“ESTAMOS TODOS APRENDIENDO EN LA MARCHA PORQUE EN EL MUNDO ENTERO NO HAY NADIE QUE TENGA LA JUSTA”
La entrevista al Dr. Álvaro Galiana, jueves 20 de agosto de 2020.

El Dr. Álvaro Galiana, pediatra e infectólogo dijo que causa menos daño que los niños concurran a las escuelas a que se queden en casa.
Consultado por CX36 el especialista señaló que sin dudas estamos viviendo una pandemia de la que estamos aprendiendo sobre la marcha, la idea en nuestro país ha sido la de ser muy cautos en cuanto a avanzar en la medidas y a su vez ir evaluando los resultados. Con respecto a que los niños y adolescentes concurran a escuelas y liceos dijo que siempre hay cierto riesgo porque aumenta la posibilidad de que aparezcan aglomeraciones, pero tratamos de poner en la balanza no solo el tema del Covid.
"Lo que uno va viendo, en los niños más vulnerables y en las poblaciones más jóvenes, es que el daño es tanto o mayor cuando se tiene que estar reteniendo en casa, cuando los padres tienen que salir a trabajar sino no comen y los niños se quedan solos y no tiene una referencia como para que si hay un maltrato, un abuso o un trastorno en la alimentación esos niños estén siendo vistos por alguien más que por su familia".
A continuación transcribimos la entrevista que usted podrá volver a escuchar aquí: https://archive.org/details/dr.-alvaro-galiana-cx-36-22-8

 

 

Diego Martínez: Bueno, le vamos a dar la bienvenida telefónicamente al Dr. Galiana, pediatra, microbiólogo e infectólogo, a quien le agradecemos mucho estos minutos. ¿Doctor, cómo está? Buen día

Álvaro Galiana: Buenos días. ¿Cómo están ustedes?

 

DM: Muy bien, por suerte, y con ganas de conversar al menos unos minutos con usted por algo que en las últimas horas ha tomado un poco de fuerza y que usted lo viene señalando desde hace mucho tiempo, que es el tema de la presencialidad en las escuelas, esa necesidad que hay por un lado de evitar los contagios y por otro lado también las otras partes de la vida del ser humano que están siendo afectadas por esta situación en estos momentos.
Cuéntenos un poco, primero, para poner a la gente también en situación, ¿cuál es su posición con respecto a las medidas que se están adoptando en cuanto a tener poca presencialidad de los niños en las escuelas, son un par de días a la semana y con horas limitadas?

AG: Bueno, tú sabés que sin duda estamos viviendo una pandemia que estamos todos aprendiendo en la marcha porque en el mundo entero no hay nadie que tenga la justa, la medida exacta porque se va aprendiendo en la medida en que vamos viviendo el hoy y vamos viendo cómo evolucionan las cosas.
La idea un poco en nuestro país siempre ha sido ser muy cauto en cuanto a avanzar en las medidas y a su vez ir evaluando los resultados para ver si se podía seguir avanzando. O sea, no dar pasos en falso en lo posible.
Con respecto a los niños y las escuelas, naturalmente el que los niños concurran a las escuelas, los niños y los adolescentes a las escuelas y liceos, implica siempre cierto riesgo porque aumenta la posibilidad de que aparezcan aglomeraciones y que la gente se junte. Pero tratamos de poner en la balanza no sólo el tema del Covid, o sea, no sólo la evolución hacia una enfermedad por el coronavirus sino el daño que se genera en la no concurrencia.
O sea, la no concurrencia, el estar adentro no es que sea totalmente exento de daños, al contrario, lo que uno va viendo, y que en los niños más vulnerables, en las poblaciones más vulnerables y en las poblaciones más jóvenes, más pequeños, el daño es tanto o mayor cuando se tienen que estar reteniendo en casa, cuando los padres tienen que estar saliendo a trabajar porque si no salen a trabajar no comen, los niños quedan solos y no tienen una referencia como para que si hay un maltrato, si hay un abuso, si hay un trastorno en la alimentación, esos niños estén siendo vistos por alguien más que por su familia.
Entonces, paulatinamente se fue dando de mantener ciertas medidas y retomar la actividad, y no parece esto haber generado una mayor difusión de la enfermedad, al contrario, cuando han aparecido focos de infección actualmente, no parece claro que hayan estado vinculados a una actividad de los niños, en general son problemas de los adultos o de las fronteras o de los centros de salud, pero no de los niños que infecten a los adultos.
Entonces, tratando de cuidar y progresar o avanzar en el cuidado de los niños, yo creo que la idea es ir prolongando o promoviendo que haya mayor tiempo de presencialidad en las escuelas.
Y cuando los niños concurren a escuelas de tiempo completo, recordemos que los padres también están trabajando tiempo completo. Y cuando de esa escuela de tiempo completo al niño lo sacan a las 4 horas muchas veces termina ese niño yendo a esperar con el padre o la madre a que termine de trabajar y allí está más expuesto a adultos que le pueden transmitir la infección que en el propio centro educativo.
Entonces, me parece que es importante tratar de saber y de entender que sí, siempre hay más riesgo en la medida en que subimos la actividad pero también hay riesgo cuando los niños no van a las escuelas. Entonces, lo que tenemos es que balancear en forma adecuada esos riesgos para promover que los niños puedan estar en sus sitios, en los sitios donde corresponda que estén.

 

DM: Doctor, por el propio diseño de cómo es la educación uruguaya a uno le surgen varias interrogantes sobre cómo hacer esto de dar un poco más de presencialidad o un poco menos de soledad, podría ser la mejor manera...

AG: Es la otra, seguro

 

DM: Exacto.
Pero, digo, pensándolo en cómo está planteado hoy, incluso con algunas voces que han surgido con respecto a esto, ¿usted estaría más a favor de que sean más cantidad de horas por día y mantener el esquema actual de 3 y 2 que se está realizando por ejemplo en las escuelas? ¿O de repente empezar a tener presencialidad compartida en los grupos enteros?

AG: Yo creo que hay que avanzar en las dos vías, en las horas/día, tratar de ir evolucionando hacia lo que era la normalidad antes de esto, y en la presencialidad de todos los días. Porque volvemos al mismo problema, también los padres trabajan todos los días, no trabajan 3 veces por semana y después se quedan con sus hijos.
Entonces, yo entiendo que al inicio uno tiene que ser muy cauto, pero en la medida en que va pasando, que vamos ganando experiencia y que vamos aprendiendo, y si vamos controlando, parecería que es posible no sólo meter horas por día sino que también se podría aumentar en los días por semana

 

María de los Ángeles Balparda. Claro.
Buen día, doctor

AG: Buenos días. ¿Qué tal?

 

MAB: ¿Cómo deberíamos tomar los números? Todos los días tenemos a eso de las 8:00 de la noche el informe de los nuevos casos, fallecimientos, todos los números. ¿Cómo tomarlos para no entreverarnos? Un día tenemos 28, al otro día tenemos menos de 10, nos entusiasmamos, nos desesperamos

AG: Creo que globalmente hablando, son cifras dentro de lo esperable, y de alguna manera se corresponden con el objetivo inicial que había en cuanto al manejo de la pandemia e ir preservando las áreas de internación. Tenemos áreas de internación libres, no tenemos acumulación de pacientes en los centros de internación, hay buena disponibilidad de camas, yo lo puedo decir claramente en pediatría porque estoy en el Pereira Rossell, pero en adultos tengo entendido que también.
Todas estas medidas para evitar la diseminación del coronavirus también han evitado la diseminación de otros virus respiratorios y eso ha hecho que este haya sido un año muy particular con muy poca infección viral no Covid, los virus que normalmente tenemos.
En ese sentido estamos bien y el número absoluto de datos, de cifras positivas que tenemos, a no ser alguna excepción que son en general focos con cifras de 20 y pico, en general son cifras de 8, 10, 12, 14 de personas que se infectan, no de personas que se mueren. O sea, cuando uno escucha Argentina, ahí tenemos más de 100 muertos por día, todos los días de la semana. Escuchás en San Pablo y pasa prácticamente lo mismo, todos los días tenemos miles de infectados y cientos de muertos por día. Nuestra situación de 28 los días que hay mucho y en general están vinculados a un foco. No es lo mismo que haya 28 diseminados en todo Montevideo a que sean más de la mitad de un foco, porque este foco ya está controlado, está evaluado, está cuarentenado, o sea que ya están tomadas las medidas para ese foco.
Entonces, si de un foco hay 8, 5 o 12, es importante pero no es lo que más me preocupa. Me preocupa que haya 20 en todo Montevideo diseminado en distintas áreas, porque después cada uno de esos 20 es un potencial foco para más adelante.
No sé si soy claro

 

DM: Sí, sí, claro.
¿Doctor, esta cantidad de información que hay sobre Covid, alguna evidentemente científica y otra seguramente de otro tipo, corremos riesgo de tener una baja información sobre otras cosas que están ocurriendo en paralelo? Me refiero sobre todo con estas contrapartidas que trae el confinamiento, las medidas que se han tomado para justamente prevenir el alcance del Covid.
¿Cree que hay una falta de información sobre otras cosas que pueden estar también haciendo que se tomen decisiones quizá demasiado...?

AG: No creo que sea falta de información, porque justamente una de las cosas que pretendimos cuando empezamos con el plan de retomar la actividad, justamente era también, no sólo retomar la actividad a nivel educativo sino a nivel médico, volver a tener las consultas, volver a que la gente consultara.
Porque se transmitió el mensaje, que es lógico, porque también vuelvo a decir que vamos aprendiendo en el momento, evitar concurrir a los centros de asistencia médica porque son lugares donde potencialmente la gente se puede infectar, pero después tratamos de volver al tema de volvamos a las consultas médicas, no dejen de consultar por determinadas patologías y ahora estamos en una mejor situación. O sea, ya la gente ahora tomó la iniciativa de ir a consultar a los médicos pero también, quedó una época donde no quedaba claro, las apendicitis consultaban tardíamente porque no consultaban y ese tipo de cosas. Entonces, hubo un retraso allí.
Ahora estamos tratando de retomar eso para evitar que otras enfermedades pasen desapercibidas.
Y también estamos visualizando patología propia vinculada a esta pandemia, los adolescentes con sobrepeso es una cosa impresionante lo que venimos viendo. Los niños y adolescentes que han permanecido 2 o 3 meses retenidos prácticamente que no  los dejaban salir de sus casas con la tablet, la televisión y el celular y comiendo todo el día y sin moverse. Hemos tenido realmente problemas serios de obesidad y sobrepeso últimamente. Y trastornos de ansiedad, trastornos nerviosos, dificultad para conciliar el sueño, abusos, maltratos infantiles, trastornos de la alimentación, falta del sistema de alimentación con el que contaban antes que por alguna razón lo dejaron de tener en este momento. Entonces, todo eso está influyendo mucho y es lo que estamos tratando de siempre ir en el medio, en el camino del medio, no mucho de un lado y no mucho del otro, porque tampoco queremos terminar como Buenos Aires o Santiago de Chile con esas cifras diarias de muertos y diseminación incontrolada de la enfermedad

 

MAB: ¿Estos problemas que estaba mencionando se ven en el Pereira, ustedes lo han visto en el Pereira?

AG: Se ven en todos lados, en el Pereira, en MP, en las mutualistas, en los seguros privados y en ASSE, se ve en todos lados

 

DM: Atraviesa toda la sociedad entonces

AG: A todo el mundo.
Porque además, la paranoia que ha generado en algunos chiquilines que vienen y consultan con las manos lastimadas de tanto lavarse o de tanto ponerse alcohol. Porque lógicamente, claro, las manos no están pensadas para que uno se lave... Está bien decir que hay que lavarse las manos para evitar, pero algunos chiquilines lo toman de alguna forma exagerada, y bueno, vienen los gurises con las manos lastimadas porque se lavan cada 20 minutos y después se ponen alcohol para matar al coronavirus.
Entonces, es un tema...

 

MAB: Seguro. Ahora, es gran responsabilidad de parte de nosotros los adultos ¿no? Los que les decimos directamente y lo que ellos ven y escuchan en el entorno

AG: Exacto, y lo que ellos sienten de acuerdo a lo que se les dice, de repente el mensaje que se les dice no es tan horrible pero ellos lo sienten con más paranoia, con más persecución, y bueno. A su vez, claro, los padres también, no es que quieran hacerles daño pero estamos todos tan perseguidos que al final no sé con qué me quedo

 

MAB: Exactamente.
La etapa de confinamiento se superó, el confinamiento se terminó y pasamos a cuidarnos afuera

AG: Exacto, a movernos, a tratar de tener una vida más normal pero evitando las cosas que son factores de riesgo característicos. Y específicamente lo digo ahora para la Noche de la Nostalgia, evitar estar en aglomeraciones en lugares cerrados y sin tapabocas y sin mantener la distancia física de 2 m. entre personas.
Eso es el punto central, usar el tapabocas y evitar las aglomeraciones

 

MAB: Claro.
Los niños jugar en el barrio, en la calle, todo eso se puede

AG: Cero estrés, cero problema con eso, no hay ningún problema

 

MAB: En esto de los cuidados, usted decía lo del 24 de agosto que sin duda es el riesgo mayor que hay para estos próximos días

AG: Es la prueba que tenemos por delante y de la cual tenemos miedo

 

MAB: Claro.
Ahora, en esta etapa en la que sí podemos salir, ir a trabajar, hoy estábamos diciendo que reabre el Cine Universitario en esta jornada, hay otras actividades de la cultura, ¿en lo que hay que insistir es en el tapabocas y en la distancia?

AG: Exactamente, tapabocas de todas las personas y distanciamiento. Y tapabocas bien colocado, que cubra la nariz y la boca...

 

MAB: Eso es un gran tema...

AG: Saber, porque sobre todo cuando me hablas del Cine Universitario y esas cosas, uno a veces ve que el grupo etario que concurre a esas actividades a veces son personas más bien mayores. Entonces, tienen mayor riesgo por su propia edad, hay que asumirlo ese riesgo, hay que entender que asumimos el riesgo pero no salgamos mañana a reclamar que en esto no iba a pasar nada. No, siempre que se sale y que se empiezan a abrir un poco las compuertas, vamos paulatinamente asumiendo más riesgos. Pero bueno, queremos, también tenemos que entender que en la vida, también, tenemos que asumir riesgos

 

DM: Doctor, la comunidad científica y sobre todo en el área de pediatría con tantas aristas que mencionábamos en esta nota y que venimos hablando con usted en otras oportunidades, ¿se toma el tiempo para conversar, para intercambiar, incluso con varias disciplinas encontrar los pros y las contras de las diferentes medidas que se toman o las recomendaciones que se hacen? Digo pensando en que es mucha la cantidad de información que maneja la gente, y da la sensación que es muy variada, de diferentes lugares

AG: Claro, pero también hay mucha publicación internacional, de todas partes del mundo, del Primer Mundo, de Estados Unidos y Europa, acerca de cómo ir tomando estas conductas que de alguna manera nosotros también estamos planteando. Porque los mismos problemas que tenemos nosotros con la alimentación, con el abandono, con todo lo que implica la retención de los chiquilines en las casas, es lo que en el mundo entero se está escribiendo, se está hablando y se está discutiendo.
O sea, nadie tiene la receta perfecta que resuelva todo, y las mismas dudas que nos hemos planteado nosotros cuando discutimos en el Uruguay entre nosotros este tema, pasa una semana y aparece en "The New England Journal of Medicine" o en "Journal of the American Medical Association" planteando exactamente el mismo tema con los mismos problemas que tenemos nosotros.
O sea, esto realmente es algo nuevo para todo el mundo, y claro, en todo el mundo los ha ido tomando en diferentes momentos. Cuando aparece la pandemia nosotros estábamos en el verano y suponíamos que por el calor y eso nosotros no teníamos muchos casos. Ahora están en el verano en Europa y han tenido empujes muy impresionantes de la pandemia.
O sea que quedó claro que no necesariamente el clima era el que desencadenaba que nosotros estuviéramos mejor, simplemente que nos cuidamos.
Y mientras nosotros ahora estamos hablando de tratar de pasar el invierno, en Estados Unidos y en Europa están viendo cómo reiniciar las clases y están planteando exactamente las mismas temáticas que hemos tenido nosotros, la disponibilidad de alimentos, los niños abandonados, los padres que trabajan, exactamente las mismas razones

 

MAB: Acá hay una pregunta que nos hace Ester bien importante por este debate que hay en este momento, dice, "¿Cómo se aumentaría la cantidad de días en las escuelas sin aumentar el riesgo por el acercamiento? Los grupos andan en un promedio de 28 niños donde aplicando el protocolo entran 11. Si van toda la semana tienen que estar todos juntos"

AG: Sí, hay que ir viendo progresivamente, en general lo que hemos visto es que los niños transmiten menos, se infectan menos y en general cuando aparece un niño infectado en una escuela hasta ahora no hemos visto que se infectara en la escuela sino que se infectó en su ambiente domiciliario, familiar y aparece en la escuela.
Entonces, la idea, y vuelvo a decirte, no tenemos la certeza total, es que podríamos eventualmente ir progresando en la presencialidad aunque no se mantenga la distancia pero por lo menos en los niños más grandes o adolescentes que son quizás los que más fácilmente transmiten que se mantenga en forma sistemática y estricta el tapabocas

 

MAB: Sí, en ese caso, maestras y personal que trabaja en la escuela, ¿qué riesgos corre?

AG: Es poco el riesgo en general, los maestros no se infectan de los niños, y los maestros en general no han sido los que han infectado a los niños. Eventualmente la infección, la dirección va del adulto hacia el niño pero no del niño al adulto.
O sea, en general los maestros no son contagiados por los niños, los maestros son contagiados en sus ambientes familiares o en otras actividades que tengan entre ellos.
Los niños pueden potencialmente infectar, nadie puede tener certeza de que no ocurra, pero hasta ahora lo que se ha visto es que es menos posible o menos frecuente, yo no tengo certeza de que nunca vaya a ser y que no pueda ocurrir, porque en la realidad, si yo le hago un estudio a un niño que está infectado tiene virus en su orofaringe, pero habitualmente el vínculo que se da del maestro con el niño, si se junta para abrazarlo o algo de eso, es una cosa puntual, no es un contacto que se asocie claramente con infección del maestro hacia el niño.
Los maestros se infectan entre sí o con adultos. Los niños, si se infectan, se infectan en sus casas por los adultos pero por un contacto mucho más cercano

 

MAB: Bien.
Y para no infectarse las medidas ya las conocemos

AG: Y las medidas más importantes son el tapabocas, el alcohol en gel y el distanciamiento, esencialmente tapabocas y distanciamiento. Y los niños más chicos, aparentemente serían menos probables las infecciones entre niños chicos que se vinculen con los adultos.
Entonces ahí estamos también un poco más tranquilos porque a veces, con los niños menores de 8 años, es difícil que mantengan el tapabocas más allá de un minuto

 

MAB: Claro.
Una maestra destaca que no hay obligación para los padres mandar a los niños a la escuela ahora, que la educación tiene que ser obligatoria

AG: Claro, pero lo que pasa es que, bueno, es difícil contemplar todo, porque cuando uno está en una situación de emergencia sanitaria, es una situación de emergencia sanitaria. Se establece por definición, la emergencia sanitaria implica que la gente vaya aceptando y vaya adecuando sus conductas, pero tampoco los pueden obligar.
De todos modos creo que aunque no es obligatorio, lo bueno, lo correcto, con lo que uno se sentiría más tranquilo es con que los padres manden a los niños a las escuelas

 

DM: Por el otro nivel de riesgo que hay

AG: Por todos los otros problemas que genera no ir a la escuela

 

MAB: Exactamente

DM: Dr. Galiana, le queremos agradecer muchísimo estos minutos creo que para la audiencia y para nosotros es muy importante poder tener voces autorizadas para hablar de estos temas porque claramente la información a veces también se trastoca y empieza a generar mala información

AG: Es un problema sí. Les agradezco mucho, el agradecido soy yo en serio

 

DM: Un fuerte abrazo

MAB: Muchas gracias, hasta la próxima

AG: Que pasen muy bien, gracias.