos una cosa que después se benefician los carneros, se decía antes ahora ya no hay lucha de eso, pero se decía eso, entonces no será una forma de pararse frente al resto eso.

LM: Es una actitud que está digamos en el extremo, en una punta está el absoluto individualismo al que tú aludías, en el otro extremo está esta propuesta de amar incondicionalmente al prójimo, es una aporía esto, o sea dos cuestiones absolutamente discordantes. Freud dice, también tenemos que recordar que el hombre, el ser humano lejos de ser un tierno y necesitado de amor es un ser en el cual habitan tendencias agresivas, pulsiones de muerte y que a veces necesita el mínimo pretexto para que se desencadene una violencia que está en él, la violencia está en nosotros y cita a Jobs “el hombre es el logo del hombre”, la visión que tiene Freud del hombre no es una visión muy optimista, es una visión bastante oscura, por qué llega afirmar eso, quien puede dice Freud después de las experiencias dela vida y de la historia y esto lo escribe en 1930, todavía no había pasado la Segunda Guerra Mundial, quien puede dice Freud osar poner en entredicho este apotegma de que el hombre es el logo del hombre, entonces en función de esa función que tiene Freud del hombre también es que rechaza este precepto de amar al prójimo como uno mismo.

 

MAB: Elogio de Agatón sobre el amor:
“Él es quien nos quita la creencia de que somos extraños unos a otros y nos deja de la que somos parientes, pues bajo su ley nos juntamos unos con otros en reuniones como esta, es él quien en las fiestas, los coros, los sacrificios se ha hecho nuestro jefe y guía procurándonos la dulzura y quitándonos la rudeza”.
Esto es de Platón, El Banquete.

LM: Un Saludo para el profesor Garcés que nos está escuchando.

 

MAB: No me digas, un saludo para él.

LM: Por eso trajimos esta cita de El Banquete de Platón, donde justamente habla del amor que nosotros profesamos unos a otros y que nos hace sentir parientes a los que somos extraños, en la medida que amamos a los demás nos acerca.

 
MAB: Dice Horacio: “Yo amo a la Centenario porque aprendo todos los días y me da ánimo siempre”.
Adrián de La Curva dice: “El sistema capitalista separa a las personas en clases en explotadores y explotados, un sistema socialista iguala a las personas en el sentido de clase y en el sentido de hermandad y colectividad, lo que debemos amar es a la naturaleza que nos permite la vida en un universo inagotable y que no la respetamos y valoramos como se debería, abrazo al entrevistado y a todo el equipo, sentido de hermandad”.
María de Barros Blancos sugiere “como tema musical perfecto Silvio Rodríguez, el tema es Te Molesta Mi amor. Está interesante”.
Clapton dice: “Yo creo que amo a Raphael, la canción es de los ‘70, un texto que nada tiene que ver con los tiempos actuales, pero qué voz, la pucha, los explotados nada tienen que ver con los explotadores, solo pasa en las novelas rosa” y manda abrazo.

LM: Yo decía tratando de ir un poco hacia estos tiempos que nos tocan vivir, al capitalismo globalizado o lo que Bauman denomina la modalidad líquida.
Bauman toma justamente estas reflexiones de Freud y dice que este precepto va justamente contra la razón o contra la lógica al sistema capitalista, que es la lógica del auto interés y la búsqueda de la felicidad individual, lo que hoy decía Ángeles, yo quiero a mi familia dicen algunos, a los míos, hace la tuya, esa es la lógica del sistema. Entonces este precepto dice Bauman va contra la lógica del sistema capitalista que busca el interés y la felicidad individual y uno dice finalmente podría aceptarlo rindiéndose al mandato o al carácter teológico que tiene porque es absurdo, es tan absurdo en esta sociedad capitalista plantear esto que uno podría creerlo por eso. ¿Cuál es la percepción del otro? Tú me preguntabas hoy qué quiere decir esto del prójimo, bueno, el prójimo es el otro, cuál es la percepción del otro en la modernidad ríspida y vamos hablar algunas de las características, primera cuestión él toma y dice pensemos en los programas televisivos, esto está escrito en 2010, tiene unos años pero por ejemplo, Gran Hermano, Survivor, toda esa serie de programas dice. Lo primero que se refleja allí es que no hay que confiar en nadie, primera cosa, no confíes en nadie.

 
MAB: Sospecha de todos.

LM: Sospecha de todos, ahí los protagonistas se van descartando. En segundo lugar dice Bauman, nos muestra el carácter descartable del ser humano, segunda cosa que se puede descartar de esas propuestas, los otros son mis competidores y el sistema capitalista en definitiva es un sistema de competencia, libre competencia, el libre mercado es la libre competencia, hay que competir, eso está presente, qué triunfa en esos programas televisivos, en esas propuestas culturales, triunfa el más fuerte, o sea, volvemos a Darwin, la lógica darwiniana, el más fuerte es el que sobrevive.
Y dice Bauman en último lugar, al encontrarnos con un desconocido en primer lugar dice vigilancia, en segundo lugar vigilancia y en tercer lugar vigilancia, el otro pasa a ser alguien en el que yo desconfío, alguien peligroso, alguien que de alguna manera me puede generar inseguridad y él dice que esto se refleja también muy claramente en lo que son los proyectos o los diseños urbanísticos de las grandes ciudades, donde hay una clase que él llama el extracto social  superior que viven en country, en barrio cerrado, con vigilancia, cámaras, vallas, rejas, que lo ponen a salvo del resto de la ciudad donde hay extraños, peligros, inseguridad. Entonces tenemos guetos voluntarios que son los de la clase alta y estos forzosos donde viven los pobres, los trabajadores explotados, entonces tenemos que eso se refleja en el paisaje urbanístico de la ciudad.

 

HS: Claro.

LM: Hay un gueto voluntario que es el de los encumbrados en los que están aquellos que eligen estar y numerosos guetos forzosos que son los de los trabajadores.
Bauman dice, para los que están dentro del gueto voluntario, los otros guetos son espacios en los que no entraremos, o sea, si yo vivo en country tal no voy a entrar en el Barrio Borro o en el 40 Manzanas, no voy a entrar, para los que están dentro de los guetos voluntarios la zona en la que están confinados es el espacio del que no se nos permite salir y los otros eligen no entrar en esos lugares y allí se desarrolla lo que él llama la misofobia que es la fobia a los extraños. Es una reacción frente a la pluralidad de personas y de formas de vida y de culturas que pululan las ciudades contemporáneas hasta ahora, ahora con el tema de la pandemia eso ha cambiado un poco, él dice, la misofobia se manifiesta en el impulso a dirigirse hacia islas de similitud y semejanza en medio del mar, colmado de variedades y diferencias.
Es decir, tratar de disparar hacia lugares donde esté gente parecida a nosotros, en eso se refleja esta misofobia, la fobia hacia los extraños. Fíjate qué lejos estamos del amor al prójimo.

 
HS: Como nos faltan pocos minutos nos faltaría que resumieras tu visión Luis, que quedaba después de haber recorrido esas otras.

LM: Perfecto. Una puntita más de lo que dice Bauman, es que estos sentimientos misofóbicos tienen un origen global, que muchas veces la gente desplaza su sentimiento de inseguridad por la vida en la que viven, porque no sabe si va a tener trabajo, si va a seguir en el seguro de paro, si lo van a despedir y esos sentimientos los desplaza, hay un desplazamiento hacia otra persona que son como él, pero se aleja de las causas reales de esa inseguridad existencial en la que vive, eso es lo que dice Bauman.
¿Qué opino yo que soy un humilde pensador?
Con respecto a la pregunta si es posible o no amar al prójimo, yo pienso que no es posible fundamentalmente por cuatro razones, primero porque contradice la naturaleza del amor, en general uno ama selectivamente, amo algunas personas y no a otras, elijo a quien amar, a mis amigos, a mi pareja, a mis hijos no sé si elijo amarlos porque uno lo siente, es una declaración natural, pero mayoritariamente el amor es selectivo, primera cosa, así que esto de amar sin discriminar contradice la naturaleza del amor.
Después porque contradice la naturaleza humana y en eso yo le doy la razón a Freud, el hombre hay tendencia a la vida, pero también hay tendencia o pulsiones de muerte, el genocida, el asesino, el violador, el femicida, el que se aprovecha del más débil para explotarlo no merece nuestro amor y me hago cargo de esto que puede parecer nada simpático.
En tercer lugar, me parece que tampoco esto sea posible porque contradice a la naturaleza del sistema, o sea el capitalismo globalizado, el capitalismo es la búsqueda del interés en general, del beneficio propio y de la competencia feroz con el otro, decía Marx es el zorro libre en el gallinero libre, eso es el capitalismo.

 

MAB: Ya se sabe cómo termina.

LM: En cuarto lugar y ahí tomo literalmente a Freud, me parece que no es posible porque constituye una injusticia profunda hacia quienes merecidamente piden nuestro amor, me parece que es profundamente injusto hacia aquellos que necesitan nuestro amor.

 
MAB: Hay que dosificar dijiste vos porque tampoco es infinito. Leo algún mensaje más:
José dice: “Buen día, saludos, Rafael y algunos más hicieron estudios desde niños en escuelas católicas y Willy del Viejo Rampla que nos alegra muchísimo escuchar de él nuevamente, el amor tiene razones que la razón no entiende de Pascal. Como siempre, muchas gracias por haber venido y además de provocar la comunicación”.
Gracias profesor Maseda.

LM: Muchas gracias a ustedes.