“ESTA MASACRE DEL 30 DE JULIO DE 1975 CONFIRMA QUE DEFINITIVAMENTE NO HABÍA OPCIÓN PARA LA PARTICIPACIÓN POLÍTICA”
El contacto telefónico con Georgina Salinas, jueves 30 de julio de 2020.

 

Desde El Salvador, Georgina Salinas, periodista y militante estudiantil, en contacto con CX36, analizó la realidad de su país, en particular este 30 de julio donde se recuerda una fecha muy dura para el pueblo como fue la masacre de 1975.
Salinas señaló que este hecho se da en un contexto de dictaduras militares de la región.
“El Salvador atravesaba una dura época de dictaduras militares que habían iniciado en 1931 y llegaron a 1979, debido a ese germen de lucha que se consolidó en la masacre del 75. Ésta masacre es emblemática y constituye un hito en nuestra historia, dando inicio al cambio o consolidación de los diversos focos de lucha guerrillera”. Agregó que el hecho permitió “acelerar y consolidar la vía militar de lucha revolucionaria que desembocó en la constitución del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional”.
A continuación transcribimos el informe que usted podrá volver a escuchar aquí: https://archive.org/details/2020-07-30-georgina-salinas-salvadoren-a

 

 

 

Hernán Salina: Bueno, el gusto de hacer un contacto por primera vez con ese pequeño país de Centroamérica que le llaman "el pulgarcito de América Central" que es El Salvador.
En la capital, en la ciudad de San Salvador, tenemos el gusto de recibir desde Radio Centenario a Georgina Salinas que es periodista, fue militante estudiantil, para conocer de la actualidad salvadoreña pero también para recordar una fecha muy dura de la historia de ese pueblo en este 30 de julio.
Georgina, bienvenida a la 36 de Montevideo, Uruguay

Georgina Salinas: Gracias Hernán, un saludo también a Ángeles y a Diego que están ahí en el estudio...

 

Diego Martínez: Un gusto

GS: Y extiendo también mi saludo fraterno a la audiencia de Radio Centenario de Montevideo. Es para mí un honor participar en este espacio y poder compartir un poco de nuestra historia

 

HS: Bueno, por supuesto que para nosotros es una alegría cuando vamos sumando contactos, te comentaba ayer que tenemos compañeros en distintos países, no sólo de América Latina sino en distintos continentes, pero nunca habíamos hablado en directo con alguien desde El Salvador, con esta posibilidad. Hemos hablado muchas veces en la Radio de aspectos de la historia salvadoreña de lucha, pero bueno, ahora tenemos esta oportunidad.
Claro, tomamos justo una fecha, América Latina también tiene historia de masacres a nivel de estudiantes, de la lucha de los estudiantes, que les ha tocado enfrentar, las represiones. Y hoy, para comenzar este diálogo contigo, estamos recordando una fecha muy dura en ese sentido para el movimiento estudiantil y para el pueblo salvadoreño, Georgina

GS: Sí, exactamente Hernán, de hecho la masacre del 30 de julio de 1975 no está aislada de un contexto de dictaduras militares en la región latinoamericana, como tu bien mencionas.
En el caso de El Salvador esta masacre se desarrolla en un contexto donde El Salvador atravesaba una oscura época de dictaduras militares que habían iniciado desde 1931 y llegaron hasta 1979 debido precisamente a ese germen de lucha que consideramos se consolidó a partir de la masacre del 30 de julio del 75.
Pienso que esta masacre es emblemática y constituye un hito en nuestra historia. Pese a que tuvimos muchísimas masacres, ésta en particular nos llama la atención en la historia porque es la masacre que dio paso al cambio, o a la consolidación más bien, porque ya se venían gestando en El Salvador diversos focos de lucha guerrillera que se venía planificando, articulando, preparando en vista precisamente de ese contexto de dictadura.
Y bueno, fue el hecho que permitió acelerar y consolidar la vía militar de lucha revolucionaria en El Salvador, que al final desembocó en la constitución del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), de hecho se considera que esta masacre es el principal aporte a la unidad de las diferentes fuerzas revolucionarias que en ese momento participaban en la vida política y reivindicativa de los derechos humanos de la población salvadoreña.
Entonces, recordar este día, esta fecha, este acontecimiento, automáticamente nos permite revisar la fecha desde una perspectiva en donde recordamos con mucho dolor las muertes de los estudiantes que cayeron, fue una emboscada. Se trataba de una marcha pacífica donde el estudiantado de la Universidad de El Salvador estaba pronunciándose por dos hechos principales. Aunque estos no están aislados, como decía, de todo ese contexto de represión que vivía el país, pero habían sucedido dos eventos que dieron paso a esta marcha.
El primero fue que la Universidad justo estaba saliendo de una intervención militar que fue ordenada por el entonces coronel Arturo Armando Molina, la Universidad estuvo intervenida desde 1972 hasta 1973, unos 3 meses más de un año. Y esto implicó un gran golpe, la autonomía universitaria ha sido sagrada en la historia de la Universidad de El Salvador. De hecho fue el 19 de julio de 1972 que se interviene el campus universitario, con el objetivo claro de desmovilizar, bueno, también hubo destrucción del equipo de laboratorio, de mobiliario. La misma infraestructura de la Universidad también tuvo impacto aparte del objetivo político de desarticular las organizaciones estudiantiles que ciertamente estaban vinculadas a los diferentes partidos políticos militares que se estaban ya gestando en ese momento y que desembocaron en el FMLN.
Pero bueno, la marcha pretendía reivindicar la autonomía universitaria, y también esta marcha fue un gesto de denuncia de una reciente represión en Santa Ana, ya que después la Universidad de El Salvador, que es la única Universidad pública en el país, ha estado constituida por recintos universitarios regionales.
Pues resulta que en Santa Ana, que es la zona occidental del país, ya los estudiantes tenían por tradición desarrollar un desfile bufo que se realizaba cada 26 de julio en la ciudad de Santa Ana en ocasión del inicio de las fiestas patronales de esa localidad.
Este desfile bufo fue reprimido, aparte que también se había intervenido ese recinto universitario un día antes con el fin de evitar el desfile, sin embargo se realizó, hubo detenidos y represión.
Una semana después, los estudiantes del recinto universitario central, salen a la calle. En este momento, cuentan los sobrevivientes, que no había todavía la defensa armada de las masas, los estudiantes se movilizaron con palos, con piedras. Y sí, también lograron llevar algunos explosivos artesanales, pero definitivamente no se esperaba, aunque sabían que iba a haber represión, no se esperaba que se fuera a abrir fuego contra esa marcha pacífica.
Fueron emboscados, esa emboscada se realizó en un escenario de infraestructura en el que había muchos metros sobre un paso de nivel y muchos de ellos saltaron sin ningún control, más que nada pensando en la autodefensa y la protección.
Y bueno, los testimonios en realidad son desgarradores, se describe un ambiente asfixiante, posterior a la masacre, abrieron fuego, como te digo, habían tanquetas, se observó cómo recogían los cuerpos, los depositaban en camiones y luego vehículos de bomberos fueron a lavar y eso quedó como que nada había pasado

 

HS: ¿Esto fue cuando recién comenzaba el movimiento guerrillero, que después fuera el Farabundo Martí, o todavía no había comenzado?

GS: A ver, habían organizaciones de masa, de hecho la masacre del 30 de julio 1975 gestó el primer instrumento de unidad popular de la época que se llamó Comité de Solidaridad del 30 de Julio, una cosa así, déjame encontrar la sigla exacta. Pero fue el primer ejercicio de unidad popular, después se constituyeron otras instancias como la Coordinadora Revolucionaria de Masas y finalmente el FMLN.
Pero sí, era un momento donde las organizaciones populares y los partidos a los cuales estaban adheridos estos refuerzos de masas, refuerzos abiertos, estaban justamente en ese proceso en donde ya, mira, aquí las elecciones no eran libres. Justo este coronel Arturo Armando Molina llegó a la Presidencia de El Salvador por un fraude, no había elecciones libres.
Y ya los movimientos populares estaban experimentando torturas, persecución, represión, habían sucedido dos masacres para este entonces, una masacre conocida como La Cayetana y otra masacre conocida como la masacre Tres Calles, ya habían acontecido en este momento.
Entonces, la historia lo dice de esa manera, que sí ya habían esfuerzos, de hecho la primera organización guerrillera en El Salvador se constituye en 1970, estamos hablando 5 años antes de este acontecimiento. Entonces, sí ha estado en un proceso de desarrollo, de acumulación, de organización, seguramente ya estaban discutiendo la vía armada, pero esta masacre del 30 de julio de 1975 confirma que definitivamente no había opción para la participación política.
Y teníamos, como pueblo, que recurrir a una vía de ese tipo para poder avanzar. En ese momento la demanda principal era un país democrático, entre toda la crisis económica, la desigualdad que se vivía, se demandaba la democracia ante tanta dictadura

 

DM: ¿Georgina, qué mirada hay hoy desde la sociedad salvadoreña de lo que fue ese hecho? ¿Es un hecho que quedó impune, es un hecho que la sociedad lo condena? En general me refiero, obviamente que debe haber voces en diferentes sentidos.
¿Pero hoy por hoy qué mirada se tiene sobre esa fecha del 30 de julio del 75?

GS: Mira, la comunidad universitaria se ha mantenido fiel a recuperar esta parte de nuestra memoria. Y se ha asumido incluso de manera institucional, eso lo admiro mucho de la Universidad de El Salvador, no es una demanda únicamente de las organizaciones estudiantiles sino también, dentro del presupuesto de la Universidad de El Salvador, hay un componente para poder recordar esta masacre. A través de una vigilia cada año se realiza una marcha hacia el lugar donde se realizó la masacre, se trata de reconstruir de alguna manera lo que en aquel momento aconteció en esa calle que ahora se llama Avenida Mártires del 30 de Julio, a partir del 2008.
La comunidad universitaria, a través de las organizaciones estudiantiles (....) la memoria, pero además debo mencionarte que las autoridades de la Universidad en el año 2016 solicitaron al Instituto de Acceso a la Información Pública un informe detallado para poder deducir responsabilidades.
Porque aunque se sabe que los dos responsables directos de esa masacre fueron el coronel Arturo Armando Molina y su ministro de Defensa Carlos Humberto Romero, en ningún momento se procesó a ninguno de ellos, esto quedó en la impunidad.
Entonces, hoy en 2016 se solicita un informe detallado de los responsables, lamentablemente esto no se pudo desarrollar, uno de los organismos de la Corte Suprema de Justicia falló en el sentido de que se prohibía revisar los archivos militares, dado que la Universidad estaba solicitando hacer una revisión directamente en vista que ante una primera solicitud se respondió negativamente.
Entonces, la Universidad apeló a través de un recurso jurídico para poder acceder directamente a los archivos y eso fue negado.
Entonces la justicia de este crimen todavía es una deuda para este país, seguimos en ese camino, son procesos que incluso años después todavía se mantienen en la memoria, se mantienen vivos los acontecimientos

 

HS: Bien.
En estos momentos que nos quedan queríamos también, por lo menos aprovechar a tener un primer vistazo, a cuenta de futuros contactos, ya que Diego te llevaba a la valoración desde el presente, de cómo podrías resumirnos la actualidad salvadoreña. Es ineludible mencionar cómo viven ustedes la presencia del coronavirus. Hace algunas semanas circuló un video con el presidente de El Salvador haciendo algunas declaraciones fuertes ahí ante su gabinete o ante otras autoridades de gobierno, marcando algunas medidas que caían simpáticas, por lo menos viendo de afuera, suspensión de tarifas, hablando contra la corrupción. ¿Cómo lo resumirías vos?

GS: Mira, Hernán, es sumamente simbólico hablar del 30 de julio, un 30 de julio del 2020, porque precisamente El Salvador está en manos de un gobierno que ha tenido muchos matices de dictadura. Nosotros nos alertamos, por ejemplo, cuando el 9 de febrero de este año el presidente Nayib Bukele irrumpió en la Asamblea Legislativa acompañado de militares armados, y simulando que estaba presionando a la Asamblea Legislativa para que sesionara y resolviera a favor de sus solicitudes.
Este acontecimiento para nosotros fue una ruptura grave a todo este proceso democrático que tanto nos ha costado.
Y para comentarte puntualmente, definitivamente que es interesante el populismo en estos tiempos de (...) Bueno, él se considera el promotor de una nueva política que conceptualmente implica negar que en el país existen izquierdas, derechas, clases, intereses. Y con ese discurso populista, donde efectivamente tú mencionas que una de las manifestaciones de un gobierno populista es que implementa medidas que podrían alegrar a la población en general, ya ves que los pueblos históricamente tenemos muchas necesidades. Y que venga un presidente y diga, bueno, les voy a dar 300 dólares para que puedan adaptarse al impacto económico de esta pandemia, vamos a eliminar tarifas, fueron medidas atinadas, sin embargo, dentro de todo el problema de la pandemia, estas medidas atinadas ocultan hechos que son graves respecto a la transparencia y la corrupción en el manejo de la pandemia.
Ha habido un nivel de endeudamiento histórico en El Salvador, que nos va a traer una crisis económica porque El Salvador está comprometido con un programa de ajustes estructurales próximo año.
Y en estos ajustes estructurales por el Fondo Monetario Internacional (FMI) los afectados siempre son los niveles más vulnerables a través de los impuestos regresivos.
Entonces sí, la noticia alegra, la gente celebra los 300 dólares, celebra que no iba a pagar energía eléctrica ni ningún otro recibo durante 3 meses, aunque eso no significa que se anule el compromiso, se debe pagar el total de la factura sólo que con algunas flexibilidades.
Entonces, es importante estar alerta pienso, al revisar el caso del 30 de julio y al revisar el contexto histórico en el que país se encuentra en la actualidad, creo que es importante tener en cuenta que debemos cuidar la democracia (...) y tenemos que estar alerta a que nuestros gobiernos se deban a los intereses populares y que también respeten la participación. Porque hemos visto también muchos indicadores de mucha coacción ideológica, política y violaciones fuertes a la libertad de expresión a partir de ese gobierno. Eso es muy delicado para la democracia

 

HS: Sin duda.
Bueno, Georgina, te agradecemos la capacidad de resumen en un primer encuentro para que nos hables de ese país que hemos aprendido a querer por su historia de lucha, por sus hombres como Roque Dalton que ayer te lo mencionaba, ni qué hablar.
Y bueno, lo que te decía al principio, contentos de poder tener esta oportunidad de acercarnos a la realidad de otro país hermano, a cuenta de futuros contactos, te agradecemos, tú estás en la capital, en San Salvador, son 3 horas menos que acá

GS: Exactamente, Hernán, estoy en San Salvador, aquí faltan 2 minutos para las 9

 

HS: Correcto, aquí estamos llegando al mediodía.
Te mandamos un abrazo desde Montevideo, agradeciendo a Marco también, nuestro compañero panameño que permitió este contacto y seguramente esté escuchando la nota. Un abrazo y quedamos en contacto para poder difundir desde acá también la lucha y la realidad de El Salvador

GS: Bueno, Hernán, muchas gracias, claro que quedamos en contacto. Un saludo también a Ángeles, a Diego y a la audiencia de Radio Centenario

 

María de los Ángeles Balparda: Un abrazo

GS: Un abrazo fraterno

 

DM. Un gusto

MAB: Hasta la próxima.