CONTRARIO A LO QUE DICE LA MASONERÍA “LA BATALLA DE SAN ANTONIO FUE UNA DERROTA PARA EL EJÉRCITO MERCENARIO DE GARIBALDI”
Contacto con el profesor de Historia José Buslón, desde Salto, 3 de octubre de 2020

En el marco de la investigación permanente que realizan especialistas de distintas áreas para dar con la verdad histórica, en Salto se conformó un grupo de trabajo “con compañeros que se dedican a diversas actividades todas tienen que ver y contribuyen con la investigación histórica” para profundizar y revelar dónde fue y qué pasó realmente en lo que se conoce como la Batalla  de San Antonio. En ese marco buscan “hacer un trabajo de rescate arqueológico del posible lugar donde fue la batalla, tomando precauciones y medidas”.  Así lo informó el profesor de Historia José Buslón en contacto desde aquel departamento con ‘Mañanas de Radio’. Y pese que el relato oficial que elaboró y defiende la Masonería dice lo contrario, “leyendo los partes de guerra y haciendo todo un análisis de la documentación, en realidad fue una derrota de Garibaldi, porque Garibaldi huyó”, indicó. “O sea, fue derrota en el campo de batalla y huída de la peor manera. Sin embargo, la historiografía habla de “el gran éxito” de Garibaldi en la Batalla de San Antonio”, dijo. Con la evidencia física que han podido recuperar y un trabajo de investigación en base a mapas y documentos de la época, presentaron en el marco del Día del Patrimonio una exposición en el Museo Itinerante de la Fotografía. Transcribimos esta nota que usted puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/2020-10-03-jose-buslon-salto

María de los Ángeles Balparda: Tenemos un contacto que nos alegra mucho retomar con estos contenidos, es con el profesor José Buslón que está por allá por Salto.
Buen día Jossé.

José Buslón: ¿Qué tal? Buenos días ¿Cómo les va?

 

MAB: Muy bien. Muy contentos de retomar estos contactos, qué además nos ilusiona para el futuro, retomar esto de revisar la historia, con ojos del territorio mismo. 

JB: Es verdad. Nosotros nos estamos preparando para una actividad que en realidad la iniciamos ayer, en un Liceo del departamento y la vamos a continuar mañana en el marco en la conmemoración del Día del Patrimonio.

 

MAB: ¿Qué importancia tiene celebrar así el Patrimonio?

JB: Es un tema bastante –para nosotros- ambiguo, porque está bien repensar el patrimonio, ahora creo que hay que pensar el patrimonio en algunas claves que no sean unidireccionales. Porque enmarcan determinadas personas, determinados eventos, cuando muchas veces el verdadero patrimonio es lo que viene de abajo, de esa especie de subcultura que se le llama.
En el Liceo por ejemplo, se habla de la época del ‘900 y ahí uno de los temas fundamentales es la literatura de (Horacio) Quiroga, de Delmira Agustini; pero nosotros nos preguntamos qué pasa en los arrabales, qué pasa en  los conventillos, qué pasa con el candombe, con el tango… ¿Eso no es la cultura del ‘900 también?
Entonces, acá en Salto, en este Patrimonio la actividad que nosotros estamos organizando es una actividad donde nos autoconvocamos con el Museo Itinerante de la Fotografía -que tiene a su cargo Pablo Villaverde-, nos autoconvocamos porque dentro de esa Agenda del Patrimonio no estábamos integrados. Entonces, resolvimos no quedarnos con las manos cruzadas y hacer esta presentación, de fotografía que ilustra de repente, temas que a nivel del Patrimonio no se están tratando o no son parte de la temática de este año, pero que nosotros creemos que conviene que se conozcan, que se sepan, porque son elementos que nos constituyen.

 

MAB: Es sobre la Batalla de San Antonio –decías antes de salir al aire-; explicanos por qué se elige esa batalla. ¿Qué importancia tuvo la Batalla de San Antonio?

JB: La batalla de San Antonio fue un episodio ocurrido en Salto en 1846 en el marco de la Guerra Grande, que enfrentó a Blancos, Colorados pero en el marco de eso a Unitarios, Federales. Y acá en Salto, que la defensa era del Gobierno Nacional en ese momento del partido Blanco, sufrió los embates de los Unitarios y particularmente enfrentó acá al Ejército del Partido Nacional, del Gobierno Nacional; con el Ejército mercenario de (Giusseppe) Garibaldi.
Y es un hecho bastante interesante porque hablamos de un hecho de la Historia Nacional que ocurrió acá, pero un hecho interesante también para darlo vuelta, para desarmarlo todo y ver cuáles son las partes constituyentes. Porque la Masonería resalta la Batalla de San Antonio como el gran éxito de Garibaldi, y quedó instaurado ese relato.
Ahora, leyendo los partes de guerra y haciendo todo un análisis de la documentación, en realidad fue una derrota de Garibaldi, porque Garibaldi huyó. Peleó desde las 2 de la tarde aproximadamente hasta las 8 de la noche y su estrategia de repliegue esperando poder hacer una contraofensiva que nunca le resultó y terminó huyendo. En un enfrentamiento que fue tan largo el enfrentamiento cuerpo a cuerpo como la huida, porqué la huída constituyó otras 4 o 5 horas más porque Garibaldi rodeó la ciudad por el río, para llegar nuevamente a donde tenía la Plaza fortificada, cerca de la Plaza de los Treinta y Tres en el centro, o sea que fue derrota en el campo de batalla y huída de la peor manera.
Sin embargo, la historiografía habla de “el gran éxito” de Garibaldi en la Batalla de San Antonio.
Lo único que se le puede atribuir de éxito, porque acá no hay una cuestión de subjetividad de que uno lo ve de una manera y otro lo ve de otra;  si perdiste 5 a 0 perdiste, no es un éxito. Y Garibaldi fue apabullado.
Ahora, pasa que cómo logró sostener la Plaza en donde ellos estaban estableciendo esa especie de sitio, de cercamiento en el Centro, se  dice que ese fue ‘el éxito’ porque continuó en esta actitud un año más, hasta que después se retiró y los que quedaron acá como Legionarios, también terminaron yéndose vapuleados. Y algunos quedaron, se instalaron, y formaron parte de la sociedad salteña.
Pero este hecho que cuando nosotros lo manejamos, siempre lo vemos como un claro ejemplo de la instauración de un relato -que en este caso hace la Masonería- y una Masonería que estaría bueno que respondieran –nosotros le preguntamos alguna vez pero nunca nos respondieron- por qué recuerdan a Garibaldi y no a Lucas Píriz, que fue otro de los contendientes, en este caso defendiendo al Gobierno, también masón que murió en la defensa de Paysandú en 1875, junto con Leandro Gómez.
¿Y por qué no recordarlo a Lucas Píriz?
Bueno, parece que acá hay una masonería de predominancia colorada y unitaria que deja de lado el accionar de Lucas Píriz que era federal y blanco.
Entonces claro, esta Batalla de San Antonio es bien interesante porque es el pretexto para empezar a discutir cómo se escribe la Historia y cómo se instala el relato oficial.

 

MAB: Entonces ¿viene por ahí el relato que hace la Historia del papel de Garibaldi como una figura muy destacada?

JB: Claro, pero que en realidad fue un mercenario, que vino acá a pelear a los órdenes de los Unitarios para derrotar a un gobierno legalmente establecido, en el marco de esas disputas que había entre blancos y colorados. No es ni más ni menos que eso el papel de Garibaldi.
Acá en la sociedad salteña mentimos y decimos que Garibaldi aportó mucho, más allá de que tenga sus lugares de reconocimiento y que cada tanto se lo recuerde.
Nosotros invitamos a recordar la Batalla de San Antonio con la clave de repensar la Historia sin imponer nuestro relato porque si no estamos en la misma, pero discutir el relato y posicionarnos en una visión crítica. Porque a veces damos por sentado ciertas cosas, como Garibaldi ‘el libertador de los dos mundos’, el liberal, pero ¿qué hubo de eso acá? ¿Vino a liberarnos de algo acá? ¿Vino con sus nuevos ideales acá?
Bueno y ahí vamos a descubrir que seguramente que no.

 

MAB: ¿Él cuando llegó a acá?

JB: Se habla de su llegada a Montevideo en el año ’44, ’45. Nosotros tenemos registros acá en Salto en el año ’46, él ingresa después a la Masonería, tiene un ascenso rápido y después se instala en estos lugares.
Después está toda la leyenda en torno a si efectivamente manejaba un tesoro o no, si llegó a tener familia o no; pero bueno, lo que tenemos de él es eso: alguien que vino en clave de mercenario; él ingreso por la zona sur... Y hay un lugar, al que nosotros le vamos a tener que prestar más atención desde el punto de vista de la investigación, que es el Hervidero y la zona del Daymán donde no sólo acampó Artigas sino que también acampó Garibaldi en su momento; y después desde ahí es que él viene a la ciudad cuando realizan la ofensiva. Salto en ese momento tenía dos lugares de entrada y ambos eran por el Daymán, solamente que uno se plegaban al Este y por lo general, por ahí ingresaban los Blancos y los Colorados eran más de plegarse por el río.
Parece curioso pero cuando revisamos los hechos encontramos esta relación. 

 

MAB: ¿Garibaldi se fue en el año ‘46 de acá y ya no vuelve a esta región?

JB: Si. No vuelve y queda asentado; lo que pasa es que en su condición de mercenario andaba en esos trámites. Cuando él llega para acá, llega después de haber tenido ciertos problemas con el gobierno italiano,  donde incluso había –según las últimas cartas que pudieron conocerse- una orden de apresarlo y de matarlo, cualquiera de las dos cosas servía. Después cuando la cosa más o menos se reconstituye y también para seguir cumpliendo servicio de mercenario, se va. Incluso se va sin importarle mucho más, porque deja acá en Salto apostadas sus tropas y un grupo de referentes, que viéndose solos y aislados en 1847, un año después de esta Batalla, sufren el asedio, son perseguidos en el rio -un río Uruguay que es muy chico en realidad- y una persecución que duró poco, porque cuando iban a la mitad del río ya les hundieron la embarcación. Y ahí se terminó la historia de Garibaldi por estos lares.
El tema es que es mucho más lo que se fantaseó después y una comunidad italiana en Salto que le rinde honra y tributos, y que está muy afianzada en el tema de los amigos del Patrimonio y de instituciones, entonces eso contribuye a eso que mencionaba de desinstalación del relato.

 

MAB: Claro. Ustedes en esta actividad que están haciendo por el fin de semana del Patrimonio, plantean ‘evidencia física’ de la Batalla de San Antonio. ¿Qué quiere decir?

JB: Claro, porque se habla de la Batalla de San Antonio pero no se tiene claro dónde ocurrió la batalla. Nosotros hemos conformado –con un grupo de compañeros que se dedican a diversas actividades todas tienen que ver y contribuyen con la investigación histórica- para hacer un trabajo de rescate arqueológico del posible lugar donde fue la batalla, tomando precauciones y medidas.
Entonces hemos localizado contraponiendo planos que nos indican donde fue la batalla,  documentos y mapas actuales, hemos localizado dónde fue el lugar de la batalla.
La batalla se inicia con una emboscada que le tiende el Ejército Blanco a Garibaldi. Y hemos localizado el lugar de la emboscada, hemos localizado el lugar de la batalla o parte del lugar de la batalla; y ahí hemos encontrado la evidencia física que se trata de municiones o restos de armas también de la época. Incluso hemos encontrado también herraduras de la época, que sabemos que lo son por la composición de un hierro grueso, ferroso grueso,  pero a su vez era la herradura del Percherón –que eran los caballos que se utilizaban en estos enfrentamientos-; hemos encontrado municiones en el lugar; hemos encontrado incluso balas de cañón, que cuando comparamos los mapas, bocetos que hicieron soldados sobrevivientes de la época de donde estaban apostadas las diferente Divisiones, hay coincidencia en el lugar donde se encontró pensando desde donde podría haber sido disparada. 
Entonces, analizando esa evidencia física, de municiones por ejemplo de lo fusiles ‘avancarga’ que se utilizaban en la época; también municiones de armas francesas que utilizaba el Eército garibaldino que también encontramos. Entonces a partir de eso y mostrando esa evidencia es que vamos a hacer esta exposición mañana, para dar a  conocer esto y revitalizar el lugar.
Nosotros pedimos hace algún tiempo que parte de esta zona, pedimos a Facultad de  Humanidades que fuera estudiada y declarada ‘lugar de interés’, no sólo porque allí ocurrió la Batalla sino porque unos metros próximos se registraron allí asentamientos indígenas y hay mucha evidencia de trabajo, en vasijas y diferentes materiales.
Y hoy es un lugar de pasaje frecuente y mucho de ello se está llevando, se está tirando y creemos que habría que preservarlo.
Así que estamos en este trabajo, vamos a ver si la Facultad nos da corte porque creemos que sería interesante establecer allí un área de resguardo.

MAB: ¡Qué bueno!
Después mándanos alguna foto de la actividad y te agradecemos muchísimo por este contacto y por toda esta clase historia que tuvimos en estos minutos.

JB: No, por favor. Los agradecidos somos nosotros, siempre es un gusto comunicarnos los sábados porque está esa audiencia que descansa del trabajo, que laburó toda la semana y pone la radio seguramente con el mate y poder acompañarlos y por qué no recibir algún mensaje, que siempre responden con algún aporte.

 

Hernán Salina: Precisamente hay un mensaje y saludo que dice: “Gloria eterna a Servando Gómez que combatió al asesino de indígenas Rivera”, dice Juan Carlos Vecino que está muy atento escuchando desde San Pablo, Brasil.

JB: SI, Servando Gómez fue un puntal importante en el enfrentamiento y también de los olvidados en el relato. 
Agradecemos mucho al oyente el aporte y quedamos a las órdenes. 

 

MAB: Bueno, un día hay que hablar de Servando Gómez. 

JB: Cómo no, ya queda la propuesta.

 

MAB: Muchas gracias y un abrazo.

JB: Un abrazo. Gracias.