“SE SIGUE FOMENTANDO LA SANGRÍA DEL CAMPO A LA CIUDAD, PERO SIN DAR SOLUCIONES A ESOS TRABAJADORES”
Contacto con Luis Córdoba, 27 de enero de 2021

‘En ‘Mañanas de Radio’ conversamos con Luis Córdoba, conductor de los programas “Apiterapia en el aire” y “Tierra libre” en nuestra emisora, sobre el rol que debería tener el Instituto Nacional de Colonización en la distribución de tierras a pequeños productores, y la necesidad de frenar el desarrollo de la forestación. Transcribimos esta nota que puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/2021-01-27-luis-cordoba-colonizacion-y-forestacion

Hernán Salina: Saludándolo desde el estudio, lo tenemos del otro lado del teléfono a Luis Córdoba, conductor de dos programas, dos espacios aquí en la radio, ‘Apiterapia’ que va los jueves y ‘Tierra libre’ que va los domingos, con muchos años de trabajo y mucho conocimiento en torno al Instituto Nacional de Colonización.
Luis, buen día, gracias por estar esta mañana con nosotros.

Luis Córdoba: Muy buenos días, gracias a ustedes, a todo el colectivo de la radio, a Gonzalo desde el teléfono, a la administración, en controles a Vicente Lima, en fin, a todos, y en especial a esta iniciativa de María de los Ángeles, que me invitó para hablar esta mañana aquí en la radio.

 

HS: Por supuesto que siempre los temas de la tierra tienen que ser centrales en nuestro país y reflejarlos aquí en la radio, cuando venimos de cierto rebrote del tema forestación por ese proyecto acordado entre el Frente Amplio y Cabildo Abierto que plantea algunas modalidades de limitación de la forestación en nuestro país precisamente, pero vos siempre partís también además del marco de lo que está pasando con la desaparición de productores, en fin, del papel que debería jugar el Instituto de Colonización en este tema.

LC: Mirá recientemente -el pasado 12 de enero- se cumplieron 73 años de vigencia de la Ley de Colonización, en realidad de una institucionalización por vía de la ley de una larguísima aspiración de gran parte del pueblo oriental que se inicia el reclamo de tierras incluso antes de la etapa del artiguismo, fijate que en Tacuarembó hay una figura en piedra donde dice que ya en 1810 el reclamo de tierras era tan importante que hubo una de las primeras cesiones de tierra a gente que necesitaba la tierra en lo que hoy el departamento de Tacuarembó; y el reglamento artiguista desde Purificación es de 10 de septiembre de 1815, cinco años después, dentro de lo que fue el movimiento político artiguista, yo digo el artiguismo, una de las leyes fundamentales se promulgaron prácticamente el mismo día.
Una fue el tema del Código Aduanero, mirá si será importante, y lo otro fue el tema de la tierra, el Reglamento para el Fomento de la campaña en la Banda Oriental. Ahora ese peso histórico es lo que nos da hoy la dimensión de seguir luchando por la tierra, como una gran demanda de los granes desposeídos y postergados de la sociedad y del gobierno de turno, el planteo es tan fuerte, tan fuerte que incluso dentro de lo que fue el gobierno del Encuentro Progresista Frente Amplio -yo siempre digo y subrayo Frente Amplio, no soy de los que dicen el fraude amplio, yo digo Frente Amplio, porque creo que la crítica tiene que ser con altura- y en ese sentido el recientemente desaparecido presidente, expresidente doctor Tabaré Vázquez en conjunción con la ministra de Educación y Cultura, la cardióloga María Julia Muñoz, cuando tuvieron la opción de rescatar el área donde estuvo el primer gobierno artiguista que fue en Purificación en el departamento de Paysandú, muy próximo a lo que es La Meseta de Artigas, Ruta 3 a la altura del kilómetro... en la zona del Chapicuy, desestimaron la adquisición por vía de la expropiación. El argumento de la Ministra de la época fue que con media hectárea y colocando un monolito que dijera que ahí fue el cartel de Purificación era suficiente. Y fijate vos lo importante que sería haber recuperado todas esas tierras y hacer un centro histórico donde permanentemente se rescatara el ideario artiguista, el pensamiento político del artiguismo y justamente también el tema de la lucha por la tierra.
Hoy por hoy esa lucha por la tierra que nace en la esencia de lo que es el proyecto político artiguista está teniendo eco en otros países, fundamentalmente en la Argentina, hoy en la Argentina existe el proyecto Artigas reclamando la tierra desde la frontera con Bolivia hasta la Patagonia, desde la zona de Entre Ríos hasta las provincias que están con el límite de la cordillera de los Andes, es decir, es una demanda a nivel general basada nada más ni nada menos que en el Reglamento de Tierras de José Artigas de 1815, o sea que si tendrá vigencia el reclamo de la tierra hoy en día, y si tendrá, y en eso hacemos especial énfasis, ponemos acento en esa omisión que cometió el expresidente Tabaré Vázquez y la ministra de Educación y Cultura Muñoz, en consecuencia con otros Ministros, porque eran todos gobierno. O sea, lo que quiero decir con esto es que, en el gobierno frentista se quiso omitir el pensamiento político y la obra de José Gervasio Artigas, y eso que se conmemoraban los 200 años de la vigencia de todo lo que fue la gesta del artiguismo acá en la Banda Oriental hoy convertido en Uruguay.
Por eso te decía, la importancia que tiene el tema de la tierra, el tema de la tierra es fundamental. Y a propósito de eso, cuando se cumplieron 50 años de la Ley de Colonización, dese la página del diario La República, Federico Fasano, en una conversación, yo le digo, vamos a hacer una nota sobre colonización, sí perfecto dice, pero mire que le voy a dar dos páginas centrales, el día que se cumplieron en 1998 los 50 años de la promulgación de la Ley 11.029 el doctor Federico Fasano Mertens me concede dos páginas centrales para que escribiera sobre la importancia que tenía el tema de la colonización en el Uruguay. Y una de las referencias que hice fue un artículo que, bueno en primer lugar destaqué la figura de Julio Castro, que desde la página de Marcha en el ‘45 no habían iniciado la edición del Semanario Marcha, uno de los énfasis que pone, en el desarrollo del país, la escuela rural granja y el tema de la necesidad de un instituto de colonización, justamente para desarrollar educación, producción, en definitiva, una verdadera reforma agraria.
Eso lo escribí en los 50 años, y además destaqué un artículo de Carlos Quijano, del doctor Carlos Quijano, director del Semanario Marcha que en el verano del 61 escribía sobre la importancia de que existiese un instituto de colonización al servicio del pueblo uruguayo para realizar una verdadera reforma agraria, en el 61 decía don Carlos Quijano desde las páginas de Marcha, decía que cuando triunfara la izquierda y se eliminara el malicioso 3 y 2, o sea que los blancos y los colorados se repartían el gobierno, 3 por el partido que ganaba, eran siempre los colorados, y 2 para la oposición eran los blancos, se iba a cambiar todo esto. Bueno, lamentablemente la realidad superó el pensamiento de un teórico como Carlos Quijano porque cuando ganó el Frente Amplio que tuvo una mayoría absoluta, no hizo la reforma agraria, lo que hizo fue una lavada de cara, es decir, hizo algo interesante que fue adquirir más tierras, pero no hizo reforma agraria. Es más, (José) Mujica nunca habló de reforma agraria, y cuando quiso hablar de reforma agraria lo que hizo fue confundir al pueblo diciendo que Colonización era la reforma agraria, y eso es una gran falsedad. Eso a modo de introducción.

 

HS: Vos hablabas en un artículo que nos hacías llegar del marco de esta situación de Colonización del marco en qué está la estructura de la tierra en nuestro país, porque no se trata de hablar solo del valor de la tierra y de su explotación, sino bajo qué estructuras se explota, la cantidad de productores que se han perdido, para qué producción está dedicada además, repasar esos números.

LC: Yo antes de entrar a ese tema que es muy importante lo que vos me estás planteando, yo quisiera destacar la visión del legislador de aquella época cuando en su artículo primero dice: A los efectos de esta Ley, por colonización se entiende el conjunto de medidas a adoptarse de acuerdo con ella para promover una racional subdivisión de la tierra, racional subdivisión de la tierra, y una adecuada explotación, procurando el aumento y mejora de la producción agropecuaria, y la erradicación y bienestar del trabajador rural. En ese artículo primero sintetiza todo el objetivo de lo que debe ser una Ley de Colonización, basada fundamentalmente en el asentamiento de gente, de su familia, y de una racional, es decir, producir racionalmente, es decir, tener todo en cuenta sin crear ningún desajuste en el medio, me pareció brillante esa redacción que se dio con la conjunción de todas las fuerzas políticas. Quiero aclarar que en el año 45, 1945, 3 años antes de la promulgación de esta ley, según artículos de la época y un trabajo que hicieron los profesores grado 5 de Facultad de Agronomía, un trabajo muy sencillo pero importante, lo hacían Gustavo Olveira profesor grado 5 de extensión agraria, Facultad de Agronomía y Jorge del Puerto, hacían una serie de resúmenes que se hizo en 1945 en Paysandú donde la Comisión Nacional de Fomento Rural tuvo una participación importantísima en la creación de Colonización, pero también destacaba que tuvo varios opositores, dentro de esos opositores el padre de Juan María Bordaberry, el abuelo del actual Pedro, fue uno de los que más se opuso a la creación de colonización.
Y ahí entrás a ver los intereses dese el punto de vista político, partidario, de clase social, de intereses económicos, como que siempre fue algo a lo que se le quiso retacear el objetivo que el legislador planteaba en ese artículo primero.
Te digo más, una de las cosas que, y dicho por un herrerista, un admirador de Luis Alberto de Herrera, me contaba que, le decían el Viejo Herrera, después de votar la ley, con una risa irónica decía, esto es un relato a nivel popular, dice que decía, bueno, bueno le votamos la ley, y se sonreía socarronamente diciendo, ‘bueno, pero no le votamos el presupuesto’.
Es decir, la Ley está, pero el dinero para la compra de tierras no aparecía, eso a modo de introito, a modo de introducción de lo que fue la promulgación de esta ley.
Y cuando me preguntás en el momento actual, yo lo que sí tengo que reconocer es que el Frente Amplio adquirió en sus 15 años de administración, más tierra para colonización, eso es innegable, los números de la realidad así lo dicen, ahora, qué se hizo, y se hizo más de lo mismo, o sea se compraban tierras, se le dio a gente que necesitaba, se crearon grupos colectivos, grupos asociativos para utilización de la tierra, se fomentaron los campos de recría, pero es decir, hacer un cambio sustancial de racionalizar la producción, promover agricultura familiar, una actividad con Redes Amigos de la Tierra, allá por el año 2018, que promocionaba la agricultura familiar, pero hacer un cambio sustancial de que colonización cumpliera con el objetivo de la ley y que además tuviese otro papel protagónico dentro de la sociedad uruguaya, el Frente Amplio no lo hizo, es más, no tuvo interés de hacerlo.
Entonces podríamos decir que más o menos hay alrededor de 5 mil familias que tienen usufructo de esta producción. Mirá, concretamente hay unidad de producción familiar 3422, unidades de producción familiar en arrendamiento 1858, es decir alrededor de 6500 unidades de producción, y si comparamos las superficies, ponele que Colonización antes de la Ley de Urgente Consideración, de la llamada LUC, tenía más o menos unas 600 mil hectáreas en la administración, bajo la ley 11.029.
Aprobada la LUC de un soplido perdió 130 mil hectáreas que eran administradas por el ente estatal. Porque las fracciones adquiridas en la época del Banco Hipotecario del Uruguay, se le dio la posibilidad a los propietarios originales de que fueron desafectados del marco de la Ley 11.029.
Es decir, fijate vos las consecuencias en este momento de la LUC, un ente estatal como Colonización, pierde 130 mil hectáreas por una resolución de tipo administrativo y de hacer poner en vigencia una nueva ley.

 

HS: Sí, lo que te invitaba un poco a repasar algunas cifras que vos dabas en este artículo de cuántos productores han desaparecido y su significancia en cuanto a cantidad de hectáreas también, y que ha pasado con las tierras de esos productores familiares en estos últimos 15, 16 años.

LC: En el censo del 2011 que hizo el gobierno del Frente Amplio, daba una cifra significativa de pérdida de agricultores familiares muy importante, justamente esa migración a la ciudad, no hay reposición, vos hablabas hace un rato previo a llamarme, a que me pusiese en contacto con ustedes, decía María de los Ángeles, un tambero se va y no vuelve, de la misma forma que se va un tambero  y no vuelve porque no hay reposición, un horticultor, alguien que se dedica a la producción hortícola, se va a la ciudad buscando otros rumbos si es joven, o se va a jubilarse y no se repone, es decir, eso es una pérdida muy importante. Un gran amigo, fallecido, que también nos acompañaba en esto de la lucha por la tierra, en estos planteos, decía justamente lo mismo, la pérdida que tenemos en la población rural que se está yendo, en esos pequeños productores y que no hay reposición, es decir, para el Uruguay es una sangría que no tiene freno, y las políticas sociales que se han querido hacer con el Instituto de Colonización, tampoco han dado respuesta a esa migración del campo a la ciudad.
Se ha querido decir que es un fenómeno histórico, se ha querido decir que es un fenómeno universal, cosa que es cierto, el planteo de este modelo neoliberal ha planteado justamente la migración del campo a la ciudad, creando lo que se llama los cinturones de pobreza, las villas miserias, los cantegriles, pero no se da solución. Si miramos para el otro lado del río, en la Argentina, vemos que además del proyecto Artigas, lo que se ha hecho es a partir de la unión de trabajadores sin trabajo, es decir, trabajadores excluidos del sistema, y agricultores excluidos del sistema, se ha creado un gran movimiento a nivel nacional federado de producción de agricultura orgánica en las casas, de gente sin tierra que quiera producir orgánicamente, o que ha aprovechado en promedio más o menos 35 metros cuadrados, y ha tenido un impacto muy importante.
Acá en Uruguay no sería necesario hacer eso porque tierra hay, Colonización, cosa que no ocurre en la Argentina, en Argentina una de las consecuencias de la dictadura del ‘76 en adelante, hasta el año ‘80, fue la disolución del Instituto de Colonización. Para que el oyente se ubique en el tema, por una política a nivel latinoamericana en los años 40, a fines de la Segunda Guerra Mundial, se instauró institutos de colonización, en otros países colonización y reforma agraria, ING o los INCORA, en todo el continente latinoamericano, porque eso fue una propuesta del gobierno de Estados Unidos de Norteamérica, instaurada a partir de la OEA y del Instituto de Cooperación Agrícola, el ICA. Fíjense ustedes que países como por ejemplo la Nicaragua de Anastasio Somoza tiene un Instituto de Colonización, Guatemala, en fin. ¿Por qué?, porque en la política del gobierno de Estados Unidos se había dado cuenta de que había dos cosas que institucionalizar y tratar de darle una solución paliativa, el tema del derecho laboral y por otro lado el tema del acceso a la tierra, cosas que tenían una gran presión desde el punto de vista social.
Y entonces volviendo al objeto de tu pregunta lo que se ha hecho no da cumplimiento a las aspiraciones del pueblo uruguayo, por eso es que se sigue fomentando como una gran sangría el tema de la migración y la pérdida de trabajadores. Que además de perder trabajadores con una cultura en la producción, tanto en lo que es la lechería, en lo que es la granja, tareas de campo, la formación, y lo que cuesta formar  a una persona en esas habilidades y destrezas, lleva mucho tiempo, y además desde el punto de vista institucional, con formación formal o sin cursos formales como pueden ser escuelas agrarias o cursos a distancia, eso también lleva mucho tiempo y tiene un gasto económico tremendo. Y por otro lado lo que hay que calcular es el costo que tiene volver a adaptar personas que emigran del campo a la ciudad.
Hay unos estudios de que lo que está gastando a nivel local cuando está en su residencia, lo que está gastando, vamos a suponer, si gastase por ejemplo mil pesos viviendo en el campo produciendo, o en el tambo produciendo, cuando viene a la ciudad se multiplica por 33 el costo, es decir, electrificación, saneamiento, construcción de casas, en fin, todos los costos que lleva tratar de localizar a una persona y que viva dignamente, cuesta 33 veces más de lo que le sale al Estado mantenerlo en su situación de origen.

 

HS: Luis, quería en unos minutos finales tener un poco tu visión sobre el tema forestación, que a fines del año pasado la Cámara de Diputados aprobó un proyecto, presentado por el diputado Rafael Menéndez, diputado de Tacuarembó por Cabildo Abierto, que plantea limitar la producción forestal a suelos con índice coneat menor a 76, que estén a 300 metros de los cursos de agua, obligar a la rotación de esas tierras, y darle un poco más de un papel protagónico a la Dinama, a la Dirección Nacional de Medio Ambiente en el control de todo esto, ¿qué te parecen esas iniciativas?, ¿cuál es, en breves minutos, la visión que tenés del tema forestación actualmente en contraposición de todo esto que veníamos describiendo?

LC: En primer lugar te cuento que vi todo el proceso de formación de la Ley 15.939, que es la Ley Forestal, allá por el año 1987 y promulgada curiosamente el 9 de febrero del ‘88. En resumen te puedo decir que fue una necesidad de institucionalizar una producción que iba creciendo, pero por otro lado fue el primer gobierno de (Julio María) Sanguinetti después de recuperar la democracia, cuando el país tenía extranjerizada la tierra en un 8% -según el estudio publicado por dos académicos- el doctor Ricardo Petrissans, amigo y conocido mío, y el ingeniero agrónomo Freiría, el 8% de la tierra estaba extranjerizada en 1985. Hoy en día tenemos el 50% o más en manos de extranjeros.
Esta ley en el gobierno de Sanguinetti lo que sirvió fue para sentar la base, es decir, la plataforma para instaurar hoy este modelo forestal. Lo que creo es que la forestación tiene que tener limitaciones, la ley del 88 es bastante buena, y este proyecto, objetivamente, independientemente de que lo haya presentado Cabildo Abierto, este proyecto, cómo será la cosa que hasta Cabildo Abierto plantea una ley para limitar la extensión de la forestación en áreas de tierra que tienen un índice coneat que no son preferentemente para la producción agraria me parece una medida atinada, me parece responsable, Ahora lo que me sorprende es que gente de la izquierda salió a decir que esto no tiene ningún sentido, como por ejemplo Esteban Valenti, salió a decir unos disparates, impresionante. No puede la forestación seguir creciendo de la forma que está creciendo, ocupando la tierra y llevándose, expropiándonos sin pagar un solo peso por el uso del agua, porque te voy a decir una cosa, quiero que la audiencia lo sepa, según un estudio que hizo Ricardo Cayssials en Facultad de Ciencias, para producir 1 kilo de madera, se necesitan utilizar 500 litros de agua, fijate vos, es tremendo. Y estas empresas que utilizan la madera producida en tierras que no son de prioridad forestal, no solo están estropeando el suelo, que se contamina, sino que se están llevando el agua, repito, 1 kilo de madera, 500 litros de agua para producir, así que los datos son escandalosos.

 

HS: Bien, Luis, tenemos que ir cerrando, recordanos los espacios, día y hora en los que estás en la radio también donde hablás de estos temas.

LC: Estamos los jueves a partir de las 23 horas en ‘Apiterapia en el aire’, y estamos los domingos, es un programa que tiene muchísima audiencia, no solo a nivel local sino a nivel internacional, en ‘Tierra libre’. Visitando la página radiotierralibre.com tienen todos los programas y también entrando por el blog de Eduardo que colabora, el director del Muerto que habla, también pueden ingresar a ver las noticias del blog actualizado todos los días y los audios y las noticias de Tierra libre. Les agradezco la atención de invitarme, un saludo para todos los integrantes de la radio y los oyentes también.

 

HS: Muchas gracias, y la invitación a seguir sobre estos temas en esos espacios, un abrazo, Luis Córdoba, hasta pronto.

LC: Fuerte abrazo, gracias.