A 26 AÑOS DE LA MASACRE DEL HOSPITAL FILTRO LOS ASESINATOS SIGUEN IMPUNES
Norma Morroni y Pablo Mejía en CX36, 24 de agosto de 2020

El 24 de agosto se cumplieron 26 años de la ‘Masacre del Hospital Filtro’ y como cada año, Norma Morroni -mamá de Fernando asesinado esa noche- junto a Pablo Mejía compartieron la mañana de la 36 para convocar a la marcha que tantos años después, sigue exigiendo justicia. Norma habló de la particularidades de este año, con Erode Ruíz -Jefe del Operativo en 1994- hoy Jefe de Policía de Montevideo en un año "donde lo único que se hace es prohibir, lo que se está viendo es gente sin trabajo, gente pasando hambre y mordaza", dijo. Sobre aquellos hechos, donde también fue asesinado Roberto Facal, sostuvo que “más allá de que uno de ellos era mi hijo, es algo que no debería volver a pasar. Fue una masacre y podían haber sido más” los fallecidos porque “querían dar un escarmiento”. Transcribimos la nota que puede escuchar aquí:
https://archive.org/details/norma-morroni

Hernán Salina: Estamos recibiendo en este 24 de agosto a Norma Morroni, mamá de Fernando Morroni, uno de los asesinados en aquella jornada de 1994, que se están cumpliendo 26 años. Está acompañada de Pablo.
Bienvenidos a los dos, un gusto recibirlos una vez más.

Norma Morroni: Muchas gracias a ustedes. Es como si estuviera en mi casa así que otro año más, con algunas particularidades.

 

HS: Ha sido un año muy  especial para todos.

NM: Un año muy  especial y no solo por la pandemia, porque hay que ver que del otro lado tenemos un Lacalle, un Erode Ruiz y por si fuera poco tenemos a (el ministro del Intyeriro, Jorge) Larrañaga que lo que no pudo con  los papeles lo está consiguiendo ahora con el puestito que le dieron, cuando muchos se quedan sin trabajo él consiguió el trabajo justo.

 

HS: Todo el combo.
Como vos decís llega este aniversario en un año muy especial donde las condiciones a partir del coronavirus, han incidido en la vida cotidiana pero también en cuanto a las movilizaciones, etc.
 
NM: Sí. Ellos te dicen por el coronavirus pero son peor que el coronavirus. Te dicen que no tenés que salir, que tenés que salir con el tapaboca, para mi modo de pensar es como una mordaza para que no hables. Después lo único que saben es prohibir y lo que ellos decían que iban a hacer esto y lo otro, nunca se vio, lo que se está viendo es gente sin trabajo, gente que está pasando hambre, los niños que tienen que andar en las ollas con sus padres deambulando para poder conseguir algo, porque no esperes nada de nada sino de -como dijo Artigas- nosotros mismos, bastante difícil está la situación.
Nosotros tenemos compañeros que están haciendo ollas, que están haciendo meriendas, en todos los barrios; y no buscan soluciones.
Hay que cuidarse sí, yo no digo otra cosa, hay que cuidarse porque esto es jodido.

 

Diego Martínez: Norma, seguramente la mayor parte de la audiencia sabe de qué estamos hablando cuando hablamos del 24 de agosto y de la masacre de Jacinto Vera, pero puede haber gente que no sepa qué magnitud tuvo ese hecho y por qué es necesario seguir recordándolo año tras año.

NM: Yo creo que más allá de que uno de los asesinados era mi hijo y de lo que pasó, es algo que no tiene que volver a pasar, ya viendo este panorama enfrente es como vuelven los cucos, pero en estos días hemos estado en eso. Incluso ayer que fuimos a un taller con Pablo y otros compañeros más, era eso, era recordar ese día, lo que pasó ese día, cantidad de estudiantes que tendrían 25, 26 años, ni habían nacido algunos, pero ya con los años después que empezaban a estudiar, ellos dicen que  entraban averiguar qué era el Filtro.
Y el Filtro fue un atropello tan grande hacia estos vascos, yo no estuve en el Filtro no puedo hablar, por eso traje al compañero, pero fue  una  masacre, así como fue Fernando porque a Roberto nunca lo quisieron asociar con el Filtro, podían haber sido muchos más con  todos los heridos que hubo, ellos lo que querían era como dar un escarmiento, el sinvergüenza de (el entonces Ministro del Interior, Ángel María) Gianola.

 

DM: Sí, hubo más heridos de bala.

NM: Como 100 hubieron ¿no Pablo?

Pablo mejía: Sí, fueron incontables los heridos de todo tipo.
Ayer hubo un tallercito, en estos días previos a lo ocurrido en el Filtro siempre se hacen los talleres, las actividades en memoria, en donde Norma va recorriendo, en donde se pasa un documental con los hechos del Filtro y ayer fue particular como comentaba Norma tuvimos una instancia con gurisada que ronda los 20, 25 años y claro hay gente que no participó en los hechos del Filtro y hay muchos que ahora se incorporan. Incluso este año había varios que decían yo ahora me estoy acercando a esto o el año pasado, estos últimos años, es una marcha que se ha silenciado mucho, no está dentro de esas marchas de las que todo el mundo habla, pero se ha mantenido durante 26 años entonces hablábamos un  poco de eso y cómo es posible que se haya silenciado durante tanto tiempo y a su vez que se haya sostenido por la gente durante tanto tiempo.

NM: Lo que tú podrías explicar es cómo pasó lo del Filtro, yo no lo puedo contar porque no estuve, sí estaba escuchando todo por la radio.

PM: Los hechos del Filtro empezaron con la detención de vascos refugiados en Uruguay por razones políticas, el País Vasco estaba luchando por autodeterminación y en determinado momento se producen ciertos operativos en el año ‘92, que se extienden hasta el año ‘94 con tres vascos detenidos que serían extraditados al País Vasco, lo  que implicaba que fueran a los calabozos, a la tortura, a la cárcel, etcétera.
Y acá había una tradición, un conocimiento de lo que era los actos políticos, había pasado mucha gente por situaciones de esas, entonces la gente se volcó masivamente a evitar esa situación de extradición. Los vascos hacen una huelga de hambre en la Cárcel Central y son llevados al Hospital Filtro, allá a la zona de ‘los cuernos’ de Batlle y a partir de ahí, empiezan a darse concentraciones durante todos los días rodeando a los vascos, al hospital. Hasta que en determinado momento el 24 de agosto por la mañana empieza la policía a generar un cerco en torno al hospital, a lastimar a personas que estaban en la zona con apaleamientos, y luego, más tarde, a las 5 de la tarde –cuando se estaba concentrando gran cantidad de gente, familias, sindicatos, gremios de todo tipo, agrupaciones, organizaciones de todo tipo- se produce una represión masiva con caballos, patrulleros, con  gases, disparos…
Ya un poco más tarde está oscureciendo e ingresan patrulleros disparando directamente, apagan todo el alumbrado público y disparan a mansalva contra la gente, en ese episodio es que asesinan al hijo de Norma, que es Fernando Morroni, y luego más tarde, no sabemos el horario exacto pero sabemos que fue a la madrugada, a Roberto Facal.

NM: Ahora si entro yo hablar de eso, yo siempre entro con algún compañero, no puedo contar porque no yo puedo hablar como mamá, lo que le pasó a Fernando, lo que era Fernando.
Fernando en sí  era un muchacho de 24 años que estudiaba, trabajaba, sus amigos, la guitarra y todo ese mundo, él supuestamente había ido al Filtro el día anterior, pero no me había dicho nada porque sabía cómo estaba mi  cabeza, el año anterior había muerto el padre y yo tengo miedo de todo, de todos mis afectos y no porque sea mi hijo, las personas que yo quiero siempre estoy con miedo. Entonces ese día llegó de trabajar y  le pregunto: -¿Qué vas a hacer?
-Voy a acostarme un rato porque después tenemos un cumpleaños.
Bueno, yo tranquila ya estaba adentro, me fui a hacer los mandados, cuando vengo del almacén él ya estaba levantado, había dos gurises, le digo: -¿Qué haces negro, qué pasó?
-No, mira vinieron los chiquilines, vamos a ir un rato, después nos venimos.
-No vayas, mira que estoy escuchando y los milicos están con unas ganas de dar palo tremendas.
Pero ni por la cabeza de ningún cuerdo podía caber lo que iba a pasar.
-No mamá, no pasa nada. Así me dijo y se fue.
A mí la cabeza ya no me coordinaba, allá como a la 1 de la mañana llama de afuera alguien dice: -Nando
Y yo me digo, quién está llamando a Nando, están todos locos.
Me asomo y era uno de los gurises y le digo:
-¿Qué pasó? Si fue con ustedes.
-No, cuando empezaron los balazos él los iba juntando, nos decía dale, dale, no tengan miedo, él venía atrás, nosotros vimos que venía atrás, pero de repente miramos y ya no lo vimos más…
Ya ahí, habría caído.
Ahí ya me puse loca. Nadie sabía nada. Agarré mi saco, mis documentos, mis cosas y  salí para la comisaría, había llegado la madre de este botija con él y me dice: -Yo voy contigo.
En la comisaría, les daba el nombre, la edad, le daba todo que averiguaran y decían:
-Por ahora acá no hay nada.
En eso entra un milico, le entrega un papel y me dice: -Espere un momentito, con el nombre que usted me está diciendo hay que ir al Hospital Policial.
Entonces le pregunto ¿Cómo está’ ¿Qué pasó? ¿Qué tiene?
Y no nos dicen otra cosa que: -Tiene que ir el familiar o una persona…
Ya ahí salimos como las locas para allá, cuando voy llegando a la puerta del Hospital Policial se me vienen acercando tres médicos serían o túnicas blancas tenían, una muchacha y dos muchachos; y dicen: -Venga señora, vamos a hablar.
-No, yo no vine a hablar, yo quiero ver a mi hijo, quiero ver qué le pasó, quiero ver dónde está.
Y dicen: -Pero venga.
-No voy a ningún lado.
Aparte quienes me conocen saben mi carácter, cuando yo digo no es no y está. Soy media vasca en ese sentido; y me dice: -Bueno, venga.
Porque ya veía que no me podía parar, miraba para todos lados y veía milicos que salían con una curita por acá, con una curita por allá y digo pero esto es de ripley, yo seguí derecho para donde iban. Cuando llego a ese cuarto y veo que abren así y veo a mi hijo… Fue lo peor que me pudo haber pasado en mi vida.
Estaba todo lleno de agujeros en el pecho. Dicen que fue en la aorta también por eso se desangró tanto, en el estómago, no traje la autopsia para mostrar porque ya sé lo que son los compañeros acá, incluso en un taller una señora me dijo -estaba haciendo lo mismo que estoy haciendo ahora- 12 balazos, sí señora, con uno solo lo matan pero eran 12, le digo por qué, no porque parecía mucho, espere señora, fui y saqué de la cartera la autopsia sírvase, mírela y después me dice.
Después vino pidió disculpas, porque no podía creer que fueran 12, le digo eso fue un fusilamiento, un ensañamiento.

 

HS: Cuando le dan vía libre a la jauría esa no hay límites.

NM: Pero lo que estaba mirando yo por la televisión, no fui pero los veía que se estaban trepando con los caballos y los palos hasta a los árboles, se metían adentro de los bares, adentro de las casas que la gente abría para darle lugar a la gente que entrara, estaban como rabiosos.
Ahí empezó todo eso, el empezar a moverse, yo lo que quería era que me lo sacaran del hospital, de ahí que me lo sacaran, aunque sea que me lo dejaran  en la vereda pero de ahí quería que lo sacaran.

 

HS: ¿Por qué Norma?

NM: Porque no quería. Porque ellos mismos lo matan y ellos mismos se hacen los buenos. No es así. Yo puedo no tener mucha educación pero en la vida, en lo social y con la gente sí, sé respetar y sé tener un poco de criterio. Eso es algo fuera de lo común, yo no quería que estuviera ahí, después me fui hacer los trámites, quería eso, que me lo sacaran de ahí.

 

HS: Hay un elemento en esto de recordar los hechos históricos, la verdad concreta, objetiva de lo que pasó en torno al Filtro, hubo algunos elementos que queremos sumar a lo que recordaban Norma y Pablo.
Esto tuvo un  apoyo en declarativo y en presencia de la cúpula del Frente Amplio, buena parte de ella, estuvo Tabaré Vázquez ahí presente en los días previos a que se desatara esta represión, estamos hablando de 10 años antes de que el Frente Amplio ganara las elecciones -en el 2004 ganaron las elecciones-. Estuvieron presentes y con gran cobertura de prensa. También la cúpula sindical de aquel momento se declaró solidaria con esto, con algunas presencias y otras ausencias, pero después en el devenir de la historia  y de los  acontecimientos fueron tomando unánimemente distancia, fueron todos formando parte de la operación olvido en torno al Filtro, que es lo otro que queríamos agregar.
Porque después de estos hechos las dos radios que estuvimos cubriendo más esta situación, que estábamos instalados allá –CX36 Radio Centenario y CX44 Radio Panamericana, ésta en aquel momento en manos del MLN Tupamaros- fueron clausuradas. A Radio Centenario la cerraron por tres días y a Radio Panamericana definitivamente, aprovechándose de cosas legales, pero también esa fue parte de la historia.
Hay algunas preguntas de los oyentes:
“¿Qué opinan que el jefe del operativo Erode Ruiz haya sido premiado en el gobierno anterior, es decir en el gobierno del Frente Amplio, que tuvo como Ministro del Interior a Eduardo Bonomi, alto dirigente del MLN y de la organización que tenía la 44 bajo su responsabilidad; se le premió con el cargo de Jefe de Policía en Maldonado y ahora en Montevideo”. Y pregunta también, “¿por qué no había ninguno de los dirigentes importantes a la hora de la represión?”

NM: Eso habría que preguntarles a ellos, porque supuestamente el Presidente de la República, Luis Alberto Lacalle (padre del actual), estaba mirando desde una ventana de la casa de gobierno que estaba enfrente. Desde el edificio Libertad, que ahora es un hospital, él mismo lo dijo, estaba mirando toda la represión. O sea mandó a reprimir y todavía estaba contento de estar mirando.
A los políticos, ni antes ni durante los 26 años los he visto, a nadie, cerca de mí tampoco. O sea que no tengo que agradecerle nada a nadie y en el primer momento fue cuando hacíamos la primer marcha que decía iba a ser una asonada cuando Tabaré Vázquez con toda su cara lavada fue y llamaba al cementerio, que para mi modo de pensar como mujer simple nomás, es un lugar donde la gente tiene su familia hay que tener un respeto y no ir a llamar como que vas a un museo.
Nunca se acercaron para nada, no precisaba tampoco porque siempre tenía a los compañeros y a la gente que yo quería tener al lado, la gente de abajo. Pero esos políticos no se acercaron nunca.

 

HS: No se acercaron y a partir del 2005, que fueron gobierno, costó mucho que fueran dando la información también, todo lo necesario.

NM: Eso fue -no sé si ustedes han visto ‘Guernica 94’ que cuenta todo eso- yo me aburrí de ir a pedir papeles, a pedir todas las cosas de ese momento, pasaba y pasaba. Yo llegué a la conclusión con una compañera que no está con nosotros que era abogada y ella decía que no podía creer lo que estaban diciéndole, le dije a Bonomi, pero qué me va a decir usted si fue uno de los que llamaron al Filtro, de los que convocó. Porque eran todos, era Mujica, era Tabaré, era el bicho Bonomi, era el hermano de Tabaré, todos esos estaban ahí, ellos estaban ahí sentados y les dije: -A quién tengo que acusar.

 
DM: Hay muchos de estos casos que permanecen impunes, hubo posibilidades incluso durante todo este tiempo con los diferentes gobiernos, de profundizar  en las investigaciones.

NM: Pudimos averiguar o sea durante todo esos años que le pedimos a estos atrevidos, por compañeros, siempre hay esos buenos compañeros que están en la vida y a mí me llegaban por teléfono, por papelito, por cosas, el nombre y apellido.
Yo fui y lo di: nombre y apellido.
Conseguimos foto, les dimos la foto.
Lo que era el tipo en ese momento que es ese que salió atrás del auto.

 

HS: Sí, una foto que publicó Brecha en ese momento, me acuerdo.

NM: Sí, que fue uno de los primeros afiches que tuvimos.

 

HS: Que está agachado contra un patrullero tirando.

NM: Claro. Él en ese momento era chofer de un comisario, él era milico de Radiopatrulla, que lo fueron a buscar a una pensión, el de la campera negra.
Pero todo eso es como un fantasma que te hacen para que vayas haciéndote, pero nosotros no nos quedamos con eso. Por medio de un compañero que estaba haciendo un seguimiento sabemos que estuvo en Argentina, en Mar del Plata.

 

HS: Hablamos del militar en sí que habría sido el autor del asesinato de Fernando, autor de los disparos.

NM: Si, del milico que mató a Fernando.
Que es un cobarde, porque yo por lo menos si tengo que disparar, creo que nunca haría una cosa así, pero lo haría de frente no por la espalda.
Se llama Waldemar Rosas Ruiz. Él ahora está viviendo en Durazno, está casado porque se casó allí también, tenemos todos los datos. En estos momentos no estamos muertos estamos dormidos, estamos dejando por todo esto pero donde vaya lo vamos a ir a buscar para que diga, por lo menos que reconozca, aunque él lo reconoció…

 

HS: ¿Sí?

NM: Él lo reconoció por eso tengo, de todo me olvidé porque mi cabeza no concuerda, está en la revista Caras y Caretas, hace 2 años que nosotros teníamos todo confirmado, porque él con la bendita ‘clave 52’ que se cubrieron diciendo, la ‘clave 52’ es policía en peligro de muerte y es mentira; porque no había nada de peligro de muerte, estaban todos cubriendo todo eso.
Ahí mismo está todo, dónde era, adónde lo pasaron, después estuvo en otra guardia, fotos, todo.

 

HS: Está el que disparó y están los responsables intelectuales y después los cómplices de la impunidad. Porque nadie ha sido procesado por esto nunca. No  hubo una resolución judicial sobre esto.

NM: No. Y ya  te digo, cada vez que subimos al estrado, como lo vamos hacer este año otra vez, lo vamos a seguir nombrando porque a mí me daría vergüenza que mi nombre está en algo si yo no tengo nada que ver, por lo menos preséntate. Y no quiero venganza, eso que lo entiendan clarito yo no quiero venganza, yo a mi hijo no lo voy a recuperar pero que tenga eso de venir y enfrentarme, mirarme a la cara y decir por qué.
Los que estamos acá sabemos que lo hizo porque es un asesino sino no tiras contra una persona, contra personas que vos no conoces, siempre digo fue Fernando pero podían haber sido muchas personas porque había personas mayores, había niños, había jóvenes lastimados.
Yo  hablé con Mónica Ramírez, que fue una de las lastimadas he estado con la madre de Esteban Masa, supuestamente lo que dijo Gianola era que no había que ir ahí que por qué estaban ahí. ¿O sea que vos tenés que pedir permiso?  

 

DM: Obviamente que los responsables políticos tampoco tuvieron condenas mayores desde el punto de vista de la sociedad, más allá de Lacalle padre que no fue más dirigente de primera línea digamos, no pudo acceder más al lugar que ocupó.

NM: No tiene vergüenza ese viejo.
Y Gianola se había escondido.

 

DM: Pasaron los años y no hay una aclaratoria judicial ni política.

NM: Claro, es como que no hubiera muerto nadie.
Pero nosotros dimos nombres, dimos todo, el nombre de Waldemar Rosas Ruiz, está viviendo en Durazno, se casó allí, no puedo hablar de la señora no la conozco. Pero este tipo es lo más malo que puede haber, eso te iba a contar porque se me van  a veces las cosas.
Él contó en un lugar, en un  grupo con milicos conocidos que estaban reunidos, se reía y les decía a ellos “le vacié la pajera al gil”.

 

HS: La escopeta…

NM: Sí. Le vació la escopeta, él estaba contento, él estaba festejando.

 

HS: Hubo algunos procesamientos, pero sin prisión.

NM: Únicamente por lo de Roberto, que también quisieron ensuciar la memoria de Roberto porque había estado en el Filtro.
Él iba y venía, traía agua caliente, sacaba fotos, trabajaba mucho por el barrio, se ve que ya lo había fichado y lo estaban cuidando a Roberto que cuando fue a su casa lo siguieron.

 

DM: Por estos hechos fueron procesados, en su momento se les fijó incluso prisión que nunca fue cumplida, el capitán Jacinto Omar Ojeda, el teniente coronel Juan Miguel Rolan con poder de mando sobre Coraceros y los mayores Héctor María Domínguez y Miguel Nery Moura con poder de mando sobre los Granaderos como autores responsables, por tener el mando sobre esos oficiales.

PM: Ninguno de ellos cumplió prisión ni nada por el estilo, Ojeda ya que lo nombras ahí -porque muchos de ellos continuaron la carrera, quedaron muy  bien ubicados durante todo el gobierno progresista incluso, el gobierno del Frente Amplio- y a Ojeda particularmente se lo veía muy seguido porque era el Jefe de los Operativos en torno al estadio cuando montaba en todo esto del fútbol y todo ese tipo de cosas, ese que era Capitán en ese momento quedó muy bien parado.
Erode Ruiz hizo toda su carrera los pasados 15 años.

NM: Y fue premiado por Tabaré Vázquez.

PM: Y el jefe de policía de Erode Ruiz era quien estaba en el operativo de los patrulleros que pasan disparando por Bulevar y estaban en la comisaría que está ahí en el Filtro. O sea que estaba indudablemente involucrado.

 

HS: Hubo procesamientos pero siguieron algunos de ellos por lo menos haciendo carrera a nivel de responsabilidades de seguridad.

NM: No pagaron nada, los únicos que pagaron fueron dos milicos rasos por Roberto.

 

HS: Esta tarde se realiza la marcha con los detalles de siempre con la particularidad de que quien no se ha olvidado de esto y ha seguido siendo solidario estando presente de alguna manera, es el pueblo Vasco con su lucha y las Brigadas que todos los años los hemos tenido por acá en este aniversario, no han podido viajar por la pandemia.

NM: Sí, pero hemos recibido casi toda la semana videos de los gurises de Askapena, de distintas compañeras que estuvieron el año pasado, brigadistas que han estado y pasado, hemos estado casi toda la semana recibiendo sus videos.

PM: En la marcha hoy también se va a pasar un video que no es en directo pero recientemente gravado donde va a estar Jesús María Goitia, uno de los presos vascos que fueron extraditados  (los otros fueron Mikel Ibáñez Oteiza y Luis Lizarride) donde va hablar Agurtzane Delgado Iriondo, que no la habíamos oído prácticamente desde los hechos del Filtro.

 

HS: Porque ella fue detenida un poco después.

NM: Si, ella fue casi 6 años después y estuvo 20 años presa.

PM: Es la que se conocía como “la flaca” en las imágenes, que es la que habla es portavoz de los vascos que estaban adentro haciendo huelga de hambre y ella es la que habla siempre afuera, la que se ve en las imágenes documentales de la época que hay.

 

HS: ¿Y fue liberada recientemente nos decían?

NM: Sí, no sé si hace un mes.

 

HS: Mira vos, una alegría.

NM: Si, un saludo para todos manda y dice que le parece que está en otro mundo.

 

HS: Aurora de la Unión manda un saludo para Norma, dice que estuvo ahí, le tiraron gases, “me tiraron el termo”, dice, “yo escuchaba la 44 y después me pasé a la 36”.
El saludo para Aurora también.
Norma, gracias por estar esta mañana y a Pablo también.

NM: Gracias a ustedes por estar siempre, esperamos que la gente vaya con sus precauciones porque yo siempre digo, la marcha es la marcha pero también hay que tomar conciencia de cómo estamos viviendo. Que las precauciones las tomen y las prioridades también, hay que tener prioridades por los gurises, por las personas grandes que se cuiden, no por ir a la marcha que no se sabe, capaz que sí capaz que no, la cuestión es que se cuiden y allí los vamos a estar esperando.

 

Hernán: Hay que cuidar la memoria también.

NM: Un abrazo para todos los que estuvieron en ese momento y para los que no van a poder ir también estamos con ellos.