"¡LA GUARDIA MUERE PERO NO SE RINDE, MIERDA!"
El contacto con Plínio de Arruda Sampaio Jr., 24 de diciembre de 2020.

 

El contacto semanal con nuestro corresponsal en San Pablo Plínio de Arruda Sampaio Jr. Para contarnos sobre la actualidad de Brasil y saludando por las navidades.
A continuación transcribimos el informe que usted podrá volver a escuchar aquí: https://archive.org/details/2020-12-24-plinio-de-arruda-sampaio-jr-brasil

 

 

Diego Martínez: Bueno, y es una experiencia realmente innovadora la que vamos a tener porque no habíamos estado todos en contacto vía Zoom para que pueda estar participando, además de Plínio, Ángeles y nosotros acá en el estudio.
Bienvenido Plínio de Arruda Sampaio Jr. nuevamente, buen día

Plínio de Arruda Sampaio Jr.: Buen día Diego, Hernán, Ángeles, todos los oyentes de Radio Centenario, aquí estamos

 

DM: Bueno, con un cierre de año que nos gustaría tener por parte tuya con un balance al menos de lo que ha ocurrido este año en Brasil

PASJ: Mira, este año fue un año muy traumático en Brasil donde todas las tendencias regresivas que ya estaban colocadas por lo menos desde el 2016 cambiaron de calidad, desde el punto de vista sanitario vamos a terminar el año con casi 200 mil muertos y con la epidemia en ascenso muy fuerte, con la economía cayendo más o menos un 5% y con la perspectiva de que la recesión aumente con el fin de los programas de auxilio de emergencia.
La situación política sigue sin solución pero en la ausencia de cualquier alternativa de izquierda más caritativa, crece la fuerza de la ultraderecha aunque Bolsonaro como persona haya sufrido un debilitamiento muy fuerte.
Entonces, aquí fue un año traumático para la clase obrera, ella sufrió muchos ataques, luchó pero lo hizo de manera fragmentada y dispersa sin un programa político, entonces es una situación, digamos que fue un año muy malo para los brasileños por así decir

 

Hernán Salina: Una pregunta sobre la economía, porque claro ahora todo está contaminado por este tema del coronavirus, pero sino, aunque pareciera especular, si no hubiera estado presente el coronavirus convengamos que ya la economía brasileña venía con problemas serios

PASJ: Sin duda alguna, la economía brasileña está estancada desde por lo menos el 2014, viene con un crecimiento muy, muy débil, y este año sufrió una contracción expresiva.
Para que tengan una idea de la gravedad de lo que pasó aquí en Brasil con la contracción de este año que solamente en el 2020 los brasileros perdieron en promedio la mitad de lo que habían ganado en la renta per cápita durante todo el ciclo expansivo de los gobiernos petistas.
Entonces, la prosperidad del ciclo petista, sólo este año se perdió la mitad. Es una situación de estancamiento por detrás, digamos, más allá de los problemas coyunturales tenemos una economía en reversión neocolonial, desindustrialización muy, muy acelerada, entonces estamos volviendo a ser solamente una economía primaria exportadora que depende del dinamismo de la economía internacional.
Como la pandemia tiró la economía mundial en una gran recesión, bueno, aquí lo que ya estaba mal, empeoró

 

HS: ¿Y cuál sería el problema si tenemos que buscar razones para esa caída, para esa crisis, la pérdida de valores de productos de exportación, pérdida de mercados, cuál ha sido el nudo de ese agravamiento de la economía, Plínio?

PASJ: Mira Hernán, el problema es que la economía brasileña que tenía su dinamismo determinado por el mercado interno, desde los 90 está gradualmente cambiando para que el dinamismo sea determinado por el mercado externo.
Bueno, con la contracción muy fuerte del comercio internacional, la economía se fue a cero. Hoy en día la locomotora de la economía brasileña es el comercio internacional, entonces si la locomotora no avanza la economía queda parada. Los instrumentos que tiene el Estado de compensar esta caída dinamizando el mercado interno, están neutralizados por la política de austeridad fiscal que ahora con la llegada de Guedes tiene una versión fundamentalista muy, muy fuerte.
Entonces, es una economía gigante pero que no tiene motor propio y esto es un problema estructural de la economía brasileña que tiene que ver con la posición más especializada de Brasil en la División Internacional del Trabajo, pero que fue agravada por los problemas coyunturales de la crisis capitalista que estamos viviendo

 

DM: Bien, Plínio, con respecto al tema que obviamente está hoy arriba de la mesa, el tema de la vacuna, un tema que muchos lo asocian al mercado de las farmacéuticas, otros a temas sanitarios y a la posible solución a la actual pandemia, en Brasil hubo muchas idas y vueltas por parte de Bolsonaro, primero hablando mal de la vacuna de China y después teniendo que asumir que es la única vacuna posible por lo menos en la primera etapa porque la fabrica Brasil. Ser habla ahora de 10 millones de vacunas o de dosis de vacunas de Sinovac, las del laboratorio chino que se estarían adquiriendo en los próximos días

PASJ: Mira Diego, la verdad es que Brasil no tiene un plan nacional de vacunación, lo que es una vergüenza porque tenemos un buen sistema nacional de salud con una experiencia de vacunación anual muy larga ya, pero el gobierno no hizo ningún plan.
Y no lo hizo porque la concepción de Bolsonaro es que el problema tiene que resolverse por una inmunización de rebaño que sería naturalmente hecho por la gente.
Entonces, al final, lo que el gobierno pretende es vacunar más o menos 20 - 25% de la población, que son las personas más vulnerables, y dejar que la vida resuelva el problema del resto. Esta es la concepción estratégica de Bolsonaro.
Bueno, esto fue muy criticado y ahora el gobierno trata de correr atrás de vacunas, pero no es fácil agarrar vacunas de una hora a otra, esto tendría que haber sido planeado mucho antes, pero no lo fue. Entonces no hicimos compras, no hay jeringas, no hay nada.
Bueno, lo que hay es lo que hizo el Instituto Butantan que es una fábrica de vacunas con la capacidad de producir por lo menos mientras un millón de vacunas por día, que es harto, entonces Bolsonaro tuvo que recular y admitir la posibilidad de hacer la vacuna por la vacuna china CoronaVac.
La verdad es que en esto todo hay mucha disputa política mezquina, pequeña, porque todas las vacunas son hechas en China, aún las inglesas la fábrica también es en China. Entonces, todo esto es un teatro, pero es un teatro macabro porque por detrás del teatro hay una política sanitaria genocida que en pocas palabras es que los ricos se vacunan en la red privada, los ricos se protegen y los pobres se vacuna el mínimo y que se expongan. Esta es la política no de Bolsonaro, en realidad del Estado brasileño verbalizado de una manera más tosca y radical por Bolsonaro. Pero es una política de Estado que corresponde a un Estado de segregación social muy marcada como es el brasileño

 

HS: Plínio, en este rápido recorrido previo a la Navidad, el martes nos llegaba la noticia de la detención del intendente de Río de Janeiro ya saliendo de mandato ¿verdad?

PASJ: Sí, es un obispo de la iglesia Asamblea de Dios que es propiedad de su tío. Y esto, para hacer una broma fue una gran sorpresa, porque como Crivella es un ladrón conocido y ya roba hace más de 20 años, hay que entender por qué justo ahora no puede robar, y esto yo creo que tiene que ver con la disputa muy fuerte que esto.
Yo digo que no es una sorpresa porque Crivella es un conocido corrupto, y la iglesia es una iglesia criminosa, de ganar plata.
Pero lo que tenemos que entender es por qué ahora no pueden, porque muy probablemente lo que está por detrás es la disputa entre el Lava Jato y la gente que quiere terminar con el Lava Jato, que unifica el PT a Bolsonaro. El Lava Jato está siendo desarticulado pero todavía tiene capacidad de hacer algunas acciones, y esa es una acción clara de Lava Jato intentando herir a Bolsonaro y mantenerse a flote

 

HS: Bien, vamos a redondear, a dejarte el mensaje que quieras decir a la audiencia de Radio Centenario, Plínio, que además te escucha en directo y después recibe también la grabación, el audio que colocamos en  nuestras redes sociales. Les mandamos los audios nosotros a una lista de oyentes que se suscriben vía Whatsapp, publicamos también una trascripción, un resumen de tus columnas en el suplemento Liberación del diario La Juventud como sabés.
Y bueno, cerramos otro año con la alegría, con el orgullo de tenerte entre los compañeros que nos ayudan a entender la realidad y a mirar hacia adelante con sentido crítico que hace falta más que nunca, desde el compromiso también en tu caso cosa que valoramos mucho Plínio

PASJ: Bueno, Hernán, yo quería primero desearles a todos, a todo el equipo de Radio Centenario, a todos los oyentes de Radio Centenario y a todos los hermanos uruguayos un feliz fin de año, buenas fiestas, que el año 2021 sea mejor que el 2020 pero sobre todo, seas lo que sea, vamos a aguantar firme en la trinchera de la crítica y de la lucha. Radio Centenario yo creo que es un importante instrumento de la clase obrera uruguaya y latinoamericana porque es absolutamente fundamental la existencia de espacios de charla buena, de charla inteligente, de debate y esto ustedes lo hacen muy, muy bien. Y yo estoy muy orgulloso de ser, en esta altura de los acontecimientos ya, un veterano de Radio Centenario.
Un fuerte abrazo para todos, mucha salud y mucha felicidad

 

HS: Y un abrazo a los compañeros brasileños, compañeros de lucha tuyos y nuestros y a la gente de Contrapoder también de la que estás participando ¿no?

PASJ: Muchas gracias Hernán, sabes que la Radio Centenario se escucha aquí en Brasil, entonces no es infrecuente que a veces encuentre a algún compañero, alguna persona conocida y me diga, ¡ah, te escuché en Radio Centenario!
Yo siempre les digo, es la mejor Radio aquí de América del Sur

 

HS: Ahí está Ángeles de vuelta a ver...

María de los Ángeles Balparda: Bueno, para desearle lo mejor a Plínio y por supuesto saber que vamos a seguir adelante el año que viene y todas las veces que sea necesario ¿verdad?

PASJ: Verdad que sí, como les decía fuera del aire, ¡la guardia muere pero no se rinde, mierda!

 

MAB: ¡Plínio, arriba!

HS: Nos vemos y nos hablamos la semana que viene Plínio

PASJ: Nos hablamos.