“NO VENIMOS HASTA ACÁ A PUNTA BALLENA A MENDIGAR NADA, VENIMOS A COBRAR LO QUE NOS CORRESPONDE”
Contacto con Washington Barrera (SUNTMA), 2 de noviembre de 2020

 

Un grupo de tripulantes de la embarcación ‘Badano’, que captura merluza negra se encuentran acampando frente a la residencia del propietario, Ignacio Arocena en reclamo del pago de haberes impagos. Desde Punta Ballena, Washington Barrera integrante de la tripulación de esa embarcación, explicó a CX36 que hace casi un año están de rehenes de este hombre que además utilizó las prerrogativas del coronavirus para no pagar. Transcribimos esta nota que  puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/2020-11-02-washinton-barrera-punta-ballena

 

Hernán Salina: Queremos actualizar la situación de una historia en particular que se está dando con una empresa, con el barco ‘Badano’, cuya tripulación, sus trabajadores se han visto obligados a montar guardia frente a la casa del propietario, del patrón en la zona de Punta Ballena en Punta del Este. Tenemos en línea a Washington Barrera del SUNTMA precisamente, para actualizar la situación.
Washington, buen día.

Washington Barrera: Buen día, ¿cómo le va?

 

HS: Bien.

WB: Acá andamos ‘paseando’ en Punta Ballena.

 

HS: Paseando… La geografía es muy linda, lástima la realidad.

WB: Claro, hay que tomarlo con humor porque a nadie le gustar estar en una  situación así pero bueno, el hombre nos obliga a estar acá y vamos a estar acá.

 
HS: Repasemos Washington ¿cuál es la situación que se ha dado que los ha llevado a ustedes a estar ahí?

WB: Nosotros trabajamos 7 años para el hombre, para el señor José Ignacio Arocena en un barco pesquero de merluza negra, llegamos el 20 de diciembre a las 8 de la noche al Puerto de Montevideo y la cara visible de él nos dice que no hay plata. Ya nos tenía que haber depositado el 18 de diciembre el medio aguinaldo y el 80% de la captura de la pesca, no había depositado nada, no había un peso ni para boleto, un viernes a las 8 de la noche un 20 de diciembre, fin de semana sin un peso.
El lunes decidimos ir a la empresa con los compañeros, nos plantamos en la empresa, apareció el hombre lo más pancho, tranquilo, que había hecho un negocio mal, que no tenía un peso.
Le digo: -Mira, los negocios que hayas hechos vos no me interesan, a mí me pagas lo que me debes como corresponde porque yo te trabajé en el agua.
Y el hombre lo tomó con calma: -Bueno Barrera, ya le deposité el aguinaldo, me dice, para el aguinaldo tengo.
Y estamos hablando de un hombre que tiene estancias, tiene de todo un poco.
Bueno me depositó el aguinaldo y le falta el 80% de la captura.
-No que no tengo un peso, decía.
Nos plantamos firme en la empresa y solucionamos ese problema, apareció la plata.
Él nos dijo bien claro: -Los voy a mandar al seguro de desempleo, porque nosotros siempre salíamos de licencia, los 4 meses y cuando termine el seguro de paro les pago la licencia y el despido. Ya no quiero pescar más, no quiero sacar más el barco.
Nosotros en  ningún momento le paramos el barco ni le hicimos algún problema. Fue la decisión de él, con el barco que haga lo que quiera, el barco es de él.

 

HS: Claro, él es propietario de un barco.

WB: Un barco de merluza negra que pesca en aguas uruguayas.
Pasaron los 4 meses y el hombre nos pone de rehén con la pandemia, el gobierno dio las prórrogas y él se metió en la jugada de las prórrogas del gobierno, que está estudiando las prórrogas para varias empresas, este también se metió. Así estuvo, tengo dos compañeros acá en la carpa justamente, uno cobró $350 el último día -el 3 o 4 de febrero-, el otro compañero en mayo cobró lo último del seguro de desempleo y el hombre no les da la licencia, no hubo más nada ni  un peso para los compañeros.
Fíjese que tienen familia ellos, la carpa la hicimos más bien por ellos porque los demás compañeros seguíamos con las prórrogas y fíjese que el sábado 31 se nos venció la prórroga.
El hombre no quiere negociaciones con nosotros, no da la cara, el abogado ya no habla más con nosotros en el Ministerio.

 

HS: ¿Está previsto algún contacto nuevo en el Ministerio?

WB: No, el hombre cortó el diálogo con nosotros, él tenía un abogado pero cortó el diálogo con nosotros y bueno le pusimos la carpa acá y de acá no nos movemos porque queremos que nos termine de resolver el problema este. Ya va a ser un año y nos tiene a todos de rehén, somos 20 y pico de familias.

 
HS: Claro, pero ante el vencimiento que se dio el sábado ¿qué van hacer ustedes?

WB: Eso se ha ido conversando con la directiva del SUNTMA, con mi sindicato y vamos a tratar otras estrategias, porque al hombre no le da vergüenza tampoco que nosotros le plantamos la carpa, le pusimos pancartas, no vinimos a pintarle la casa ni a cortar calle ni a molestar ningún vecino. Nosotros vinimos a poner un cartel bien grande que dice “Ignacio Arocena págale a los trabajadores como corresponde”, porque yo me lo gané y mis compañeros, nos ganamos eso en el agua y por ley nos debe el despido. Él nos despidió, él tomó la decisión, nosotros queremos nuestra licencia como corresponde y nuestro despido.

 

María de los Ángeles Balparda: Claro.
Washington, además los vecinos ahí se enteraron y han  tenido con ustedes muy buena relación.

WB: Sí, hace un rato estuve hablando con una vecina, todos los días hablamos, nos traen algo, nos ofrecen a todos, la verdad que muy bien los vecinos.

 
MAB: Como que no los sorprendió que este hombre les estuviera debiendo.

WB: No, porque se ve que lo conocen bien acá, es muy nombrado Arocena, tiene una fuerza bárbara, acá son todos chalets no hay casitas de chapa, está bien, él tiene su lujosa casa, su yate fuera de borda de tres motores que vale U$S500.000 -ya averigüe- está bien, que tenga más si viene a invertir como empresario… Pero que no se olvide de los trabajadores, porque gracias a los trabajadores tiene esos lujos el hombre.

 

HS: ¿Dónde es exactamente que están ubicados Washington?

WB: Frente al Club Ballenero en Punta Ballena, bien frente por frente, el chalet más grande que hay es el de él.

 

HS: ¿Pero es sobre la ruta esto?

WB: No, viniendo para el este se vuelca a mano derecha y después se vuelca a la izquierda, frente a la costa es el chalet más grande que hay acá.
Una cosa es que yo le comente por teléfono a usted o que le mande una foto del chalet y otra cosa es ver el chalet, está bien que tenga muchísimo más a mí no me interesa, pero que nos pague lo que nos corresponde a todos y nos vamos. Nos iremos para otros barcos, pero no puede ser que un hombre que tiene tanta plata nos tenga viviendo en esta situación como estamos ahora. Hay compañeros de febrero, otro de mayo, hay otro compañero que se le terminó en septiembre y ahora a nosotros se nos terminó el 31 de octubre.

 

MAB: Y si no fuera por los trabajadores no tendría todo eso.

WB: Obvio, ese es un pescado carísimo y fino, acá en el Uruguay no lo comemos nosotros, no se ve acá. Se ve en los restaurantes de Punta del Este, un platito, una porción le sale de U$S50 para arriba, es un pescado fino.

 
MAB: En la feria del barrio no lo venden.

WB: No, ni en foto lo vemos.

   
HS: Bueno, ¿van a evaluar en estos días entonces cómo siguen?

WB: Sí, porque yo tengo otros compañeros que están haciendo la guardia en el barco que nos comunicamos, yo me quedo toda la semana hasta el sábado con los compañeros, pero ya hay otros compañeros que van a ir hablar con la directiva y vamos  a tomar otras medidas. Porque el hombre se tiene que hacer responsable de nosotros porque trabajamos para él, no venimos hasta acá a Punta Ballena a mendigar nada, venimos a cobrar lo que nos corresponde que es nuestra licencia y nuestro despido.
Ni en el barco ni en el agua le trajimos pescado mal, lo dejamos descargar el barco, todo en orden, todo bien y acá estamos rehenes del hombre.
Pero como que no le importa nada tampoco, ya hablé con varios vecinos y es bravísimo para la plata el hombre y tiene muchísima plata, tiene estancias en Paysandú, tiene caballos de polo, tiene criadero de salmón, tiene una planta procesadora de arena, tiene barco en Punta Arena, financia un barco en  España, el hombre tiene un montón de cosas… Por mí que tenga todo lo que él quiera pero que me pague lo que corresponda y nos vemos, le doy la mano y suerte en pila, pero yo no me voy a mover de acá, haciendo las cosas bien, con orden y acá estamos, lo vamos a esperar acá porque según los vecinos él siempre aparece en noviembre, se ve que viene a pasar las vacaciones acá, las fiestas, pero estamos acá, si quiere aparecer que aparezca.
 

HS: Washington gracias, queríamos actualizar como seguía esto y cuando haya novedades de resoluciones a nivel del sindicato nos cuentan también. Muchas gracias.

WB: Muchas gracias, abrazo.