“HAY UNA DECADENCIA GRANDE EN EL PT QUE VA A DESPERTAR UNA LUCHA INTERNA MUY FUERTE”
Contacto con Plínio de Arruda Sampaio Jr. Desde Brasil, 3 de diciembre de 2020.

“El PT encarnó un poquito la idea de lo mismo de siempre, cuando la gente quiere algo diferente porque la vida está muy mala, dijo nuestro corresponsal en Brasil, el Economista y analista político Plinio de Arruda Sampaio Jr. Explicó que hay “una decadencia grande” que “va a despertar una lucha interna en el PT muy fuerte” entre “la burocracia que quiere seguir todo igual y los políticos carreristas que dicen, bueno tenemos que hacer algo diferente porque si no nos come el PSOL y además nos come la descreencia de la gente con nuestras propuestas”. Transcribimos la nota que puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/2020-12-03-plinio-de-arruda-sampaio-jr-brasil

 

Diego Martínez: Recibimos a Plínio Arruda Sampaio Jr. desde Brasil.
Buen día Plínio

Plínio de Arruda Sampaio Jr.: Buen día Diego

 

DM: Pasaron las elecciones municipales. ¿Qué se podría decir del resultado de estas elecciones a nivel departamental, regional, municipal?

PASJ: Mira, yo creo que como resultado de la segunda vuelta ya se puede hacer un balance general de los ganadores y perdedores. Yo diría que son dos las tendencias principales, primero, entre los votos válidos gana la derecha y la ultraderecha. La derecha neoliberal más ideológica PSDB (Partido de la Social Democracia Brasileña), DEM (Demócratas) y la derecha fisiológica que ahora está con Bolsonaro gobiernan 75% de la población brasileña. Fueron ellos quienes más ganaron.

 

DM: Cuando hablamos de PSDB es Fernando Henrique Cardoso digamos la figura más emblemática de ese partido, para poder tener una referencia

PASJ: Exactamente, Fernando Henrique Cardoso es el PSDB, el MDB (Movimiento Democrático Brasileño) es el de Michel Temer y el DEM es del presidente de la Cámara de Diputado Rodrigo Maia.
Pero los que más ganan es la gente de lo que nosotros llamamos "centrão" que es la base parlamentaria de la dictadura militar. Este es el origen de esta gente.
Bueno, la ultraderecha tuvo el doble de votos y ahora gobierna más o menos el 9% de la población brasileña que es el 60% más de lo que gobierna toda la izquierda brasileña PT (Partido de los Trabajadores ), PSOL (Partido Socialismo y Libertad) y PCdoB (Partido Comunista de Brasil).
Bueno, entonces esta es la primera tendencia, la institucionalización de lo que yo llamo de solución liberal autoritaria para la crisis nacional tuvo una victoria coyuntural. Pero al mismo tiempo los que no votan porque no creen en el sistema, aquí la votación en Brasil es obligatoria pero la abstención fue de un 30%. Y si sumamos a esto los que votaron nulo y en blanco, esto alcanza a nivel nacional un 38% y es creciente, es mucho mayor de lo que ocurría en las elecciones pasadas.
Lo que quiere decir que, por ejemplo, en Río fue 47%, en San Pablo los votos, las abstenciones nulas y en blanco fueron mucho mayores que el alcalde elegido de la ciudad de San Pablo. Lo que quiere decir que la crisis de credibilidad del sistema persiste.
Entonces la derecha tiene una victoria coyuntural porque de cierta manera legitima el sistema pero desde el punto de vista estructural el descontento de la población con el status quo permanece enorme y se manifiesta en un repudio al sistema político brasileño. Yo creo que estas son las dos grandes tendencias.

 

DM: ¿Cómo se logra darle un sentido a esta abstención y a este número importante de brasileños que no encuentran hoy alguien que los identifique para darle un voto?

PASJ: Mira, uno interpretar esta gente que no vota no es fácil, pero tampoco es un misterio muy grande, porque si hablas con la gente humilde en Brasil la gente va a decir, los políticos son todos ladrones y todo queda igual. No importa por quién votes, todo va a quedar igual.
Entonces esto es generalizado en el pueblo brasileño, ahí hay los que dicen, bueno, todos son iguales pero yo voy a buscar una fisiología, yo voy a cambiar mi vito por algún tipo de ventaja inmediata, que puede ser comprar votos, algún tipo de beneficio que el político le ofrezca.
Pero la verdad es que estos votos expresan sí un descrédito fuerte en el sistema.
Bueno, ¿quién tiene capitalizado esto? Cuando agarramos los votos, tomemos como ejemplo la ciudad de San Pablo, la diferencia entre Boulos y Covas los dos candidatos a alcalde y Haddad y Bolsonaro los dos candidatos a presidente hace dos años atrás, es idéntica. La derecha ganó 60% a 40%.
Lo que quiere decir que en dos años de crisis, de pandemia, de gobierno torpe del gobierno estatal brasileño y de la municipalidad, la izquierda no logró ganar un 1% de los votos. ¿Y quién es que canaliza esto? La ultraderecha que canalizó con un discurso en teoría antisitémico aunque sea más sistémico que el sistema, pero se presentan como antisistémicos.
Entonces, aquí hay un claro problema de diálogo de la izquierda del orden con la gente descontenta. O sea, la gente ya no se siente representada por la izquierda del orden, y esto es lo que pasa cuando vemos los votos de la izquierda, entonces la izquierda en conjunto disminuye el voto, el número, no en la ciudad de San Pablo pero en el cómputo nacional. Dentro de la izquierda el PT pierde, el PCdoB pierde todavía más y el PSOL gana, pero gana en un juego de suma cero, porque la verdad es que quien está ganando este juego es la derecha y la ultraderecha, aunque dentro del campo de la izquierda el PSOL tuvo un pequeño avance electoral, no cuantitativo

 

DM: Bien, lo que yo me preguntaba era si ese poco más de 30% era gente que podía participar de un proceso popular o es gente que está en otro sentido, buscando otras alternativas. Si eran posibles soldados de la revolución.

PASJ: Sí, pero yo estoy de acuerdo, yo creo que la izquierda tiene que dialogar con los descontentos, y sobre todo con los descontentos con el sistema.
Entonces, de este conjunto de más o menos 40% de gente que dice, bueno, todos los políticos son iguales, esto no va a cambiar nada, yo creo que la izquierda tiene que tener un programa de cambio, empezando por decir en la campaña que pretende hacer cambios estructurales. Porque si la izquierda se presenta como un gerente de la estructura, para hacer una gerencia de la ciudad sin cambios estructurales, la gente mira y dice no, yo ya no creo en esto.
Entonces, yo creo que sí hay un espacio muy, muy grande de gente que quiere cambiar las cosas en serio pero no sabe cómo hacerlo y esto se encamina para la ultraderecha, que es una cosa que yo tengo dicha muchas veces aquí. Nosotros, la izquierda, al no disputar el futuro, dejamos el futuro en manos de la ultraderecha.

 

Hernán Salina: ¿Cómo sigue el proceso en ese que fuera el principal partido de izquierda de América Latina como el PT en este proceso tras la gran derrota? Estoy viendo en la prensa brasileña debates entre Jaques Wagner y Valter Pomar, entre dirigentes veteranos, dirigentes que tuvieron altos cargos ministeriales, de gobernadores, lo típico que ocurre tras las derrotas.

PASJ: Mira Hernán, el resultado del PT es melancólico porque es una decadencia electoral muy, muy fuerte. Para que tengan una idea, por primera vez en décadas el PT no gobierna ninguna de las capitales brasileñas, entonces el PT se convirtió en un partido desde el punto de vista electoral menor, que tiene pocas Alcaldías, ningún gobierno estatal y que tiene presentado de manera sistemática una disminución de los votos.
Y esto es porque el PT encarnó un poquito la idea de lo mismo de siempre, cuando la gente quiere algo diferente porque la vida está muy mala.
Entonces, es una decadencia grande, esto va a despertar una lucha interna en el PT muy fuerte, lo que garantizaba la unidad del PT en última instancia era la fuerza enorme de Lula. Lula tuvo una presencia muy discreta en estas elecciones y no tiene presentado mucho apetito para la política. No sé si se cansó, no sé si está con muchos problemas, no sé si la prisión lo dejó un poquito abatido, pero la verdad es que sin Lula la guerra civil en el PT será grande, entre la burocracia que quiere seguir todo igual y los políticos carreristas que dicen, bueno tenemos que hacer algo diferente porque sino nos come el PSOL y además nos come la descreencia de la gente con nuestras propuestas.

 

HS: Pero en la interna del PT no es una autocrítica de los problemas de ética que hubo, todo aquello.

PASJ: Mira, el PT en relación a los problemas de ética hizo un movimiento de crítica y después retira la crítica y después recoloca la crítica, pero la verdad dura y cruda es que el PT no puede hacer esta crítica profunda porque el sistema político brasileño en la primera división exige la corrupción.
Entonces, toda crítica que se haga es una crítica hipócrita, porque todos tienen el sistema de caja 2 y de plata por afuera.
Lo que sí sería la autocrítica es la autocrítica de decir, nosotros abandonamos a la clase obrera, nosotros dejamos de luchar, dejamos de ocupar las calles y esto era lo que nos daba votos (...) de robar.
Pero esta otra autocrítica el PT ya no tiene posibilidad de hacerla desde el punto de vista histórico

 

DM: Muy bien Plínio, como siempre, un gustazo poder conversar contigo.
Te mandamos un fuerte abrazo y como siempre el jueves que viene volvemos al contacto

PASJ: Fuerte abrazo Diego, Hernán, siempre una gran honra poder hablar y discutir con ustedes de Radio Centenario.