“NO RECUPERO ESTO PARA PEGARLE UN PALO AL AVISPERO, LO HAGO PORQUE ES MI OBLIGACIÓN COMO LEGISLADOR”
Contacto con el senador Jorge Gandini (PN), 29 de julio de 2020

El senador Jorge Gandini del Partido Nacional solicitó que se levante el secreto sobre la investigación que una Comisión Investigadora parlamentaria realizó entre 1985 y 1987 para dilucidar quiénes fueron los responsables del secuestro y el crimen de los legisladores Zelmar Michelini y Héctor Gutiérrez Ruiz, cuyos cuerpos aparecieron ejecutados en Buenos Aires en 1976. Según explicó en contacto con Radio centenario la solicitud responde a una indagatoria que se desarrolla en Buenos Aires, para la que se le pidió colaboración, sobre el recientemente identificado centro de detención clandestino de la calle Bacacay de esa ciudad, donde podrían haber estado retenidos los dos legisladores. Transcribimos la nota que puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/gandini-ddhh

Diego Martínez: Estamos en contacto con el senador Jorge Gandini (partido Nacional), a quien le agradecemos mucho estos minutos.
Senador, buen día, ¿qué tal?

Jorge Gandini: Buenos días, un gusto estar con ustedes.

 

DM: En las últimas horas se conoció que estaba haciendo un pedido de levantar el secreto sobre una investigación parlamentaria que se hizo por los casos de los asesinatos de Héctor Gutiérrez Ruiz y de Zelmar Michelini. ¿Por qué se pide ese levantamiento? ¿Qué interés le despierta a usted también el realizar este pedido?

 JG: Le cuento, se me solicitó la colaboración desde una investigación que se lleva adelante para Argentina, donde hace no mucho tiempo se descubrió que la cercanía del centro clandestino de detención Orletti, -tan conocido, lamentablemente conocido- se descubrió un nuevo centro de detención clandestino en la calle Bacacay. Ese centro aparentemente tuvo, según algunos testimonios, detenidos a uruguayos, y había represores uruguayos ahí, según los mismos testimonios. Aparece el nombre de (el Dr. Manuel) Liberoff, y por la fecha en la que actuó, en la fecha en la que se cerró, es muy probable que hayan estado detenidos allí los uruguayos que resultaron asesinados, o aparecieron asesinados, el 20 de mayo de 1976, entre ellos, Zelmar Michelini y Gutiérrez Ruíz. 
Frente a esto, uno de los abogados que trabaja en estas causas, que lleva adelante la causa del matrimonio desaparecido Julien Grisonas -él uruguayo, ella argentina, cuyos hijos aparecieron luego, Anatol, me acuerdo el nombre de uno de ellos- ese abogado que está actuando en esa causa, que está ya a nivel de la Corte Interamericana que está haciendo un juicio contra la Argentina, etcétera, accedió a esa información y presentó un escrito ante el mismo Juez para actuar o para que se investiguen las causas o los asesinatos en ese centro de detención de Michelini y de Gutiérrez Ruíz.
Me pide entonces colaboración para obtener información, yo voy a la búsqueda de alguna de ellas, y por supuesto, quiero acceder a las actas, versiones, materiales que se produjeron en aquella Comisión Investigadora que trabajó en los primeros dos años de la democracia, ‘85, ‘86, hasta el ‘87, que actuó en el marco del más absoluto secreto, porque allí se recibieron no sólo testimonios materiales, testigos, personas que fueron a dar su testimonio, que fueron protegidas en sus declaraciones, incluso en su comparecencia; y me encuentro que esas versiones seguían bajo el marco del secreto.
Pero la ley que lo regula, establece que el secreto de las Comisiones Investigadoras dura hasta 25 años después de que las mismas culminaron. Y culminó en el ‘87, por lo tanto llevan 33 años y por lo tanto están en condiciones de hacerse públicas. Por eso pido por carta a la presidenta de la Asamblea General, a Beatriz Argimón, acceder a esas versiones que supongo están custodiadas en el ámbito parlamentario.

 

DM: No se hace automáticamente, digamos, una vez que se cumple período, no se ponen a disposición pública, sino que hay que hacer un pedido explícito.

JG: Podría haber sucedido, como también la podría haber pedido cualquiera, cosa que no sucedió. Yo pido el acceso, y Beatriz Argimón inmediatamente me convoca y me dice que inmediatamente lo va a procesar, a ubicar ahora dónde están, a disponerlo, y las actas están en poder de la Cámara de Diputados, porque fue donde se realizó la investigación. El presidente de la misma, Martín Lema, inmediatamente se dispone a seguir el trámite para desarchivar, porque bueno, allí hay materiales delicados que hay que custodiar, que son eventualmente materiales únicos. Y comienza un proceso que va a culminar en que estos días se me va a permitir el acceso. Aquellas cosas que puedan ser trasladadas, como una versión taquigráfica, podrán estar en mi poder; otras que pueden ser mucho más delicadas en tanto pueden ser piezas, fotos, etcétera, obviamente podré acceder a ellas, se me ha dicho, se me ha comunicado eso, más allá de que no podré contar con ellas, no me las voy a llevar, así que en estos días trataré de tener acceso a todo eso para hacérselo llegar, hacérselos conocer al abogado que sigue esa causa en la Argentina.
Yo hice conocer esto a la familia, debo recordar que yo soy integrante y fundador de una agrupación blanca, denominada ‘Héctor Gutiérrez Ruíz’, cuya presidenta es Matilde Rodríguez de Gutiérrez Ruíz, integran nuestra agrupación varios de sus descendientes, activos militantes, Santiago Gutiérrez nieto del Toba, todos ellos saben, Mateo Gutiérrez sabe, creo que la familia de Zelmar Michelini también está al tanto de la situación. Con la prudencia que estas cuestiones requieren, estamos todos al tanto de este proceso, y por supuesto podrán recibir lo que yo reciba, la familia lo va a tener.
Pero yo sentí la obligación entonces de poner a disposición de quienes estaban llevando la investigación sobre estos asesinatos aberrantes que ya tienen muchos años, pero cuyos autores no son del todo conocidos aún para que se continuará con la causa que se lleva adelante en Argentina al respecto.

 

DM: Senador, el hecho de que esa Investigadora haya sido tan cercana en el tiempo a cuando ocurrieron los hechos, ¿genera algún tipo de expectativa de encontrar algún elemento que permita avanzar en torno a la investigación de lo que ocurrió allí?

JG: Yo no lo sé. Hoy tenemos una cantidad de otra información que se ha ido conociendo, que no se conocía en aquel tiempo, que le puede dar contexto a los testimonios, y pruebas, y más que recopiló esa comisión, y puede ayudar a complementar o a comprender cosas que en aquel momento a lo mejor no se comprendían. Yo debo recordar a su vez que esa Comisión nunca concluyó, y no lo hizo por filtraciones, esa Comisión trabajaba en el marco del más absoluto secreto en un contexto complicado, recordemos que en esos años eran los primeros años a la democracia, había tensiones importantes; fue en el medio de ese plazo que se aprobó la Ley de Caducidad, hubo movilizaciones, hubo tensiones sociales, y en ese contexto la Comisión trabajaba. Era el primer abordaje que sobre este tema existía, y estas causas están fuera de la Ley de Caducidad, siempre lo estuvieron.
Por lo tanto yo no recupero esto para pegarle un palo al avispero a ver qué da, lo hago en el sentido de que es mi obligación como legislador, como integrante de esa agrupación, como amigo de la familia, como wilsonista, y en tanto un abogado uruguayo que trabaja en estas causas en Argentina, me lo solicita en confianza a mí, y por lo tanto lo aporto ahora, así como voy a acceder yo a estas informaciones, van a acceder otros, porque son públicas, en la medida que se puedan acceder a ellas. Yo calculo que las versiones taquigráficas lo serán rápidamente, pero me dicen que hay varios tomos de documentos acopiados, que no sé ni qué tamaño tienen, ni cómo están guardados, ni resguardados, pero que son de muy difícil reproducción, pero eso no quita que los investigadores, los periodistas, o alguien en particular pueda acceder a ella, pueda ingresar a algún lugar donde pueda tomar conocimiento, en la medida que son públicas, tendrán el destino que tengan que tener, cada uno le dará el destino que sea, la ley protege un tiempo y luego levanta el secreto y el secreto está levantado.

 

DM: Senador, usted dice, ‘yo no lo hago con el fin de alborotar el avispero’, pero quizás hay otras personas, instituciones, que quizás también requieran tener esa información con respecto a todos esos casos investigados en su momento.

JG: Todo el que quiera acceder a esa información va a poder hacerlo, así que si todavía hay cuestiones pendientes a nivel nacional para investigar desde el punto de vista judicial, periodístico, personal, histórico, allí estará a disposición. Creo que es un material interesante hasta para recomponer un pedazo de la historia.
Ya tiene mucho tiempo, hablaba con varios compañeros míos que me decía, yo nací después que sucedieron esos hechos, no tengo en mi memoria estos acontecimientos, es decir que para buena parte de la población es un capítulo cerrado, lo que no quiere decir que tengamos que hacer de cuenta que no existieron.
Allí están, por algo la Ley dice que aún las investigaciones secretas deben ser custodiadas absolutamente pero por 25 años, luego de lo cual la sociedad en su conjunto puede acceder a esa información. Y de eso se trata, y nada más que eso.

 

DM: Senador, Gandini, muchísimas gracias por estos minutos con Radio Centenario

JG: Con muchísimo gusto, a las órdenes.