=“RESOLVIMOS HACER UNA RECUPERACIÓN DE LA FIRMA DE TODOS NUESTROS TEXTOS”
Contacto con Marciano Durán, 19 de enero de 2021

En ‘Mañanas de Radio’ conversamos con el escritor Marciano Durán,
Autor de textos que circulan a nivel internacional atribuidos a Eduardo Galeano. “Esta es una historia muy extensa y no habla muy bien de la gente que puede a llegar a confundir a Galeano con este cronista. De hecho no le hace bien a Galeano esta confusión, pero son cosas que tienen que ver con este mundo de internet”, comentó y relató lo sucedido, aportando incluso pruebas de puño y letra de Eduardo Galeano. Tanscribimos esta entrevista que puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/2021-01-19-marciano-duran

María de los Ángeles Balparda: Estamos en contacto con Marciano Durán, con quien tendríamos que haber conversado hace mucho tiempo -no por esto ahora que nos urge hablar con él, por lo que vamos a contarles- pero haber hablado mucho antes, y recordamos en esto a Efraín Chury Iribarne que siempre lo tenía muy presente, que yo creo que si seguimos revisando allí en esos armarios de Chury, vamos a seguir encontrando materiales de Marciano Durán.
Buen día, Marciano, bienvenido.

Marciano Durán: Yo aprendí a quererlo a Chury porque significó parte importante de nuestra vida, de nuestra formación, de aquellos años donde tener un canal y una voz creíble era trascendente en la formación nuestra.

 

MAB: Y hay que decirle a los oyentes que sos un periodista de muchos años de trabajo, vinculado a varios medios, en varios departamentos, estás radicado hace más de 40 años en Maldonado, sos originario de Florida, y mantenés tus vínculos.

MD: Sí, al punto de haber estado 21 años en Florida, y 40 y pico en Maldonado, pero aparece ahí Florida siempre como una referencia, soy una especie de árbol torcido, con las raíces allá cerca de la Piedra Alta y los frutos y los nidos acá por el este. Florida es un lugar muy hermoso, y Maldonado es un lugar muy generoso realmente. Hace muchos años que estamos vinculados a los medios, hemos estado vinculados a esta casa más de una vez a partir de nuestro trabajo por sobre todas las cosas.

 

MAB: Cómo no. Creo que fue el sábado que nos comunicamos con Marciano para arreglar esta entrevista, increíblemente hoy estábamos recibiendo algunos textos para que leyéramos, esos mensajes que mandan oyentes, y aparecían esos textos con firma de Eduardo Galeano, sabiendo que son textos de Marciano Durán, ¿qué dimensión tiene esto de que confundan textos tuyos como de Galeano, pero no que lo confundan dos o tres, sino con miles y más que miles?

MD: Sí, esta es una historia muy extensa y no habla muy bien de la gente que puede a llegar a confundir a Galeano con este cronista. De hecho no le hace bien a Galeano esta confusión, pero son cosas que tienen que ver con este mundo de internet.
La historia en realidad no comienza con Galeano, yo lo contaba el otro día, comienza en el 2002 con ‘el Corto’ (Horacio) Buscaglia, es el primero en su columna amarilla en publicar a página entera un texto nuestro y pedir disculpas. Inmediatamente después, a los 10 días, ‘Caras y Caretas’ vuelve a hacer lo mismo con otro texto, el Corto no lo firma -yo tengo de alguna manera un gran aprecio por él- él simplemente lo que hacía era tomar textos y alguien le avisa, entonces como alguien le avisa, él corrige ese texto y pone otro, e increíblemente vuelve a poner un texto mío, era cuando estos formatos de textos eran muy reenviables, a la gente le gustaba mucho copiar y pegar, copiaba y pegaba mal, porque apretaba el cursor, no lo apretaba desde el principio hasta el final y dejaba las puntas afuera, o sea el título y la firma, eso hacía que los textos anduvieran deambulando por allí buscando padres. Entonces ‘Caras y Caretas’ publica otro texto diferente y lo firma ese sí, un tal Miguel Ems, y el Corto se indigna y hace un artículo muy duro, y en seguida después vino otro texto que se llamó, o sea el primero se llamaba ‘Cerrá y vamos’, el segundo era ‘Vieja acompañame al supermercado’, aparece un tercer texto que era ‘Cómo sobrevivir en tiempos de crisis’, que lo toma un conjunto de Humoristas de Montevideo sin autorización, y consigue el segundo lugar ese año con ese texto. Después vino ‘Lindo haberlo vivido’, esto ya es en el año 2006 que empieza a recorrer internet también con otra firma, hasta que aparece un texto, una poesía, que recuerdo que estuvo en la 36, que fue ‘Nosotros’.
‘Nosotros’ es incluido, es un poema que incluye la Comedia Nacional en Príncipe Azul de (Eugenio) Griffero en el Teatro Solís, y que a su vez es incluido también en una obra de teatro en Paraguay. En el caso de Comedia Nacional, fue un llamado, para mí fue un honor haber tenido esa posibilidad, en el caso de Paraguay no hubo ninguna consulta, allí apareció mi texto, y después una murga lo toma y también sin autorización obtiene en su retirada una mención.
Y después vino otro texto que hablaba sobre el marketing de los supermercados, hasta que cae lo de Galeano, en el caso de Galeano son tres crónicas, ‘Desechando lo desechable’, que realmente comienza a difundirse con otros nombres, ‘Para mayores de 50’, ‘Por qué no me compré un DVD’, ‘Todo se tira’, ‘Me caí del mundo y no sé por dónde se entra’, ese texto es adjudicado a Galeano, salvo en Cuba donde se le adjudica también a Mario Benedetti.
¿Por qué? Creo que la explicación es esa, la gente copia, deja las puntas afuera, la gente lee poco, la imagen sería como que compraran un auto y empezaran a manejarlo y mientras lo manejan van aprendiendo, es inevitable tener choques cada dos esquinas.
Eso era lo que pasaba con las computadoras, o sea primero tenía la computadora, y después empezaba a manejarla, pero no solamente la gente. Marcos Aguinis, el bestseller argentino, escribe justamente un libro que se transforma en bestseller que se llamó, que llevó como nombre ‘El elogio del placer’, quien le dedica algo así como 15 páginas en ese libro a Galeano. Sabemos la posición de Aguinis, sabemos cuál es su concepto del consumo, entonces indirectamente le pega muy fuerte a Galeano durante 15 páginas pensando que lo había escrito Galeano ese ‘Desechando desechables’ que empieza a recorrer ya no las ciudades del Uruguay, sino del mundo. Y a Galeano le empiezan a preguntar en distintas partes del mundo sobre esos textos.
Después vino otra crónica que se llamó ‘Uruguayos incoherentes de América y el mundo’, que comienza a recorrer el Uruguay a partir de los compatriotas, también sin firma, al punto que después apareció en web con ese nombre. El siguiente texto se llamó ‘Un día con mi nieta’, este también fue adjudicado a Galeano al punto que el texto se llamaba en esta segunda versión, ‘Un día con mi nieta Sofía’, Galeano sale a decir en México que él no tiene ninguna nieta Sofía, que ese texto no es de él. Yo en aquel período 2011 por allá era Director de Cultura de la Intendencia de Maldonado, en ese momento recuerdo haber asistido a una presentación en el cine teatro Cantegril de la Escuela de Arte Escénico donde presentaron ‘Un día con mi nieta’ de Eduardo Galeano, estando yo presente, o sea que la confusión era absoluta y total.
Después vino ‘Esos locos que corren, que fue un texto que también tuvo una repercusión importante por la cantidad de traducciones, básicamente. ‘Esos locos que corren’, generó una movida bastante extraña, hay 50 clubes de corredores, estamos hablando de corredores de calle, 50 clubes de corredores de todo el mundo que llevan ese nombre y hay carreras puntualmente organizadas internacionalmente que también llevan ese nombre, en Guanajuato por ejemplo van en la octava edición. Y ‘Esos locos que corren’ se transforma de alguna manera en una especie de himno del corredor, para mí fue un gran honor participar en carreras internacionales y encontrarme con corredores que llevaban en sus camisetas la frase esa en la espalda, pero no solamente en español, sino en otros idiomas. Y ‘Esos locos que corren’ lo que hace es habilitar otros textos, ‘Esos locos que pedalean’, ‘Esos locos que nadan’, ‘Esos locos que bailan’, ‘Esos locos que diseñan’, es un texto muy conocido a nivel de la enseñanza, está firmado por un tal maestro Pedro, y se llega al punto de encontrarnos con ‘Esos locos masones’ firmado por un señor Omar Lizarraga. Eso también en algún momento se lo adjudica a Galeano y a Benedetti.
Y después llegó ‘Nos estamos consumiendo’ que también fue adjudicado a Galeano.
Es una historia que trae como olas, aparece cada tanto.

 

MAB: Eso es lo que llama la atención, porque empezó hace mucho tiempo y está hoy muy vigente.

MD: Sí, a mí me avisa en Google cada vez que ese texto aparece por algún lado, acá me acaba de llegar en este momento de dos diarios de Madrid de la edición de hoy. Pero en este caso, lo que pasó fue que el embajador Hernán Patiño Mayer, el exembajador en Uruguay, ahora con destino en Budapest, resuelve en su Facebook incluir nuestro ‘Desechando lo desechable’ con la foto de Galeano y el título de ‘Me caí del mundo’. Evidentemente Hernán Patiño Mayer demostró en esa oportunidad la enorme cantidad de seguidores que tiene, al punto que el texto sigue creciendo y hoy si uno ingresa al Facebook de él, está abierto, tiene 70 mil reproducciones el texto en un mes y medio, 70 mil para que los oyentes tengan una idea de qué estamos hablando, el cálculo que hace Facebook sobre cuántos amigos tiene cada persona en este país, promedialmente es 338 amigos cada persona. Entonces, 338 por 70 mil son 23 millones de lecturas en un mes, con una firma que no corresponde.
Entonces, esta historia que termina con declaraciones de Galeano en distintos medios diciendo que eso no es de él, Galeano dice en México, “los textos por los que más me felicitan en todo el mundo, no me pertenecen”, y le hacen algunos reportajes donde él lo vuelve a aclarar, él me manda un correo electrónico, me dice, “Marciano, el drama mío es que mis tres textos más exitosos son tuyos”. Entonces me envía su libro de regalo, autografiado, que guardo realmente con mucho afecto por él, dice, “a Marciano cordialmente que también podría decir al verdadero autor de mis trabajos más felicitados”.
Y después la historia final es que él en el libro póstumo, en la página 235 me escribe una especie de -en El cazador de historias, el último libro de él- escribe una especie de autobiografía completísima donde termina diciendo, “con la sana intención de profundizar la huella, me hice escritor o intente serlo, mis trabajos más exitosos son tres artículos que circulan con mi nombre en internet, en la calle me para la gente para felicitarme, y cada vez que eso ocurre me pongo a deshojar la margarita, me mato, no me mato. Ninguno de esos artículos fue escrito por mí”.
Esa es la historia, Ángeles, muy extraña que me ha tocado vivir.

 

MAB: Que es increíble el que se repita tanto, vos aclarás en algún momento, no se benefició Galeano con esto, ni me beneficio yo.

MD: No, todo lo contrario, yo insisto, esto no es falsa modestia, yo leo a Galeano desde muy joven, no le hace bien a Galeano tener este texto porque aparte es un texto que está escrito en clave de humor, de sátira.

 

MAB: Además es tu estilo, claramente se nota.

MD: Sí, pero inclusive digo por ejemplo, Aguinis, si hubiera leído alguna vez a Galeano, Aguinis o la editorial que le publicó el libro, debería haberse dado cuenta que Galeano nunca escribiría una cosa de esa, la gente en general, pero convengamos que el consumo de internet tiene esas características, es masivo, es rápido, se chequea poco, se leen las primeras líneas, la gente busca leer algo que le confirme lo que estaba convencido de antes…
Entonces si viene por ese lado lo sigue, sino lo deja. Hay un formato de lectura bastante macabro.
Pero bueno yo íntimamente no dejo de pensar que es un orgullo que a lo oscuro alguien me confundió con Suárez jugando al fútbol desde mi casa.

 

MAB: Seguro. ¿Y Patiño Mayer en algún momento te dijo algo, se comunicó contigo?

MD: No, el punto que hace, yo a raíz de esto último de lo de Patiño Meyer porque me pareció que 23 millones de lecturas ya no es un límite, pero ya estaba, yo pensé que ya estaba esto.
De hecho uno de los tres textos, ‘Nos estamos consumiendo’, yo lo incluí en el último libro que se llama Diario íntimo de un Marciano cualquiera, que salió hace un mes, lo incluí, porque nunca había sido publicado, y se me ocurrió incluirlo porque me pareció que hay un momento que uno tiene que reivindicarlo, entonces yo le escribí a Patiño Mayer, le expliqué la situación, le dije que para mí sería muy importante que él simplemente dijera, perdón, no era de Galeano, es de  Durán, nunca me contestó. Pero sí lo que resolvimos es hacer una recuperación de la firma de todos estos textos, entonces desde hace 10 días hemos hecho una especie de campaña en redes, nosotros en nuestro Facebook desde que comenzó la pandemia tenemos un vivo donde nos encontramos con un grupo importante de lo que hemos denominado autocuarentenados, es decir es un concepto que ubica la responsabilidad en cada uno de nosotros más allá de las medidas que pueda tomar u olvidarse de tomar el gobierno. Y en ese grupo donde nos encontramos y manejamos otro concepto que es el del paréntesis, en las peores condiciones tenemos derecho a abrir un paréntesis, reírnos un poco, cerrarlo y seguir en donde estábamos, entonces en ese lugar comenzamos a hacer una movida, y créeme, Ángeles, que está teniendo resultados porque es impresionante la cantidad de mensajes que me llegan todos los días, 8, 10, 12, 15 de gente que pone esto no es de Galeano, o sea que ha despertado eso por lo menos.

 

MAB: ¿Dónde te encuentran, en Facebook?, digo porque va a haber mucha gente que va a querer sumarse.

MD: Mi Facebook es Duránmarciano, aclaro esto porque mi nombre es Marciano Durán, el de mi hijo con el que escribimos un par de libros también es Marciano Durán, él está mucho más cerca generacionalmente de la tecnología, o sea que me ganó de mano, y el Facebook Marciano Durán no es mío, el mío es Durán Marciano, allí estoy, allí nos encontramos, y allí compartimos estos textos y créeme que hay una linda comunidad en clave de valores.

 

MAB: Está muy bien. El último libro dijiste es ‘Diario íntimo de un marciano cualquiera’.

MD: ‘Diario íntimo de un marciano cualquiera’ es una especie de autobiografía no autorizada, en realidad no mía, sino de cualquier uruguayo, el marciano está escrito con minúscula, y tiene que ver con contar historias, cuando vi que andaba la gente con un pedazo de tela en la cara, me di cuenta que la ficción hacía rato se nos había quedado atrás. Yo tengo 6 libros escritos para atrás en clave de ficción, y había más ficción en la realidad, en la calle, que en mi cabeza, así que lo que resolví fue recurrir a anécdotas, a cuentos, a historias nuestras, y de amigos, y eso le dio forma a este diario íntimo de un marciano cualquiera que propone eso. Propone desde nuestro pasaje por la política hasta historias de corridas, siguiendo por historias de ciudades, sobre todo del interior del país, es una propuesta insisto en calve de humor, de reflexión y de nostalgia.

 

MAB: Flor negra Ediciones siempre es con la que editás.

MD: Sí, desde hace mucho tiempo cuando en el 2007 llegamos al ‘Código Blanes’, ese libro que nos permitió a nosotros recorrer el mundo, y que para mí fue un antes y un después porque el ‘Código Blanes’ se transformó en libro de oro, el libro más vendido de este país. Eso significó una apertura de puertas en muchísimos lugares, ese trabajo lo realizamos con Flor negra y a partir de ahí vinieron una buena cantidad de libros, El sueño de San José que lo continuó ‘La cuestión es darse maña’, el propio ‘Me caí del mundo’, todo una serie de libros que hemos trabajado junto con la gente de Flor negra.

 

MAB: Claro, ¿lo encontramos en cualquier librería?

MD: Sí, absolutamente en todas, es más, nosotros hemos hecho una especie de sistema donde se lo enviamos también, lo que tratamos es que el libro llegue, y para eso justamente vamos sumando fuerzas, pero está en todo el país porque la distribución que es de América Latina también tiene un trabajo importante.

 

MAB: Por supuesto que quedamos entusiasmados para poder seguir conversando en otro momento, esto yo creo que tiene un valor muy importante por el caso en sí contigo, pero también que nos lleve a reflexionar un poco sobre cómo nos comunicamos, con qué profundidad abordamos textos que vemos, todo eso creo que nos puede hacer pensar un poco más.

MD: Sí, yo creo que sí creo que ahí hay algo para hacer y algo para trabajar, porque en mi caso, yo lo que puede haber hecho es haber perdido algunos derechos seguramente, pero creo que se callan voces de esta manera, estoy hablando de voces emergentes que a veces no tienen los lugares en una red que pretende ser hiperdemocrática, y tiene que ver más que nada con el mal uso que hacen los usuarios de ellas. Insisto hay gente lucrando también, cuando yo decía que Galeano nunca se beneficiaba, no, claro que no se benefició, pero hay gente que sí porque estos textos, este tipo de textos que tienen un formato muy claro, es decir, 1000, 1200 palabras, son títulos sugerentes, un tratamiento de un tema muy actual, el humor, la ironía cada 4 o 5 líneas, la complicidad permanente con el lector, la búsqueda constante de puentes -yo le llamo puentes a esas palabras que nos proponen de alguna manera involucrarnos fuertemente con el lector- yo utilizo muchos puentes en los textos porque es lo que me permite acercarme, porque sé que cuando digo la palabra primus estoy poniéndome muy cerca de una cantidad de gente, aunque me aleje de una generación, pero mientras ese primus al dinamitarse no corte el camino, está bueno usarlo. Entonces hay un formato muy claro en ese sentido y eso es recibido y reenviado, más allá de quién lo firma, el reenvío lo que genera es tráfico, y ese tráfico lo que implica es dinero, es decir la posibilidad de que se redireccione hacia determinados link, una vez uno ingresa por un tema de estas características, hay un trabajo que no es nada complicado y que se puede observar, y que uno si lo siguiera se da cuenta a donde fue a parar el dinero que debería haber ido a parar por derecho a algún otro lugar.
Es absolutamente incontrolable, y en el exterior es imposible moverlo.

 

MAB: Acá nos manda un oyente Julio González la foto del libro ‘Me caí del mundo y no sé por dónde se entra’, dice: “utiliza el término de wikipedizado en el libro refiriéndose a que nuestra generación se formó con globo terráqueo luego el atlas universal, luego fue el encarta, y ahora es Wikipedia, en él define cómo ha evolucionado la sociedad a nivel planetario, y cómo se ubican las distintas generaciones en este world 2. El reconocimiento de Eduardo Galeano de sus refritos utilizados desde las notas de Marciano Durán, desnudan una cruda realidad, que es el poder de los medios masivos llamados el quinto poder”, dice Julio que te lee, evidentemente.

MD: Sí, comparto porque aparte el concepto, un saludo a Julio, el concepto de que los han wikipedizado realmente está esa búsqueda primera que es bienvenida pero que no debería nunca quedarse en esa primera búsqueda, es casi, casi una constante, nos han wikipedizado a los mejores, porque hay otros que ni siquiera llegaron a ese lugar. Pero sí, yo creo que es un gran tema para conversar, sí.

 

MAB: Me imagino que ya tendrás mucha motivación para tus próximas cosas con esta realidad, vos decías el trapo en la cara, el saludo con el puño, con el codo, las distancias, digo más allá de la seriedad de todo eso…

MD: Sí, nosotros no hemos dejado de crear en ese sentido, esta semana hemos publicado ‘Las fábulas de hisopo’, hemos publicado ‘Abarajame ese mojón’, son crónicas actuales, políticas, en clave de humor que van contando semanalmente la realidad de nuestro país, y hemos seguido paso a paso no solo la pandemia, sino el tratamiento político y sanitario que se ha hecho de ella, acá en este país y en el resto del mundo. Y creemos que ha sido muy bien recibido, por lo menos ese es el ámbito en el que nos movemos nosotros, y allí está todo disponible, insisto Durán Marciano es nuestro Facebook, allí semana a semana por lo menos una o dos crónicas van apareciendo. Y a esto le hemos sumado esta campaña de recuperación de firmas que hace que todos los días estemos subiendo, levantando un texto, con la secreta esperanza de que se le pegue la firma a toda esa cantidad de letras que hemos juntado alguna vez.

 

MAB: Muy bien, Marciano Durán, hasta el próximo encuentro y felicitaciones por todo.

MD: Un abrazo a ustedes, gracias por el recuerdo, y por sobre todo recuerdo a Chury y a todo lo que fue un momento muy especial en nuestra vida.