ELECCIONES EN ESTADOS UNIDOS: “ESTA ES UNA CARRERA DE OLIGARCAS, DE INTERESES ECONÓMICOS MUY FUERTES”
Informe de Eduardo Victoria Baeza desde México, 4 de noviembre de 2020.

 

“Como clase trabajadora no nos tenemos que confundir, repito, no tenemos caballo en esa carrera, nos toca analizar, nos toca ver las contradicciones, nos toca intentar descifrar desde nuestra trinchera y desde la información que podemos tener muy parcial para dar una interpretación de las cosas.
Pero no tenemos caballo en esa carrera, esa carrera nos es ajena. Nos afecta directamente, por supuesto, pero nos es ajena”, dijo nuestro corresponsal en México, Eduardo Victoria Baeza en su informe semanal para ‘Mañanas de Radio’ al hablar de las elecciones en los Estados Unidos. Subrayó además  que “esta es una carrera de oligarcas, esta es una carrera de intereses económicos muy fuertes”. Transcribimos esta nota que usted puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/2020-11-04-eduardo-victoria-baeza-mexico

Eduardo Victoria Baeza: Saludos amigas y amigos de CX36. Pues, todavía no tenemos presidente en los Estados Unidos, hay una ligera ventaja para Joe Biden según los medios a esta hora, sin embargo Donald Trump acusa fraude.
Sabíamos que esto iba a suceder, en las últimas semanas las encuestas ponían una ligera ventaja en los Estados claves para Joe Biden y Donald Trump se había montado al tren de la locura. En el cierre de su campaña en Kenosha, el lugar donde un adolescente de ultra derecha disparó a manifestantes, Donald Trump dijo una cantidad de incoherencias como por ejemplo que los doctores de los Estados Unidos estaban en su contra y por eso falsificaban la información del Covid.
Donald Trump se había subido al tren de la locura.
Sin embargo aún cuenta con la Presidencia y desde allí puede maniobrar y operar para llevar esta elección a los tribunales y desde allí poder obtener el triunfo.
No es una novedad, esto ya ha sucedido, y es que el sistema electoral estadounidense es una broma. Algunos pueden votar, porque no todos votan, hay mucha fantasía respecto a la democracia yanqui, algunos pueden votar sin embargo el voto de todos no será contado. Esa es la realidad de una democracia burguesa, de una democracia que dirime las cosas a base de cientos, miles de millones de millones de dólares.
Pero no hay que confundirnos, la clase trabajadora no tiene caballo en esta carrera, la clase obrera, los trabajadores, los campesinos, los desempleados, los estudiantes no tienen caballo en esta carrera. Esta es una carrera de oligarcas, esta es una carrera de intereses económicos muy fuertes.
En el caso de México muchos analistas en las últimas semanas comienzan a escribir una serie de pasquines absurdos. ¿Quién le conviene más a México, los demócratas o los republicanos? ¿Con quién podrían estar mejor los mexicanos con Joe Biden o con Donald Trump? Este tipo de cosas sin sentido, y es que, a ver, entendámonos, a la clase trabajadora mexicana no le conviene ninguno de los dos, la clase trabajadora mexicana tanto con demócratas como con republicanos en los Estados Unidos ha sido explotada, ha sido ninguneada, esto es histórico. A este tipo de analistas les gusta fantasear como les repito y trabajan desde grandes medios de comunicación para agradar a sus patrones.
Probablemente en la cúpula de la oligarquía mexicana, probablemente ahí sí en función de sus socios, en función de sus intereses muy particulares, haya simpatías por uno o por otro. Sin embargo, como les repito, en la clase trabajadora la explotación tiene matices pero es similar.
Es verdad, como les comento, que hay formas de hacer las cosas, los demócratas tienen una manera y los republicanos tienen otra, sin embargo el Estado norteamericano tiene una política muy clara y muy concreta respecto de México.
Tomemos el tema migración, la administración de Obama y Biden y la administración de Donald Trump han quedado adelante. Quizás la de Donald Trump con mayor retórica pero ha estado aplicando los mismos programas que se diseñaron desde la administración Clinton.
Es decir, Clinton, Bush, Obama y Trump han estado aplicando los mismos programas migratorios en contra de México, exactamente los mismos, así que hay una política de Estado. Porque a veces se confunde entre una política de Estado, matices administrativos y retórica electorera. Hay que tener muy clara esa diferencia, esas divisiones.
Hay matices en la forma de administrar los programas, pero hay políticas de Estado, y respecto al caso de México, que es el caso de toda América Latina, hay una política de Estado. Por lo tanto es ocioso analizar o fantasear con quién nos puede ir mejor, con los republicanos o con los demócratas.
Por ahí algunas compañeras y algunos compañeros me han comentado, es que Trump no ha hecho guerra. Es verdad, si comparamos a Donald Trump con Barak Obama por ejemplo en la parte militar ha empujado una agenda pero no ha hecho nuevas guerras.
Y es que no ha podido hacer nuevas guerras, coméntenme, díganme ustedes cuál de los países a los que desafían la hegemonía de los Estados Unidos en este momento, a cuál de esos países Estados Unidos lo puede invadir, le puede hacer una guerra. ¿A Corea del Norte, a China, a Rusia, a Irán? El riesgo de una invasión a Irán es enorme, es tremendo.
Con Venezuela han intentado, han intentado por todos los medios posibles, por Colombia, por Brasil, desde fuera, han intentado una invasión, han intentado golpes de Estado de todos colores y sabores.
Probablemente algunos demócratas pretendan imponer a Leopoldo López, algunos republicanos a Guaidó, pero como les digo, es un simple tema administrativo, hay una política de Estado que se sigue.
Entonces por parte de las guerras es flojo porque, como les comento, en este momento Estados Unidos está bastante inmovilizado en materia militar por parte de quienes desafían su hegemonía. Está acumulando fuerzas, en esa parte militar es muy evidente que Donald Trump ha hecho un gasto monstruoso en materia militar para acumular fuerzas.
Como clase trabajadora no nos tenemos que confundir, repito, no tenemos caballo en esa carrera, nos toca analizar, nos toca ver las contradicciones, nos toca intentar descifrar desde nuestra trinchera y desde la información que podemos tener muy parcial para dar una interpretación de las cosas.
Pero no tenemos caballo en esa carrera, esa carrera nos es ajena. Nos afecta directamente, por supuesto, pero nos es ajena.
Desde México, les repito, se está muy atento a lo que sucede en los Estados Unidos porque prácticamente el 90% de las empresas que operan en el país, de las grandes empresas que operan en el país, son de capital estadounidense. La oligarquía mexicana desde hace muchos años decidió ser una rémora de las corporaciones estadounidenses, son socios. Por lo tanto se está muy al tanto de lo que sucede en el centro de la metrópolis en este caso para un país como México, que su economía está completamente sometida a los Estados Unidos de Norteamérica.
Se ha hablado también del apoyo que le dio Andrés Manuel López Obrador a Donald Trump yendo a visitarlo, y es verdad, sin embargo ha sido un apoyo mutuo, en los últimos meses en los Estados Unidos han detenido a policías y militares de altísimo rango, los detuvo la Inteligencia estadounidense.
Entonces eso nos deja ver que ha habido apoyo mutuo y acuerdos mutuos.
Tampoco es una novedad, desde hace muchos años, más de 100 los gobiernos mexicanos se han apoyado directamente en los presidentes, en las Presidencias estadounidenses.
En pocas ocasiones han manifestado públicamente ese apoyo, más bien es a través de líneas diplomáticas, pero sí se ha dado también públicamente cierto apoyo.
¿Qué va a suceder si gana Biden? Nada, va a continuar la buena relación diplomática con México sin ninguna duda, los intereses económicos globales los rebasan.
Y mientras las elecciones en Estados Unidos no se resuelven, y mientras en México muchos analistas siguen fantaseando con quién nos va a ir mejor, si con los republicanos o con los demócratas, el Covid sigue imparable. Ya son casi 95 mil los fallecidos por Covid.
Focos rojos por todo el país y el gobierno decidido a no cerrar la economía, sin ninguna estrategia. Nos ponen dos opciones, cerramos la economía y nos morimos de hambre o nos morimos de Covid.
Ha habido ejemplos en el mundo de que hay otras vías, de que hay otras formas, sin embargo el gobierno de Andrés Manuel López Obrador ni siquiera le interesa al presidente usar tapabocas, barbijo, como quieran ustedes llamarle, muy similar al estilo de Donald Trump, muy similar al estilo de los republicanos en muchas cosas.
En muchas otras no, muy alejado, pero en muchas muy parecido.
Seguiremos atentos a lo que sucede en los Estados Unidos, va para largo, probablemente se va a dirimir en los tribunales, esperemos que no se dirima en las calles.
Saludos.