BRASIL: “HAY UNA FUERTE PRESIÓN DEL GRAN CAPITAL PARA PRIVATIZAR LAS EMPRESAS DEL ESTADO”
Plínio de Arruda Sampaio Jr. Desde Brasil, 12 de noviembre de 2020.

 

Jair Bolsonaro dijo que hace dos años que está en el gobierno y no consiguió “todavía vender ninguna estatal”. Según nuestro corresponsal en Brasil, Plinio de Arruda Sampaio Jr. “hay una presión fuertísima del gran capital por las privatizaciones” que se profundiza “porque como la crisis es muy fuerte y no hay expectativa de grandes inversiones”. Pero además, hay “una presión sobre Bolsonaro porque en realidad las estatales brasileñas están muy ligadas a los militares brasileños” que “no son muy simpáticos a las privatizaciones”. Por otro lado, la agenda del gobierno de Bolsonaro fue  “muy ofensiva” que empezó “por los derechos de los trabajadores, las pensiones, la reforma de las pensiones, entonces era imposible hacer todo al mismo tiempo”. Transcribimos esta nota que usted puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/2020-11-12-plinio-de-arruda-sampaio-jr-brasil

 

Diego Martínez: Teníamos hace unos minutos una charla realmente muy amena, casi podríamos decir divertida con Plínio de Arruda Sampaio acá con Ángeles, con Hernán sobre la realidad de Brasil, sobre esta situación que pone a Brasil también como una especie de enemigo de la actual coyuntura, Plínio corregínos.
Está en guerra Brasil con la nueva coyuntura política de Estados Unidos. Bienvenido, buen día Plínio.

Plínio de Arruda Sampaio Jr.: Buen día Diego, buen día Hernán, Ángeles, oyentes de Radio Centenario, es siempre un gusto la charla que tenemos los jueves.
Mira, Bolsonaro todavía no reconoció la victoria de Biden, lo que debe dejar a Biden yo creo muy, muy preocupado. Y además esta semana lanzó la idea que si Biden presiona a Brasil por una política más razonable en el medio ambiente, entonces Brasil va a responder con pólvora.
La frase es, cuando la saliva se agota entonces es el tiempo de pólvora.
Bueno, fue un chiste total, para empezar el embajador trumpista de Estados Unidos en Brasil respondió con una foto de la flota americana para decir, bueno, este es el porte de la pólvora que tenemos nosotros. El periódico "Estadão" que es uno de los principales más conservadores hizo una comparación del poder de fuego americano y brasileño, y es una cosa absolutamente risible, ridícula. Y el vicepresidente que es un militar muy ligado a los militares americanos porque el ejército brasileño en realidad es una sucursal del ejército americano, hizo una declaración que Bolsonaro en realidad estaba haciendo pura retórica. O sea, era pura saliva la pólvora de Bolsonaro.
Entonces, es una bravata que no va a llevar a lugar ninguno pero que seguro va a ser escuchado por Biden y le va a costar carísimo a Bolsonaro en humillaciones futuras.

 

DM: El otro día conversábamos contigo esto de la necesidad que tiene Bolsonaro de siempre hacer declaraciones altisonantes, polémicas, pero no cosas chiquitas, a veces en cosas grandes. Ahora también habló sobre dejar de ser maricas haciendo una alusión también a contenidos vinculados a las opciones sexuales. Pero realmente, es como que siempre está al borde y él necesita de eso para mantenerse.
¿Cómo se explica que el presidente de un país tan importante viva así, siempre al borde?

PASJ: Mira, esto de los maricas él dice que quien tiene miedo de la Covid-19 es marica.
O sea, es una cosa absurda, yo creo que esta semana se desbordó un poquito, estaba más tranquilo y ahora salió el Bolsonaro original.
Esto tiene que ver un poco, yo creo que mucho, con la necesidad que tiene Bolsonaro de desviar la atención de las acusaciones fuertísimas y ahora oficiales del Ministerio Público, de la Fiscalía Pública contra su hijo más viejo, Flávio Bolsonaro, que fue acusado de corrupción de la más normal de la política brasileña y con pruebas muy robustas.
Entonces yo creo que es la manera que él tiene de desviar un poco la atención. Esto es un lado.
El otro lado es despolitizar todas las cuestiones y exaltar aspectos muy primitivos del pueblo. Entonces, el coraje, yo voy a enfrentar el virus con coraje. El nacionalismo compensatorio, el falso nacionalismo, entonces él manipula la opinión pública para decir, mira, los gringos nos quieren sacar la Amazonía pero yo los voy a enfrentar a bala.
Como el pueblo no tiene la más mínima noción de la desproporción de bala esto desvía un poco la atención, pero es una manera de no politizar y movilizar los sentimientos más primitivos de la gente.

 

Hernán Salina: Plínio, pero este, más allá de las bravatas de Bolsonaro, este episodio con Estados Unidos sirve para actualizar cómo es el tema de el vínculo o la relación de los militares, vos hablabas del vicepresidente, con Estados Unidos, por si alguien tiene la expectativa que a nivel de los mandos militares de Brasil hay una actitud de independencia respecto a Estados Unidos.

PASJ: Mira Hernán, ninguna, absolutamente ninguna. Los militares americanos estaban muy incomodados con el apoyo de Bolsonaro a Trump porque el establishment militar americano estaba con Biden, porque Brasil cuando yo digo que el ejército brasileño es una sucursal del ejército americano, claro que es una metáfora pero es casi, casi literal.
Entonces, no, el ejército brasileño está muy, muy orgánicamente articulado a los americanos y no se va a meter en nada de esto.

 

HS: Esto que decías del hijo de Bolsonaro, entonces, ¿cuál es su situación? ¿Por qué está complicado?

PASJ: Él está acusado por haber hecho caja 2 que es un dinero que viene no legalizado y por haber hecho una cosa que en Brasil se llama "rachadinha". Rachar es como si fuera una fisura, que se trata de un mecanismo de sacar plata de los funcionarios del gabinete del mandato. Entonces le pagas a la gente pero les descuentas 30, 50, 70, obliga a esta gente a mandar la plata en forma de plata viva al diputado.
Esta es una práctica común en la Asamblea Legislativa de Río de Janeiro, y creo que en varias otras, pero allá esto fue denunciado. Flávio Bolsonaro hacía esto y con esto logró un aumento de su patrimonio privado increíble, porque además de diputado es un empresario fantástico, compra muchos inmuebles todos con plata pura, nunca pasa por el banco, y esta plata viene de origen ilegal.
De esto hay pruebas contundentes inmensas contra Flávio Bolsonaro.
Es importante que quede claro que el problema no es de Flávio Bolsonaro, porque Flávio Bolsonaro no tiene autonomía, la familia Bolsonaro funciona como una mafia y el jefe de la mafia es el presidente, Jair.
Entonces, todos los diputados del PSOL (Partido Socialismo y Libertad) que convivieron con los hijos de Bolsonaro, mucho antes de Bolsonaro ser presidente ya comentaban que el papá comandaba todas las votaciones, que los llama todos los días y comanda toda la acción política.
Entonces, este problema no es un problema de Flávio Bolsonaro que ya sería gravísimo, es un problema del clan Bolsonaro.

 

HS: ¿Pero cabe hacerse una expectativa si va a ir preso?

PASJ: Mira, Hernán, como ya discutimos por años aquí en Radio Centenario, la Justicia brasileña es una justicia política, entonces eso depende mucho de la política. Pero sí la situación jurídica de Flávio Bolsonaro es muy, muy difícil, muy compleja.
Si irá preso no sé porque la cantidad de bandidos reconocidos sueltos en Brasil, sobre todo en el Congreso Nacional, es inmensa. Entonces eso depende prácticamente de la política.
Yo sé que para el público uruguayo esto puede parecer un poco exagerado, y lo es, pero es así cómo funciona la Justicia brasileña.

 

DM: Viene ahora la elección municipal, la elección de concejales estaduales, ¿qué expectativas hay a pocos días, porque es este domingo, de qué es lo que puede ocurrir? ¿Puede haber algún cambio importante, algo que a uno le pueda generar algún tipo de expectativa también de lo que puede generar hacia futuro con las elecciones presidenciales, o en realidad están teniendo un perfil muy bajo y no va a haber grandes movimientos?

 

PASJ: Mira Diego, tendremos un cuadro más claro de esto el próximo jueves con los resultados, pero la impresión que yo tengo es que la burguesía brasileña condujo el proceso de manera muy tranquila para ella. ¿Qué es lo que ella quería? Una solución por la derecha, dura pero todavía por adentro de la Constitución, aislando la ultraderecha, Bolsonaro, y aislando la izquierda del orden, el PT.
Yo creo que ella va a lograr y el próximo jueves podemos chequear si esto ocurrió o no, pero va a lograr estos dos objetivos.
Todo conduce para la victoria de la derecha, pero de la derecha convencional, no de la nueva derecha. El PT va a tener resultados muy, muy malos y algunos en algunas ciudades importantes como Porto Alegre, a lo mejor San Pablo, Belén, es posible que la izquierda del orden llegue a la segunda vuelta. Pero en la segunda vuelta probablemente ganará la derecha.
¿Por qué? Porque toda la agenda de la elección la condujo la burguesía, es una agenda por ejemplo que no discute la crisis sanitaria, que es el principal problema nacional, no discute la crisis económica, discute la gerencia, la administración de la ciudad que es lo que la burguesía siempre quiso.
Entonces, aunque nosotros lleguemos a la segunda vuelta y tengamos eventualmente en uno u otro lugar la izquierda del orden un resultado electoral mejorcito, desde el punto de vista político el saldo acumulado yo creo que es muy, muy bajo porque no hubo política contra el orden de crítica, nada de eso.

 

DM: Bien, uno siempre tiene la expectativa de que luego los resultados muestren algún crecimiento de algún sector un poco más combativo, un poco más en contra del sistema, en contra del orden, pero por lo que nos decís viene muy complicada la situación.
Y también esto que hablábamos más temprano de Bolsonaro marcando una agenda pro o anti Bolsonaro enturbia mucho el debate, genera un debate muy superficial.

PASJ: Muy superficial y en realidad funcional al orden.
Porque Bolsonaro se presenta de manera tan primitiva que cualquier cosa que sea un poquito mejor ya es un alivio grande.
Entonces, como la burguesía quiere algo un poquito menos malo que Bolsonaro, al presentarse muy malo Bolsonaro hace el juego de la burguesía, es funcional a la burguesía.
Entonces, yo creo que todavía esta elección fue conducida de manera muy fuerte por la burguesía, la izquierda se acomodó a esto y por lo tanto no va a tener un saldo político muy relevante en esta elección.

 

MAB: ¿Cómo hay que interpretar que Paulo Guedes, el ministro de Economía de Brasil, dijera esta semana que está frustrado porque no ha conseguido privatizar hasta ahora ninguno de los grandes activos estatales que prometió Bolsonaro en la campaña electoral, entre ellos destaca a Electrobras? Dice, hace 2 años que estoy acá y no conseguí todavía vender ninguna estatal.
¿Cómo interpretar esto que lo dijo además en un evento sobre privatizaciones?

PASJ: Mira Ángeles, yo lo interpreto de la siguiente manera. Primero, hay una presión fuertísima del gran capital por las privatizaciones. La crisis profundiza esto, porque como la crisis es muy fuerte no hay expectativa de grandes inversiones. Entonces la manera que tiene el capital de hacer lucro es comprando negocios que ya son líquidos y seguros, entonces hay una presión del mercado.
Segundo, es una presión sobre Bolsonaro, porque en realidad las estatales brasileñas están muy ligadas a los militares brasileños. Entonces los militares brasileños por un problema corporativo no son muy simpáticos a las privatizaciones, entonces es una manera también de fustigar, de apretar un poquito a Bolsonaro, y es también una disculpa para decir, no, no, porque siempre  justifican su fracaso diciendo "faltó más". Entonces ellos siempre tienen razón, porque si nada funciona dicen que faltó más.
Y cuarto, la agenda del gobierno fue una agenda muy ofensiva que empezó por derechos de los trabajadores, las pensiones, la reforma de las pensiones, entonces era imposible hacer todo al mismo tiempo. Es falso que no hubo privatizaciones porque ellos no entraron en la agenda por un cálculo político de ellos mismos, porque ellos creían que no podrían poner todo al mismo tiempo.
Entonces, yo creo que por ahí se explica un poco esta queja de Paulo Guedes.

 

DM: Plínio, como siempre, un gusto para nosotros conversar contigo, hemos repasado temas de toda la agenda, y bueno, esperemos que no se llegue a la guerra con Estados Unidos como anuncia Bolsonaro

PASJ: Sí, yo estoy en esto, mejor que guerrear contra los Estados Unidos es guerrear contra la burguesía. Entonces, por la unidad de los trabajadores brasileños con los norteamericanos, los uruguayos, contra los capitalistas es mejor, sin duda.

 

DM: Un abrazo grande y muchas gracias como siempre Plínio.

PASJ: Un abrazo para todos, es siempre un gran gusto conversar con ustedes.