“SIN UN PROGRAMA ALTERNATIVO, LAS RESISTENCIAS SON BRAVAS, MUCHA GENTE MUERE, PERO EL RESULTADO ES POBRE”
El contacto telefónico con Plínio de Arruda Sampaio Jr., jueves 30 de julio de 2020.

Desde San Pablo, en su contacto semanal con CX36 el profesor y economista Plinio de Arruda Sampaio Jr. analizó la realidad del vecino país y las acusaciones de espionaje político a Bolsonaro.
Al respecto señaló que Bolsonaro quiso someter a la policía federal a sus objetivos políticos y esa fue la razón de la salida de Sergio Moro.
"Moro no salió por ser un republicano sino porque le tocaba al investigar a la gente".
A continuación transcribimos el informe semanal que usted podrá volver a escuchar aquí: https://archive.org/details/2020-07-30-plinio-de-arruda-sampaio-jr-brasil

 

 

María de los Ángeles Balparda: Estamos en contacto con Plínio de Arruda Sampaio Jr., desde Brasil, como todos los jueves, quien nos lleva con la información actual y con el análisis

Diego Martínez: Exactamente, lo recibimos con muchísimo gusto, como siempre, Plínio, buen día. ¿Qué tal, cómo estás?

Plínio de Arruda Sampaio Jr.: Aquí estamos, siempre un gusto hablar con Radio Centenario

 

DM: Decía Ángeles que era importante no sólo la información sino el análisis de lo que está ocurriendo en Brasil en estos momentos donde se suman además situaciones de acusaciones contra Bolsonaro vinculados a temas, en este caso ahora de espionaje, por lo menos lo último que leíamos hoy es que hay quien acusa de espionaje contra adversarios políticos a Bolsonaro.
No estamos dando por cierto que haya ocurrido esto pero sí que es posible que ocurra, en un gobierno como el de Bolsonaro, un hecho como este

PASJ: Mira, Diego, Bolsonaro ya manifestó la intención de (...) sobre la policía federal. La policía federal en Brasil tiene una autonomía activa y Bolsonaro quiere someterla a sus objetivos políticos.
Es la razón directa por la cual Sergio Moro sale del gobierno, no porque Sergio Moro sea un republicano que tenga gran aprecio por las libertades individuales, pero porque le tocaba a él, a Sergio Moro, investigar a la gente (...) ese era el poder que tenía Sergio Moro.
Entonces sí, es un hombre que trabaja siempre con secretos, con estrategias conspirativas y esto es bien posible. Para que tengan una idea, Bolsonaro hace un tiempo dijo, hablando de la importancia de espiar, ¿qué padre no escuchó por la pared lo que decían su hijo o su hija? Porque es mejor prevenir que curar, esta es la frase de Bolsonaro.
Porque después que la hija está embarazada, ahí ya no hay qué hacer. Después que el hijo quedó drogado, qué le vamos a hacer. O sea que hay que espiar sí, para prevenir. Esa es su frase, a lo mejor no totalmente literal porque la de él es todavía peor, pero más o menos eso

 

DM: Pero además comparando en este caso, por lo menos por el ejemplo que vos manejás, un embarazo con una situación de salud como es la adicción a las drogas. Después que la hija esté embarazada, ya no hay para solucionar, como si fuera un problema para el padre claramente.
Es desde esa mirada también muy vinculado a ese tipo de religiosidad, de ese modo

PASJ: Claro, es un machista, es un racista, esto ya está naturalizado en Bolsonaro. En un discurso público él dijo, yo tengo 4 hijos, los 3 primeros hombres, con la cuarta tuve una debilidad muy fuerte y salió hija. Él lo dice, es una frase de él, en portugués se dice "uma fraquedad", como que me hice débil ahí de repente y no salió hombre, salió mujer

 

DM: Le faltó decir que salió fallada...

PASJ: Eso, fallada

 

DM: Es tremendo.
Además estamos hablando de alguien que es presidente, porque que lo diga una persona cualquiera nos podría generar asombro, pero que lo diga el presidente de una de las repúblicas más importantes del mundo que tiene bajo su control las políticas para millones de brasileños, llama mucho la atención. Que se permita él mismo decir este tipo de barbaridades y aberraciones

PASJ: En realidad, Diego, el tema del homofobismo, el machismo, el racismo, la depredación de la naturaleza, ese es el discurso diario de Bolsonaro, él lo hace a propósito.
En fin, estamos en esta situación metidos

 

DM: Bien.
Ya la parte del Covid quedó atrás. No sé si en Brasil se analizó como un elemento importante el hecho de que haya estado 4 semanas manifestando él que tenía esa enfermedad, pero bueno, en su momento él había dicho que era algo solucionable en pocos días y demoró casi un mes en poder recuperarse. Pero ya es un tema pasado, digamos...

PASJ: Sí, este tema ya pasó. Nosotros estamos viviendo aquí en Brasil ya hace años y las conversas semanales que tenemos lo demuestran. Una situación muy anormal, ahora con 90 mil muertos, ayer batimos la marca oficial de 90 mil muertos, en realidad son muchos más.
Entonces, se naturaliza (...) una situación muy absurda que estamos aquí, y demuestra el poder muy fuerte que tienen los medios en hacer la opinión pública, donde se ve la importancia de radios de crítica, de contrapunto como es Radio Centenario. Porque de repente con 90 mil muertos la burguesía introduce la idea de que está todo normal. Aquí se dice "todo normal", o sea, lo normal son más de mil muertos por día ya hace creo que 4 o 6 semanas, no estoy seguro de esto.
Entonces, esta es una situación muy absurda que muestra el poder increíble de la burguesía de hacer la cabeza de los brasileños, de imponer una agenda y decir, bueno, ahora es esto

 

DM: Bien, Plínio, hay un tema que en los últimos días ha llegado algo de información, o mejor dicho, ha vuelto a tomar algo de importancia que es el tema de la tierra en Brasil, con lo que son los métodos de producción que son muy depredadores. Tú decías que es parte del discurso de Bolsonaro permanente esto de la no importancia, o por lo menos no prioridad en el cuidado del medio ambiente por sobre el rédito, por sobre el lucro que pueda generar la producción.
¿Qué se contrapone a esto? ¿Hay alguna organización política, social, algún colectivo, ya sea de pueblos originarios o de organizaciones de otro tipo, que estén hoy contraponiendo esto como un tema prioritario, en un país, Brasil, que tiene el don de tener dentro de su tierra uno de los conjuntos naturales más importantes que hay sobre el planeta, con esa selva amazónica cada vez más comprimida, cada vez más devastada? ¿Qué se dice con respecto a las políticas de tierra de Bolsonaro, las que venía llevando adelante ya el PT antes?

PASJ: Mira, la lucha por la tierra aquí en Brasil es una lucha muy antigua, y hay mucha lucha. Por ejemplo, ahora los indígenas pelean bravamente pero en situación muy adversa. Ahora con el Covid peor todavía porque la gente viene, agarra ropa contaminada, eso está ocurriendo aquí, y se infectan. La mayor tasa de infección que hay, por grupos de poblaciones, es entre los indígenas.
Esta es una política (...) Bolsonaro no le da importancia al medio ambiente. Bolsonaro tiene una política definida y muy científica de ocupación de la tierra, de la Amazonia y de genocidio del indio.
Entonces, hay peleas de los indios, hay peleas de los Sin Tierras, pero el problema es que no hay organización política que potencialice esta pelea. Entonces, la resistencia se da de una manera individual, regional, muy tópica, no hay un programa político para sustituir el programa neoliberal.
Y dentro del programa neoliberal, el frente de expansión del capitalismo brasileño pasa por el cerrado y por la Amazonia.
Esto involucra necesariamente la devastación de la forestación y del medio ambiente.
Entonces, sin un programa alternativo, las resistencias son bravas, mucha gente muere, pero el resultado es pobre

 

DM: Bien.
¿Plínio, qué pasa con el Movimiento Sin Tierra, sigue existiendo como tal, tiene la potencia que tuvo en su momento, está muy mimetizado con lo que fueron las políticas del PT y quedó un poco desacreditado? ¿Qué se puede decir del Movimiento Sin Tierra?
Que en su momento, a nivel internacional, a nivel de Latinoamérica fue una referencia

PASJ: Mira, el Movimiento Sin Tierra sufre más o menos la misma crisis que sufre el PT, y a lo mejor agravada. Agravada en el sentido que la ocupación de tierra es un objetivo central, no sólo del gobierno de Bolsonaro, esto ya venía con Temer y en realidad ya venía con Dilma, pero se va acelerando y profundizando.
Entonces, se abrazaron al PT, el PT se desmoralizó y quedan en una situación realmente muy difícil. está ahí, viven como organización, viven como movimiento porque la pelea en la tierra continúa y la gente está siendo asesinada y ellos continúan haciendo el enfrentamiento, pero ya no tienen capacidad de convocatoria, no tienen capacidad de movilización, están muy acorralados, también perseguidos por el gobierno, entonces, en realidad esto tiene que ser reconstruido

 

DM: Refundado

PASJ: Refundado.
Y Diego, en realidad, ¿atrás de esto qué hay? Los Sin Tierra hicieron una apuesta, el MST, la apuesta es, se puede hacer una reforma agraria por adentro de las instituciones, por adentro del orden del capitalismo dependiente y en reversión neocolonial.
Bueno, esta apuesta se reveló perdedora, ella fue derrotada en el terreno concreto, entonces los Sin Tierra no tienen programa, no saben qué hacer realmente, qué proponer, porque en realidad no hay posibilidad de una reforma agraria sin reforma de las políticas sociales sin una verdadera revolución.
Y si no es la agenda de la revolución, nosotros quedamos como un león sin dientes, no tenemos mucho, la gente mira y dice, bueno, es gente de buena voluntad pero esto no va a funcionar, vamos a ajustarnos a lo que es posible.
Entonces es una crisis de la organización, es una crisis de la teoría de la reforma agraria, es una crisis de la política brasileña de izquierda más general, que no es sólo brasileña, creo que es una crisis de la izquierda mundial, sin colocar en la agenda el socialismo, nosotros quedamos sin discurso

 

DM: ¿Y hoy quién está proponiendo? ¿Hay quienes proponen un cambio de tipo revolucionario, socialista, que mire las cosas por su globalidad y no solamente por temas puntuales? Porque también acá esa fragmentación de temas, unos se encargan del medio ambiente, otros se encargan de otro tema y eso va dispersando un poco también las fuerzas, uno tiene la sensación.
¿En Brasil hay quienes están pensando en eso? Suponemos que sí pero ¿de qué manera o cómo está a nivel organizativo ese pensamiento más general de la mirada política?

PASJ: Mira, Diego, esta es una pregunta que ya la hicimos varias veces porque es fundamental. Hay una izquierda que está en el momento fragmentada, muy débil y muy perseguida también por el sistema. Porque para que este sistema funcione, hay que naturalizarlo, hay que decir que no hay alternativas, es sólo esto.
Entonces, todo el que se propone contra el sistema recibe un cerco muy, muy violento. Ese es el problema de la izquierda revolucionaria. Entonces, sí hay pero está fragmentada, está acorralada, sufre mucho el desgaste del PT porque el PT se presentaba de izquierda. El desgaste del PT también viene más allá del PT.
Entonces, sí hay, pero siempre con mucha dificultad

 

DM: Plínio, como siempre, un gusto conversar contigo, tener tu análisis, tanto para los que escuchan aquí en Uruguay como para aquellos que siguen la columna a nivel internacional y que nos hacen saber también de la importancia que tiene este diálogo contigo todos los jueves

PASJ: Muchas gracias Diego, yo estoy a las órdenes para Radio Centenario en cualquier horario, porque el corresponsal aquí en Brasil está disponible a cualquier horario

 

DM: Muchísimas gracias Plínio

PASJ: Es un gusto siempre hablar con ustedes

 

DM: Sabemos que es así, un abrazo grande y  seguimos en contacto

PASJ: Seguro que sí, un abrazo a Ángeles, a todos los oyentes y para ti, Diego

 

MAB: Un abrazo, Plínio.