IDENTIFICAN CENTRO DE DETENCION CLANDESTINO: “ESA CASA DEBE QUEDAR COMO MONUMENTO DE LA MEMORIA PORQUE SI TE APOYÁS MUCHO EN LAS PAREDES, SANGRAN”
Contacto con Emma Le Bozec desde Argentina, 7 de julio de 2020.

 

El juez Daniel Rafecas identificó como centro clandestino de detención la casa ubicada en Bacacay, que comparte manzana con Automotores Orletti, y que había sido mencionada por sobrevivientes.

Emma le Bozec, es argentina, docente jubilada y sobreviviente del centro clandestino de Bacacay 357, un centro clandestino de detención que fue identificado hace apenas unos días por el juez Daniel Rafecas a partir de la desclasificación de documentos de EEUU. El centro comparte manzana con Automotores Orletti en el barrio Flores y al igual que éste, sirvió de base de secuestros, torturas y exterminio durante la última dictadura cívico militar y estuvo a cargo de la ex Secretaría de Inteligencia del Estado. Habría funcionado, al menos, en 1976. Radio Centenario conversó con Emma le Bozec, una de las pocas sobrevivientes que vio el lugar cuando se le cayó la venda que llevaba sobre sus ojos. Transcribimos este cpntacto que usted puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/emma-le-bozec-argentina-cx-36-7-7-4

María de los Ángeles Balparda: Bueno, estamos con mucho gusto recibiendo a la invitada de esta hora, con mucha responsabilidad, es Emma Le Bozec que es una mujer que estuvo presa en un centro clandestino de detención, es docente, es jubilada, es poeta, es madre, es abuela, y bueno, accedió a conversar con nosotros también a partir de este hallazgo del que hemos hablado desde la semana pasada de un centro clandestino que no se conocía. O sea, no se conocía formalmente pero que lo conocían quienes habían estado allí y que no se había ubicado todavía.
A partir de una desclasificación de documentos de Estados Unidos, que ya sabía hace 44 años que esto estaba, ahora el juez Rafecas -que es el que actuó en la causa- ha podido ubicarlo.
Los buenos días para Emma. ¿Cómo estás?

Emma Le Bozec: Buenos días Ángeles, muchas gracias por la presentación. Siempre tan cálidos los uruguayos, siempre, yo estoy enamorada de los uruguayos.

 

MAB: Hay de todo Emma, no te creas.
Emma, me imagino que tu vida cambiada totalmente desde que se conoció esto y vos aparecés como una de las pocas sobrevivientes de este lugar. La semana pasada con los oyentes leíamos esto que estaba conociéndose en forma sorpresiva, en la misma manzana donde estaba Automotores Orletti estaba este local en barrio Floresta en la calle Bacacay 3570 allí en Buenos Aires. Emma Le Bozec, es uno de los pocos sobrevivientes, prestó testimonio ya en 1984 y después el Equipo Argentino de Antropología Forense empieza a armar, conectando una cosa con la otra aparece esta posibilidad de identificar el lugar. Y bueno, después empiezan a comparar otros testimonios, gente que dice que también estuvo allí porque reconoce el lugar. Esto sucedió hace 44 años, quedan pocos sobrevivientes.
¿Cómo es que se reactiva este caso en este momento?

ELB: Bueno, porque cuando yo regresé del exilio en México me animé, todavía estaba muy convulsionada la Argentina con los militares, realmente había que animarse. Me acompañó un amigo, un compañero que también había estado allá en México, a la Conadep donde hice este testimonio. Que ahora el juez Rafecas, cuando se desclasifican los documentos de Estados Unidos y llega la dirección, él estuvo mucho tiempo sabiendo que alrededor de Automotores Orletti, por ahí cerca, había una casa, pero no sabía exactamente cuál era.
Cuando se desclasifican los documentos de Estados Unidos aparece una dirección, Bacacay 3750 y entonces es ahí donde se fijan, hacen declarar a la dueña de la casa cuándo la compró, efectivamente la había comprado en el año 77. Cómo era la casa cuando ella la había comprado, qué arreglos le había hecho, le describieron todo e hicieron un plano de cómo hubiera sido.
Lo principal es que sabían que ahí estaba el sótano que habíamos descrito varios sobrevivientes en los testimonios.

 

MAB: Claro, y esta familia que había comprado esa casa no tenía ni idea.

ELB: No, la verdad que eso lo desconozco, una tal Poggi, la verdad que supongo que no pero lo desconozco. Por eso yo le decía la gente, un periodista Roberto Caballero me preguntaba qué quisiera yo que se hiciera y yo le dije que esa casa quede como monumento de la memoria porque no debe ser nada cómodo para los que viven ahí, esas paredes si te apoyás mucho por ahí sangran, porque vivenciaron tantas cosas horribles.

 

MAB: Sí, claro, que pasó mucha gente por allí. ¿Allí hubo uruguayos también, no?

ELB: Sí, a mí justamente me liberaron junto con Charito, la verdad que siempre digo que eso que viví con ella, esa despedida que ella le hace a su compañero, es para hacer un film. Porque ella le dedicó una canción, le cantó en voz alta, no puedo recordar qué canción era pero ella se puso... Nosotros escuchábamos porque nos tocó el 1º de mayo y los verdugos estaban ahí, tenían una guitarra, se los escuchaba cantar.

 

MAB: Mirá vos.

ELB: Incluso cantaban una canción que, para nuestro gusto, era nuestra "Cielito de los tupamaros".

 

MAB: ¡Ah, claro!

ELB: Cantaban esa ¿viste?
Y claro, nosotros estábamos presos, de esto recién me entero ahora, estábamos secuestrados por el primer cuerpo del ejército que era Aníbal Gordon el que lo manejaba todo.

 

MAB: Pah, el de la Tripe A

ELB: Sí, y él hasta había estado infiltrado cuando leí un poco porque no sabía tanto, no me gusta leer nada de estas cosas a mí, me hace mal.
Pero leí quién era Aníbal Gordon y empecé a googlear porque me enteré también ahora, a partir de que otra sobreviviente que yo la conocía muchísimo y no sabía que habíamos estado en el mismo lugar.

 

MAB: ¡Qué desastre!

ELB: Mirá las cosas que se dan ¿no?
Ella es una dirigente de Suteba y yo he militado en Suteba también.

 

MAB: Que es el sindicato de los trabajadores de la educación de Buenos Aires.

ELB: Exactamente.
Y entonces nos conocíamos de ahí, de las marchas, de todo lo que hizo Suteba en esta etapa, en este período de democracia. Nos cruzamos 20 veces, hemos compartido el mismo proyecto y nos hemos abrazado, hemos hablado juntas y todo pero ahora ya la siento como hermana mía a partir de las conversaciones que hemos tenido. Ella pudo verlos, yo no les vi la cara, entonces le preguntaba a ella quién, esa voz inconfundible, esa voz grave, quién era el verdugo, el que nos torturaba y me dice, ese era Aníbal Gordon.
Yo cuando me enteré que era Aníbal Gordon temblé como una hoja 44 años después, porque yo tenía referencias de que había sido uno de los más siniestros. Entonces lo entré a googlear y me enteré de quién era.
Bueno, la verdad, no quiero ni saber más. ¡Qué psicópatas! ¡Qué tipos, por favor!

 

Diego Martínez: Emma, esto permite también borrarle esa fecha de vencimiento al tema que muchos quieren ponerle, que pasa el tiempo y ya está, como que envejecen y entonces se abuenan algunas personas, el hecho de seguir encontrando.

ELB: Sí, ellos son abuelitos y nosotros tuvimos que vivir toda la vida, yo también soy abuela pero no le hice daño a nadie, no maté a nadie y menos torturé a nadie.
Entonces, nosotras y nosotros que somos abuelos, y muchos hubieran podido ser abuelos y no lo fueron como este chico uruguayo, que ahora llamé a este antropólogo que fue el que me conectó con todas estas cosas desde el equipo argentino de antropología forense para preguntarle, porque me imaginé que ustedes me iban a preguntar por el Plan Cóndor y quiénes eran los uruguayos. Y le digo, ¿quién era ese que le decían "el tupa"? Y él me dijo que era Hugo Gomensoro.

 

MAB: ¡Ah!

ELB: Sí, y Charito que la liberaron conmigo, que le cantó una canción a su compañero, a Hugo, era María del Rosario Vallarino.

 

MAB: Claro.

ELB: Una ternura esa chica, una ternura.
Cuando tomó la guitarra dijo, -Ah, pero esta guitarra es mía.
-¿Y vos cómo sabés que es tuya si no la ves?
-Y porque tiene acá, esto se lo cascó mi hermanito.
Identificó la guitarra, o sea que también tenían secuestrada su guitarra.

 

MAB: Sí

ELB: Nos quería secuestrar el alma esta gente, pero no pudieron ¿eh?

 

MAB: No, no, está claro, te estamos escuchando y estamos seguros de que no pudieron.
Una pregunta también porque se llega a este momento, vos en el 84 tenés la valentía de hacer la denuncia donde hay que hacerla, pasan todos estos años y hoy sabemos dónde está el lugar, se sabe mucho más y se va a seguir sabiendo a partir de este hallazgo, todos los que trabajaron para que esto fuera posible y siguieron año tras año en este trabajo.
Los del equipo de antropología forense sin duda han dado una mano muy importante

ELB: Sí, son estos compañeros incansables que yo tampoco sabía que trabajaban de esta manera, porque uno sigue con su vida, tiene sus responsabilidades, vive atareada, yo la verdad que con mis 4 hijos, 6 nietos, mucho tiempo de... Aparte, como te digo, sí me interesa saber la actividad que hace el equipo de antropología forense porque los seguí en las noticias que estuvieron con los 43 de Ayotzinapa en México, que estuvieron en España, que estuvieron en tantos lugares, en Las Malvinas colaborando. Pero yo creía, a partir de lo que muestran las noticias, que ellos solamente trabajaban con los cuerpos de los ya muertos.
Pero no, estos testimonios como el que yo les dejé, a ellos les dio la pauta de muchas cosas. O sea, ellos van relacionando todo, como un rompecabezas y hacen también una inteligencia de todo, porque sino no hubieran llegado a descubrir tantas cosas. Y es tan valioso lo que están haciendo.

 

MAB: Es muy valioso.
Y todo el trabajo este, yo he leído algunas cosas que vos decís de compañeras que estuvieron contigo, bueno, vos nombrabas ahora "son como hermanas" después de todo este tiempo. Algunas ya no están...

ELB: Y no, Mercedes Naveiro murió hace 2 años. A mí el antropólogo me mandó, porque yo quería por lo menos saber qué era de la vida, si había sobrevivido alguien y le digo, mandame todo lo que tengas de los sobrevivientes. Y me mandó de Mercedes Naveiro unos cortos que ella había hecho que realmente yo no los pude terminar de ver. Bueno, los cortos mostraban todo esto pero es muy duro para mí.

 

MAB: Claro, lógicamente.
Vos decías que le preguntaste adelantándote a nosotros por lo del tema de la Operación Cóndor a los del equipo de antropología forense, a nosotros, te lo digo con total sinceridad, si son uruguayos o argentinos, fueron retenidos y torturados por los mismos delincuentes como eran los de la banda de Gordon...

ELB: Exactamente

 

MAB: No importa si son uruguayos o argentinos, acá todas las mañanas recordamos a los caídos nuestros, no importa de qué partido eran, qué bandera, son todos compañeros ¿no?

ELB: Claro

 

MAB: ¿Pero hay más uruguayos, a vos te dieron nombres de más uruguayos?

ELB: Lo que pasa que yo pregunté por los que habían estado conmigo nada más

 

MAB: Sí, claro, lógico

ELB: Pero tengo entendido que sí, que hay un listado.
Este tipo Aníbal Gordon tenía varias bases, no era solamente ahí

 

MAB: No, la Triple A era temible en aquel momento

ELB: Incluso se habían infiltrado en la cárcel de Córdoba con los presos haciéndose pasar por presos estos sinvergüenzas, en el año en que incluso el padre de mis hijos estuvo ahí también.
Entonces, se dieron tantas coincidencias que te digo que a mí se me pone la piel de gallina.

 

DM: Emma, vos arrancaste esta entrevista halagando una forma de ser de los uruguayos y nos toca a nosotros también saludar lo que ha sido, no sólo el trabajo de las organizaciones sociales, ni hablar, de madres, abuelas y todas las organizaciones vinculadas de derechos humanos, sino también a los propios agentes del Estado, la Justicia y algunos integrantes políticos que han puesto este tema también en un justo lugar. Nos parece muy interesante también reivindicar esto que desde Argentina se ve todo lo que fue el período dictatorial como algo realmente para atender como pueblo.

ELB: Pero nosotros tuvimos la fortuna de tener a los Kirchner 12 años, y sobre todo a Cristina que ha trabajado mucho para que la Justicia responda, que haga juicio a los verdugos, a los que estuvieron en esta tarea. Ya ni me sale cómo le dicen, porque me pone tan mal esto...
Nosotros tuvimos a Cristina y a Néstor, que vivió pocos años pero él empezó con esto. Porque lo primero que hizo Néstor cuando asumió fue, a esos jueces de la servilleta -como les decían en ese entonces- los sacó a todos los de la Suprema Corte y cambió la Suprema Corte de cuajo. Que lamentablemente esto no está pasando ahora, porque la Justicia está de nuevo, el Poder Judicial en Argentina, en manos de gente que no nos gusta, porque en vez de ir a fondo con las verdaderas causas se dedican a salvar a los que hicieron espionaje ilegal.
Entonces, estos que hicieron espionaje ilegal son los que se enriquecieron durante la dictadura y están muy vinculados a toda la dictadura.
Porque este Gordon tenía miles de millones de dólares cuando murió porque se había dedicado a robarle todas las escrituras a la gente que secuestraba, no sabemos si tenía un negocio con la muerte que le gustaba dejar sin propiedades, no sé qué pasaba por la cabeza de él, pero era un delincuente mayor.
Porque esos militares, algunos son de ultraderecha, defendían una ideología y morían pobres, pero este no, este las tenía todas, este robaba para él.

 

MAB: Exactamente, le sumó crímenes, le sumó otros delitos.
Emma, nosotros vamos a ir dejando por acá, creo que vamos a estar en contacto otras veces, la verdad que haber escuchado hablar de Charito y de Hugo Gomensoro, nos diste, no sé si puedo decir una sorpresa pero Gomensoro es un nombre acá para nosotros muy entrañable, de compañero muy entrañable.
Estaremos en contacto otra vez, te agradecemos mucho por este tiempo que nos diste, sabemos que no es fácil pero creo que...

ELB: Ángeles, yo voy a ser indagada por el juez el viernes y posiblemente después, cuando dejemos pasar unos días cuando me devuelvan el testimonio y yo pueda ir leyendo, quizás esas preguntas que me hiciste te las podré responder.

 

MAB: Por supuesto

ELB: Lo otro que podemos hacer es que te puedo dar otros nombres y otros teléfonos de personas que estuvieron conmigo que quizás te puedan también informar. Porque esta sindicalista, Delia Méndez, estuvo antes que yo, estuvo en abril.

 

MAB: Bien, vamos a quedar en contacto con todo eso, entonces el viernes vas a estar con el juez Rafecas, después de eso nos comunicamos para ver cómo te fue e intercambiamos algunos teléfonos entonces.
Un abrazo.

ELB: Sí.
Yo los abrazo a ustedes y a todo ese pueblo uruguayo. Les quiero comentar que escribí un libro, un poemario que se llama "Postales de la otra orilla", justamente porque fue un agradable viaje que hice por allá y traté de reivindicar justamente a ese amor que les siento.

 

MAB: Muchas gracias Emma, estaremos en contacto.

ELB: Bueno, gracias a ustedes.