¿TODOS LOS SERES HUMANOS PODEMOS SER FILÓSOFOS?
Entrevista al profesor Luis Maseda, miércoles 15 de julio de 2020.

El profesor Luis Maseda compartió la mañana con los oyentes de la 36 para hablar de "los muertos y la filosofía". Explicó que el tema se le ocurrió leyendo al francés Oreste Saint-Drôme que dice que el verdadero filósofo es el filósofo que está muerto, lo que es una frase muy fuerte, contundente y provocativa.
A su vez hay un filósofo argentino, José Pablo Feinmann, que dice que cada filósofo que viene, lo hace para matar al anterior porque toda filosofía intenta ser una superación de las filosofías anteriores.
A continuación transcribimos la entrevista al profesor Luis Maseda que usted podrá volver a escuchar aquí: https://archive.org/details/prof.-luis-maseda-cx-36-15-7

 

 

María de los Ángeles Balparda: Aquí estamos con esta canción, a ver si adivinan quién está con nosotros en el estudio para hablar de los muertos y la filosofía; profesor Luis Maseda, bienvenido

Luis Maseda: Buenos días, Ángeles, buenos días a la audiencia, hoy vamos a hablar de este tema que hemos elegido, los muertos y la filosofía

 

MAB: Qué momento para hablar de esto

LM: Qué momento, por eso trajimos una canción alegre para tratar de levantar un poco los ánimos, que también habla de la muerte pero en una forma muy divertida. El título de esta charla de hoy a mí se me ocurrió leyendo un libro de un francés que es Oreste Saint-Drôme, que dice que el verdadero filósofo es el filósofo muerto. Esto de que el verdadero filósofo fuese el filósofo muerto es una frase muy fuerte, muy contundente, muy provocativa, muy, valga la redundancia, lapidaria

 

MAB: Porque ya no dice nada, porque no piensa

LM: A su vez hay un filósofo argentino que nosotros hemos mencionado muchas veces acá que se llama José Pablo Feinmann, que en un libro de él dice que cada filósofo que viene, cada filósofo nuevo que aparece lo hace para matar a los anteriores porque toda filosofía intenta ser una superación de las filosofías anteriores. O sea que esto de la muerte y la filosofía nos muestra que están emparentadas.
A su vez, José Pablo Feinmann, define a la filosofía como un asesino serial. Dice José Pablo Feinmann, la filosofía es un asesino serial y de gran magnitud, vamos a mostrar, dice que a partir de Descartes sobre todo, hay una obsesión filosófica por provocar ya sea destrucciones, deconstrucciones o directamente muertes. Y hay algunas muertes que la filosofía anuncia que son muy contundentes, por ejemplo, Nietzsche anuncia la muerte de Dios, en el siglo XIX en una de sus obras, creo que en “Así habló Zaratustra”.
En nuestro tiempo Foucault plantea en “Las palabras y las cosas”, anuncia la muerte del hombre, otra frase muy contundente y muy provocativa. Y más cerca en el tiempo, después de la caída del muro de Berlín y del derrumbe del socialismo real, se habló de la muerte de las ideologías, de la muerte de las utopías, de la muerte de los grandes relatos, de la muerte de la revolución, y muchos de esos planteos vinieron desde la filosofía.
Entonces, este tema de la muerte y de la filosofía se encuentran íntimamente vinculados.
A su vez, si nos remontamos a la historia pasada, a la historia primera de la filosofía, tenemos un primer mártir de la filosofía, del cual hemos hablado en este espacio también, que es Sócrates, que es el primer filósofo condenado a muerte en el año 399 A.C. por, entre otras cosas, atentar contra la religión y corromper a los jóvenes.
Ese fue el primer mártir…

 

MAB: Por el pensamiento provocador, en contra de lo que todos creen

LM: Exactamente, contra lo establecido.
Fue el primer mártir, lo que no se conoce mucho pero constituye un hecho muy importante, es que en el año 415 o 416 de nuestra era hay una primera filósofa, mártir de la filosofía que se llamaba Hipatia de Alejandría. Hipatia era filósofa, además era matemática y era también astrónoma.
Hipatia, que vivía en Alejandría en una época muy turbulenta donde había grandes confrontaciones a nivel filosófico, a nivel religioso, a nivel político, fue linchada por una turba cristiana. Esta filósofa neoplatónica fue linchada por una turba cristiana, su cuerpo fue lacerado y mutilado en la calle, y constituye la primer mujer filósofa muerta en la antigüedad, en la tardía antigüedad porque estamos hablando del año 415 D.C.

 

MAB: 415

LM: Sí, en el año 415 de nuestra Era.
También hay en la filosofía algunas muertes dudosas, por ejemplo, la muerte de Pitágoras. Sobre la muerte de Pitágoras hay más de una versión, por ejemplo, Pitágoras obviamente fue filósofo y matemático, y fue el fundador de esta corriente muy importante que se llamó Pitagorismo. Fundó una comunidad pitagórica en la ciudad de Crotona, y una primera versión dice que su muerte aconteció después de un incendio. Estaba reunido con el gobernador local e incendiaron la casa donde estaba Pitágoras, Pitágoras huyó del incendio. Ahora bien, en la huída tenía que atravesar un terreno que estaba sembrado de habas, y entonces, por sus convicciones filosóficas, no las quiso pisar, entonces rodeó ese campo y allí fue cuando sus perseguidores lo alcanzaron y le dieron muerte. Esa es una versión.
La otra versión es que después de este incendio, Pitágoras vagó por distintos lugares, llegó a un templo y se dejó morir de hambre. Es una versión menos heroica de su muerte, pero en fin, es una segunda versión, otra muerte dudosa

MAB: Pero es muerte dudosa, queda como muerte dudosa

LM: No se sabe bien cómo murió.
Una muerte dudosa que de alguna manera tiene cierto dejo interesante es la de Hípaso de Metaponto. Hípaso de Metaponto era un pitagórico, los pitagóricos eran una comunidad, y en esa comunidad había algunos ritos. Uno de ellos era la de mantener silencio sobre ciertas cuestiones, o sea, había ciertos secretos, parece que este Hípaso reveló que la raíz cuadrada de 2 no era un número entero, o sea si uno busca la raíz cuadrada de 2, se va a dar cuenta que nunca le va a dar entero, sino que es un número que sigue y sigue, como Pi, es un número irracional, pero eso los pitagóricos no lo podían acatar y fue una de las claves del derrumbe del pitagorismo. Parece que este Hípaso reveló eso, y entonces sus compañeros de cofradía, lo ahogaron, esa es una de las versiones

 

Hernán Salina: ¿Por revelar eso?

LM: Exactamente, claro porque los pitagóricos planteaban que el universo se podía reducir a números, y entendían que los números eran números enteros, no aceptaban los números irracionales. Entonces, como este reveló un secreto que puso en jaque desde el punto de vista filosófico a los pitagóricos, parece que lo ahogaron.
Otro comentarista de su época, un tal Proclo, dice metafóricamente acerca de su muerte que cuando Pitágoras descubrió la irracionalidad, se sumergió en el mar del devenir, o sea lo dice con una metáfora.
Todo esto nos muestra que la filosofía y la muerte anduvieron o andan muy emparentadas

 

MAB: Qué poco espacio que hay para ser diferente, para salirse del pensamiento mayoritario

LM: Sí, sí, era una comunidad muy cerrada.
Esto nos trae a una cuestión que tiene que ver con quiénes pueden hacer filosofía, porque decíamos, este hombre revela un secreto filosófico y es condenado a muerte o es asesinado.
Ahora bien, la pregunta o la cuestión es la siguiente: si la filosofía es una cuestión meramente de filósofos, digamos de iniciados como los pitagóricos o si la filosofía puede ser algo de todos los hombres.
Por ejemplo, hay un filósofo brasileño, José Luis (…), que dice que hay que admitir como punto de partida que hay una cierta verdad en la afirmación que dice que todos los hombres son filósofos

 

MAB: Y arrancamos con este concepto de Gramsci, “todos los hombres son filósofos”. Quien describió a la filosofía espontánea fue el filósofo italiano Antonio Gramsci, quien en su obra, “Apuntes para una introducción y preparación al estudio de la filosofía y de la historia” afirma, “conviene destruir el prejuicio muy difundido de que la filosofía es algo muy difícil por el hecho de ser una actividad intelectual propia de una determinada categoría de científicos especializados o filósofos profesionales y sistemáticos. Conviene por tanto demostrar de entrada que “todos los hombres son filósofos” definiendo los límites y los caracteres de esa filosofía espontánea, propia de todo el mundo, a saber de la filosofía contenida. Primero, en el lenguaje mismo, que es un conjunto de nociones y de conceptos determinados. Segundo, en el sentido común y en el buen sentido. Y tercero, en la religión popular y también por consiguiente en todo el sistema de creencias, supersticiones, opiniones, maneras de ver y de actuar, que asoman en eso que generalmente se llama “folclore”

LM: Bien, bueno, la idea esa de que hay una filosofía popular que no es privilegio de algunos filósofos, de algunos especialistas en el tema.
Esta es una primera posición, esta que plantea Gramsci, y que suscribe (…).
Hay una segunda posición, la que dice que todos los hombres no son filósofos, y me remito al primer filósofo que cité, Oreste Saint-Drôme, que dice, los filósofos no crecen de forma espontánea a merced del viento como la hierba, los filósofos no crecen espontáneamente. Y dice este autor, el verdadero filósofo es el filósofo muerto.
¿Por qué dice eso tan, tan provocativo? Dice él que los filósofos consagrados en vida, como en este momento puede ser Zizek o Feinmann.
Bueno, esos filósofos consagrados en vida son la excepción -dice él- que no invalida esta terrible sentencia del Ministerio de Educación. En el programa de bachillerato sólo figuran filósofos fallecidos.
Bueno, la inmensa mayoría de los filósofos que los muchachos aprenden en el liceo y en bachillerato, están muertos, ¿verdad? Entonces, el verdadero filósofo es el filósofo muerto porque de los que están vivos, se habla muy poco

 

MAB: Hay una imagen de filósofo, el viejo, con la barba, diferente, alejado

LM: Exactamente.
Bueno, entonces, y por eso él dice que el verdadero filósofo es el filósofo muerto, porque lo que enseñamos la mayoría de los filósofos, la inmensa mayoría, están muertos, los que están vivos son la excepción.
Entonces, la pregunta, porque siempre traemos una pregunta para la audiencia, es si todos los seres humanos somos filósofos o no todos somos filósofos, si todos los seres humanos podemos llegar a ser filósofos o si no podemos llegar a serlo. ¿Todas las personas tenemos una filosofía de vida que nos acompaña, que nos orienta, que nos da un norte o no todos tenemos una filosofía de vida?

 

MAB: Los oyentes tienen que opinar sobre eso, ¿qué piensan? Venían en coche los oyentes, venían cómodos, tirados para atrás, ahora tienen que responder a esta pregunta

LM: Ahí está, qué importancia tiene la filosofía para el hombre de la calle, digamos, para el laburante, para el que está en el seguro de paro, para el que se quedó sin trabajo hoy día, que son realidades que nos visitan. ¿Qué importancia tiene la filosofía para el hombre común y corriente? Esa es la pregunta, ¿todos los hombres podemos ser filósofos, todos los hombres como especie, todos los seres humanos podemos ser filósofos o no todos podemos ser filósofos?

 

MAB: Ahora, imposible salirse de la pregunta que va con esa que es ¿para cada uno qué es la filosofía? Porque para muchos puede ser el que leyó muchos libros de filosofía, ese es un filósofo

LM: Exactamente

 

MAB: El que habla mucho de Platón, ese es un  filósofo, pero uno nuevo, uno que ande hoy, ¿por qué le decís filósofo? Puede ir junto a la pregunta, me parece

LM: Exactamente.
Bueno, nosotros hace un tiempo te acordás que venimos a presentar un libro con Arturo Garcé que se llama “Filosofía, educación y sociedad”, y en ese libro yo evoco una experiencia familiar, que tiene que ver con esto que tú decías de la filosofía que anda por ahí, de la filosofía de cada uno.
Yo te voy a pedir si lo podés leer, porque es una anécdota…

 

MAB: Que es a propósito de la filosofía popular, dice, “Pero volvamos a aquella noche triste. Mi tía me contó, el día que nació tu hermano, tu papá fue a comunicarle la noticia a su padre. -Papá, eres abuelo, nació mi hijo.
-Él que llega y yo que me voy, respondió mi abuelo ya enfermo.
Quedé impactado con esa respuesta, me pareció una síntesis existencial, un resumen formidable de la condición humana. Ese hombre, que se sabía muriendo, quiso hacer un señalamiento acerca de la finitud de la vida, de lo efímero de la existencia. Yo me voy, me muero y él viene, nace.
Nacer y morir, los límites de la existencia que no podemos traspasar. Dentro de esos límites debemos hallar el sentido o los sentidos posibles del existir. Esa visión profunda de la vida, esa conciencia infeliz, esa dolorosa condición humana, es la fuente, el origen del filosofar. Hacemos filosofía porque sabemos que vamos a morir. La filosofía existe porque los hombres mueren, dice José Pablo Feinmann, el gran filósofo argentino. Y agrega, la filosofía es un compromiso con el dolor, parte de un hecho fundante y terrible, somos finitos, morimos, somos en efecto, seres para la muerte”.
Esto pesa…

LM: Fue algo muy impactante para mí enterarme de esta respuesta frente a la noticia de un nacimiento, porque eran los dos extremos de la vida. Y cómo un hombre puede, en determinado momento, tener esa intuición y dar una respuesta tan inteligente, “él que llega, y yo que me voy”

 

MAB: Que no es una respuesta quebrada, no es una respuesta de tristeza

HS: Es una constatación.
A mí me hace acordar, muy breve, lo que pasó cuando, siempre pienso, cuando nació mi hija en una mutualista, que fui yo con toda la felicidad de padre reciente con mi hermano a anotarla a un mostrador y al lado había una pareja de hermanos llorando porque acababa de morir su padre. Estábamos así pegados, yo feliz anotando a mi hija y al lado los dos hermanos deshechos porque acababa de morir su padre, mayor también, pero los dos juntos en un mismo mostrador

LM: Qué increíble, mira tú cómo estas cosas nos tocan tan de cerca.
Existe una filosofía popular, indaguemos qué características tiene esa filosofía popular, detrás de esta respuesta de mi abuelo, detrás de esa reflexión que hiciste tú, pero a la flauta, uno que llega, yo que estoy contento porque alguien llega y estos que están tristes porque alguien se fue.
Bueno, detrás de esas reflexiones, de esos comentarios, existe un cierto tipo de filosofía. Ahora bien, todos tenemos actividades, desempeñamos actividades, pensamos a partir de lo que hacemos, y ya en ese primer sentido, en la medida que somos seres pensantes, en la medida que tenemos un cierto conocimiento, podemos incluirnos dentro de esta filosofía popular. Ahora bien, esta filosofía popular, se desenvuelve dentro de los límites de lo que se llama el sentido común, mi abuelo, el hombre de la calle, el taxista que a veces nos hace alguna, nos puede hacer un comentario, nos deja a veces pensando porque hay un cierto nivel de reflexión dentro de lo que se conoce como el sentido común. Yo me acuerdo que una vez venía en un taxi, en Navidad me había tomado un taxi en Nochebuena, entonces le dije al taxista, yo no le doy mucha bolilla a esto de las fiestas de la Navidad, le digo, porque una cuestión tan formal, tan forzada, y entonces el tipo me miró y me dice, ¿y si esta Navidad es la última Navidad? A la flauta, entonces yo que tenía hecho el IPA, que tenía 20 años de docencia, había hecho la Facultad de Psicología, me quedé callado, dije, tiene razón, o sea no es tan banal esto

 

MAB: ¿Eso es filosofía?

LM: Eso es filosofía, eso es filosofía popular.

 

MAB: Porque te cuestiona… ¿Por qué es filosofía?

LM: Porque hay, incluso en el hombre que se maneja con el sentido común, hay una cierta interrogación, una cierta capacidad de preguntarse cosas, ¿no? Incluso aquellos que tienen las convicciones más firmes, se hacen preguntas, ¿verdad? En determinadas circunstancias se cuestionan

 

HS: ¿Hacer filosofía es cuestionarse?

LM: Ese es el punto de partida, tener la posibilidad de cuestionarse. Nosotros nos desenvolvemos en la vida cotidiana dentro del sentido común, ¿verdad? Esa filosofía, la del hombre de la calle, es una filosofía que se basa en el sentido común, que se desenvuelve dentro de los límites del sentido común. Pero aún dentro del sentido común, nos podemos llegar a cuestionar, nos podemos llegar a hacer preguntas, ¿verdad? Yo me acuerdo de que cuando atentaron contra el Papa Juan Pablo II, cuando hablamos del Papa, un hombre que tenía convicciones, debe haber poca gente en la tierra que tenga convicciones más firmes que el Papa, y cuando le tiraron el tiro, el Papa dijo, ¿Por qué a mí? Y era el Papa, o sea se llegó a cuestionar, entonces los hombres, todos, nos podemos llegar a cuestionar aún dentro de los límites del sentido común, y lo que nos podemos plantear ahora, y la pregunta, ¿qué es esto del sentido común? ¿De qué hablamos cuando hablamos del sentido común?

 

MAB: Acá Gloria Pino dice, el menos común de los sentidos, que es por la pregunta de ¿qué es el sentido común? Bueno, a ver que alguno aventure más todavía que eso, ¿no? Y Adriana de Salinas dice, muy interesante el tema, felicitaciones por tener este espacio, pero no responde la pregunta, a ver Adriana, que se tire a responder la pregunta si somos todos filósofos o no.

LM: Exactamente, y decíamos, la filosofía común se desenvuelve dentro del sentido común, la filosofía popular se desenvuelve dentro del sentido común, entonces, ¿qué es el sentido común? Una vez yo estaba dando una clase en cuarto año de liceo y una alumna, estábamos hablando de Gorgias, que entre otras cosas dice que el mundo no existe, entonces me acuerdo una chica que me miró con los ojos grandes y me dice, pero profesor, ¿cómo va a decir eso? Es obvio que el mundo existe.
Bueno, fue la mejor definición que tuve del sentido común, el sentido común es lo obvio, lo que no se piensa, lo indudable, eso es el sentido común. Lo que nadie se cuestiona. Es el conocimiento espontáneo o intuitivo que tenemos de la realidad.
Si queremos una definición un poco más elaborada, puede identificarse con el conjunto de las verdades, de las creencias y de los valores predominantes en una sociedad en un momento histórico dado, eso es el sentido común, el conjunto de las verdades, las creencias y los valores predominantes en una sociedad en un momento histórico dado, lo que para nosotros hoy es sentido común, hace 50 años no lo era, voy a un ejemplo muy grande, los matrimonios de personas del mismo sexo, hace 50 años era una cuestión escandalosa, hoy es algo admitido dentro del sentido común, o sea, nadie en nuestra sociedad, nadie se escandaliza. Así como es de sentido común que las mujeres anden con el rostro descubierto, afortunadamente en nuestra sociedad, y se pongan la ropa que más les gusta, en la sociedad de Arabia Saudita, es de sentido común que la mujer ande con la cara tapada, con una túnica que no deja ver ninguna

 

MAB: Se les ven los ojos nada más

LM: Exactamente, eso es el sentido común de otra sociedad, y es lo admitido, lo que no se cuestiona, ¿verdad?
Ahora bien, el sentido común está condicionado socialmente y hay una cosa que dice (…), este filósofo que citábamos hoy, y es que el sentido común, primero no es despreciable dice él, pero el sentido común, dice él, está impregnado de ideología, está impregnado de ideología, entonces, a través de la ideología, lo que se busca es que los seres humanos reproduzcan el sistema social y económico vigente, o sea la función de la ideología no es que uno se rebele contra el sistema, sino que uno se adapte al sistema

 

MAB: Que no cuestiones

HS: La función de la ideología dominante

LM: Exactamente, la ideología dominante, en toda sociedad hay una ideología dominante. Y hay otra u otras que intentan disputarle esa hegemonía, pero cuando hablamos del sentido común, lo que está presente en el sentido común es la ideología dominante, que intenta a través de ese conjunto de verdades, de creencias, de valores, que intenta adaptarnos al orden social y económico vigente.

 

MAB: Hay un par de mensajes acá, dice, un saludo al doctor, ahora sos doctor, el sentido común es no apresurarse, no acusar a nadie y pensar las causas. Si nos apresuramos, podemos cometer errores, debemos analizar las causas de un hecho determinado cuidadosamente, y manda saludos, Nahir del Pinar. Y Miguel dice, nuestra capacidad de pensar es proporcional al intelecto de nosotros, y también manda saludos. Yo tengo para leer acá.

HS: Hay que recordar la pregunta que hacía Luis era si todos podemos llegar a ser filósofos, a ver si responden sobre eso, ¿qué piensan sobre?

LM: Me gustaría citar a una autora uruguaya, María Teresa Sirvent, que dice una cosa bien interesante sobre el sentido común, dice, el poder dominante, el poder dominante, ha conseguido transformar sus intereses en nuestro sentido común, este fenómeno no es nuevo, esto lo escribe en la revista Voces en noviembre de 2001. Lo que es nuevo, dice María Teresa Sirvent, lo que es nuevo es la masividad, hoy es un hecho social masivo, es mayoritario, es un fenómeno de masas, o sea, esto de transformar sus intereses en nuestro sentido común por parte del poder dominante, se ha convertido en un hecho de masas, ¿verdad? Entonces

 

MAB: O sea que tan inocente el sentido común no es

LM: No es, no lo es

 

MAB: No se confíen así nomás

LM: No se confíen
Entonces, la pregunta es, ¿cuál es la tarea de la filosofía con respecto al sentido común?
Decíamos, la filosofía popular se desenvuelve dentro de los límites del sentido común. Ahora bien, la filosofía que hacen los filósofos, ¿qué papel juega? ¿Qué papel debe jugar con respecto al sentido común? Y entonces aquí tenemos que ver justamente cuál es la función del filosofar, de ese filosofar propio de los filósofos profesionales.
En primer lugar, la filosofía académica, la filosofía de los filósofos consiste en un análisis crítico del sentido común. ¿Por qué un análisis crítico? Porque el sentido común no se forma espontáneamente, sino que se forma a través de un proceso social, a través de instituciones como son la familia, la escuela, las instituciones religiosas, deportivas, sociales, los medios de comunicación, que van instalando un sentido común, entonces, ¿qué es lo que debe hacer la filosofía en primer lugar? Lo que debe hacer la filosofía, debe ver cuáles son las determinaciones políticas, sociales, económicas que están detrás de ese sentido común, ver esas determinaciones es hacer un análisis crítico del sentido común

 

MAB: Eso es lo que la filosofía debe hacer

LM: Eso es lo que el filósofo debe hacer, el filósofo debe pelearse con el sentido común

 

MAB: Bueno, “A propósito de la filosofía popular, justamente observando el cielo estrellado junto con mi padre, pude desplegar mi curiosidad acerca del cosmos, una noche de verano hablamos de las estrellas y de los límites últimos de todo, hablamos del universo, fue mi primera incursión en la cosmología, una de las ramas de la metafísica especial, por su parte, mi abuela Lola me acercó sutilmente a Aristóteles, muy enojada con el primer viaje a la Luna, me dijo un día de que el año 1969, que se dejen de embromar con la luna, que no en broma mandando cohetes, tanto en broma que un día se va a caer. La abuela pensaba que la luna ocupaba un lugar fijo y que podía caerse si las naves espaciales la seguían agujereando. No pude menos que sonreír y muchos años después me di cuenta que su concepción del mundo coincidía con la del estagirita, la tierra ocupaba el centro y en el espacio exterior se ubicaba la luna y los demás astros. Es increíble cómo el pensamiento humano pasa por los mismos estadios a miles de años de distancia, desde la lejana Grecia al medio del campo en nuestro Lavalleja, donde vivió mi abuela su infancia y donde adquirió su concepción del universo. Los sentidos son las cadenas que aprisionan nuestro intelecto, nos alejan de la verdad y de la belleza. Lo que yo te conté del ómnibus te lo conté antes de ver este papel. Hace más de 20 años, yendo hacia Lavalleja en un ómnibus por Ruta 8, un hombre con su atuendo de trabajo, un gaucho hablando de esto, exactamente de esto, sería pariente”

LM: Bueno, ahí vemos cómo el sentido común muchas veces nos aprisiona al orden social y económico, muchas veces no, nos aprisiona al orden social y económico en el cual vivimos. Y también puede haber variaciones locales, de la gente del campo, de la ciudad, del interior.
Entonces, ¿qué debe hacer la filosofía?
Primero decíamos, un análisis crítico del sentido común, mostrando justamente cómo es un producto social, cómo está socialmente condicionado, eso en primer lugar, esa es la primera tarea. O sea, el filósofo debe pelearse con el sentido común, lo debe tirar abajo para poder instalar la duda, la duda radical.
La filosofía es un conocimiento radical. ¿Por qué? Porque va a la raíz del conocimiento intuitivo o espontáneo de la realidad, va a la raíz del sentido común, por eso es radical. Y el filósofo, para poder ser radical tiene que dudar, tiene que poner en duda todo.

 

MAB: Guillermo de España, dice, quiere decir que ¿el actual sentido común es reaccionario?

LM: Obviamente

 

MAB: Hay otro oyente que dice, sentido común para mí es ser coherente, coherencia implica pensar y actuar de acuerdo con lo que es real y está probado científicamente, esto lo dice Julián de Colonia.
Buenos días a los oyentes de La 36, este es de Las Piedras, a los oyentes de la 36, para mí hay o hacemos filosofía en todo momento de nuestra vida, porque elegir de qué lado estamos o cómo vivimos, lo que hacemos según la circunstancia que se nos presenta, la decisión que tomamos, es filosofía, saludos al profesor y al equipo de La Imprescindible.
Y ahora de Buenos Aires, Mayté dice, no creo que cualquiera pueda ser filósofo, y es mejor, porque lo que llamo filósofos baratos, le hacen mucho daño a la filosofía verdadera.

LM: Hay para todos los gustos

 

HS: Cuestionar, Luis, lo que debe hacer el, requiere, porque bueno, los filósofos escriben libros y libros, una detallada, un trabajo de diagnóstico, de descripción de la realidad, de análisis profundo de la realidad para tener el peso necesario para cuestionar.

LM: Bueno, si vamos a la historia, a la historia de nuestro pensamiento occidental, nosotros tenemos que decir, los primeros pensadores fueron científicos, los griegos, Tales, Anaximandro, Anaxímenes, Pitágoras, Heráclito, fueron científicos, porque trataron de explicar la naturaleza que les rodeaba.
Luego sobreviene la filosofía, cuando ese cuestionamiento se vuelve hacia el propio hombre. ¿A qué voy? A que la filosofía surge de la ciencia y por lo tanto, para poder hacer ese diagnóstico, uno no puede acudir a la intuición, al “a mí me aparece”, o a la inspiración, las bases de la reflexión filosófica están en el conocimiento científico, que tampoco se toma dogmáticamente. También la filosofía implica un análisis crítico del conocimiento científico. ¿Por qué? Porque a los científicos los financian, o los Estados o las corporaciones privadas.
¿Quién financia la investigación científica? Tampoco los científicos

 

HS: Están en una burbuja

LM: Claro, hay intereses económicos, intereses políticos o estratégicos vinculados a la investigación científica

 

HS: Por ejemplo, Marx se apoyó en la economía y en otras fuentes, pero partió de esas ciencias

LM: Obviamente no se puede hacer filosofía de espaldas a la ciencia, eso no quiere decir que la filosofía tome la ciencia como una realidad absoluta.
Entonces, la filosofía, no quiero dejar pasar porque hay un oyente que defendía el sentido común, y lo que dice (…) es, el sentido común no es despreciable, porque hay ahí un núcleo de racionalidad en el sentido común, en última instancia, está condicionado, está impregnado de ideología.
Eso no quiere decir que no haya una cierta racionalidad y no quiere decir que uno, aún dentro del sentido común, no se cuestione.
Ahora bien, la tarea rigurosa de la filosofía, es un análisis crítico del sentido común, saber cuáles son los condicionamientos que producen determinado sentido común, porque tienen una función adaptativa, en general.
¿Se puede hacer filosofía al margen de la ciencia? No, no se puede, la filosofía intenta hacer una reflexión sobre la realidad en su conjunto, la filosofía de los filósofos intenta hacer una reflexión sobre la realidad en su conjunto.
Ahora bien, se nutre de la ciencia, de los avances científicos, de las teorías científicas validadas hasta el momento, porque tampoco, vuelvo a reiterar, el filósofo es un intuitivo, sino que es alguien que debe estar informado suficientemente para poder avanzar un poco más en esa síntesis acerca de la realidad en su conjunto que intenta hacer la filosofía

 

MAB: Hay una oyente que se llama Rina, que dice, he estado muchas veces mirando el abismo, pero no he caído en él, trato de mantener el equilibrio y entender lo que me rodea, linda su charla, siempre los escucho

LM: Bueno, muchas gracias, y para ir cerrando…

 

HS: Si, un resumen te iba a pedir a la respuesta esa que de alguna manera la venís planteando, pero si todos podemos llegar a ser filósofos

LM: Sí, todos los hombres somos potencialmente filósofos, el ingreso a la filosofía como disciplina académica implica entonces, tener una actitud de análisis crítico del saber en general, tanto del que proviene del sentido común, como del saber científico

 

HS: Hay que estudiar para ser filósofo también, hay que estudiar

LM: Hay que estudiar ciencia, hay que estudiar filosofía, y hay que tener ese rigor en el análisis crítico del saber. Porque el saber no es una cosa espontánea, el saber se forma, y esa instalación del saber, está condicionada socialmente

 

MAB: Terminamos acá, gracias como siempre por ayudar a pensar y a cuestionar también

LM: Gracias a ustedes por la invitación.

 

HS: Hasta la próxima, Luis.

MAB: Luis Maseda, el profesor que nos acompañó en esta hora.