CRECE EL REPUDIO AL ATAQUE BÉLICO DE AZERBAIYÁN Y TURQUÍA CONTRA ARMENIA
Importante movilización de la comunidad armenia en nuestro país

 

Tras un nuevo ataque bélico de Azerbaiyán –apoyado por Turquía y los Estados Unidos- a Armenia, el gobierno uruguayo, a través de la Cancillería,  ha emitido una Declaración en la que expresa "nuevamente su preocupación ante el riesgo de desestabilización del área" por el "agravamiento" de los enfrentamientos bélicos desde fines de setiembre entre Armenia y Azerbaiján por Nagorno - Karabaj, región de mayoría armenia que se separó de Azerbaiján en 1991. Es de destacar que el conflicto en torno a Nagorno Karabaj se da en la región del Cáucaso Sur, importante corredor para el tránsito de gas y petróleo. En ese marco, la numerosa comunidad armenia residente en nuestro país realizó una movilización en Plaza Independencia, en rechazo a la agresión a su pueblo. En el siguiente enlace –del programa Radio Arax- podrá ver y escuchar la proclama leída en Plaza Independencia:
https://es-la.facebook.com/radioArmeniaArax/videos/3356746547765921/
Vea y escuche las declaraciones a la prensa del vocero de la comunidad armenia, Daniel Karamanukian:
https://es-la.facebook.com/radioArmeniaArax/videos/380930266264615/

 



 

Convocada por la colectividad armenia en  Uruguay en la tarde de ayer se realizó una jornada por la paz y contra la agresión de Azerbaiyán y Turquía contra Artsaj y Armenia, en la misma jornada  se conoció una declaración de la Cancillería de nuestro país y otra surgida en la Cámara de Senadores.
En la actividad desarrollada de cara a Torre Ejecutiva, resaltó la presencia de jóvenes descendientes de armenios . Carteles con leyendas contra los agresores  y las fotografías de los mismos así como el reclamo de paz fueron sostenidos decenas de manifestantes durante la concentración.
Daniel Karamanukián,  vocero designado por la colectividad armenia para esa jornada remarcó la importancia de la participación de la juventud como forma de la preservación de la verdad y la memoria histórica. Karamanukián resaltó las expresiones de la comunidad internacional en solidaridad con Armenia ante los ataques azeríes y turcos, al tiempo que recordó el papel que históricamente ha cumplido Uruguay en esa solidaridad.

Declaración del Gobierno de Uruguay

“Frente el agravamiento de los enfrentamientos bélicos sucedidos entre fuerzas militares de Armenia y Azerbaiján, el Gobierno de Uruguay expresa nuevamente su preocupación ante el riesgo de desestabilización del área y transmite su solidaridad por las víctimas y damnificados provocados por estas acciones.
Uruguay repudia los ataques sobre el pueblo armenio, con el cual el Uruguay siempre ha mantenido lazos de sólida amistad.
Uruguay reitera su respaldo al llamado de múltiples actores de la comunidad internacional, para un cese efectivo e inmediato del fuego entre ambas partes, que detenga la profundización del diferendo que los separa y permita regenerar el espacio para el diálogo y la negociación, condición indispensable para una solución pacífica del conflicto, en el marco del Derecho Internacional, las Resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y las iniciativas propiciadas por el Grupo de Minsk.
En este contexto apoya los llamamientos al cese de las hostilidades realizadas por el Secretario General de las Naciones Unidas y en la nota a la prensa emitida por los Miembros del Consejo de Seguridad del pasado 29 de septiembre instando al cese de hostilidades, ratificando el papel central del Grupo de Minsk  y la necesidad urgente de reanudar el diálogo entre las partes sin precondiciones.
Ello sin perjuicio del seguimiento del tema y la búsqueda de soluciones para el diferendo, que le corresponde al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas de conformidad con sus responsabilidades y atribuciones establecidas en la Carta de la Organización”. Así expresa la postura del gobierno uruguaya dada en la declaración emitida el 6 de octubre por Ministerio de Relaciones Exteriores.

“Un genocidio se puede prevenir”

"La fraterna amistad de un siglo entre los pueblos de Armenia y Uruguay comenzó cuando Uruguay recibió a refugiados armenios que habían escapado del Genocidio Armenio.
Uruguay fue el primero en el mundo en reconocer el Genocidio Armenio y hacer historia. Uruguay está comprometido con sus principios y creencias. Hoy es importante  comprender que un genocidio se puede prevenir mediante esfuerzos firmes y compromiso. "Evitarlo y no después de ocurrido reconocerlo y  condenarlo", dijo a RFE/RL  la embajadora de la República de Armenia en Uruguay Estera Mkrtumyan, tras la publicación de la declaración del gobierno uruguayo, según informó Radio Arax.

Declaración del Senado

También el Senado de la República aprobó una moción presentada por legisladores  del Frente Amplio que señala textualmente:
“El pasado 27 de setiembre se produjo una nueva violación al cese al fuego acordado en 1994 por las Repúblicas de Azerbaiyán, Armenia y Nagorno Karabagh, con reportes de ataques a posiciones militares y centros poblados a lo largo de toda la línea de contacto entre Azerbaiyán y Nagorno Karabagh.
El recrudecimiento de la violencia en la región, que tuvo un antecedente directo en julio de este año, ha producido hasta el momento decenas de víctimas de ambas partes.
Basados en los principios que han orientado la política exterior de Uruguay por décadas, el Senado de la República declara:
1- Su repudio al uso de la fuerza militar y el bombardeo de población civil como forma de resolver las controversias entre países vecinos;
2- Su respaldo a los llamamientos al cese inmediato de las hostilidades y a retomar el diálogo entre las partes en el marco del Grupo de Minsk de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa;
3- Su preocupación por las declaraciones anti armenias de las autoridades de Turquía que no contribuyen a la pacificación de la región, y los reportes de agencias internacionales que mencionan la participación en las operaciones militares de mercenarios pertenecientes a grupos islámicos radicalizados provenientes de Siria;
4- Su convicción de que todos los pueblos tienen el derecho a vivir libremente en su territorio y determinar su futuro sin que su existencia se vea amenazada por poderes extranjeros.”