INESTABILIDAD POLÍTICA Y SOCIAL EN PERÚ: “UNA CRISIS QUE EN REALIDAD PARA ENTENDERLA HAY QUE VIVIRLA”
Contacto con Gustavo Espinoza desde Perú, 9 de diciembre de 2020.

 

El periodista, profesor de Lengua y Literatura y dirigente de diferentes organizaciones peruanas, Gustavo Espinoza explicó en Mañanas de Radio las razones por las cuales en las últimas horas juró el quinto Ministro del Interior en tan sólo un mes. En ese marco dio un detallado informe de la inestabilidad política y social, agravada por la pandemia. “A la crisis sanitaria se ha sumado una crisis económica y política que genera una inestabilidad muy grande, debido a dos elementos en punga en el poder. Uno de los segmentos ultra reaccionario y casi fascistoide que intentó  imponerse  por la fuerza a través del golpe de estado del 9 de noviembre. Y otro que sin ser progresista es por menos ligeramente más decente y está dispuesto a defender las libertades  más elementales, al que pertenece el actual presidente Francisco Sagasti”, señaló. Transcribimos esta nota que usted puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/2020-12-09-gustavo-espinosa-peru

 

Diego Martínez: Bueno, estamos ya en contacto telefónico con Perú, con el periodista Gustavo Espinoza a quien como siempre le agradecemos muchísimo este contacto que nos pone a Perú más cerca.
Bienvenido, buen día. ¿Cómo estás Gustavo?

Gustavo Espinoza: Buenos días, compañero Hernán, buenos días Radio Centenario de Montevideo, a disposición de ustedes

 

Hernán Salina: Bueno, Gustavo, te estaba saludando Diego en principio, ayer mirábamos los titulares, ayer martes rindió juramento el quinto ministro del Interior en Perú en el último mes. La verdad que es algo muy llamativo dentro de la inestabilidad que ha vivido Perú en estas últimas semanas

GE: Bueno, lo que ocurre es que a la crisis sanitaria se ha sumado una crisis económica y además una crisis política que genera una inestabilidad muy grande. Y esto es porque en las altas esferas del poder hay dos segmentos en pugna, un segmento ultra reaccionario, casi fascistoide que buscó imponerse por la fuerza a través del golpe de Estado del 9 de noviembre y otro grupo que sin ser progresista, sin ser avanzado, sin ser revolucionario, es por lo menos ligeramente más decente y está dispuesto a defender las libertades más elementales. Ahora se encarna el presidente actual, el presidente Sagasti, que de alguna manera estuvo representado por el presidente Vizcarra en su momento, el que fuera depuesto el 9 de noviembre.
Pero la situación no se ha generado de una manera estable sino que las contradicciones continúan porque son dos fuerzas en pugna, y esas dos fuerzas están buscando una someter a la otra, la ultraderecha afirmada en el Congreso de la República y a partir de grupos de poder está queriendo doblegar la resistencia del gobierno e imponerle condiciones a cualquier precio.
Entonces, cuando el gobierno, para defenderse defenestró al generalato de la policía acusándola de corrupción y además de abuso de poder, los grupos más reaccionarios salieron en defensa de la policía y programaron incluso una huelga policial con el propósito de ejercer resistencia al gobierno central.
Esto dio lugar a que el gobierno tuviera que verse forzado a retroceder, destituyó al ministro del Interiorl y nombró a uno del área enemiga para que sea ministro transitorio porque lo que quería el gobierno era lograr que el Parlamento le aprobara un voto de confianza al gabinete.
Aprobado el voto de confianza del gabinete lo que ha hecho el gobierno es destituir a ese ministro que nombró y nombrar otro que va a responder más a los lineamientos del gobierno del presidente Sagasti.
Este es un tira y afloja, es un puja y repuja en las altas esferas del poder. Al fondo de esto hay dos grandes problemas, el problema principal ciertamente es el de la crisis social que se deriva de la eclosión del 9 de noviembre y que ha dado lugar al despertar de miles y decenas de miles de trabajadores que en diversos lugares del país están levantando sus banderas de lucha.
Entonces así ha ocurrido la prácticamente acción popular registrada en el sur del país, en la zona de Ica, Pisco, Cañete en las cooperativas agrarias y también en el norte que dio lugar a una represión policial que precisamente la hizo el ministro que fue depuesto, es decir, el ministro Aliaga que es el enemigo que fue puesto transitoriamente en el gobierno y que estuvo 3 días en el poder. Él ejerció otra vez la represión policial como resultado del cual hubo un joven muerto, como hubo jóvenes muertos también en los hechos ocurridos bajo el gobierno del ex presidente Merino que fue el presidente golpista.
Entonces, es una crisis que en realidad para entenderla hay que vivirla acá porque es muy difícil seguirla desde lejos.

 

DM: Sí, sobre todo saber de qué lado está cada uno de los actores.
Recién leíamos en alguna publicación de prensa que la primera ministra señaló que fue una equivocación haber designado al general PNP (Policía Nacional del Perú) y además dijo creer que se trató de grabarla en su última reunión. O sea, hay una tensión en el gobierno importante

GE: Sí, claro. Pero en realidad eso de que fue un error nombrarlo es muy difícil de creer porque es muy difícil que en un contexto como este el gobierno nombre a alguien sin saber quién es, tiene que tener los más elementales antecedentes. Y este ministro Aliaga nombrado así fue candidato, es militante de un partido pequeñito que se llama Contigo, es un grupo que apoyó a Pedro Pablo Kuczynski y que representa al sector más conservador del movimiento de Pedro Pablo Kuczynski y era uno de los grupos más agresivos contra el gobierno de Vizcarra.
Entonces, es difícil que nadie sepa sus antecedentes. En realidad lo nombraron para pasar sin problemas el voto de confianza en el Congreso de la República.
El Parlamento había exigido la renuncia del ministro del Interior y había dicho, nosotros no vamos a darles el voto de confianza si no cae el ministro del Interior, el ministro que dispuso la reorganización de la policía.
Entonces el gobierno accedió ya, de ministro del Interior nombró a uno de los suyos como el ministro transitorio este Aliaga, conseguido el voto de confianza lo destituyó y ahora ha nombrado a otro que ha anunciado que va a continuar la reorganización policial y que no hay retroceso en esa acción.
Y la reorganización policial es importante por dos razones, primero porque efectivamente la represión policial ha sido muy dura y los aparatos policiales están infiltrados por gente fascistoide que tiene posiciones profundamente anti obreras y anti populares.
Y segundo, porque además es una cúpula corrupta que está metida en una serie de malos manejos con recursos públicos, recursos de la propia policía y del Ministerio del Interior que han dado lugar incluso a la muerte de policías en esta pandemia. Porque han negociado con la venta de mascarillas, han negociado con la entrega de balones de oxígeno, han negociado con...

 

HS: 500 policías leemos que han muerto, Gustavo...

GE: Sí, claro, han muerto decenas de policías como consecuencia de los malos manejos de la cúpula policial.
Bueno, esa es el criminalazo al cual el presidente Sagasti ha pretendido echar y efectivamente está echando en este momento.

 

DM: ¿Cuál es la posible salida de esta situación? Hablamos de una crisis política profunda, hablamos de que han pasado presidentes, han pasado varios integrantes del gabinete de este último gobierno incluso y de los anteriores, ¿cuál es la salida que te parece más probable? ¿Llamado a elecciones?

GE: No, la salida van a ser las elecciones de abril, no hay otra salida, de aquí a abril vamos a tener este mismo clima de inestabilidad. Y es posible sí que se agudicen las tensiones, porque además la ultraderecha lo que quiere es que no haya elecciones en abril, ellos tienen el problema de que la ultraderecha está profundamente dividida, tiene cinco candidatos presidenciales. Y con esa situación va a ocurrir, no sólo que no van a ganar las elecciones sino que incluso no van a poder sacar representación parlamentaria, porque cada uno de esos candidatos va a tener el 4% o 5% de los votos y no más, con lo cual no van a pasar la valla y no van a adquirir representación parlamentaria.
Entonces ellos necesitan de más tiempo para ponerse de acuerdo, están queriendo imponer una prórroga electoral de uno o dos años que les permita unificar. Mientras eso no se unifique ellos no quieren que haya elecciones, porque el peligro de que haya elecciones es que gane la izquierda con la candidatura de Verónica Mendoza, porque definitivamente en la izquierda es verdad que hay 3 segmentos, pero hay 2 segmentos que se han descalificado y se han desacreditado mucho en la última crisis política.
En cambio el Movimiento Juntos por el Perú que es el que encabeza Verónica Mendoza se ha calificado mejor porque ha tenido un comportamiento más adecuado, más correcto en la última crisis política. Y efectivamente ha dado la cara y ha planteado alternativas concretas, lo que no ha sucedido con los otros segmentos uno de los cuales el Frente Amplio de Arana de coludió con los grupos más regionarios para consumar el voto del 9 de noviembre. Y el otro grupo, el del Sr. Pedro Castillo, Perú Libre se llama, simplemente se calló en todos los idiomas y no dijo una sola palabra durante la crisis. Entonces, eso los ha desacreditado

 

HS: Gustavo, a ver si entendimos bien, ¿dijiste el Frente Amplio de Perú que había surgido como una expectativa progresista se unió a lo más reaccionario?

GE: Claro, el Frente Amplio se rompió ya hace 2 años, o sea, el sector progresista del Frente Amplio se retiró y quedó Arana como la única cabeza del Frente Amplio en esa posición.
Este segmento del Frente Amplio de Arana a su vez sufrió la deserción de 3 congresistas hace un par de meses y luego la renuncia de 750 militantes, de tal modo que ha quedado muy descalificado, muy desacreditado. Encima de eso Arana se alió con el fujimorismo y el APRA (Alianza Popular Revolucionaria Americana) para votar, aprobar y apoyar la vacancia presidencial, el voto de Estado del 9 de noviembre.
Entonces, eso lo ha terminado de descalificar, eso lo ha desacreditado definitivamente, el Frente Amplio ya no es alternativa, los segmentos disidentes del Frente Amplio finalmente van a sumarse a la candidatura de Juntos por el Perú porque no tienen otro camino. Ese es el tema

 

DM: Bien.
Paralelo a esto, capaz que está conectado pero se está declarando un toque de queda por el tema Covid también en Perú, ¿es así?

GE: No, no, lo que hay es el estado de emergencia que es de 12 de la noche a 4 de la mañana en todo el país, eso ha sido desde prácticamente marzo, antes era desde las 10 de la noche hasta las 4 de la mañana, ahora lo han reducido de 12 de la noche a 4 de la mañana. No hay ninguna cosa extra.
Lo que hay es que continúan los conflictos sociales porque la crisis agraria en Ica y en la zona del norte no se ha resuelto definitivamente, hay avances y retrocesos, hay mesas de diálogo que se instalan y se desinstalan, hay acuerdos que no se cumplen, hay promesas que no se acatan, en fin, hay una situación tensa ahí que es avance y retroceso. Pero eso se explica por el ascenso del movimiento popular, porque efectivamente las condiciones de explotación de esos trabajadores en los predios agrícolas de la zona de la costa sureña es tan grande que reproduce las peores formas de explotación humana de la época del colonialismo.
Entonces, hay una fuerte repulsa popular a esa política.
Y efectivamente se derogó la ley que generaba esa situación pero ahora es el problema de cuál es la nueva ley, cuál es la nueva norma que va a regir. Los productores agrarios exigen que en la nueva ley les reconozcan los derechos que les fueron arrebatados porque formaban parte de la ley que se derogó. Esa es la crisis social más significativa

 

DM: Muy bien

HS: Gustavo, un gusto, muy bien resumido todo ese panorama complejo, con estas cosas valoramos esta posibilidad de tener contacto directo con amigos de Radio Centenario en cada uno de los lugares donde nos interesa conocer la realidad de los pueblos hermanos así que valoramos mucho estos minutos que nos has dado y seguiremos en contacto siguiendo esa situación tan compleja que vive el hermano pueblo peruano

GE: Compañeros, muchas gracias, mucho gusto y siempre a las órdenes de ustedes. Un abrazo

 

HS: Abrazo, hasta pronto.