“LA CRISIS FISCAL ES MONUMENTAL, EL PROBLEMA CENTRAL DE LA CRISIS ES LA DEUDA PÚBLICA Y LA RECESIÓN BRUTAL”
El contacto con Plínio de Arruda Sampaio Jr., jueves 7 de agosto de 2020.

Desde San Pablo, en su contacto semanal con CX36, el profesor, economista y corresponsal Plínio de Arruda Sampaio Jr. analizó la realidad que se vive en el vecino país con respecto a la justicia.
“La justicia brasileña parece de una manera muy formal, pero está extremadamente politizada, lo que está pasando con Lula hace parte de una operación general de la burguesía brasileña”.
Plinio agregó que hay un intento de estabilizar el orden, “de buscar alguna estabilidad en la crisis monumental y esto pasa por un acuerdo que va de Bolsonaro a Lula y es parte del acuerdo para que los políticos queden tranquilos”.
A continuación transcribimos el informe que usted podrá volver a escuchar aquí: https://archive.org/details/2020-08-06-plinio-arruda-sampayo-brasil_202008

 

 

Diego Martínez: Como hace varias semanas lo tenemos, además de vía audio, de poder escucharlo, lo podemos ver, nosotros tenemos el privilegio de poder conversar con él y a la vez ver a Plínio de Arruda Sampaio Jr., a quien le mandamos un abrazo obviamente.
Plínio, bienvenido, buen día

Plínio de Arruda Sampaio Jr.: Buen día Diego, un gran gusto hablar con Radio Centenario, y pudiendo ver las caras de la gente, todavía mejor

 

DM: Sí, le contamos a la audiencia, a aquella que nos está escuchando solamente por audio, que estuvimos recién mostrándonos a los compañeros que estaban acá en el estudio también con Plínio.
Plínio, un Brasil que sigue con un estado medio tranquilo en el sentido de que no ha habido grandes cambios desde el punto de vista de lo que venía siendo en torno a la pandemia, pero con una situación a nivel judicial para Lula que ha tenido algún matiz en lo que venía siendo, favorable a Lula digamos, por lo menos así es cómo se está manejando, con la posibilidad de que alguna de las causas que lo involucraban, puedan estar cayendo ¿no?
Repito, esto es de la información que viene hasta acá hasta Uruguay diciendo que alguna de las causas emprendidas por el juez Moro, el Tribunal lo catalogó de haber tenido cierta tendencia por parte de Moro para tratar de encarcelar a Lula

PASJ: Sin duda alguna Diego.
Para que el público uruguayo entienda la situación aquí de la Justicia brasileña, es fundamental que entienda el cuadro político. La Justicia brasileña parece de una manera muy formal pero en realidad está extremadamente politizada. Entonces, lo que está pasando con Lula hace parte de una operación general de la burguesía brasileña, hay un intento de estabilizar el orden, de buscar alguna estabilidad en la crisis monumental

 

DM: Darle garantías a todos

PASJ: Eso, y esto pasa por un acuerdo que va de Bolsonaro a Lula y es parte del acuerdo para que los políticos queden tranquilos, para poner un punto final en la operación caza ladrón. Que nunca fue una operación caza ladrón, siempre fue una operación caza a la democracia, lo que lograron, entonces ya lograron lo que querían.
Entonces, esto es lo que explica la política en la superestructura brasileña.
En el caso específico de Lula el problema central es que el juez Moro atropelló todo los procedimientos judiciales que dan derecho a la defensa. Entonces, él condujo el proceso de manera política, el último episodio fue que Palocci, que fue ministro de Economía muy poderoso de Lula, que él mismo ya admitió que es un ladrón.
Entonces, él hace una delación, que fue una delación muy politizada por Moro justo ahí cuando estaba llegando la elección de Bolsonaro, y ahí el Supremo Tribunal dijo, no, esto ahora no vale.
Pero es el mismo Supremo que dijo dos años atrás que valía, entonces esto depende mucho del movimiento de la política brasileña, la justicia aquí es una justicia que tiene un grado de autonomía en relación a los intereses burgueses inmediatos muy, muy reducido

 

DM: Lo que estaría también para pensar nosotros todos, sobre todo los que estamos lejos de Brasil, que no hay una decisión de la justicia buena y una decisión de la justicia mala en el sentido de que se cuestiona a la justicia cuando se persigue a uno que es cercano a mí y se aplaude a la justicia cuando se favorece a un aliado mío, o a alguien que piensa más o menos como yo.
Digo, pensar todo, capaz que esto que tú decís de que hay una justicia muy politizada, muy que va con el termómetro midiendo la temperatura del clima político, también nos ayuda a comprender por qué estos movimientos, estas idas y vueltas

PASJ: Sin duda alguna, el problema concreto es que no hay justicia en Brasil, la justicia es una justicia de clase. Y la corrupción es sistémica a la política brasileña.
Entonces, sería imposible que la justicia resolviera el problema de la corrupción, sería más o menos como un tipo que cayó en el pantano y para salirse se tira del pelo. O sea, no va a salir del pantano, allí se va quedar, y eso es lo que queda muy claro.
Esto no quiere decir, que es importante que quede claro, que no haya corrupción en Brasil, al contrario, es imposible estar en la primera división de la política brasileña sin una relación absolutamente promiscua con el gran capital internacional y nacional.
Entonces, la corrupción es sistémica de esta democracia que tenemos aquí, pero nunca fue el interés de la burguesía acabar con la corrupción porque sería un suicidio a la propia burguesía.
El interés era utilizar esta bandera, que es una bandera que tiene mucha repercusión en el pueblo y con mucha justicia, para hacer política.
Entonces, el Supremo es un partido político. Por decir así, los partidos políticos están representados en el Supremo y actúan como partidos políticos

 

DM: Bien.
Recuerdo que hemos hablado contigo de este pacto entre la clase política para dejar todo el foja cero, ya en la época de Temer, mucho antes de que asumiera Bolsonaro, se hablaba de este acuerdo para dejar todo tranquilo, sacar cualquier situación inconveniente para los políticos y para los empresarios, obviamente, que permita como barajar y dar de nuevo, digamos

PASJ: Sin duda Diego.
El problema es que la crisis política brasileña es profunda, es una crisis institucional y que todavía no hay una solución para ella, porque desmoralizaron la democracia que fue fundada con la Constitución del 88, pero no pusieron nada en el lugar, y ahora quieren estabilizar el orden en el medio de la tormenta.
Para esto tienen que de cierta manera rehabilitar al PT, esto me recuerda al maoísmo chino, cuando se rehabilitaron los disidentes, no sé si se acuerdan que Deng Xiaoping fue puesto en marginalidad, después hubo que rehabilitarlo. Ahora hay que rehabilitar al PT porque para hacer que el orden funcione más o menos tiene que haber la izquierda del orden que es el PT y es necesario recrear liderazgos de la derecha del orden.
Entonces, esto todo es muy precario y en breve estaremos hablando aquí otra vez de la crisis monumental de la política brasileña porque la verdad es que todavía no hay una solución, la Constitución del 88 vive como paquete para afuera, pero el contenido de esta Constitución que tenía aspectos democráticos y aspectos de estado de bienestar social fueron completamente vilipendiados, fueron destrozados.
Entonces, es un problema que va a continuar

 

DM: Bien, yo sé que tiene que ver con lo mismo que venimos hablando desde hace ya varios minutos pero esta situación de Bolsonaro con el espionaje, este pedido de la justicia de que explique algunas de las conexiones que tiene Bolsonaro, ¿qué profundidad puede llegar a tener? ¿Como una especie de chantaje de que te libero de una pero liberame de otra? ¿Cuanto más grande sea la carga sobre una de las partes de la política tiene que haber su contrapeso en la otra?

PASJ: Diego, la política brasileña es un juego muy sucio, la estabilidad depende ahora de contener a Bolsonaro, y la manera de contener a Bolsonaro es mantenerlo permanentemente sujeto a un proceso de impeachment, entonces hay que mantenerlo siempre en la defensiva y esto es lo que está pasando ahora. Si se investiga esto a fondo Bolsonaro tiene que caer, pero no es el objetivo que Bolsonaro caiga, el objetivo es que se mantenga ahí como una amenaza permanente a la clase obrera, a la democracia, pero que se mantenga contenido.
Entonces, esta es la operación, que como ven, es una operación muy, muy compleja, porque son varias variables y todas muy inestables

 

DM: ¿Desde el punto de vista político, hay algún otro elemento que te parezca importante que haya sucedido en estas últimas semanas, desde el punto de vista de las movilizaciones? Habían aparecido hace capaz que un mes estas organizaciones sociales vinculadas a los equipos de fútbol, en las manifestaciones, que nos sorprendieron porque tenían un carácter político bastante más allá de lo que estamos acostumbrados. ¿En qué está todo eso, todas esas manifestaciones casi espontáneas o populares más de la base, siguió creciendo o se mantuvo estable?

PASJ: Mira, es una buena pregunta Diego, estas manifestaciones fueron espontáneas, fueron reforzadas por los partidos de ultraizquierda, tuvieron un papel muy importante en contener en la calle a Bolsonaro y esto fue lo que le dio a la burguesía el punto de apoyo popular para iniciar la operación con contención de Bolsonaro.
Pero una vez contenido, los partidos de la izquierda del orden, el PT y todos sus satélites que incluyen parte importante del PSOL, desmovilizan a la gente, porque lo que pasa es que aquí es una operación delicada, hay que frenar a Bolsonaro pero no derrumbarlo. Entonces, si la movilización va muy lejos, ya pasa del punto que interesa al orden, y ese es el papel del PT, es calibrar este elemento

 

DM: La dosis junta entre veneno y antídoto digamos

PASJ: Exacto.
Lo mismo pasa con la huelga de los aplicativos que fue muy fuerte aquí, los trabajadores precarizados que trabajan con delivery. Fue una huelga importante, fuerte pero rápidamente actúa el PT, actúa el PCdoB para mantener la cosa frenada.
Las próximas peleas que tendremos aquí en Brasil serán de la educación, del sector educación, profesores, trabajadores de la educación y padres de familia porque ahora el gobierno dice que es una nueva normalidad, hay que volver a trabajar.
El problema es que la pandemia aquí en Brasil sigue a todo vapor, esta semana vamos a completar 100 mil muertes oficiales, la realidad es que más o menos, un número suelto pero que no va a estar muy errado, más o menos unos 150 o 160 mil muertes ya tenemos, pero quieren forzar una normalidad.
Esto es importante, para que los trabajadores puedan trabajar, los hijos tienen que tener escuela, entonces quieren forzar esto y esto va a provocar huelgas fuertes. Los sindicatos de los profesores son sindicatos que tienen capacidad de movilización expresiva, yo creo que esto va a ser el mes de agosto, mes de mucha pelea, el problema siempre es el mismo, los sindicatos controlados por la izquierda del orden harán el trabajo de no permitir que esto vaya más allá de lo que desestabiliza al orden, porque el PT apuesta todo en las elecciones del 2020 y después del 2022

 

María de los Ángeles Balparda: Plínio, siempre te preguntamos por la economía en Brasil, hay 3 temas que relacionamos hoy o que destacan de la economía, uno es el desempleo que oficialmente dicen ya llegó al 13,3% que es lo más alto en 3 años. Lo que está sucediendo con la propuesta, la primera parte de la propuesta del ministro Guedes llega al Congreso para que se apruebe una reforma del sistema tributario de Brasil. Y por último, el tema que tiene que ver con la política monetaria que dicen que el Comité de Política Monetaria del Banco central decidió por unanimidad recortar los tipos de interés en 25 puntos básicos, hasta el 2%. Es el noveno recorte consecutivo que se hace y esto -dice- provocado por la mayor retracción económica global desde la gran depresión.
¿Dicen algo esos 3 temas juntos?

PASJ: Sí, Ángeles, dice la gravedad de la crisis económica brasileña. En realidad es una crisis económica de la economía mundial, monumental, recién salieron los datos de Alemania y Estados Unidos, los datos del comportamiento económico del segundo trimestre, estas economías cayeron más o menos un 10% en relación al año anterior.
La expectativa aquí en Brasil es que el PIB caerá más o menos un 10%, nunca hubo nada parecido en Brasil, y esto provoca una crisis fiscal profunda, que ya estaba y que ahora se profundiza, y una crisis social monumental.
Los datos del desempleo enmascaran la gravedad del problema, porque como hay mucha gente en cuarentena y como no hay empleo, la gente no busca empleo, entonces la tasa de desempleo es muy superior a la que están diciendo.
Para que tengamos una idea general, más o menos la mitad de la fuerza de trabajo brasileña está desocupada, esta es la situación real con datos oficiales del IBGE (Instituto Brasileño de Geografía y Estadística).
Entonces, esta es la magnitud de la crisis social brasileña.
En relación al problema fiscal, los datos que hay son que la recaudación del gobierno federal cayó en el primer trimestre un 30%, entonces todo esto, la reforma de Guedes es más o menos como proponer una aspirina a quien está con cáncer terminal. La crisis fiscal es monumental, el problema central de la crisis es la deuda pública y la recesión brutal. Cualquier cosa que se haga sin tocar estos dos problemas es perfumería completa, no toca los problemas, los administra.
Sólo para concluir esto, es tan evidente que cualquier economista sabe esto, ¿pero por qué el gobierno no lo dice, por qué hay que mentirle a la población? No se puede decir que la pandemia es de largo plazo, que esto va a durar mucho tiempo, y que para administrar esta situación hay que promover cambios fundamentales en la política económica.
Entonces, la palabra de orden de la burguesía de que todo está normal, impide que se vea la realidad y que se actúe de manera más profunda para enfrentarla

 

DM: Plínio, como siempre, realmente es muy importante el contacto contigo, la cantidad de elementos que aportás para conocer un poco más de la realidad de Brasil, vamos a seguir todos los jueves, para nosotros es muy importante mantener este contacto, te mandamos un fuerte abrazo desde acá

PASJ: Soy yo el que agradezco, estaba mirando el estudio de Radio Centenario y voy a reivindicar que yo, Ángeles y Hernán tengamos una foto entre los veteranos de Radio Centenario

 

MAB: ¡Perfecto!

PASJ: Muchas gracias, Diego, un fuerte abrazo a todos los hermanos uruguayos

 

MAB: Un abrazo grande Plínio, hasta la próxima.