“ESTA PRIMERA ETAPA ME PARECE QUE ARGENTINA LA HA CUMPLIDO MUY POSITIVAMENTE”
El contacto con Raúl Dellatorre, viernes 8 de agosto de 2020.

El economista y periodista argentino Raúl Dellatorre, en contacto telefónico con Mañanas de Radio, se refirió al acuerdo alcanzado por el gobierno de Alberto Fernández con los principales acreedores del país para cerrar el canje de la deuda.
Dellatorre explicó que fue un proceso complejo donde se enfrentaron dos criterios muy diferentes, el gobierno argentino lo encaró teniendo en cuenta los cambios de las condiciones en el mercado mundial, pero también en contra de un criterio que primó en lo financiero durante muchas décadas que hizo que este tema de la concentración y el poder de los grupos económicos fuera casi absoluto.
Tratar de hacer eso significaba hacer una negociación que priorizará la recuperación económica en este caso del país deudor.
A continuación transcribimos el informe que usted podrá volver a escuchar aquí: https://archive.org/details/2020-08-07-raul-dela-torre-argentina

 

 

Diego Martínez: Estamos en contacto telefónico como habíamos anunciado con el economista Raúl Dellatorre, periodista argentino, responsable también de varias columnas, entre ellas obviamente es responsable también de la parte económica de "Página 12".
Raúl, bienvenido a los micrófonos de Radio Centenario, para nosotros es siempre un gusto conversar contigo

Raúl Dellatorre: Igualmente. ¿Cómo están? Buen día

 

DM: Muy bien, por suerte.
Raúl, queríamos tener algunos elementos de análisis tuyos sobre lo que ha sido esta negociación que tuvo varios momentos, varios escalones, que terminó, por lo menos así fue anunciado por parte del gobierno argentino con un buen rédito, con algunas quitas y algunas postergaciones en los pagos de deuda a los acreedores. ¿Cómo analizás vos lo que fue este proceso y sobre todo el resultado del mismo?

RD: Sí, fue un proceso indudablemente complejo porque fundamentalmente se enfrentaron dos criterios muy diferentes, porque yo creo que el gobierno argentino lo encaró teniendo en cuenta el cambio de las condiciones en el mercado mundial, lo que significa toda esta situación que se está viviendo, pero además en contra también de un criterio que primó en lo financiero durante muchas décadas que hizo que este tema de la concentración y del poder de los grupos financieros fuera casi absoluto.
Tratar de cambiar eso significaba hacer una negociación que priorizara el tema de la recuperación económica en este caso del país deudor. Entonces, esto se complicó mucho porque del otro lado tenía fondos de inversión que seguían pensando igual que en la década del 90 o en los primeros años del siglo XXI con ese criterio de rentabilidad y nada más que eso.
Ese creo que fue el primer inconveniente. Después, por eso es tan bueno el resultado porque lo que se logró es lo que Argentina fundamentalmente necesitaba, liberarse de pagos importantes en los primeros 3 o 4 años, una deuda que era imposible de pagar de acuerdo al cronograma que estaba establecido, extiende los plazos y fundamentalmente lo que baja muchísimo son las tasas de interés que se pagaban.
No el capital, no hay grandes quitas sobre el capital pero sí sobre la tasa de interés que estaba en un promedio del 7%, se baja al 3% y esto le posibilita a la Argentina por lo menos tener una perspectiva, un horizonte de que esto se podrá ir pagando. Con algunas dificultades en algún período, sobre todo a partir del año 2027, 2028 donde los vencimientos son un poco más fuertes, ya se verá para entonces si inclusive no hay alguna forma, otras vías de financiamiento para superar ese pico de pagos. Pero en lo inmediato a Argentina se le presentan ahora 4 años donde la deuda externa deja de ser una herramienta de presión, de condicionamiento de la política económica. Falta todavía el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), pero esta primera etapa me parece que Argentina la ha cumplido muy positivamente.
Después, te agregaría un elemento más político, porque en los 7 meses que lleva de gobierno Alberto Fernández, este es el primer gran éxito, es la primera vez que puede decir "prometimos hacer algo y lo hicimos", lo cual no es poco, en medio de esta situación, que esto le permita al gobierno pararse de una forma diferente frente a la realidad política y económica y decir, bueno, estoy avanzando en el sentido que prometí avanzar. Para Argentina, y como lo interpretó el gobierno, este era el primer escollo, bueno, superamos el primer escollo, esto me parece que es un paso importante también si uno lo mira políticamente

 

DM: Bien, con respecto a esto que señalabas que es obviamente también muy importante de la negociación con el FMI, en el marco de la deuda, ¿qué lugar ocupaba desde el punto de vista económico, desde el punto de vista del interés también del gobierno de lograr un acuerdo? ¿Es importante para poder decir realmente que hay una situación nueva el negociar con el FMI exitosamente, o, de acuerdo a lo que ya se negoció, de todas maneras es importante el paso que se vino dando?

RD: A ver, hay una relación nueva indudablemente, una cosa fue el 2018 cuando el gobierno de Mauricio Macri firmó ese acuerdo con el FMI, que fue un acuerdo ya con el país en default porque no podía pagar ni tenía más crédito, tuvo que recurrir al FMI con un crédito récord en cuanto a la cantidad que se le prestó a Argentina en ese momento. Y con un plan de estabilización que en los resultados ocurrió exactamente lo contrario, desestabilizó todo.
A partir de ahí hubo una enorme recesión argentina, inflación, devaluaciones, tasas de interés a unos niveles estratosféricos con lo cual también eso le complicó y le hizo imposible el crédito. Bueno, todo eso sucedió a partir del acuerdo con el FMI.
Hoy el FMI en este pedido lo que hizo fue plantear un respaldo permanente a la posición argentina frente a los acreedores, es decir, apoyó y fue acompañando este proceso de negociación de Argentina.
Ahora toca sentarse con el FMI, seguramente la disputa va a estar en el entendido de que si un nuevo acuerdo va a establecer algún tipo de restricciones políticas que Argentina me parece que no puede aceptar ni está en condiciones de comprometerse. Lo que sí que seguramente va a haber un acuerdo mucho más rápido que Argentina no puede pagarle tampoco al Fondo la deuda que tiene en estos primeros años porque justamente esta política es la que apoyó el FMI, es decir, postergar los pagos.
Pero en la cuestión política me parece que ahí va a estar centrado el eje de la discusión con el Fondo.
De todas formas, te repito, me parece que es un contexto absolutamente diferente de la negociación y con actores que son otros, el gobierno actual no es el gobierno de Macri y este Fondo tampoco es el Fondo de Christine Lagarde. Me parece que viene con criterios un poco más avanzados en algún sentido y más comprensivo de las necesidades políticas que tiene en este momento el país

 

Hernán Salina: Raúl, buen día. Como suele ocurrir siempre surgen voces críticas en los temas de deuda de decir, ¿por qué hay que negociar partiendo de que es válido ese monto que hay que pagar? Que se plantean de por qué el gobierno argentino no toma una acción más decidida de investigar cuánto de esa deuda puede ser válida o cuánto es parte de lo que el macrismo dejó como pasó con las dictaduras, no legitimado o que no tendría que legitimarse como deuda.
¿Es posible revisar algo de eso?

RD: Sí, buen día.
A ver, yo creo que hay más de un aspecto para ver de ese tema. Primero, hiciste bien la mención, una cosa es una deuda tomada por la dictadura, otra por un gobierno democrático que, mal que nos pese a los que no estábamos de acuerdo con ese gobierno, es un gobierno democrático el que tomó esa decisión y además con un Congreso que acompañó

 

HS: Claro

RD: Digamos, en ese sentido, es legítimo.
Más allá de eso me parece que es absolutamente válido, y en ese sentido comparto, la necesidad de investigar algunas de estas operaciones, de investigar cómo fue que se hicieron ciertas contrataciones de colocación de títulos porque sabemos que hubo funcionarios que estaban muy ligados a los grupos inversores que tomaron los títulos, si ahí no hubo algún tipo de connivencia para favorecer a esas acciones.
¿Qué es lo que pasó con el dinero que se recibió? ¿Por qué hubo la fuga de divisas que hubo que prácticamente es equivalente al aumento de la deuda? Prácticamente esos 85 mil o 90 millones de dólares en que se aumentó la deuda en los años del macrismo, es exactamente la misma cifra que aumentó la fuga de capitales de la Argentina.
Es decir, pareciera que, así como se tomó deuda, esa plata fue a parar a la cuenta en el exterior de algunas grandes empresas o grandes familias propietarias. Entonces eso creo que hay que investigarlo, sobre todo, y mucho más que para castigar las malas conductas, fundamentalmente para que no se repitan estas malas conductas, porque esos sectores que están muy ligados al sector financiero, me parece que es la amenaza permanente sobre nuestros países. Es decir que, si vos no tenés control de los dólares que te entran por exportación, de los dólares que te entran por préstamo, de los dólares que entren por otro tipo de servicios y después se te fugan así en beneficio de unos pocos y en las cuentas de unos pocos, me parece que tenés un problema muy serio que en definitiva te va a complicar la economía posteriormente.
No olvidemos que las crisis recurrentes que tiene la Argentina, tienen que ver con crisis por el lado de las cuentas externas, crisis de dólares, crisis del comercio exterior y demás que tienen que ver siempre con la insuficiencia de dólares para atender las necesidades que tiene el país.
¿Y por qué tiene insuficiencia de dólares? Porque en el medio hubo alguno de estos procesos de fuga de capitales que son los que te terminan condicionando el futuro

 

DM: Bien, por último Raúl porque sabemos que estás al aire allí también en Argentina, queríamos saber sobre el tema del dólar, qué está pasando, las cotizaciones del dólar que está por encima de los 70 pesos argentinos el oficial. Pero sobre todo que se dice por parte de los medios que hacen el seguimiento de este dólar blue, del cambio en negro, que habla de algo así como 128 pesos por dólar. ¿Pueden ser estos números?

RD: Sí, exactamente, 128 fue medianamente después del acuerdo, ahora subió un poco más, estaba en 132 la última cotización que vi, pero estamos en esos valores efectivamente.
A ver, de eso te puedo decir, en principio, con el dólar paralelo y con otros dólares como el que acá llamamos "dólar bolsa" que se hace a través de operaciones bursátiles de compra de algún activo financiero en pesos, la venta en el exterior en dólares con lo cual convertiste los pesos en dólares, un valor implícito de la compra de dólares. Todas estas operaciones la particularidad que tienen es que se hacen muy pocas operaciones por montos muy importantes. Es decir, se hace como un precio de referencia con muy pocas operaciones especulativas, lo cual le hace mucho mal a la economía porque esa referencia es lo que está generando un clima de incertidumbre, e inclusive en muchos casos que justifica aumentos de precios en función de eso, pero no tienen en realidad un efecto real por los montos que se manejan.
De todas maneras simbólicamente es muy importante. El gobierno lo que está tratando de hacer es generar un mercado en moneda nacional, un mercado de deuda y préstamos en moneda nacional, que le está costando muchísimo hacerlo, pero es un poco lo que busca hacer para sacarle operaciones a este otro espacio.
Que evidentemente no se está controlando, no es fácil controlar este tema, a Argentina esto le cuesta muchísimo, pero indudablemente es un problema. Con lo cual hay una aparente calma en este momento pero esto no te puede garantizar nada porque esto no siempre va de la mano de las cuestiones reales, por más que tengamos una situación esta semana muchísimo mejor en tema deuda que la que teníamos la semana pasada, estos valores siguen estando muy arriba igualmente por esto que te estoy comentando

 

DM: Raúl, muchísimas gracias por estos minutos, muy importante el contacto contigo clarificando varios de los elementos que pueden generar alguna incertidumbre o duda, y bueno, te estaremos contactando cuando la ocasión lo necesite

RD: Les aseguro que para mí es un placer hablar con ustedes, como siempre, por la atención que me dan y aparte hablar para el público de Montevideo, un lugar que quiero tanto, mucho más todavía

 

HS: Un abrazo

RD: Chau, hasta siempre.