“BRASIL NUNCA SE SOMETIÓ DE ESTA MANERA A LOS INTERESES NORTEAMERICANOS”
Contacto con Jair Krischke desde Brasil, 22 de setiembre de 2020.

 
El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, y el ministro de Asuntos Exteriores de Brasil, Ernesto Araújo se reunieron en Roraima, en la frontera con Venezuela.

La presencia del Secretario de Estado de Estados Unidos,  Mike Pompeo, en el norte brasileño “es un insulto a toda una tradición de las relaciones exteriores de Brasil que siempre fue independiente, incluso durante la dictadura militar. Brasil nunca se sometió de esta manera a los intereses norteamericanos, y en este caso especialmente electorales”, dijo en Radio Centenario el abogado especialista en Derechos Humanos brasileño, Jair Krischke. “No podemos olvidar que el general (Ernesto) Geisel rompió el acuerdo militar Brasil - Estados Unidos, acuerdo que solamente volvió a tomar fuerza con Lula”, indicó. Por tanto “la presencia del Ministro de Relaciones Exteriores de Brasil ahí en Roraima y estar presente cuando este señor insulta al gobierno venezolano desde territorio brasilero, es inadmisible”, subrayó. Transcribimos la nota que usted puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/2020-09-22-jair-krischke-brasil

 

Diego Martínez. El contacto es con Jair Krischke, desde Brasil, antes que nada muchísimas gracias por estos minutos Jair, bienvenido a los micrófonos de Radio Centenario.

Jair Krischke: Gracias, muy buen día, un gusto como siempre hablar contigo y nuestros oyentes.

 

DM: Bien, Jair, varios temas están arriba de la mesa para conversar, queríamos comenzar con la presencia de Mike Pompeo en territorio brasileño, en el norte, ¿cómo puede ser evaluada, tomada esta presencia de alguien tan importante en la escena internacional de Estados Unidos?

JK: Es un desastre, no te imaginas.
Esto primeramente nos sorprendió mismo, que nuestro ministro de Relaciones Exteriores sea un tipo más norteamericano que brasilero. Pero mismo así. Es un insulto a toda una tradición de las relaciones exteriores de Brasil que siempre fue independiente.
Mira lo que te voy a decir, incluso durante la dictadura militar, Brasil nunca se sometió de esta manera a los intereses norteamericanos, y en este caso especialmente electorales. Este hecho tiene que ver con la campaña electoral de Trump, es un insulto a las tradiciones de la diplomacia brasilera y además con una posición...

 

DM: ¿Cuestiona la independencia de la política de Brasil?

JK: Sí, sí, siempre fue la posición de la política exterior de Brasil. Y como decía, incluso durante la dictadura.
No podemos olvidar que el general (Ernesto) Geisel rompió el acuerdo militar Brasil - Estados Unidos, acuerdo que solamente volvió a tomar fuerza con Lula. ¿No es sorprendente?
Pero es así.
Entonces, mira, esta posición y la presencia del Ministro de Relaciones Exteriores de Brasil ahí en Roraima y estar presente cuando este señor insulta al gobierno venezolano desde territorio brasilero, esto es inadmisible. Nadie puede aceptar este tipo de posición.
Pero todo esto a raíz de esto que no llega a ser un gobierno, yo digo que es un "desgobierno".

 

DM: ¿Jair, y esto puede ser tomado simplemente como una actitud de condescendencia o de sumisión de las políticas de Brasil hacia Estados Unidos o hay algo a cambio?

JK: Lo peor de todo es que no hay una contrapartida, es lo peor de todo. Es absolutamente una postura equivocada, sin ninguna razón, y como decía, de apoyo electoral a Trump, nada más que esto. A Brasil no le resulta ninguna ventaja, nada, es de las cosas más absurdas.

 

María de los Ángeles Balparda: Es increíble además, Jair, que cuando sale Mike Pompeo de Estados Unidos rumbo a América Latina, dice que vienen a luchar por la democracia y contra el coronavirus, que en Estados Unidos los tiene vuelto locos.

JK: Sí, yo digo, esta lucha contra el coronavirus es de matar a alguien de risa. Porque, ¿cómo contra el coronavirus? Estados Unidos es el país que tiene más gente muerta por el coronavirus y la postura negacionista de Trump es muy parecida con la de Bolsonaro.
Eso de negar lo que está pasando.
Entonces, ¿vino para decir qué?
Nada, no tiene nada qué decir.
Y mira, es interesante porque es un viaje que el Secretario de Estado norteamericano viene directamente de Estados Unidos hasta Roraima, en el norte del país, no baja en Brasilia, no. Es directo el vuelo. Va ahí, dice unas barbaridades y de ahí sigue para Colombia.
Es un absoluto desastre.

 

MAB: Además son los puntos más delicados de la política internacional en América Latina, esas fronteras con Venezuela, donde cualquiera se da cuenta que lo que puede pasar en cualquier momento es un despliegue mayor todavía de Estados Unidos. Paraguay que está con una situación interna complicadísima y que el gobierno le pidió a Estados Unidos que intervenga, a Estados Unidos, a Brasil, a Colombia, y justo viene Mike Pompeo.

JK: Es preocupante, es muy preocupante.
Ahora, yo te digo, el tema de Paraguay a mí me preocupa mucho, porque este nuevo gobierno paraguayo, por favor, es de ultrísima derecha, con toda una postura muy semejante a cuando Paraguay era gobernado por Stroessner ¿no?

 

MAB: Sí, tal cual

JK: Es impresionante esto.
Esta frontera de Brasil con Venezuela, yo creo que lo importante sería Brasil montar toda una infraestructura, ya tiene, pero mejorarla para recibir a estos venezolanos que por una cantidad de motivos, desde hambre hasta medicinas, busca Brasil.
Entonces sería todo un accionar humanitario, esto sí, de solidaridad con un pueblo hermano. Nada más que esto, sacar afuera toda esta otra cuestión.
Pero mira, nuestro ministro de Relaciones Exteriores, además de todo es un terraplanista, la Tierra es plana

 

MAB: Claro, claro

JK: Entonces, qué desastre estamos viviendo ¿no? Pero es una cosa de la que se habla poco

 

MAB: Sí.
Ahora, vos que has trabajado siempre en el tema de derechos humanos, estas condiciones que se están dando en América Latina en este momento, con este papel de Estados Unidos y de estos gobiernos terraplanistas que mencionabas, que hay varios, afecta directamente a los derechos humanos de las personas. El otro día en Paraguay mataron a dos niñas de 11 años, pero es permanentemente en estos países el problema derechos humanos muy castigado ¿no?

JK: Yo digo, hay un retroceso, estamos dando marcha atrás de una manera impresionante, estamos volviendo a los peores momentos cuando en toda nuestra región estaban las dictaduras. Estamos volviendo y decimos que vivimos en democracia, pero para mí es fácil poder examinar si un país es demócrata o no, si vive en democracia o no, respecto a los derechos humanos.
Todos nuestros países de la región, en todos nuestros países se está volviendo en una marcha atrás violentísima, rapidísima, impresionante. Y no sé por qué está muy difícil de reaccionar, está muy difícil de hacer frente a esta situación. Incluso te digo así, por esto la importancia de Radio Centenario, porque la prensa tiene que ser nuestra compañera en esta lucha, tiene que estar a nuestro lado.
Y yo veo que la prensa de nuestra región está quieta, se calló, y esto es muy grave.

 

DM: Jair, otro de los temas que está vinculado también al tema de la mirada que se tiene desde los gobiernos, el tema del Amazonas, estos incendios provocados casi que en su totalidad, que han generado desplazamientos, que han generado situaciones realmente muy angustiantes con pueblos originarios que están siendo perseguidos, ya no sólo por las armas sino también por las llamas. ¿Qué se puede decir en torno a esto?

JK: Yo te digo así, estamos viviendo en el tema de los incendios en el Amazonas y en el Pantanal, es una tragedia impresionante, es la peor de los últimos 50 o 60 años.
Es una región de Brasil donde la pobreza es muy grande, hablas de los pueblos originarios y aquí para nosotros tenemos técnicamente una distinción, uno puede entender que pueblos originarios son solamente los indígenas pero para nosotros no, para nosotros también la gente que al principio de la colonización de Brasil y especialmente los quilombolas, los descendientes de los esclavos que un día huyeron del trabajo esclavo y se localizaron en territorios libres.
Bueno, esta gente siempre fue muy pobre, muy desasistida por el Estado especialmente, esta gente es la gran víctima. Y ahora todos los días tú puedes ver que el Pantanal está destruido, entonces todo el medio ambiente está damnificado.
Animales, algunos ya en una fase de casi extinción están siendo víctimas. Y esta gente, este pueblo de indígenas al que se le juntan dos cosas, coronavirus y los incendios, es un desastre total, una cantidad de tribus indígenas están también desapareciendo, ellos castigados por los incendios, tienen que salir de su hábitat para buscar salvar la vida.
Ahora hace como 10 días mataron a un funcionario del Estado brasilero que dedicó toda su vida a cuidar de los indígenas. Un grupo de indígenas que no tenía contacto con la "civilización", con el hombre blanco, huyeron del lugar donde vivían, se encontraron con este señor que es como un técnico del Estado que cuidaba de los indígenas, acabó siendo asesinado por ellos. Una tragedia terrible, porque era uno de los pocos que sobraron, de los empleados públicos del Servicio Nacional de Asistencia al Indio y que tenía una postura realmente de proteger a los indios, porque hoy en día este sector del gobierno Bolsonaro, no es para proteger, es para exterminar a los indios.

 

Hernán Salina: ¿Qué pasa con el Brasil de la "civilización" ante esta realidad, con la izquierda, con las organizaciones sociales? Una respuesta breve porque tenemos que ir cerrando, Jair, ¿pero qué actitud se asume ante esta realidad?

JK: Te digo, lamentablemente en Brasil, voy a repetir lo que dije ya varias veces en Radio Centenario, en Brasil no hay oposición, los partidos de oposición no hacen absolutamente nada, están apáticos.
Izquierda… En Brasil la izquierda es muy débil y siempre fue, históricamente siempre fue, entonces no ve nada. Además, la sociedad civil, por sus organizaciones también están apáticas, es impresionante.
¿Hay coronavirus? Claro que sí. ¿Perjudica? Claro que sí.
Pero también hay como un torpor, la gente está como impactada y no ve una reacción a la altura de lo que está pasando.

 

HS: ¿Cómo podríamos traducir eso que dijiste, torpor?

JK: Es una paralización, como si alguien se pega un susto muy grande y se paraliza.

 

DM: Jair, queremos agradecerte como siempre este contacto, esta columna de análisis sobre la realidad de Brasil.
Un fuerte abrazo y muchísimas gracias.

JK: Gracias una vez más, muchísimas gracias y buenos días.