“EL RETROCESO QUE IMPONDRÁ EL PRESUPUESTO VA A REPERCUTIR EN LA FALTA DE MAESTROS”
Contacto con el maestro Alejandro Sesser, 12 de octubre de 2020

Desde San José el maestro Alejandro Sesser se refirió a la obligatoriedad en la presencialidad y al presupuesto. Dijo que este es un año complejo a todo nivel y la educación no escapa a eso, de acuerdo a lo que el gobierno prevé con respecto a las medidas sanitarias y se vienen realizando ajustes en función de no salir del protocolo.
https://archive.org/details/2020-10-12-maestro-alejandro-sesser

 

Diego Martínez: Recibimos con mucho gusto –vía telefónica- al maestro Alejandro Sesser, que trabaja en San José, Ciudad del Plata. Buen día.

Alejandro Sesser: Buen día, un gusto compartir la mañana con ustedes.

 

DM: Teníamos varios temas para conversar contigo, uno tiene que ver con la presencialidad, ¿cómo vienen llevando allí en San José este tema? Con los protocolos que hay que cumplir y por otro lado las necesidades que tanto los docentes, los alumnos, como los padres están planteando hoy.

AS: Un año complejo para todo nivel y la Educación no escapa a esta situación. De acuerdo a lo que el gobierno mismo prevé con respecto a las medidas sanitarias de cumplir los protocolos, se viene realizando ajustes en función de no salir del protocolo por ahora, el tema que hay muchas presiones incluso algunas declaraciones como la de Gabito (Zóboli, Consejero del Consejo Directivo Central, CODICEN, de ANEP), como la del director del Instituto Pasteur, como estos movimientos que no sabemos qué representatividad tienen, surgen, a veces obviamente puede haber necesidades de las familias. Pero acá hay que ir con mucha cautela si queremos cumplir la parte más importante que es la sanitaria.
Este año se ha trabajado muchísimo, para los que dicen que no se ha trabajado, creo que tanto desde los docentes que han trabajado más que otros años, en todos los niveles, hasta los niños que han tenido que adaptar su forma de trabajo a las distintas modalidades, y a las familias acomodar horarios, acomodar formas de llegar las respuestas para la escuela.


María de los Ángeles Balparda: Alejandro, además el tema de las clases virtuales, hubo una etapa en la que fue más fuerte esa parte, porque no se podía ir a la escuela, pero tampoco es que es lo mismo dar una clase presencial que darla a través de una computadora, ¿con qué preparación se puede hacer eso?

AS: Y además muchos maestros que no estaban preparados para trabajar permanentemente, había más trabajo virtualmente y con determinadas actividades virtuales, de determinados marcos, de determinadas asignaturas, pero no hacer todo un seguimiento educativo a través de la virtualidad, y las familias tampoco estaban preparadas, ni los alumnos estaban preparados, eso duró hasta mayo. Pero de cualquier manera, no solamente esos meses que supuestamente no hubo presencialidad, se trabajó en virtualidad, sino también se hacían materiales escritos, fotocopiados que las familias levantaban cuando venían a buscar las viandas los que tenían viandas o los que tenían algún conocido se los hacían acercar, o los propios padres venían el día que estaba el maestro de guardia, y se llevaba materiales impresos, o sea se buscaron muchísimas estrategias, a través también de whatsapp que no es una plataforma virtual, pero era una comunicación que la mayoría de las familias disponía y era una manera de acercarse.


MAB: El otro día nos decía una profesora de Secundaria de lo que significaba hoy dar clase, incluso la presencial, y ella decía especialmente hablando de adolescentes, con tapabocas, con la capucha que usan la mayoría de los gurises, decía, es muy difícil no poder verlos a la cara, ver que están entendiendo, qué están trasmitiendo.

AS: Sin duda, acá hemos tenido varios procesos, a mediados de mayo, junio, julio, de acuerdo a la modalidad de la escuela, empezaron con las rurales primeros, la rural tienen presencialidad completa, comenzaron distintas etapas, tiempo completo es casi como una escuela común, porque los niños van 4 horas, 3 horas y media, la mitad de un grupo en la mañana, la otra mitad, no tiene la modalidad de tiempo completo esos muchacho, o sea las otras actividades extracurriculares que se hacían en tiempo completo, pero comparativamente a una escuela común de toda la vida, es como una escuela reforzada, porque además eran grupos con menos niños, o sea que era de alguna manera ideal, y hemos visto y hemos observado, yo trabajo en tiempo completo, enormes avances desde junio hasta la fecha, muchísimas veces mejor incluso que en la etapa normal de tiempo completo, entonces ahí en este caso hay grandes logros. Con respecto a la presencialidad en común que van tres veces una semana y dos veces otra, por lo que he conversado con muchos maestros, cuando los alumnos van todos los días, o van todos esos tres días, hay avances educativos importantes, incluso cuando van los dos días de esta semana, de la otra, también, la dificultad es cuando le toca ir lunes y martes y miércoles, y va el lunes, no va el martes, y va el miércoles, ahí es cuando como que no se logra avanzar porque siempre hay que estar ajustando, por eso entendemos desde mi punto de vista, acá tenemos en el sindicato no hemos tomado posición, hay voces a favor y en contra, que la obligatoriedad, con determinados criterios, para llegar a todas las familias que a veces no pueden ir por la virtualidad, es un camino importante, lo que acá no hay que apresurar con el tema de la presencialidad, que es lo que se está buscando, porque ahí sí no se puede cumplir con los protocolos, tratar de lograr de que todos los alumnos vayan todos los días, significa volver a la normalidad 100% total con 30, 32, 35, el grupo nuestro de tiempo completo 8 horas, hay un inicial de 35 niños, entonces con un solo maestro, sin auxiliar, sin nada, en un saloncito común que recibe a 20 muchachos para andar todos ahí, o sea es perder los protocolos, ya descartarlos, o sea que es imposible si queremos mantener las medidas sanitarias, que se hace un gran esfuerzo para mantener el distanciamiento, para cumplir, para reorganizar los profesores dando una mano para tratar de también de ayudar en los lugares donde hace falta ahí una mano.


DM: Alejandro, faltan dos meses para terminar las clases en Primaria, a esta altura ¿ya se puede prever o visualizar cuál es el resultado que se va a obtener en cada uno de los niveles o qué se les va a exigir desde el punto de vista de la capacidad de los niños y desde el punto de vista también de lo que se permite por el protocolo?

AS: Acá hay que partir de muchos aspectos, primero hay que tener en cuenta y yo partiría, lo hablamos a veces con los compañeros, del tema sanitario, acá lo importante es la salud de todo el mundo, de los niños, de los maestros, Gabito decía, no porque los niños no contagian, vamos a suponer que fuera cierto, no lo creo, tendría que decirlo no un docente, sino médicos, a través de los niños están los maestros, que ahí sí son vectores de contagio, y a través de los niños están los padres que van a la escuela, que van al portón, que a veces entran a hablar con los docentes. Es decir, si aumentás el flujo, aumentás el flujo de las personas adultas que también transitan, o sea hay que saber de la realidad, hay gente que hace años que no trabaja en la educación, y parece que desde un escritorio puede tomar medidas sin ningún sentido.
Uno desde inicial hasta el liceo, cumpliendo el ciclo de los tres años iniciales y los doce, estamos quince años educativos, sin contar incluso los años dentro del bachillerato, a un muchacho hacer quince años o hacerlo en dieciséis o hacerlo en diecisiete no les va para nada la vida en ningún aspecto, o sea que vamos a suponer que si el año se hubiera suspendido totalmente, para la vida educativa del muchacho, no le afecta en nada, el tema es que la escuela está asociada muchas veces a otras cosas que no son solo educación, está asociada al tema alimenticio, está asociada al tema de contención social, porque a veces los maestros son psicólogos, son asistentes sociales, situaciones que tendrían que ser atendidas a través de un sistema de salud, las termina atendiendo el sistema educativo, por eso están preocupados, pero desde el punto de vista educativo, suponiendo que no hubiera habido un año, hubiera sido cero, para un muchacho para que inicia inicial hasta sexto año, hacerlo en quine o en dieciséis, no le afecta para nada. En este período hubieron avances importantes, que cada centro podrá evaluarlo, en diciembre se podrá hacer una evaluación en función de algunos contenidos básicos en cada área, sobre todo priorizando lenguaje y matemáticas, las autoridades incluso algunas inspectoras técnicas nos han dicho que se está pensando, no hay nada definitivo, en abrir, hacer un corte evaluatorio, y la propuesta del Codicen a través de lo que ha expresado Robert Silva es decir tomar los dos años en un año y medio, hacer un seguimiento más sobre el año que viene, va a depender también cómo va a ser el lineamiento el año que viene, pero creo que apurar, decir, ‘acá tienen que aprender lo mismo que tenían que haber aprendido en un año común’, eso es erróneo. Acá hay que tratar de ajustar los programas y para que los próximos años puedan tener las herramientas básicas para la continuidad educativa.


DM: Y eso que dice Gabito de febrero por ejemplo ¿es viable?

AS: Es una locura por todos los sentidos, primero porque los maestros terminan desgastados de un año que ha sido, fijate, vamos a hablar de una escuela común, el muchacho va tres días, lunes, martes y miércoles, y otros dos, el maestro está con todos los niños todas las horas. Pero a su vez, después en algún horario, fuera de su horario de labor, fuera de su contrato, sus 20 horas que tiene un maestro, si tiene doble turno las tiene que hacerlas a las 8 de la noche, a las 9, tiene que hacer el seguimiento virtual con los que no están yendo, por eso a veces la obligatoriedad puede facilitar ese lado de disminuir el trabajo virtual. Pero hoy día se ha propuesto que parte de la presencialidad que están los maestros trabajando todo el tiempo con los muchachos que van, tiene que también buscar estrategias y trabajar con los que no van, fuera del horario.
Entonces el desgaste, el cansancio y el esfuerzo, es mucho mayor, por un lado entonces tenemos los maestros desgastados van a hacer certificaciones o faltas. Segundo, tenemos toda la instrumentación de las elecciones de cargo, tanto de las efectividades, como de las suplencias, como de organizar las escuelas, los padres también tienen su vida organizada, sus licencias y sus vacaciones donde toman enero y febrero la mayoría de las familias, y en un año particularmente que necesitan también tomarse ese descanso; van a haber alumnos que concurran y otros que no, entonces es una idea totalmente descabellada para el objetivo que se pretende que es poder avanzar algo más, no se va a avanzar nada sobre eso.


MAB: Sí, y los sectores vinculados al turismo van a protestar, yo me acuerdo que protestaban todos los años si se empezaba el 1º de marzo, decían, esperen que terminen las vacaciones de todos.

AS: Claro, van a protestar. Entonces van a permitirle a algunos muchachos, algunas familias que puedan tomarse vacaciones, se le permite al que puede tomarse vacaciones que no vaya, y al que no puede, que a veces es el que precisa más, todavía se le segrega más diciéndole ah pero vos no hagas vacaciones porque no tenés acceso a vacaciones, no, vamos a hacer al revés, vamos a tratar de garantizar a que todas las familias puedan tener su descanso, sus vacaciones, sus derechos y retomar el inicio de clases en marzo, como está previsto, con el ajuste del calendario, con el ajuste de los programas, buscando una evaluación un poco más anterior a la normal, después abril, mayo, pero no apurar estas cuestiones de querer hacer presencialidad en febrero o esas situaciones que va a ser primero una locura organizativa, y segundo de cero avance en lo pedagógico. O sea ahí no vas a lograr, porque vas a tener que volver a retomar todos los temas después cuando tengas el 100% de los muchachos, así que son dichos que se dicen detrás de un escritorio, de gente que hace años que no trabaja la Educación, que no tiene idea de cómo se mueve el sistema educativo e intenta quedar bien con un grupo de padres que se ha movido y que ha tenido el eco, incluso en algún legislador -como el senador (Charles) Carrera del Frente Amplio, que fue un disparate lo que dijo en esa media hora previa de pretender la presencialidad completa-.
O sea ahí es, vuelvo a decir, violar todos los protocolos sanitarios que las escuelas y los equipos directores están tratando de cumplir con todos los esfuerzos, con Comisión Fomento funcionando, aportando materiales, incluso ahora con una etapa nueva que ahí sí es más riesgosa que es la apertura de los comedores.


MAB: Eso te iba a preguntar, porque este tiempo que pasó, que no era obligatorio concurrir a clases, muchos padres no mandaron a los hijos, siendo que los podían mandar, puede eso hablar de temor de lo que les pueda pasar a los niños, no creo que sean todos en situación de riesgo.

AS: Exacto, hay mucho temor, creo que hay muchas desvinculaciones porque también se ha visto en algunos datos estadísticos en las escuelas más carenciadas, en Montevideo, ahí donde los niños dejan de ir por otros problemas sociales que tiene la familia que muchas veces el muchacho sale a buscar trabajo y a ayudar a los padres porque estamos en unas situaciones económicas, que antes con la obligatoriedad esos muchachos iban porque por ahí en algún caso tenían la parte de alimentación. Por otro lado tenían capaz que el tema de las asignaciones, las partidas que a veces tenés que cumplirlas con la asistencia obligatoria, pero esta obligatoriedad va a tratar de llegarle a todos los niños incluso que no puedan ir, poder culminar este tiempo y sobre todo me parece que también está pensado más para el año que viene, que para este año, que ya medio como que se está terminando, al final de estos dos meses para ver cómo retomamos un año que va a ser diferente el año que viene, pero los maestros y las escuelas, los equipos directores, han trabajado para poder recibir al 100% de los alumnos que están divididos en los grupos. O sea, está previsto que esos niños que no iban, tienen su lugar en la escuela con todas las garantías cubiertas de distanciamiento y cubiertas en los espacios y los tiempos dedicados para las otras actividades que están todas previstas, salvo algún lugar que pueda no tener cumplir con esos requerimientos, se logra realizar en esa manera, dividiendo el grupo en dos, en algunos casos que eran niños muy de salones chicos y con mucha cantidad, se dividía en 3 el grupo, pero son muy pocos los casos.


MAB: Y vos decías lo de los comedores que ya están habilitados.

AS: Es diferente porque a partir de ahora en la Escuela mía son 400, otros son 300, ahí tenés que ubicar a los niños en un margen de horario reducido porque no es la época que el niño estaba las 8 horas y podían ir comiendo en turnos distintos, porque acá es en el momento entre el que sale de la mañana y entra de la tarde, sino estaríamos quitando horas de estudio, que no es la idea reducir horas de estudio a los muchachos que habíamos logrado una buena participación, sacarles horas de estudio para darles de comer. En poco tiempo tenés que tratar de lograr llegar a todo ese alumnado que supuestamente va a empezar a concurrir y que además pueden ir al comedor, los de las viandas por ejemplo, pueden ir todos los días, no es necesario ser del día que está convocado, eso es más complicado que las aulas porque ahí los distanciamientos son menores.
Incluso se nos informa de la parte del PAE (Programa de Alimentación Escolar), que te cambia el protocolo y se dispone el de bares y restaurantes, entonces el distanciamiento ya no es de uno y medio, dos, es de un metro, pero igual es un metro donde estás comiendo, la manipulación del alumno, del contacto con el otro muchacho, no digo que sea de riesgo total, pero es más delicado que el del aula que está más garantizado.
¿Qué es lo que los padres pueden decir? Que no es obligatorio ir al comedor, entonces aquellos que sí tengan dudas o tengan temores pueden optar por no ir al comedor, es una decisión que tiene que tomar cada familia, se está buscando la manera de evitar, de cumplir con el protocolo al máximo, pero en algunos lugares es bastante difícil, porque los tiempos son reducidos, el personal también es reducido y a veces se puede atrasar, es algo que realmente nos preocupa porque eso lo vamos a ver cuando empiece, pero no lo veo 100% garantizado de que pueda funcionar correctamente respetando todos los protocolos.


DM: Alejandro, ahí se suma el tema Presupuesto, que se habló mucho sobre los gastos de la Educación en alimentación, se aprobó en general en el Parlamento, cómo miran los trabajadores de la Educación el debate, el presupuesto, las necesidades, tantas veces se ha hablado del 6+1 y cada vez más lejos uno tiene la sensación.

AS: La sensación es que estamos cada vez más lejos del 6+1, cada vez más lejos de poder llegar a las metas, fijate que hace dos meses más o menos tuvimos la mesa representativa de la FUM (Federación Uruguaya de Magisterio) donde se votó por unanimidad una plataforma que te diría que tiene 15 o 20 años en la Federación. O sea que no hemos avanzado prácticamente nada, porque seguimos pidiendo la media canasta para el grado 1 de Maestro, seguimos pidiendo aperturas de cargo…
Por ejemplo los profesores de Educación Física de todas las escuelas, que no lo hay, seguimos con unas medidas de plataforma, que si bien se obtuvieron algunos pequeños logros, es casi la misma que hace 20 años atrás, llegar a esta va a ser aún más difícil con el recorte presupuestal que implica ya de primera una pérdida salarial del ajuste inflacionario. Y ya el ajuste inflacionario es una pérdida salarial, el otro día creo que incluso el diario La Juventud sacaba la inflación del mes pasado, donde se ubicaba en un 0,6 y daba que el impacto por ejemplo en frutas y verduras era de un 4%, mientras la inflación general era de un 0,6, estamos hablando de que creció casi 8 veces más lo que necesita un trabajador para comprar que el propio aumento salarial. Eso si ajustara al 100% del IPC que fue lo que tuvimos este año los maestros, o sea no tuvimos ajustes, yo siempre digo, tuvimos pérdida salarial.
Aún va a ser mayor la pérdida cuando ni siquiera te llegan a cumplir el 100% del IPC, que te estoy hablando que va a ser la mitad del IPC que se va a ajustar para el 2021, y que después va a haber algunos correctivos que podrían terminar en el 2024, no está muy claro todavía el último año, como ellos dicen que no va a haber pérdida, en principio va a haber pérdidas en el 20 y 21, y después en el 24 se podrá recuperar parte de eso, pero no todo. Siempre hablando de recuperar en función del IPC, que digo que para los sueldos de 40 mil pesos para abajo, que lo han dicho varios economistas y contadores, ajustar el IPC es perder salario. Recién ahí cuando uno empieza a pasar la media canasta es cuando se empieza a recuperar esa parte, pero ese salario son los que  bran el 90% de los maestros, entonces vamos a volver a tener pérdidas salarial, a su vez hay recortes en algunos, que todavía no está muy claro, en algunos cargos de maestros, con algunas partidas que eran de horas de apoyo que no estaban bien definidas, todavía están en estudio, pero esas horas se recortan, hay una partida presupuestal por un año, pero solo para el 2021, y para los otros años no, entonces no sabemos si vamos a tener algunos maestros de funciones especiales como maestros más maestros, maestros de apoyo, el maestro comunitario, eran herramientas muy importantes sobre todo en los lugares más carenciados, donde el trabajo ya está más vinculado a lo social que a lo pedagógico.
Es muy preocupante el tema del Presupuesto, porque incluso a nosotros nos tocó participar a nivel de la FUM en el Parlamento, decíamos que íbamos a volver a un retroceso en cuanto al incentivo a la carrera docente, llegamos a tener hace 5 o 6 años atrás, por ejemplo en San José, en el Instituto de Formación Docente 2 egresados y habían 5 o 6 -2 egresados en 1 año, y habían 5 o 6 haciendo la carrera-, ahora mejoró un poquito, pero esto va a hacer retroceder ese interés, la rebaja salarial siempre implica que el maestro va a buscar otras vías de trabajo, maestros que tienen dos títulos, que tienen otras profesiones, y puedan salir del sistema, va a repercutir en la falta de maestros, en volver a tener aquellas situaciones donde por un año entero no había maestros en un grupo y había que cubrirlo a veces hasta con el Director trabajando en la clase, si esto no se mejora.
En los próximos años se van a ir viendo las consecuencias que por ahí la resuelven fácil, juntan grupos y empezamos a tener a volver grupos de 35, 40, 45 niños, es muy preocupante el tema Presupuesto.


MAB: Muy bien. La verdad que el panorama completo que nos dabas, pero que esto está en pleno desarrollo, así que amerita a conversar nuevamente. Alejandro, nosotros te agradecemos mucho por este tiempo.

AS: Gracias a ustedes, un saludo a la audiencia, y sí cuando tengamos un poco más de información sobre todo el tema de comedor y cómo se vuelve al tema de la obligatoriedad, conversamos nuevamente.