SEGURIDAD SOCIAL: “ESTÁN ORGANIZANDO UNA REFORMA ANTIPOPULAR, HAY QUE SALIR A DENUNCIAR E INFORMAR AL PUEBLO TRABAJADOR”
Entrevista a José Luis Borges (Cojupe), 29 de enero de 2021

“No estamos defendiendo una bandera de carácter socialista, de transformación del mundo, estamos defendiendo un conjunto, un sistema -llamémosle así- que tiende a mejorar las condiciones de vida de los sectores más perjudicados por la explotación y por la opresión del sistema capitalista”, dijo José Luis Borges, integrante de la Coordinadora de Jubilados y Pensionistas del Uruguay, quien compartió la mañana con los oyentes de la 36 para hablar de la reforma de la seguridad social. En ese marco desarrolló la realidad de la seguridad social, desmontó los argumentos que sostienen que el sistema es deficitario y explicó por qué; y planteó los pasos a dar para resistir y enfrentar esta reforma. “Continuar con la denuncia, fortalecer un casco militante que enfrente esta reforma y la posibilidad de generar un amplio acuerdo, un movimiento” social para enfrentar la arremetida neoliberal que se viene en ese sentido. Transcribimos esta nota que puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/jose-luis-borges-seguridad-social

Hernán Salina: Estamos recibiendo como anunciábamos a nuestro invitado central de esta mañana, José Luis Borges, conocido como Pepe Borges, integrante de la Coordinadora de Jubilados y Pensionistas del Uruguay. Buen día, Pepe, gracias por estar con nosotros esta mañana.
 
José Luis Borges: Buen día, los agradecidos somos nosotros por la invitación.

 
HS: Ya has estado, no sé si esta es la primera del año, a todos les pregunto esto, la primera de este 2021, con el tema seguridad social, que claro, en medio de todos los otros temas que están en la agenda temática cada día, queda un poco desplazado, salvo porque por ejemplo en estos días estuvo el responsable de esta Comisión de Expertos que instaló el gobierno, estuvo reunido con el presidente Lacalle Pou, para informarlo, para actualizarlo de qué ha estado haciendo esta Comisión, después declaró a la prensa que se va a extender el trabajo. Pero desde el punto de vista de los trabajadores, desde el campo popular, de los que van a bancar en su espalda, como siempre, los efectos concretos de lo que pase en materia de seguridad social a nivel de la gente, hemos venido hablando contigo y también vamos actualizando, ojalá los escuchara el presidente Lacalle Pou a la Coordinadora de Jubilados y Pensionistas, pero mientras no pase esto, la 36 sí los recibe y entiende que es necesario colocar este tema en el centro, por eso ya hemos venido hablando contigo en varias oportunidades. ¿Qué es lo que se viene evaluando desde la coordinadora de este tema?
 
JLB: Sí, nosotros justamente con motivo del cierre del año y el comienzo de este, pasando raya y viendo también en concreto cómo va evolucionando la situación, el balance que hacemos no es muy favorable para los trabajadores, esa es la realidad. En esta materia y en todo lo que tiene que ver con lo que es fronterizo a esta materia, porque el tema de la seguridad social tiene que ver con las condiciones de vida de los trabajadores, con los salarios, con las jubilaciones, con otro tipo de elemento social que van mostrando una evolución desfavorable al conjunto de los trabajadores, en las medidas que ha tomado el gobierno.
Sintéticamente, el año pasado fue una seguidilla de rebaja salarial, de Ley de Urgente Consideración, un Presupuesto de recorte de las políticas sociales, etcétera. Todo ese conjunto de medidas se complementa ahora en enero con los aumentos de tarifa, con los aumentos de precios, con el distanciamiento real entre los ingresos populares y los ingresos de los trabajadores y –repito- los jubilados, y por ejemplo los índices de precios. Y ahora en ese balance hay que agregar otras medidas que se están tomando simultáneamente para incluso justipreciar el papel y el problema de la seguridad social. Nosotros decíamos en estos días, que ahora se ha cambiado una serie de técnicas y métodos para calcular las prestaciones, el monto de las prestaciones de la seguridad social, incluso eso abarca otro tipo de medidas de carácter impositivo porque en realidad estamos hablando de la BPC -o sea los cambios técnicos que ha habido, técnicos lo digo entre comillas, en la BPC, que es la Base de Prestaciones y Contribuciones- sobre la que ahora se van a calcular varios de los servicios y de las prestaciones de la seguridad social, y ese cálculo, esas modificaciones que se han hecho en la BPC, hacen que esas prestaciones de la seguridad social haya que calcularlas a la baja. Van a rebajar, van a tener como consecuencia la rebaja del seguro de paro, de los seguros de enfermedad, incluso de las asignaciones familiares que paga el BPS.
Entonces, a la hora de ver la situación de la reforma, también tenemos que ver el contexto político en el que se van dando estas situaciones, el contexto político, económico y social. Nosotros insistimos mucho en esto porque creemos sinceramente que el gobierno, a través de la Comisión de Expertos, va condicionando y manipulando a la opinión pública, y va generando de hecho una situación en la que se empuja, repito, como un trabajo enorme que vienen desarrollando y muy efectivo para los intereses de ellos, de desinformación y manipulación de la opinión del común de la gente, del pueblo trabajador, en donde se presenta la situación como “inevitable”. Es como que la situación de la seguridad social exige una reforma y exige una reforma a fondo de los parámetros que hasta ahora, mal que bien se han mantenido en la seguridad social.
Entonces este contexto del que hacemos referencia muy rápidamente y a vuelo de pájaro, marca la orientación de la futura reforma de la seguridad social. Es cierto lo que tú decías, se reunió (Rodolfo) Saldain, que es el presidente de la Comisión de Expertos con el Presidente y aparentemente está arreglado de que van a presentar el informe definitivo para fines de febrero, para principios de marzo. Y después de ese informe o con ese informe, se va a elaborar una propuesta de reforma.
Nosotros lo que venimos denunciando y que hoy creemos que se sigue confirmando, por eso hacíamos alusiones al contexto económico, social y político, es que ya esa reforma ya tiene definido los contenidos. En los hechos.
Es más, se han anunciado explícitamente, reiteradamente desde distintos organismos, referentes como es Saldain, Saldain era un referente para el gobierno.

 
HS: Expresidente del BPS.
 
JLB: Exacto. Pero otros organismos, participantes de las Afap, tecnócratas, en fin, de distinta manera se va consolidando una orientación donde abandonan el camino que en definitiva una impronta que tiene la seguridad social, nuestro país que es un instrumento de justicia social, y donde se reafirma el camino contrario. El camino que comenzó con la reforma de la dictadura, después siguió con la reforma del 95/96, donde se instala el sistema privado de jubilación a través de las Afap, y que es un camino que se aleja de la justicia social y aleja la seguridad social de ser un instrumento que tienda a solucionar o a paliar algunas de los momentos críticos de las condiciones de vida del conjunto de la población sobre todos los sectores más perjudicados y acerca a la seguridad social a ser un gran instrumento de negocios para el capital privado. Eso es lo que se va dando.
Pusimos el ejemplo ahora brevemente del tema de la BPC, o sea ahí eso es parte de una política económica que está conduciendo el gobierno, y lo ponemos como ejemplo de cómo algunas medidas que se toman van en...

 
HS: Por lo que entendí, Pepe, ese cambio de fórmula de cálculo ya ha significado en los hechos una rebaja.
 
JLB: En los hechos es así.
Es una serie de cambios que hay en realidad, y esto además incluso convendría que lo pudiera explicar algún economista, algún especializado.
Ahora, es un conjunto de medidas que se toman, en el caso de la BPC que terminan teniendo como consecuencia cambios en el IRPF por ejemplo, y a su vez cambios en las prestaciones de la seguridad social, de un conjunto de prestaciones, en la que las principales están el seguro de paro, que hoy está cubriendo 70 y pico mil trabajadores, casi 80 mil trabajadores en seguro de paro, producto no de la pandemia -como dicen muchos- por supuesto que la pandemia influye; sino producto de un seguro de paro que es producto de una política económica que es a su vez hija de un modelo económico social que ha tenido una continuidad en los últimos 30 años en este país.
Lo decimos una vez más porque tiene que ver con el problema también de la reforma de la seguridad social. ¿En qué tiene que ver? Por ejemplo, los principales argumentos que siguen manejando desde la Comisión de Expertos para encarar una reforma de carácter neoliberal, una reforma como hemos dicho digamos que va a aplastar o va a recortar derechos, que se va a alejar de ser un poderoso mecanismo de justicia social; en ese camino, se van dando fundamentalmente dos grupos de argumentos: uno, el aumento de la esperanza de vida, de las expectativas de vida de la población, y otro el tema de los déficit, digo los déficit porque se manejan en plural y se habla por lo tanto del déficit del BPS y a su vez los déficit nacionales, presupuestales; y de la combinación de esas dos variables, se concluye de que el sistema es insostenible a corto plazo, financieramente insostenible.
Y a partir de ahí se construye todo un relato, en donde se va amenazando a la población de que si el sistema es insostenible quiere decir que va a llegar un momento que no se van a poder pagar ni las prestaciones, las prestaciones me refiero al seguro de paro, al seguro de enfermedad, a las asignaciones familiares, etc.; y las jubilaciones obviamente y pensiones. Y por lo tanto llegado ese momento va a haber un verdadero quiebre en el sistema seguridad social. Por lo tanto, plantean la reforma de la seguridad social como una opción, como una alternativa a esa situación.
Esos son los dos grandes grupos de argumentos.
Por eso nosotros hablamos de manipulación, porque se juega con la desinformación que hay a nivel de la clase trabajadora y del pueblo en general, esa es la realidad, pero además se manipula la información, los informes y las propias cifras.
Pero la mayor manipulación, el mayor engaño, tiene como punto de arranque el reafirmar que el sistema privado es parte de la solución del problema.

 
HS: Está escribiendo Martín Andrada desde Paysandú, dice: “Saludos, imponente la programación de hoy, abrazos a los compas de la radio, saludamos al compañero Pepe, tema prioridad hoy la seguridad social”.
Vos venías analizando lo que ya se trasluce, ¿por qué se llega a esta afirmación que vos decís que no cabe esperar con optimismo lo que está en la reforma, en qué se basa de lo que se va conociendo, esa valoración?

JLB: Lo decíamos, en líneas generales nunca hay que sacar estos planes, estos proyectos del contexto económico, se van tomando otras medidas…

 
HS: Y no solo en nuestro país está pasando.

JLB: En todos lados. Por supuesto esa referencia también es muy importante, eso lo hemos planteado y hay que insistir mucho como parte de la información, que esto nace y toma forma con mucha fuerza a partir de la crisis internacional de 2008, va tomando fuerza en Europa, sigue tomando fuerza en Europa junto con otras reformas, se adjunta la reforma de la seguridad social a reformas laborales, también de carácter neoliberal, de mayor flexibilización donde se pierden derechos un montón.
O sea acá hay una ofensiva general en donde nuestra lectura, la lectura que hacemos nosotros, es de que el gran capital viene recuperando terreno en la explotación del conjunto de los trabajadores, tienen que recuperar, para hablarlo esquemáticamente así medio que antipáticamente, tienen que recuperar tasa de ganancia y plusvalía. Entonces de ahí viene el origen primigenio de estas reformas.
Ahora en el caso nuestro, en caso de Uruguay, ya se ha ido generando consensos en los últimos años de que había que hacer reformas, por supuesto esos consensos no son absolutos, y esto es importante señalarlo, pero ha habido consensos mayoritarios a nivel de sistema político, y en general han coincidido en el desenlace de este reforma, o sea en “las medidas que va a haber que tomar sí o sí” -según ellos-, y esas medidas apuntan a mantener el sistema de las Afap por un lado, que es el sistema privatizado de cierta parte de las jubilaciones; a su vez plantean la necesidad de recortar el monto de las jubilaciones; de aumentar el tiempo de trabajo exigido para poder tener una causal jubilatoria; y a su vez de aumentar los años de trabajo para poder tener acceso a una jubilación.

 
HS: ¿Esto se va ratificando en lo que se conoce de lo que se viene hablando en Comisión?
 
JLB: Y hasta ahora sí, es tal cual.
Después la forma concreta y precisa en donde en cómo lo van a instrumentar, nosotros sabemos que eso va a estar sujeto a negociaciones internas y a los costos políticos que unos querrán pagar y otros no, y a un conjunto de consideraciones que hay que tomar en cuenta y de las cuales hay que hablar, pero no es el momento. O sea este es un momento donde hay que multiplicar la información, y hay que empezar a organizar la resistencia.
Y en ese sentido, en las últimas semanas se han dado pasos que para nosotros son muy importantes y muy buenos. No queremos pasarlo por alto, porque así como reiteradamente hemos señalado la ausencia en otros momentos de planteos de resistencia y de enfrentamiento a todos estos pasos que se van dando en el sentido de una reforma neoliberal, antipopular; también tenemos que señalar que desde el sindicato de trabajadores de la seguridad social, el sindicato del BPS, (ATSS) se han tomado definiciones muy importantes. Entre otras, no solamente desde el punto de vista del análisis -que coincidimos en líneas generales- del análisis crítico del camino este de la reforma emprendida por el gobierno tricolor; sino que además surgen propuestas de generar un ámbito, un movimiento -ellos verán cómo lo piensan hacer- pero en definitiva que enfrente esta reforma y que vaya generando las condiciones para la defensa de la seguridad social, por lo menos en sus elementos básicos y fundamentales, una seguridad social pública, solidaria, universal, de reparto, etcétera.
Eso a nosotros nos parece que es muy importante, es el momento de empezar a hacerlo.

 
HS: Te propongo hablar esa parte de cómo construir la vía para enfrentar este proceso ahora más adelante, pero para seguir todavía en la parte diagnóstico o de respuesta, ¿qué se debería hacer en concreto?, porque partir de la base que hay que hacer cambios en la seguridad social, puede ser cierto, como en otras realidades, pero siempre se le plantea a la gente la lógica de que el Estado está perdiendo plata, el Estado es incapaz de seguir sosteniendo esta situación de déficit, además hay varias cajas que se plantean los déficit también, ¿cuál sería la alternativa a esto que se va ratificando desde esa Comisión, Pepe?
 
JLB: Lo primero es definir o ratificar una concepción del papel que juega la seguridad social.
Y en esto hay un punto histórico que conviene recordar una vez más: la seguridad social como sistema se instrumenta por primera vez en el planeta bajo el gobierno de (el alemán, Otto von) Bismarck en Europa. Y luego, unos años después, desde Francia, algunos sociólogos, encabezado por uno que se llamaba, me quedó el nombre, casualmente se llama ‘el Burgués’, Le Bourgeois, instalan dentro del concepto de seguridad social, el concepto de solidaridad intergeneracional. No es un invento ni de la Coordinadora de Jubilados ni del sindicato de los trabajadores ni de la clase trabajadora ni siquiera de los partidos. Esto es algo que nace de la propia burguesía que necesita paliar, seguro la intención es sencilla, evitar la protesta social, etcétera. Y asegurar la reproducción del capital, porque también tiene ese aspecto que pocas veces se ve, sin embargo, habría que incluirlo, pero lo central en ese momento, en el nacimiento de los sistemas de seguridad social, es para aplacar la lucha de clases, es para frenar la lucha que generaba las condiciones de explotación terribles de aquella época.
Entonces, no estamos defendiendo una bandera de carácter socialista, de transformación del mundo, estamos defendiendo un conjunto, un sistema -llamémosle así- que tiende a mejorar las condiciones de vida de los sectores más perjudicados por la explotación y por la opresión del sistema capitalista. Esa es la realidad, no es mucho más que eso… Bueno, es todo eso.
Pero en concreto en este caso la pregunta iba dirigida a qué medidas se pueden tomar para efectivamente corregir asimetrías, injusticas internas del sistema y el problema famoso del déficit.
Empecemos por ahí: Primera cosa, hay que analizar cuál es el origen del déficit. Segunda cosa, hay que analizar qué otras medidas se pueden tomar desde el punto de vista económico para achicar o frenar ese déficit. Y decía al principio de esto, hay que tener una idea a partir de la cual se hace el análisis y se organiza más medidas, es decir, el tipo de medidas que se pueden tomar.
La primera idea es que la seguridad social tiene que tender a instalar un sistema que se base o que apunte o que camine hacia mayores niveles de justicia social. Si no se arranca desde ese punto de vista, se termina en cualquier lado, es un tema conceptual.
Lo segundo, y partiendo de esa base, de ese punto de vista, nosotros arrancaríamos por ver el problema de los déficits generales del Estado. Yendo directamente al tema déficit, hay otras consideraciones para hacer entre medio, pero yendo directamente al tema números, al tema plata. Tomando en consideración ese problema, el tema del déficits del Estado, el último que genera problemas para los déficit del Estado es el déficit del BPS, el último. Porque el déficit del Estado anda ahí en 5 puntos del Producto Bruto Interno, a grosso modo estamos hablando...

 
HS: Agravado estos meses por la pandemia
 
JLB: Por eso digo, números gruesos, porque no vale la pena, y además es complejo hilar muy fino, eso tienen que hacerlo los especialistas, nosotros no somos especialistas en eso, nosotros lo que sí tenemos es la información gruesa que es con la que hay que contar el militante común y silvestre que es los que estamos peleando por esto.
Entonces 5 puntos el PBI, esa plata proviene entre otras cosas y se ha dicho muchas veces, del pago de los intereses de una deuda que ha ido creciendo por definiciones de las políticas y el modelo económico. Esa deuda anualmente consume aproximadamente 2 mil millones de dólares en los últimos años, promedio, eso varía todos los años. Pero anda pisando los 2 mil millones de dólares anuales, hay años que anda por encima, años que anda por abajo.
Segundo renglón, las subvenciones al gran capital, nosotros le llamamos subvenciones, que figuran en los balances económicos de la nación, en el presupuesto y todo eso, por ejemplo, como exoneraciones fiscales.

 
HS: ¿Y eso se cuenta como déficit?

JLB: Termina siendo desde el punto de vista de los números parte del déficit.
Y esas exoneraciones fiscales, o sea son impuestos que no se le cobran al capital, que te lo cobran a vos, me lo cobran a mí, se lo cobran al bolichero de enfrente, a la tienda de acá al costado de la radio, etcétera, pero que el gran capital no los paga. De distintas maneras, desde el que no le cobran a UPM, que está instalado, hasta todo el gran capital que está instalado en la zona franca, y un sector del gran capital que no está instalado en la zona franca. Entonces se le exonera por sumas cuantiosas desde el punto de vista de lo que estamos hablando, para dar una sola idea, los últimos 4 años hay un informe que demuestra que están exonerados en promedio por 3 mil 400 millones de dólares anuales, estás hablando de 15 mil millones de dólares en 4 años. 15 mil millones de dólares.

 

HS: Bastante más de ese pago de intereses de la deuda que vos decías.

JLB: Mucho más, el doble prácticamente, no llega al doble, pero anda ahí.
Entonces para citar esos elementos y no dejar, no olvidarnos de poner arriba de la mesa otros elementos más, el de las Afap’s.

HS: Un alto antes, Pepe, para los mensajes.
Dice Gabriel de Santa Catalina: “¿Por qué no se sacan los beneficios de los militares que aportan menos años y cobran más del 100% de lo que ganan cuando se jubilan, con un cargo arriba del que tenían, y sí le quitan a los trabajadores comunes que no generan déficit y se joden cuando se jubilan con menos de lo que cobran de sueldo?”.
Horacio dice: “Saludos al gran Pepe Borges, si puede que explique quiénes son estos grandes expertos, Germán Araujo decía que las jubilaciones iban a desaparecer, y de hecho ya no existen, nadie vive con13 mil pesos, y que a los jubilados siempre los hacen bailar con la más fea, abrazo”, dice Horacio.
Pregunta alguien, dirigido a Borges, si se viene la privatización en Ancap, es un tema aparte del que estamos hablando, pero bueno si en algún momento querés adelantar una opinión también.
Y Cecilia dice: “Buen día, como siempre clarísimo en su encuadre y sus análisis, abrazo al gran Pepe y a toda la Coordinadora”.

JLB: Muchas gracias a todos.

HS: Ibas a hablar de las Afap’s, ahí partiendo de un razonamiento, ¿se puede hablar de mejorar nuestro sistema de seguridad social, puede haber una coexistencia pacífica con las Administradoras de Fondos de Ahorros Previsionales?

JLB: Primero para terminar con el razonamiento a la respuesta a esa pregunta es no. No hay manera, y ahora explicamos por qué.
Pero para terminar con el razonamiento grueso que estábamos haciendo decíamos, recursos a los que recurrir para cubrir los déficit del Estado, recursos que no sean ni los salarios, ni las jubilaciones, ni otro tipo de ingresos populares que es lo que están recortando hoy, -pusimos el ejemplo al principio de la BPC- otros recursos que no sean esos, están en aquellos vinculados a la financiación de alguna manera del capital.
El pago de los intereses de la deuda financia a la banca extranjera, a la banca internacional, es así.
El pago de la exoneración de impuestos financia al gran capital extranjero y nacional, acá hay mucho uruguayo que se beneficia con este negocio. Dentro de eso está el tema de las Afap’s.
Las Afap’s son otra fuente que hoy para resolver el problema de los déficit se podría a las cuales se les debe tomar medida o meter mano, ¿por qué? Vamos a poner un solo ejemplo, se podrían poner varios, pero vamos a poner un solo ejemplo: las Afap’s entre sus actividades para rentabilizar los capitales de los que se apropia por vía de los aportes de los trabajadores, las Afap’s reciben una parte de los aportes de los trabajadores para las jubilaciones a futuro, de lo que le descuentan del salario a los trabajadores, va para las Afap’s

HS: De determinados ingresos los trabajadores, ¿no?

JLB: Exacto, teóricamente sí, pero ya hay otros que también contribuyen teniendo menos ingresos, que terminan estando afiliados ahí.
Pero vamos directamente a cómo usan esos aportes, una de las formas de usarlo es prestándoselo al Estado. Entonces las Afap’s son empresas privadas que recogen una parte de los aportes jubilatorios de los trabajadores, con esos aportes jubilatorios se los prestan al Estado,
¿Qué quiere decir eso? Que el Estado en la medida en que recibe prestamos de las Afap le va a tener que pagar intereses, le va a tener que devolver lo que le prestaron y en algún momento le va a pagar intereses. ¿De dónde salen los intereses que paga el Estado a las Afap’s? Sale del bolsillo de los trabajadores.
O sea hay un círculo vicioso allí en donde se utiliza el aporte del trabajador que va a las Afap’s y aporte al que las Afap’s le cobran un porcentaje, le descuentan un porcentaje que tiene que ver con sus ganancias, pero las ganancias de las Afap’s van más allá porque las Afap’s le prestan esos dineros al Estado y el Estado le paga los intereses que también van a fortalecer las ganancias de la empresa, pero resulta que esos intereses los paga el pueblo trabajador.

HS: ¿Pero no reciben algún tipo de beneficio distinto a los que están solo en el BPS, Pepe, los trabajadores que están en las Afap’s?

JLB: Hasta ahora, todos recordarán hace dos o tres años cuando la crisis de ‘los cincuentones’ cómo hubo que votar una ley que nosotros consideramos que no es una buena ley, pero que es cierto que dio respuesta a un sector importante de trabajadores, esos que fueron llamados los cincuentones que enfrentados al momento de la jubilación por la vía de las Afap’s iban a cobrar mucho menos que por sus aportes al BPS.
Entonces están considerados entre otras cosas que en Uruguay lo que están pagando de jubilaciones las Afap´s, creo que el promedio si no me equivoco, andaba en 6 mil y pico de pesos, 7 mil pesos, lo que notoriamente podríamos considerar como una miseria en comparación incluso con las ganancias que obtienen esas empresas privadas que son millonarias por mes y en su acumulado por año.

HS: ¿Y con las cajas paralelas o paraestatales qué hacer?

JLB: Pero tú me preguntabas otra cosa antes, pero podemos atarlo con un oyente que preguntaba por la Caja Militar. Las cajas paraestatales si incluimos, las cajas paraestatales son la Caja Profesional, la Bancaria y la Notarial, y después tenés la Policial y la Militar. Esas cajas se manejan todas con distintos parámetros, todas tienen distintas historias y distintos elementos componentes que exigen un análisis exhaustivo.
Nosotros somos partidarios -para hacerla corta porque si no se nos va la hora- somos partidarios de homogeneizar los criterios de funcionamiento de esas cajas de acuerdo al primer parámetro que manejábamos hace un rato que tiene que tender a manejarse con un criterio de justicia social.
Esa tiene que ser la piedra angular para decirlo de alguna manera de todo el sistema de la seguridad social, tiene que ser aplicado a todos los componentes de la seguridad social. No se justifica la diferencia entre las cajas más que del punto de vista de los privilegios que tienen unos sobre otros.
Entonces nosotros estamos contra todos esos privilegios, por eso como solución planteamos, no privilegien más a la banca pagándole un interés de una deuda contraída que no fue contraída en beneficio del pueblo, sino que fue contraída para otro tipo de negocios; no sigan beneficiando al gran capital nacional o extranjero, porque es otra gran injusticia, otra asimetría social; no sigan beneficiando al capital privado de las Afap’s porque no solo privatiza, etc.
Seguimos con la misma, nosotros mantenemos esa lógica, y es la lógica que queremos aplicar en todo el sistema.
En particular, cuando se habla de la Caja Militar debe ser la caja desde el punto de vista de la injusticia social, más injusta de todas, donde hay más privilegios acumulados.
Pero tengamos claro que esos privilegios están acumulados a nivel de los mandos principalmente. No me quiero olvidar de que hay que tomar en cuenta algún otro elemento más del punto de vista de los déficits y la lógica que alimenta esta discusión, que es casi como volver al primer punto que hablábamos hace un rato.
Nosotros entendemos y así lo hemos manifestado desde hace muchos años en la Coordinadora y está planteado por escrito desde tiempos inmemoriales prácticamente y lo planteamos creo de manera muy clara cuando fuimos al Parlamento a criticar a la LUC y a la Comisión de Expertos y al planteo de toda la LUC, fuimos muy claros. Entendemos que, y no es que lo entendamos nosotros, es a nivel internacional y en la propia Constitución; entiende que la seguridad social es un derecho fundamental. Cuando decimos eso también entendemos que ese derecho fundamental tiene esa lógica, esa impronta de la justicia social que es lo que hay que respetar.
Por lo tanto, nosotros creemos que hay que poner en cuestión la lógica aquella que reduce los problemas de la seguridad social a un problema de equilibrio macroeconómico.
Nosotros lo que ponemos en cuestión es que haya que analizarlo desde el punto de vista de esos déficits.
Sería como decir, para decirlo así, sería aceptar la lógica de que la seguridad social es un gasto y no un derecho.
Entonces hay que defender la lógica del derecho, hay que defender la lógica de que además es un derecho que, en nuestro país y en otros lados, también se ha conquistado con lucha -no se puede perder de vista eso tampoco-, históricamente ha sido así; en los años ‘60 acá hubieron luchas muy importantes y encabezadas incluso por sectores y por dirigentes de los partidos tradicionales.
Y eso se mantuvo durante décadas.
Quiero recordar -entre otros- al compañero (Luis Alberto) Colotuzzo, que fue un dirigente de los jubilados de origen blanco, de
orientación nacionalista, y hay otros más que en este momento no me
acuerdo de nombres.
Pero lo que importa señalar también, o sea tomar en cuenta, es que la instalación, el desarrollo, la progresión de este sistema de seguridad social, también tiene que ver con la lucha de los trabajadores.
En defensa de esa lógica que nosotros pretendemos se debe retomar, y a la que ellos están combatiendo y enfrentando.
¿De qué manera?
En el planteo de que es necesario hacer la reforma, se maneja entonces esa posible catástrofe de si no se arregla el tema de los déficits, no se van a poder pagar las jubilaciones ni el seguro de paro ni las asignaciones familiares ni otro tipo de prestación.
En esa lógica, en definitiva, se está apuntando a decir que en realidad en este sistema actual los jubilados son ‘un peso muerto’ sobre los activos, porque se incorporan otros elementos: se dice que, si se prolonga la edad de vida, pronto vamos a tener una relación de 1 a 1 prácticamente, o sea por cada trabajador activo cotizante va a haber va a haber un jubilado que va a estar viviendo ‘a costilla’ del activo.

 

HS: Vos habías mencionado ya cómo organizarse, cómo plantarse ante este proceso, dijiste del término resistencia al avance, ¿qué valoración hace la Coordinadora de Jubilados y Pensionistas de actores que están en este proceso desde la oposición se supone como el Frente Amplio, la central Pit-Cnt que tiene el Equipo de Representación de los Trabajadores en el BPS, ¿cómo
están jugando en este proceso?

JLB: Nosotros somos muy claros, muy críticos, también eso es cierto,
parece que hay muestras claras de consenso en temas en donde no debería haberlo. Allí están representados todos los partidos con representación parlamentaria, por supuesto está el gobierno, está el Partido Colorado, el Frente Amplio, etcétera, y están incluidos en la representación los empresarios, el Pit-Cnt, y la ONAJPU, supuestamente representando a los trabajadores.
Nosotros lo hemos dicho, lo hemos manifestado y ratificamos que esta Comisión está organizando una reforma que ya hemos caracterizado y nos parece que no se justifica para nada de que no se salga a denunciar claramente frente al pueblo trabajador esta situación.
Después se pueden discutir un conjunto de medidas sobre las que podremos estar totalmente de acuerdo, un 80%, un 93, un 17, no importa eso. Lo que sí es claro el contenido y la intención, acá hay
que juzgar la intención.

HS: ¿Y se entiende que estos ámbitos no están enfrentando?

JLB: Claramente no, lo que se manifiestan son discrepancias, pero sobre el fondo del problema se ha aceptado la lógica, se está aceptando de hecho la lógica de recorte de derechos, de aplastar derechos, de alejar a la seguridad social de esos criterios que decíamos nosotros de justicia social, y a su vez de mantener el sistema privado. Preguntabas por el tema de las cajas paraestatales y el tema de las Afap´s, son temas distintos.
Las cajas paraestatales tienen que ver con la historia de la gestación de la seguridad social en este país y exigen medidas que permitan regularizar su funcionamiento, con ese criterio que hablábamos hoy, de la forma más justa posible y eso no se puede ni se debe tomar a la ligera, y además son situaciones distintas por lo tanto nosotros tendemos a pensar que habría que homogeneizar el funcionamiento de las cajas paraestatales.
Es un caso excepcional el tema militar y policial por aquello que decíamos que allí hay grandes asimetrías, grandes injusticias que benefician a los altos mandos militares, a los grados altos, oficiales superiores, etc. Eso tiene soluciones más sencillas que tomar medidas y hay que enfrentar a la corporación militar, quizás eso también lleve un cierto tiempo. Lo que no podemos saltearnos es ver el papel que han jugado las Afap´s. Ya he puesto algunos ejemplos, no vale la pena repetirlo, pero además el papel más jorobado que han jugado ha sido el introducir el negocio, la ganancia, el lucro en materia de seguridad social. Va contramano de todo lo que pensamos y lo que ha ido definiendo durante décadas el movimiento popular uruguayo, dentro del que está el movimiento sindical, el movimiento cooperativo, los jubilados, los pensionistas, etcétera.
Entonces, todos los que hemos participado de las principales luchas, del movimiento popular en los últimos 30, 40 años, tenemos que sentir la responsabilidad de deschabar claramente cuál es la jugada que está acá, que están haciendo en este momento, esto va derecho a una tercera reforma o podríamos llamarla contrarreforma con un carácter marcadamente antipopular y por lo tanto hay que
enfrentarla y resistir.
En ese sentido es que decíamos que se han dado pasos últimamente que nosotros sinceramente consideramos muy buenos.

 

HS: ¿Cuáles son esos pasos?

JLB: Los pasos son el análisis que hace el sindicato del BPS, ATSS. Es un análisis que tiene antecedentes, no es que lo hicieron ahora, lo actualizaron ahora con respecto al tema planteado de la reforma, y a nosotros nos parece muy acertado, más allá de detalles y matices, con el análisis coincidimos totalmente, pero además -y sobre todo- se plantea la necesidad de justamente lo que estamos hablando de resistir, de luchar y de confrontar con esta reforma. Se plantea la necesidad de juntar fuerzas para eso, y se plantea la necesidad de crear o ir formulando ahí un movimiento, no me acuerdo exactamente los términos, pero en definitiva el espíritu creo que lo entendimos, es juntar fuerzas para enfrentar y luchar contra esta reforma y en defensa de la seguridad social basada y apoyada en esos criterios digamos de solidaridad, universalidad y de carácter público.
Creemos que este es el momento porque sabemos las dificultades de tejer esa resistencia, de armar eso, hay que irlo hilando, y sabemos que lleva tiempo, que lleva mucho intercambio, discusión, análisis, etcétera, y creemos que es el momento, y no hay que esperar a que estén formuladas las leyes que estamos previendo hoy que ya vamos viendo el carácter que van a tener y que se van a desprender de los informes que haga la Comisión de Expertos. Y por supuesto de la voluntad y la intensión política del Poder Ejecutivo que está desde nuestro punto de vista perfectamente clara: es una voluntad de aplastar los derechos de los trabajadores y de ratificar y reafirmar, incluso fortalecer el pilar privado de las jubilaciones.

 

HS: O sea que esto es toda una interpelación a los sindicatos, a los
ámbitos de defensa de los jubilados cómo se van a parar frente a esta
realidad.
Pepe, te leo un par de últimos mensajes para dejarte las últimas consideraciones:
Víctor dice: “Buen día, ya en el año 1997 el presidente del Banco Mundial refiriéndose a la previsión social dijo, no es tal si no hay justicia social, en el año 2007 se reconoció por parte de organismos internacionales que con los prestadores financieros internacionales de previsión social habían destruido las estructuras de las aportaciones previsionales como el BPS en el Uruguay, saludos a Pepe Borges”. Creo que se dio el año pasado un documento que los propios trabajadores manejaron, no sé si no era del Banco Mundial, lo vamos a buscar, que reconoce la derrota de todas esas reformas del sistema previsional.

JLB: De la OIT.

 

HS: Exactamente la OIT, que además convengamos, Pepe, que la
llevaron adelante gobiernos como el del partido de los trabajadores en
Brasil, no es solamente una idea de Lacalle Pou, neoliberal, sino que...

JLB: Y la Concertación en Chile.

 

HS: Exactamente con el Partido Socialista en su versión actual de
Chile con Michelle Bachelet.
Otro mensaje de María Elena Melo, que dice: “Abrazo a todos en especial a Pepe Borges, como siempre impecable”.
Entre los mensajes que han llegado después hay otros, de otras realidades que iremos reflejando.
Bueno, consideraciones finales, ¿cómo sigue este proceso? ¿Cómo se entiende que debe seguirse? ¿Qué está haciendo la Coordinadora?

JLB: Nosotros, pero bien breve y bien concreto y al pecho: hoy es
fundamental seguir por un lado con la denuncia, con la información,
denunciar hoy es informar, hay que informar denunciando, eso es
fundamental. El nivel de desconocimiento, pero yo ya no hablo del desconocimiento ajeno, hablo por mí también, el nivel de desconocimiento de algunas cosas que tenemos, nos debilita, nos imposibilita la lucha y la confrontación contra este proyecto. Estamos claro en la esencia del proyecto, pero tenemos que tener argumentos, hay que elaborar argumentos, hay que construir argumentación que convenza a los trabajadores, con quienes tenemos que enfrentar esta
reforma, primera cosa.
Segunda, la militancia, es fundamental, también eso es argumento para fortalecer un casco militante que tiene que tomar bajo sus hombros, con fuerza esta pelea.
Y después, dejar abierta puertas y ventanas para ir generando ese movimiento, eso es estratégico, es fundamental, y podríamos decir
que es urgente.
Esos tres elementos, continuar con la denuncia, fortalecer un casco militante que enfrente esta reforma y la posibilidad de generar un amplio acuerdo, un movimiento, una alianza como se le quiera llamar, nosotros no hacemos cuestiones en esto, nos parecen las cosas fundamentales en este momento para seguir impulsando.

 

HS: La Coordinadora está entonces trabajando en esto de informar, la
gente puede acercarse a la Coordinadora, o consultar cómo recibir
información sobre esto.

JLB: Exactamente, nosotros tenemos por supuesto desde hace mucho tiempo materiales, estamos en este momento dedicados a eso, vamos a lanzar una pequeña campaña de finanzas para hacerla corta para conseguir algunos recursos para poder producir más materiales, afiches, volantes, pasacalles, etcétera, y además estamos elaborando también algunos documentos sencillos, pero como elementos de información.
Nosotros esto que estamos planteando no es nuevo, lo hemos planteado hace tiempo, creemos que entramos en una etapa en donde, por eso decíamos, con toda claridad el planteo que hacen los compañeros de ATSS y algunos de ellos en particular, consideramos que son muy buenas noticias y que hay que progresar paso a paso en ese camino porque entendemos que son cuestiones de carácter estratégico. Tenemos en lo inmediato también la intención por supuesto de tomar contacto con quienes promueven este camino porque nos parece que -lo acabamos de decir- tiene una importancia decisiva para la lucha contra esta reforma.

HS: Querés decir alguna vía de contacto de la Coordinadora.

JLB: La coordinadora de jubilados siempre estamos en el 2403 65 59,
después estamos en el 099 26 89 83, mensajes o llamadas no WhatsApp.
Después con WhatsApp tenemos el 099 691 846 y tenemos el 091 464 836, para su satisfacción todos con WhatsApp.

 

HS: Quedan todas esas vías acá en la radio también. Pepe Borges,
gracias y seguimos conversando.

JLB: Gracias a ustedes por la invitación.