“BOLSONARO, CON EL FRACASO DEL PLAN DE GOLPE, TUVO QUE AJUSTARSE A LAS CIRCUNSTANCIAS DE LA POLÍTICA BRASILEÑA”
El contacto con Plínio de Arruda Sampaio Jr., jueves 13 de agosto de 2020.

Desde San Pablo, en su contacto semanal con CX36 el profesor y economista Plinio de Arruda Sampaio Jr. analizó la realidad del vecino país y dijo que “estamos asistiendo a un cambio importante en la política brasileña. Bolsonaro con el fracaso del plan de golpe tuvo que ajustarse a las circunstancias de la política brasileña y se junto a un grupo político de centro, que son los más corruptos de la política”.
Al hacer este movimiento Bolsonaro comenzó a entrar en choque con su ministro de economía que es un liberal completo.
A continuación transcribimos el informe semanal que usted podrá volver a escuchar aquí: https://archive.org/details/2020-08-13-plinio-arruda-sampayo-brasil

 

 

Diego Martínez: Bueno, y con una envidia tremenda estamos recibiendo a Plínio de Arruda Sampaio Jr. porque está...

María de los Ángeles Balparda: Desabrigado

 

DM: Le decimos a la audiencia que nosotros tenemos la chance de verlo a partir de que usamos esta plataforma Zoom para este contacto con Plínio, que está de remera de manga corta, para nosotros que tuvimos hoy una temperatura de 4ºC, nos da una sana envidia, o de la otra también un poco, de la envidia clara nomás, neta y dura.
Plínio, buen día, un gusto como siempre...

Plínio de Arruda Sampaio Jr.: Buen día Diego, Ángeles, Hernán, buen día a todos los oyentes, es siempre un gusto hablar con Radio Centenario

 

DM: Bueno, contanos un poco cómo se está desarrollando allí la realidad política en Brasil donde lo que llega hasta acá es que incluso ha fallecido una persona de la familia de Bolsonaro de coronavirus, que eso generó de alguna manera algún movimiento también en cuanto a la importancia de esta pandemia en territorio brasileño.
¿Qué se puede decir con respecto a esto, Plínio?

PASJ: Mira, estamos en las últimas dos o tres semanas asistiendo a cambios importantes en la política brasileña. Bolsonaro, con el fracaso del plan de golpe, tuvo que ajustarse a las circunstancias de la política brasileña. Se juntó a un grupo político que nosotros aquí llamamos de "centrón" que es un gran centro, que son los fisiológicos más corruptos de la política brasileña.
Pero la realidad es que al hacer este movimiento Bolsonaro empezó a entrar en choque con su ministro de Economía que es un liberal completo, por así decirlo, a lo mejor esté a la derecha de Bolsonaro en la práctica porque tiene una política completamente a favor del capital.
Entonces esto es lo que está movilizando la lucha política, las disputas en la cúpula de la política brasileña, que es una política fuerte, Bolsonaro empieza a ver que si no tiene una política anticíclica, si no tiene algunas medidas de amparo al desempleo... Para que tengan una idea, 20% más o menos de la fuerza de trabajo brasileña está desempleada, o sea, uno de cada cinco, es mucha gente.
El total de trabajadores desempleados, que ya ni buscan empleo o que buscan poco, es de más o menos 32 millones de personas, 1/3 de las fuerza de trabajo brasileña.
Entonces, hay que darle una respuesta a esto. La respuesta tradicional brasileña es el clientelismo, transferencia de ingreso y se administra esta situación. Esto es ahora lo que quiere Bolsonaro, pero esto choca con la idea de austeridad fiscal del ministro.
Entonces, esto es lo que pasa en el andar de arriba.
En relación a la pandemia lo que pasa aquí en Brasil es el disparate total, Brasil entró, la burguesía bajó el orden, la consigna es que ahora estamos en una nueva normalidad. Entonces, murieron 100 mil pero es normal.
Todas las estimativas indican que hasta noviembre mataremos más de 100 mil, entonces serán 200 mil oficiales. Quien murió de la familia de Bolsonaro es la abuela de la mujer de Bolsonaro, murió de coronavirus. Pero la burguesía abstrae esto, impone la idea de que la muerte ahora es normal, y en este sentido no hay mucha diferencia entre la política de Bolsonaro y la política de los gobernadores y de los alcaldes.
Claro que hay en la forma, Bolsonaro siempre es la versión más extrema, pero no en el contenido real, o sea, no hay una política para proteger a la gente

 

DM: ¿Y hay disputa de discurso en torno a qué hacer con la pandemia? ¿Hay una disputa, se ve en los medios contradicciones o cuestionamientos a lo que plantea Bolsonaro y su gobierno con respecto a cómo enfrentar esta pandemia? ¿O es un tema que algún catedrático universitario, algún científico simplemente da su visión contraria pero que a nivel político no genera debate?

PASJ: Es una excelente pregunta, Diego. La sociedad brasileña es la sociedad de la hipocresía total.
Entonces, en los medios de comunicación, en la gran prensa sí hay mucha crítica al gobierno, entonces siempre se fustiga al gobierno. Esto en realidad es para siempre hablar mal de la política y de los políticos, pero entre los políticos, presidente, gobernadores, alcaldes, hay un juego de empuje, el presidente empuja la responsabilidad a los gobernadores, los gobernadores empujan al presidente, pero de hecho hay un consenso burgués que uno lo ve en las propagandas que aparecen en la televisión. Y las propagandas todas son una estetización de las tragedias, y un poquito aguanta, aguantemos, sabemos que está mal pero va a pasar y así es la vida, no hay qué hacer

 

DM: ¿Y eso atraviesa a todos los partidos?

PASJ: Mira, en los partidos de oposición hay una crítica más dura a la política de genocidio. Por ejemplo, el PT es duro pero en los gobiernos del PT es la misma política, en Bahía, en Ceará, en el gobierno del PCdoB de Maranhão, es la misma política.
Entonces, es un juego, en realidad la burguesía dijo "nosotros vamos a caminar de esta manera, los ricos se protegen y los pobres se van a exponer al problema". Y hacen una gestión de la pandemia, como todo en Brasil, basado en el criterio de la segregación social. Entonces, se calcula los lechos de UTI (Unidades de Tratamento Intensivo), no sé si así se dice en español, los lechos en que hay respiradores

 

HS: De CTI, Centro de Tratamiento Intensivo

PASJ: Eso, se calcula el espacio de lechos de cuidados intensivos en los hospitales privados, para los ricos. Cuando esto pasa de un nivel, entonces, se decreta una cuarentena.
O sea, es una política deliberada de salvar a los ricos y dejar que los pobres cada uno cuide de sí mismo

 

DM: Bueno, en otro tema, la Justicia y Bolsonaro, se señala por parte del diario El País de España que el gobierno de Bolsonaro puede terminar en la justicia por la misoginia que tienen los mensajes del gobierno.
¿Esto es un tema ahí en Brasil o en realidad es uno más de los temas que involucran a Bolsonaro con la Justicia en esta especie de batalla que hay entre el Poder Judicial y el Poder Ejecutivo?

PASJ: Mira Diego, ya hemos conversado de este asunto algunas veces aquí, la política brasileña ahora intenta estabilizar el orden. Para estabilizar el orden es necesario que Bolsonaro quede siempre amenazado, entonces hay que mantenerlo permanentemente amenazado.
Esta es una amenaza a más pero en comparación a todos los crímenes que ya hizo Bolsonaro, no es que esto no sea un problema grave, claro que lo es, pero en comparación con 100 mil muertos, con el desastre económico, con las relaciones orgánicas con la milicia, este es un problema menor. Es muy difícil que Bolsonaro tenga problemas reales en función de este tema.
Entonces, es para desgastarlo y mantenerlo en la defensiva. Esto es la cosa real.
Pero que es un gobierno misógino, no hay la menor duda

 

MAB: Plínio, vos hablabas hace un rato de Guedes, del ministro de Economía, que es un ministro clave para el gobierno de Bolsonaro, que está hablando del tema de las privatizaciones y se está manifestando como desconforme con la lentitud del proceso. Se señala que hay dos ministros que renunciaron porque van muy lento, se sienten frustrados por lo lentos que van estos procesos que les encargaron y el propio Bolsonaro dice, acá puede venir una estampida, que se vayan más ministros, por lo lentas que vienen las privatizaciones

PASJ: El problema es que la realidad concreta del país es siempre mucho más compleja (...) de los neoliberales.
Entonces los neoliberales gobiernan con una planilla de Excel y hacen ahí sus planes. Pero cuando van a la realidad, la realidad es mucho más difícil.
El gobierno Bolsonaro también es un gobierno muy heterogéneo, está en estado permanente de guerra civil. Entonces, los tecnócratas del Banco central y del Ministerio de Economía dicen "vamos a privatizar todo", pero cuando esto va a la vida real, choca con los intereses fisiológicos que son ilegítimos, pero con los intereses legítimos de los sindicalistas, de los problemas concretos, y este choque es muy brutal, es un choque realmente real y fuerte. Y esto tiene manifestaciones por adentro del gobierno.
Entra ahora por los políticos fisiológicos y entra también un poco por los militares. No es que los militares brasileños sean nacionalistas, pero ni de lejos, pero son gente que tiene una conexión un poco menos abstracta con la realidad de la que tienen los tecnócratas. Bueno, y además hay una crisis monumental y una pandemia, todo esto complica la situación y esto es lo que explica la dificultad de hacer las privatizaciones

 

MAB: Me imagino que las multinacionales deben estar apurando además a que el gobierno rápidamente cumpla con esto. A mí me sorprendió, es ignorancia nomás, que haya un ministro de Desestatización y Privatización. Que haya un ministro para eso, solamente para eso.
Y Bolsonaro dice que privatizar no es tomar una estatal, ponerla en la estantería y que el que ofrezca más se la lleva a casa.
Y habla de los obstáculos que encuentra. Los obstáculos principales -dice él- son, la burocracia, los sindicatos, el corporativismo y la izquierda. Esos son los obstáculos.
Pero hay apuro entonces por esto

PASJ: Mira, me gustaría que la izquierda fuera de hecho un obstáculo a esto

 

MAB: Sí, totalmente, te aplaudo

PASJ: En realidad no es un obstáculo

 

MAB: Pero le rinde, a Bolsonaro decir eso le rinde

PASJ: Pero en realidad hay obstáculos que son de la realidad.
Lo que está pasando, Ángeles, es una cosa que hay que observarla con calma porque está en el inicio, son indicios. Lo que pasa es que Bolsonaro empieza a desplegarse o ensaya una iniciativa de despliegue de su relación con Guedes. Porque Guedes representa lo peor que hay en Brasil, la burguesía depredadora total que quiere hacer negocios puro.
Y Bolsonaro quiere hacer negocios pero también quiere elegirse, quiere mantenerse en el poder, entonces Bolsonaro hace esa declaración, no sé de cuándo es esta declaración

 

MAB: Es de hoy mismo

PASJ: Es porque Guedes amenaza con salir del gobierno.
Porque Bolsonaro hace un doble juego, por abajo él no facilita las privatizaciones pero en público tiene que decir que es pro privatizaciones porque además fue lo que dijo en la campaña. Entonces es un juego que hay que acompañar con calma, porque en Brasil lo que parece no es lo que es, siempre hay que tener un poquito, en esto la política brasileña es distinta de la política, no conozco mucho la uruguaya pero conozco la chilena.
La chilena es menos cínica, no digo que no sea cínica, pero es mucho menos cínica. La nuestra es totalmente cínica

 

MAB: Bueno, Plínio, si te parece vamos dejando por acá

PASJ: Sí, perfecto

 

MAB: Y la semana que viene por supuesto estamos de nuevo en este contacto

PASJ: Con mucho gusto, siempre un gusto hablar con ustedes, un respiro de buena conversa en el medio de la pandemia

 

MAB: Lo mismo para nosotros, muchas gracias, Plínio

PASJ: Un abrazo para todos los compañeros uruguayos

 

MAB: Un abrazo para vos.