“NO ES JUSTO NI LEGÍTIMO QUE SEAN LAS FAMILIAS OBRERAS LAS QUE CARGUEN EL PESO DE LA CRISIS”
Contacto con Sergio Sommaruga (Sintep), 25 de agosto de 2020

“La política salarial es donde se expresa esta transferencia de costos ante la crisis al pueblo, el Sindicato tiene que ser firme, claro y determinado y rechazarlo, porque no es justo, no es popular ni legítimo que sean las familias obreras las que carguen en su espalda el peso de la crisis”, afirmó el secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Educación Privada (Sintep), Sergio Sommaruga en CX36. En ese sentido explicó las razones por las que su Sindicato –junto a otros que integran la Corriente Sindical- se opuso al acuerdo que firmó el Pit Cnt en el Consejo Superior Tripartito; y detalló la propuesta que llevan a la asamblea que se realiza con un paro general de la educación privada para facilitar la participación de los trabajadores. Transcribimos la nota que puede escuchar aquí:
https://archive.org/details/sergio-somaruga-cx-36-25-8

 

Hernán Salina: Vamos ahora a las realidades de la educación privada, de sus trabajadores nucleados en el Sindicato de Trabajadores de la Educación Privada –Sintep- y tenemos en línea a su secretario general, Sergio Sommaruga.
Buen día, Sergio.

Sergio Somaruga: Buenos días, Hernán, y un saludo para María y para Diego, y toda la audiencia. Y felicitaciones por estar al aire un día como hoy acompañando a la gente.


HS: Sí, es lo que corresponde, como vos decís para estar con la gente.
Queríamos actualizar la situación de los trabajadores de la enseñanza privada, Sergio, que tienen una asamblea el próximo viernes para evaluar el tema negociaciones en los Consejos de Salarios.

SS: Sí, efectivamente es un paro de 24 horas con asamblea, un paro nacional que tiene alcance a todos los sectores de actividad, menciono esto porque por asociación intuitiva, la enseñanza privada que es acá solamente los colegios, y en realidad la enseñanza privada es mucho más amplia en nuestro país, incluye todo lo que es las tercerizaciones de Inau en políticas de primera infancia hasta adolescencia, con los Caif, los Clubes de Niños, Centros Juveniles, ahí estamos hablando de más de 600 centros socioeducativos que están desparramados por toda la república. Además los institutos de enseñanza técnica también que hay unos cuantos que son de carácter privado y que también están dentro de la enseñanza privada. Es un paro de todos los subgrupos de actividad, es nacional y es para hacer efectivamente una asamblea. El paro como condición de posibilidad para ampliar la participación democrática de las trabajadoras y los trabajadores, a los efectos de que sigan el ejercicio de la democracia sindical, que se resuelva los aspectos vinculados a las propuestas que nos hace el gobierno y las patronales, de rebaja salarial, y de inestabilidad laboral.
La Dirección del Sindicato tiene una convicción firme y determinada de rechazo, pero nosotros somos fieles convencidos de que la democracia sindical va de abajo hacia arriba, y por lo tanto esta asamblea es clave para ratificar o no la posición de la Dirección.


HS: Claro. Ustedes ven una caída del salario de entre 3,5 y 5%.

SS: Sí, porque la apuesta del gobierno es un 3% de ajuste del salario nominal en enero. ¿Qué significa que sea nominal? Que es independiente de la inflación, que si la inflación está en un 8 a vos te van a dar un 3, ahí ya de pique perdiste un 5, en este ejemplo que estoy dando.
Después cuando lleguemos a la mitad de 2021, te van a dar el valor de la inflación, ponele que la inflación a junio de 2021 esté en un 12% -por decir algo- entonces te van a descontar ese 3 que te dieron a modo de adelanto, entonces ahí ya estamos hablando de que quedaste en 7, y de ese 7 te van a descontar la caída del Producto Bruto Interno que está estimada entre un 3,5 y un 5%. Nosotros inferimos que la rebaja salarial va a estar en ese entorno. Y eso no es otra cosa que transferirle el costo de la crisis a las familias trabajadoras, una manera concreta, real, clara y contundente de que la crisis la paguen los que viven del trabajo. Otra manifestación más de esto. Porque lo vemos con el desempleo creciente que está cercano al 11%, lo vemos con el presupuesto de recorte, achique, de privatización, todo eso que puede ser transferible el costo de la crisis al pueblo. Lo que está a nuestro alcance en lo inmediato es decir, la política salarial en donde se expresa esta transferencia de costos ante la crisis al pueblo, el Sindicato tiene que ser firme, claro y determinado y rechazarlo, porque no es justo, no es popular ni legítimo que sean las familias obreras las que carguen en su espalda el peso de la crisis.


HS: Sergio y también ustedes plantean mecanismos para contemplar situaciones de despidos que se puedan dar.

SS: Claro, porque lo que hicimos nosotros es meternos adentro del razonamiento que nos proponían, que yo creo que es falso, creo no, estoy convencido que es falso.
La dicotomía o la contradicción es salario versus empleo, cosa que han dicho muchos dirigentes sindicales -tristemente, porque lo he dicho en le Pit Cnt, no ando con Gre Gre para decir Gregorio- que te dicen, ‘no porque para qué querés aumento de sueldo si te vas a quedar sin trabajo’. Como si hubiera una contradicción entre defender el salario como un derecho fundamental y defender el trabajo como un derecho fundamental. Entonces presupongamos, vamos a aceptarles la premisa, entonces dijimos, si ustedes proponen rebaja salarial que se prohíban los despidos. Porque si la rebaja salarial es para cuidar el empleo, garantizame que el empleo se va a cuidar, porque si no me estás mintiendo. Si yo creo que lo que vos decís es cierto, lo tomo, entonces prohibime los despidos, excepto lo de notoria mala conducta.


Diego Martínez: Claro, que eso que te prometen que es cuidar el trabajo a cambio de salario que tenga una garantía legal.

SS: Exacto.
Y ahí cuando le plantemos eso, dicen que no. Entonces decís, bueno, la fórmula que vos me estás proponiendo es perder-perder, perder salario y perder puestos de trabajo, eso es imposible, es inadmisible.
¿Cómo un sindicato va a avalar que haya despidos y rebaja salarial? Ya está me fui para mi casa.


HS: En esto de la asamblea entonces ahí se evaluará, pero la dirección del sindicato va con una visión de rechazar la propuesta.

SS: Totalmente, determinante, e indeclinable, lo que puede pasar. Nosotros creemos en la democracia sindical, la democracia sindical es argumento, debate, análisis, y votación, no hay legitimidad si se resuelve de espalda a la gente.
Entonces la posición del sindicato es clara, es determinada, es firme, pero nosotros nos subordinamos a lo que resuelvan las bases, siempre hemos hecho las cosas así y no las vamos a cambiar ahora. Yo creo que el Sindicato va a acompañar la posición de la Dirección, estoy convencido de eso, entre otras cosas porque en el marco de esta Dirección del Sindicato, pasamos de tener 3500 afiliados a 6200. O sea ese crecimiento significa que la Dirección ha hecho, parecería ser que ha hecho las cosas bien.
Y después no quiero dejar de decir, porque es importante también, les robo unos minutitos más porque me parece muy importante el tema de los Caif, lo que está pasando con Inau y los trabajadores de los Caif.
Luego de las vacaciones de julio, Inau cambió el criterio que tenía respecto al cuidado de la población vulnerable, ¿qué es la población vulnerable? son trabajadores que tienen por ejemplo cardiopatías, inmunodepresiones, problemas respiratorios severos. Esta gente hasta las vacaciones de julio estaba haciendo trabajo remoto o trabajo desde la casa, porque se la estaba cuidando ante el coronavirus que sabemos que gente con esas patologías previas, puede quedar en una situación muy compleja, muy vulnerable en relación a su Salud.
A partir de ahí y con un criterio absolutamente economicista, el Inau deja de reconocer esas constancias médicas, entonces suponete que vos tenés cardiopatía, no vas a trabajar, sos población vulnerable, trabajás desde tu casa, a partir de las vacaciones de julio, Inau dice ‘no, usted tiene que presentarse a trabajar o meter alguna licencia médica’. Pero qué pasa, cuando vos vas al médico, el médico te dice, ‘pero yo no te puedo licenciar porque vos estás sano, tenés una patología, pero es una patología que no te impide trabajar’. Porque el médico no te puede licenciar por riesgo.
Entonces qué está haciendo el Inau por la vía de los hechos, cuál es la política del Inau, traducida: está obligando a personas que si contraen coronavirus, pueden llegar a perder la vida, a presentarse a trabajar. Así de grave y así de claro.


HS: ¿Esto ustedes lo van a plantear también a nivel de ámbitos de negociación?

SS: Nosotros esto lo hemos denunciado públicamente en un comunicado que está publicado en la página web del Sindicato el 14 de agosto, que se publicó y se mandó a todos los medios para denunciarlo porque nos pareció muy grave.
Pedimos tres veces reunión al Grupo de Seguimiento que funciona dentro de la órbita de Inau, que es un grupo multipartito que integra el Inau, las patronales, el Colectivo Infancia, el Suinau y Sintep.
Y el Inau las primeras dos ocasiones que tuvimos reunión para tratar el tema, no nos contestó directamente, así de grave; y a la tercera ocasión, nos contesta un escueto correo, en donde dice que el Directorio desestimó la importancia del pedido de la reunión. Nosotros le respondimos a Inau que vamos a hacerlos penalmente responsables en el marco de la Ley de Responsabilidad Penal Empresarial si hay alguna tragedia, que ojalá no ocurra, pero se van a tener que atener a las consecuencias.


HS: Queríamos consultarte por el proceso a nivel del Consejo Superior de Salario, donde se llegó a un acuerdo entre la cúpula del Pit-Cnt, las cámaras empresariales, donde el grueso del paquete ya está atado en materia de acuerdo y de expectativas en lo salarial. ¿Cómo se ha procesado eso en la interna sindical del Pit-Cnt? Porque me acuerdo que cuando estuviste por acá decías que tenía que reunirse la Mesa Representativa para definir en torno a esas cosas, ¿cómo ha sido el proceso interno de ese acuerdo?

SS: Algunas apreciaciones. Quedaron tres sectores afuera de esa acta, que fue la Construcción -que ya tiene un convenio firmado, sin pérdida de salario-; quedó la Salud y el Transporte, que quedaban afuera porque son sectores fuertemente subsidiados, entonces la participación del Estado es co-determinante en el precio de los servicios tanto en la cápita en el caso del Fonasa, como el precio del boleto en el caso del Transporte. Entonces como el gobierno es parte interviniente en la formación de los precios, quedaron por fuera, esa es la razón.
Nosotros cuando la discusión se llevó a la Mesa Representativa -nosotros me refiero a Sintep junto con otro conjunto de sindicatos- argumentamos y votamos en contra de que el Pit-Cnt firmara esa acta. Perdimos la votación, esa es la realidad.
Pero acá quiero ser claro en algunas precisiones, que me parecen valiosas para lograr comprensión de la gente.
El Pit-Cnt no es una central, es una Convención, y esta no es un diferencia de palabras, ni de predilecciones ideológicas, es una cuestión conceptual y estatutaria; qué significa que el Pit-Cnt sea una convención, que los sindicatos seguimos siendo autónomos. Si fuera una central lo que firma el Pit-Cnt te deja adentro, te determina.
No es el caso, entonces el Sintep siguió defendiendo su autonomía y su independencia de clase y dijo, está bien, la posición del Pit-Cnt es firmar el acta, nosotros perdimos y respetamos, pero la posición de Sintep es otra.
La posición de Sintep es no avalar la rebaja salarial y así como votamos en el Pit-Cnt fuimos a la primera reunión de Consejo de Salario, esto que lo voy a decir al aire, fue lo que les dije, ni palabras más ni palabras menos, les dije en la primera reunión, empieza la reunión y les digo miren, vamos a ser claros, sencillos y directos, para no hacernos perder el tiempo al gobierno y a las cámaras empresariales, si ustedes van a firmar, ustedes quieren firmar el acta que viene del Consejo Tripartito Superior, yo me levanto y me voy, vótenlo y suerte en pila. No voy a avalar rebaja salarial, no lo voy a firmar, si esa es la propuesta. Háganlo ya y nos vamos cada uno para su casa y listo.
Y ahí ambas partes dijeron, ‘no, no, vamos a negociar’.
Bueno ahora sí, vamos a negociar sí, pero sobre la base que se entienda que esa pauta no se va a votar, no se va a firmar, si la quieren imponer, impónganla, pero no con nuestro consentimiento, porque lo que viene del Consejo Tripartito Superior, no es vinculante, o sea lo que baja del Consejo Tripartito Superior es un lineamiento, un marco general, pero no es obligatorio porque sino abrir la ronda no tendría sentido, ¿para qué voy a abrir la ronda si ya resolví en el Tripartito Superior?


HS: Claro, ahora son dos panoramas distintos el hecho de que quede librado cada sindicato a su fortaleza, a sus definiciones, a que si se pudiera responder en bloque a esto.

SS: Claro, pero por eso yo comparto esa valoración, comparto plenamente.
Cuando nosotros hablamos de unificar los conflictos, hablamos de tener una estrategia común, obviamente que después hay miles de conflictos, decenas de conflictos, que se apoyan en términos de solidaridad de clase, que lleva propagandas a las concentraciones. Esa es una política de solidaridad de clase en el apoyo a los conflictos.
Pero unificar los conflictos significa tener una estrategia común y para tener una estrategia común tenemos que tener una política general compartida en relación a temas claves como el salario. Ahí nosotros entendíamos que la posición del Pit-Cnt tenía que haber sido de rechazo de la pauta en el Consejo Tripartito Superior para ir todos juntos en una posición de rechazo a la rebaja salarial. Esa era la posición de Sindicatos como el de nosotros que así lo expresamos y votamos de esta manera, pero bueno no obtuvimos la cantidad de votos necesarios.

HS: La mayoría que apoyó esa resolución ¿parte de qué? ¿De reconocer que no hay condiciones económicas para pedir más o no hay condiciones para pelear?

SS: Hubo dos argumentos o dos tipos de argumentos. El argumento principal es que no hay condiciones en función de la enorme cantidad de trabajadores que hay en el seguro de paro, ante la caída de la actividad era imposible sostener un conflicto porque no tenemos a la gente en los centros de trabajo. Ahí hubo un elemento de presión que en parte yo creo que es cierto, porque los curtidores por ejemplo tienen al 80, 85% de los trabajadores en el seguro de paro, o sea están todos en el seguro de paro. Ahora, nosotros no, los bancarios no, la construcción no. Por eso era decir, los que podemos, poquitos, cada uno lo que puede, cincha por todos, porque es verdad que hay sectores, los propios metalúrgicos tienen una situación de muchos trabajadores que están en el seguro de paro, y cuando tenés esa situación, estás más débil. Eso es así, no es mentira eso, es real. ¿Cómo voy a hacer un paro, qué paro si estoy en el BPS?
Pero en una estrategia en donde nos defendemos entre todos y actuamos como clase, si vos no podés, no te preocupes, no podés; pero yo sí puedo y te pongo el hombro. Era esa un poco la idea nuestra, de jugar con el poder de juego que tiene la clase obrera, porque está inserta en toda la actividad económica, en la primaria, en la secundaria, en la terciaria, estamos presente, el asalariado rural, está presente el trabajador de la industria, está presente el trabajador de los servicios. Entonces tenés todo el abanico para desarrollar una estrategia.
Pero bueno no fue comprendido así.
Y la otra línea de argumentos que yo escuché en el debate fue que firmar el acta era positivo porque había mecanismos de cuidado del empleo. Yo realmente estudié la pauta, porque no es que tengo una posición por rechazo espontáneo, la estudiamos a la pauta, y yo no encuentro ninguna medida de protección de empleo en la pauta. Absolutamente ninguna.
Y la prueba está que cuando nosotros vamos por ejemplo y decimos, bueno está bien si la propuesta de ustedes es pérdida de salario a cambio de cuidado de empleo, prohibime los despidos, y ahí te dicen que no. Ahí te das cuenta que en realidad no hay ningún mecanismo real, concreto, escrito en un papel, que determine que se va a cuidar el empleo, no existe eso.

 

DM: Estas condiciones de las que se ponen arriba de la mesa para no dar una pelea frontal digamos y para aceptar algunas condiciones, no son justamente las condiciones por las que habría que cambiar el esquema.

SS: El planteo lleva a mi entender a una discusión de fondo, porque en realidad ahí entra a jugar la conciencia de clase y empieza a jugar el marco, la ideología; empieza a jugar cómo entendemos cuál es el rol de la clase obrera organizada en el proyecto social uruguayo. Independientemente de la coyuntura, que puede ser más propicia, o menos propicia, porque en una coyuntura de crecimiento económico, en realidad vos tendrías también que generar una avanzada para ir contra la desigualdad social, o sea una coyuntura de crecimiento económico tenés que ir a disputar ya no salario -a mi entender- sino a disputar plan de vivienda, que no haya un uruguayo viviendo en la calle, viviendas para todos, comida para todos, salud gratuita y de alta calidad para todos. Lo que tenés que ir a disputar en un momento de crecimiento económico es la clase obrera al servicio de la justicia social para los más pobres, para los que están más abajo, justicia social para las madres solteras que tienen que hacerse cago, son jefas de familia, justicia social para los niños de 0 a 6 años que son los más pobres del Uruguay, triplican la pobreza general.
En un momento de crecimiento económico, el movimiento obrero tiene una enorme cantidad de luchas que dar.
Y en un momento de crisis tiene que ser el escudo, no hay para mí una coyuntura económica de expansión o una coyuntura económica de recesión no cambia el rol del movimiento de la clase obrera, pero cambia la táctica, pero el rol tiene que ser siempre el mismo.
Entonces yo creo que la discusión no es qué coyuntura tenemos, sino cuál es el rol de la clase obrera.

 

DM: Digo por el planteo que mencionaste que se tuvo ahí.

SS: Por eso evidentemente que el movimiento sindical no es uniforme, por eso en el movimiento sindical hay corrientes, por eso el movimiento sindical no es algo uniforme, no es sólo el Pit-Cnt, no es una cosa única, hay Sindicatos que estamos dentro del Pit-Cnt, que tenemos una orientación de independencia de clase, que tenemos una orientación de solidaridad y de ejercicio de la solidaridad de clase, que defendemos la democracia sindical de base, que defendemos los métodos históricos de cómo se construye el sindicato. Nosotros -es sabido- tenemos una posición como Dirección, llamamos a una asamblea para que resuelva la gente y creo que en el movimiento sindical lo que hay es una disputa en donde hoy hay una corriente mayoritaria, pero donde hay una corriente minoritaria que cada vez tiene más fuerza, esa también es la realidad, en las últimas votaciones de la Mesa Representativa. Hoy por hoy hay dos corrientes, esa es la realidad, porque hay una que, vos mirás las actas del Pit-Cnt y te vas a encontrar con que hay un conjunto de sindicatos que votan con la mayoría, y después lo de la Coordinación Sindical que votamos en minoría que estamos votando unos 10, 12 sindicatos contra todos los demás, contra la posición de todos los demás, no contra los demás sindicatos.
Entonces yo creo que hoy hay dos posiciones dentro del movimiento sindical, el oficialismo como una gran expresión y la corriente que representa la Coordinación de Sindicatos que nosotros integramos, que está tratando de hacer otro proceso.

 

HS: ¿Y hay una idea de acción conjunta en este panorama con eso ya laudado digo como cúpula a nivel de cúpula del Pit-Cnt en el Consejo Superior hay un trabajo apuntando a juntar conflictos, a unir luchas de un panorama que se va a ver como muy duro en los próximos meses?

SS: Yo hoy creo que la discusión sobre el Consejo de Salarios ya está laudada por la vía de los hechos -por lo menos a nivel de privados- a nivel de públicos la propuesta es tan agresiva, la propuesta del gobierno es tan agresiva que hoy ninguno de los sindicatos públicos estaría aceptando la pauta del gobierno. Pero a nivel de privados yo creo que es llorar por la leche derramada, o sea en realidad ya está, cada sindicato ya la mayoría ha firmado, y otros estamos tratando de resistir como podemos. Me parece que la gran discusión que se viene ahora para adelante es Presupuesto, LUC (Ley de Urgente Consideración) y seguridad social. Porque el año que viene va a ser el año de la reforma expropiatoria y regresiva más grande de la historia del Uruguay en los últimos años que es la reforma de la seguridad social, en donde vienen por todo, significa más años de trabajo, menos jubilación, recorte feroz de todo lo que son ayudas especiales, ambulancia para los niños discapacitados, prótesis, lentes, que toda esa actividad solidaria, multitudinaria que apoya el BPS la van a recortar, porque el neoliberalismo viene para asegurarse el pago de la deuda. Y para eso tienen que cortar el déficit fiscal, y hoy el déficit fiscal de Uruguay es equiparable al presupuesto del BPS, van en contra del BPS para asegurarse el pago de la deuda. Eso es así.
Y esa reforma va a ser la más agresiva, la más violenta y la más estructural de los últimos años en Uruguay. Y el gran desafío nuestro, como expresión sindical, como Corriente, es prepararnos con todo e ir resistiendo todo lo que podamos, pero la gran batalla es contra la reforma regresiva y expropiativa de la seguridad social.

 

HS: Sergio Sommaruga, gracias por este rato, seguimos conversando en cualquier momento. Un abrazo

SS: Otro para ustedes.