“SI GARANTIZAMOS EL ACCESO DE LA GENTE A ALIMENTOS SANOS, DE BUENA CALIDAD Y A BUEN PRECIO, LAS AGRESIONES IMPERIALES SE IRÍAN DILUYENDO”
Contacto con Gabriel Gil desde el Estado de Lara, Venezuela, 9 de octubre de 2020.

 

“Si nosotros producimos nuestros propios alimentos como lo estamos intentando hacer -obviamente por las contradicciones que hay dentro del mismo gobierno, no está el sector campesino, el sector indígena a pequeña escala que unido produce más del 70% de los alimentos frescos que se generan en el país, tanto alimentos animales como vegetales- si reciben el impulso del gobierno nacional de manera estratégica, de manera permanente y de manera constante, nosotros salimos adelante. Primero garantizaríamos el acceso de la gente a alimentos sanos de buena calidad y a buen precio, y de ahí entonces todas esas agresiones imperiales, el ataque a la moneda se iría diluyendo. Pero eso es algo que nuestro Presidente tiene que entender y obviamente nosotros tenemos que seguir impulsando”, dijo Gabriel Gil, campesino venezolano, integrante del colectivo Soberanía Rural, en un análisis de la realidad de su país que envió a Radio Centenario. Transcribimos este análisis que puede escuchar aquí:
https://archive.org/details/2020-10-09-gabriel-gil-venezuela_202010

Hernán Salina: Bueno, un vistazo a Venezuela desde la realidad, no desde la agresión externa que es imposible eludir también para analizar la realidad venezolana desde la agresión externa e interna. Desde la agresión que despliega Estados Unidos con sus aliados para intentar ahogarla económicamente, hostigar acciones militares de desestabilización en combinación con la derecha que sigue tan campante en Venezuela aún desde el año ‘98 cuando ganó Chávez en ningún momento desapareció la derecha, el fascismo en Venezuela, ha tenido picos de subidas y bajadas en cuanto a su capacidad de incidencia en la política venezolana.
Ahora se vienen elecciones como ustedes saben, parte de la oposición de la derecha ya ha resuelto no participar, hay otra que sí, es un momento donde tienen poca visibilidad de liderazgos fuertes, con un Guaidó bastante desgastado, sostenido ese falso presidente desde la Asamblea Nacional, desde el Parlamento venezolano sostenido por el apoyo de algunos gobiernos todavía pero sin incidencia a nivel de la gente.
Pero decíamos, fuera del tema de la agresión cómo está Venezuela en su economía. En estos días el gobierno ha presentado lo que se ha denominado una Ley Antibloqueo, es decir, la posibilidad de que desde el Parlamento, desde la Asamblea Nacional Constituyente se utilice, se apruebe una serie de iniciativas que le dé carta blanca al gobierno venezolano para tomar como medidas de emergencia, incluso por encima de disposiciones legales, hasta constitucionales, hay todo un debate jurídico de cuál legal puede ser alguna de las propuestas que plantea esta Ley Antibloqueo que en definitiva es dada la necesidad que tenemos de juntar divisas, por ejemplo, de recaudar más plata con los cientos de miles de millones de dólares que ha venido perdiendo Venezuela en estos años, el descenso de la industria petrolera, en fin, necesitamos tener las manos libres para tomar algunas decisiones. Incluso algunas de ellas que no podemos informar públicamente, que se nos haga confianza porque es para que el país sobreviva y el proceso sobreviva.
Hay un debate jurídico y hay un debate político porque hay sectores de la izquierda venezolana, sectores chavistas incluso, sectores que han apoyado el proceso, ni que hablar que enfrentan a Estados Unidos pero que advierten en esta ley, en esta iniciativa la intención en sectores del gobierno que es un espectro amplio ideológicamente, que no se piensen que todos los que están en el gobierno de Venezuela, en cargos del gobierno o en la base social de apoyo son todos de izquierda revolucionaria. Hay progresistas, hay social-demócratas, hay gente que está para hacer plata, y que pueden utilizar esta ley entre otras cosas para enajenar bienes, para privatizar, para optar por caminos que ponen en riesgo el proceso revolucionario de Venezuela.
De esto le pedimos hace un rato un comentario, un primer análisis a Gabriel Gil, campesino venezolano, integrante del colectivo Soberanía Rural. Gabriel vive en el pueblo de Humocaro Alto, como les hemos contado, en el Municipio Morán en el Estado de Lara, en la Venezuela más profunda.
Le pedimos un primer comentario que nos manda un audio vía Whatsapp porque ustedes saben que a veces en la zona en que él está es complicada la comunicación en directo con internet. Así que vamos a escuchar a Gabriel en un primer comentario sobre la situación en Venezuela.

Gabriel Gil: Querido pueblo, hermano pueblo uruguayo a través de Radio Centenario y de nuestro querido amigo Hernán Salina, un gran abrazo y un gran saludo.
Y bueno, aprovecho para conversar con todos los que nos escuchan, informar sobre la situación actual en Venezuela. Bueno, la mayoría sabe que hay una situación de guerra multidimensional contra Venezuela desde hace tiempo, desde el inicio de la era del comandante Chávez pero una vez que el comandante fallece se arrecian las medidas contra la nación. Desde el 2012, y más desde el 2015 para acá, hay bloqueo imperial contra nuestra Patria, y sanciones extraordinarias contra el país. Hay un Facebook que se llama Sures Derechos Humanos, ahí están colocados todos los decretos sancionatorios contra la economía nacional preparados por los Estados Unidos. Se puede revisar ahí para que vean que no son habladurías y pendejadas de la gente como dicen algunos del sector opositor aquí, "no, esto es un invento. Es mentira que no hay sanciones, es mentira que no hay bloqueo". Bueno, ustedes pueden ver ahí cómo de manera descarada e impune desde el punto de vista imperial se aplican contra la Nación y además de eso se publican en las redes sociales.
El ataque a la moneda ha sido extremo en Venezuela, es una de las herramientas dentro de la guerra económica que más problemas nos causa a nosotros porque afecta directamente el poder adquisitivo de nuestra gente. La hiperinflación inducida se ataca la moneda, al bolívar, se destroza desde el punto de vista que se devalúa en extremo gracias a los portales del dólar paralelo que todo se gesta desde un triángulo Miami - Bogotá y otros países imperiales.
El desabastecimiento programado y selectivo de medicinas y de muchos alimentos procesados, también ha sido una constante en esta guerra.
El sabotaje al sistema eléctrico, bueno, ustedes lo saben, desde el año pasado se comprobó y fue dicho, fue confesado por Mike Pence y por Pompeo que sí que hubo un ataque cibernético contra el sistema eléctrico nacional que es muy concentrado, está en el sur-oriente del país y le da electricidad a la mayoría del pueblo venezolano.
Entonces hubo ese ciberataque en marzo de 2019 y a estas alturas, un año y medio después, no nos hemos podido recuperar de eso. Por ejemplo, en las ciudades más o menos se ha estabilizado el servicio del sistema eléctrico pero se va la luz 4 o 5 horas al día. A veces dura 2 o 3 días sin irse, pero en los pueblos rurales de Venezuela que se está produciendo bastante comida, que hay una dinámica más o menos independiente y de resistencia de ese llamado mercado internacional del cual nosotros dependemos mucho, bueno, se va la luz 8 o 9 horas al día. Se va la luz en la noche de manera constante, también eso va asociado a que se vaya la señal de teléfono y la señal de internet, entonces la situación no es nada fácil.
También las agresiones a Pedevesa, que es nuestra principal empresa petrolera, tú no las puedes esconder, hay ausencia de gasolina en estos momentos. Les pongo un ejemplo, mi hermano me acaba de llamar para decirme que duró 3 días en una cola de gasolina después que se anunció que había llegado gasolina de Irán, y bueno, no pudo colocar gasolina. Entonces, casi todo el parque automotor tanto de motos como de carros del pueblo venezolano está paralizado porque ese esquema de bloqueo para comprar los aditivos que se necesitan para procesar el petróleo y convertirlo en gasolina aquí para refinarlo, bueno, el bloqueo no permite que eso suceda.
El combustible diesel tampoco hay, hay carencias, nosotros hemos perdido producción aquí en este pueblo, por ejemplo, que es un pueblo de 25 mil personas al occidente del país como les dije que tiene una producción campesina muy diversificada, bueno, les pongo el ejemplo, el campesino Luis Loyo perdió 7 mil kilogramos de berenjenas en el marco de la guerra económica y de esta crisis multidimensional que estamos viviendo porque aquí en el pueblo la gente no está acostumbrada a comer berenjena.
Entonces, ahí tú puedes sacar la cuenta que es mentira que el pueblo venezolano está pasando hambre a pesar de esta inminente guerra.
Si usted estuviera pasando hambre como dice el sector opositor a nivel trasnacional y tuviera situaciones de miseria extrema, usted se comería la berenjena, pero no. El esquema petrolero implementado en la Cuarta República de alienación al consumo, evita que la gente en la ruralidad, aún en esta crisis coma algunas cosas que son importantes.
Entonces, perdimos 7 mil kilogramos de berenjenas porque, por ejemplo, nuestra fundación que es una alianza campo-ciudad que es el plan pueblo a pueblo que distribuye productos directamente entre comunidades organizadas del campo y comunidades organizadas de la ciudad, no tenemos combustible diesel para mover el camión que nos prestaba ese servicio. Entonces, imagínense ustedes el desastre, y en la ciudad sí se come berenjena, sí se come calabacín, sí se comen los montes -que llama la gente aquí- pero el poder adquisitivo de la gente ha disminuido.
Para que tengan una idea, el año pasado las comunidades organizadas nuestras en Caracas, del plan Pueblo a Pueblo que es un plan pequeño pero que tiene un gran impacto, gente en Caracas compraba 18 kilogramos de  las hortalizas que distribuíamos a través de este plan, ahora compran 4 y 5 kilos. Para que tengan una idea, y eso tiene que ver con la depreciación del bolívar a través de la guerra sistemática con el ataque a la moneda.
El gas doméstico, tenemos graves problemas, somos un país petrolero, hay depresión en la producción petrolera, empezamos con 3 millones de barriles de petróleo, luego disminuyó a un millón y medio, ahora hay 600 mil barriles de petróleo al día, luego se producen 300 mil y obviamente la producción de gas está asociada a la producción petrolera. Si no hay producción de petróleo obviamente no hay producción de gas.
Y además de eso tampoco hay una externalidad que se utiliza mucho en la agricultura convencional que es la producción de fertilizantes nitrogenados y sulfatados. Si no hay producción petrolera también se deprime esa producción que mucha de la agricultura en Venezuela se utiliza a través del esquema de la revolución verde que es dependiente del esquema de los fertilizantes inorgánicos, y bueno, también se deprime la producción nacional.
El sistema de transporte también está en situaciones muy graves. Y obviamente a todo eso nosotros le unimos la situación de cuarentena gracias a la pandemia que ha impedido el movimiento de la gente campo - ciudad y que obviamente eso desde el punto de vista económico, nos afecta todo.
Como dijo Pasqualina Curcio, que es una compañera que nosotros recomendamos que la gente que está interesada en analizar la realidad nacional, la realidad de Venezuela y las acciones imperiales que seguramente van a hacer en otros países cuando a los Estados Unidos no les convenga el gobierno de turno porque se convierte en un gobierno nacionalista y además de eso que protege los gobiernos nacionales. Bueno, recomendamos que lean a Pasqualina Curcio que tiene varios libros, entre esos "La mano visible del mercado" donde ella pone cifras de los desmanes que han ocasionado las agresiones imperiales contra nosotros en estos años.
Por ejemplo, la disminución de los ingresos de Venezuela en la bonanza de la Revolución Bolivariana, pongamos entre 2005 y 2010 eran más o menos aproximadamente 70.000 millones de dólares anualmente solo en materia petrolera, en renta petrolera.
Bueno, esos ingresos actualmente han disminuido hasta 5.000 millones de dólares y luego hasta 1.000 millones. Como un país que planteaba su esquema de gastos, de inversión nacional con 70.000 millones de dólares, ahora lo tienen que hacer con 1.000 millones de dólares.
O sea, obviamente significa una gran catástrofe.
Ahora bien, entra entonces, quizás por desesperación, la Ley Antibloqueo que es supuestamente para enfrentar las agresiones imperiales y el bloque básicamente de los Estados Unidos y de algunos países europeos. Pero básicamente del bloqueo implementado por Estados Unidos.
El problema es que eso genera demasiadas dudas porque esa Ley Antibloqueo no es discutida dentro de la Asamblea Nacional Constituyente, no se llama a actores y actrices claves del proceso bolivariano para discutirla, se hace prácticamente en la oscuridad como se dice, y bueno, hay severas dudas. Ha ocasionado un gran revuelo del lado de la Revolución Bolivariana, del lado de los chavistas verdaderos y del lado de los revolucionarios verdaderos.
Sin embargo, como todos no podemos ser incólumes o potables sino que en este esquema de guerra tú tienes que dar concesiones ¿pero qué concesiones le das a los procesos imperiales?
Entonces la ley tiene demasiadas dudas, por ejemplo, una de las cosas que se le critica es que tiene desaplicación discrecional y confidencial de normas constitucionales que son claves para garantizar la soberanía de la Nación, la Cámara de industriales y de empresarios de Venezuela la ha elogiado y ustedes pueden ver que si la cámara de industriales la elogia, bueno, eso puede significar algo.
Una de las cosas es que se plantea la privatización de bienes nacionales pero no se dice qué, si se van a privatizar de manera completa o a través de manera accionaria.
Y bueno, una de las cosas que se dice es que no puedes dar ese tipo de concesiones. La Ley da las concesiones al capital trasnacional y eso no garantiza la reactivación de la producción nacional -dice Pasqualina Curcio ¿verdad? Pues es posible que siga la fuga de capitales. Yo puedo vender algunos bienes, entregar concesiones a nivel internacional, al capital privado internacional para que inviertan en el país, pero si sigue el ataque a la moneda esos beneficios se van a diluir y además de eso no hay garantía en la Ley Antibloqueo, no va a dar garantías ni ninguna otra ley de que la fuga de capitales que se ha hecho en Venezuela desde 1970 y que según Pasqualina Curcio están en la banca internacional más de 700.000 millones de dólares sacados de la renta petrolera venezolana, eso no tiene tendencia a que ese esquema de acumulación por desposesión como diría Harvey, se detenga.
Entonces, en la guerra no convencional el arma fundamental de  esta guerra es la guerra económica y dentro de la guerra económica, el ataque a la moneda.
Pero en esta Ley Antibloqueo no tipifica acciones contra las acciones criminales que entre el 2016 y el 2019 se han arreciado contra el país. Y lo que decimos del impacto económico de esas acciones criminales, son 194.000 millones de dólares que dejamos de percibir entre el 2016 y el 2019. 6.000 millones de dólares que están siendo retenidos por el sistema financiero internacional, 25.000 millones de dólares por bloqueo financiero y robo de activos en el exterior, acuérdense que Estados Unidos de manera descarada nos robó Citgo que es la refinería de petróleo venezolana en Estados Unidos, bueno, fue subastada y fue vendida de manera descarada. Es lo mismo que a usted se le meta alguien en su casa, la persona le venda la casa y usted quede afuera.
168.000 millones de dólares según la compañera Pasqualina Curcio se han dejado de producir entre el 2016 y el 2019, 105.000 millones de esos millones de dólares por el ataque al bolívar y 63.000 millones de dólares por el ataque a Pedevesa.
No sólo el bloqueo financiero y comercial es el arma empleada para desestabilizar política, económica y socialmente al país. Repetimos, el ataque al bolívar es la herramienta fundamental en esta guerra, quien más problemas nos ha ocasionado, tiene gran impacto a lo interno diariamente en nosotros y se une al desabastecimiento programado y selectivo que desde el inicio de una guerra económica se ha aplicado sistemáticamente contra la Nación.
Por ejemplo, acuérdense que ahorita vienen las elecciones a la Asamblea Nacional donde el gobierno nacional apuesta a tener la mayoría nuevamente allí y volver a retomar el rumbo de la Revolución Bolivariana. Acuérdense que en el 2005 la Asamblea Nacional ganó mayoría opositora y esta mayoría, en vez de co-evolucionar con el gobierno bolivariano, lo que hizo fue hacer acciones de conspiración que derivaron en las llamadas "guarimbas" del 2017 y que generaron acciones fascistas y racistas contra el pueblo venezolano. Quemaron gente y asesinaron gente simplemente por color, por declararse chavistas o por pobres.
Que eso es lo que a nosotros siempre nos han destacado, ese esquema de la derecha venezolana, fascista, racista, clasista, nunca puede permitirse que llegue nuevamente al poder, por eso nosotros preferimos co-evolucionar con nuestro gobierno, que aparte de tener contradicciones no te van a meter candela por el color de tu piel. Y eso nosotros tenemos que entenderlo.
Una de las cosas entonces más criticadas de esta Ley Antibloqueo es que pareciera tener, por las omisiones o por la forma como se hizo, tendencia neoliberal en el sentido de que se hacen aplicaciones, se hacen desaplicaciones discrecionales como hemos dicho, que está muy contento el esquema empresarial de que se apruebe esa Ley Antibloqueo, la privatización de los bienes públicos, el apoyo al capital nacional e internacional.
Tampoco la ley no considera algo que debió haber considerado, que no se habla por ningún lado de sanciones ni expropiación al patrimonio de los conspiradores contra el país. Por ejemplo, los bienes de Juan Guaidó están intactos en el país. Los bienes de Julio Borges -que es un diputado opositor buscado por la justicia nacional y que por supuesto está conspirando y está reclamando sanciones y arremetidas de manera permanente contra el país-, esos bienes que son millonarios no serán tocados por esta Ley Antibloqueo.
Entonces, tampoco se explica ahí, cuando se habla de la venta de activos nacionales, cuáles se podrán vender y cuáles no.
Además de eso, si nosotros vamos a pedir financiamiento internacional, nos vamos a endeudar, bajo qué esquema de endeudamiento nos vamos a someter con el Fondo Monetario Internacional o con otras organizaciones, hipotecas, garantías de los recursos naturales nuestros. Eso es lo que le preocupa a la mayoría de los sectores chavistas.
Epa, nosotros vamos a enajenar entonces o a establecer un esquema de privatización en el ámbito de los sectores estratégicos que hasta ahora en la Revolución Bolivariana han garantizado nuestra soberanía.
Por ejemplo, en el ámbito del petróleo, en el ámbito del sector aurífero, en el ámbito minero en general que tenemos desde coltán, varios minerales llegando hasta los diamantes, y si nuevamente entonces la propuesta capitalista se va a salir con la suya y va a permitir entonces que a través de la desesperación nuestro gobierno entonces estatice nuevamente sectores que fueron desprivatizados y que han permitido que la Nación venezolana surja, que se disminuyan las desigualdades que habían antes que eran realmente muy fuertes y que por ejemplo, entonces tengamos que reprivatizar el sector eléctrico, el sector de las comunicaciones, el sector de la distribución del agua, el transporte aéreo y el terrestre, las bancas financieras y las aseguradoras.
Todo eso la Revolución Bolivariana lo desprivatizó en buena parte, el sector bancario tiene unos bancos importantísimos que maneja el gobierno nacional. En el ámbito del transporte aéreo también, se reactivaron líneas aéreas que estaban destruidas y habían sido privatizadas por la Cuarta República. El sector del agua, de la electricidad y del gas prácticamente es gratuito en el país y ahora tiene una amenaza de reprivatización. Eso sería inaudito para nosotros.
Y bueno, como ya creo que nos hemos extendido mucho, si vamos a dar una concesión, cuál vamos a dar y además de eso que sea con el consenso de todo el pueblo venezolano. Y en qué condiciones nos vamos entonces nosotros a enfrentar con ese capital privado trasnacional.
Y por supuesto, bueno, una Ley Antibloqueo no va a generar la bonanza que nosotros queremos y no nos va a quitar el sufrimiento en el que actualmente está sumida la población venezolana. Nosotros hemos demandado al presidente Maduro que en el ámbito, por ejemplo, alimentario, se vuelquen todos los recursos que pueda tener, todas las estrategias que pueda tener en favor de la agricultura campesina.
Yo repito y finalmente porque lo local incide en lo regional, incide en lo nacional e incide en lo global, nosotros decimos que en esta guerra económica, en estas agresiones imperiales contra el país, Venezuela está resistiendo. Hay situaciones de pobreza, por supuesto, todos somos pobres, la mayoría de la gente tiene los pantalones desteñidos, las (...) rotas y los zapatos rotos pero no estamos pasando hambre por ahora. Un mínimo porcentaje de la población está en situaciones de miseria, seguramente está en situación de calle, nosotros no negamos eso, pero la mayoría de la gente está resistiendo.
Y bueno, siempre está ahí lo que hemos dicho, la amenaza latente del hambre y de la miseria por las agresiones imperiales pero también está la otra vía, la resistencia y la independencia que puede tener el pueblo venezolano para producir sus propios alimentos.
Si nosotros producimos nuestros propios alimentos como lo estamos intentando hacer, obviamente por las contradicciones que hay dentro del mismo gobierno, no está el sector campesino, el sector indígena a pequeña escala que unido produce más del 70% de los alimentos frescos que se generan en el país, tanto alimentos animales como vegetales, si reciben el impulso del gobierno nacional de manera estratégica, de manera permanente y de manera constante, nosotros salimos adelante.
Primero garantizaríamos el acceso de la gente a alimentos sanos de buena calidad y a buen precio, y de ahí entonces todas esas agresiones imperiales, el ataque a la moneda se iría diluyendo. Pero eso es algo que nuestro Presidente tiene que entender y obviamente nosotros tenemos que seguir impulsando.
Entonces, bueno, un gran abrazo Hernán, gracias por esta oportunidad de dirigirnos al pueblo uruguayo, y bueno, que la integración latinoamericana sigue siendo algo que nosotros no hemos podido lograr, lo que sucede es que si algo afecta al pueblo venezolano afecta también al pueblo uruguayo, si los intereses imperiales trasnacionales se apropian del agua uruguaya y se apropian del territorio uruguayo para producción de commodities como soja y que la gente no puede consumir sus propios alimentos, también nos afecta a nosotros.
Entonces, el esquema de agresiones imperiales contra América Latina, nosotros deberíamos enfrentarlo como bloque. Y nuevamente esos bloques que se habían construido a través de  la conjunción de gobiernos progresistas en América Latina, se ha estado diluyendo en la actualidad, bueno, los pueblos tenemos que hacer algo.
Un gran abrazo, estamos en resistencia aquí, y bueno, al día, esperemos que nos podamos encontrar nuevamente.