“MÁS DE 4 MILLONES DE HAITIANOS PADECE HAMBRUNA SEVERA Y EL 70% DE LA POBLACIÓN ACTIVA NO TIENE TRABAJO”
Contacto con Henry Boisrolin, 16 de septiembre de 2020.

 

“Por donde uno mire la crisis haitiana se profundiza, se agrava. Pero está silenciada la lucha popular, la resistencia popular, por eso cuando desde Radio Centenario se preocupan y difunden todo esto, lo entendemos como una muestra de solidaridad plena para con la lucha del pueblo haitiano que necesita no de caridad, sino de solidaridad internacional” porque “ese aislamiento ha contribuido a que ellos puedan perpetuarse todavía en el poder”, dijo el activista haitiano Henry Boisrolin, en ‘Mañanas de Radio’. Destacó que “hoy en Haití hay más de 4 millones de seres humanos padeciendo hambruna severa”, “el 70% de la población activa no tiene trabajo” y “encima, frente a la resistencia popular al gobierno no se le ocurre otra cosa que sembrar bandas armadas en todo el país” que “cometen masacres practicando el terror para tratar de frenar el levantamiento popular”. Transcribimos la nota que usted puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/2020-09-16-heny-boisrolin-haiti

Diego Martínez: Estamos en contacto con Henry Boisrolin, activista haitiano, para conocer la situación que se está viviendo en Haití.
Gracias por atendernos Henry. Buen día.

Henry Boisrolin: Buenos días, bueno, cómo podría empezar.
Siempre hay que tratar de caracterizar, creo yo, la crisis que estamos viviendo para poder entender ante tantas noticias, a veces diversa y confusa.
Haití está enfrentándose a una crisis de un sistema neocolonial que tiene más de 100 años que está en fase de descomposición y que algunos intentan mantener o conservar este sistema, y el único remedio que encuentran es el medio de la represión y la entrega cada vez mayor de los recursos del país. Eso es un elemento que hay que tener en cuenta.
El segundo elemento es que el imperialismo norteamericano con intereses geopolíticos y económicos, etc., entienden que este movimiento popular triunfante sería contraproducente para los intereses de ellos, no solamente en Haití sino en la región.
Estamos en presencia de un pueblo que no quiere seguir viviendo como antes y que está exigiendo cambios importantes en medio de una crisis económica donde uno puede ver claramente la existencia de condiciones infrahumanas de existencia. Por ejemplo, les digo un solo dato, hoy en Haití hay más de 4 millones de seres humanos padeciendo hambruna severa, y se está proyectando que para fin de año puede ser que sean 6 millones. Somos una población de 12 millones, significa casi la mitad de la población.
Es algo realmente espantoso, el 70% de la población activa no tiene trabajo, y encima, frente a la resistencia popular al gobierno no se le ocurre otra cosa que sembrar bandas armadas en todo el país, grupos armados, bandidos que cometen masacres practicando el terror para evitar y para tratar de frenar el levantamiento popular.
Lo que es prácticamente imposible porque la gente ha decidido otra cosa.
Y el otro elemento es la inserción ahora, la incorporación en la lucha de los alumnos de las escuelas públicas de secundaria en todo el país, porque hace varios meses que no tienen profesores, por ende no tienen clases, en cambio las escuelas privadas sí. Entonces hay enfrentamientos, los estudiantes, los alumnos de la Secundaria de las Escuelas públicas salen y atacan a las Escuelas privadas impidiendo que trabajen porque dicen que si ellos no pueden ir a la escuela, nadie puede ir.
Entonces, por doquier, por dónde uno mire hay descontento.
Y hay descontento también dentro de los propios aparatos. El principal aparato represivo es la Policía Nacional, porque no hay que olvidar que Haití no tiene más Ejército desde el año 1995 cuando lo disolvió el entonces presidente Jean Bertrand Aristide. Dentro de la Policía Nacional hay un grupo que se llama "Fantom 509"que realmente provoca estragos en las calles cuando salen a reclamar. Por ejemplo, habían detenido a 5 de ellos el sábado entonces quemaron autos del Estado, oficinas del Estado, etc. y el gobierno los tuvo que soltar. Ahora queda uno, Jean Pascal Alexandre -es un oficial de la Brigada contra el Tráfico de Drogas (BLTS) de la Policía Nacional de Haití- que fue detenido en mayo por orden de la Fiscalía de Puerto Príncipe bajo acusaciones de asesinato, incendio premeditado, vandalismo, destrucción de bienes públicos y violación de la seguridad del Estado. Y los de “Fantom 509” exigen su liberación y por eso van a seguir protestando.
Ayer la oposición en comunidad ha planteado todo un programa de movilizaciones en rechazo y una propuesta de salida, es un gobierno de tradición, exige la renuncia del presidente. Un presidente que está dirigiendo de facto desde enero porque decretó la caducidad del parlamento por lo haber hecho elecciones a tiempo a propósito, entonces todo lo dirige por decreto.
Entonces, es un gobierno ilegal e ilegítimo, el único respaldo son las bandas armadas y el imperialismo norteamericano a través del CoGroup, eso es Haití

 

DM: Henry, los docentes se han movilizado en las últimas horas junto a los estudiantes; hay una carta que denuncia que hay persecución y una situación realmente muy alarmante.  

HB: Exactamente. Por ejemplo hacen responsable al compañero Josué Merilien, el secretario general de la Unión de los Normalistas Haitianos, por la movilización de centenares de miles de estudiantes en todo el país.
El lunes fue muy importante la protesta estudiantil apoyada por los sindicatos docentes, en dos ciudades cercanas a Puerto Príncipe, Haití, ante la falta de maestros en las aulas al cumplirse un mes del reinicio del curso escolar en medio de la pandemia de la Covid-19. Los estudiantes y sindicalistas denunciaron la represión desatada contra las movilizaciones.
Además, el Ministerio Público del Tribunal de Primera Instancia de Puerto Príncipe ha emitido órdenes de arresto contra el sindicalista docente Josué Merilien y otros tres activistas políticos, tras las manifestaciones de estudiantes de Secundaria.

 

DM: Y la idea de organización popular, que en su momento tomó mucha fuerza. ¿En qué está ahora?

HB: Sí, la organización Frente Patriótico, sí, se ha transformado ahora en una organización política claramente, del Foro que se reunió el año pasado ha pasado a ser un frente político y por supuesto, toman sus precauciones para el caso pero siguen luchando. Son parte del amplio espectro de la oposición que en comunidad ha planteado todo un programa de movilizaciones en rechazo y una propuesta de salida exigiendo la renuncia del presidente Jovenel Moïse. Un Presidente que está dirigiendo de facto desde enero porque decretó la caducidad del Parlamento por no haber hecho elecciones a tiempo a propósito, entonces todo lo dirige por decreto. Por tanto, es un gobierno ilegal e ilegítimo, cuyo único respaldo son las bandas armadas y el imperialismo norteamericano a través del Core Group -formado por diplomáticos de Estados Unidos, Francia, Alemania, Brasil, España y Canadá-. Eso es Haití hoy.
La organización de la oposición en el Frente Patriótico se ha transformado ahora en una organización política claramente, el Foro que comenzó a coordinar el año pasado en los hechos ha pasado a ser un frente político y ha seguido funcionando, tomando sus precauciones para el caso pero siguen luchando.
Hay un debate interno hoy en cuanto a la propuesta de salida, pero el gobierno no entiende –o no quiere entender- porque el Presidente de facto quiere permanecer en el gobierno. Incluso ha puesto en duda el final de su mandato que para todos los que entienden de la Constitución haitiana sostienen que su mandato termina el 7 de febrero del 2021, pero Jovenel Moïse dice que tiene que ser el 7 de febrero del 2022 porque él asumió en el 2017. Pero las elecciones se hicieron antes y la Constitución dice que se cuenta el mandato del Presidente a partir de la elección que fue en el 2016.
Entonces, por donde uno mire la crisis haitiana se profundiza, se agrava pero está silenciada la lucha popular, la resistencia popular, por eso cuando desde Radio Centenario se preocupan y difunden todo esto, lo entendemos como una muestra de solidaridad plena para con la lucha del pueblo haitiano que necesita no de caridad, sino de solidaridad internacional.
Eso es lo que nosotros entendemos y es uno de los factores también que entendemos que ha contribuido. Ese aislamiento ha contribuido a que ellos puedan perpetuarse todavía en el poder.

 

DM: Por último, ¿qué está pasando desde el punto de vista de la injerencia extranjera? En su momento generó mucho daño la Minustah.
Hoy por hoy, esta situación de descontrol, ¿qué mirada se tiene desde el exterior y cómo ven ustedes también que esto pueda ser parte también de una estrategia de volver a tener participación de tropas extranjeras en territorio haitiano?

HB: Bueno, la verdad, como te dije al principio, Haití es un país neocolonial, con una formación social neocolonial, significa que la presencia extranjera está ahí.
El verdadero gobierno allá no es el de Moise sino que es el Core Group formado por los embajadores de Estados Unidos, Canadá, Francia, España, Brasil, representantes de la Comunidad Económica Europea, de la ONU, de la OEA y también de Alemania. Ellos son los deciden, por supuesto bajo la batuta de los Estados Unidos.
La Minustah estuvo 13 años, desde el 2004 hasta el 2017, después fue reemplazado por la Minujusth y ahora hay una cosa que se llama Binuh. Siempre están, no con tantas tropas como en la Minustah pero Binuh es la oficina de las Naciones Unidas para Haití.
Entonces, como vos bien decís, en caso de no poder controlar al final del movimiento popular, no se descarta un desembarco incluso directo de los norteamericanos. Pero como están en período electoral es medio difícil, pero no se puede descartar. Nosotros sabemos que la batalla final sería contra el imperialismo evidentemente, pero lo primero que queremos lograr es la salida de la Presidencia de Möise, formar un gobierno de transición por lo menos para 2 o 3 años antes de realizar las elecciones, hacer una nueva Constitución, hacer una conferencia nacional y un proyecto por lo menos mínimo de 3 años de todas las fuerzas haitianas para recuperar nuestra soberanía y nuestro derecho a la autodeterminación. Eso es lo que se está haciendo ahora.

 

DM: Henry Boisrolin, muchísimas gracias por estos minutos, quedamos a la orden.

HB: No, gracias a ustedes.