¿CIERRA EL PROGRAMA AULAS COMUNITARIAS?: “NO HAY QUE VERLO EN FORMA DE NÚMEROS A ESTO, HAY QUE VERLO DE FORMA HUMANA”
Informe de José Luis Vázquez sobre Aulas Comunitarias, 14 de diciembre de 2020



 
José Luis Vázquez realizó un informe en ‘Mañanas de Radio’ sobre las Aulas Comunitarias, un programa de reingreso a la Educación Media, en peligro de desaparecer. El programa comenzó con 26 aulas y ahora quedan 5, debido que a que en el año 2016 con Celsa Puente al frente de secundaria se eliminaron la mayoría de las aulas, en el entendido que no era un programa permanente, sino que tenía que ser un programa que cumpliera con un objetivo, pero al no resolverse el problema, la demanda siguió creciendo. Apunta al reingreso a la educación media de jóvenes que habiéndose anotada en secundaria no lograron sortear el primer año, pero tienen voluntad de continuar estudiando. El programa que ha beneficiado a cientos de jóvenes está ahora en peligro de desaparecer. A continuación escuche el testimonio de  docentes, trabajadores de las Ong’s, padres y abuelos. Transcribimos este informe que puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/informe-de-jose-luis-vazquez-sobre-aulas-comunitarias

 

Diego Martínez: Recibimos a José Luis Vázquez que viene a presentarnos un informe vinculado al tema de la Aulas Comunitarias.

José Luis Vázquez: Si, nosotros visitamos sólo el Aula 4, el Aula Comunitaria que está Paso de la Arena.
Esto surgió en el año 2007, es un programa de reingreso a la Educación Media que se ha implementado en los diversos departamentos del país. En un momento llegaron a ser 26 Aulas ahora quedan cinco nada más porque en el 2016, con Celsa Puente en el Consejo de Educación Primaria barrió de un plumazo la mayoría porque dijo que no era un programa permanente sino que tenía que ser un programa que cumpliera con un objetivo.

 

DM: Provisorio.

JLV: Sí, lo que pasa es que la demanda cada año es más grande porque no está resuelto. Al principio era algo así como para atender lo que había generado la crisis de 2002 y surge en el 2007 pero cada año que pasaba aumentaba más.
El Programa Aulas Comunitarias es un programa de reingreso a la Educación Media que se implementó en el 2007, fue ejecutado en forma conjunta por dos organismos estatales los cuales contratan a organizaciones no gubernamentales para que  respectivamente gestionen cada una de las Aulas. Los organismos estatales son la ANEP -a través del Consejo de Educación Secundaria- por un lado y en su momento estuvo también el MIDES -a través de su programa Infamilia- por el otro. Después dejó el MIDES y continuó el Consejo de Educación Secundaria.
Aulas Comunitarias son aulas para jóvenes que habiéndose anotado para la Educación Media no lograron sortear el primer año a veces más de una vez pero tienen voluntad de seguir estudiando. Como decía antes en el 2015 llegaron a ser 26 Aulas Comunitarias pero a partir de 2016 quedaron apenas cinco. Una es la de Paso de la Arena a la que fuimos, después hay otra en Delta del Tigre, La Paz, Las Piedras; son cinco nada más que quedan.
Y hoy hay una incertidumbre importante de saber si se va a seguir o no va a seguir.
Hablamos con algunos docentes y hablamos con padres, abuelos también.
Pero vamos a empezar a escuchar los testimonios que recogimos; el primero es Florencia Martínez, Profesora de Historia -que se desempeña además de la Educación de liceo o UTU como trabajan todos los profesores, también en esta Aula Comunitaria desde hace muchos años- y explica claramente las características que tiene las Aulas Comunitarias y cómo funcionan.

Florencia Martínez: Aulas Comunitarias es un programa que depende del Consejo de
Educación Secundaria que tiene varios años, creo que el primer año que se trabajó en esto fue en el año 2008.
De lo que se trata es de hacer como objetivo primordial digamos es que los gurises que de alguna manera han fracasado en el sistema extendido en el Liceo o en la UTU, que vienen de varios de repetición o que por otras dificultades, condicionamientos en el desarrollo, panoramas muy diversos; no pueden afrontar un Primer Año común o extendido, vienen al Aula y lo que reciben es un Primer Año de liceo avalado por el Consejo de Educación Secundaria, semestralizado, es un plan que va en dos mitades, esa una de las dos  modalidades con las que trabajamos en el Aula.
Y después hay otra modalidad que es una modalidad pre-liceal en la que se trata como de preparar a los gurises para afrontar un Primer Año fortalecerlos ahí desde los elementos académicos que se necesitan para poder cursar un Primer Año y también desde las cuestiones que tienen que ver con el relacionamiento social y demás. Lo que se hace justamente es eso prepararlos para poder llevar adelante un Primer Año.

 

JLV: ¿Son muchos los chiquilines que les pasa eso?

FM: Son muchos. Nosotros en esta Aula concretamente que es el Aula Comunitaria 4 todos los años tenemos mayor demanda que los cupos que podemos ofrecer.
Es un Aula muy arraigada en la comunidad, el barrio la conoce, la gente se acerca y mucha gente se acerca porque fue a la UTU o al Liceo y la inscripción fue rechazada y eso para nosotros nos parece muy importante.
Trabajamos muy en coordinación con la Escuela 242, que es una Escuela Especial de Paso de la Arena, hay muchos alumnos que hacen la Escuela Especial después vienen al Aula a hacer el Primer Año Ciclo Secundario, que es LO que pueden hacer acá porque algunas características que tienen, el dispositivo extendido del liceo tal cual lo conocemos es algo imposible para ellos. Creo que ese es el fuerte del Aula.

 

JLV: Sos profesora de acá, habitante del barrio y sos madre también. Desde ese punto de vista genérico, ¿qué te parece esto?

FM: Esto que vos decís del Aula me toca por varios puntos; por un lado soy docente de Historia en el Aula desde hace varios años ya, elijo trabajar en este tipo de dispositivos porque creo que permite como algo que tiene que ver con la singularidad de los estudiantes, que sea un grupo más reducido me permite ir a mí ir en el trabajo uno a uno, ver qué es lo que necesita cada uno, como aprende cada uno y me voy acercando desde eso de lo singular, de lo que necesita cada estudiante.
Por otro lado vivo en el barrio, vivo en Paso de la Arena, tengo dos hijos que están en edad escolar y que en algún momento van a tener que afiliarse a una propuesta Educación Secundaria y creo que esta herramienta es super valiosa sobre todo cuando hablamos de gurises que -por ejemplo mi hijo mayor- que tiene un condicionamiento en el desarrollo veo que esta propuesta sería muy adecuada para él y que le permitiría seguir adelante con sus estudios.

 

JLV: ¿Qué problemáticas en promedio son las que más se destacan acá en esta zona?

FM: Nosotros tenemos por un lado un conjunto de gurises que por un lado vienen de fracasos reiterados en los dispositivos comunes en Liceos y UTU, fracasan o no logran terminar no estrictamente por ellos, cuando uno dice que el alumno fracasa, no fracasa por algo que tiene que ver exclusivamente con él, hay un montón de cosas que tienen que ver ahí, ya sea por cómo es el Liceo, o cómo es la UTU, qué se le ofrece.
Algunos gurises faltan mucho y hay que estar continuamente llamándolos, estar en contacto con la familia para ver por qué no vino, por qué faltó, trabajar el lazo de la familia con la Institución.
Después tenemos los chiquilines que vienen de la Escuela No 242 que tienen autismo, síndrome de Asperger, dificultades motrices, motoras, discapacidades intelectuales varias, diversas. Y todos se integran, todos demuestran que pueden aprender y los profes vamos como reinventando cada clase de manera que ellos logren un proceso  significativo. No porque tengan autismo o porque tiene discapacidad intelectual o porque viene de repetir tres veces se la voy a hacer fácil ni le voy a ofrecer un curso falto de calidad. No, para nada.

 

JLV: ¿Desde qué año estas vos?

FM: Yo estoy en Aulas Comunitarias desde el año 2013.

 

JLV: ¿Qué es lo que destacarías o alguna cosa que falte hoy?

FM: Yo creo que lo que falta, que es una demanda que hemos tratado de hacer ver al  Consejo de Educación Secundaria, es que este tipo de dispositivos son necesarios porque atienden a una población específica y porque le permite a los docentes esto de trabajar uno a uno, que con esta diversidad de aprendizajes es la única forma de lograr un proceso exitoso en lo académico.
Una clase de 30, 35 alumnos es muy difícil poder...

 

JLV: ¿Cuánto es el promedio acá?

FM: El promedio acá son 20.

 

JLV: Florencia muchas gracias por ahora seguramente te vayamos a molestar otra vez.

F.M.: Bueno, encantadísima.

 

JLV: Era Florencia Martínez, profesora de Historia creo que explicaba muy claramente de que se trata el Programa todo, habló de las características que tienen las Aulas todas, de las tres modalidades pero también habló de los problemas que traen los chiquilines. Ella encapsuló los problemas, porque mucha gente dice ‘los chiquilines con problemas’ pero ella dijo claramente que hay algunos que llegan con problemas pero hay otros que se encuentran con problemas que tenía la institución educativa. Y después otros problemas no los que traían los chiquilines ni los que tiene la institución sino los problemas que hay en las familias, los problemas que tiene la sociedad que lo absorben los chiquilines o puede ser por ausencia de una familia también.
Entonces ella habló de las tres formas que se pueden presentar los problemas que absorben los chiquilines y creo que lo decía muy claramente.
Ahora vamos a escuchar a una abuela que se encargan muchas veces de sus nietos. En este caso María Paula Batista, es una abuela que sus cuatro nietas han pasado por Aulas
Comunitarias y hace un balance muy bueno del programa.

María Paula Batista: Si, hace muchos años. Mis cuatro nietas estudiaron acá.
Y hoy tengo una acá.
El Aula es muy buena, no solamente es Aula sino que es como una familia, ellos se sienten respaldados y salen preparados para entrar en el Liceo. Aparte no solamente eso sino que cuando entran al Liceo tienen seguimiento que cuando ellos no saben algo ellos vienen y acá los ayudan, los estimulan para que sigan estudiado, para que digan adelante. Porque los chicos que llegan al liceo van hasta mayo y luego desertan porque se sienten perdidos, porque hay muchos chicos que acá en el Aula han salido problemas de la escuela de aprendizaje, que son lentos, que tienen problemas familiares entonces es como que los chicos se sienten excluidos.
A mí me pasó que a mi primera nieta la llevé al Liceo y en mayo no quiso ir a estudiar más, no quiso, no hubo quien la convenciera de hacerla estudiar.

 

JLV: ¿Decía por qué no quería ir más?

MPB: Decía que los profesores explicaban y ella no entendía, entonces siempre iba para atrás, para atrás hasta que un día yo me enteré del Aula, vine, hablé y le dije que tenía que tener una posibilidad de estudiar porque el estudio es lo único que tenés.
Vino al Aula los profesores, educadores, la convencieron y terminó, hizo Primero Especial, después hizo Primero, entró al liceo de nuevo, hizo panadería después fue a UTU, cambió, está feliz porque ahora tiene una profesión y todo eso lo sacó de acá. La impulsaron, la ayudaron, la aconsejaron ante todas las cosas, la retienen, la sostienen porque el Aula es para ellos.
Mucha gente no conoce lo que es el Aula, que no es que son chicos excluidos, chicos de la calle, no, son chicos que tienen problemas, no tanto familiar sino por el aprendizaje, muchos por el comportamiento también porque a veces el adolescente es adolescente. Pero cuando uno llega al Liceo y lleva el papelito de la Escuela muchas veces nos dicen; “ah, pero tiene problemas”, “ah, mirá no te lo puedo tener porque es muy revoltoso”,  o “es muy lento”.
Por ejemplo, Paula tiene problemas de siquiatría y cuando llevé todos los papeles me dijeron “ah, pero tiene problemas” yo le digo todo chico tiene problemas, “si, pero vos sabés...” y empezaron con un mundo de vueltas.
Después tiene problemas en la rodilla entonces me dice; “ah, pero tiene problemas en la rodilla y le da cada tanto, tiene que traerla en muletas, darle medicamento y está internada” y yo les dije, por eso no tiene derecho a estudiar. Me dice: “No, no es eso, va a quedar para atrás porque en el CODICEN se consigue tantas faltas pero después no las podes cubrir y queda excluida, repite el año, por más que sepa”.
Le dije a ella: Yo no te vengo a pedir eso porque primero ya me chocó, yo lo único que te vengo a pedir es como para mis otras nietas que la pases al Aula, no es que nosotros queramos, sino que ellos quieren.
Porque ellos saben lo que es el aula, han estado a pesar que de Sexto Año han venido a visitar el aula, las familia ha estado con el Aula y por eso me parece muy penante que quieran cerrar las Aulas, las Aulas se necesitan para que los chicos no se sientan excluidos, para que los chicos puedan estudiar y tienen que estudiar.
¿Cómo nos van a decir que es un gasto? Yo me pregunto ¿una educación es un gasto? ¿Por qué? Porque son chicos críticos o porque están en un barrio o como dicen son los chicos del cante, por qué, porque son niños como cualquier niño, son adolescentes igual que cualquier adolescente, tienen derechos, el Estado, nosotros los mayores tenemos la obligación de que estudien porque para poner una latita de arvejas en cualquier supermercado como re ponedor que le dicen necesitan el estudio.
Nosotros vemos que esto es increíble, que no solamente secundaria, el gobierno quiera cerrar algo que las familias como nosotros las necesitamos, no solamente yo sino todos nosotros, toda la comunidad, vienen chicos de todas partes de Santiago Vázquez, de Barra de Santa Lucía, de dentro de las chacras que no tenemos ninguna posibilidad de mandarlos a ningún lado porque estamos dentro de las chacras, que tenemos que sacarlos afuera para que tomen el ómnibus para mandarlos a estudiar y ellos vienen contentos, alegres. Y no deserta ninguno porque yo no supe que deserte ninguno.

 

JLV: ¿En el caso de ustedes son de acá de Paso de la Arena?

MPB: No, nosotros somos de la Barra de Santa Lucía dentro de las chacras. Nosotros los acompañamos a la calle para que ellos se tomen el ómnibus y en ómnibus vienen acá están todo el día y estudian y vuelven contentos a casa.

 

JLV: Ahí estaba María Paula Batista abuela entonces manifestando un balance muy positivo.

DM: Tremendo testimonio porque está la vivencia de los niños, de los adultos, de los docentes, de las familias. Pero la de los niños pidiendo para encontrar un lugar que se acomode más a su situación, que se acomoden más a como ellos viven, el estar dentro de un aula, de compartir otro espacio con otros.

 

JLV: Se sienten mejor.
No es fácil haber desertado del Liceo o de la Escuela Industrial, haber abandonado un año, dos o tres y volver a un Aula Comunitaria y después comenzar a estudiar porque les gustó. Haber abandonado porque no les gustó, por diferentes razones que pueden haber, pero después volver y vuelven por el trabajo que hacen los profesores allí en el Aula Comunitaria en este caso en Paso de la Arena.
Pero repito, en 2015 llegaron a ser 26 Aulas Comunitarias y hoy quedan cinco: una en Nuevo París la Nº3, la Nº 4 que es esta de Paso de la Arena; y después hay una en Delta del Tigre, otra en La Paz y otra en Las Piedras. Son las cinco que quedan.
Vamos a escuchar a otra profesora, María José Villamil, que entre los reclamos que hace dice: si lo van a cerrar no podemos hacer nada para que quede abierta el Aula Comunitaria tiene que haber una alternativa para estos chiquilines, tiene que haber una contención para estos chiquilines que viene creciendo.
No hay muchos números de cuanto crece pero hay un detalle de algunos números por ejemplo cuando comenzó el Aula Comunitaria en 2007 había 630 chiquilines y apenas un año después pasó a tener más de 800 chiquilines. Después de eso, al segundo año -en el 2009- se elevó a 1064, entonces nació como una cosa coyuntural y cuando se reestructure la Educación y podamos estar en mejores condiciones… Pero no pasó, al contrario sigue habiendo demanda.
Vamos a escuchar a María José Villamil que nos habla de las asignaturas, que fue profesora referente.

María José Villamil: Yo comienzo a trabajar en Aulas Comunitarias en el 2009 como profesora de Asignatura y luego en el 2012 como profesora referente y estoy hasta el día de hoy en el Aula Comunitaria Nº4 de Paso de la Arena.
La verdad que me quedé en el programa porque me encanta porque hace la diferencia con el Liceo que son institutos donde los chiquilines quedan perdidos y en el Aula hay un acompañamiento más cuerpo a cuerpo, son grupos chicos de 15, 20 estudiantes y además está el equipo socio educativo que apoya todo el tiempo.

 

JLV: ¿Hay que ser un profesor especial para este tipo de educación?

MJV: No sé si especial, pero te tiene que gustar trabajar con los chiquilines en las condiciones que llegan, que son gurieses que llegan con un nivel cognitivo descendido, que han tenido otros problemas sociales, pero te tiene que gustar trabajar con chiquilines así que tienen un nivel cognitivo descendido.

 

JLV: Vocación sin duda.

MJV: Si, sin dudas. Pero eso ya creo que vocación se tiene que tener porque haces profesorado.

 

JLV: Hablé con algunos padres y madres, con algunos de los chiquilines. Sin dudas que los profesores se juegan un papel fundamental en esto del relacionamiento, hay gente que tiene problemas de relacionamiento ya acá se le termina.

MJV: El Aula Comunitaria es un espacio propicio para que se generen otro tipo de vínculos más amigables que en el Liceo, porque en el Liceo andamos corriendo, son muchos chicos por grupo 30 o más, acá son grupos chiquitos. Además a la salida y a la llegada del Aula te vas quedando, compartís los recreos con los chiquilines, compartís mucho más salidas didáctica con ellos, compartís otros tiempos. Y que la clase sea de 20 o 15 estudiantes hace que generes otros vínculos con los chiquilines al ser un espacio pequeño.
La población de estudiantes es pequeña. Eso es lo que hace la gran diferencia con los liceos que hace que los chiquilines terminan perdidos porque no hay tiempo, no hay capital humano para atender a todos esos chiquilines del Liceo. Aula Comunitaria es lo que lo diferencia de los Liceos o de las UTU.

 

JLV: Los chiquilines que vienen acá dicen que hacen primero en Paso de la Arena, ¿después qué?

MJV: Aulas Comunitarias surge como un programa puente para aquellos estudiantes que hayan desertado en Educación Media más de una vez o que habían pasado mucho tiempo sin estar escolarizados, se crea Aulas Comunitaria para eso, para que los chiquilines transiten el primer año de Media en Aulas Comunitarias, adquieran aquellos hábitos que no tenían y que fueron expulsados de los institutos tanto de UTU como de
Secundaria. Entonces Aulas lo que hace es que adquieran esos hábitos y luego puedan ingresar a un liceo, a una UTU para que puedan continuar la Enseñanza Media que antes hacían que los expulsaran. Ahora van a hacer un Segundo año de Ciclo Básico.

 

JLV: ¿Qué es lo que predomina -ya que estuviste en distintos puntos de Montevideo- qué es lo que predomina problemas del estudiante o problemas del sistema?

MJV: De las dos cosas.
Creo del sistema que ya viene de la infancia, son gurises que están bastante solos a nivel familiar y el sistema no tuvo las condiciones para acompañarlo en la escuela y en el primer año que desertó de la UTU.
Acá en ese año incluso tienen un año más porque aquellos gurises que hay cosas que le faltan para transitar un primer año tienen la modalidad B del Aula Comunitaria que eso es maravilloso de Aula Comunitaria, que es una preparación para hacer un Primer año de Media. Eso le hace la diferencia y también luego cuando egresan de acá, tienen el profesor referente que lo acompaña en su transitar en Segundo año de Media. Eso es lo que caracteriza a Aula, esos tres años de acompañamiento es maravilloso para los gurises.

 

JLV: ¿Qué cosas si tuvieras que reclamar o reivindicar algo, hacer una solicitud a las autoridades para las Aulas Comunitarias en general cuál sería?

MJV: Que estos espacios sigan existiendo porque hasta ahora no han confirmado que Aulas Comunitarias continúe este año próximo y no se ha generado espacios como los que brinda Aula Comunitaria para todo esta población de chiquilines.
Hay que aclarar que Aula Comunitaria ya viene siendo devastada desde 2016, más allá de todos los reclamos que hicimos se cerraron 10 Aulas y ahora no se han confirmado la continuidad de las cinco Aulas que quedan en el país. Si es que no van a continuar antes de desmantelar un programa yo creo que deberían crear un espacio que contengan a los gurises y que puedan transitar media.

 

JLV: ¿Los docentes que trabajan en Aulas Comunitarias trabajan en otros lugares?

MJV: Casi todos trabajamos, en este momento creo que no hay ningún docente que solo trabaje en Aulas Comunitarias, todos trabajamos en UTU o Liceo. Somos los mismos docentes que trabajamos en liceos y UTU que trabajamos acá en Aulas Comunitarias, somos trabajadores de Secundaria.

 

JLV: Muchas Gracias María.

MJV: Muchas gracias a ustedes por estar acá.

 

JLV: Ahora vamos a escuchar a la madre de uno de los chiquilines, tiene a su hijo de 15 años en Aulas Comunitarias pero pasó con frustraciones por el Liceo, estuvo en el INAU y hoy está finalizando con buenos resultados su pasaje por Aulas Comunitarias. Yo estuve hablando con el hijo de Stéfani y estaba muy contento con el Aula Comunitaria porque veía también que si la cierran –que el programa también lo acompaña cuando reingrese al Liceo el año que viene- entocnes el año que viene le toca reingresar el año que viene pero el programa dice que lo tiene que acompañar el Aula Comunitaria. Si ya no está el Aula Comunitaria qué va a ser de la vida de este chiquilín.
Vamos a escuchar a Stéfani, madre de un chico que está cursando Aulas Comunitarias.

Stéfani: Tengo un varón, un nene de 15 años, que está cursando Primero, aprobando todas las materias, con problemas de aprendizaje. El año pasado hizo primero de Liceo, cursó unos meses y en realidad no enganchaba el ritmo. Los profesores no cuentan con la misma humanidad que acá, capaz por la cantidad de niños o por lo que fuera.
Cuando dejó el Liceo, no quiso estudiar más.
Cuando me dijeron de Aula 4, lo anoté por medio de una institución del INAU que él va y lo anotamos acá este año. Empezó y en realidad cambió pila, el aprendizaje de él, lo que es el interés, no solo hay profesores acá si bien les enseñan dentro de la confianza, la broma, como que hicieron una fraternidad familiar, de amistad, una confianza que ellos con los padres como cualquier adolescente no lo tiene. Lo logran tener con los profesores.
Hay mucha cantidad de niños incluyendo a mí hijo que vino frustrado del Liceo, el no puedo, no entiendo, no sé, el prefiero trabajar, no quiero estudiar, como que no le dan la importancia lo que necesita lo que es el estudio para ellos porque es una oportunidad también, porque si bien son niños que les cuesta un poco más que a otros no es un problema, es una falta de atención. Acá lo que tiene es que si no lo entendés te lo explico de otra manera, hasta que lo entiendas, los compañeros mismos se acostumbran a eso, no es una burla que uno no sepa, los compañeros lo ayudan esa amistad. Ese compañerismo que logran los docentes de este lugar no lo vez en cualquier lado, acá es un todo, plantean un problema no es un problema vamos a buscar una solución, no hay un problema es como que los niños se sienten en su casa estudiando, acá es su segunda casa, les gusta estar, les gusta venir, no es un niño que dice que no me quiero levantar, tengo tal o cual materia y no quiero, no puedo como cualquier niño, ellos si, la pasé, me gustó, entre bromas y bromas estudian.
Lo que los profesores logran con ellos es increíble más con los niños que tienen problemas de aprendizaje.

 

JLV: El balance que vos haces viendo a otros chiquilines porque supongo como madre te habrás interesado, ¿hay reuniones con los profesores y los padres?

Stéfani: Los profesores lo que tienen de bueno es que están muy en contacto con los papás por medio de WhatsApp, tienen las puertas abiertas, ellos siempre nos dicen que cuando queremos podemos ir por ejemplo mi hijo ayer tuvo una prueba, la profe me mandó fotos del resultado de la prueba, muy bien, siempre como dándole el aliento a la familia del niño, no solo al niño, ellos se involucran con la familia de los niños también y eso es genial, sabemos nosotros como ayudarlos. Mi hijo ahora, qué va a hacer el año que viene, le plantemos varias opciones, qué vamos a hacer, nosotros charlamos con él, se involucran más allá de lo que es el estudio sino como vamos a seguir con esto, por más que pase lo que pase ellos siempre están pensando que hay que incentivar, hay que seguir estudiando, qué es lo que le va a gustar hacer, si hablaron de montón de proyectos que se van hacer, a ver qué van a hacer acá o cual quiere seguir y cual no, vamos a ver acá si no te gusta tenes otra alternativa.
Ellos siempre están al pendiente, la verdad que super bien.

 

JLV: Estefani, ¿sos de acá de la zona?

Stéfani: Si, soy de acá de la zona Paso de la Arena.

 

JLV: ¿Cómo lo ves para adelante porque esto te alivianó la carga también a vos?

Stéfani: Tal cual. Uno el miedo de cualquier padre es que si al hijo no le gusta el liceo yo lo mando obligado, se me escapa, me agarra para la droga, las malas juntas, cualquier miedo de un hijo adolescente que no quiere estudiar y como todos sabemos los adolescentes siempre la mala es mamá, papá o no lo quiero hacer y no lo hago.
Acá la tranquilidad es que ellos están cuidados, contenidos, no es nada mínimo, la contención que le dan acá te avisan, tienen un problema, entre ellos no hay ese ámbito de competencia, de peleas, no, acá se soluciona si hay un problema, conversamos, chocamos las manos, quedamos bien, se interesan en todo porque también hay muchos chiquilines que vienen frustrados porque le hicieron bullying en el liceo o por un montón de problemas que ya vienen a la defensiva.
Ellos lo que yo noto que me pasó con mi hijo es les enseñan a solucionar los problemas de otra manera, porque es algo muy bueno, les abren la mente a otra cosa, no es solo yo voy y peleo, yo voy y pego, una competencia de quien es más y más en la edad que estamos.
La verdad que está muy bueno eso de que ellos tengan la confianza de ir a plantearle al profesor que tengo tal problema, tengo tal otro, siempre tratando de solucionar los problemas y si no venís por qué no venís, qué te pasó, nos hubieses dicho nosotros lo solucionábamos, corremos el día, siempre le buscan la solución al problema.
Nunca es la culpa del niño o faltaste, perdiste, ellos siempre tienen esa forma humana de trabajar con los niños que no todos lo tienen.

 

JLV: Ya se han perdido algunas Aulas Comunitarias, ¿cómo es esa posibilidad?

Stéfani: Yo lo que noto como madre y con experiencia propia que no hay un lugar intermedio; o salen de la Escuela con baja nota, salió con problemas de aprendizaje, dislexia y un montón de problemas más y no hay un punto intermedio para decir que si no está capacitado para el Liceo, ¿qué hay? Nada.
El Aula es lo único que tiene, yo creo que cerrarlo no solo se tendría que tendría que prestar atención en lo que están haciendo que es muy bueno, ni visto, ni valorado también sino que habría que abrir más; porque como esta problemática hay muchos más niños en diferentes zonas, hay zonas que son muy vulnerables y que los niños no estudian.
No hay que verlo en forma de números a esto, hay que verlo de forma humana, qué queremos, que los niños no estén en la calle, que los niños no sean los NN, el Aula es importante, abrir más lugares o de repente ampliarlos para que se pueda aceptar más niños, porque sabemos que hay pila.
Yo conozco un montón de gente que los hijos no estudian porque no encuentran un lugar exacto, porque fueron al Liceo y dejaron.

 

JLV: Ahora vamos a escuchar al profesor Claudio Granotich que pone otra mirada para esta herramienta.

Claudio Granotich: Así como Aulas surgieron otros diseños, es una herramienta que apreció allá por el 2007 atendiendo además a una demanda social que atendía a la crisis, los daños de la crisis de 2002, con los daños sociales se había diagnosticado una amplia deserción, una deserción muy grande del estudiantado de los centros educativos con todos los programas sociales que vienen vinculados a las deserciones.
Este fue un dispositivo que trató de paliar esa situación.
Originalmente era un dispositivo que era pensado más que nada para unos años como para darle tiempo a que el sistema educativo se reestructurara de forma tal para incluir a estos nuevos alumnos en el sistema tradicional o reestructurado.
Fue pensado como un proyecto puente, Aulas Comunitaria es a Secundaria lo mismo que FPB a las UTU; son proyectos puentes de re inserción estudiantil de aquellos que habían desertado del sistema luego de haberse inscripto habían abandonado por  diferentes razones.
También atendiendo a gurises que habiendo culminado Primaria con muchas dificultades no se habían inscripto en el Primer Ciclo de Secundaria. Y esto apunta justamente a atender esa población. ¿Cómo surge esto? Surge a través de un diagnóstico porque esto es un trabajo muy complementario, es un proyecto que se articula co-gestionado con las ONGs, esto está co-gestionado por Secundaria y una ONG, cada Aula está gestionada por una ONG que a su vez con la otra pata que la aportan los docentes de Secundaria.
Obviamente que es una especie de lo que se llama público-privado la ONG recibe una partida presupuestal que inicialmente era un dinero que venía de afuera, de organismos internacionales que después eso pasa en unos años el MIDES a hacerse cargo de esas partidas presupuestales para las organizaciones sociales que se iban a encargar de esta co-gestión. Con el correr de los años con la crisis que se avecinaba, que hoy padecemos, el MIDES abandona ese mandato -por decirlo de alguna manera- y es Secundaria que se hace cargo de estas partidas presupuestales que es hasta el día de hoy.

 

JLV: Hay un libro que se llama “La Siembra, el legado de Aulas Comunitarias” es de la Editorial de Observatorio del Sur que cuenta un poco lo que fue la experiencia entre el 2007-2017 de las Aulas Comunitarias porque hoy quedan solo cinco y con una incertidumbre importante.
Yo creo que hay un debe del Estado, de la Educación, porque esto está cubriendo problemas que tiene la educación, agujeros que tiene la Educación que no supo atender a este nicho de chiquilines que necesitan de esto. Después de 15 años de un gobierno que decía ser de izquierda, no hay legado más importante que sea la Educación y esto quedó en el debe absolutamente.