“HAY QUE HACER LOS MÁXIMOS ESFUERZOS PARA RECOMPONER LA CONCIENCIA DE CLASE DE LOS SECTORES POPULARES”
Entrevista a José Luis Borges (26M-UP), 2 de noviembre de 2020

“Hay que hacer los máximos esfuerzos para retomar, para recomponer la conciencia de clase de los sectores populares, y poder retomar el avance sobre los caminos de la lucha anti imperialista, anti oligárquica, anti capitalista y por el socialismo. Esos son nuestros objetivos, y en una parte, en un fragmento pequeño; hoy pasa por dar la pelea contra UPM, dar la pelea contra la reforma de la seguridad social y contra la LUC en Uruguay”, dijo José Luis Borge integrante de la Dirección Nacional del 26 de Marzo (Unidad Popular) al ser entrevistado en ‘Mañanas de Radio’. Agregó que “esto es parte de la exigencia de la situación política, en nuestra Organización creemos que además es coherente con nuestra historia, nuestro compromiso a lo largo de muchas décadas”, precisó. Transcribimos la nota que usted puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/jose-luis-borges-26-m-seguridad-social

María de los Ángeles Balparda: Aquí estamos dándole los buenos días al invitado de esta hora que es José Luis -el Pepe- Borges, que está con nosotros por acá. Militante y dirigente del 26 de Marzo, militante social, lo ven en la de los trabajadores, los jubilados, a varias puntas, como se debe.
Buen día.

José Luis Borges: No hay más remedio.
Buen día.
Muchas gracias por la invitación.


MAB: Y no es por pincharle el globo a nadie, pero mañana empieza a funcionar la Comisión de la reforma de la seguridad social, mañana empieza con plazo además, parece que llegó la hora final para la reforma.

JLB: En la Comisión están chairando directamente para la reforma de la seguridad social que hemos denunciado reiteradamente todas las veces que hemos podido durante mucho tiempo, las intenciones ya están explícitamente expresadas a través de la prensa, declaraciones, estudios, etcétera. En esa Comisión a la cabeza está Rodolfo Saldain, que es uno de los reformadores de la contra reforma, diríamos nosotros, del ‘96, en la que privatizó una parte de la seguridad social, vuelve a reafirmar esa línea, y es importante tener una idea de que la actuación de esta Comisión va a ser tomada por el gobierno en 180 días. O cuando lleguen a las conclusiones, tienen hasta 180 días para sintetizar sus propuestas de reforma, claramente esas propuestas de reforma van a tener una orientación reaccionaria, claramente anti obrera, anti popular, y nosotros la verdad que no somos optimistas en cuanto a las conclusiones.


DM: Podemos detenernos ahí un segundo, abrir un paréntesis ahí, porque para mucha gente es claro que si hay una reforma de la seguridad social, va a ser un perjuicio para los trabajadores, pero ¿por qué eso?, ¿por qué se toma siempre en perjuicio de los trabajadores?

JLB: Muy sintéticamente, esta reforma no es que se le haya ocurrido al Ministro de Economía de tal o cual país, incluyendo por supuesto a Uruguay; después los Ministros, los Presidentes, o sea la conducción política de los modelos de los programas que llevan adelante las clases dominantes, son los que instrumentan. Pero esta reforma viene del centro del capital financiero, las reformas están primero atadas con la reforma laboral, vienen juntas, vienen en conjunto, una primera, otra después, las dos juntas, no importa cómo, pero han nacido a la sombra y como producto de la crisis internacional del capital, de la última crisis que nosotros la calificamos de una crisis estructural, la del 2008, si uno mira para atrás la historia, ubica claramente que a partir del 2008 hay un impulso muy fuerte de estas reformas y ese impulso lo da –repetimos- el capital financiero, digo para dimensionar el origen y la importancia que le da el capital financiero a estos temas.
¿Por qué decimos que es anti obrera y anti trabajadores y anti popular y anti pueblo?, Porque es lo que hemos visto del 2008 para adelante.
No es que nuestra imaginación navegue por agua necesariamente que pretendamos pintar de gravedad esto, la realidad es que la reforma planteada en España, en Francia, en Bélgica, en Brasil, en Argentina, en Chile, en todos lados donde se está planteado, en Colombia, en todos lados donde se están planteando estas reformas, tienen esos contenidos, más allá de que históricamente en el tema de la seguridad social en particular, es la burguesía prusiana, porque fue (Otto von) Bismarck el que inventó la seguridad social. Y es más, unos años después el que le da un contenido de solidaridad intergeneracional a la seguridad social concebida en aquellos tiempos -estamos hablando de 1870 y poco- es un sociólogo burgués francés que se llamaba (Pierre Félix) Bourdieu.
Los contenidos ya están arriba de la mesa a nivel internacional y a nivel local también. Y en esos contenidos, volvemos a insistir en un aspecto, que es particularmente importante, y es el consenso político que se generó a partir de la iniciativa del gobierno anterior a este, el del Frente Amplio.
Es el Frente Amplio el que consensúa, lo instala en la agenda política, pero además se pone de acuerdo con las mayorías parlamentarías de los otros partidos para hacer esta reforma. Entonces después va a haber discusión sobre los contenidos, peleas sobre que esto sí, que aquello no, pero lo esencial en plena campaña electoral, cuando se hace el simposio ese en la Universidad sobre el tema seguridad social, todos los candidatos, menos el candidato de la Unidad Popular obviamente, todos los candidatos manifestaron coincidencias con este tipo de reforma y en cuanto a los contenidos.
Es cierto que se argumenta sobre el tema de la edad y se argumenta sobre el tema del déficit, son los dos principales grupos de argumentos. Ahora, con lo que hay que quedarse, porque para todo eso hay respuesta y es falso que el aumento de la expectativa de vida justifique una reforma. Nosotros cuestionamos hasta la propia lógica de la reforma, si es cierto -y es cierto- que hay aumento de la expectativa de vida, nosotros lo que decimos es que justamente si aumenta la expectativa de vida, tendría que ser para vivir mejor no para vivir peor. En ningún segmento de la vida del individuo tendría que ser para de alguna manera ser perjudicado, la lógica tendría que ser, bueno si aumenta la expectativa de vida es para que la gente viva mejor, no para…


MAB: No para castigarla.

JLB: Seguro, exactamente.
Esa es una de las cuestiones.
Con respecto al déficit, hemos hablado mil veces, hay mil argumentos, o muchos cientos de argumentos, pero hay cosas muy sencillas para tomarlas en cuenta.
Primero, los déficits generados a nivel del Estado por el gasto social, pueden ser reales, hacés las cuentas -entra tanto, sale tanto, si el signo es negativo, efectivamente hay déficit-; pero en el conjunto los déficit, el déficit de la nación, de todo el país, de todo el andamiaje del Estado y de la producción, etcétera, tiene razones muy claras en el caso de Uruguay -por ejemplo, pongamos el caso de Uruguay, pero es el caso de muchos de los países donde hay reforma- y en Uruguay solo para el capital financiero todos los años se está promediando a grosso modo un pago de 2 mil millones de dólares por las deudas con la banca extranjera, por la famosa deuda externa. Pero lo que es peor todavía, se han promediado 3600 millones de dólares de subvenciones a la burguesía, al gran empresariado, al capital, lo que llamamos a veces el gran capital. Solamente entre esas dos cosas para no mencionar otras, ahí tenés más de 5500 millones de dólares que se vienen pagando anualmente, que van todas para el capital, porque los bancos son parte del capital, del gran capital, los bancos o los deudores que tenemos por el lado de la deuda externa.
Podríamos incluir las Afap’s, que explican el déficit doblemente, y en particular también explican el déficit del BPS.
Las Afap’s en nuestro país, comparadas con las Afap de otros países de América Latina tienen una rentabilidad que es entre el doble y el quíntuple comparada con las Afap’s de Colombia por ejemplo. Tienen un promedio en los últimos años, yo no tengo los datos del 2018, ni del 2019, hablo para atrás, de 60 millones de dólares de ganancias netas, después del pago de los pocos impuestos que les ponen, por el manejo de los fondos que aportan mensualmente los trabajadores activos. Esos fondos les han permitido a las Afap’s, por ejemplo en el caso de Uruguay estoy hablando, acumular en estos años, desde el ‘96 a la fecha, aproximadamente 16 mil millones de dólares a su disposición y manejo.


DM: ¿Por comisiones?

JLB: No, es el aporte que ustedes -los que aportan a las Afap- porque yo no aporto, pero los que aportan a las Afap, mensualmente sumás todo eso, del ‘96 a la fecha, del ‘97 a la fecha vendría a ser, anda por los 16 mil millones de dólares, ese es el capital con el que se mueven las Afap’s, que eso lo invierten.
¿De qué manera lo invierten en el caso uruguayo?
El 70% va en bonos al Estado.
¿Qué quiere decir?
Le prestan la plata que tú le diste, le dieron todos los trabajadores a las Afap’s, se la prestan al Estado, el Estado le paga intereses.
¿Cómo paga los intereses el Estado a las Afap?
Cobrándole impuestos a los trabajadores.
O sea los trabajadores por vía de las Afap’s pagamos dos veces la contribución al capital, en el aporte y después el Estado nos va a cobrar los intereses que tiene que pagarle a las Afap’s por los préstamos recibidos. Allí ya tenés otra razón más por la que se generan también déficit en el BPS, esto es un tema que además hay que verlo en el contexto actual, en el caso de Uruguay el contexto es muy, muy embromado.


MAB: Está el tema de la Ley de Urgente Consideración (LUC), las definiciones, si se va contra ella, contra qué se va de esa ley en el caso de las organizaciones que están tomando posición, ¿el 26 de Marzo ya ha tomado posición?

JLB: Sí, sin duda. Con respecto a la LUC es muy claro el contenido, entra adentro de toda la tónica que ha impuesto este gobierno rápidamente en estos meses de pandemia incluso y por supuesto que estamos en contra y que creemos que hay que dar la pelea que se puede dar hoy. La pelea que hoy podemos dar es la pelea del referéndum, entonces también lo hemos planteado a las políticas que ha ido instalando el gobierno, que es bueno recordarlas, en plena pandemia a fines de marzo y principios de abril ya hizo un recorte en la inversión y en el mantenimiento del Estado en 15%, redujo la plantilla de hecho en el Estado al impedir que se restituyeran las vacantes, eso fue una decisión política; luego negoció la rebaja salarial por 5 años en el Consejo Superior de Salarios, ha impuesto una serie de decretos, algunos tienen que ver con lo que estábamos hablando antes, al mismo tiempo que le recorta los salarios a los trabajadores, que reduce el Estado, que va dando pasos concretos digamos que van generando además mayor desocupación, mayor trabajo precario, trabajo chatarra, etcétera. Tomó de la Ley de Inversiones algunos artículos y por decreto para favorecer la inversión del gran capital, le agregó nuevos privilegios, entonces en el mismo momento que hace una cosa, hizo la otra.
Por supuesto que, ni que hablar del nuevo decreto de las ocupaciones tomando también el decreto que había hecho funcionar el Frente Amplio, ahora se le aplica lo mismo a lo privado, aquel decreto funcionaba fundamentalmente -y funcionó- contra los trabajadores públicos, ahora este gobierno se lo aplica a todo el mundo, hace tabla raza y palo para toda la clase trabajadora, entonces en ese contexto -y omito varios capítulos importantes- nosotros lo venimos planteando de hace tiempo, bueno había que salirle a la derecha. A este planteo que era una lluvia de palo contra el pueblo, había que salirle con lucha y movilización, esto no se para conversando, ni negociando, notoriamente la voluntad de la clase dominante, están desatadas contra el pueblo.
Ahora eso no pasó, esa es la realidad, más allá de algunos intentos muy loables de algunos pequeños sectores de trabajadores y sindicatos que han tratado de enfrentar, por ejemplo el Presupuesto y no incluyendo dentro de esos intentos los vendedores de humo, digo porque también a eso hay que decirlo, o sea lo último de (Gustavo) Bermúdez y la FUS es una vergüenza. Lo último, en fin, todo para atrás también, pero digamos el último acto.
Entonces en ese marco, las peleas que había que darlas, en los tiempos que había que darlo, no se dieron, ni siquiera se abrió una discusión en el movimiento popular, digo porque también es una cosa muy importante, de qué tipo de pelea hay que dar hoy, hoy seguir dando intentos de peleas unos aislados de otros, separados, ni siquiera intentos de coordinación real, es un anticipo del fracaso, es imposible que camine.
Hoy ya no alcanza con hacerle un paro de 24, 48 horas a la burguesía, no alcanza, las clases dominantes eso tienen cómo amortiguarlo. Si la lucha de los trabajadores, la lucha del pueblo no salta, no da un salto, si no se llega realmente a un plan único, y tiene que ser así, no puede ser de otra manera, no hay otras chances, lo está demostrando la experiencia mundial de la clase obrera, no es un invento nuestro, a esto lo venimos planteando de hace décadas, pero hoy es algo materializado. Véase por lo menos de reojo, nosotros a veces le rogamos a los compañeros que lo hagan, porque nos parece que hay algo para aprender ahí, mírese bien el caso de la clase trabajadora francesa, 6 meses de huelgas, paros, pararon los transportes, los aviones, una parte de la energía, pelea hubo, y la burguesía francesa no dio el brazo a torcer.

 

MAB: Tiene con qué aguantar.

JLB: Y lógico. Pero además si vamos al fondo del problema, el capital lo que está buscando, lo que necesita es una bolsa de oxígeno de plusvalía, tiene que aumentar la explotación para poder intentar salir de la crisis.

 

MAB: ¿Qué quiere decir? ¿Tener más plata de verdad?

JLB: Más explotación de los trabajadores.

 

MAB: ¿O sea sacarle más?

JLB: Exprimirnos más.
Entonces la reforma laboral es una manera de exprimirnos, porque entre otras cosas, por ejemplo, desaparecen las 8 horas. En todas las reformas laborales planteadas en el mundo occidental capitalista desarrollado y en América Latina, hay un palo muy grande para las 8 horas. Pero hay un planteo de profundizar el trabajo chatarra, eso que estamos viendo hoy todos los días cómo crece en Uruguay -el ‘Pedidos ya’ y todas esas formas-. Pero vuelvo a lo que me parece que es central, el capital necesita generar plusvalía, no le alcanza con la que hay, las tasas de ganancia, se cumple lo que decía (Karl) Marx, la tasa de ganancia, la tendencia decreciente que siempre ha tenido contra tendencias, esas contra tendencias a la caída de la tasa de ganancia, han ido reduciendo su eficacia, esto no lo inventamos nosotros, no estamos diciendo cosas los del 26 porque somos…

 

MAB: No estoy segura si fue a Saldain, estoy 90% segura que ayer escuché a Saldain diciendo que ha cambiado la forma de relación entre los trabajadores, incluso la palabra patrón la encontraba difícil, pero dijo que eso ha cambiado, que ha cambiado totalmente las relaciones laborales, hoy escuchábamos un trabajador de la salud acá en la radio diciendo -que no era el centro de la entrevista, el centro era otro- pero diciendo, yo entré como electricista, y me mandaron a limpiar una volqueta, a descargar una volqueta, no tenía nada que ver, que de eso hemos tenido muchas denuncias acá, de gente a la que le cambian la tarea pero de punta a punta, entra para una cosa, termina en otra.

JLB: Eso es el multiuso.

 

MAB: Que eso antes no se podía hacer en el Uruguay por ley no se podía hacer

JLB: No, ni hablar. Pero además en cualquier lado, yo he trabajado en lugares chicos, o sea tampoco eran lugares donde los sindicatos estuvieran demasiados fuertes, te pagaban por cumplir una función, ya sea el peón de base o hasta el medio oficial o el oficial, y ni hablar de que el medio oficial hiciera las tareas del oficial o viceversa, o el peón, o el aprendiz del peón.
Pero bueno eso son parte de los problemas, íbamos en el contexto general, estamos en un contexto de crisis, estamos en un contexto donde además en Uruguay, este gobierno le ha dado continuidad y ha profundizado y ha agravado mucho el modelo socio económico que venía imperando durante décadas en el Uruguay, ha hecho de eso su política, y en esa política aparecen las continuidades y modelos, pongamos por ejemplo una cosa muy importante, este gobierno le ha facilitado todo a UPM, que forma parte de ese modelo económico social que perjudica al pueblo y a los trabajadores, no solamente por el tema de medioambiente que ya es suficientemente grave.
Pero además le ha ido agregando eso que decíamos hace un rato, el decreto de marzo y abril del 15%, la rebaja salarial en el consejo de salario, el decreto contra las ocupaciones, etcétera, y aparece el presupuesto y la LUC, entonces en ese paquete, más allá de lo que habría que haber hecho, cosa que nosotros hemos planteado en su momento. Más allá de eso, nosotros creemos que hay que salir a darle la pelea que podamos dar, para nosotros es una cuestión de suma importancia, nosotros vamos a dar como 26 de Marzo, pero creemos que la Unidad Popular tiene que hacer lo mismo, y todas las organizaciones del campo popular, más allá de las contradicciones y diferencias que podamos tener con muchas de las organizaciones del campo popular en cuanto a estrategia, incluso a táctica.

 

MAB: Algunos mensajes que han llegado.
“Hola, buen día. ¿Y el Pit-Cnt boquita cerrada? El fraude amplio cuando era supuesta oposición no la querían a las Afap’s, salvo Astori que las votó, tres períodos de gobierno y no las sacaron, despierten trabajadores, el Pit-Cnt no los defiende”, dice Nelly.
Otro mensaje dice: “Buen día, ‘Mañanas de Radio’, soy Walter Rosende, de la Unión, yo me pregunto, no hay trabajo para los jóvenes, ¿hay trabajo para los veteranos?, un cinismo total de parte de la política de este país, soy obrero de la construcción, según mi médico, tengo un desgaste crónico de columna, ¿dónde mierda voy a trabajar?, el Mides te manda a un comedor, si yo quiero comer me las rebusco. Pero ¿las cuentas cómo las pago? Quiero un trabajo ya, eso lo pone todo con mayúscula, los escucho todos los santos días, manda una abrazo, le mandamos un abrazo a él también. Buenos días, una pregunta para el entrevistado, ¿la Afap República también compra bonos del Estado? De ser así, ¿no es ilegal eso?, esto dice quien escribe desde Bahía, Brasil, dice, no pone el nombre. Buen día, saludo afectuoso al Pepe, muy claro como siempre, bancos, casas de créditos, Afap, y casas de cobranza, son distintas caras de la misma moneda que se llevan lo que pertenece al trabajador, los jubilados y pensionistas no deberían pasar sobresaltos permanentes, falta de comida, medicamentos y vivienda, después de trabajar una vida, deberías poder tener lo básico para descansar y disfrutar, muchas gracias, cariños, dice Cecilia. Y Nelly vuelve a la carga, dice, despierten jubilados, la Onajpu no los defiende, la única que lucha a favor de los jubilados es la Coordinadora, por eso la dejaron afuera de la comisión de supuestos expertos”.  

 

MAB: Sumamos en los mensajes a María Elena Melo, que dice, “un saludo a Pepe, siempre muy clarito también, así que por ahí viene”.

JLB: Un saludo a todos, por supuesto compartimos las opiniones que hemos escuchado allí, prácticamente todas. Pero había una pregunta la verdad sobre el República, estoy tratando de acordarme, lo digo con franqueza, no estoy seguro que el República pueda comprar los bonos, pero ahora con la LUC lo que es seguro es que todo lo que sean ganancias del República van a poder ser utilizadas por el Poder Ejecutivo de manera discrecional por quienes puedan meter mano directamente a las ganancias del República, no tiene nada que ver digamos con la pregunta.
Sobre la pregunta voy a averiguar, y voy a encontrar la manera de responderle a los compañeros.


MAB: Una cosa porque vos decías del cómo salir ahora con esto de la LUC, porque si vos mirás, es el Frente Amplio está decidiendo y resuelve no sé qué, las diferencias adentro del Frente Amplio, el Pit-Cnt está de acuerdo, pero que tal cosa sí, tal otra no, la Federación Ancap se reúne con el Pit-Cnt para ver, coordinar, o sea hay todo una serie de diferencias, y está la inter social también que se reúne esta semana, el sábado, el domingo, el 7 se reúne la inter social, que sería la que va a tomar la decisión final.

JLB: No sé si será tan así, pero por lo menos van a hacer, supongo que irá a dar una propuesta de articulado para esto. Ahora sobre eso, yo quisiera hacer dos comentarios, uno, para una ley de este tipo que abarca los temas más diversos, pero en una sola línea, tiene la virtud de la coherencia, porque en definitiva hay una gran coherencia entre los primeros artículos dedicados a la seguridad, hasta los últimos, 400 y pico de largo, entonces de esta ley, claramente se puede deducir que la intención política y que además refleja el programa de los sectores dominantes en el Uruguay, la podemos calificar como queramos, volvemos a decir que había condiciones, había posibilidad de haberle salido en su momento de otra manera, como había que haberlo enfrentado toda esta nueva ofensiva, toda esta lluvia de palo contra el pueblo, podría haberse enfrentado de otra manera, pero no pasó, eso no pasó.
Y por otro lado, tres cosas digamos: sobre los contenidos, hay planteos en la ley que de hecho está aprobada que son profundamente reaccionarios y profundamente nocivos directamente y de manera inmediata para el movimiento popular, son muy duros, si uno lo ve en conjunto, son un conjunto de medidas realmente muy duras, muy perjudiciales para el movimiento popular, pero además. Y ahí entro en el tercer elemento, a nosotros nos preocupa mucho el hecho de que por ejemplo, aunque más no fueran, no pudiéramos montar un referéndum donde se incluyan los artículos más nocivos,  por las consecuencias que ya dijimos, pero además en otro plano que es el de la conciencia de la gente, nosotros sinceramente creemos que el proceso de creación de conciencia política, de conciencia social, de conciencia de clase, ha encontrado en el progresismo un enorme freno, y no solo un freno, una desviación, una deformación, realmente ahí hay algo para estudiar más a fondo, lo hemos intentado, a veces no nos dan los tiempos, en general lo que no nos da es la capacidad. Pero lo que es real es que a la hora de medida la conciencia social en el pueblo trabajador, nosotros constatamos retrocesos brutales.
Que acá se hayan instalado tres pasteras a lo largo de todos estos años, y que la resistencia y la lucha heroica en algunos casos -y queremos recordar una vez más a Delia Villalba y a los compañeros que empezaron a dar la pelea contra UPM ahí en Fray Bentos- pero que se hayan instalado tres pasteras, que es parte de un modelo socio económico de extranjerización, de priorización y privilegiar al capital extranjero, es brutal. No ha habido pelea, pero no solamente no hubo pelea, a ese modelo, algunos sindicatos, concretamente el Sunca y la Untmra, en su momento hicieron manifestaciones de apoyo a ese modelo. Eso es terrible para la clase trabajadora.
Más allá después de la discusión, la disputa con los dirigentes y las cúpulas si están compradas o no están compradas, yo ni siquiera entro en eso a lo que voy es a que las consecuencias hay que medirlas en el plano material -es así, es real, la contaminación de los ríos, de la tierra, toda esa historia, todo eso es verdad, y es gravísimo- pero después hay que medirla en el otro plano, cómo se acomodan después las ideas en las cabezas de la gente, de los pueblos, porque eso es lo que termina marcando la historia.


DM: En ese sentido, lo hemos hablado acá en varias oportunidades con Rubio y con otros compañeros, ¿qué se espera que ocurra en estas coordinaciones con actores que han estado como recordabas vos, a favor de una reforma de la seguridad social a favor de alguna de las cosas que plantea la LUC? ¿Cómo se hace para estar coordinando y a la vez sacar cosas en común, cuál es un poco la expectativa que hay con respecto a esto?

JLB: No, es fácil, nosotros incluso tenemos, la Unidad Popular, tiene una reunión con el Pit-Cnt ahora en estos días, para empezar a discutir el tema de los contenidos del referéndum, nosotros ya lo hemos planteado claramente en el caso del 26, lo planteamos claramente, nosotros no nos vamos a atar las manos en materia de contenido, creemos que hay que dar esta pelea, volvemos a reafirmar que hay que dar esta pelea, vamos a dar esta pelea. Si se puede llegar a un acuerdo, y quisiéramos llegar a un acuerdo sobre los contenidos, obviamente que nos parece la mejor solución en estas condiciones.
Yo repito esto, es la mejor solución en estas condiciones.
La lucha de otro tipo había que haberla dado antes, no se dio, mala suerte, ahora no podemos echar la historia para atrás, ¿qué es lo que nos queda? El referéndum.
Bueno, vamos a ver si estamos en condiciones de acordar sobre los contenidos, es fundamental apuntarle a los contenidos más retrógrados, más complejos, por supuesto que un acuerdo entre organizaciones sociales, sindicatos y organizaciones políticas, siempre es un acuerdo complejo, polémico y hasta contradictorio. No hay vuelta de hoja a eso.


DM: Pero la alternativa sería no hacer nada.

JLB: La alternativa sería no hacer nada y para nosotros no es una opción.
No hacer nada no es una opción, por lo que dije anteriormente.
Si nosotros nos imaginamos las consecuencias en el plano material y después en el plano de la conciencia social, es nuestra preocupación esa otra gama de consecuencias, que significaría, para decirlo tal cual lo sentimos y lo pensamos y lo analizamos, un gran retroceso, nuevamente, otro retroceso, para el movimiento popular uruguayo.
No nos podemos permitir ese lujo.
Tampoco quiere decir que nosotros porque demos la pelea con el referéndum, podamos empardar a esas consecuencias, pero damos la pelea y después va a estar en dependencia nuestra capacidad política -hablo de la capacidad política de la UP y en nuestro caso del 26, me hago cargo- de nuestra capacidad política para hacer el trabajo que hay que hacer, enfrentando esta ofensiva anti popular.
Y además se agregan cosas que hoy no estamos en condiciones de definir, pero por lo menos dejémosla planteada tal cual está.
Hablábamos de la reforma de la seguridad social, normalmente el gobierno en abril puede estar redactando una Ley y poniéndola en votación a fin de mes, porque la Comisión esta, no sé ni siquiera si va a usar 180 días tal cual lo define la propia LUC, pero supongamos que los usa; el gobierno puede estar redactando una Ley bien de carácter, bien así como lo planteaba Ángeles que sobre los dichos de Saldain y todo lo que ya sabemos, a fines de abril ¿Qué vamos a hacer después? ¿Vamos a dejar esa ley en pie? ¿No le vamos a salir? ¿No la vamos a pelear?
Nosotros ya hemos definido que la vamos a pelear, quizás es el camino hacia el referéndum. Otro referéndum. Y sí, lamentablemente es así.
Entonces hoy nuestro planteo es que hay que dar estas peleas, en el caso de UPM hay que juntar firmas, en el caso de la LUC también va a haber que juntar firmas, implica llegar a un acuerdo que no va a ser fácil.


MAB: Acá hay un oyente que plantea, que no pone el nombre, termina en 533 su celular, dice: “Buen día, el invitado dijo, más allá de las contradicciones de los movimientos populares, esa es la diferencia de la burguesía, siempre están unidos y saben hacia donde van, gracias”.
Es el tema de la unidad que aparece permanentemente, que a veces pareciera que es una cuestión de voluntad. ¿Cómo se hace en este caso para poder luchar en el sentido de juntar fuerzas para poder tener más chances de ganar, pero cuáles son las trabas?¿ Por qué es tan difícil la unidad del pueblo, la unidad de los trabajadores?

JLB: Eso tiene explicaciones que ya tiene un carácter histórico, o sea no se puede simplificar, nosotros tenemos, voy a hablar como 26, no involucro a más nadie, nosotros tenemos una larga historia o una breve historia, depende cómo la comparemos, pero son 50 años de lucha -estamos por cumplirlos- y nace por ejemplo con el Frente Amplio, con quien hoy estamos enfrentados en un montón de problemas. En los principales problemas de enfoque de la lucha política popular en nuestro país estamos enfrentados con el Frente Amplio, sin embargo somos parte de los que nos integramos inmediatamente que se fundó, dimos desde el pique la pelea de acuerdo a nuestra concepción y a nuestra visión de las cosas. Recordemos nada más que la pelea en defensa de los Comités de Base, la pelea contra la dictadura, a quien condenamos de antemano prácticamente, o sea ante las primeras manifestaciones, mientras había otra fuerza del Frente Amplio que en aquel momento se jugaron a que los militares podían ser una fuerza peruanista, nacionalista, etcétera.
De allí en más y desde siempre nuestra Organización -creemos nosotros- que ha mantenido la coherencia, esto no quiere decir que no nos hayamos equivocado, porque algunas veces se toma este planteo como si nosotros dijéramos eso, nosotros no decimos eso, hemos cometido montañas de errores, porque hemos hecho montañas de cosas; pero creemos sinceramente que sobre el fondo de los problemas, sobre el carácter revolucionario por lo menos de nuestras intensiones, no hemos cometido errores que nos descalifiquen frente al pueblo y a los trabajadores.
Lo que tampoco quiere decir que todo el mundo nos entienda y nos apoye. Al contrario, venimos de sufrir dos palizas electorales, quiere decir que hay gente que no nos ha entendido, ni nos apoyó. Mucha gente.


MAB: Y no es un problema de la gente.

JLB: Y que no es un problema obviamente de la gente. Por eso hablaba de los errores que podemos cometer, pero en este proceso del que estamos hablando, el tema de la unidad es un tema complejo, o sea nosotros nacimos dentro del Frente Amplio, trabajamos por su unidad, por una unidad que tenía un cierto contenido. Trabajamos por la unidad anti imperialista, anti oligárquica, de carácter popular y transformadora de la sociedad que tenía el Frente Amplio en un momento.
A partir del momento en donde eso se empieza a transformar en su signo contrario, la base política, ideológica de aquella unidad, desaparece.


MAB: Esta semana parece ser una semana en la que puede haber algunas definiciones más, y después ¿qué es lo que va a haber que hacer? Todo eso es lo que se va a tener que definir esta semana.

JLB: Nosotros en ese sentido queremos volver a subrayar la importancia de dar esta pelea en las condiciones que hay, porque los contenidos de la LUC decíamos que abarcan los temas más diversos, pero todos en un mismo sentido. Y la LUC entre otras cosas, reinstala el problema de la represión de la protesta social de distintas maneras, arranca ya los primeros capítulos van dirigidos en ese sentido y los rematan -y el remate de la LUC, allá por el 400 y pico- también aparece nuevamente ese tema, y ese es un tema particularmente importante porque en definitiva nosotros decimos, le dan continuidad a las políticas que tuvo (Eduardo) Bonomi en el Ministerio del Interior, pero además va más lejos. Genera de hecho un conjunto de medidas que van contra todo tipo de protesta social, no solamente del punto de vista laboral, porque es cierto está de vuelta el tema de los piquetes, está de vuelta en cuestión el derecho de huelga, pero hay otras medidas que notoriamente apuntan a quitarle posibilidades de expresión concreta a la protesta social o distintas formas de expresión del disgusto social en nuestro país.
De allí hasta la transformación de la Educación, por la vía de esta Ley que empeora mucho la Ley actual incluso, la hace mucho más jorobada; pero abarca hasta medidas en el Instituto de Colonización que en definitiva por ejemplo favorecerían el acaparamiento de tierras por trasnacionales. Para este caso conviene recordar, internacionales como la de UPM, habría que mencionar el tema de los combustibles y de Ancap, la privatización o la progresiva privatización de otras empresas públicas, abarca una infinidad de ítems de problemas que claramente los define en perjuicio de las mayorías populares.
Por lo tanto creemos que es muy importante que eso se refleje en un referéndum que incluso no tendría antecedentes de los referéndum en los que hemos participado, y el 26 participó en todos los referéndum que han habido del ‘80 para adelante, del verde para adelante, por supuesto que van a aparecer dificultades para compatibilizar todo eso y para acordar todo eso.
Nosotros sabemos que eso va a ser así, no tiene antecedentes, porque si yo no estoy mal informado, no recuerdo mal, el referéndum donde abarcamos mayor cantidad de artículos fue el que hicimos contra (Jorge) Batlle en el año 2000, que presentó una Ley de Urgencia de 80 o 70 artículos, esta tiene 5 veces más; y le impugnamos 13.
Y también es necesario tomar en cuenta que como en todo tipo de acción común, van a aparecer los intereses particulares, por eso nosotros hablamos también de contradicciones, van a aparecer las diferencias, no sólo las que ya estaban y a las que nosotros no renunciamos y que por supuesto las tomamos en cuenta para el accionar político cotidiano de nuestra fuerza política. Pero van a aparecer otras diferencias, contradicciones, chisporroteos, chispazos, eso es inevitable, y otra cosa que es inevitable de que cada uno quiera hacer su juego.


DM: ¿Eso es nuevo en política?

JLB: Y parecería que no. Pero también es necesario apuntarlo, yo sinceramente creo que hay que apuntarlo, porque hablando con algunos compañeros realmente nosotros nos encontramos con algunas dificultades, y las entendemos, no renunciamos ni tampoco nos ponemos en la posición de que somos los que la tenemos clara, los dueños de la verdad.
Ahora, hay algunas dificultades en la discusión de estos temas, que repito, las entendemos, pero creemos que hay que procesarlas, nosotros entendemos las reservas que puedan tener incluso fuerzas políticas, compañeros en la Unidad Popular, y hasta en el propio 26. Pero analicemos el conjunto del problema. Nosotros creemos que hay que partir de ahí, esto no se puede hilvanar a partir de los dos centímetros cuadrados en los que estoy parado, las cuatro baldosas en las que estoy parado, sino que hay que ver esto de cómo viene y hacia dónde va, si no se ve el proceso en movimiento esta cuestión, quizás nos estemos perdiendo de entender el fondo del problema y las consecuencias que tendría una política u otra.


MAB: Ahora da la impresión de que por fuera de lo que son los nombres, vos decís Pit-Cnt, Fucvam, la gran cantidad de gente, aunque sean afiliados a una organización o a otra, están por fuera de todo esto. Y la etapa que se abre sería muy necesario establecer contacto directo con la población. O sea si estoy en una cooperativa, no porque sea cooperativa, ya están todos claros, porque la mayoría no sabe, la mayoría el 90% no sabe de qué se está hablando. Entonces va a haber que hacer mucha conexión.
Porque además vos mirás la ley, el otro día estuvo el doctor Juan Ceretta, y hablaba de todos los temas legales, la legítima defensa, el porte de arma para los militares retirados, qué palabras se le pueden decir y qué palabras no, cuáles van a considerar insultos, las penas para los menores de edad que se levantan, va a ser mucho más duro, todo lo de la Educación que vos decías, la inclusión financiera, el precio de los combustibles, Ministerio de Medio Ambiente, la reforma de la seguridad social. Está todo metido ahí adentro.
Ahora, uno se imagina que por lo tanto hay muchas organizaciones que no son esos nombres famosos ni esos que se nombran siempre en los diarios, mucha gente a nivel barrial, a nivel del trabajo, en el centro de estudio, lo vas a tener que conversar y explicar de qué se trata.

JLB: Hay que organizar el trabajo político y eso además no se hace de un día para el otro, a eso hay que enfocarlo también de acuerdo a la estrategia que tenemos.


MAB: Al final esa es la unidad, la unidad no es de nombres, sino de personas.

JLB: Y además es importante, creemos, nosotros valorizamos ese recorrido, por eso es que reafirmamos una vez más, nosotros vamos a trabajar todos estos días para que se logre el mejor referéndum posible, manteniendo -como hemos dicho- claramente nuestra independencia, nuestro perfil, creemos que hay que dar la pelea contra UPM, hay que juntar esas firmas, hay que dar la pelea contra la reforma de la seguridad social y hay que dar la pelea contra la LUC.
Es parte de la exigencia de la situación política, en nuestro caso, en nuestra Organización creemos que además es coherente con nuestra historia, nuestro compromiso a lo largo de muchas décadas, pero además nos preocupa fundamentalmente, no solo la urgencia de dar esta pelea, sino el futuro inmediato, la construcción posible de los próximos años, nos da la impresión de que estamos en un momento muy particular, muy especial de los procesos políticos, no sólo en nuestro país, sino en el contexto latinoamericano por lo menos. Y creemos que hay que hacer los máximos esfuerzos, no sabemos si nos van a acompañar los resultados, pero hay que hacer los máximos esfuerzos para retomar, para recomponer la conciencia de clase de los sectores populares, y poder retomar el avance sobre los caminos de la lucha anti imperialista, anti oligárquica, anti capitalista y por el socialismo. Esos son nuestros objetivos, y en una parte, en un fragmento pequeño; hoy pasa por dar la pelea contra UPM, dar la pelea contra la reforma de la seguridad social y contra la LUC en Uruguay.  


MAB: Muchas gracias por haber venido, Pepe Borges.

JLB: Gracias por la invitación.