“LA UNIVERSIDAD TIENE CAPACIDADES INTELECTUALES Y TÉCNICAS SUFICIENTES PARA GESTIONAR BIEN”
Contacto con el profesor Alción Cheroni, 6 de octubre de 2020.

“El problema de la Universidad es un problema muy grave”, porque “siempre han tenido problemas de relaciones con el poder político”, con  los gobiernos sean de la tendencia que fueren a lo largo de nuestra vida histórica, dijo el epistemólogo Alción Cheroni en diálogo con Radio Centenario. Al respecto dijo que “la Universidad ha logrado algo que es muy importante para el desarrollo cultural del país: autonomía y co-gobierno” y “lo que más duele es el co-gobierno”, expresó. Sin embargo “la Universidad nunca logró su autonomía financiera” y “esta es la clave de todo proceso” puyes “el proceso selectivo y científico que dependa de lo que le dan otros está liquidado, está controlado, está imposibilitado de administrar su dinero de acuerdo con los intereses que tiene”, subrayó el profesor Cheroni. Asimismo indicó que “el problema no es la gestión, no es un problema de gestión, creo que la Universidad tiene capacidades intelectuales y técnicas suficientes para gestionar bien”. Transcribimos esta nota que usted puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/2020-10-06-prof.-alcion-cheroni

Hernán Salina: El gusto de recibir, que cada tanto lo estamos recuperando también para tener en la Radio desde la reflexión que tanto nos aporta, al profesor Alción Cheroni, epistemólogo, con una trayectoria larga de docente, de investigador que hemos contado muchas veces.
Profesor Cheroni, un gusto recibirlo en la mañana de la 36. ¿Qué tal?

Alción Cheroni: Bien. ¿Qué tal? El gusto es mío.
Saludos a todos

 

HS: Bueno, muchas gracias, estamos en tiempos donde, por supuesto, primer año de gobierno, resurge el debate presupuestal, la mirada hacia dónde y cómo se reparte la plata que tiene el Estado uruguayo en un año muy particular donde lo científico ha estado más presente por este tema del coronavirus.
Y estamos en horas, profesor, en que se están conociendo los Premios Nobel precisamente, así que también se habla más de ciencia en estos días. Hoy veíamos la noticia, por ejemplo, de que hay un grupo de científicos uruguayos vinculados a quienes ganaron el Nobel de Medicina que se anunció ayer, gente del instituto Pasteur, investigadores, que tienen vínculos directos, que han trabajado.
Todo esto también habla de hasta dónde puede llegar la ciencia de un país pequeño como el nuestro si se la impulsa, y que hay valores para colocarse en la investigación al más alto nivel a nivel internacional en nuestro país.

ACh: Exacto, sí, es correcto lo que tú dices. Esto además demuestra, las circunstancias a veces hacen renacer cuestiones que quedan un poco oscuras cuando la discusión es política. Por ejemplo, ahora es intensamente discutido, analizado, de alguna manera promovido el problema del desarrollo científico, la aplicación de la ciencia al control de esta pandemia, etc., etc.
Pero aquí surge un elemento muy importante que me parece que hay que resaltar que es el que estabas analizando ahora en estas circunstancias. Es decir, la calidad y el nivel de la comunidad científica nacional. Que no es accidental, todas estas cosas tienen sus antecedentes, su trayectoria, etc. Es decir, nosotros tuvimos un período de buen desarrollo científico y tecnológico, y tuvimos un período de corte, un corte de carácter político cuando la dictadura ¿no? Que allí se sesgó, se intentó sesgar por razones políticas e ideológicas, importantes núcleos de la comunidad científica; no sólo por represión directa sino por emigración, etc.
La comunidad científica se fue reformulando, se fue reintegrando y posteriormente, a la vuelta de este proceso democrático, llamémoslo así en términos generales, o de reconstrucción de la burocracia burguesa, se fueron reconstituyendo estas comunidades.
Y los resultados son evidentemente interesantes, aún dentro de las condiciones en que se ha dado este proceso. Y cuando digo "dentro de las condiciones", las condiciones materiales de apoyo al desarrollo de la ciencia y la tecnología, y a la investigación y su aplicación.
¿En qué sentido? En que en definitiva no ha habido un solo gobierno que haya apoyado con mucha fuerza, desde el punto de vista financiero que es lo que le da la dinámica necesaria a un proceso de investigación científica, no ha habido ningún gobierno que lo haya hecho con fuerza.
Y se ha visto en los últimos tiempos, incluso porque la comunidad científica y educativa ha solicitado un presupuesto de determinadas condiciones con porcentajes determinados, que tienen que ver con una visión modesta del desarrollo. El 6% para la educación que es para la ANEP y para la Universidad y el 1% para la investigación, no son cifras desmedidas dentro del contexto, no sólo internacional sino regional.
Y ahí se ve un esfuerzo, a veces no me gusta emplear algunas palabras pero las voy a emplear, un esfuerzo vocacional de parte de esta comunidad en este desarrollo. Frente a condiciones materiales no muy favorables han impulsado y han investigado y están aportando continuamente, lo que estamos viendo es eso.

 

HS: Claro, convengamos que tiene que ser una especie de condición para el científico uruguayo saber que tiene que librar esa pelea.

ACh: Sí, esa es una condición digamos que casi prácticamente forma parte de la vida de la comunidad científica uruguaya a lo largo de la historia, con algunos espacios excepcionales pero es así.
Incluso el problema de la expectativa que se tenía con el gobierno del Frente Amplio en cuanto a un esfuerzo de mayor inversión, no se dio, evidentemente no se dio a pesar de todas las declaraciones posibles. Es decir, el objetivo del 6% más el 1% en investigación no llegó nunca, por tanto ese es un elemento que juega muy negativamente también. Porque jugó favorablemente en cuanto a la expectativa, una gran esperanza de que este nuevo gobierno, un gobierno progresista pudiera ser progresista real en este campo también. Y no sucedió, entonces por lo tanto también ahí. Es decir, genera además esas circunstancias en comunidades de desarrollo, sean educativas, científicas, etc., generan decepción, pero se ha mantenido un cierto fuego de entusiasmo y de necesidad con capacidades reales. Porque uno los ve, son capacidades reales.
Además el centro de todo este problema es la Universidad de la República, eso es evidente, porque la Universidad de la República es la que provee a la sociedad, es la que produce científicos.

 

Diego Martínez: Cheroni, muchas veces se pone en el debate con respecto al presupuesto, que de un lado estarían los fondos dados a la educación, a la ciencia a la Universidad, y por otro las libertades del desarrollo empresarial del capital digamos, como que si se gasta en una cosa se limita al gobierno. Sería como que por un lado teniendo el apoyo popular y del otro el apoyo empresarial.
Sin embargo uno ve que en los países desarrollados, en los que tienen el desarrollo del capitalismo más avanzado digamos, se pone mucho énfasis en la educación y en la ciencia, como una manera también de desarrollo también del propio capitalismo.

ACh: Claro, pero tú estás poniendo, digamos, el punto correcto, es decir, estamos hablando de los países capitalistas desarrollados donde se produce ese efecto que tú analizás. Donde incluso, como son capitalistas, capitalistas vamos a decir, acentuando, incluso las decisiones sobre el desarrollo educativo, su desarrollo científico y tecnológico, tienen que ver con un elemento que juega para el capitalismo que es la revolución científica tecnológica aplicada al proceso productivo. Por allí las propias empresas y el propio Estado capitalista incentivan ese desarrollo.
Por supuesto bajo controles, sean controles políticos, de riesgo o de inversión, pero lo hacen porque ese es el capitalismo, así funciona. El capitalismo funciona con un desarrollo fuerte sobre la fuerza productiva. Y ese desarrollo está alimentado también por la aplicación del conocimiento científico y por supuesto la tecnología.
El nuestro es un país dependiente, y la dependencia acá no sólo cabe desde el punto de vista de la relación económica que por supuesto es su fuerte sino lo que sucede con la dependencia.
Analicemos ahora nada más, lo que pasa ahora, tenemos una cantidad de empresas extranjeras, multinacionales, instaladas en el país, con una aplicación científica y tecnológica muy grande pero que no es producto de nuestro desarrollo, no es un desarrollo endógeno lo que emplean esas empresas sino lo que nos importan y lo que nos instalan. Y eso no implica ningún incentivo para el desarrollo de la ciencia y la tecnología nacional. Le implica en esos espacios muy pequeños que a estas empresas les interesa tener, por ejemplo, electricistas, yo estoy poniendo una cosa en términos generales.

 

HS: Sí, sí.

ACh: Entonces de repente invierten en que alguna de las estructuras educativas tecnológicas, formen electricistas para esa empresa. No sé si se me entiende

 

HS: Sí, claro.

ACh: Pero lo demás no, el capitalismo ha desarrollado el sistema científico y tecnológico con mucha fuerza. Por supuesto tiene todas las contradicciones que tiene, los antagonismos que tiene y está dirigido a una acentuación de la explotación, pero lo hace.
En cambio en los países capitalistas pero dependientes, los controla.
Nosotros tenemos que hacer un esfuerzo espectacular, un esfuerzo muy fuerte, un esfuerzo que saque las limitaciones que nos impone la dependencia. Y para eso también se requiere y se necesitan gobiernos que se enfrenten a la dependencia, es decir, gobiernos que estimulen no sólo el desarrollo de las fuerzas productivas endógenas, sino que además estimulen todo este sistema de producción científico y tecnológico aplicado a una economía nacional, a una economía que resulte en beneficio de las grandes masas populares y a su vez en beneficio del desarrollo de las empresas nacionales, etc.
Esto se ha quebrado porque nosotros tenemos un pasado que se fue debilitando, a veces, me limito a decir lo que entiendo, lo que he estudiado y analizado, nosotros tenemos experiencias que suceden en principio del siglo XX que fueron destinadas, experiencias de desarrollo científico y tecnológico, innovación, financiación de los sistemas y estructuras científicas, institutos, etc., incluso de impulso a la propia Universidad en ese sentido, que fueron a principios de siglo, pero eso quedó, y eso estaba destinado a levantar el capitalismo nacional. Eso es lo que se llamó el "primer batllismo".
Eso fue así, y hubo experiencias muy interesantes, investigaciones interesantes, todas después frustradas por la intervención del capital financiero internacional. Todas frustradas, absolutamente frustradas.
Y frustradas por gobiernos que aceptan esa imposición.
¿A partir de esta situación qué hacen las comunidades educativas? ¿Qué hacen las comunidades científicas? Es decir, cuando su vocación es intervenir en el proceso, producir cosas interesantes para la situación, y, se tienen que restringir, están (...) financieramente. Y a veces, cuando aparece algún movimiento político que exageradamente entiende que la ciencia y la tecnología producen rebeldes, lo cierran.
Es decir, interfieren en el sistema políticamente, hay un contenido político que pesa sobre las comunidades.
Ahora, lo que estamos viendo ahora es una cosa muy interesante y que hay que analizarla porque puede ser un punto de partida hacia adelante, de avance, con esta situación. Hoy la sociedad uruguaya, mal, no muy bien, a través de los medios está conociendo a los científicos.
A su vez, y la otra vez creo que hablamos algo sobre esto, el gobierno se está apoyando en los científicos para, digamos.

 

HS: Sí, para diseñar la estrategia contra el coronavirus.

ACh: Exacto.
Ahora, acá hay muchos riesgos para la comunidad científica. Es decir, el poder no es inocente e incluso el poder político no es inocente en función de cuál es su determinación desde el punto de vista económico, qué es lo que quiere para el país. Y esto es un largo trayecto de que lo que se quiere es la inversión extranjera directa, y esto sí que es un obstáculo.
Porque es un obstáculo financiero, es un obstáculo para el desarrollo material de la ciencia y la tecnología, pero también es un obstáculo político ideológico. Es decir, el científico está atado a una decisión que no la toma él, es un asesor. Y en esa relación arriesga mucho, porque en el fondo lo que está arriesgando es que si algo sale mal el que tiene la culpa es el asesor, y ahí es un aspecto muy interesante ¿no?
Entonces, tiene que estar muy aclarado por los científicos que actúan dentro del sistema, en función de las necesidades y requerimientos de ese sistema a través del Estado, del gobierno, tiene que ser muy clara la postura que tienen, tiene que ser muy clara hacia la ciudadanía.
El otro día, yo veo muy poco los noticieros, pero el otro día, en uno de los noticieros apareció que les hacían un homenaje a estos 3 científicos que están al frente del grupo de científicos que están siendo los asesores del gobierno.

 

HS: Sí

ACh: Y ahí no se vio algo, no aparece en los medios y se dijo, creo que a la única persona que escuché directamente con el problema fue a la directora del Hospital de Clínicas, es decir, estamos en medio de un presupuesto, y en el medio de ese presupuesto hay restricciones para la Universidad. Restricciones presupuestales clarísimas y muy graves, a la Universidad no se le da un peso más.
Parece ser, por lo que escuché ayer, que se está tratando de ver si se le puede sacar de otro rubro para ponerle algo al Instituto Clemente Estable creo y algún aspecto del desarrollo universitario en el interior, debe ser a algunos cursos del interior. Eso no es ayuda presupuestal, eso es simplemente un pequeño parchecito para justificar que estamos ayudando.
Y esa justificación se da porque la gente está entendiendo, supongo, yo qué sé, estoy acá muy encerrado, supongo que mucha gente puede estar entendiendo el valor que tiene la ciencia y la tecnología, que no es sólo un ornamento, que es algo más, que interviene en el proceso productivo. Y mientras este desarrollo de producción, este desarrollo de las fuerzas productivas en el Uruguay esté determinado por los intereses de las empresas extranjeras, por la inversión extranjera directa, no hay ninguna posibilidad de un desarrollo exponencial de la ciencia y la tecnología desde el punto de vista de entregarle dinero.
Es decir, uno a veces, digo poniéndome en ingenuo, dice ¿pero a la ciencia, a los científicos los están ayudando y no les dan nada? ¿Cómo recibe eso la comunidad científica? Algo han dicho, se han sacado comunicados, etc., pero no hay respuesta para esto.

 

HS: La otra cara de esto también del reconocimiento público a los científicos, empezando por el propio presidente Lacalle, está, por ejemplo, en el hombre fuerte de los números del gobierno que es Isaac Alfie, el director de la OPP, que salió, cuando se disparó esta discusión presupuestal afirmando que la Universidad tiene un presupuesto enorme, que los últimos años no ha aumentado el número de egresados, lo que quiere decir que el costo por egresado está aumentando, por ejemplo. Ahí se plantó Alfie en este tema ¿no?

ACh: Sí, pero creo que hubo una respuesta de la Universidad demostrando que esto no es cierto.
La Universidad no tiene un presupuesto enorme, la Universidad tiene un presupuesto que todavía no está ajustado a sus necesidades. Y no se le ha hecho, en el pasado reciente que todos conocemos y quienes fueron, y por supuesto ahora tampoco.
Yo escuché una respuesta, no sé si del señor presidente o de algún ministro cuando el problema del Hospital de Clínicas cuando fueron a hacer el homenaje a Quintela en la Facultad de Medicina, el presidente le respondió a una de las trabajadoras del Hospital de Clínicas que este es un problema político y los problemas políticos se resuelven políticamente, y en ese sentido tiene razón. Pero los problemas políticos se resuelven políticamente porque la política, dijo alguien que sabía de esto, es la concentración de la economía.
Lo que quiere decir que nosotros hacemos una política no es abstracto sino una política en función de nuestras relaciones económicas. Es decir, los economistas saben, y los economistas que van a la Radio lo han explicado muy bien, que esta es una relación de dependencia muy fuerte, por lo tanto nuestra economía está atada al mercado externo, a la inversión extranjera y a lo que deciden las grandes potencias económicas mundiales. No somos nosotros los que decidimos, son otros los que deciden.
Y vuelvo a repetir, hay una tan íntima relación entre el proceso directivo directo y el desarrollo de la ciencia, que esto se ve en la historia del capitalismo. Es decir, Galileo no era un gran genio suelto, Galileo era un asesor del Arsenal veneciano, producía para el Arsenal veneciano, lo que pasa que como era un genio hacía otras cosas, trascendía esa práctica de cómo hacer un compás geométrico para los ingenieros o cómo hacer muelles, etc., lo mismo le pasó Newton y a todos. Ellos dependían directamente, financieramente, de estas grandes empresas que tenían en esa época Italia y Londres.
Newton no fue solamente el tipo que escribió sobre cómo funcionan los mecanismos de movimiento de un cuerpo celeste, directamente fue director del Banco Central de Londres, porque era un hombre especializado en esas cosas, era un controlador de la emisión de moneda. Tenía esa capacidad y además funcionaba, porque el capitalismo absorbe a sus científicos y los pone a su orden.
¿Acá qué orden tenemos, a quién ponen a la orden los científicos? El problema de la Universidad es un problema muy grave, porque la Universidad para los gobiernos, sean de la tendencia que fueren a lo largo de nuestra vida histórica, siempre han tenido problemas de relaciones con el poder político. Y lo ha tenido porque la Universidad ha logrado algo que es muy importante para el desarrollo cultural del país, ha logrado autonomía y ha logrado el co-gobierno, lo que más duele es el co-gobierno.
Pero la Universidad nunca logró su autonomía financiera, y esta es la clave de todo proceso, el proceso selectivo y científico que dependa de lo que le dan otros, está liquidado, está controlado, está imposibilitado de administrar su dinero de acuerdo con los intereses que tiene.
Claro, yo escucho a veces, hacen una mala gestión, etc., y yo qué sé de las gestiones, por favor, el problema no es la gestión, no es un problema de gestión, creo que la Universidad tiene capacidades intelectuales y técnicas suficientes para gestionar bien

 

HS: Ahora, intentando hacer un análisis político de esto que siempre forma parte de lo que conversamos con ustedes, profesor Cheroni, ¿por dónde puede estar la causa de que gobiernos, venimos de 3 períodos de gobiernos progresistas, de que no se hayan animado o no haya habido voluntad política de avanzar en esto desde una lógica del propio capitalismo -como usted decía- de los países desarrollados? ¿Hay una desconfianza hacia la comunidad educativa científica, no se supo encontrar la fórmula para este tema de los recursos destinados? Porque si se invierten estos se podría obtener réditos desde la propia lógica de la defensa del capitalismo, se podría decir.
¿Por dónde puede estar la razón de que no se avance en eso?

ACh: Y yo diría, este es un capitalismo totalmente limitado, acá no se desarrolla el capitalismo, acá lo que se desarrolla es un desarrollo capitalista muy dependiente

 

HS: Hay una resignación a no meterse en eso

ACh: Yo no diría tanto resignación, hay una obligación, una necesidad. Es decir, se está produciendo para el mercado externo, es el que decide cuál es la producción que tiene que tener el Uruguay.
Allá por las épocas pasadas produzcan carne, cueros, charque, etc., porque teníamos un mercado externo que decidía sobre cómo proceder con las vacas. Ahora tenemos un mercado externo que decide cómo proceder con los bosques, con la madera, etc., que no es una producción de carácter industrial importante, es industrial importante en función del interno, no hay ninguna manera de que esto influya internamente.
Esta es una relación, no sé si me explico

 

HS: Sí, sí

ACh: Y la otra relación puede ser una relación de carácter político ideológico, hay gente que por supuesto no le tiene mucha simpatía a la Universidad políticamente

 

HS: Pero que cambió ¿no? Porque siendo oposición se afiliaban al discurso de reclamo de más presupuesto

ACh: Bueno, sí, sabemos que esa es una alternancia de discursos, no es algo que tenga que ver con la realidad de lo que se va a suceder y de lo que hay atrás de ella, o lo que soporta ella. Es decir, acá se olvidan, o nos estamos olvidando, o yo me estoy olvidando cosa que quiero recordar que acá lo que hay son clases sociales, una clase que explota y clases que son explotadas. En función de esa relación también funciona cómo se mira la producción educativa, la producción del conocimiento.
¿Por qué se ha alterado el monopolio educativo nacional que era la Universidad de la República y han aparecido otras instituciones? Y se ha alterado en función también que las otras instituciones responden a otros intereses. Entonces, hay que analizar cuáles son, qué producen, qué científicos, qué carácter de científicos producen, porque en el fondo lo que no se percibe es que, si funciona el Instituto Clemente Estable es porque hay científicos uruguayos formados en la Universidad de la República. Si funciona el Pasteur es porque hay científicos uruguayos que se han formado en la Universidad de la República. Y así sucesivamente.
Incluso, en ciertos campos de carácter plenamente de gestión -como se dice ahora- de administración, las empresas internacionales también contratan abogados, contadores, técnicos, administrativos formados en la Universidad de la República.
Ahora hay otros (...) que forman este tipo de científicos o profesionales que son las universidades privadas, que se dedican más que nada a esto, a este espacio. La Universidad de la República se sigue dedicando a todos los espacios de la cultura, desde la música hasta la investigación sobre la energía atómica. Estoy poniendo elementos extremos pero es así, acá tenemos físicos, ingenieros, etc., y tenemos músicos. Hay gente que dice, ¿para qué produce músicos la Universidad de la República? Porque eso forma parte de la cultura de la Nación, es lo mismo que decir para qué queremos a Bach o a Carlos Gardel, yo qué sé, no sé, (...) de cultura musical

 

DM: Profesor, en esto que usted está señalando sobre algunos deterioros de la capacidad ideológica de una sociedad o desde el punto de vista de los intereses populares al menos, siempre se ha hablado de la influencia que tuvieron algunos hechos, algunos pensadores ni hablar y algunos ideólogos, en una determinada época hace unos 40 o 50 años, donde había una gran evolución de las ideas y de la concreción, ahora da la sensación de lo contrario, de que hay una influencia en el otro sentido, en el sentido inverso.
¿Qué cosas son o cuáles encuentra usted que son los elementos que han cambiado ese viento y cuáles deberían ocurrir para cambiar nuevamente el viento a favor del avance popular?

ACh: Bueno, tú me pedís cosas muy importantes. Yo lo que puedo decir es que nosotros tuvimos un cambio sustantivo con la dictadura. La dictadura fue un elemento muy, muy fuerte para quebrar una corriente progresista, incluso de izquierda y avanzada, que se venía desarrollando de décadas. Donde incluso sectores de nuestros sectores de burguesía también estaban interesados en un proceso de autonomía nacional.
E incluso en los programas anteriores, estoy hablando de programas de gente no de izquierda sino de burguesías progresistas, ese desarrollo fue diciendo queremos autonomía cultural y la propusieron, queremos soberanía energética y tratamos de obtener soberanía energética. Hoy no tenemos ninguna soberanía energética, dependemos de lo que otros nos han proporcionado, medios de producción para producir energía eólica, nosotros no somos dueños de nada de eso, simplemente somos distribuidores.
Entonces, esto es el cambio, y la dictadura propuso, impactó con una ideología muy, muy liberal en el sentido económico. Y a su vez una ideología muy enfrentada a las corrientes más progresistas.
Y esto fue un espacio que hay que analizarlo, que hay que verlo. Cuál es el impacto social también, cómo se ha reproducido en el mundo, en los sectores sociales, en la pequeña burguesía, en sectores del proletariado, en la marginalidad, etc.
Es decir, hay todo unas consecuencias sociales que son necesarias analizar para ver cuál es la respuesta actual, porque la única respuesta que hay es seguir trabajando y elaborando consciencia social, consciencia de clase, consciencia de tener una idea de que esto debe cambiar, cómo y cuáles son los caminos del cambio. Y los caminos del cambio, por supuesto, no es seguir con este sistema económico, los caminos del cambio son la liberación nacional.
Esas son palabras que a veces se sienten y dicen, ¿pero esta gente en qué está? Porque ha calado hondo en ciertos sectores y fundamentalmente en los sectores intelectuales, que no hay salida, etc.
Es decir, los que estamos desde este lado del mundo, para decirlo así, hemos tenido derrotas muy grandes, y ellas han promovido renegaciones muy grandes. El escepticismo aprendido, corrientes escépticas han funcionado, y eso también ha sido alimentado por el proceso social general, por las direcciones políticas.
Es decir, uno espera que un gobierno progresista que tiene sectores de izquierda rompa con las relaciones de dependencia. Y para romper con las relaciones de dependencia hay que (...) con la inversión extranjera directa, no hay que tener UPM's, etc.
Ahora, decir esto parece ser una locura, decir esto en el medio ambiente que a veces uno vive es una locura. ¿Qué es lo que están proponiendo, qué es lo que quieren?
Además lo duro es la reacción política, la reacción externa incluso, quienes son los dueños de nuestra economía

 

DM: Profesor, le proponemos hacer puntos suspensivos en esto y retomar este tema que es muy importante en una próxima charla para poder darle la profundidad que merece que creo que es un tema de análisis que aporta muchísimo para el actual momento

ACh: Sí, por supuesto, pero vuelvo a decir, es el esfuerzo que está haciendo la Unidad Popular

 

María de los Ángeles Balparda: Muy bien.
Lo saludamos, Cheroni. Le leemos un mensaje que llegó acá de un oyente que no puso el nombre, dice, "Buenos días, por fin puedo escucharlos, lo que me permitió escuchar algo que está en la tapa del libro, los países desarrollados se encargan de boicotear cualquier intento de desarrollo, los paraguayos lo tienen muy claro. Por fin alguien describe la realidad como es con tanta claridad, América Latina no tiene futuro, compañeros".
Queda planteado esto para los próximos encuentros.
Víctor dice, "¡Qué valiosos conceptos nos aporta y nos aclara el epistemólogo Alción Cheroni! ¡Con qué simpleza explica!"
Le agradecemos mucho profesor

ACh: Yo lo que digo, y saludo a todos los compañeros y por supuesto a quienes mandaron los mensajes les agradezco, que hay palabras muy olvidadas acá, imperialismo es una de ellas

 

MAB: Sí, exactamente

HS: La seguimos, queda el compromiso para seguirla, profesor Cheroni

ACh: Eso es, un abrazo muy grande para ustedes

 

HS: Muchas gracias por este rato

ACh: No, a ustedes, por favor.