“ES MUY CLARO QUE URUGUAY SE ENCUENTRA EN CRISIS Y BASTANTE PROFUNDA”
La entrevista a José Antonio Rocca, 19 de enero de 2021.

El economista José Antonio Rocca compartió la mañana con los oyentes de la 36 para hablar de la realidad económica del país haciendo referencia al último artículo publicado en su blog “Ajuste contra el pueblo”.
Rocca señaló que es muy claro que Uruguay está en crisis y bastante profunda, pesan más los factores estructurales, más allá que la pandemia la haya acentuado, las crisis preceden la difusión de la enfermedad y es sin lugar a dudas la voluntad expresa a través de las medidas del gobierno que la crisis la paguen los trabajadores.  Los sectores privilegiados no serán tocados, como la gran banca, los capitales extranjeros, el latifundio.
Rocca se refirió a la rebaja salarial a los privados, rebaja real de los salarios públicos, desocupación, la voluntad de disminuir el sector público y dijo que se repite el mismo estribillo de atracción de grandes capitales y reducción del Estado. “Si inventiva, independientemente del tiempo y el lugar, no es muy amplia”.
A continuación transcribimos la entrevista que usted podrá volver a escuchar aquí: https://archive.org/details/2021-01-19-jose-a.-rocca

 

 

Hernán Salina: Hoy es telefónico el diálogo, el gusto de recibir, primer encuentro en el año con uno de nuestros columnistas de los cuales se precia de tener esta Radio, y en tiempos donde la economía está complicada particularmente teniendo impactos objetivos respecto al tema de la pandemia pero también ojo con que se nos cuelen cosas atribuidas supuestamente a efectos de la pandemia que en realidad son parte de modelos que siempre están presentes y que hoy se quiere utilizar como pretexto un poco la pandemia para tomar determinadas medidas.
Pero de eso vamos a hablar con el economista José Antonio Rocca que ha sido muchos años docente de la Facultad de Ciencias Económicas, investigador. Rocca, bienvenido, buen año para vos

José Antonio Rocca: Bueno, buenos días, buen año para ti también Hernán y para toda la audiencia, un gusto como siempre estar charlando con Radio Centenario, entre compañeros, entre amigos. Y bueno, estamos a las órdenes para las preguntas que quieras hacer

 

HS: Bueno, no, la idea en este primer encuentro del año, trazar contigo algunos apuntes del panorama de la economía. Siempre le recordamos a la audiencia Rocca que vos tenés un blog que es precisamente joserocca.org.
Que en este caso en la última publicación que es de hace poquitos días elegiste titular "Ajuste contra el pueblo"

JAR: Sí, exactamente, cada quincena sacamos un artículo, y creo que hoy por hoy es uno de los elementos más notorios de la realidad económica del país. Primero la crisis, creo que ya es innegable, se puede discutir como tú muy bien decías, qué porcentaje corresponde al coronavirus y qué porcentaje corresponde un poco a la estructura y funcionamiento actual de la economía uruguaya. Pero primero es muy claro que Uruguay se encuentra en crisis y bastante profunda.
A mi modo de ver pesan más los factores estructurales, más allá que la pandemia haya acentuado algunas de las características, pero creo que la crisis precede a la difusión de la enfermedad.
Y en segundo lugar creo que otra de las características es que la voluntad expresa, diría yo, a través de las medidas del gobierno, es que la crisis la paguen los trabajadores, que la crisis la pague el pueblo y de alguna forma que los sectores privilegiados no sean tocados por la política económica.
Es decir, si uno mira la gran banca, si uno mira los grandes capitales extranjeros, si uno mira obviamente hoy por hoy muchos de esos capitales tienen latifundios que harían sonrojar a los viejos latifundios de la década del 70, estamos hablando de empresas como UPM y como la dueña también de las fábricas de celulosa que tienen arriba de 200 mil hectáreas cada una de ellas. O sea que esos sectores están siendo privilegiados y claramente el ajuste es contra los sectores populares, o sea, rebajas reales de salarios reales privados, rebajas de salario reales públicos, desocupación, la política de que cada tres vacantes se reponga una en el Estado lo cual como concepto es un gran disparate porque las funciones que hay que cumplir requieren determinada cantidad de trabajadores y no pueden depender de la cantidad de funcionarios que se jubilen o que dejen la labor por lo que sea. O sea que no puede ser nunca un tema de cantidad de vacantes y reponer un número menor, como concepto es un disparate, pero marca la voluntad de disminuir el sector público y en el fondo siempre el mismo sonsonete, el mismo estribillo de los neoliberales y liberales que lo vienen repitiendo desde el año 2000 para acá, su creatividad es muy poca, que es un poco la atracción de grandes capitales privados, la apertura de la economía, reducir el tamaño del Estado. Su inventiva dependiente del tiempo y del lugar no es muy amplia.
O sea, independientemente de que uno puede estar de acuerdo o no, es curioso casi cómo se repiten los mismos estribillos desde hace 200 años ¿no?

 

HS: Sí, Rocca, yo leía algunos datos anoche, en esto que vos decías de quién paga en las situaciones donde aprietan más los números, fijate que estamos en tiempos de buen precio de la soja por ejemplo que anda cerca de los 500 dólares. Fijate en Argentina qué le hicieron al gobierno de Alberto Fernández que está lejos de ser marxista leninista, apenas tomó alguna medida de asegurar el abastecimiento interno respecto a la producción de maíz y le hicieron una suerte de paro agrario, y acá por ejemplo no sale una idea de pedirle algún pesito de colaboración a los productores de soja que les está yendo bien, por ejemplo

JAR: Sí, es más, incluso a todo el sector agropecuario en este momento le están postergando determinados pagos por la crisis, por la sequía, sin ninguna selectividad además. Incluso hasta están pidiendo no pagar Primaria como ha sido tradicional

 

HS: El impuesto de Primaria

JAR: Claro, o sea que llegan a un grado a veces de rapacidad que uno se asombra. Pero como tú bien decías, no se puede decir que la pandemia haya afectado hoy por hoy los precios de exportación de los principales productos que vende Uruguay al mundo. Ni la soja, ni la carne, la celulosa sí ha disminuido un poco su precio este año, pero dentro de lo normal, o sea que tampoco han perdido mercados. Fue una de las actividades que inmediatamente recomenzó, eso y las obras para UPM, bueno, ni qué hablar lo que son las regalías para UPM en todos los planos. Un país que va a invertir 4.000 millones de dólares para que supuestamente la empresa invierta 1.000.
O sea, Uruguay va a invertir 4.000 en infraestructura, en un tren que sería maravilloso hacer un gran sistema ferroviario para acercar a los niños del campo a las escuelas, para acercar la pequeña producción a los mercados, para acercar todo el interior entre sí, pero aquí se construye un gran sistema ferroviario para que una empresa privada utilice los 365 días del año y las 24 horas del día a su disposición, ni el 1º de mayo. Prácticamente un tren al uso exclusivo de una empresa privada y todavía con el versito que uno a veces escucha de que se está haciendo un tren para que la gente viaje, mintiendo descaradamente a la gente ¿no?
Y este gobierno tuvo toda la oportunidad de revisar todo este tipo de contratos, la propia pandemia se la dio, que estaba hasta previsto en los contratos esa posibilidad y obviamente la dejó pasar porque responde a los mismos intereses de estar al servicio de estos grandes capitales del exterior.
Y cuando uno escucha cuáles serían, hacia dónde irían o hacia dónde se espera que vengan capitales, nos hablan de casinos, está el asunto este de Cipriani que se le otorgó una concesión en su momento para un casino con la condición de que realizara determinadas obras. Ahora las obras parece que van a ser la mitad o van a ser menos.
Curiosamente el ministro de Turismo salió ayer con un discurso muy raro porque decía que la inversión va a querer la mitad pero igual va a dar el empleo prometido, no se entiende mucho cómo le cerraban los números pero creo que no les importa tampoco demasiado en general a este gobierno, a sus ministros.
Bueno, la ministra de Economía diciendo que se estaban esperando 3 grandes inversiones en hoteles, una es esta que estamos viendo lo que es, otra en Rocha que creo que se postergó y otra supuestamente en Colonia.
¿Quién en este momento, salvo que esté lavando dinero o alguna cosa rara, va a hacer grandes inversiones en hoteles o casinos? Parece bastante raro, pero en el fondo es el mismo discurso tradicional.
Y como contrapartida tenemos que para el propio gobierno el costo de vida aumentó un 10%, obviamente en realidad aumentó más, para el propio gobierno se están considerando estos aumentos de precios, pero los salarios se ajustan un 3% o un 4%, con lo cual es muy claro que el costo de la crisis cae sobre los trabajadores ¿no?

 

HS: Sí, en muchos casos con una aceptación de la cúpula del movimiento sindical en los acuerdos de Consejos de Salario, Rocca, bajo una supuesta comprensión de la situación que vive el país y a cuenta de proyecciones de mejoría de este año hacia adelante, que bueno, no están tan claras esas cifras de mejoría.
Por ejemplo, en un evento virtual para empresarios hace algunas semanas la consultora CPA Ferrer proyectó una caída del 5,9% del PBI (Producto Bruto Interno) y Alfonso Capurro, el gerente de esta consultora, hablando del optimismo del gobierno en el presupuesto quinquenal que afirmaba que el empleo este año iba a recuperar niveles del 2019 -que tampoco eran tan altos- ellos dicen que eso no va a ocurrir, por ejemplo ¿no?

JAR: Sí, claramente, las proyecciones del gobierno planteaban un crecimiento para el 2021 del PBI que la realidad parecería que va a desmentir, por lo menos en esa magnitud.
Porque además no se sabe muy bien cuáles van a ser los motores de ese supuesto crecimiento. Incluso en Uruguay parecería que el coronavirus se va a extender durante un tiempo más que en el mundo porque también está bastante atrasado en la compra de vacunas, obviamente después de comprarlas hay que darla y no parecería tampoco algo inmediato.
Pero independientemente de eso nos vamos a encontrar que una economía en la cual la demanda interna va a continuar cayendo porque lógicamente al caer los salarios la gente compra menos. Los sectores de exportación dependen en definitiva de precios que Uruguay no controla, como decíamos no son especialmente malos pero la posibilidad de producción, la cantidad de soja depende del clima básicamente, de la extensión de los cultivos. La cantidad de carne también depende de la reproducción animal y de sus ciclos, y no es esperable en ninguno de esos rubros, obviamente tampoco en los demás que tienen un menor peso pero cualquiera de ellos que miremos están acotados por las posibilidades productivas del país.
Además el territorio no se extiende, Uruguay tiene todo el territorio ocupado productivamente prácticamente. No existe como en otros países la posibilidad de extender la frontera agrícola o ganadera y la productividad depende más de factores climáticos y un poco de las características del terreno que de cualquier otro factor. Es más, los productos que se utilizan por lo general para incrementar supuestamente la producción como el glifosato y todos esos elementos son terriblemente contaminantes, dañinos para la naturaleza, prohibidos en otros lados. O sea que la posibilidad de crecer por esos rubros está muy acotada, amén de que todo eso también está en manos de grandes capitales del exterior, con lo cual eventualmente las ganancias van hacia el exterior y cada vez Uruguay exporta con menos valor agregado miremos lo que miremos.
Si miramos la lana ni qué hablar, hemos ido pasando hacia la lana sucia o con muy escaso procesamiento.
Aquí se aplaude a veces porque se ha vendido ganado en pie, lo cual también es un disparate absoluto, el trabajo de los uruguayos hacia el extranjero, no solamente el frigorífico sino también las curtiembres que es otro rubro en el cual también el valor agregado interno lo han ido liquidando. La soja sí se vende en las mismas condiciones en las cuales se vendía desde zonas francas. La celulosa implica un negocio para estos grandes capitales privados con muy escaso empleo local y obviamente los eucaliptus además, los monocultivos de eucaliptus expulsan trabajadores en el sentido que es uno de los rubros que utilizan menos manos de obra en comparación a los rubros que desplaza. Por ejemplo, lo que ha sido la lechería o lo que han sido otros rubros que han disminuido la cantidad de tierras destinadas a esos usos.
O sea que uno no ve cuáles pueden ser, obviamente el turismo está siendo muy afectado, ese sí directamente por las condiciones internacionales, pero tampoco uno ve una proyección estratégica de planificación que pueda implicar un uso más racional de esos recursos. Es más, la destrucción de la naturaleza y de paisajes que se está creando con todo este modelo del agronegocio como se dice a veces perjudican o van a perjudicar a futuro notoriamente a sectores turísticos.
O sea que estamos viendo hasta también los últimos años condiciones de las aguas, de cianobacterias y de otro tipo de daños ambientales que no eran tradicionales en Uruguay

 

HS: Exacto, nos mandaban en estas horas imágenes de algo de presencia de cianobacterias en el departamento de Colonia.
Rocca, sumemos a este panorama que es permanente mucho de lo que venimos hablando ahora contigo, algunos datos interesantes por ejemplo que ha manejado la prensa desde la Asociación del Comercio Automotor que muestra qué ha pasado en ciertos sectores de la economía donde señalan que en el segundo semestre del año pasado se compraron más vehículos cero kilómetro pesados que en los dos años anteriores. Entre agosto y diciembre se compraron más camionetas de alta gama que lo consignado en los mismos meses de 2018 y 2019. Y entre setiembre y diciembre se compraron más camiones que en el mismo período de los dos años anteriores.
También en un informe de comercio exterior de Uruguay XXI, ese ámbito paraestatal que tiene el gobierno en temas productivos también, los tractores representaron el 13% de los vehículos importados cuando ese porcentaje en el 2019 había sido de 10% y en el 2018 de 8%.
También suben en la categoría químicos para el agro al segundo lugar de las importaciones. Es decir, algunos indicadores de cómo le está yendo a ciertos sectores ¿no?

JAR: Sí, exactamente.
Es decir que, por un lado han caído las importaciones globales, creo que también es un dato de Uruguay XXI, como consecuencia obviamente de la crisis del  menor consumo general, pero algunos rubros en particular están creciendo su importancia porque, claro, revela la mayor concentración de riqueza que existe en el país.
Y por otro lado también se puede agregar el hecho de que la política económica del gobierno, más allá de un ajuste que hubo hacia los primeros meses del 2020 respecto al valor del dólar, Uruguay sigue siendo un país con cierto retraso cambiario si lo medimos a partir del hecho de la inflación en dólares.
O sea, en la comparación internacional Uruguay sigue siendo un país caro en dólares, y si a eso le sumamos el hecho de que no existen prácticamente impuestos a las importaciones de una serie de rubros, eso fomenta importaciones, sobre todo importaciones de lujo.
O sea que todo el esquema apunta precisamente a que Uruguay importe grandes chirimbolos para sectores privilegiados mientras que por otro lado decae también la importación de lo que podrían ser insumos para ciertos sectores industriales o sectores productivos que están obviamente también en decadencia.
O sea que todo el esquema global fomenta o genera el alto consumo, genera la extranjerización, genera una producción cada vez deformada. Y obviamente también, esos elevados consumos de artículos de lujo, ha ido acompañado para algunos sectores medios de un aumento de las deudas privadas, porque hay todo un sector de clase media alta que procura imitar las pautas de consumo de los grandes privilegiados, y a veces ese sector se endeuda para...

 

HS: A costa de endeudarse, claro

JAR: Se endeuda para poder llegar a ese pelotón.
Y obviamente también, por otro lado está la deuda de la gente que no llega a fin de mes y cada vez se le complica más porque, mientras los sectores de altos ingresos se endeudan en el sistema bancario formal que cobra tasas elevadas pero "razonables" dentro de eso, las tasas de interés que cobran las empresas parabancarias -por decirlo así- son criminales ¿no?

 

HS: Sí, sí

JAR: Si uno hace un cálculo.
Bueno, tanto es así que hasta algunos sectores de la propia derecha se han planteado de repente limitarlas porque es algo casi absurdo los niveles de tasas de interés que se cobran en Uruguay, obscenas como dice a veces Gustavo López. O sea, son tasas realmente criminales

 

HS: Bueno, en ese panorama donde se habla de pérdida de trabajo, de unos 60 mil puestos de trabajo el año pasado con distintas variaciones pero se podría promediar eso, hubo picos de envíos al seguro de paro por supuesto muy fuertes al principio de la pandemia donde se llegó, siempre en los registros oficiales esto, a 186 mil personas en seguro de paro en mayo. Se dice en estas estimaciones privadas, no del Estado, que de esos 60 mil que se perdieron el año pasado se podrían recuperar sólo una tercera parte este año, esto lo estima CPA Ferrer. Pero además está ese panorama que mencionábamos de los salarios, Rocca, cuando el 1º de julio se va a iniciar una nueva ronda de negociaciones salariales tras ese período puente que planteó, que acordó el gobierno con la cúpula sindical el año pasado, y esa negociación va a estar en un marco, en un encierre de los números negativos de la economía ¿no?

JAR: Sí, porque además está previsto, incluso dentro de las propias proyecciones oficiales un poco el tema que la caída del PBI (Producto Bruto Interno) se va a trasladar también al ajuste salarial. O sea que la recuperación salarial está condicionada al aumento de la producción, algo también como concepto que la responsabilidad y la producción es de los grandes capitales y de las políticas del gobierno.
Entonces trasladar allí el fracaso al salario es como, también, un contrasentido ¿no?

HS: Ahí la gran medida que se puede venir definitiva en este período es aquello de desindexar los salarios ¿no?

JAR: Sí, claro, de hecho se los han desindexado, porque el índice que se toma es la inflación futura, o la supuesta inflación futura, que desde que yo recuerdo siempre el aumento del IPC (Índice de Precios del Consumo) real -o por lo menos registrado porque el real es todavía mayor- pero siempre ha estado por encima de las proyecciones oficiales.
Entonces, cuando se dice, vamos a ajustar por el IPC del 2021, por ejemplo, en el 2020 la pauta de aumento del IPC inicial era entre el 3% y el 7% un poco el objetivo

HS: Sí, y estuvo arañando el 10, como vos dijiste

JAR: Y está arañando el 10 para los datos oficiales.
O sea, si yo repaso hacia atrás creo que desde que tengo memoria, y lamentablemente para mí tengo unos cuantos años de memoria para registrar, nunca he visto que los aumentos de precios fueran inferiores a la proyección inicial, más bien siempre fueron superiores. Pero cuando se dice que va a ser sobre los aumentos futuros de precios el ajuste, bueno, siempre hay un margen de errarle a las proyecciones que siempre debe considerarse.
Y además, reitero, siempre le erran para el mismo lado  o sea que no hay mucho problema allí ¿no?

HS: Sí, Rocca, mirá lo que nos dice Diego desde Salto, "¿Y la productividad en el mar no cuenta? Está subexplotada o en manos de extranjeros brasileños o chinos, pero seguro, no hay plata para invertir".
Ahora por suerte viene el gobierno de Estados Unidos a ayudarnos a controlar la pesca también, siempre preocupado por ayudar a los países pobres y va a venir Estados Unidos. Pero es interesante el apunte que hace Diego también en ese panorama general ¿no?

JAR: Sí, incluso en el artículo este destacamos un hecho, que lo hemos repetido además varias veces, que Uruguay tiene condiciones naturales para satisfacer las necesidades básicas de toda su población muy fácilmente. O sea, teneos una enorme productividad en muchos rubros, y también coincido con Diego y lo mencionamos en el artículo, Uruguay vive absolutamente de espaldas al mar y a los cursos de agua.
O sea, creo que para fomentar la ocupación obviamente habría que fomentar las actividades productivas en el agro de la pequeña producción, de producción orgánica, de producciones que generan alto empleo por hectárea trabajada. Uruguay tiene condiciones naturales para producir lo que se quiera desde todo tipo de ganado, aves, frutas, productos de huerta, cereales de todo tipo, obviamente productos marinos que se desperdician. Tenemos además condiciones naturales para las construcciones con el tipo de material que sea, piedra, ladrillo, cal, arena, portland, madera.
O sea que Uruguay tendría todos los elementos básicos para satisfacer obviamente las necesidades elementales de cualquier población que siguen siendo, más allá de los chirimbolos, las necesidades básicas de la gente siguen siendo siempre las mismas ¿no? Alimentarse bien, agua potable que también tenemos los acuíferos, todo tipo de alimentos, todo tipo de factores de abrigo, todo tipo de elementos para la construcción. O sea que, en cuanto a condiciones básicas tenemos condiciones realmente excepcionales, además cuando uno de repente ha tenido la suerte de poder estar en países donde uno migra, la suerte no para ellos sino la suerte de haber visto, donde hay gran parte del territorio o montañoso o desértico y Uruguay en eso tiene condiciones naturales excepcionales y totalmente desaprovechadas. Ni qué hablar en términos de mar y ríos como decía el oyente, totalmente de acuerdo

 

HS: Rocca, en los minutos finales de este diálogo hoy telefónico contigo, quería comentarte algo que se difundió el fin de semana, para tener una mirada tuya también, de declaraciones de la directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), la directora gerente que se llama Kristalina Georgieva, es búlgara, y le pidió a los gobiernos que gasten y gasten y que no retiren los estímulos.
Ella dijo, ya lo dije en marzo, por favor gasten, gasten lo que puedan y después gasten un poco más, esto lo dijo en una conferencia virtual también sobre el futuro del crecimiento económico, y habló de políticas monetarias acomodaticias y políticas fiscales que protejan a la economía de un colapso en un momento en el que estamos, apropósito -dijo- limitando tanto la producción como el consumo. Y agregó, tenemos que ser aún muy cuidadosos para no retirar el apoyo de manera prematura, habló del apoyo de gobiernos y bancos centrales a lo que llaman estímulos para la economía, porque si lo hacemos tendremos una ola de insolvencias y un desempleo estructural que será muy difícil revertir.
¿Cómo hay que tomar esto que se plantea desde el FMI?

JAR: Bueno, yo diría que hay dos tipos de elementos, por un lado que las políticas concentradoras del FMI y las políticas de expandir la propia deuda en sí misma, están llegando a una situación de inviabilidad. Es decir, el descenso del consumo especialmente ahora de las economías occidentales de los sectores populares está poniendo en riesgo la demanda y también eso lo ve por un lado el FMI.
Y por otro lado creo que cada vez es más notorio que los gobiernos estos de derecha ortodoxos lo miremos en lo que fue Macri en Argentina, lo que está haciendo Bolsonaro en Brasil, ni qué hablar Piñera en Chile, Lenín Moreno en Ecuador, el gobierno paraguayo, el gobierno peruano, los sucesivos gobiernos estos de derecha que cambian todos los días, renuncia uno y viene el de atrás, el fracaso es notorio y evidente.
Chile que ha sido la vitrina marcó la gran mentira que nos vendieron con los éxitos del modelo chileno. Y obviamente la resistencia de los pueblos a todo esto está generando temor a lo que ellos llaman los populismos de izquierda. Y bueno, están buscando no apretar demasiado las clavijas.
Esta señora directora Kristalina Georgieva cuando asumió buscó ser flexible incluso con las propuestas del gobierno argentino de la renegociación de la deuda. Creo no por un tema de bondad sino por un tema de realismo económico y político

 

HS: Que es realista de hasta dónde se puede apretar la soga, digamos ¿no?

JAR: Exactamente, y hasta dónde incluso los países van a llegar, aunque no lo quieran, a situaciones de no poder pagar sino se afloja un poquito la caldera.
Claro, en el caso de Argentina se agregaba también una especie de mea culpa en el sentido que a Macri le habían prestado cantidades de dinero increíbles para mantenerlo en el gobierno y sin mucha garantía incluso pensando que por esa vía podían lograr el triunfo de un gobierno que les era absolutamente a fin.
Y los hechos demostraron que esos gobiernos se van desgastando con una velocidad casi increíble, porque no tienen nada que ofrecer.
Ahora, lo que es llamativo es que en ese marco el gobierno uruguayo redobla su ortodoxia, como algo medio delirante ¿no?

 

HS: Sí, el FMI quedó a la izquierda del gobierno

JAR: Exactamente

 

HS: Diciéndolo muy burdamente pero...

JAR: Sí, es exactamente así.
O sea, los planteos el FMI aquí por el gobierno podían ser considerados de un delirante de izquierda, digamos, mirá lo que opina este sesentista -dirían, si no fuera hecho por el FMI

 

HS: Sí.
Rocca, tenemos que redondear por acá hoy agradeciéndote este primer encuentro del año, invitando también a la audiencia a leer y a seguir lo que publicás en el blog joserocca.org, "Ajuste contra el pueblo" es el último artículo subido recientemente, La Juventud también reproduce muchas veces estos artículos.
Y seguimos conversando contigo porque es un tema central, por supuesto, en medio de la situación que está viviendo nuestro país. Gracias por este rato y hasta pronto

JAR: No, al contrario, el agradecido soy yo, siempre es un gusto y estamos siempre a las órdenes. Abrazos para todos por allí y buen año

 

HS: Igualmente, hasta pronto.