“LAS IDEAS DE IZQUIERDA NO ERAN FALSAS, EL PROBLEMA ES QUE ENTRARON EN LA CORRUPCIÓN POLÍTICA”
Entrevista a la periodista alemana Gaby Weber, 5 de noviembre de 2020.

“Todos los logros que estamos viviendo nosotros ahora los tenemos gracias a las luchas de esta gente. Las ideas no eran falsas, ellos se eligieron comprar y entraron en el problema de la corrupción política. Si se hubieran quedado afuera de los Parlamentos, trabajando, manteniéndose con su trabajo y seguir militando por sus ideales, ahí no hay problema. Hay personas también que viven de esa manera”, dijo la periodista alemana Gaby Weber en ‘Mañanas de Radio’ al hablar de la situación de la izquierda en la actualidad. Las ideas no estaban equivocadas, aseveró y sostuvo que el problema es que “después se transformaron” y “siguen con las mismas consignas hoy esos partidos de izquierda” pero se corrompieron, se acomodaron en cargos “hoy en día cobran todos. Y las ideas se ensucian con eso, ese es el peligro”, indicó. Transcribimos esta nota que usted puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/gaby-weber-periodista-alemana

María de los Ángeles Balparda: Nos alegra muchísimo recibir aquí en el estudio a Gaby Weber, una periodista, documentalista, militante, investigadora, alemana pero muy latinoamericana ya también por su presencia, no sólo acá sino en Argentina, en Chile, en todos lados. Pero sobre todo porque está interesada y porque está comprometida también con estas cosas.
Buen día y bienvenida.

Gaby Weber: Gracias por la invitación.

 

MAB: Bueno, temas tenemos muchos para hablar contigo pero capaz que sería bueno que vos le cuentes a los oyentes de entrada por qué vos te interesaste en América Latina, ¿una alemana de allá lejos por qué se interesó por América Latina?

GW: Toda mi vida fui periodista, empecé a trabajar en esto en el ‘78 profesionalmente y siempre hice temas. Un tema grande mío fue la Colonia Dignidad que es esta gente, fascista no es la palabra, es esta secta inmunda en el sur de Chile. Ese fue un tema grande, las dictaduras por supuesto, la lucha contra la tortura en Argentina, Uruguay, Chile, Brasil, ese fue un gran movimiento también en Europa y yo lo acompañaba desde el punto de vista periodístico mío. Inclusive qué sectores de la sociedad alemana o europea tenían vínculos con los golpistas.
Es decir, fue muy buen negocio venderle armas, venderle a Argentina por ejemplo centrales nucleares, la derecha alemana siempre mantuvo muy buena relación con (Augusto) Pinochet que fue el que acabó con esas ideas de izquierda.
Es decir, eso a mí siempre me parece que es importante dedicarse a la mugre en la propia casa y no ir más allá.

 

Hernán Salina: Además hubo vinculaciones o complicidades muy graves en cuanto a empresarios alemanes que señalaban a quién perseguir en esas dictaduras, a sus propios trabajadores en algunos casos que vos investigaste

GW: El caso Mercedes Benz sí, pero no fueron los únicos. Aprovecharon la situación y avisaron a los servicios de Inteligencia y a la policía el Fulano este, el Fulano aquel que eran sindicalistas combativos y los denunciaban como subversivos. Y entonces el resto del trabajo lo hizo después la policía, en Argentina los hicieron desaparecer.

 

MAB: Eso te iba a decir, desaparecieron.

GW: Sí, sí, lo mataron, lo desaparecieron sí.

 

MAB: Van pasando las generaciones y aquellas ideas nazis como que perduran y ahora estamos viendo florecer, en Europa florecen permanentemente grupos, hasta gente que se presenta a las elecciones. Ganan, a veces gobiernos chiquitos de una Intendencia, de una Alcaldía y a veces bastante más que eso.

GW: Sí, antes de llegar a ese tema quiero agregar algo al otro tema.

 

MAB: Sí.

GW: Que no son solamente las empresas, por ejemplo en las Embajadas siempre hay un encargado, un oficial de los servicios de Inteligencia y su trabajo es mantener relaciones con los servicios locales. Es decir, lo que es la CIA en Estados Unidos se llama BND en Alemania, y tienen el encargado en Buenos Aires y es responsable para todo el Cono Sur. Y yo estoy haciendo en Alemania, en los Tribunales, un juicio para sacarle toda la documentación por el período de la dictadura.
Y por supuesto, me dieron algunos papeles refiriéndose a los grupos guerrilleros sobre todo en Argentina pero también acá, Tupamaros, es decir, bastante interesante.
El juicio está pendiente, está todavía sin resolver porque ir a los Tribunales, los jueces no... ¿cómo te digo eso de manera cortés? No parece que estén del lado del ciudadano o del investigador que quiere saber algo que ya es historia, sino que se ocupan mucho más de la imagen del Estado, del gobierno, cómo vamos a admitir que eso pasa -esos son sus argumentos- hay que evitar levantar el secreto porque los Servicios tienen que trabajar juntos, globalmente, en la época del terrorismo de hoy eso es importante.
Y bueno, estoy peleando ahí en los Tribunales y es un largo camino.
Tú hablaste del nazismo.

 

MAB: Yo hablaba del nazismo sí, de ese resurgimiento, no sé si está bien llamarlo resurgimiento porque no sé si alguna vez dejó de estar.

GW: Claro, es la idea de que alguna gente vale más que otros, que unos tienen más derechos que otros, que unos tienen derecho a consumir más que otros, que pueden comer más que otros, que pueden ocupar más espacio o terreno que otros y lo justifican con que tienen una cutis más blanca o que nacieron en el lugar equis. Es decir, ni siquiera lo justifican por algunos logros.
No, simplemente es el racismo, es el fascismo, esa es la ideología de ignorar todo lo que se podía hacer como acuerdos internacionales, las reglas de Naciones Unidas que en una época la idea de Naciones Unidas fue bárbara. Fue muy buena pero hoy en día es una cáscara bastante vacía.

 

MAB: Seguro.
Útil muchas veces, por ejemplo, Estados Unidos quiere hacer algo, pide el apoyo de Naciones Unidas.

GW: Sí, en algunas cosas hacen trabajos interesantes, en las migraciones, ayudan a víctimas, pero no buscan soluciones globales como una economía global más justa, en eso no están.

 

HS: ¿Y por qué te parece que es una etapa en la que han crecido esas expresiones políticas en Europa, por ejemplo? ¿Qué es lo que ha permitido que eso crezca en su base de apoyo en la gente?

GW: Mira, Europa ha tenido en los años ‘50 después de la guerra, ‘60, ‘70 todavía, inclusive en los años ‘80, épocas de mucho bienestar, de crecimiento, todo relativo, es decir, siempre había distancias sociales y eso. Pero a los pobres también, ellos tenían la idea, trabajando bien, estudiando, pueden avanzar, pueden tener una vida mejor para sus hijos, y eso se acabó. Es decir, ustedes acá en América Latina quieren emigrar a Alemania porque piensan que allá está el paraíso.
No, ese tiempo terminó hace mucho, hay mucha gente, emigrantes de Asia, de los países orientales que ahora están haciendo los trabajos sucios que los alemanes no querían hacer, sobre todo ahora en época de crisis.
En Alemania las distancias sociales se están agrandando muchísimo, muchísimo.

 

MAB: O sea los ricos más ricos y los pobres más pobres.

GW: Exactamente.
Y políticamente casi nadie se ocupa y escucha las voces de ellos, la izquierda no, están en el Parlamento resolviendo sus propios problemas. Los sindicatos grandes son muy burocratizados, se ocupan de la gente con trabajos pero hay mucha gente que ni siquiera tiene un laburo estable.
Y entonces lo que se hace, el que finge ser el que escucha al pobre es la derecha.

 

HS: ¿Cuando hablás de pobres son los inmigrantes o hay alemanes pobres?

GW: No, me refiero a los alemanes pobres. Los inmigrantes saben que cuando migran les toca la parte más dura.
No, me refiero a los alemanes que ahora viven en situaciones que no pueden pagar el alquiler...

 

HS: ¿Hay más pobres en lo que era el este antes o en los dos lados?

GW: Bueno, todavía no son iguales, se paga menos en el este que en el oeste, antes era la parte capitalista, menos inversión y los puestos de dirección están casi todos ocupados por gente de la ex RFA, entonces la gente siente como que eso no ha sido una reunificación sino simplemente vino la parte capitalista de Alemania...

 

HS: Como una anexión.

GW: Una anexión y las reglas de ellos, porque había cosas positivas en la parte de la RDA, en la parte social, en la parte con las mujeres, pero se olvidan, es decir, ya no valen y no son reconocidas.

 

MAB: Bueno, nos llega un audio de Carlos Amir: “Mis saludos, María de los Ángeles, para la entrevistada Gaby Weber a quien tuve oportunidad de conocer en Asunción del Paraguay junto a Mario Tito en la búsqueda de un personaje siniestro por esos lares al cual ella intentó entrevistar de alguna manera.
Pero la importancia de esta gran alemana que viniendo a nuestras tierras se ha metido en causas justas del lado de los trabajadores y del lado de los pueblos latinoamericanos.
Seguí muy de cerca el caso, justamente este de la Mercedes Benz en la Argentina cuyos miembros de seguridad, hasta que llegó un grupo de tareas, mantuvieron apresados a 11 dirigentes sindicales. Además allí hasta donde se constató algunos dirigentes sindicales vinculados de la propia UOM (Unión Obrera Metalúrgica) al servicio de la empresa y de la represión.
Bueno, un abrazo fuerte para la misma y felicitaciones por la entrevista”.

 

MAB: Bueno, Carlos Amir entonces.

GW: Porque fuimos a buscar a un ex traidor del MLN en Paraguay que saltó por los...

 

MAB: Exactamente, Píriz Budes.

GW: ¡Píriz Budes, ese era el nombre!

 

MAB: Píriz Budes que está ahora en Rivera o en Santana do Livramento, por ahí en la frontera, que estaba escondido en Paraguay con otro nombre.

GW: E infiltrado a la izquierda paraguaya.

 

MAB: Todavía militando en su época con eso.
Bueno, por eso digo, si habrá temas para conversar contigo...

GW: Píriz Budes... no me acordaba

 

MAB: Tenía otro nombre y apareció allí, lo descubrieron.

GW: No sé si tenía otro nombre.
Pero saltó por los Archivos del Horror.

MAB: Exactamente, de Paraguay.
Gaby, dejábamos planteado esto de la izquierda en Europa. ¿Cómo ves a la izquierda en Europa? ¿Dónde está la izquierda en Europa?

GW: ¿Dónde está la izquierda en el mundo?
Bueno, yo ahora pasé 6 meses en Berlín, recién volví. Mira, la izquierda, la protesta en Europa, yo creo que acá no es diferente, pero la protesta en Europa siempre estuvo ligada a la generación del ‘68, es decir, las ideas de aquella generación que rompía con todo, con el lastre de la Segunda Guerra Mundial, en Alemania tienes que tener claro que toda la administración pública en ese momento estaba llena de nazis todavía. Y entonces eso fue una gran rebelión, la protesta, la crítica, la masa crítica, pensar diferente, está todo ligado a la izquierda.
A la izquierda, no necesariamente a una izquierda comunista por la cercanía a los países del socialismo real que para esa generación no fue la imagen para seguir, de ninguna manera, fue una izquierda nueva, después empezó el movimiento de las mujeres, el movimiento ecologista muy fuerte y de ese movimiento nace el Partido Verde que fue un partido antisistema, que rompía al inicio con las reglas de la política. Dijeron, vamos a rotar los puestos, no vamos a aceptar estos privilegios en los sueldos, en las jubilaciones.
No, al inicio fue rompiendo las reglas de la política burguesa para decirlo de alguna manera.
Bueno, después vino la reunificación y ahí cambió bastante. Primero porque económicamente ya las cosas, en el marco global había surgido otro poder que son todos los países asiáticos, con China, la República Popular, en primer lugar. Es decir, si vos hoy querés comprarte un auto bueno, no tenés que tener necesidad de comprar uno alemán, podés comprar otro de otra marca y de otra región.
Eso cambió totalmente y hoy en día la izquierda entró al Parlamento y el parlamentarismo es una máquina de destruir personalidades. Es decir, inclusive personalidades que lucharon, que tenían ideales, que yo los conocía y puedo dar fe de eso.

MAB: ¿Que hablás de hace cuántos años, que aparecieron hace cuántos años?

GW: En los años ‘90 ya fue terrible, ya empezó a ser sucia la política esa. Y se acostumbraron a que estar sentados en el Parlamento es muy cómodo.

 

MAB: Calentito en invierno, fresquito en verano.

GW: Y todos los meses vienen miles de euros a tu cuenta bancaria, tenés jubilaciones por el resto de tu vida, vienen los periodistas y te piden una opinión aunque seas un tonto total, igual te preguntan, vos te sentís importante, el ego crece. Sí, ellos cambian lo que es el concepto del gobierno, lo que es el concepto del poder, pero bueno, eso les pasó.
Y lo siguen haciendo con nuevos movimientos sociales, es decir, ahora tenemos desde hace un año Fridays For Future (FFF), los jóvenes...

 

MAB: ¡Cierto!

GW: Sí, las dos figuras más importantes en Alemania ya les ofrecieron desde el Partido Verde, por favor, vengan a nuestras filas, pueden ser diputados.
Bueno, muchos aceptan y ya se sabe cómo termina eso, van a terminar como burócratas. Hoy el Partido Verde en muchos departamentos en Alemania son gobierno y hacen exactamente lo mismo que hace la socialdemocracia, la derecha, es muy probable que el próximo gobierno vaya a ser de los democratacristianos, que son la derecha en Alemania, con los verdes y se entienden muy bien, son los hermanitos jóvenes. Sí, eso es lo más probable para las elecciones en Alemania.
Y la izquierda tradicional, inclusive lo que eran ex comunistas, ahora con la pandemia fueron los que más llamaron  para la represión, para el Estado, para el lockdown, para la policía. Y lo que tenemos en Alemania ahora, yo estuve y fui a filmar, hablé con ellos, me fui con los manifestantes, es un movimiento joven, nuevo, yo diría que la mitad de los que van a ahí que protestan son gente decepcionada de la izquierda que de alguna manera no tienen patria ideológica pero vienen de ese lado. El 40% son gente intelectualmente más simple pero que son las víctimas ahora en la pandemia, víctimas que no pueden ejercer su profesión, trabajan por la cuenta, no saben cómo sobrevivir, que un político que toma esas decisiones no le tocan su culo, perdón por la palabra, pero uno que trabaja por su cuenta, un freelance que no puede hacer esto ni lo otro, tiene problemas de sobrevivencia. Y no es que el Estado se hace cargo.
Entonces, ellos tienen miedo y se van. Y hay un 10% que sí pienso que es la derecha que ve una posibilidad de captar votos y captar gente y llevarla a su campo.
Esa situación cuando, yo estuve en una manifestación con toda esa gente y al lado había una pequeña contramanifestación, vamos a decir 30 personas, los otros eran 80 mil, y llamaron a "¡fuera los nazis!", y les contestaron, pero nosotros también estamos contra los nazis. Fue horrible porque se crea un vacío ideológico, la izquierda deja ese movimiento que está creciendo, lo deja prácticamente para que entre la derecha a ahí, y la derecha ve la posibilidad del momento, no son tontos.
Entonces, para mí es una situación muy difícil.

 

HS: ¿Cuáles son las medidas que está tomando Alemania, qué restricciones han hecho por la pandemia? ¿Qué limitaciones está teniendo la gente?

GW: Mira, yo pasé los 6 meses de verano en Berlín ahora, en esos 6 meses hubo muchas infecciones pero no hubo muertos o casos graves, muy pocos, no eran significativos. Igual seguían con el pánico.
Ahora Alemania entra en el invierno, por supuesto la gente tiene gripe, tiene bronquitis, se va a hacerse un test, más personas dan positivo. Hay muchas infecciones pero yo creo que se tendría que distinguir lo que es una infección y lo que es una enfermedad.
Todavía Alemania no entró a una crisis en que no haya más camas en los hospitales. No es así. Se prepararon bastante bien y creo que pueden enfocar el problema.
Pero ya empezaron con restricciones, cierran los restaurantes, cierran los gimnasios, la gente no se puede reunir, en realidad puede trabajar y nada más.

 

MAB: En esto de la izquierda y de lo que pasó en Europa con la izquierda y los movimientos sociales, siendo así grosero, estaba la etapa de aquellos partidos de la izquierda tradicional, el Partido Italiano, los españoles, todo aquello. Después vino la etapa en que los partidos políticos no servían y empezaba por el lado de los derechos de las mujeres, el ecologismo, todo eso. Después vino la onda de los partidos verdes y ahora, no sé en qué etapa estamos.
¿Qué decís vos?

GW: Buena pregunta...

 

HS: Sí, un apunte dentro de eso que dice Ángeles, yo me acordaba cuando vos llegaste ahora y me puse a pensar, acá hubo una época a mediados de los 90 en que se transformó en una referencia para el Frente Amplio el canciller alemán Gerhard Schröder.

GW: Pah, el más corrupto de todos.

 

HS: Era cuando se empezó a hablar de como una tercera vía, vos recordarás Gaby, acá lo tomaron como referencia. Reinaldo Gargano que fue el líder socialista decía que había que mirar hacia hombres como Schröder.

MAB: Tony Blair fue el ídolo.

 

HS: Tony Blair en Inglaterra.

MAB: Claro.

 

HS: ¿Qué pasó con él?

GW: Bueno, Schröder es especialmente un tipo muy odiado, inclusive de la propia socialdemocracia. Bueno, hoy en día es un gerente de la Gazprom de Rusia.

 

HS: Mirá vos...

GW: Un tipo al que le reprochan corrupción en gran medida, y que fue él quien hizo todo el sistema contra los pobres que está vigente hasta hoy en día.
No, Schröder es de lo último de la socialdemocracia. Si me hubieras dicho Willy Brandt, esa figura vieja, pero Schröder no, ni lo menciones en Alemania.
Inclusive lo que hace la socialdemocracia y otros partidos, ellos tienen fundaciones políticas que tienen muchos millones y millones de euros del Estado alemán, La Izquierda inclusive tiene una fundación "Rosa Luxemburgo".

HS: ¿Cuando decís la izquierda qué partido es?

GW: El partido La Izquierda, se llama La Izquierda.
No está reglamentado por ninguna ley, es decir, como están en el Parlamento y son los dueños de la caja, sí sirven, no hay ninguna ley que regule eso. Inclusive tengo muchos juicios pendientes, siempre es por lo mismo, yo soy periodista, quiero la información pública, contra los servicios de Inteligencia, contra las empresas, todo. Pero tengo uno que es contra la Fundación Friedrich Ebert, que actuaron en toda una movilización que yo hago para ampliar los derechos de los investigadores, de los ciudadanos, para tener acceso a la información pública, ellos se tomaron un abogado en contra, de la derecha, abogado conocido de la derecha, para hacer un estudio contra mi posición legal, eso después fue entregado a la Corte Suprema, Corte Constitucional en Alemania.
Bueno, yo hice un pedido de información a la fundación y quería saber cuánto le pagaron a ese abogado porque es dinero público.
Bueno, se negaron a contestar, me dijeron, sí, somos de financiación pública pero somos una entidad privada, y estoy perdiendo, ahora esa causa está pendiente en la Corte de Derechos Humanos en Estrasburgo. Vamos a ver si los jueces europeos...
Bueno, ese es un caso muy especial.
Pero esas fundaciones son como una diplomacia paralela a la diplomacia normal que tenemos y ahí los partidos políticos hacen lo que quieren porque no tienen que rendir cuentas a nadie. Bueno, a los Ministerios sí, pero son de ellos, es decir, son sus correligionarios, no tienen que rendir cuentas al público y entonces eso es muy práctico. Normalmente todos los políticos que ya no sirven para nada, les dan un puesto alto en las fundaciones, los mandan a otros países y todo eso, pero para mí en una democracia eso se tiene. Es decir, si quieren tener una fundación, que se la financien ellos, los partidos. ¿Por qué tengo yo que financiar con mis impuestos un partido equis? No hay ninguna razón.
Pero como están haciendo las leyes, en este caso ni siquiera hicieron una ley, están cerca de la caja y meten la mano.

 

MAB: Claro, ahora eso está extendido por todo el mundo, porque está dentro de esos países del Primer Mundo digamos pero después en la relación con el Tercer Mundo son unos tentáculos muy silenciosos, de bajo perfil, pero gran presencia.

HS: Desde ahí inciden en partidos, en movimientos sociales, en sindicatos, trasladan su matriz ideológica, digamos también.

GW: Sí, y acá muchos, no sé, cuando hay una campaña también gente de la base golpea la puerta a la Fundación Rosa Luxemburgo o a los verdes y dicen, ay, muchachos, ¿no nos pueden financiar el volante, nos regalan 2 mil dólares?
2 mil dólares para esas fundaciones son maníes, no son nada, pero así quedan bien, entonces mantienen sus contactos a todos los actores sociales en los países, contactos que a lo mejor la embajada no puede mantener. Entonces, a través de las fundaciones tienen más contactos con los actores sociales y políticos en los países.

 

MAB: Está saludando un oyente aquí, Adrián de La Curva, que dice: "Es muy buena la entrevista con la compañera alemana, la tiene re clara, el papel de la socialdemocracia, de los mencheviques de todos los tiempos y el pragmatismo o es para fortalecer el capitalismo y relegar los ideales socialistas. Es un honor tenerla acá después de que el fascismo aniquiló millones de luchadores contra la barbarie. Felicitaciones, un abrazo grande a todos".
Un oyente que siempre, mientras está trabajando, está escuchando.

GW: Mira, la gente vive del Estado y del sistema actualmente los parlamentarios. Y las ideas que han tenido al inicio, y había en una época algunos idealistas, ya se esfumaron, se "aspirinaron".

 

MAB: Y todo lo que surge como nuevo, como novedoso, rápidamente desaparece. Yo qué sé, vos ves cosas de España, ya ni los nombres terminás recordando, Unidos Podemos, no sé, todos los nombres. Aparecen en la televisión, una mujer que da de mamar a su hijo en el Parlamento, a los 6 meses ya aquello se lo tragó el sistema, se lo traga rápido, desaparece mucho más rápido todo.

GW: Sí, en Argentina hubo en una época un dirigente, un diputado, Luis Zamora, me acuerdo del nombre, y él en un momento dijo, ¿cómo voy a aceptar una jubilación de privilegio? Y renunció. Eso fue en los años ’90.

 

MAB: Sí, era el que vendía libros me parece, Zamora ¿no?

GW: Sí, vivía normalmente de lo que trabajaba.
Y bueno, esas jubilaciones de privilegio en Argentina no existen más para los parlamentarios. Es decir, si alguien empieza a denunciar esos privilegios, en algún momento desaparecen, pero en Alemania no, los diputados de izquierda andan en Porche, en Mercedes Benz. El jefe de Estado en el sur dice, ¿cómo voy a andar si no en un coche Mercedes Benz? Y es de los verdes.

 

MAB: Claro.
Tenemos que ir redondeando, pero Gaby, para la gente que está escuchando, uno piensa en las generaciones más jóvenes, que ha escuchado hablar de las glorias de la izquierda de otros tiempos, de grandes dirigentes, de pensadores, de ideas muy fuertes, de sacrificios de muchos militantes. ¿Cuál es el mensaje hoy? ¿Por dónde se da vuelta esto? ¿Cómo empezar a ver un amanecer en todo esto?

GW: Mira, todos los logros que estamos viviendo nosotros ahora los tenemos gracias a las luchas de esta gente. Las ideas no eran falsas, ellos se eligieron comprar y entraron en el problema de la corrupción política. Si se hubieran quedado afuera de los Parlamentos, trabajando, manteniéndose con su trabajo y seguir militando por sus ideales, ahí no hay problema. Hay personas también que viven de esa manera.

 

MAB: Las ideas no estaban equivocadas.

GW: ¡No, de ninguna manera!
Pero después se transformaron, siguen con las mismas consignas hoy esos partidos de izquierda, pero como la gente normal sabe, ‘me cuentan de derechos humanos pero ellos tienen un puesto en la Secretaría de Derechos Humanos, tienen dos secretarios y un chofer’.
Cuando uno trabaja para derechos humanos, en la causa Mercedes Benz lo hice, siempre tuve que declarar que no tenía ningún puesto, yo trabajo todos los días freelance, no tengo nada que ver con esa gente del kirchnerismo que compró todo el movimiento fuerte en Argentina de derechos humanos, con grandes figuras que hicieron mucho, hicieron una vez un juicio a los comandantes, hay que acordarse de esas cosas.

 

MAB: Sí, claro que sí.

GW: Y bueno, hoy en día cobran todos.
Y las ideas se ensucian con eso, ese es el peligro.

 

MAB: Bueno, pero vale la pena, hay que luchar para cambiar esto, hay que emprender el camino.

GW: Claro, hay que romper las….

 

MAB: Hay que romper sí.
Vamos a quedar en contacto contigo Gaby, si nos permitís presencialmente, por mensaje, por lo que sea pero mantenernos en contacto ¿no?

GW: Muchas gracias por la invitación.