“LULA APARECE EN LA CAMPAÑA PUEDE PERJUDICAR A LOS CANDIDATOS DE ESTA MUNICIPALIDAD”
Contacto con el Dr. Jair Krischke desde Brasil, 5 de octubre de 2020.

En su habitual contacto con Radio Centenario, el abogado brasileño especialista en Derechos Humanos, Jair Krischke, analizó este lunes 5 de octubre la realidad del vecino país, que enmarcó en la campaña hacia las elecciones municipales, la pandemia y las nuevas designaciones en el Supremo Tribunal de Justicia de Brasil.  Transcribimos esta nota que puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/2020-10-05-jair-krischke-brasil

 

Hernán Salina: Retomamos Mañanas de Radio y nos reencontramos Jair Krischke, nuestro amigo, compañero allá en la capital del Estado gaúcho en Porto Alegre, en Río Grande del Sur del Movimiento de Justicia y Derechos Humanos de Brasil. 
Jair, un gusto recibirte en Radio Centenario.

Jair Krischke: Para mí también es un gusto conversar con ustedes, con nuestros oyentes y volviendo después de un tiempito, pero aquí estamos a la disposición.

 

HS: Bueno, estábamos mirando recién con Diego que están a poco más de un mes para las elecciones municipales en Brasil.

JK: Sí, sí, con el tema del coronavirus cambió la fecha, era para ocurrir ahora en octubre, pero con coronavirus lo transfirieron para noviembre, en dos vueltas en las capitales o la ciudad como de 200 mil habitantes. Entonces, ahí estamos, va a ser una elección muy, muy interesante

 

Diego Martínez: ¿Qué define esta elección desde el punto de vista político y desde el punto de vista real, desde el poder que pueden asumir los diferentes partidos, candidatos?

JK: Exactamente, ya estamos a dos años con Bolsonaro, por ejemplo, vamos a ver cuál es la influencia de Bolsonaro, cuál es su poder político, vamos a ver en estas elecciones. Y también se puede ver la fuerza política electoral de la oposición. Yo siempre digo que en Brasil no hay oposición, pero vamos a ver, por esto es importante, son elecciones municipales pero van a reflejar lo que pasa en el panorama nacional

 

HS: Nos decía incluso Plínio de Arruda Sampaio Jr., con quien conversamos desde San Pablo también cada semana, Jair, que hay lugares en los que el PT incluso se ha aliado con gente que está en las filas de Bolsonaro

JK: Es lo increíble, esta es la política brasilera, es verdad, está pasando esto en este momento. Se juntaron con lo peor de la política brasilera, pero se juntaron. Es increíble, porque no tiene nada que ver con una opción, con una postura ideológica, es absolutamente electoral, de conveniencias

 

DM: ¿Y cómo se interpreta eso, como una pérdida de raíz de parte del PT, como un acercamiento filosófico y político? ¿Cómo se puede interpretar esto?

JK: Absolutamente oportunista, electoral, solamente electoral. Siempre dijo, y tal vez Plínio de Arruda Sampaio comparta conmigo, el PT nunca fue un partido de izquierda, nunca fue, no tenía este perfil de izquierda. Y cuando logró gobernar Brasil empeoró bastante más.
Entonces, hace estas alianzas absolutamente buscando llegar al poder y ahí disfrutar los beneficios del poder. Solamente esto, no es una propuesta, no hay un plan de gobierno. Para esta Municipalidad, los problemas son estos, estamos proponiendo tal y tal acción, nada de esto, es lograr vencer las elecciones, meterse en el poder, beneficiarse con todo lo que un poder puede beneficiar al grupo.
Es nada más que esto, es lamentable pero triste, es esto, nada más que esto

HS: Claro, veíamos en algunos materiales de prensa que vos nos enviás todas las semanas que dentro del PT incluso hay distintas posturas respecto a cómo debe jugar Lula en esta campaña, más allá de las precauciones por el coronavirus, él es una persona de 74 años, algunos quieren que Lula haga campaña y algunos del PT dirigentes dicen que es mejor para tener más votos que Lula no aparezca mucho

JK: Bueno, sí, absolutamente nada que ver con el coronavirus, nada que ver. Que si Lula aparece en la campaña puede perjudicar a los candidatos de esta Municipalidad. Entonces ahí, claro, personas que están bastante al tanto de lo que pasa en la opinión pública y en el universo político.
Lula, en muchos casos perjudica una campaña electoral, por todo lo que pasó con Lula, entonces claro, pueden dar como disculpa, no, Lula es mayor, tiene 74 años, no puede y no debe exponerse al coronavirus. Pero no, no, el tema es otro, es político

 

HS: Bien.
Otro tema que queremos consultarte sabiendo que seguís particularmente los temas de la Justicia brasileña, la renovación de un lugar en el Supremo Tribunal Federal, dicen que Bolsonaro sorprendió al mundo jurídico eligiendo a Kassio Nunes Marques para ocupar un lugar que queda libre. ¿Por qué la sorpresa? ¿Qué puede cambiar con esta designación, Jair?

JK: Porque desde el principio del gobierno de Bolsonaro es claro que se sabía que había que indicar un nuevo ministro de la Suprema Corte. ¿Por qué? El ministro Celso de Mello, un ministro que es el decano de la Suprema Corte de Brasil que ahora en noviembre, a principios del mes de noviembre iba a cumplir 75 años, y acá en Brasil al llegar a los 75 automáticamente el ministro de la Suprema Corte tiene que jubilarse, es automático.
Entonces, claro que Bolsonaro sabía, incluso decía y decía públicamente esto, que iba a indicar a un ministro absolutamente evangélico. Mira qué cosa, trataba de indicar a un ministro absolutamente jurídico, porque es una Corte de Justicia, y una de las exigencias que está en la Constitución, uno para ser ministro de la Suprema Corte tiene que tener un notable conocimiento jurídico, está escrito en la Constitución de Brasil, pero para Bolsonaro tenía que ser evangélico.
Y ahí, claro, con la indicación de Kassio, ¿qué pasa? Pasa que la gente de Bolsonaro especialmente se sorprendió, porque este señor llega al Poder Judicial por manos de Dilma. Acá en Brasil la composición de las Cortes Superiores, hay un dispositivo que llamamos el quinto constitucional. Entonces, un quinto de este tribunal tiene que ser alguien indicado por los abogados o por la Fiscalía, una y otra vez, es el quinto constitucional.
Este ministro, Kassio, llegó a la Justicia Federal, al Tribunal Regional Federal por indicación de Dilma, entonces llega a ahí, ahí está y ahora Bolsonaro lo indica a la Suprema Corte. Es una gran sorpresa...

 

DM: Claro, apadrinado por Dilma y por Bolsonaro

JK: Sí, sí, vea qué cosa interesante ¿no?
Ahora, lo que pasa, es muy sencilla la cosa, en Brasil hay, en el Parlamento, en el Congreso Nacional un grupo que se llama "Centrão", el gran centro. Son políticos "gente de centro", pero en realidad no es tan así, es gente que trabaja permanentemente por sus intereses personales y grupales.
Entonces, siempre con una postura una y otra vez escandalosa. Y Bolsonaro toda la campaña electoral decía que iba a terminar con esto, que no quería saber de "Centrão", que esta gente corrupta. Bueno, y tenía y sigue teniendo razón en esto, pero entendió hace poco que no puede gobernar son Congreso. Y sin el Congreso, pero el Congreso con esta gente, entonces se juntó a ellos. El líder del "Centrão" fue quien indicó a Kassio, como ya anteriormente, durante el gobierno Dilma, este "Centrão" lo había indicado a él para ir a esta Corte Federal.
Entonces, en la política de Brasil no hay muchas novedades, sigue igual, grupo que indica por intereses suyos y tal y ahora vamos a tener este señor, el próximo ministro de la Suprema Corte, Bolsonaro salió atropellando todo porque mira, el ministro Celso de Mello sigue ahí en su banca, está ahí, es un ministro. Entonces, antes que se vaya, de una manera bastante complicada, Bolsonaro ya lo indica, publica en el diario oficial, una cosa muy precipitada.
Tanto que el Senado que tiene que hacer una entrevista con el indicado para aprobar o no, va a hacer esta entrevista con el indicado hasta que el ministro Celso de Mello se jubile. Es una cuestión ética ¿no?

 

HS: Claro

JK: Es una cuestión ética. Y ahí estamos

 

DM: Jair, sé que esto puede sonar muy general o muy fuera de las cuestiones concretas que están ocurriendo en la política, pero ¿hay gente pensando en cómo revertir este proceso de derechización tanto de los partidos de la vieja derecha como de la nueva derecha? ¿Hay gente que esté intentando que ese proceso se revierta y que los medios de comunicación no sean los únicos que marquen la agenda para los partidos?

JK: Lamentablemente no. Te digo, acá en Brasil vivimos una pobreza política terrible, nunca en Brasil tuvimos un nivel de politización como, por ejemplo, Uruguay, los uruguayos tienen sí un excelente nivel de politización.
En Brasil no, y los partidos políticos brasileros que son 34... Mirá vos, ¡34 partidos políticos! ¿De dónde será que sacan ideologías distintas para formar un partido? Pero este universo inmenso de partidos políticos, no hay ninguno de ellos preocupado en calificar su qué hacer político, en calificar y adoctrinar a sus simpatizantes, sus electores, no, nada de esto. Nada absolutamente, es un desierto peor que Atacama, porque en Atacama cuando llueve aparece toda una florescencia hermosísima. Pero acá en Brasil, peor que el Atacama, no hay nada, nada

 

HS: Un último tema que queremos mencionarte para tu comentario, Jair, es la continuidad de este tema de los incendios, pero aparece una noticia esta semana en la prensa brasileña de lo que nos enviabas donde la organización ambiental Greenpeace investigó y encontró que hubo haciendas que se habían quemado en el llamado Día del Fuego en Pará en agosto del año pasado. Que esas haciendas formaban parte de la cadena de producción de los dos mayores productores de carne del mundo que son brasileños JBS y Marfrig, cadenas de frigoríficos. O sea, había un vínculo ahí medio extraño, el hecho de que los incendios se desataran en terrenos que son propiedad de estas cadenas, que les sirve tener campos limpios de forestación digamos para su producción...

JK: Lamentablemente es verdad, esto pasa así. Porque en Brasil se llama la ampliación de la frontera agropastoril. ¿Cómo vamos a ampliar? Hay florestas, tú no puedes poner abajo (...) entonces quemas, prendes fuego, después entras con los tractores, preparas la tierra para el ganado. Esta gran explotación de los frigoríficos, estos dos que nombraste que hoy son los grandes exportadores de carne para todo el mundo, están ahí en Uruguay también ¿no?

 

HS: Exacto, sí

JK: Están en Argentina también.
Y entonces, esta gente paga a personas, hay imágenes de esto, por ejemplo, hay una imagen que es terrible, unos tipos con una moto, la prenden con fuego, seguramente con petróleo, la prenden fuego, la moto se va y a medida que la moto se va, va prendiendo fuego toda la floresta. Lo hacen con estas motos, varios, y es gente paga por estos grandes frigoríficos y también grandes propietarios proveedores de ganado para los frigoríficos.
Esta es una práctica muy conocida, ya se sabe bastante, hay imágenes, pero lo lamentable es que no pasa nada, no pasa nada. Tú no te imaginas, porque las leyes ambientales brasileras son bastante buenas, pero ahora en el gobierno Bolsonaro, toda una cantidad de multas que fueran aplicadas por fiscales del Instituto Brasilero de Medio Ambiente que suma un volumen de plata impresionante, fueron perdonadas, y estos crímenes de prender fuego la floresta. Cada vez más el ministro de Medio Ambiente va sacando gente de la fiscalización, y es por esto que aumentan, y aumentan fantásticamente, todos estos incendios que están pasando en Brasil.
Uno puede decir, sí, hay una sequía, claro que hay, pero muchos, muchos de estos incendios son provocados por el hombre, nada que ver con la naturaleza. Son estos criminales que practican este tipo de cosas. Y Bolsonaro va a Naciones Unidas y en su discurso dice que son los indios, que son los pueblos tradicionales ahí que prenden fuego.
No, no es verdad, no es verdad, absolutamente, son estos criminales ya conocidos que siempre, cada año, practican este tipo de cosas.
Esto es un crimen, un crimen contra la naturaleza y un crimen contra la humanidad

 

HS: Exactamente, que es de una gravedad, de una dimensión tal lo que está ocurriendo que afecta mucho más allá de Brasil, tanto que, bueno, desde la comunidad internacional se están haciendo advertencias hacia el gobierno brasileño de consecuencias que esto puede tener. Pero veremos si eso conmueve de alguna manera, parece difícil de modificar en la actitud de Bolsonaro esto ¿no?

JK: Sí, miren lo que les voy a contar que es impresionante. En este momento los productores de ganado especialmente, están muy preocupados porque hay una reacción de la comunidad internacional de no importar más carne de Brasil, entonces ahora están con pavor, con terror de esta cosa toda y están presionando al gobierno Bolsonaro para que tome alguna providencia en esto.
Los propios incendiarios exageraron y están preocupados ahora por posibles sanciones internacionales con la importación de carne de Brasil

 

HS: Jair, tenemos que dejar por acá, hemos recorrido varios temas importantes que queríamos hablar contigo, te mandamos un abrazo, como siempre contentos de escucharte y nos mantenemos en contacto, hasta la próxima

JK: Hasta la próxima, muchísimas gracias, buen día para todos ustedes

 

DM: Fuerte abrazo

HS: Abrazos.