“HAY QUE SACAR LAS LECCIONES DE CÓMO SE UTILIZAN FUERZAS PARAMILITARES PARA DEFENDER LOS INTERESES DE LA OLIGARQUÍA Y DEL IMPERIALISMO”
La comunicación con Camille Chalmers, viernes 31 de julio de 2020.

 

Desde Puerto Príncipe el economista y dirigente de la izquierda revolucionaria haitiana, Camille Chalmers, nos actualiza la realidad de la nación caribeña ante la pandemia y el desarrollo de la violencia por parte de bandas criminales.
A continuación transcribimos el informe de Camille Chalmers que usted podrá volver a escuchar aquí: https://archive.org/details/2020-07-31-camille-chalmers-haiti

 

 

Hernán Salina: Estamos en contacto con el docente universitario, economista, militante de la izquierda revolucionaria haitiana Camille Chalmers que lo tenemos desde Puerto Príncipe. Camille, un gusto recibirte una vez más, bienvenido

Camille Chalmers: Muchas gracias por la invitación, un gran saludo a Radio Centenario, a todo el equipo y a todos los miembros del Comité de Solidaridad con Haití

 

HS: muy bien, estamos con Diego en el estudio aquí en el invierno uruguayo, Camille, queriendo conocer, actualizar la información de ese pueblo hermano empezando si te parece, por supuesto, cómo a esta altura está enfrentando y ha golpeado esta pandemia a nivel de Haití que hace un tiempo ya lo mencionamos pero queriendo actualizar cuál es el panorama cuando estamos terminando julio

CCh: Bueno, los primeros casos se manifestaron a finales de marzo, desde entonces y hasta fines de la semana pasada estuvimos confinados. Lo más significativo es que el gobierno trató de instrumentar la crisis del coronavirus para reconstruir su legitimidad y para organizar una feroz represión contra los movimientos de protesta y contra los movimientos sociales. Se utilizó el toque de queda, la (...) de movilizaciones, para un poco romper con el proceso de movilización creciente que hemos vivido durante los dos últimos años y que habían logrado un aislamiento político casi total del gobierno.
También utilizaron la crisis del coronavirus para captar recursos frescos y desde afuera que fueron muy mal utilizados porque por supuesto la crisis del coronavirus develó que el Estado haitiano no está invirtiendo en el sector de la salud, tenemos déficits muy importantes y el presupuesto de la salud pública es inferior al presupuesto del Parlamento.
Así que se utiliza la plata pública para crear clientela política pero no para realmente estructurar las capacidades de respuesta del país a las necesidades de salud pública, y aún menos a una crisis de esta amplitud.
Pero el gobierno trató también, anunciando una catástrofe de tal importancia, anunciando muchos muertos y todo eso, pero de hecho la crisis del coronavirus no ocasionó tantos daños a nivel de la población que supo utilizar mecanismos tradicionales, mecanismos de la medicina tradicional para enfrentar la pandemia.
Así que los resultados que tenemos hoy son un saldo bastante reducido cuando se compara con otros países, a pesar que tenemos uno de los saldos más importantes del Caribe en términos de número de afectados, después de República Dominicana y de Puerto Rico. Tenemos más de 6 mil afectados, casi 140 muertos, pero no se produjo la gran catástrofe anunciada por el gobierno.
Así que está ahora terminando el estado de emergencia y hace tres semanas ya está empezando el proceso de movilización, porque el coronavirus fue una especie de paréntesis en la crisis política, pero la gente sigue con las mismas reivindicaciones, e incluso la crisis empeoró. Desde el punto de vista económico tenemos un desplome total de la moneda nacional que ahora pasó de 40 a 120 gourdes por dólar. Así que una catástrofe para la población que tiene ingresos en gourdes, un desplome casi total del poder de compra de la población. Así que la pobreza está empeorando, se está masificando. El hambre, la desnutrición también está avanzando de manera dramática afectando casi a la mitad de la población.
Y desde el punto de vista político el gobierno trata de mantener el monopolio sobre el control de las instituciones con el apoyo de Naciones Unidas, la Binuh que reemplazó la Minustah, y con el apoyo del gobierno de Estados Unidos y la OEA.
La propuesta que tienen es cambiar la Constitución del 87 para eliminar las principales ganancias democráticas que el pueblo haitiano ha hecho desde el 86 y quieren también organizar elecciones totalmente controladas, sin ninguna legitimidad, que pueden asegurar la reproducción del poder actual y el mantenimiento del PHTK en el poder.
Por supuesto, la población está rechazando eso, en la última semana se produjo un evento muy importante. El Consejo Electoral, que es un poder independiente según la Constitución haitiana, renunció, todos renunciaron diciendo al presidente que no hay condiciones políticas, no hay un clima apropiado para organizar elecciones democráticas.
Así que Jovenel Moïse está en una situación de aislamiento político y de una imposibilidad de construir un espacio para las elecciones que tengan por lo menos una semblanza de democracia.
Así que estamos en una situación donde las fuerzas democráticas se están removilizando y aprovecharon también del momento de crisis para crear comités de solidaridad porque el pueblo manifestó muchísima solidaridad durante la crisis del Covid-19. Estamos conectando las redes de solidaridad construida durante la crisis para conectar eso con la lucha política para un cambio de sistema aquí en Haití

 

Diego Martínez: Bien, acá en nuestro país, te comento Camille, que se dieron también muestras de solidaridad a través de ollas populares, de organizaciones, de colectivos de distinto tipo donde la gente que estaba pasándola peor también iba hacia allí. Lo que tú nos dices es que en Haití hay una clara idea de eso ir reconvirtiéndolo en organización política, y bueno, que eso posicione de alguna manera al pueblo de cara al futuro

CCh: Sí, claro, porque por supuesto, como en todas partes, la crisis del Covid empeoró mucho las condiciones de vida del pueblo, tenemos aumento del desempleo, tenemos muchos cierres de pequeñas y medianas empresas. Y frente a esa situación realmente la única respuesta fue la solidaridad a nivel de base, la solidaridad de las comunidades, que realmente se organizaron de manera muy eficaz para enfrentar la crisis.
En ese sentido nosotros del Foro Patriótico, que nos creamos en agosto pasado para proponer una solución a la crisis política, se está organizando y acaba de sacar una propuesta que va en el mismo sentido de lo que estábamos defendiendo el año pasado para exigir una transición política, porque no podemos aceptar elecciones generales en las condiciones actuales donde el gobierno está construyendo una base de datos de identificación electoral que está totalmente falseada y que está bajo el control de PHTK.
Así que estamos exigiendo un período de transición que permita reorganizar al sistema electoral y hacer el proceso Petrocaribe para enjuiciar a los criminales que robaron la plata del pueblo y avanzar hacia una reconfiguración del juego político en Haití

 

DM: Bien, desde el punto de vista político, cómo viene trabajándose también las posibilidades de unificar a las fuerzas populares de cara a esos posibles escenarios electorales del futuro

CCh: Estamos avanzando hacia eso, ahora existen tres plataformas y en entre esas tres plataformas hay conversaciones, acercamiento que permite esperar un proceso de unificación.
Pero un fenómeno muy grave que se está desarrollando también en Haití es el alza de la inseguridad y de las pandillas que tienen más municiones, más armas, más impunidad y que tienen el apoyo del gobierno y de Estados Unidos, que es un instrumento para socavar a la movilización popular e impedir el juego democrático.
Así que es muy importante señalar eso como una nueva amenaza, incluso formaron una especie de federación de pandillas que llaman G9, que salió a la luz pública dando conferencias de prensa y todo eso, lo que muestra una nueva metodología utilizada por Estados Unidos para controlar a las masas, a los barrios populares e impedir todo tipo de emergencia de una fuerza popular

 

HS: ¿Esto generó la destitución del ministro de Justicia este mes, Camille, no?

CCh: Sí, realmente hubo mucha confusión en la gestión de esto por el ministro y por el gobierno, incluso el tipo que se presentó a la prensa para dar la conferencia de prensa anunciando la federación de las pandillas, que se llama Barbecue, es un tipo que tiene una orden de arresto, que la policía supuestamente lo está buscando.
Así que el ministro fue revocado prácticamente porque el gobierno y PHTK tienen conexiones muy claras con las pandillas

 

HS: Las pandillas hicieron incluso una protesta este mes, una demostración callejera hace algunas semanas por el centro de Puerto Príncipe exhibiendo armas y haciendo disparos al aire, leo algunas crónicas

CCh: Sí, sí, ese es un evento muy importante, porque a inicios de julio grupos de jóvenes organizaron una protesta frente al Ministerio de Justicia para exigir que se siga con las investigaciones sobre la corrupción de los dirigentes de PHTK, y esa movilización fue reprimida con mucha fuerza por la policía, con arrestos, bastones, gases lacrimógenos, etc., una fuerza totalmente desproporcionada. Al día siguiente las pandillas salieron a la calle, ocuparon varios barrios y durante prácticamente 4 horas no hubo ninguna intervención de la policía, lo que muestra claramente las opciones políticas del gobierno y que tenemos una dirección de la policía que se está coordinando con esas pandillas para atemorizar a la gente y crear un clima que favorezca el mantenimiento del poder del PHTK

 

HS: ¿Cuál es el objetivo de fondo de una demostración así, de que marchen juntas por la calle, mostrarse como un poder constituido, podemos decir, Camille?

CCh: Sí, incluso hay algunos de esos jefes de pandilla que tienen proyección política, que se presentan como futuros candidatos. Así que es una situación muy grave que hay que denunciar a nivel internacional, explicar lo que está pasando y todo eso para tratar de controlar el terreno político, porque tenían mucho miedo que al final del estado de emergencia hubiera un resurgimiento masivo de la movilización. Por eso armaron esas pandillas que se presentaron como una federación de 9 pandillas de barrios populares para realmente impedir que haya ese resurgimiento de la movilización

 

HS: Otro episodio marcado por la violencia también de lo que venimos hablando que vemos de hace pocos días, es un enfrentamiento entre policías y militares por reivindicaciones salariales de la policía que concluyó con muertos de ambos lados

CCh: Sí, bueno, hay una lucha muy fuerte dentro de la policía, gran parte de los policías trataron de montar un sindicato, ese sindicato fue reprimido de manera muy irregular para impedir que funcione, a pesar que la Constitución permite que la policía tenga un sindicato.
Así que se aprovecharon de eso para eliminar gran parte de la dirección de ese sindicato, trataron también de reconstruir al ejército que es totalmente controlado políticamente por PHTK y reúne a muchos de los antiguos criminales que estaban en las pandillas durante el golpe de Estado del 91. Así que también es un proceso muy grave.
Y llegó a la dirección de la policía un nuevo director que se llama Normil Rameau que ejecuta directamente las órdenes de Estados Unidos, las órdenes del presidente de la República en ese sentido

 

DM: Bien, Camille, como siempre para nosotros es un gusto poder conversar contigo, enterarnos un poco de la realidad de uno de los países más importantes para nosotros por lo que ha sido su historia de lucha siempre y siempre muy castigado por eso, por ser un pueblo de mucha lucha, le han puesto muchas veces muchas fuerzas militares extranjeras arriba.
Te mandamos un abrazo y obviamente que seguimos en contacto

CCh: Muchísimas gracias, otra vez hay que sacar las lecciones de cómo se utilizan fuerzas paramilitares para defender los intereses de la oligarquía y del imperialismo creando un proceso de privatización de la represión, que no es solamente en Haití, se manifiesta también en otros países

 

HS: Un abrazo Camille, hasta pronto, un abrazo a todos los compañeros por allá

CCh: Un fuerte abrazo, gracias.