EEUU: BIDEN “EN LO INTERNACIONAL SIGUE LA POLÍTICA DE TRUMP Y EN LO DOMÉSTICO AÚN HAY SOLO ANUNCIOS”
El análisis de James Petras en CX36,  8 de febrero de 2021.

Por ahora hay “mucho ruido y pocas nueces” en Estados Unidos tras los anuncios de las primeras medidas que ha venido haciendo el gobierno de Joe Biden, dijo el sociólogo estadounidense, profesor James Petras, en su espacio semanal en CX36. “Biden está en la fase de reconstruir una alianza con el gran capital y marginar a los sindicatos como fuerzas independientes”, dijo y sostuvo que “tenemos una situación de equilibrio en la actualidad entre trabajadores y el gran capital sobre el presupuesto económico. Eso es lo que queda, creo que dentro de 6 meses vamos a ver más claro cómo el gobierno va a funcionar”. Además habló del resultado electoral en Ecuador, y comentó la situación en Haití, Cuba, Palestina y Myanmar.  Transcribimos este análisis que usted puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/james-petras-cx-36-9-2

María de los Ángeles Balparda: Muy buenas tardes para Petras desde Montevideo, buenos días en Estados Unidos. ¿Cómo estás?

James Petras: Buenos días, buenas tardes para ustedes

 

MAB: Bueno, Petras, contentos de recibirte.
Empezamos hablando de Estados Unidos -si te parece- las medidas que está tomando o los anuncios que está haciendo Joe Biden, muchos de ellos con Kamala Harris, diciendo Estados Unidos que no va a levantar las sanciones si no cambia Irán, pero que le retiró el apoyo a la coalición que encabeza Arabia Saudita en la guerra de Yemen, que no le va a vender más armas. Congeló el retiro de tropas de Alemania, va a volver al Consejo de Derechos Humanos de la ONU.
¿Hay un cambio real en la política exterior de Estados Unidos?

JP: En la política exterior dudo mucho porque hasta ahora mantiene la política agresiva contra Rusia, contra China, contra cualquier otro país como Irán. Entonces, en grandes líneas de política podríamos decir que sigue llevando adelante la política de Trump.
Pero por otro lado han retirado la agresión en algunos sentidos buscando crear algún lazo con los países del Medio Oriente con excepción de Irán, quiere meterse en Iraq otra vez, está retirando las tropas de Afganistán porque ya está perdido.
Entonces, donde no puede hacer nada positivo para avanzar en los intereses norteamericanos, continúa con la política del pasado. Lo que esperaban muchos progresistas con Biden todavía falta, lo importante para los ciudadanos es la política fiscal, la política doméstica donde van a aumentar los gastos sociales, bajar el desempleo creando un ambiente más positivo para los inversionistas.
Pero todavía todo está en papel, esperamos ver los resultados, está pendiente. Si no cumple Biden con la política va a caer rápidamente, y eso creo que está sobre la agenda. Mucho bombo y poco resultado, pocas nueces como decimos.

 

MAB: Mucho ruido y pocas nueces

JP: Sí.
Entonces, mucha gente con visiones limitadas está con gran esperanza con Biden pero los más críticos están todavía en la espera y no ven ningún resultado positivo hasta ahora.

 

MAB: Vos decías que a nivel internacional la política en sus ejes principales se va a mantener y hacia la interna, desde el punto de vista de los trabajadores, de las fuentes de trabajo, ¿cómo se está moviendo el nuevo gobierno?

JP: Bueno, es lo que trato de decir, en la política exterior Biden mantiene la política agresiva y quiere mantener el poder norteamericano en puja con Rusia. El problema básico es que Washington ahora busca recuperar la influencia en Rusia. La campaña internacional sobre (Vladimir) Putin es una política que quiere volver el reloj hacia los años ‘90 con (Boris) Yeltsin. Quieren un gobierno débil, con (Alekséi) Navalni, que pueda facilitar la gran entrada de capitales norteamericanos, privatizar cualquier cosa, volver al aislamiento de Rusia y que quede como un satélite de Washington.
Para eso tienen una figura, en vez de Yeltsin ahora tienen a Navalni.
Putin está golpeando fuerte pero todavía hay más de un tercio del electorado que está en la búsqueda de la privatización y el éxito de empresas norteamericanas en conquistar las grandes industrias de Rusia

 

MAB: ¿De Estados Unidos querés agregar algo más?

JP: Estados Unidos en este momento queda en el ámbito de influencias de gran capital pero sin tener una coherencia en el gobierno. Biden está en la fase de reconstruir una alianza con el gran capital y marginar a los sindicatos como fuerzas independientes.
Tenemos una situación de equilibrio en la actualidad entre trabajadores y el gran capital sobre el presupuesto económico. Eso es lo que queda, creo que dentro de 6 meses vamos a ver más claro cómo el gobierno va a funcionar

 

MAB: Claro.
Bueno, pasamos al tema Ecuador donde hubo elecciones ayer, hay un ganador pero que no le alcanzan los votos, tiene que ir a segunda vuelta. Y estaban, por lo menos hasta donde nosotros vimos, todavía no estaba claro si Andrés Arauz, que es el que ganó, el representante de Rafael Correa, va a competir con Yaku Pérez indigenista o si va a ser con el representante de la derecha Guillermo Lasso.
¿Cómo viste estas elecciones en las hubo como 16 candidatos, por lo que vimos?

JP: Sí, yo creo que las fuerzas en favor de Correa ganaron una gran base de votos, creo que van a repetir en la próxima elección.
Yo creo que la gente sufrió mucho con Lenín Moreno y no están dispuestos a repetirlo con Lasso.
Yo creo que los resultados son positivos, la izquierda más radical esperaba desplazar a los seguidores de Correa pero no creo que tengan ninguna chance. Las fuerzas de Correa van a ganar, el problema es cómo van a realizar el programa con todas las dificultades económicas y el gran caos que dejó Moreno. Creo que la situación en  Ecuador es muy favorable ahora en relación con el pasado, pero no sé si están con recursos suficientes para proyectar la política social y de bienestar social, ese es el problema. La situación es mucho más complicada ahora en la actualidad con el coronavirus y otras restricciones sobre las exportaciones.
Yo creo que podrían recibir financiamiento de China y podrían tratar de negociar otros acuerdos de financiamiento, pero eso es lo importante, es cómo va a financiar el pro Correa la situación difícil en la actualidad

MAB: Sí, se ve una situación muy difícil allí y hasta el 11 de abril no es la segunda vuelta. Que uno piensa, ¿de aquí al 11 de abril qué puede pasar? Lenín Moreno sigue de presidente hasta mayo, y como vos decís, allí ganarían las fuerzas de Correa pero no está claro cómo va a llevar adelante su programa

JP: Sí, yo creo que Lenín Moreno está terminado
No puede limitar las consecuencias de  una nueva elección y las posibilidades de cambio, cualquier cosa es mejor que lo que está funcionando ahora.

MAB: Sí, ahora increíble que a Lenín Moreno lo dejó Rafael Correa

JP: Sí, fue un gran error, creo que Lenín Moreno hizo trampa, hablaba por la izquierda pero negociaba con los capitalistas, los banqueros de Guayaquil. Yo creo que fue un error de Correa, y vamos a ver cómo va a superar esta situación el próximo gobierno

MAB: Claro.
Bueno, la otra situación a atender es Haití donde hay mucha represión en estos momentos, están llevando presa a la gente, ha habido muertos. Entre la gente que fue detenida hay un juez, un oficial de la policía, muchos integrantes del pueblo por supuesto, que exigen que se vaya el presidente Jovenel Moïse. Pero el presidente dice que él no se va, que tiene todavía más de 300 días.

JP: Yo creo que Haití es un dilema constante, porque los Estados Unidos con las ocupaciones e imposición de gobiernos pro yanquis, pro policía, pro ejército, no hay ningún cambio posible sin lucha.
Pero las luchas están limitadas, hay enormes presiones populares pero una élite que no va a permitir ningún cambio. La tragedia es que Haití puede cambiar sólo una parte de un cambio caribeño o por lo menos en América Latina que podría ofrecer una alternativa a Washington

MAB: Algunos hablan de golpe de Estado en Haití, que hubo un intento y que fue frustrado.

JP: Yo creo que hay muchos levantamientos en Haití, mucha gente con hambre, una pobreza enorme, el 85% de la población vive en la miseria y entonces es constante las luchas pero los límites, los parámetros de acción están limitados por el poder norteamericano

MAB: Sí, la represión en Haití por cierto que tiene historia y ha sido muy dura. En este momento, por lo menos por algunas denuncias que llegaban a acá de organizaciones de derechos humanos estaban centrando en estas detenciones que lo ponen casi como un secuestro de un juez que fue gaseado, golpeado, después lo llevaron a la Dirección Central de la Policía Judicial. Dicen que fue un comando el que se llevó al juez...

JP: Sí, hay constantemente intervenciones de bandidos, no son cuestiones con alguna raíz en sectores populares, sociales. Son muy limitadas las plazas de acción, son muy limitadas las posibilidades que el pueblo puede tomar el poder, pero en todo caso la lucha va a continuar, la lucha no se va a dejar porque la pobreza es demasiado grande

MAB: Bueno, yéndonos para otra parte del mundo, el tema de los palestinos, la situación que se está viviendo allí, el primer ministro israelí además está compareciendo ante un tribunal por cargos de corrupción. Bueno, hay manifestaciones que exigen que renuncie frente a la Corte. ¿Cómo le irá esta vez a Benjamín Netanyahu?

JP: Palestina no tiene ninguna chance de revertir la política en Israel, porque Washington, a pesar del cambio de gobierno de Trump y Biden, sigue siendo el mejor aliado. Y ante cualquier conflicto Estados Unidos toma partido con los israelitas.
Actualmente (Benjamin) Netanyahu está en dificultades dada toda su corrupción, la de su esposa y la capacidad de manipular la política. Es uno de los gobiernos más corruptos en la historia de Israel, pero Washington mira para el otro lado.
No creo que el gobierno haya estado tan vinculado a Washington como ahora. La situación podría continuar porque los países árabes siguen ignorando lo que está pasando en Palestina.
La situación es trágica y lo mejor que podríamos ver es algún acomodo y algún statu quo sin más expansiones de Israel. Pero tengo miedo de lo peor posible.

MAB: Bueno, Petras, ¿algún otro tema que quieras agregar?

JP: Sí, dos cosas más por lo menos.
Lo primero es Cuba que está anunciando un gran programa de privatización, las empresas públicas no están funcionando bien, el bloqueo norteamericano sigue perjudicando al gobierno de Cuba y creo que en el próximo período habrá una extensión de privatizaciones, extensión de invitaciones a capitales privados en todos los sectores económicos más allá del turismo.
Y creo que Cuba entra en una nueva fase de una economía mixta con participación privada extranjera en sectores. Ojalá que pongan algunas regulaciones y controles para no entregar toda la economía al sector privado

MAB: Es muy riesgoso ¿no?

JP: Sí, es riesgoso, pero las limitaciones, los resultados últimamente son bastante malos, creen que necesitan dinamizar la economía porque el pueblo vive bien en lo social pero no en lo económico.
Y finalmente quiero mencionar a Myanmar, en Asia, donde el pueblo está manifestando grandes protestas, desafía a los militares golpistas, las cosas pueden ser muy feroces.
Yo creo que Myanmar es un problema que no se maneja simplemente con los gobiernos de militares.

MAB: ¿Y Estados Unidos cómo ha reaccionado frente a esto que pasó en Myanmar?

JP: Buscan militares favorables a sus intereses, quieren una transición a un gobierno militar-civil que está favoreciendo la política norteamericana en Asia particularmente contra China. Vamos a ver cómo serán los resultados del proceso allá,
Creo que los estudiantes buscan volver y profundizar la democratización del país, y esos intereses contrastan con los Estados Unidos y los militares

 

MAB: Bueno, Petras, te agradecemos mucho, te mandamos un abrazo grande y el deseo de que te cuides.

JP: Muchas gracias, lo mejor para ustedes.
.