“LOS TRABAJADORES DE CENTINELA SUFREN LAS MALAS CONDICIONES DE TRABAJO Y PAGAN CON SU SALUD LAS CONSECUENCIAS”
Entrevista a Adolfo Carrillo del sindicato de Centinela, 9 de diciembre de 2020.

Los trabajadores de la empresa de seguridad Centinela, propiedad del coronel retirado Daniel Cervini, siguen denunciando las malas condiciones de trabajo y la persecución sindical, con continuas sanciones injustificadas a los trabajadores sindicalizados. Adolfo Carrillo, trabajador nicaragüense que forma parte del sindicato compartió ‘Mañanas de Radio’ para dar detalles de la situación cotidiana en que desarrollan sus labores. Comentó que son 800 los empleados de Centinela y trabajan en “condiciones paupérrimas, condiciones infrahumanas, en la intemperie en estas condiciones de emergencia sanitaria y en el crudo invierno” además de “sin sanitarios para las necesidades, no hay agua, no hay electricidad”. Transcribimos esta nota que usted puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/adolfo-carrillo-sindicato-de-centinela

 

Hernán Salina: Abrimos otro capítulo, mirando la realidad de trabajadores en nuestro país que como en muchas áreas se ha enriquecido, podríamos decir, con la incorporación de inmigrantes, de hermanos de pueblos latinoamericanos particularmente que buscando un mejor horizonte económico, como los uruguayos hemos hecho por el mundo, han llegado a nuestro país.
Y una de esas áreas con la presencia de trabajadores inmigrantes es la seguridad privada, en noviembre tuvimos por acá , el 11 de noviembre si no me equivoco, trabajadores de la empresa Centinela y hoy estamos recibiendo, porque habían quedado muchas cosas por hablar, a Adolfo Carrillo, trabajador de esa empresa, integrante del sindicato Sitracen (Sindicato de Trabajadores de Centinela), él es nicaragüense y ha venido a nuestro país como miles de distintas naciones latinoamericanas que hemos recibido en estos últimos tiempos.
Bienvenido a Radio Centenario Adolfo, gracias por estar esta mañana

Adolfo Carrillo: Gracias a ustedes por invitarme a esta entrevista.

 

HS: Y sabemos que van a participar otros compañeros tuyos vía telefónica, esperamos que el tiempo nos dé para que puedan participar la mayoría de ellos. ¿Por dónde te gustaría empezar a actualizar la realidad que ustedes hace tiempo nos vienen contando en esta empresa y en este sector de la seguridad privada?

AC: Bueno, el primer aspecto es que en la modernidad se comprende la responsabilidad social empresarial, es la forma civilizada de hacer empresas, de dirigir empresas y de administrar recursos financieros, humanos, económicos, operativos.
Y la empresa Centinela no cumple con los requisitos civilizados y modernos de la responsabilidad social empresarial, ya que lo principal es cuidar el recurso fundamental de la vida y de la producción que es el recurso humano. Cuando el recurso humano sufre malas condiciones de trabajo, condiciones paupérrimas, condiciones infrahumanas en la intemperie en estas condiciones de emergencia sanitaria y el crudo invierno que se desarrolla en las estaciones de invierno, por supuesto, entonces el recurso humano, los trabajadores de Centinela que cumplen la misión de las diferentes posiciones y responsabilidades, sufren los embates y pagan con su salud las consecuencias.

 

Diego Martínez: ¿Más o menos cuántos trabajadores hay en Centinela?

AC: Aproximadamente 800

 

HS: ¡Es grande!

AC: Sí

 

DM: Y están viviendo, como vos decías, situaciones de deterioro de la fuente de trabajo, de las condiciones de trabajo. Además de lo que planteabas de la vestimenta, ¿en qué cosas considerás que es importante resaltarlo?

AC: Bueno, no hay sanitarios para las necesidades, no hay agua, no hay electricidad

 

HS: ¿Eso en dónde Rodolfo?

AC: Por ejemplo en la Rambla, en Colonia.

 

DM: Ustedes tienen asignado seguridad en lugares que no tienen esas mínimas condiciones.

AC: En la mayoría de los lugares no hay esas condiciones mínimas.

 

HS: ¿En la Rambla por ejemplo dónde los ponen a cuidar?

AC: Sobre la pista que se está construyendo.
Inclusive escribí un poema...

 

DM: ¿En la obra de UPM?

AC: Sí, de UPM

 

HS: ¿La Rambla allá en la zona de Capurro, me decís, frente al puerto?

AC: Aquí nomás, sí, frente al puerto, aquí nomás.

 

HS: ¿No les ponen baño químico, por ejemplo?

AC: Bueno, los baños que hay son de la empresa Saceem, pero por ejemplo la gente de Colonia no tiene.
Entonces, no se cumple con la responsabilidad social empresarial, no se cumple con las leyes de condiciones de trabajo en salubridad y en seguridad laboral, hay muchas quejas de los compañeros, inclusive yo las viví.
Entonces tampoco da cumplimiento la empresa Centinela a las políticas, regularidades, regulaciones y reglamentos salariales como es el pago de las horas extras, la nocturnidad, la media hora, el pago de los feriados no laborables no se paga doble, no existe respeto para el descanso.
Entonces eso hace que las políticas salariales y reivindicaciones económicas no las cumpla Centinela. Tampoco el trato, el buen trato, el trato humano que debe haber normal y civilizado.

 

DM: Adolfo, Centinela asociado a la obra del tren de UPM que cuando se cayó el techo de la casa en Paso Molino - esta familia que estaban demoliendo una casa lindera y le tiraron el techo arriba mientras estaban trabajando- la empresa de seguridad a cargo de cuidar la casa mientras estaban ellos alojados en un hotel para que la repararan el techo, era Centinela. Por eso la relación de la obra del tren de UPM con esta empresa.

HS: Me está diciendo Adolfo mientras aguardamos la llamada de uno de los primeros trabajadores que va a participar vía telefónica, que escribió un poema. Bueno, el pueblo nicaragüense tiene inmensos poetas así que Adolfo está haciendo honor también a su país.
A ver Adolfo...

AC: Bueno, si Martín Fierro retornara de la muerte creo que él pensaría exactamente así sobre la empresa Centinela, del señor Daniel Cervini. El poema se llama "Nuevo Martín Fierro del sindicato".
Se oyen los cantos de Martín Fierro,
reflejan espanto en triste lamento.
Causa desencanto la estancia oscura
que auctor tira mantos turbiando derechos.
Pregunto por tanto, ¿qué es Centinela
y en tanto cuánto será tan vetusta?
Mi siglo es mejor aún sin un pingo,
sin este dolor del monte de abusos;
del trato peor por ser sindicato
que causa pavor a empresa sin alma.
Mi fiero clamor yo propago al viento,
mi sueño mayor: un humano trato.
En el monte canto, soy caucho de amor
por borrar espanto de injusto auctor.”

 

DM: Muy bueno

HS: Bueno, ver qué ejemplo de cómo incluso la poesía que a veces se muestra como algo tan separado de la vida cotidiana de la gente, se puede incorporar a la realidad y a la lucha de los trabajadores.
Te pedimos que nos pases el texto después por algún mensaje para tenerlo.

AC: Claro que sí

 

HS: Bueno, nos van a avisar cuando tengamos alguna de las llamadas de los trabajadores que están planteando, vos ahí mencionás al dueño, al propietario de la empresa que es un militar retirado ¿no?

AC: Sí, así es

 

DM: ¿Él tiene relación directa con ustedes o en realidad son los encargados? ¿Alguna vez tuvieron posibilidad de reunirse con el dueño de la empresa?

AC: Bueno, cuando surgió la primera situación mía con respecto a que yo le informé a él directamente que habían condiciones paupérrimas, condiciones de pandemia y del crudo invierno, él no me respondió

 

HS: ¿Pero él los recibió directamente por una reunión como sindicato?

AC: No, vía Whatsapp, y no dieron respuesta.
También le planteé la cuestión de los horarios porque no nos pagan nocturnidad.
Entonces, lo que él me dijo era simplemente que si yo quería que me trasladaran y yo le dije que no, que ahí yo estaba bien, porque me parecía injusto que las condiciones paupérrimas iban a continuar y que yo lograra cierta comodidad. Me pareció mejor gestionar de una forma civilizada...

 

DM: No era algo personal

AC: No era nada personal.
Entonces escribí un poema, me calenté por una vela que encendí en un mueblecito que nosotros recogimos que estaba botado que era de Sitracen, entonces me sancionaron 5 días. Hablé con el señor, le mandé audios al señor Daniel Cervini, no me respondió, me suspendieron, me cambiaron de lugar, me anduvieron así trabajando menos días y no pagándome de acuerdo al salario de un empleado mensual, me tuvieron como jornalero, disminuyendo mi salario como en un 20% o 30%.
¿Entonces qué pasa? Después me sancionaron otra vez por hacerme presente en mi trabajo un 28 de octubre y me disminuyeron mis días de trabajo y mi salario

 

DM: ¿Te sancionaron por ir?

AC: Por ir a mi trabajo

 

DM: Porque estabas suspendido y fuiste igual

AC: No, yo no estaba suspendido, simplemente por hacerme presente en mi trabajo, porque me presenté

 

DM: Pero...

AC: Bueno, eso es lo absurdo, lo ridículo de no saber qué hacer con el aparato administrativo. No les importa perjudicar la vida, el salario, la moral, condiciones de trabajo, el respeto de los trabajadores.
Entonces, después me tuvieron en octubre trabajando nada más 6 días

 

DM: Y ustedes son jornaleros...

AC: No, no somos jornaleros, somos empleados regulares de acuerdo a un pago mensual

 

DM: ¿Y cuando trabajan 6 días cómo hacen?

AC: Te pagan 6 días, cosa que deben de pagar porque tienen puestos y ubicaciones donde pueden a uno ubicarlo.
¿Entonces qué pasa? Que con los delegados, con los compañeros sindicalizados, realizan represión, persecución y discriminación para tratar de perjudicar su salario. Por ejemplo a mí me enfermó, tuve que ir al médico porque yo no podía dormir ni de día ni de noche, tenía problemas patológicos y los médicos me dijeron que tenía que trabajar de día y dormir de noche. Entonces ellos simplemente me dieron 6 días de día en el mes de octubre y 10 días de día en el mes de noviembre, mi salario disminuyó como en un 60% o 50%.
¿Entonces qué pasa? Que compañeros que están allá en Atlántida, que sufrieron las mismas consecuencias, por ser sindicalizados y por ser delegados fueron enviados a paro, yo diría paro forzoso, como represión. Después fueron ubicados y sin pagarles sus respectivas prestaciones, de nocturnidad, de horas extras y ahora los tienen así al stand-by

 

HS: Ahora, Adolfo, más allá de lo que nos quieras seguir detallando después, la pregunta de todo esto es ¿ustedes han ido al Ministerio de Trabajo, a los organismos que tienen que controlar estas cosas? ¿Qué les han dicho?

AC: Bueno, simplemente el que se ha hecho presente es el abogado de la empresa, no da respuestas, simplemente escucha.

 

HS: Pero ustedes...

AC: Y hemos estado, en Dinatra por ejemplo hemos estado presentes, presentamos las situaciones y el abogado simplemente escucha, toma nota y no hay respuesta.

 

HS: ¿Pero desde la Dinatra qué les dicen, desde el Ministerio?

AC: Simplemente que dialoguemos, que nos reunamos, pero nosotros queremos como colectivo de delegados dialogar con el dueño de la empresa.

 

HS: ¿No dicen de mandarle una inspección, por ejemplo?

AC: Sí, hemos hecho las denuncias respectivas a través de nuestro sindicato y Fuecys.

 

HS: Pero el Ministerio no ha mandado inspección.

AC: Bueno, sinceramente no. Una inspección requiere solución para que sea efectiva, y nosotros no hemos visto ningún cambio en los diferentes lugares o puestos.
Realmente nosotros creemos que las vías administrativas se han agotado, necesitamos movilizarnos, denunciar como lo hemos hecho aquí en esta emisora en esta segunda ocasión, para que sepan los trabajadores de Centinela y sepa el pueblo uruguayo en general que hay condiciones de precariedad, hay condiciones de represión y de injusticia.
En este siglo XXI y en un país como Uruguay que es un país de estado de derecho no puede haber las injusticias y las condiciones infrahumanas de trabajo. Creo que esto debe de parar, centinela debe de rectificar.
Rectificar porque somos seres humanos, merecemos respeto, merecemos toda consideración porque somos los que producimos la riqueza. Nosotros producimos la riqueza, la empresa la administra y por supuesto obtiene la ganancia

 

HS: Bueno, vamos rápido a aprovechar el tiempo que nos queda.
"Un saludo al compañero Adolfo Carrillo, delegado de Sitracen, integrante de Fuecys. Esto no es novedad pero seguimos con conflictos laborales, todos los días hay uno. Los subgerentes y gerentes aplican tácticas psicológicas para desafiliación del sindicato" -dice Quique el orejano del Remanso de Neptunia.
Teresita de La Teja dice, "¡Qué maravilla el poema y el decir! Digno representante de su cultura nicaragüense. Felicitaciones, gracias por compartirlo".
Nelly dice, "Buen día. Lamentablemente los trabajadores tercerizados, limpieza, seguridad, cobramos sueldos de hambre y trabajamos en condiciones lamentables. A los trabajadores de la limpieza se nos sacó la antigüedad más o menos 700 pesos se nos bajó más el sueldo. El supuesto aumento de sueldo son 3 pesos la hora, no llegamos a 100 pesos".

 

DM: Está en línea como habíamos prometido Daniel Sugo a quién recibimos también por esta situación. Daniel, bienvenido, buen día

Daniel Sugo: Buen día.
Mirá, es justamente para complementar un poco lo del compañero Carrillo ahí que está denunciando sobre la situación de los compañeros de Centinela.

 

DM: Bien, decinos.

DS: Lo que te podemos decir es que todo lo que ha narrado él más o menos va en esa línea y agregamos que los subgerentes algunos son retirados militares, están aplicando como en la época de la dictadura una cuestión psicológica frente a los compañeros de persecución. Inclusive algunos (...) que tenían que ir a ahí no fueron porque fueron conversados por los subgerentes, gente que está adiestrada como en la época de la dictadura, entonces a los compañeros un poco como que les hacen una amenaza ahí. ¿Por qué se afilia al sindicato? ¿Por qué está acá o allá? Y bueno, un poco los compañeros se han sentido medio ahí, es brava la situación para ellos, uno está acostumbrado pero esta gente que es de otros países está en una situación más vulnerable ¿no?

 

HS: Igual no hay que acostumbrarse Daniel ¿no?

DS: ¡Por supuesto!
Es gente muy vulnerable, inclusive algunos no tienen familiares acá y el sustento que ganan es un poco para mantenerse en una pensión, para comer y mandar algún pesito para su familia

 

DM: ¿Sugo, esta empresa Centinela tiene a cargo la seguridad de alguna empresa pública?

DS: Mirá, en este año, acá en Canelones por ejemplo yo ahora estoy en el seguro parcial, yo estuve trabajando en Centros Barriales que son dependencias de la Intendencia de Canelones, y ha tenido en otros lugares sí

 

DM: O sea, saliendo de estas condiciones o podría no saberlo pero debería, se está contratando por parte del Estado, en este caso vos mencionás la Intendencia de Canelones, a esta empresa que no permite organización sindical

DS: Seguro, este servicio se terminó, hay otra empresa ahora. Tengo entendido que hay otra empresa que inclusive hasta le pagan el 75% del salario y un 25% se lo pagan después. No, peor todavía.
Justamente hace unos días me comuniqué con un edil de Canelones, Núñez que recién asumió, le digo, mirá, te pongo al tanto de la cuestión, la cosa viene así, estas empresas, la Intendencia no controla esto, tienen que ser más controladores igual que la OSE. ¿Porque qué pasa? Contratan a una empresa tercerizada y resulta que no cumplen con los trabajadores, después los trabajadores terminan haciendo juicios porque no tienen más remedio y terminan citando a las empresas públicas como puede ser OSE o en este caso puede ser la Intendencia u otra dependencia

 

HS: ¿Qué pasa con el sindicato, con Fuecys, los está apoyando, les plantea alguna alternativa de lucha ante esto?

DS: Mirá, lo concreto, se han hecho varias denuncias en el Ministerio de Trabajo, varias denuncias, de acoso, de condiciones de trabajo. Hay unos compañeros en Colonia, que ahora los mandaron, no se sabe en qué situación están porque ahora nosotros estamos ahí atrás de ese tema, lo querían hacer llamar un despido.
¿Qué pasa? Una empresa que está haciendo la Ruta 54 en Colonia levantó las máquinas, las llevó para un depósito no se sabe dónde y los compañeros quedaron medio a deriva.
Ahora, nosotros les recomendamos a los compañeros que no firmaran ningún papel, simplemente ellos tienen que cobrar los créditos regulares y los tienen que mandar al seguro de paro. En esa situación estamos ahora.
Y Fuecys está en el debe en el sentido de la movilización, lamentablemente este es un sindicato que se armó hace muy poco, nosotros ya estuvimos ahí hablando la otra vez y estamos medio precariamente tratando de hacer afiliados, de poner al tanto a los compañeros de las cuestiones laborales, de los derechos que tienen. Entonces, ha faltado esa pata de movilización que es la carne que se pone a la parrilla como decíamos muchas veces

 

HS: ¿Y han buscado contacto con otros sindicatos del sector también, de otras empresas, que nos imaginamos que puede haber alguna realidad más o menos similar?

DS: Sí, hay que ver que hay muchas empresas de seguridad que están en estas y en peores condiciones, la situación, hay que denunciar ya en Fuecys, en el Ministerio. Inclusive no se ha cumplido con los protocolos de la pandemia, ha sido denunciado. Ahora el gobierno salió un poco ahí a empezar a revisar esta cuestión porque en el caso de los compañeros de Colonia donde estaban trabajando hasta ratas había. No les daban agua, no les daban ropa y había ratas, animales, estaban en cuestiones sanitarias jodidas.
Cuando empezamos a denunciar ese tipo de cosas allá fue un subgerente, porque ellos les ponen cargos, a tratar de contemplar la cuestión, a darles ropa, que está todo bien, hablen conmigo y no con el sindicato. No, una situación muy jodida

 

DM: Bien, bueno Sugo, le agradecemos mucho este contacto y vamos a seguir obviamente el tema, estamos a la orden para recibir más información

DS: Bueno, muchísimas gracias y mándenle un saludo al compañero Carrillo ahí, lamentablemente la gente cubana no ha podido ni ir porque a los compañeros los apretaron un poco ahí como se dice vulgarmente. Un abrazo grande.

 

HS: Gracias.
Adolfo, algo más que quieras agregar...

AC: Sí, a los compañeros trabajadores de Centinela, no importa que haya amenazas de parte de los subgerentes y gerentes, no importa que haya persecución sindical, no importa que ellos realicen actos punitivos como represión y discriminación a los que somos delegados y organizados en el sindicato, levantemos siempre nuestra voz, organicémonos, no tengamos miedo, que la ley nos da el derecho de libertad sindical, que la ley nos da el derecho a defender nuestros derechos humanos, que la ley nos da el derecho de defender nuestros derechos laborales, que la ley nos da el derecho a un trabajo digno, a condiciones de trabajo dignas, a condiciones de seguridad laboral y de salud laboral. No tengamos miedo, hay que organizarse, hay que denunciar.
La empresa con sus actitudes, maniobras administrativas, destruye la salud nuestra en condiciones de pandemia y en condiciones de la naturaleza que no toma medidas para nuestra seguridad laboral.
Así que vamos a organizarnos, vamos a seguir adelante, hay que dar la cara, hay que dar nuestra voz, hay que denunciar y hacer lo que tengamos que hacer porque está nuestra vida y tenemos derecho a defender nuestra vida.
Gracias

 

DM: Muy bien, Adolfo Carrillo, muchísimas gracias por haber estado con nosotros, y como le decíamos a Sugo, la idea es que nos puedan seguir alimentando con información y nosotros estar pendientes también de dar difusión a lo que ustedes nos envíen

HS: ¿Van a insistir en el Ministerio de Trabajo con esto de que se vaya a controlar todas estas denuncias que ustedes hacen? ¿Cuál es la idea, Adolfo?

AC: Todo lo que tenemos que hacer, lo vamos a hacer, para defender nuestros derechos y para que haya una resolución de parte de la empresa y de parte del Ministerio de Trabajo. Así que no bajamos la guardia y vamos a seguir adelante

 

HS: Bien, y seguimos nosotros a la orden para difundir la lucha de ustedes

AC: Gracias a ustedes por la invitación.