GOLPE DE ESTADO EN PERÚ: “EL GOBIERNO HA SIDO DESTITUIDO POR UNA VOTACIÓN PARLAMENTARIA”
Contacto con Gustavo Espinoza desde Perú, 11 de noviembre de 2020.

Desde Perú, Gustavo Espinoza en contacto telefónico con Mañanas de Radio, analizó la situación en el país donde se ha consolidado en la práctica un golpe de Estado contra Martín Vizcarra, “que no era un gobierno de izquierda, progresista o revolucionario”, pero en el escenario concreto era un gobierno distinto al del ultra derechista que fue depuesto luego de la caída de Fujimori, que renació con Alan García y Pedro Pablo Kuczynski. Espinoza señaló que en este caso el gobierno fue destituido por una votación parlamentaria, “105 congresistas en la práctica han usurpado la función del Poder Judicial y sin ningún juicio, y sin pruebas consideran que los cargos publicados contra Vizcarra lo incapacitan moralmente para ser presidente de la República”. Transcribimos la nota que puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/2020-11-11-gustavo-ezpinoza-peru

 

María de los Ángeles Balparda: Bueno, vamos con Perú, vamos con Gustavo Espinoza a este contacto que repetimos con mucha necesidad de parte nuestra porque sabemos muy poco de lo que ha sucedido en Perú en estos últimos días.
Buen día Gustavo.

Gustavo Espinoza: Buenos días compañera. ¿Cómo está?
Mucho gusto.

 

MAB: Igualmente.
Y bueno, deseando saber, deseando conocer información y análisis de parte tuya.

GE: Bueno, lo que ha ocurrido en el Perú es una cosa bastante grave porque se ha consolidado en la práctica un golpe de Estado que ha derribado al gobierno de Martín Vizcarra. Que no era un gobierno revolucionario, no era un gobierno de izquierda, no era un gobierno progresista pero que en el contexto concreto del escenario nacional era un gobierno distinto al gobierno ultraderechista que fue depuesto por la calidad de Fujimori y que renació de alguna manera con Alan García y también con Pedro Pablo Kuczynski en su momento.
En este caso concreto el gobierno ha sido destituido por una votación parlamentaria, 105 congresistas en la práctica han usurpado funciones del Poder Judicial y sin ningún juicio y sin ningún trámite y sin pruebas han considerado que los cargos publicados contra Vizcarra lo incapacitan moralmente para ser Presidente de la República.
Y entonces han decidido, ciertamente que para tomar esta decisión se han sumado intereses concretos, intereses de grupos políticos, intereses de mafias organizadas empeñadas en preservar determinados privilegios. Por ejemplo, instituciones representativas de universidades privadas que quieren mantener la hegemonía que tienen en el campo académico, o la Confederación de Organizaciones Empresariales (Confiep) o núcleos vinculados a una llamada Coordinadora Republicana que es una estructura de extrema derecha que ha levantado críticas al gobierno de Vizcarra por distintas razones. Porque no ha podido derrotar a la pandemia, porque no ha podido aplastar al movimiento obrero, porque no ha podido imponer los contratos mineros con las empresas trasnacionales o porque no ha podido actuar contra Venezuela, o porque no ha podido de alguna manera defender, cautelar los intereses del empresariado. Que es lo que básicamente le critican dado que efectivamente en el marco de la lucha contra la pandemia el gobierno criticó a las clínicas privadas, a los consorcios de medicamentos privados y a una serie de organizaciones que estaban especulando con la salud y con la vida de los peruanos.
Esto ha generado esta contradicción y finalmente lo han derribado a Vizcarra en este contexto.
Esta acción ha generado una gran protesta nacional.

 

DM: Gustavo, para entender desde aquí, te imaginarás que los medios de comunicación el énfasis lo ponen en que fue una decisión muy contundente en cuanto a números en el Parlamento y eso le da, desde el punto de vista de la información, como una especie de respaldo democrático.
¿Por qué hablás tú de golpe de Estado? ¿Por qué se puede estar configurando allí una situación inconstitucional?

GE: Por tres razones, primero porque ha sido una destitución sin ningún procedimiento judicial. O sea, cuando te acusan a ti de un delito, te acusan ante un Poder Judicial, el juez abre una instrucción, se hace un procedimiento, una investigación, se acreditan pruebas y te sentencias, perfecto. Pero acá no, acá simplemente han habido las denuncias periodísticas y de esas denuncias se ha deducido que el presidente efectivamente es éticamente incompatible con su función presidencial y por lo tanto lo bajan. En una tarde, a las 5:00 de la tarde han votado y a las 7:00 de la noche han tomado la decisión final y a las 8:00 ya prácticamente el presidente estaba fuera del poder. En tres horas se ha consumado una acción, eso es un golpe.

 

MAB: Terrible, sí.

GE: Ahora, efectivamente son 105 votos pero son bancadas. Por ejemplo, la bancada de Alianza para el Progreso de César Acuña tiene 25 votos, si esa bancada hubiera votado como lo anunció César Acuña el día anterior, porque él dijo el día anterior que iban a votar contra la vacancia, si esa bancada hubiera votado en contra no hubieran alcanzado el número de votos suficientes para vacarlo

 

MAB: Claro.

GE: ¿Pero por qué cambió de opinión y por qué decidió votar a favor? Simplemente porque está en trámite del Congreso la aprobación para la autorización del funcionamiento de 5 universidades en las cuales efectivamente el señor Acuña tiene intereses concretos, entonces se trata de intereses personales.
Lo mismo ocurre con otras bancadas que han actuado en función de sus intereses específicos. Por ejemplo, la bancada de la UPP (Unión Por el Perú), el Sr. Vega Antonio ha sido el que ha promovido esto.
¿Qué es lo que ellos quieren? Estos quieren un indulto para que se logre la libertad del Sr. Antauro Humala que está preso desde hace varios años.
O la bancada fujimorista que lo que quiere es un indulto para que sea finalmente perdonado Alberto Fujimori.
Son bancadas, entonces son números de votos, la bancada de UPP tiene 17 congresistas, la bancada fujimorista tiene 12 congresistas, entonces, sumando estas bancadas han logrado la cantidad de votos.
La cantidad de votos simplemente indica una correlación de fuerzas pero no indica la justeza de una causa.

 

Hernán Salina: ¿Gustavo, qué pensás vos de las acusaciones que se hacen sobre Vizcarra que vienen de cuando él fue gobernador, se dice, no?

GE: Son acusaciones de los años 2002, 2003, 2004, o sea, de hace 20 años. Son acusaciones que deben ventilarse, que deben esclarecerse, discutirse, deben acreditarse pruebas, pero lo que ocurre es que ahora estas acusaciones se basan en lo que llaman declaraciones de testigos privilegiados. Estos testigos que son delincuentes que quieren lograr que le rebajen sus penas o que les exoneren sus penas y para cuyo caso requieren colaboradores eficaces, estos delatan a otras personas. En este caso esos colaboradores eficaces o colaboradores solidarios, han decidido acusar al Sr. Vizcarra.
¿Qué maquinaria ha surgido o ha funcionado en torno a esa decisión de ellos? Ellos lo han acusado a Vizcarra y entonces esas "pruebas" de los colaboradores eficaces son las que han sido tomadas como testimonios veraces. Esas acusaciones no han sido probadas, no han sido certificadas, ni siquiera esos colaboradores, son aspirantes a colaboradores, es decir que están pidiendo ser colaboradores.
Y para que los acrediten están haciendo esas declaraciones. Esto es sumamente precario.

 

DM: Gustavo, con respecto a los respaldos de Vizcarra, ¿dónde están? ¿Hay apoyo popular al ex presidente para que esto se revierta?

GE: Hay un gran apoyo popular al ex presidente, claro que sí, hay un gran apoyo popular. Mire, la misma noche del lunes han habido protestas en las calles en Lima pero además en todas las ciudades del Perú. Vizcarra ha tenido el 65, 70 y 80 por ciento de aceptación ciudadana.
Incluso hace unos 10 o 15 días, cuando se hizo una consulta ciudadana respecto a si apoyaban o no la vacancia, el 95% de la gente opinó contra la vacancia. O sea, hay apoyo popular.
Y ayer ha sido un día no sólo en Lima sino en diversas ciudades del país porque han salido miles de personas, sobre todo estudiantes, jóvenes, mujeres y las organizaciones sociales.
Claro, entre los que se han movilizado no todos apoyan a Vizcarra, hay quienes dicen nosotros no estamos con Vizcarra pero estamos contra el golpe y lo que queremos es que haya una Asamblea Constituyente.
Claro que sí, naturalmente todos quisiéramos no sólo que haya una Asamblea Constituyente sino que el Perú sea declarado un país socialista, eso es lo que quisiéramos, el problema no es lo que queremos, el problema es lo que podemos hacer en este caso concreto.
Y en el caso concreto lo único que podemos hacer es denunciar, desenmascarar y derrotar esta asonada reaccionaria y pro fascista que es la que está actuando. Hoy día ha salido por ejemplo la declaración de una llamada Coordinadora Republicana que es la ultraderecha, que no llama a esto golpe sino un tránsito democrático y que llama a cerrar filas en torno al nuevo gobierno

 

DM: ¿Y él tiene partido, tiene espacio político? O sea, estos 19 votos a favor serían...

GE: No, una de las grandes debilidades de Vizcarra ha sido esa, que no tiene partido, no tiene organización, no tiene estructura, no tiene porque los 19 o 20 congresistas que votaron por él son de otros partidos o gente independiente que no ha querido sumarse a esa acción. Él nunca quiso hacer partido.

 

MAB: ¿Y el presidente nuevo de dónde viene, a quién responde?

GE: El presidente nuevo es militante de Acción Popular. Pero Acción Popular es un conglomerado que se nucleó hace muchos años y ya no existe más y ahora es una federación de grupos. Hay accionpopulistas que han condenado abiertamente el golpe como es el caso del antiguo secretario general del partido, hasta hace unos meses nomás, el Sr. Guevara que es presidente del gobierno regional de Cajamarca que ha rechazado abiertamente el golpe y ha dicho que esta es una acción sediciosa. O el ex congresista Yonhy Lescano que es candidato a la Presidencia de la República por Acción Popular y que también ha condenado al golpe.
Y hay otros de Acción Popular que son del cogollo tradicional del partido que es el núcleo más derechista donde está García Belaúnde y está Diez Canseco que apoyan al golpe y se han convertido en algo así como consejeros del nuevo presidente, el Sr. Merino.
El Sr. Merino fue congresista electo en la última plaza por Tumbes con 5 mil votos en las elecciones de enero, y se ha convertido en el presidente de 32 millones de peruanos. Eso no es democrático.

 

DM: ¿Qué se espera que ocurra en estos próximos días desde el punto de vista institucional y desde el punto de vista de las organizaciones populares que como tú decías se han estado manifestando en las últimas horas?

GE: Bueno, en realidad es difícil porque prácticamente se ha consolidado ya el gobierno, hoy día se anuncia que juramentará el nuevo gabinete que se desconoce su composición pero va a ser un gabinete de extrema derecha. Va a ser un gabinete profundamente conservador, defensor de los intereses empresariales, ligado al Fondo Monetario Internacional (FMI), consolida el modelo neoliberal.
Lo que es previsible es que vayan a suspender las elecciones convocadas en abril, ahora han dicho que no piensan en eso, pero hay otros voceros del gobierno que han dicho que hay que ver la posibilidad de que eso también se concrete, porque lo que quieren en definitiva es ampliar el mandato parlamentario de este Congreso que fue un Congreso electo por 16 meses y quieren ampliarlo a uno o dos años más, ampliar el mandato del presidente Merino para que sea presidente no por 7 meses sino por lo menos por 2 años, y además darse tiempo con miras a las elecciones del 2021. Porque lo que ocurre es que en este momento la extrema derecha se ha dividido en varias facciones, hay como 5 o 6 candidatos con cierta fuerza que son representativos del mismo segmento de la extrema derecha o de la derecha tradicional.
Y que ahora, si compiten cada uno va a tener 5% de los votos y ninguno va a tener fuerza suficiente para siquiera pasar a la segunda vuelta. Entonces lo que ellos necesitan es darse tiempo para recomponer sus fuerzas, buscar una cierta base de unidad, ponerse de acuerdo en algo, tener una sola candidatura o dos y en todo caso competir en con más opción para las elecciones del 2021 que podrían ser el 2022.
Entonces, tienen un buen argumento, es la pandemia. La pandemia en el Perú ha sido muy grave, el Perú ha sido uno de los países más afectados porque siempre tuvo el peor sistema sanitario de América del Sur, el más precario y el más inconsistente, el más abandonado y el que estaba en condiciones más deplorables en toda la región.
Entonces hemos tenido casi un millón de infectados y tenemos alrededor de 50 mil o 60 mil muertos, algunos calculan hasta 80 mil.
Entonces, ahora se habla de la segunda ola de la pandemia, perfectamente pueden decir que en este contexto de la crisis sanitaria no hay condiciones para hacer un proceso electoral y que entonces es preferible diferirlo para después. Esto es perfectamente lo que puede ocurrir.
Entre tanto tomar medidas para ajustar la política del gobierno en los marcos del conservadurismo más extremo.

 

HS: Gustavo, para redondear por hoy, ¿qué pasa en este panorama con la posibilidad de una alternativa, de una referencia de izquierda? Aunque en los últimos tiempos en América Latina la definición de izquierda ha sido muy flexible. ¿Pero qué pasa en Perú en ese sentido?

GE: En el Perú la cosa es bien complicada porque la izquierda, lo que se llama izquierda también relativa acá está dividida en tres vertientes, hay un candidato de izquierda que representa el Sr. Cerrón que es dirigente sindical del Magisterio, está la Sra. Verónica Mendoza de Juntos por el Perú y hay un tercer candidato más de izquierda. O sea, hay tres vertientes de la izquierda, además de otras más pequeñas vertientes de la izquierda que suman en total 4 o 5 más. Entonces la izquierda está completamente atomizada, las posibilidades electorales de la izquierda son muy precarias.
de todos modos, como ha fracasado el intento de la unidad por la vía de las altas direcciones de los grupos políticos que son muy pequeños, puede haber una unidad popular hecha desde la base misma de la sociedad que se manifieste en el hecho que la gente opte por alguna de las alternativas de la izquierda en detrimento de las otras y finalmente polarice, lo cual podría permitir efectivamente que en este caso lo más probable Verónica Mendoza pueda tener más apoyo que los otros y pasar a una segunda vuelta electoral.
Eso teme también la derecha, por eso ellos temen que finalmente ningún candidato de la derecha pase y sí pase Verónica Mendoza a una segunda vuelta con un candidato de centro-derecha o simplemente de centro que se identifique más con las posiciones de Vizcarra con lo cual la ultra derecha quedaría marginada del escenario electoral.
En suma lo que puede haber si las elecciones son en abril es que, por ejemplo, a la segunda vuelta pase el Sr. George Forsyth que es un candidato de centro y Verónica Mendoza que es (...) de izquierda y no pase ninguno de la derecha por la división de la derecha.
Entonces, en ese temor es que ellos apunten a patear las elecciones para más adelante con la idea de recomponer su fuerza y levantar una candidatura que represente sus intereses más definidos.

 

DM: Gustavo, te agradecemos muchísimo este contacto, este análisis, para nosotros es importante, hay elementos que aportaste que no estaban dentro de la información que nos estaba llegando a través de los medios a nivel internacional, así que para nosotros es muy útil este contacto contigo, seguiremos de cerca todo este proceso.

GE: Mira, solamente para añadirte que hay dos elementos que están pendientes en la perspectiva. Uno es la lucha popular, o sea, la resistencia popular va a continuar.
Para mañana jueves se está convocando a una gran marcha en todo el país que va a ser una gran movilización contra el golpe.
Y segundo, el Tribunal Constitucional que es el organismo supremo que regula todas estas imposiciones tiene pendiente una decisión en torno a la legalidad o ilegalidad de la decisión parlamentaria. Podría ocurrir que el Tribunal Constitucional considere ilegal esa decisión y la deje sin efecto.
Es muy improbable pero existe en la medida en que una correlación de fuerzas social lo permita.
Entonces, efectivamente hay que meterle fuerza a la movilización social, al combate de las masas, a la acción de los trabajadores y las organizaciones representativas de la población para que efectivamente pueda abrirse paso a un cambio en el escenario político nacional.

 

DM: Muy bien, un fuerte abrazo desde aquí desde Montevideo

GE: Muchas gracias a ustedes.