“DENTRO DEL SISTEMA DE AUSTERIDAD FISCAL LA SITUACIÓN POLÍTICA Y SOCIAL BRASILEÑA ES INSOSTENIBLE”
Plínio de Arruda Sampaio Jr. desde Brasil, 29 de octubre de 2020.

“Dentro del sistema de austeridad fiscal la situación política y social brasileña es insostenible. Entonces, estamos llegando a la hora de la verdad, o se hace una política anticíclica y de defensa de la gente que no tiene plata y se rompe con la austeridad fiscal o se hace la austeridad fiscal y estos problemas sociales que se retrasaron este año van a venir con mucha fuerza el año que viene”, dijo el economista y analista político brasileño, corresponsal de la 36 en San Pablo, Plini de Arrdua Sampaio Jr en CX36. Transcribimos la nota que puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/2020-10-29-plinio-arruda-sampaio-jr-brasil

 

Diego Martínez: El contacto es con Brasil, con Plínio de Arruda Sampaio Jr. a quien agradecemos como siempre que esté en contacto con Radio Centenario desde las afueras de San Pablo. Plínio, bienvenido, buen día

Plínio de Arruda Sampaio Jr.: Buen día Diego, siempre un gusto hablar con Radio Centenario y con los compañeros de Montevideo

 

DM: Bueno, el gusto es nuestro.
Plínio, conversábamos antes de salir al aire, hay varios temas pero hay uno con el que queríamos comenzar teniendo tu análisis que es el de la reforma del sistema de salud o la privatización del sistema de salud. Hay un proyecto del gobierno que en las últimas horas se revocó. Contanos cuál era el proyecto y qué se puede interpretar de esta marcha atrás que hizo Bolsonaro

PASJ: Mira, primero es importante saber que el sistema único de salud es un sistema bien organizado y es lo que previno que la tragedia del coronavirus fuera todavía mayor aquí en Brasil. La idea del gobierno era hacer un programa de camaradería público - privada. O sea, meter la iniciativa privada a hacer funciones del Estado. Pero esto generó y esto fue hecho en la calada de la noche, sin discutir con nadie se tiró este proyecto de ley.
La reacción de la población como un todo, sobre todo en las redes sociales, fue tan, tan rápida y virulenta que Bolsonaro hizo una cosa que no está acostumbrado a hacer que es retroceder, retiró rápidamente y enterró el proyecto por lo menos temporariamente. Lo que es una buena noticia dentro de la situación bien mala en que estamos

 

DM: ¿Se puede decir que es una victoria popular esto?

PASJ: Mira, es una victoria popular en el sentido que la reacción fue tan rápida, tan inmediata que no hubo ni manifestaciones, pero el gobierno rápidamente vio que dio un tiro muy en el pie, entonces retiró.
Es una buena noticia, sin duda, aunque yo creo que la mejor noticia que hubo aquí en Brasil es la victoria del pueblo chileno, porque la realidad es que los pueblos se comunican, se conversan, así como los capitalistas conversan entre ellos, el pueblo por otro mecanismo también conversa

 

DM: Y se contagia...

PASJ: Y se contagia. Y esto fue muy bueno, los cambios en el aire, los vientos aquí en América del Sur con la victoria del pueblo boliviano, con la victoria muy fuerte del pueblo chileno, todo esto cambia el clima y eso fue un buen aliento aquí en Brasil

 

DM: ¿Se siente eso en qué cosas, por ejemplo, nos podés contar? Acá en Uruguay hay que decirlo también ciertamente fue más tibio el festejo por parte de los actores sociales y políticos, hubo alguna muestra a nivel de las redes sociales pero por lo que me decís allá golpeó fuerte desde el punto de vista del ánimo de la gente a favor

PASJ: Yo creo que aquí golpeó de dos maneras. Golpeó primero porque el gobierno brasilero está muy, muy ligado a lo que pasa en Chile. Lo que tiene el ministro de Economía en la cabeza es el modelo de Pinochet, Paulo Guedes trabajó en Chile, ayudó al equipo económico que hizo la tragedia chilena.
Y Bolsonaro también tiene, siempre remite al modelo de Pinochet que tenía que matar todavía más. Entonces ellos tienen a Chile muy, muy presente.
Cuando viene este rechazo del modelo económico, del modelo político de manera tan contundente, esto de cierta manera intimida a Bolsonaro y a toda la burguesía brasileña, que es una burguesía muy atenta y muy buena de mando, muy competente en el mando. Ellos miran y dicen, bueno, hay que tener una cierta prudencia.
Por el otro lado, por el lado opuesto, por la izquierda, como estamos en una pandemia y casi llegando a las elecciones municipales, hay pocas manifestaciones, pero la izquierda como un todo mira al ejemplo chileno como lo opuesto a la acomodación por dentro del orden, pero sí a la imposibilidad de acomodación por dentro del orden. Entonces, esto fortalece mucho a la gente que dice, mira, necesitamos una izquierda contra el orden para cambiar las cosas, no para acomodar y hacer lo menos malo dentro del sistema.
En este sentido yo creo que el ejemplo chileno fue un ánimo, un entusiasmo, una alegría, una solidaridad inmensa. Y no sólo el chileno porque también anteriormente hubo la victoria del pueblo boliviano que también fue muy importante, por otro mecanismo pero igual le arrancaron a la burguesía una elección que fue libre y que ganó el pueblo, ganó la voluntad del pueblo por sobre los golpistas.

 

DM: Lo otro que quería preguntarte, Plínio, es por este anuncio de un ajuste fiscal que hace Bolsonaro para poder pagar la deuda pública o refinanciarla, que se dice que puede llegar dentro de poco tiempo al 95% del Producto Interno Bruto (PIB) y es como la única manera que hay para poder pagar esto, con un ajuste fiscal.

PASJ: Buena pregunta, este es uno de los problemas centrales que tendremos en Brasil en el próximo período. Yo sé que ustedes estaban conversando con un compañero mío economista, entonces voy a entrar en la economía.
Primero es importante ver que el impacto, Brasil vive una situación muy extraña, porque es una crisis económica muy fuerte, una crisis social fuertísima, un colapso del mercado de trabajo, pero al mismo tiempo no hubo una reacción popular muy fuerte y no hubo una pandemia de hambre que se esperaba al inicio. Entonces, hay que entender por qué, y esto viene con el asunto fiscal.
Porque la burguesía, por iniciativa del Congreso Nacional, hizo un presupuesto de guerra, de emergencia, abrió como si fuera una licencia en la austeridad fiscal.
Resulta, ¿por qué lo hicieron? Por pánico de lo que iba a pasar, de la magnitud de la depresión y de la magnitud de la crisis social.
Para que tengan una idea el gobierno gastó casi 600 billones de reales, esto quiere decir más o menos 8.2% del PIB del 2019. O sea, la economía brasileña va a caer por lo que parece más o menos 5% o 6% del PIB negativo. Pero esto porque le inyectaron de manera (...), sin ningún plan, pero se fue inyectando 8% del PIB.
Ahí se ve la magnitud de la recesión que estaba, que está pero que se mitigó un poquito, que se amainó.
Segundo, el programa de auxilio de emergencia hecho por el gobierno superó los 600 billones de reales, o sea, más del 4% del PIB. Y resultó que en el mes de agosto los trabajadores tuvieron una elevación de 34% en su rendimiento promedio. O sea, la gente tuvo más plata durante la pandemia en el mes de agosto que antes.
Entonces, todo esto hizo que la crisis social no se manifestara pero ella está puesta, todos los indicadores del mercado de trabajo muestran un aumento del desempleo, entonces es una situación como si tuviéramos una neumonía, sin fiebre. O sea, la situación es pésima pero no se nota. Como esta gente que tiene coronavirus, que está muy bien y de repente se nota que está pésimo.
O sea, la situación es muy mala, esta acción del gobierno es temporaria, entonces ya está el plan de interrumpir esto al comienzo del 2021 y es desarticulada de un programa anticíclico. Fue una cosa que hicieron en la desesperación y que tomó a todos por sorpresa, inclusive yo que varias veces comenté que ellos no tenían ninguna medida. En realidad tenían pero ni ellos lo sabían.
¿Vieron cuando estamos en el fútbol y un tipo hace un gol de cabeza y después busca quién fue el que hizo el gol y fue él el que lo hizo? Entonces, esto fue una sorpresa, pero el hecho es que sin romper con la austeridad fiscal es imposible mantener esto.
Y si ellos quieren, si el gobierno interrumpe este programa y además de interrumpirlo mete medidas de corte de gastos, bueno, entonces los problemas económicos y sociales van a venir de manera muy, muy rápida.
O sea, en resumen, dentro del sistema de austeridad fiscal la situación política y social brasileña es insostenible. Entonces, estamos llegando a la hora de la verdad, o se hace una política anticíclica y de defensa de la gente que no tiene plata y se rompe con la austeridad fiscal o se hace la austeridad fiscal y estos problemas sociales que se retrasaron este año van a venir con mucha fuerza el año que viene…

 

DM: Aparecen los síntomas.

PASJ: Eso.

 

DM: Bien.
Plínio, hay algunas noticias más que nos parece que podrían tener al menos una opinión tuya, con respecto al tema del Amazonas se está pidiendo la destitución del ministro de Medio Ambiente, la Justicia está intercediendo incluso, viendo a ver qué se puede hacer a ese nivel ya que a nivel político aparentemente no habría mayores posibilidades. ¿Qué se puede decir de esto en Brasil y qué importancia tiene?

PASJ: Mira Diego, aquí lo que se nota esta semana, en los últimos 15 días, porque nosotros perdimos la última charla del jueves pasado, es una guerra interna dentro del gobierno Bolsonaro que sigue entre los ultra, ultra derechistas y la gente más pragmática. Y esto se nota en dos temas en los últimos días, en el problema de la Amazonia donde hay un choque directo del vicepresidente que es el general Hamilton, con el ministro de Medio Ambiente que es el más predador de los ministros. Y también en el tema de la vacuna, porque el gobierno, Bolsonaro dijo que prohibió la vacuna china que está siendo negociada con el gobierno de San Pablo. Entonces todo esto deja al gobierno sin política alguna, y en este (...) entra la Justicia.
Entonces hay una judicialización del tema del medio ambiente y del tema de la vacuna. Todo esto es una continuidad de lo que ya estamos discutiendo aquí hace mucho tiempo, de la profunda crisis institucional brasileña. O sea, aquí seguimos igual, o sea, es una crisis grande, no se resuelve nada, es económica, es social, ambiental, política y esto digamos se va a desdoblar para el año 2021

 

DM: Plínio, como siempre, un gusto poder conversar contigo, poder tener tu análisis, tu información, vamos a seguir de cerca todo lo que va ocurriendo en Brasil. Porque además, eso que hablábamos, las diferentes reformas, los diferentes mensajes que se envían dese Brasil, tarde o temprano repercuten en el Uruguay, sea de manera directa porque se toman como una muestra y si funcionan para los intereses de las clases dominantes, se aplican acá, o de manera indirecta lo que pasa en la economía brasileña repercutiendo después también en la economía uruguaya.
Un fuerte abrazo y muchas gracias

PASJ: Un fuerte abrazo para todos, gran gusto hablar con Radio Centenario.