El FRENTE AMPLIO Y EL PARTIDO NACIONAL APROBARON LA PRIVATIZACIÓN QUE FAVORECVE A EURNEKIAN
Informe de Fabrizzio Acosta en Mañanas de Radio, 20 de noviembre de 2020

 

 
El entonces presidente Tabaré Vázquez y Eduardo Eurnekian en el Aeropuerto de Carrasco

Un proyecto de Ley que habilita la privatización de los aeropuertos internacionales del interior de nuestro país fue aprobado en Diputados con los votos de la bancada del Partido Nacional, la bancada del Frente Amplio, tres votos del Partido Colorado y uno de Cabildo Abierto. O sea, los votos del Frente Amplio permitieron que el Partido Nacional plasme el proyecto pues la coalición multicolor no le dio los votos; y esto se dio ni más ni menos, porque este proyecto viene de la mano a lo que hizo en este aspecto el Frente Amplio en sus tres gobiernos. Transcribimos el informe de Fabrizzio Acosta que puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/2020-11-20-informe-de-fabrizzio-acosta

 

Fabrizzio Acosta: La Cámara de Diputados tuvo una sesión bastante especial porque el Frente Amplio salvó al gobierno -y concretamente al Partido Nacional- para poder sacar adelante un proyecto llamado “Sistema Nacional de Aeropuertos Internacionales”.
Porque el Partido Nacional votó todo este proyecto, pero en el Partido Colorado sólo votaron los tres de los Diputados que integran ese sector político; de Cabildo Abierto -de toda la bancada- sólo votó una legisladora una disputa. Y el Partido Independiente votó en contra; entonces necesitaba votos del Frente Amplio. Y el Frente Amplio apareció para salvar este proyecto, que busca que los concesionarios Puerta del Sur -el concesionario del Aeropuerto de Carrasco y del Aeropuerto de Laguna del Sauce- participen de lo que es el mantenimiento de aeropuertos en el interior del país -en Rivera, Colonia, Tacuarembó- y a cambio de participar en ese mantenimiento, se le va a dar una prórroga, se les va a extender el tiempo de explotación de esos dos aeropuertos por 50 años más.
La concesión del Aeropuerto de Carrasco tendría que terminar en 2023, pero ya el gobierno de José Mujica por decreto, le había extendido al Consorcio que maneja Eurnekián hasta el 2033, 10 años más. Y ahora, con este proyecto, se extiende 50 años más.
El gobierno de Tabaré Vázquez en el 2019 le había extendido también hasta el 2033 la concesión a la empresa que está a cargo de la explotación del Aeropuerto de Laguna del Sauce, y ahora se le extendería 50 años más por participar de esta actividad.
¿Qué es lo que se dice? Que se debería esperar hasta el 2033 y en todo caso hacer un llamado para ver si hay otros interesados en esa explotación, en mejor cantidad, y se genera una competitividad, una competencia, que el gobierno liberal debería llevar adelante en relación a conseguir -tal vez- mejores inversiones, o que se mejore la oferta por parte de estos aeropuertos. No concedérselas sólo porque hagan mantenimiento de los aeropuertos internacionales de interior el país, que lo debería hacer el Estado.
Iván Posada, Diputado del Partido Independiente, habló de este tema y decía lo siguiente:

Iván Posada: Notoriamente lo que se está previendo es la posibilidad de ampliar los plazos de la concesión que actualmente tiene la Corporación América Puerta del Sur, sociedad anónima en el caso del Aeropuerto Internacional de Carrasco; CAISA en el caso del Aeropuerto de Laguna del Sauce y que por prórrogas que se establecieron vencen en el año 2033. Repito. Las concesiones actuales vencen en el año 2033.
La concesión del Aeropuerto Internacional de Carrasco que se hizo mediante subasta después de una fallida licitación, muy cuestionada desde el punto de vista político, se estableció en 20 años. Vencía en el año 2023. Esa inversión tuvo por el lado de la subasta una inversión de treinta y cuatro millones y medio de dólares para comprar las acciones que tenía digamos, a través del sistema de subasta y después una inversión de 165 millones de dólares. Es decir que en total, la inversión en el Aeropuerto Internacional de Carrasco fue -entre lo que se pagó por la subasta y la inversión en infraestructura- del orden de doscientos millones de dólares.
En 20 años y pagando un canon que en algún caso llegó a ocho millones de dólares había un mínimo establecido de dos millones y medio. Esa inversión fue rentable y de acuerdo a lo que aquí se establece, evidentemente tuvo una rentabilidad mayor igual al 14% de tasa interna de retorno. Y que claramente esa inversión resultó -esa inversión que hablábamos 200 millones-, resultó repagada y obtuvo un beneficio durante ese período de 20 años.
Quizás hubiera sido necesario esperar el vencimiento del año 2023 y no haber, por decreto, establecido en el año 2014 una prórroga de 10 años adicionales por una inversión que en realidad dista bastante de la que fue originalmente pactada.
Porque me atrevo decir que con los valores que están establecidos en esa prórroga del año 2023 al año 2033 claramente, la rentabilidad de la explotación del Aeropuerto Internacional de Carrasco fue aún mayor que la establecida originalmente.
También se prorrogó la concesión del Aeropuerto de Laguna del Sauce y la aprobación de la concesión del Aeropuerto de Laguna del Sauce es bastante más reciente, señor presidente, está fechada 28 de marzo del 2019. Y de allí se llevó del plazo que tenía al 2033.
Consecuentemente creo que no hay ninguna razón, ningún objetivo nacional, máxime después de haber escuchado la intervención del diputado Sebastián Cal en cuanto al estado de los aeropuertos internacionales que se pretenden concesionar y sobre, respecto a los escasos recursos que se le asignan a la Dirección Nacional De Infraestructura Aeronáutica para el mantenimiento de los aeropuertos, aeroclubes, aeródromos y demás, a nivel de todo el país. De los cincuenta y dos millones de dólares que se recaudan -por lo menos que se recaudaron en algún año- como bien se dijo acá, algo más de tres millones es únicamente lo que se destina.
Entonces lo que precisamos en esos aeropuertos -que por cierto carecen de un mercado desarrollado- es en todo caso una mayor presencia del Estado. Y no una concesión privada, una concesión a privados, que claramente no sería rentable y que solamente sustentaría su rentabilidad sobre la prórroga de las actuales concesiones del Aeropuerto Internacional de Carrasco y del Aeropuerto Internacional de Laguna del Sauce.
A todas luces señor presidente, un negocio inconveniente para el Estado uruguayo y para la sociedad uruguaya toda.
El mejor negocio desde nuestro punto de vista para la sociedad uruguaya sería esperar a que nos acercáramos al vencimiento de las concesiones actuales, y allí nuevamente poner en práctica la idea que llevó adelante el presidente Jorge Batlle de someter a subasta la concesión; porque es la mejor forma de defender en definitiva el interés nacional por su transparencia y porque en definitiva allí claramente se ponen en juego y se cuantifican a la luz de todo el mundo, el valor de una concesión de esta naturaleza.
Y no cómo está planteado en este proyecto de Ley qué en forma particularmente opaca, se plantea una facultad al Poder Ejecutivo que en definitiva supone renunciar -desde nuestro punto de vista- a lo que sería una mejor defensa del interés nacional en función de lo que podría generar de ingresos para el Estado uruguayo.
Por otra parte señor presidente, a diferencia de lo que opina el señor Ministro de Transporte y Obras Públicas, yo creo que esta situación, la situación de pandemia, es la peor situación que enfrenta todo el sector. Por tanto plantearse un negocio de estas características. En esta situación de pandemia es un error; es un error político que de nuestro punto de vista también no parece, en tal sentido, que debemos rechazar.

 

FA: Ahí tenían la palabra entonces del diputado Iván Posada, reitero igual el proyecto salió aprobado con los votos de la bancada del Partido Nacional, la bancada del Frente Amplio, tres votos del Partido Colorado y uno de Cabildo Abierto.

Antecedentes

Uruguay cuenta con once aeropuertos con categoría internacional, calificación que se otorga a aquellos aeródromos que cumplen con las normas de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI). De los once aeródromos internacionales hay dos que ya funcionan en régimen de concesión: el Aeropuerto Internacional de Carrasco, emplazado en el límite entre Canelones y Montevideo; y el Aeropuerto Internacional de Laguna del Sauce, en Maldonado.
Las dos concesiones están hoy en manos de la Corporación América Airports (CAA), un holding de origen argentino con base en Luxemburgo, cuya principal figura es el empresario Eduardo Eurnekian.
Hagamos un poco de historia. En 2003, durante el gobierno de Jorge Batlle, cuando se dispuso un llamado para concesionar el Aeropuerto de Carrasco, Eurnekian resultó adjudicatario por 20 años a través de la empresa Puerta del Sur SA. Entre otras cosas, se comprometió a edificar una nueva terminal de pasajeros, la que diseñó el arquitecto Rafael Viñoly, que fue inaugurada en diciembre de 2009, sobre el final de la primera presidencia de Tabaré Vázquez. Luego, en 2014, el Estado y Puerta del Sur SA acordaron extender la concesión por 10 años más, llegando a 30 años, el máximo permitido, lo que implica que la gestión de Eurnekian se prolongará hasta 2033.
El caso del aeropuerto de Punta del Este es algo diferente. Esa concesión data de 1991, estuvo inicialmente a cargo de un consorcio de cinco empresas, de capitales uruguayos, argentinos y canadienses, y se destacó por la terminal de pasajeros diseñada por el arquitecto Carlos Ott. En 2008 el grupo Eurnekián adquirió esa concesión y el año pasado acordó con el gobierno una extensión del contrato hasta el 2033.
Así que las dos gestiones -Carrasco y Punta del Este- caducan el mismo año: 2033. Llegado ese momento el Estado tendrá tres opciones: recuperar los aeropuertos y operarlos directamente, realizar un nuevo llamado o prorrogar las concesiones hasta totalizar los 50 años. Desde el gobierno y buena parte del espectro político se da como un hecho que cuando se aproxime el vencimiento del plazo Eurnekian negociará una extensión del negocio.