“METER GENTE PRESA AHORA EMPIEZA A SER NEGOCIO”
Entrevista al abogado penalista Dr. Juan Fagúndez, 21 de octubre de 2020

El Dr. Juan Fagúndez, especialista en Derecho Penal compartió la mañana con la audiencia de la 36 para hablar del Poder Judicial, la justicia y de los casos mediáticos que han surgido en los últimos tiempos. Para Fagúndez la situación de la Justicia que tenemos “es para reflexionar en lo que ha pasado en los últimos 20 años” y consideró que se deben cambiar ciertas estructuras dentro de lo que es el Poder Judicial, incluso de lo que es la educación “desde que se ingresa a la carrera de abogado”. Dijo que la figura del Juez se ha retirado, cobrando mayor protagonismo en Fiscal, “hay como un retiro natural de los verdaderos representantes del acto de justicia que son los jueces, máxime en este proceso donde los jueces son muy importantes y creo que se han retira demasiado desde lo que es el control del juicio a la responsabilidad en la sentencia”, señaló y explicó que esto viene a raíz de las 14 reformas del Código en los últimos dos años y de la implementación de la LUC. Transcribimos la nota que puede escuchar aquí:
https://archive.org/details/r-juan-fagundez

Diego Martínez: Recibimos con muchísimos gusto al doctor Juan Fagúndez.
Buen día ¿cómo estás?

Juan Fagúndez: ¿Cómo andan?
El agradecido soy yo que me invitan, para mí es un placer venir a conversar.


DM: Para nosotros recibirlo.
Tenemos muchos temas para conversar con usted, pero comencemos por la situación actual del Poder Judicial, de la justicia en nuestro país, ¿en qué situación estamos?

JF: Yo creo que la situación, creo que tenemos que parar un poquito a reflexionar qué es lo que ha pasado en estos últimos 20 años, por poner un punto de partida y dónde estamos ahora. Y yo creo que deberían cambiar ciertas estructuras dentro de lo que es el Poder Judicial.
E inclusive dentro de lo que es la educación desde quien ingresa a ser abogado, escribano o cualquier tecnicatura que tenga que ver con el Derecho, yo creo que si tengo que ser justo, dentro de la opinión, tendría que arrancar con la raíz que es la preparación de la persona que va a intervenir en asuntos vinculados a la Justicia.


DM: ¿Hay fallas ahí?

JF: Sí, claro.


DM: ¿De qué tipo?

JF: Cuando la Facultad de Derecho ha tenido fases históricas desde los privilegiados, desde las familias políticas, desde mi hijo el doctor -estoy haciendo un poquito el racconto sin querer ser preciso- desde si no te gusta la matemática, te queda Derecho, hay muchos de esos. No es mi caso, no le tengo miedo es más, cada tanto pienso matemáticamente, inclusive el Derecho, la Ley, vos decís es un resultado pensado, etcétera. La Ley que nos rige es un resultado matemático, cuando se vota en el Parlamento, más allá de las reflexiones filosóficas que aún pueden estar mejor para vos en los que pierden o mejor para mí en los que ganen, no importa. El resultado de esa Ley es resultado de una cuenta, cuántos de este lado y cuántos de aquello.
Entonces yo soy de los que piensan que las matemáticas está en todos lados.
Y se calcula hasta para votar en una cooperativa, cuántos hay, cómo es, cuánto necesitamos, desde ahí te diré, y creo que hay muchos compañeros, colegas que también les gusta la matemáticas, y no han elegido el Derecho por la matemática. Y tal vez sean los que pensemos más parecido entre nosotros, no sé si me explico.


María de los Ángeles Balparda: Ahora, es interesante que de esto estemos hablando en una radio, que hace un tiempo me acuerdo que nos quejábamos de que de esto no se habla, la gente no escucha nada, no sabe nada, de los temas vinculados a la Justicia. Pero eso cambió, porque vos ponés el informativo, hasta hace un tiempo eran las policiales, pero ahora las policiales incluyen la palabra de la fiscal o del fiscal, de los jueces, hablan, les conocemos la cara, los nombres, la población en general

JF: Más la Fiscalía.
A mí me parece bien que haya una transparencia mediática directamente de los que intervienen y no de conclusiones o de teléfonos descompuestos. Hay muchos errores todavía en las crónicas cuando hablan, ahora va a hablar en representación de la Justicia, la fiscal...


MAB: Claro, no es la justicia, es el Poder Ejecutivo.

JF: Exacto, es el Poder Ejecutivo, es una parte.
Lo que pasa que se le ha dado una trascendencia y un poder a la Fiscalía, desmesurado, tan desmesurado que opaca a los jueces.


MAB: Ahí también quiero agregar una cosa, porque tuvimos una etapa intermedia, donde de todo esto escuchábamos y veíamos a través de series y de películas, donde ha visto figuras fuertes, si entra el fiscal, es la figura fuerte, y eso todo el mundo lo empezó a manejar también. Igual que las cuestiones estas de los forenses, todo a través primero de la pantalla. Pero ahora los tenemos a los nuestros, los que cortan el bacalao.

JF: Sí, la verdad que sí.
Ahí yo te diría que también estamos hablando de 25 cosas a la vez, entonces por lo menos voy a hablar despacio, ahí lo que tenés también es que hay como un retiro natural de los verdaderos representantes del acto de Justicia. O sea en un juez, y máxime en este proceso que el juez es muy importante y modestamente creo -no quiero generalizar-pero, que se han retirado demasiado los jueces del control del juicio y de la responsabilidad en la sentencia.


DM: En criollo ¿eso quiere decir que el fiscal una vez que determina algo es difícil que el juez le diga que no?

JF: Exactamente.
Es lo que pasa, piden formalizaciones, las dan, piden días para acusar, no cumplen en esos días, piden extensiones y se las dan, mientras que la persona está presa.


DM: Manda el fiscal.

JF: Si le querés decir así, sí.


DM: Pero ¿el nuevo Código autoriza que eso suceda?

JF: No. Lo que últimamente autoriza que eso suceda fue la LUC (Ley de Urgente Consideración), y la anterior a la LUC, y la anterior a la LUC, y la anterior a la LUC…
El Código tiene 14 reformas en 2 años, 2 años y pico, noviembre del 17, agosto del 18, 19, y lo que va -vamos para los 3 años-.
El Código tiene 3 años, 14 reformas. ¿Querés hacerlo matemáticamente? Y, son más o menos 4 reformas, 4.2 reformas por año.
¿Qué falla? ¿Los que hicieron el Código? No. Lo que pasa es que ha venido cambiando al grito de la tribuna el Código para satisfacer determinados intereses.


DM: ¿En un solo sentido o ha ido marcha atrás?

JF: En un solo sentido, permanentemente, entonces uno se va callando y se va callando, hasta que ya te das cuenta que... porque primero se meten contigo como persona, te atropellan, se creen que son malos, se hacen los malos… Chiquilines son…
Después ves que la peleás, argumentás y el argumento es espurio, simplón, “se va a fugar”, tiene que estar preso. Pruébelo, “se va a fugar”, va preso.
“Puede entorpecer la prueba si queda libre”, ¿tenés pruebas de algo?, ¿no tenés?, si ya venís a pedir esto, se supone que tenés bastantes pruebas como para pedir que vaya preso. Entonces, venís con una denuncia y la denuncia ya vale para que vaya preso; vale para que salgas a buscar las pruebas, pero ¿entonces vas a pedir que lo mande preso porque puede interceder en la prueba? Lo tenés que fundar.
Pero lo tenés que fundar muy bien, porque esa persona va a perder la libertad, y los jueces muchos no exigen esa profundización del pedido de mandar a alguien preso sin ni siquiera mostrar nada, porque no se muestra. El Fiscal no tiene que mostrar, presenta 4 líneas; y si es más complicado, presenta 8 líneas, 2 carillas, y con eso la gente va presa.
El Juez a ciegas hace confianza en el fiscal y manda preso.
Cuando le toca hablar al abogado -y yo he escuchado a abogados que fundan muy bien, mucho mejor que el fiscal- el juez le exige dando la razón al fiscal, entonces ahí se va a la mierda el principio de igualdad, el principio de inocencia, el principio de equilibrio, todos los principios de este Código se van, se van por la cloaca. Y nadie en el Poder Judicial le está poniendo el cascabel al gato.


DM: Alguno podría decir que esto es un reclamo que hacen los Abogados Defensores que han visto que los Fiscales hoy tienen mayor cantidad de casos y que los resuelven y que van avanzando…

JF: Ese es otro tema.
Yo de lo que vengo hablando hasta ahora es de lo que está pasando.
Ahora eso que tú planteás tiene que ver con la realidad de los Fiscales. Porque, ¿qué es lo que está pasando? Que tiene que ver con todo: la Fiscalía se pegó a la Policía.
Fiscalía y Policía es lo mismo, eso si no lo tenés claro, no vas a entender lo que sigue.


MAB: ¿Y eso no era así?

JF: No, no era así.
Ni siquiera era así cuando el Juez era el instructor que trabajaba con la Policía, no estaba pegado. La Policía le informaba al Juez, el Juez decía traiga mañana a tal hora en el turno, y de ahí empezaba un presumario, se procesaba, si al tipo lo agarrabas con el televisor -vamos a poner un ejemplo bobo- abajo del brazo, pase por acá, Defensor de Oficio, no, tengo privado, bueno venga mire, lo agarramos con, bueno pero es la primera vez, tiene familia, estaba pasando un mal, ahí entra el trabajo del Abogado, viene la Fiscalía, lee, y dice, bueno es la primera vez, procesamiento sin prisión, no sé qué, no sé cuánto.
Si era una rapiña como era un delito que seguramente tenía pena de penitenciaría, el procesamiento iba a ser con prisión, pero tenías la prueba, tenías a la persona, no había cámaras, ahora hay cámaras, le apuntó con un arma, rapiña, no hay duda, mientras que empezaba el proceso. Y al Juez se le informaba por teléfono y después trabajaba en su Juzgado y si necesitaba algo, si necesitaba una prueba forense, se la pedía al forense, se pedía una prueba de campo a la Policía Técnica, si precisaba encontrar un testigo, a la policía que lo busque.
Ahora toda denuncia que entra en la policía, la Fiscalía la está leyendo, o sea, tiene un paralelo ahí, etcétera, etcétera. Si vos mañana hiciste una denuncia en la Policía y la Fiscalía no te llama, pueden pasar dos cosas: que entraste en el número 624, y si bien hay una revisión y todo lo demás, no da a abasto para que te llamen en las primeras dos semanas, si no tiene un sello rojo.
Y lo otro, que no pase nada dentro de la elección natural de lo principal, no te llaman, no te llaman, y vayas a la Fiscalía, te atiendan y digas, busquen en la montaña de cosas, -porque eso es real, que tienen mucho trabajo es real, pero es un tema de gestión, no es tan fácil, pero es un tema de gestión y del ser humano-. Entonces lo buscan y tal vez ahí por tu interés, digan, ah sí, bueno a esto sí vamos a estudiarlo, o te digan, no, mire denos 48 horas, a las 48 horas te dicen, esto no tiene ningún matiz penal. Más o menos para que se entienda.
Pero al pegarse con la Policía, adquiere un talante diferente el trabajo de la Fiscalía, entonces se despega de lo intelectual del Derecho y entra en este tubo de picar carne, de no darle tiempo al Derecho sino de generar números de gente presa, que hoy por hoy se les va a empezar a complicar porque era un orgullo -y yo estoy de acuerdo que fuera un orgullo- de que se permitía que la gente fuera con condena presa y no sin condena. Todos luchamos -y mucho antes que Díaz- que en este país era una vergüenza haber llegado al 90 y más de presos sin condena, porque además es una tortura psicológica a una persona que está presa y no sabe hasta cuándo.
Este Código solucionó mucho eso, pero ¿a qué precio?, a precio de acuerdos, vamos a decir las cosas como son, y los acuerdos, muchos son buenos, otros tantos no lo han sido.

 

MAB: ¿Por ejemplo qué tipo de acuerdo hay?

JF: Bueno, sí cometiste un hurto, tenés antecedentes, vas a ir preso. Bueno el hurto este es agravado porque entraste a una casa, te vamos a mandar 1 año preso.
No, bueno, no mirá, sí tiene un antecedente, pero fue una bicicleta, bueno ta, 6 meses preso, sin posibilidad de libertad, estoy poniendo un ejemplo para que se entienda.
Entonces en esos acuerdos, no sólo no vas a juicio, no te tirás la chance de que un juez sea más benevolente y te diga no, va a ir preso por el mínimo, 3 meses, estoy poniendo un ejemplo. No se revisa nada, ha habido gente que ha acordado porque los abogados le dicen, no tenemos ninguna prueba para demostrar tu inocencia, firmá esto que es bueno.

 

MAB: Zafamos del año, agarrá los 6 meses.

JF: Agarrá eso, y el tipo dice, “pero yo no hice el hurto”. Sí vinieron y me dejaron esto en casa -ponele, para no decir que estaba despegado- bueno pero si yo digo quiénes me dejaron esto, me pegan un tiro, entonces me tengo que abrazar del hurto... firma

 

MAB: No tiene nada que ver con Justicia.

JF: No tiene nada que ver con Justicia.
¿Entonces qué es? -Y termino rapidito-, es un número.
Entonces de presos sin condena, pasamos a presos que aceptaron ser condenados por X circunstancia, que también hay gente que se beneficia sin duda, pero a mí me importa lo otro, lo que está bien, está bien, y lo que no está bien, no está bien.
Entonces ese número ya no representa presos condenados, representa otra cosa.

 

MAB: Hay una pregunta acá que hace un oyente, Héctor del Buceo dice: “Buen día, se había creado la figura del vocero del Poder Judicial para que la prensa “no acose” a los Jueces, ¿por qué no aparece más?, ¿los Jueces quieren estar en la pantalla?”, pregunta.

JF: No, mirá
Era Oxandabarat, sí. Podemos decir que sí que es un dato de la realidad que aparece menos.
Cada Corte (Suprema de Justicia) se forma con 5 miembros y los miembros van rotando porque se van jubilando o cumplen su plazo máximo que son 10 años, o sea vos de la Corte, si entrás con 60, cumplís los 10 años te vas a los 70. Si entrás con 65 vas a estar solo 5 años, porque a los 70 te tenés que retirar.
Y cada Corte tiene, supongo yo, sus decisiones sobre cómo salimos. Hay Ministros que pueden estar de acuerdo de ventilar las cosas, hay Ministros que no, hay Ministros que dicen, bueno esto sí, esto no -me imagino yo- eso puede ser una razón.
La otra es que la Fiscalía se ha apoderado del terreno mediático también. No apoderado porque ahora es mío, apoderado porque ha avanzado, para la prensa es más rica la información de la Fiscalía que la del Juez, porque además la del Juez puede ser ‘condenamos esto’. Pero a la prensa le interesa saber desde que arranca, qué está pasando, entonces, ha avasallado el interés que significa la Fiscalía. Además la Fiscalía se ha preparado muy bien, porque inclusive contrató -o no sé qué, yo esas cosas no las sé- pero trabaja en Fiscalía una persona que ya me voy a acordar del nombre, periodista, de mucho tiempo, Javier Benech, que asesora en la parte mediática, en la parte comunicacional.


MAB: Ah, tiene asesoría en la parte de medios, no sabía eso.

JF: Es fundamental, o sea, si vos pensabas un proceso, sin estar hablando de lo que estábamos hablando, en un proceso como este es obvio que tengas uno o dos o tres, no sé, pero tenés que tener un asesor comunicacional sin duda.

 

DM: Parecería que tienen ventaja los ricos sobre los pobres a la hora de enfrentar los fallos de la Justicia. Recuerdo el caso Figueredo por ejemplo, que dio parte de lo que había -no sé si es robado es la palabra adecuada- pero lo que había generado de dinero ilícitamente; o el caso Balcedo -este sindicalista argentino que tenía también varias propiedades fruto del lavado, por lo menos así fue lo que determinó la Justicia-;  y otros casos también, como el del dueño Fripur, Fernández. Es como que el tener mucho dinero -ya sea que lo ganaste lícitamente o porque el dinero que hiciste fue mal habido- te da ventaja sobre el hijo de vecino que lo agarran robando por lo que fuera. ¿Esto es así? ¿Es más ahora que antes?¿La Justicia ha virado en ese sentido a favor con esto de los acuerdos?

JF: Viene creciendo, viene creciendo también en la medida que agarres gente con plata, porque la Justicia Penal no es para la gente con plata.

 

MAB: Primer escalón.

JF: Vamos a empezar por el principio.

 

DM: Eso habla bien en todo caso de lo que está pasando, de que hay un poquito más de peligro para aquella gente que tiene plata.

JF: Sí, habla bien de eso, sí.
Porque también se crearon figuras para eso que no existían. Es todo un progreso dentro de la sociedad espectacular en la que vivimos, donde cualquiera anda con una Porche de 180 mil dólares y yo me le erro en el IVA en 5 mil mangos -que con el convenio, las moras y los intereses se me transforman en 30 palos- y que cuando parás al de la Porche resulta que es un ciudadano extranjero con estafas mundiales y todo lo demás, etcétera, etcétera.
Tiene que ver con otras cosas también, pero qué pasa, como se legisló en el sentido, mal, bien, lo que sea, pero se legisló, se crearon los delitos, se abrió el calderín y el que no entendió, no leyó, no se asesoró, empezó a caer.
La ley te autoriza a secuestrar, inclusive a rematar anticipadamente, antes de la condena, si el bien se menosprecia, pero si lo rematás, esa plata tiene que estar guardada, todavía no adjudicada porque si te va mal hay que devolverla. Pero igual, yo tuve una clienta que en un asunto le incautaron un auto, cuando lo recuperamos tenía 180 mil kilómetros más hechos, porque lo estaba usando un organismo del Estado, o varios para todos esos kilómetros.

 

DM: 180 mil kilómetros, hay que recorrer…

JF: Sí, ahora va a tener que pagar la Corte porque fue absuelta la clienta mía.
Pasan cosas.
También se recauda para hacer buenas obras, no sé, a mí también me gustaría que hubiera una rendición bastante clara de qué se hace con esa plata, pero viste que parece que ahora estamos en esto de la cosa de publicar todo y todo lo demás, bueno, publiquemos todo, ¿no?
Y me gustaría hablar, si tenemos 1 minuto después, de que publiquen también desde que empiecen a construir las cárceles, cuánto salen, en qué se lo gastaron, porque las últimas que construyeron se están cayendo a pedazos.

 

DM: Seguimos conversando con el doctor Juan Fagúndez, quedaba pendiente eso de la plata influye, no influye, siempre influyó, ahora más, ahora igual.

JF: Entonces retomando de acuerdo como hizo Leo Maslíah -un día lo estaba viendo hace muchos años, y vino un apagón, no sé si era en El Galpón que estábamos, y cuando volvió la luz, él arrancó así como con los discos cuando arrancan, y... entonces volvió la luz y seguimos. Me acuerdo como si fuera hoy-.
Retomando.
Sí claro, se hicieron los delitos, se atraparon, estas cosas de lavado de dinero, pasa que este Código además instituye -y yo creo que está bien- lo que se llama la ‘Reparación del Daño’ y antes tenía la Suspensión Condicional del Proceso, que eran en cosas que pasaban, pero sabías que si bien eran delitos estaban más dentro de la estupidez o del error que dentro de una carrera criminal; entonces te permitía poner ciertas condiciones, que podían pasar inclusive por perder la libertad un tiempo, como eran delitos leves, era lo menos, y que pasado el tiempo se te extinguía el delito y la pena.
Dejame acordar porque ya estoy medio, que creo que fue la LUC, eliminó ese capítulo del Código. Porque antes de la LUC hubo otra reforma, pero no, fue la LUC sí.
Grave error, no le voy a poner más adjetivos. Grave error, mostrando un desconocimiento absoluto pero reparar el daño es una cosa, pero otra cosa es cuando tenés una fortuna acaparada y un juicio por delante, donde en el juicio seguramente no escatimen en abogados, en pruebas, en investigaciones. O sea los juicios salen caros, también la Fiscalía está bien apoyada en eso. Salen caros, son los dueños de la prueba, le tenés que pedir la prueba a ellos, ellos te dicen qué pruebas sí, qué pruebas no, yo pido pruebas que me las han dejado y nunca me comunicaron que las habían hecho, etcétera, etcétera; juegan bastante oscuramente, violan el deber que en el Código dicen que tienen que actuar con ética y probidad. Lo violan.
Si yo me dedicase a hacer denuncias de cada violación en el Proceso que considero que hace la Fiscalía, me tendría que dedicar a eso y no a mis clientes y juegan con eso también. Para hacer eso tendría que tener 6 abogados para un asunto, lo que una persona en este país no puede pagar de ninguna manera, por lo tanto también juegan.
O sea este Código viene con una estadística atrás, no es que acá lo pensaron, no, no.. Estos fueron y mire, tengo este Código o este, ¿cuál quiere?, con este gana siempre porque están estas variables que en su economía no van a pasar, con este gana a veces, queda bien, pero mire que acá va... No, deme, compro este.
Lo trajeron, le pusieron la cosa charrúa, estaba funcionando demasiado liberalmente y lo recortaron, entonces, en esta grandiosidad contra las garantías de las personas, los que tienen plata o los que tienen algo, un bien intercambiable de interés del gobierno, no del Estado tal vez; no lo digo por el gobierno de turno, del gobierno que esté gobernando, porque es plata que le entra.
El Estado somos todos nosotros, es la República, habría que hacer un plebiscito si nos interesa o no, o a dónde tendría que ir esa plata o no.
Pero a eso ya lo dijeron los legisladores, porque dicen, esta plata va para acá, para acá. Entonces, viene el acuerdo.
Entonces ¿quién tiene más armas para fijar una posición más fuerte en una mesa donde acuerda la Fiscalía con el representante del imputado?
Lo tiene la Fiscalía, quizá lo que te puede decir es, vamos a ir a juicio y vamos a pedir una pena de 12 años y todo eso, o sea la máxima, o la trimáxima, más las agravantes y todo. Y un abogado, que seguramente los que tienen estas personas o las que nombraste o los casos, tienen abogados preparados, que pueden estar pensando, ‘pah cómo grita este fiscal’, pero no se asustan y los dejan hablar y dicen, ‘bueno mirá, acá entre bienes y coso, hay 20 millones de dólares, quedate con 10, dame la libertad, poneme alguna medida de 1 año de... y listo’. No, es un disparate, no sé qué, yo de ahí en adelante transaría de una manera que no lo voy a decir en radio, porque justamente además esos abogados no son muy solidarios con los colegas, entonces yo no les quiero regalar nada, de hecho no he visto a casi ninguno acercarse ni a preguntar a lo que es esta Asociación de Abogados Penalistas que la Fiscalía logró formar, porque hace 40 años que estamos tratando de juntarnos y nada, pero después de la actitud de los Fiscales y de la Fiscalía, se formó en cuatro meses, diría.
Espero que dure mucho tiempo, por varios motivos.


MAB: ¿Ya está funcionando?

JF: Sí, ya está funcionando, tiene una Directiva provisional hasta que salga del Ministerio de Cultura, oh casualidad; se pidió una personería jurídica, que no creo que exista absolutamente ningún problema para que la otorguen. Y después se hará las elecciones del caso y las listas y eso.
Pero entonces la pregunta es, ahí lo que está jugando es la plata, porque si la Fiscalía tuviera o tuviese la garantía de que gana el juicio, ¿se va a perder los otros 10 o los otros 20 millones?
¿Y un Juez va a escuchar igual entonces al abogado del rapiñero y del hurto que al equipo y al estudio que tiene montado adentro presentándole tres escritos por semana?


MAB: No, más bien que no, es imposible.

JF: Entonces suponete que diga, ‘ah, Juan está confundiendo estrategia con eficacia, con plata’. No, no, no. Porque todo eso se tiene por tener plata, porque el mejor Abogado Defensor de Oficio, que hay muchos, pero el mejor, no tiene el tiempo, ni el equipo, no lo tiene, no lo tiene realmente, ojalá lo tuviese. Y bastante hacen sin tener nada, pero además esos casos no le caen, y le caen sí la flagrancia de todos los días, que sí tienen que hacer acuerdos, que sí tienen que mejorar la situación del tipo. Eso es indiscutible.
Ahora, el mundo del dinero, pero es lo que te muestran las películas también, pero que siempre gana el Abogado al final, eso lo hacen para que odies al Abogado, encontró justo el gato que en la pata tiene pegado el papel y gana el juicio.
Los gringos odian a los abogados porque siempre ganan en las películas.
Además son actores que cuando se ríen tienen una cara de bandido que no da más, porque está hecho así. Quieren ganar prestigio hacia el acusador que queda como un boludo, como un tipo que... y el edificio donde trabaja el abogado tiene 70 pisos.


MAB: El que acusa es pobre.

JF: Ahí ves, disculpen que me vaya para ahí, pero ahí ves cómo juega la psicológica, plata, poder, injusticia, ¿entendés?
Y después el Fiscal después consigue tener una idea como hay una película muy famosa del tipo que mata a la mujer, pero la mujer queda viva, entonces lo juzgan por tentativa de homicidio, y el tipo logra probar que no había sido él o no había pruebas, y el Fiscal queda como loco y el tipo va al hospital y la termina de matar en el hospital. Porque cree que como ya fue juzgado, no lo pueden volver a juzgar, entonces el Fiscal va y lo trae, y dice, no porque yo ya fui juzgado, no sé qué, pero usted fue juzgado por tentativa de homicidio, ahora es por homicidio. Ponele, una cosa así. Ahí renace la justicia y terminó la película. El que hace de asesino es el del silencio de los inocentes, este inglés... bueno, muy conocido.


MAB: ¿Anthony Hopkins?

JF: Ese, ese es el malo.
Entonces siempre hay ese juego del valor del bien y del mal, de la trampa y del dinero, por supuesto el de los millonarios, el del dinero, y de no tener dinero, y de la inteligencia y de la inteligencia de los abogados. Pero acá como todo eso ya está hecho, ya vino ese Código que compramos, y por el cual se les pagó a muchos acá para instalarlo, vino mucha plata a este país, a mí me gustaría que este gobierno, la verdad que sería un lindo acto.

 

DM: Entre las auditorías

JF: Dentro de las auditorías, la plata que vino para imponer este Código, ¿a dónde fue esa plata? ¿Quién la cobró? ¿Dónde? ¿Qué ONG? ¿Qué instituciones?
Porque vos sabés que, claro, yo veo muchos patrocinadores privados de este Código por ahí, que les decís, pasó esto en tal lado, ah bueno pero vos ahí tenés que meter un recurso. ¿Qué recursos tenés? Pero de qué me habla.
Entonces ahora que he tenido una información de otra gente, me gustaría tal vez que se interesasen en cuánta plata salió esto, este bichito que tiene 14 patas extras ahora.

 

MAB: Corriendo contra el tiempo (los legisladores de Cabildo Abierto, el diputado Eduardo) Lust y (el senador Guillermo) Domenech pidieron la remoción del fiscal Díaz en el mes de julio, dicen que es muy autoritario, hablan del clima que hay en el lugar.

JF: Yo no se… Díaz ha sido un gran promotor de este Código al que todos éramos grandes promotores de este Código, pero no de este engendro.
Yo podría echarle la culpa a la Fiscalía, al Fiscal de Corte y a otras personas que han dejado que el Código perdiese todo el espíritu, de que se haya formado un Código paralelo a través de las reformas, que no está funcionando y que por lo tanto, hay que -con mucha humildad y respeto- que reconocer que esto no está caminando, que se están violando los derechos de las personas. Los está violando la Fiscalía, los están violando los jueces cuando mandan preso ciegamente a una persona.
Vos me podés decir que ahora la Ley les ordena mandarlos presos, hay argumentos para evitar la aplicación de la Ley –me estoy refiriendo a la LUC- que impone lo siguiente: -en este tema tengo que ser rápido pero lo tengo que decir-:
El principio era que esperabas el juicio en libertad, en estas reformas empezaron a decir que estos delitos aún esperando juicio tenés que ir preso. Cada vez más delitos.
Vamos a poner tres ejemplos: Drogas, rapiñas y delitos vinculado con la sexual, agresiones sexuales de todo tipo.
No importa lo que presente la Fiscalía, si el título del delito es ese, vas preso inmediatamente así la acusación venga de acá a un año o más porque, el Fiscal tiene hasta dos años para presentar la acusación.
A mí no me importa si demora 3 días el Fiscal o 2 años, a mi me importa que  estás mandando ‘ciego’ a una persona presa porque a los legisladores se les ocurrió elegir esos delitos.
En otra civilización tal vez se eligieran las estafas, los accidentes de tránsito porque ahí hay mucha bicicleta y lo sexual no, porque es una sociedad que nos les importa que todo el mundo se meta con todo el mundo, como locos de la cabeza.
Entonces, ya está todo corrupto en el sentido de corrupto porque no funciona -no en el sentido que la gente asocia siempre corrupción a recibir plata-, no, corrupto en el sentido de que se degeneró, se estropeó, se pudrió.
Esa es la verdad.
Por eso los números de gente presa van a irse equiparando 70/30, 60/40, hasta que vas a tener 50 condenados y 50 esperando la acusación si seguimos a este ritmo. Porque eso también le es útil a la Fiscalía porque es un número, entonces van a decir ‘ese no está condenado pero está formalizado’.
Entonces pasa que la gente está bastante enojada porque este hombre habla de números, y el Derecho y lo que están haciendo usando este Código paralelo y la fuerza bruta de la Fiscalía en las audiencias y los Jueces -no todos pero los Jueces- congelados, abrazados con la Fiscalía, lo hacen más corrupto al proceso, más inservible, más estúpido, más sin sentido.
Entonces, yo creo que además los Abogados -ahora bien el mea culpa-  cómo no le pagan para estudiar al contrario, tiene que trabajar todo el día, cada vez más, este Código achicó el trabajo -también es una realidad-. Este Código atacó laboralmente a los Abogados porque ya la clientela Penal en un 90% se atiende con la Defensoría. Ahora cuando va al privado -ese 10% o menos- se encuentra otra actitud de la Fiscalia con los privados; sobre todo con las amenaza de pena etcétera, etcétera, si no haces acuerdo y decidis ir a Juicio.
Nadie es estúpido no necesitas amenazarme, yo sé si el tipo está hasta las manos y sé si lo que ofreces es bueno. Yo sé que no tenes nada, que por más que amenaces al único que vas a asustar es al tipo que capaz que me tira de la camisa ‘por favor firma algo’ y yo le digo, ‘no te asustes no tienen nada’. Y después te la complican el Juicio Civil.
Entonces hay Abogados que no han podido ni siquiera ponerse al día con este Código, no saben cómo funciona. Y no digo que yo sea un crack.

 

MAB: ¿Hay que cambiar el Código?

JF: Si, hay que cambiarlo.
Hay que cambiar la Fiscalía en el sentido en el que está yendo la Fiscalía.

 

DM: ¿Separarlo de la Policía?

JF: SI, claro. Y la Fiscalía no tiene que ser el que le diligencia la prueba a la Defensa de ninguna manera; eso lo tiene que hacer el Juez de Garantías.

 

MAB: Ahora, ¿es el Código tal cual está escrito el que hace que la Fiscalía esté jugando así?

JF: Si, a ver, yo te voy a poner este ejemplo.
En el Código, los Abogados Defensores tienen 16 artículos, por primera vez entra la Policía a un Código de Proceso Penal con 30 y pico de artículos. ¿Queda claro?

 

MAB: Tenemos que ir terminando pero ¿qué opinión tenés de lo de la figura del Comisionado Parlamentario para el Sistema Carcelario?

JF: Para mí ha tenido una actuación espectacular.

 

MAB: ¿Vale la figura?

JF: Y vale el hombre.
Lo otro -que antes de que me echen- las cárceles es la frutilla de la torta de todo esto y ahora viene el aspecto CIA, el paranoico.
¿Por qué es funcional este Código? Porque hay más presos.
Empezó con 9 y pico y tiene ahora 13 mil. O sea en dos años subió  más de tercio, de la cultural uruguaya, dos tercios de 20 años atrás y más de 3.000% de los años ’60. Ponele.
Porque las cárceles van a ser privadas, es un negocio.
Meter gente presa ahora, empieza a ser negocio.

 

DM: Si se vendió la cárcel de Punta de Rieles.

JF: La LUC ayudó porque le mostró un poquito al comprador, para mostrar el negocio al comprador porque estaba flaco el negocio.
Esto no es un reto, es con mucho respeto, pero es un tema que a mí me duele mucho, me preocupa mucho y me jode mucho. Si alguien tiene algo para decir de lo que acabo de decir, con mucho gusto lo escucho y le contesto.

 

MAB: Fagúndez, gracias por haber venido.

JF: Gracias a ustedes.