“LA UP ES LA ÚNICA QUE HA ENFRENTADO SERIAMENTE LA LUC, LA REFORMA DE LA SEGURIDAD SOCIAL Y ESTA POLÍTICA ECONÓMICA”
Entrevista a Gonzalo Martínez (26M-UP), 10 de febrero de 2021

“Hay grandes responsables en el plano social y político que están trabajando en la dirección de imponer una reforma de la seguridad social aún más neoliberal de la que vivimos; pero sin embargo hay grandes condiciones objetivas entre los trabajadores y el pueblo, para empezar a denunciar, a organizarnos y dar la pelea en los momentos que se pueda”, dijo Gonzalo Martínez integrante de la Dirección Nacional del Movimiento 26 de Marzo y del Coordinador Nacional de Unidad Popular, que compartió ‘Mañanas de Radio’ para abordar temas de la actualidad política como la realidad del país en materia de vivienda, la reforma de la seguridad social y la lucha contra la LUC. “La Unidad Popular es la única fuerza política que se ha enfrentado seriamente a la LUC y la única que se está enfrentando seriamente a la reforma de la seguridad social; y por supuesto, a la política económica de este gobierno que es la continuidad del anterior. Eso hay que hacerlo entender, hay que hablarlo sencillo, hay que tomarse el tiempo para explicarlo pero tiene que redundar en organización”, subrayó. Transcribimos la nota que puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/gonzalo-martinez-cx-36-10-feb

 

María de los Ángeles Balparda: Bueno el invitado del día es Gonzalo Martínez, que lo tenemos por acá con nosotros.

Gonzalo Martínez: Buen día, Ángeles, un gusto estar nuevamente en la radio. Un saludo a toda la audiencia, un placer.

 

MAB: Queríamos conversar sobre un tema en el que has trabajado mucho, que es el tema de la vivienda; todo el período que se trabajó en el Parlamento dedicaste mucho tiempo al tema de la vivienda, al proyecto de Ley que ha dejado huellas sin ninguna duda; y como estamos en horas en que desde el gobierno, desde el Ministerio de Vivienda, hubo un planteamiento queríamos tener un análisis. Tratar de entender un poco por dónde viene,  cómo se trata el tema vivienda.

GM: Creo que esta es la primera vez, por lo menos desde hace un largo tiempo, donde una autoridad del gobierno reconoce un déficit de esta magnitud que a nuestro entender sigue siendo muy magro, muy escueto. La realidad indica que el déficit es muy superior a lo que se mencionó.
Pero si no me falla la memoria, es la primera vez durante mucho tiempo, que se reconoce que hay 70000 viviendas como déficit. Lo cual es un primer paso. Pero claro, es una expresión en un marco de otro conjunto de declaraciones que no se corresponden con la necesidad, la realidad o el rol del Estado.
En primer lugar la Ministra coloca esta propuesta como revolucionaria, dice que esta es una herramienta revolucionaria para la construcción de viviendas en el país. Y hace referenciaa habilitar permisos a empresas nacionales o extranjeras a construir viviendas con tecnología no tradicional. Y cuando se menciona la tecnología no tradicional se hace referencias a todo un conjunto que va desde la madera, pasando por el plástico, hasta el barro; y que incluso en barro no ha llegado ningún proyecto en particular para construir, al parecer sobre las otras modalidades sí.
Acá la Ministra plantea que puede ser que se construyan viviendas de calidad, dignas y a bajo precio a través de estas tecnologías.
Cuando uno empieza a preguntarse cómo es que una casa de plástico o de madera, no la madera buena sino la madera que se ha utilizado en varios proyectos de la región, cómo esas maderas pueden asemejarse a la vivienda tradicional de ladrillo, al ticholo.
Yo no he visto a ningún burgués que construya una vivienda con plásticos o de madera machimbrada o prensada; lo que lo hacen son los pobres.

 

MAB: Claro, el que tiene con qué, se hace una casa en serio.

GM: Exactamente.
Lo que se está proponiendo es la construcción de vivienda de dudosa calidad -porque hay que verla construida y en el tiempo además- y se propone con el falso argumento de bajar costos. El Estado tiene miles de recursos y de caminos para reducir los costos de construcción que evidentemente hoy son muy elevados, la propia Ministra dio a conocer la cifra del metro cuadrado de construcción bajo la Ley de Vivienda de Interés Social ronda entre los 2.200 y los 2.400 dólares.
O sea que de interés social no tiene nada esa vivienda. Y lo que se propone es reducir al entorno de los 1.000 dólares el precio del metro cuadrado. Entonces, evidentemente esa reducción necesariamente va a ir con la reducción de la calidad de la vivienda.
Por tanto, pensamos que el Estado tiene muchos otros mecanismos para reducir los costos, pero además está el problema de cuál es la modalidad que se utiliza para construirlas, porque les una cosa es exonerar impuestos al gran capital, en este caso las grandes empresas constructoras, que es lo que se ha hecho -y ahora vamos a profundizar en eso- y otra cosa es promover la construcción de viviendas a través de los organismos del Estado.
Vaya si se ahorrará presupuesto y costos cuando se usa este camino.
Entonces seguir insistiendo en la construcción de viviendas a través de terceros y únicamente recurrir a la exoneración de impuestos, jamás va a llegar a buen puerto. Ya lo venimos viendo y lo que se está haciendo es una nueva edición de una historia que ya conocemos.

 

MAB: Claro. Ahora muchas veces se habla de cosas alternativas, ¿Uruguay tienen los materiales para hacer casas en serio? ¿De qué materiales hablamos?

GM: Yo creo que el Uruguay perfectamente puede construir varias decenas de casas de barro. De hecho hay experiencias de algunas empresas o gente que por iniciativa la va construyendo y resuelve su necesidad habitacional.
Ahora, si hablamos de que hay un déficit de 70.000 viviendas pienso que se hace un tanto difícil poder construir 30.000 viviendas de barro. Sin embargo el Uruguay tiene ladrillo, tiene arena, tiene portland, tiene pedregullo, tiene mano de obra altamente calificada, se puede hacer un buen negocio para el hierro, se pueden hacer buenas importaciones de griferías que también se produce en Uruguay. O sea que para construir vivienda tradicional hay todo.
El problema es que ese material está siendo utilizado para construir viviendas a través de una modalidad que no es la que beneficia a la sociedad ni obviamente al Estado; y por lo tanto genera estas condiciones y esta falsa contradicción.

 

MAB: La modalidad que se usa es esa que hace que uno pase en el ómnibus y vea que están construyendo un edificio y dice algo de  cuestión social; pero sabes que a eso no vas a poder acceder.

GM: No, claramente.
Si estamos hablando que estos son los costos de construcción y ya lo hemos venido denunciando a lo largo del tiempo esto, impulsado y promovido bajo los gobiernos del Frente Amplio. Cada vez que llegaba la rendición de cuentas de todos los organismos y en este caso el Ministerio de Vivienda, la Agencia Nacional; uno empezaba a indagar cuántas viviendas se construyeron y después bajo qué modalidad, y ahí encontrabas que bajo la modalidad de esta vivienda promovida, eran apenas unos cientos de viviendas.
De hecho en este proyecto que presenta la Ministra, los permisos que habilita a construir con tecnología no tradicional, son de un máximo de 900 viviendas. Hay un primer escalafón que son empresas nuevas en el mercado y que no hay viviendas comprobada a nivel nacional, que pueden construir hasta 300 viviendas en tres años; y hay otra categoría de empresas a la cual se le otorga un permiso para que pueden construir hasta 600 viviendas. O sea que estamos hablando de cifras que están muy lejos de resolver el problema de este déficit habitacional y que la propia Ministra reconoció.
Y más aún si lo enmarcamos en el propio proyecto que ha presentado el Ministerio que es la de construir o alcanzar las 50.000 soluciones habitacionales. Esta cifra es la que ha girado en cada período de gobierno.
El quinquenio pasado cerró con 53.000 soluciones habitacionales. Pero cuando uno desglosa esas soluciones habitacionales, viviendas nuevas se construyeron el 33%, o sea que estamos hablando entorno a las 18 mil viviendas nuevas. Pero cuando uno analiza cómo fueron construidas esas viviendas nuevas, te encontrás con que en gran porcentaje, el mayor porcentaje es a través del cooperativismo; y después es una cifra muy inferior, muy insignificante, la que se construyó a través de empresas privadas o de auto construcción.
Después, el resto del porcentaje de soluciones habitacionales, una gran parte, corresponden a refacción del baño, la cocina, agregar un cuarto o arreglar humedades por ejemplo, eso es un gran porcentaje; el otorgamiento de préstamos para la compra es el menor porcentaje y el mayor, es la garantía para alquilar.
Entonces, la ‘solución habitacional’ que ofrece el gobierno es brindarte garantía para que alquiles -con ninguna regulación de mercado como sabemos que hay- y por el otro lado, la construcción de viviendas por parte del cooperativismo de viviendas; que hoy es atentado y vulnerado porque no está las partidas presupuestaria para las obras en tiempo y forma, han habido dificultades para el otorgamiento de préstamos para la cooperativas que salen sorteadas. Y ni hablar de la cartera de tierras, ni hablar del interés de la cuota o del IVA de  los precios de los materiales de construcción. Todo eso sigue atentando y vulnerando  la única modalidad que construye viviendas en este país.

 

MAB: Cuando la Ministra habla anuncia que se aprobó un reglamento para registro de sistemas constructivos no tradicionales por declaración jurada, ése es el anuncio.

GM: Burocracia.

 

MAB: Y cuando se habla de la ley que favorece la construcción de viviendas, hablan de ingresos medios, ¿de qué hablan?

GM: De esta ley de viviendas de ‘interés social’, que evidentemente excluye al trabajador promedio.

 

MAB: Ahí está. Y ellos dicen de ‘ingresos medios’ ¿a quiénes consideran?

GM: Ahora habría que actualizar las cifras pero nosotros en su momento haciendo análisis y los resultados de lo que ofrece el Ministerio de Vivienda y de la Agencia Nacional para los trabajadores para hacer una vivienda, encontramos por ejemplo que en el caso del Banco Hipotecario, solamente el 11% de las personas que se presentan cumplían con los requisitos para acceder a un préstamo. Y ahí después entra otro filtro que es la posibilidad real de pagar la cuota sistemáticamente hasta vencer los 25 años, y realmente hacerte propietario.

 

MAB: O sea, no son de interés social para nada.
Ayer incluso vi que este grupo Altius Group, está promoviendo una cosa impresionante de grande en Punta del Este y también parece que es dentro de esto del interés spcal.

GM: Exactamente. Porque la otra discusión es donde son los proyectos, donde se ubican estos proyectos de vivienda de interés social, y encontramos el otro problema: estas mega empresas se han ido apropiando de las tierras para construir torres y van expulsando a los propios trabajadores que viven en el entorno para seguir acaparando esas tierras. Porque esas construcciones no son para los trabajadores.

 

MAB: Incluso el año pasado hablaban de un boom de construcción de este tipo con este régimen de viviendas promovidas y decían que algunos proyectos habían sido modificados -y acá está todo dicho- para incorporar amenitis como gimnasios y espacios de cowork  que antes no lo permitía este régimen pero ahora sí.
Cecilia dice: “Buen día, saludo a Gonzalo y su esclarecedor análisis. Con los precios de mercado de 2.000 dólares por metro cuadrado, una vivienda de 40 metros cuadrados saldría 80.000 dólares, por sus dimensiones está lejos de ser una vivienda familiar tipo o estándar, es más bien un mono ambiente con baños y cocina. Por su precio inalcanzable para una pareja joven o personas mayores con ingresos menguados. Gracias por traer un tema tan importante”.
Luis Córdoba mando este mensaje: “Buen día. Construir casas de barro es todo un tema. Hay casas en Carrasco por ejemplo, una casa a 200 metros del Casino Carrasco hecha en barro y madera. En la avenida Bolivia, frente al Charrúa, está en la casa construida por la arquitecta Cecilia Alderton que es en barro, madera y fardos de alfalfa. En la zona de Montevideo Rural, en Camino Maldonado km17,5, está la construcción de Comunidad del Sur, que es barro y madera, construida por un arquitecto alemán de la Universidad de Berlín. Cuando se habla de construir en barro hay que aclarar y construir en barro alfalfa y madera puede ser muy bueno también”.
En esto que dice Córdoba es posible esas construcciones muy buenas, pero no sé si es para una salida de construcción de 70 mil viviendas.

GM: Claro, ahí está la discusión. Yo no dudo y de hecho conocemos alguna experiencia que son tremendas casas de muy buena calidad que exigen un tipo de mantenimiento distinto al habitual. Y la prueba está que alguna de las que mencionó en el ejemplo son lugares de alto poder adquisitivo. Y además dirigidas o de propiedad de profesionales idóneos en el tema.
La cuestión es que si nosotros tenemos que construir viviendas de forma masiva, a lo largo y ancho del país, donde las posibilidades son muy diversas, pensemos en el transporte, la logística, la tierra. Es un mecanismo que dificulta la posibilidad de resolver esta alta demanda. Entendemos perfectamente el mensaje pero el problema está ahí.
Respecto a lo que veníamos conversando, con eso del boom de la construcción, hay que recordar que se dio nuevamente el año pasado, a mediados del año pasado, y lo que hacen es reflotar iniciativas o intereses, atracciones, hacia las grandes empresas constructoras porque lo que se hizo fue eliminar los topes de venta, los precios de venta; y además modificar los porcentajes de las construcciones.
Porque el Frente Amplio cuando construye esa ley -al igual que lo hace el actual gobierno- no le puso tope al precio de venta, entonces las empresas construían, no pagaban impuestos, reducían los costos y vendían al precio que se les antojaba. Y además construían un edificio con apartamentos de 3, 2 o 1 dormitorios, con distintas  características.
Eso llevó a que -durante un tiempo- se construyeran cierta cantidad de proyectos pero luego por la propia lógica del mercado, cuando vendes un apartamento de un ambiente a 120 mil dólares es muy difícil que lo compre un trabajador. Entonces el gobierno del Frente Amplio le puso un tope al precio de venta, lo cual implicó que algunos proyectos se retiraran y no se hubieran interesado en seguir construyendo.
El actual gobierno lo que hace es modificar nuevamente esa ley eliminando los topes, es decir que se puede vender y alquilar a precios que se le antoje a la empresa, obviamente siguen construyendo en este caso con más exoneraciones aún, de las que ya tenían; y además modifican las característica de construcción. Aquí se pueden construir edificios enteros de mono ambientes, se puede construir mixto, etc. Es decir que según el mercado al que apuntes. Si construís edificios mono ambientes en el entorno de la Ciudad Vieja sabemos que eso no va a ser destinado a viviendas, se van a alquilar para oficinas.
Entonces esto distorsiona totalmente -que nunca tuvo de hecho- el proyecto.

 

MAB: Ahora, no hay una ruptura, es la misma ley.

GM: Claro, es la continuidad. La misma línea, digamos.
Fíjate que cuando se habla del déficit o de los costos de construcción, ahí hay que agregarle la pérdida del Estado. Porque en estos años pasados, hasta cuando finalizó el período del gobierno del Frente Amplio, las exoneraciones que se le hacían a los emprendimientos de construcción bajo esta Ley, superaron los 1.200 millones de dólares o sea que el Estado no cobró impuestos por un equivalente a los 1.200 millones de dólares.
Imagínense ustedes que si se hubiese recaudado finalmente esos impuestos, que se construyera tal como se viene construyendo, pero sin embargo el Estado tiene una caja muy importante de 1.200 millones de dólares para construir de otra forma, y competir y regular el mercado bajo esta lógica.

 

MAB: O sea, se precisa un papel del Estado más firme.

GM: De eso se trató el Plan Nacional de Vivienda Popular por Construcción Pública. En el período pasado, con la banca de la Unidad Popular se presentó este proyecto que se trataba era de construir viviendas bajo el control y la dirección del Estado, bajo la participación activa del Estado.
Acá no se trata de construir herramientas revolucionarias, como dice la Ministra, se trata de construir viviendas. Y el Ministerio de Vivienda y el de Obras Públicas, tiene tradición, tiene experiencia de construcción de viviendas. Allí hay una herramienta, un mecanismo, totalmente a la mano y probado desde su eficiencia, para emprender un camino en la construcción de viviendas bajo el Estado.
Ya dijimos que tenemos todos los materiales necesarios para la construcción tradicional; y lo que se necesita acá además, es una forma de pago accesible. Que es lo la Ministra aún no ha anunciado. Y vaya que sería revolucionario que a la vivienda se puede acceder a través de un de un porcentaje o una modalidad mensual, realmente accesible para los trabajadores.
Porque así como el Frente Amplio no reguló los mercados de alquileres y este gobierno tampoco lo va a hacer, el problema para el trabajador sigue siendo altamente importante.
Yo creo que en Uruguay si hubiera un estudio serio, el principal derecho vulnerado, la principal necesidad básica insatisfecha es la vivienda. Por sobre todos.
Porque si estamos hablando de que en una familia ambos ganan el salario mínimo y más de un salario se tiene que ir en el pago de un alquiler, la principal necesidad básica insatisfecha es la vivienda, porque tendrá el techo pero a un costo que implica más del 50% de los ingresos, entonces si hubiera un estudio serio, eso daría una cifra mucho más alarmante de las actuales.

 

MAB: Un oyente, Gabriel de Santa Catalina pregunta: “¿Sabes qué pasó con el Plan de Vivienda Sindical del Pit? Estaba en un edificio anotado y lo cambiaron en el camino, y lo cerraron para los trabajadores”.

GM: Información actualizada no tenemos. Sabemos que en algunos casos, algunas cooperativas con mucho esfuerzo y con mucha dedicación de los propios involucrados, lograron finalizar algunas pocas viviendas. La mayoría se fueron perdiendo por el camino y cuando decimos perdiendo no solamente el proyecto, sino la plata destinada también se ha perdido. Y bueno sabemos que a esto ha generado grandes problemas incluso a nivel judicial, con gente procesada, con denuncias y procesos aún vigentes. Y bueno en alguna oportunidad habría que preguntarle a los principales dirigentes involucrados en este tema.

 

MAB: El año pasado mostraban a veces en los informativos de televisión, alguna inauguración de algunas viviendas, donde estaba la Ministras y los dirigentes del Pit Cnt allí. Fundamentalmente (Marcelo) Abdala que era el que estaba vinculado al plan.

GM: Si, la principal conclusión es que hubo una estafa masiva a los trabajadores afiliados que empezaron a involucrarse y a poner plata  para acceder a una vivienda. Ese es el principal resultado que hubo. De forma secundaria, son la viviendas que finalmente lograron construirse.

 

MAB: Néstor de La Paz dice: “Buen día compas abrazo a Gonzalo, le pregunto: ¿por qué el 26 no siguió insistiendo con el proyecto de vivienda popular, más allá que el Frente Amplio prácticamente le robó el título para demagógicamente ahora estén defendiendo no sé qué, sobre la vivienda”.

GM: Ahí lo que sucedió es que nosotros seguimos revindicando el plan original, tal como se presentó en la Comisión de Vivienda que era el proyecto que contaba con el respaldo social de varias organizaciones. Y sin duda que lo que hicimos posteriormente fue dar la pelea en la Comisión de Vivienda una vez que se presentó, logrando el voto en ese caso de Dario Pérez logrando que saliera de la Comisión en términos generales tal como lo presentamos. Y luego en la Cámara de Diputados por supuesto hubo una serie de modificaciones pero que permitían sostener la esencia del proyecto, que como mencionamos era la de que el Estado se involucrara y orientara en la construcción de viviendas y que las mismas fueran de calidad y de forma accesible para los trabajadores. Habíamos hablado del 10% de los ingresos como pago de cuota.
Bueno, una vez que pasa al Senado, se da un proceso muy dilatado, que el Frente Amplio emprendió en la Comisión, llevando altas modificaciones al proyecto al punto que -como bien se dice en el mensaje- lo único que se dejó fue el título del proyecto de Ley, modificando todo su contenido. Y así se aprobó en el Senado. Luego finalizó el período parlamentario, porque el paso siguiente hubiese sido -de dar el tiempo- que ese proyecto que tuvo modificaciones retornara a la Cámara de Diputados y ahí se iniciará todo un camino discusión que establece la Constitución.
La realidad es que el interés político del Frente Amplio fue apropiarse de un proyecto que tenía ciertas intenciones pero que lo modificó completamente en función a sus intereses. Y bueno, en ese momento por supuesto en el marco de una campaña electoral como la que conocimos.
Hoy lo que tenemos que hacer es seguir revindicando el Plan Nacional de vivienda Popular tal como se presentó en la Comisión de Diputados.

 

MAB: O sea que en el Parlamento no fue que se dijo ‘bueno nos vencieron’.

GM: No, para nada.

 

MAB: Se siguió adelante hasta el último momento.

GM: Si, hasta que sonó la campana estuvimos peleando, y denunciamos al Ministro, denunciamos a los senadores y a todo aquel que estuvo involucrado en esta tergiversación que se hizo al pueblo, en definitiva.

 

MAB: Y ahora hay que seguir.

GM: Y ahora hay que seguir revindicando ese plan porque el problema sigue estando arriba de la mesa, hemos visto que los anuncios que se hacen por parte de la Ministra son de burocracia, de habilitar mecanismos legales, jurídicos, pero de construcción de viviendas no hay nada. De hecho lo poco que se hace es atentar, como vimos cuando poníamos ejemplo desde la partida presupuestal del cooperativismo.
Entonces sin duda que sigue siendo necesario levantar esa bandera o cualquier otra que vaya en esa misma dirección: garantizar el derecho a la vivienda para los trabajadores.

 

MAB: Vamos con una última que llega sobre vivienda. Fer dice: “Por qué no construir en sistema cooperativo, en franja I, para sectores de menores e ínfimos ingresos, que contara con subvención estatal. El cooperativismo educa, lo que cae del cielo deforma”.

GM: Coincidimos plenamente.
Allí lo que ha habido es una falta de voluntad del Estado no solamente para sostener lo que hay, como las cooperativas que conocemos; sino que además impulsar otro mecanismo de índole solidaria que el Estado no lo ha hecho porque no se ha querido involucrar y no ha querido chocar directamente con el gran capital. Hay que reconocer que  la Cámara de la Construcción tiene un peso muy alto en la política económica del país,  y el gobierno se somete a esos intereses al punto de ir modificando todos los mecanismos legales que hay para darle cada día más beneficios.

 

MAB: Bueno, pasando a otros temas.
El tema de la Ley de Urgente Consideración (LUC) aparece por muchos lados, escuchaba en estas horas a integrantes de Eduy XXI -que ayer salió en la prensa que parece que se iban a disolver- diciendo que hay cosas con las están de acuerdo por ejemplo la LUC; y (el intendente de Canelones) Yamandú Orsi diciendo que él firma pero que no sale a juntar firmas porque no es el momento; hoy nos consultaban sobre si se pueden firmar las dos papeletas. ¿Cómo se está trabajando en torno a este tema? ¿Qué están haciendo los militantes?

GM: Hay que recordar que la Unidad Popular desde el primer momento se definió en contra de la Ley de Urgente Consideración, fundamentalmente por el contenido y también la forma, que es un elemento que merece objeciones y rechazo. Pero el contenido es de lo más preocupante y lo que nos ha llevado a definir que esta Ley es antipopular, es reaccionaria, represiva, recorta y cercena derechos. Basta con leer los primeros artículos -o bueno, si se quiere leer toda la ley mejor- para darse cuenta de que lo que decimos es tal cual. Y en la Unidad Popular una vez que se toma esa postura, que se conoce el proyecto y que se lo estudia, entiende que hay un conjunto de artículos que merecen -en la medida que surgió la posibilidad de llevar a referéndum estos artículos o esta ley- bueno, hubo un señalamiento muy específico por parte de la Unidad Popular, de un conjunto de 230 artículos que merecían -a nuestro entender- ser llevados a referéndum.
En el proceso de discusión en el campo popular, donde participaron varias organizaciones sociales pero se tuvo en cuenta la opinión de los partidos políticos, la Unidad Popular hizo conocer esta situación y que fue dejada de lado producto de la contundencia y la claridad este de este planteo, al punto de que todos conocemos la maniobra que hizo el Frente Amplio presionando a las organizaciones sociales para reducir al mínimo posible los artículos, que en un principio fueron 116, después terminan 133 y finalmente 135 artículos. Y es conocido también, que en el campo social, hubo operadores del Frente Amplio, grandes estructuras operando en esa misma división, particularmente el Pit Cnt, la Feuu y Fucvam, donde termina cediendo la postura de ir por la parcial con esta cifra que decíamos de artículos. Lo que llevó a que quedara un gran conjunto de artículos fuera del referéndum que siguen siendo altamente perjudiciales para los intereses populares. Es más, yo diría que los artículos que quedaron afuera son más perjudiciales que lo que se proponen para el referéndum.

 

MAB: ¿Por ejemplo?

GM: Por ejemplo, esto de la reforma de la seguridad social hubiera sido importante haber truncado esta reforma neoliberal, impidiendo la conformación de la Comisión de Expertos. Otro caso es la utilización de las ganancias del Banco República para las obras de infraestructura, llámese UPM. La utilización del Fondo de Estabilización Energética de UTE, que ya el Frente Amplio utilizó -175millones de dólares en ese momento- para UPM, este nuevo gobierno utiliza el mismo mecanismo a través de la LUC.
Ahí también hay una regulación y una planificación de todo las obras de las PPP, de Participación Público Privada; hay una habilitación a las sociedades anónimas; hay un incluso pasando a la órbita de lo que son los derechos sociales o de seguridad, vemos la habilitación al porte de armas de militares retirados.
En fin, muchas cosas.

 

MAB: Todas estas que nombras quedaron afuera.

GM: Y vinculando con lo que venimos hablando del tema vivienda, en la LUC hay  varios artículos vinculados a la vivienda, algunos están si en el referéndum y otros no. Por ejemplo el que habilita a la construcción de viviendas de tipo MEVIR en centros poblados, mayor a 15.000 habitantes. Estamos hablando de que acá en cualquier barrio de Montevideo o en la periferia u otro departamento, se pueden construir viviendas tipo MEVIR; que como todos sabemos tiene ciertas características específicas según el proyecto original, orientadas a una población específica del medio rural, que no se ajustan a las necesidades fue la característica de cualquier otro habitante del medio urbano.
Entonces acá corremos el riesgo de que en la medida que el Presidente establezca una emergencia habitacional, así lo dice la LUC, se pueden construir viviendas del tipo MEVIR en cualquier parte del país.
Entonces vaya si estaremos vulnerando el derecho a la vivienda cuando se permite este tipo de artículos en la LUC y que no están en el referéndum.

 

MAB: Nos queda también pasar por el tema reforma de la seguridad social que no se menciona; no se habla, no está en ningún lado, ningún partido político, ningún sindicato, nadie habla de la reforma. ¿Qué se puede hacer frente a eso?
Hace unos días un oyente mandó un mensaje diciendo: “Deberíamos formar comisiones o comités barriales para luchar por una seguridad social que defiende benefícios de trabajadores y al pueblo”.

GM: Coincido plenamente.
Es un gran problema que está teniendo la sociedad uruguaya y que está orientada, está incitado a que estemos en esta situación. Hay una predisposición a que no se hable de este tema y esa predisposición la garantizan las grandes estructuras, los medios de comunicación, las grandes fuerzas políticas del país y las grandes organizaciones sociales.
Cuando ninguna de ellas de predispone a hacer conocer la situación, a denunciar, a organizar, estamos en este punto donde nadie habla, donde nadie conoce.
Pero a pesar de ello hay una encuesta que se dio a conocer, mandada a hacer por la propia Comisión de Expertos donde se establece que el 75% de la sociedad, de los habitantes del Uruguay, está en contra de que se aumente la edad para la jubilación, que se aumenten los años de aporte y obviamente que se reduzcan las jubilaciones.
O sea que las condiciones objetivas están más que dadas para dar una pelea auténtica en este país, porque nadie quiere que se le imponga una reforma de estas características que es la que se está cocinando con la participación activa de todas estas estructuras que mencionamos recién: todos los partidos políticos integran la Comisión de Expertos que además la votaron en el Parlamento; las organizaciones sociales “representativas” -entre comillas- participan de esta Comisión de Expertos, llámese Pit Cnt, Cuesta Duarte y ONAJPU; y todas están orientadas a construir una reforma estructural de la seguridad social donde lo que se hace es preservar y agudizar los aspectos negativos de lo que ya estamos viviendo.
Preservar las Afap’s, a lo sumo se ha hablado tímidamente de reducir la tasa de ganancia de las Afap’s, pero no se habla de eliminarlas, no se habla de volver a una seguridad social única, pública, gratuita, estatal, solidaria y de reparto intergeneracional.
Nadie está hablando de volver a instalar el aguinaldo a los jubilados.
Nadie habla de instalar una jubilación digna.
Nadie habla de preservar la jubilación y las partidas que se otorgan desde el BPS.
Y mucho menos se está hablando meterle mano a la Caja Militar, a la Caja Policial que siguen siendo un gran problema del país en materia de seguridad social; y que ningún gobierno lo ha resuelto.
Entonces, en términos generales hay grandes responsables en el plano social y político que están trabajando en esta dirección, la de imponer una reforma aún más neoliberal de la que vivimos; pero sin embargo hay grandes condiciones objetivas entre los trabajadores y el pueblo, para empezar a denunciar, a organizarnos y dar la pelea en los momentos que se pueda.  

 

MAB: Formar comités barriales -como dice Fer- está buenísimo, hay que moverse en el barrio.
Dice acá Silvia que: “El informe de la Comisión de Expertos en Seguridad Social no está publicado en su web” y dice que “lo están escondiendo” y manda saludos.
¿Cómo se hace para que se organice la gente en los barrios?

GM: Creo que en este caso no hay que esperar por nadie. Si este oyente propone esta idea me parece genial, habría que ver dónde vive si nos puede decir, si tiene otra gente y empezar a juntar a la gente. Ese es el primer paso.

 

MAB: ¿Estás hablando de juntar 1, 2, 3 personas?

GM: Y claro. Además recordar que este problema es para toda la clase trabajadora, la reforma de la seguridad social está dirigida a toda la clase trabajadora, particularmente a los activos y particularmente a los jóvenes; porque esto es una mirada a largo plazo que están haciendo los organismos internacionales de crédito, las grandes burguesías; y que se impone en este país a través de todos los partido políticos.
Lo decimos porque no hay que reducirlo a que es un tema de los jubilados; claro que a los jubilados actuales los va a perjudicar, vinculándolo por ejemplo al tema vivienda -que era el que veníamos viendo- una posible reforma de la seguridad social puede estar orientada también al recorte de las partidas presupuestales o las políticas de vivienda para los jubilados. En esta reforma se puede eliminar -eso depende el antojo y cuan ofensivos sean-  este se puede recortar la política de vivienda para los jubilados. Que en este país es vergonzosa -hay que decirlo y en varias oportunidades lo hemos planteado, anualmente se han construido 30. 40 o 50 viviendas para jubilados por año; y sabemos la forma además en que otorgan y qué pasa después cuando fallece el que fue adjudicado por esos derechos- todo ese problema también lo conocemos.
Partamos del primero: las jubilaciones son insuficientes para acceder a una vivienda.
El segundo punto es que el Estado no garantiza el acceso a la vivienda para los jubilados, tampoco a los trabajadores.
Y ahora se corre el riesgo, en esta reforma, que esa partida también sea eliminada.
Entonces, esta reforma empieza a transitar y tiene dimensiones que no las tenemos en cuenta nosotros o no las conocemos en su totalidad. Por eso, toda aquella persona que quiera dar la pelea, que se quiera organizar bienvenido sea, cuenta con nosotros. Lo decimos así.

 

MAB: ¿Si se precisa apoyo, se precisa más información, no sé lo que se precise, ese respaldo se puede dar?

 

GM: Por supuesto. Creo que la primera herramienta a utilizar son los propios trabajadores de la seguridad social que han estado aquí en esta Radio, han hecho declaraciones muy contundentes, esclarecedoras, y en algunos casos se han hecho anuncios o planteos que van en esa misma dirección: la de conformar espacios de lucha.
Creemos que eso es fundamental y a la prueba está que esas cuestiones, ese espacio de confrontación, no van a venir de las grandes estructuras porque las mismas ya están involucradas, son parte activa de la cocina de esta reforma.

 

MAB: Ya en el final, se ha oído a la Ministra de Economía defendiendo lo hecho ¿Cómo ves el futuro cercano?

GM: Sin duda implica más golpes aún de lo que se vino recibiendo para los más vulnerables, para los trabajadores. Y cuando decimos los más vulnerables, estamos hablando de más de un millón y medio de personas, porque sí analizamos quiénes ganan el salario mínimo o menos de 20 o 25 mil pesos, tenemos un millón y medio de trabajadores; si le agregas los desocupados y los que trabajan en negro, estamos hablando de dos millones de personas por lo menos.
Entonces, mucho más de la mitad, dos tercios de la población este país, está en situación de riesgo, pasando altas necesidades y esto puede profundizarse producto de las políticas actuales.
Acá no hay una orientación o una intención de la inversión, no se va a hacer una apuesta a la inversión pública estatal, lo que hay es reforzar las grandes estructuras capitalista de este país que son las que no han dejado de tener ganancias. Han ralentizado su ganancia pero nunca tuvieron pérdidas.
Entonces, en la medida que no se van a crear fuentes de empleo, que no se garantice la vivienda, que no se refuerce la atención a la salud y a la educación; vamos a estar transitando el mismo camino que hemos venido viviendo, con algunos baches más, con algunas curvas más, pero es el mismo camino. Y de lo que se trata es de salir de este camino y para eso hay que dar la batalla en el plano social y también en el plano político.
Y la Unidad Popular es una opción en este sentido, en la necesidad de dar la batalla en el plano político, la UP es la única que se ha enfrentado seriamente a la LUC y la única que se está enfrentando seriamente a la reforma de la seguridad social. Y por supuesto, a la política económica de este gobierno que es la continuidad del anterior.  
Eso hay que hacerlo entender, hay que hablarlo sencillo, hay que tomarse el tiempo para explicarlo pero tiene que redundar en organización.

 

MAB: Hay que actuar.
Ángel de Paso Carrasco dice: “Buen día, saludos al compañero Martínez, que ha luchado por el tema vivienda desde su actividad en el Parlamento. Aquí en Paso Carrasco desde 1995 nos propusimos y logramos crear tres barrios obreros con casi 1000 familias, nos llaman asentamientos. Cuando vino Susana Pereyra en 2007 creía que la solución era el realojo o la solución para los vecinos que se inundaba, según ellos sólo 286 familias. Los demás estamos igual”. Nos mandó una foto de la casa y dice: “Les comparto donde vivimos, en la calle Obdulio Varela, en el barrio Juana de América”:
Le agradecemos mucho por esto y por supuesto le mostramos las fotos ahora.
Mauricio de la Unión dice: “Buen día compas, ayer escuchaba al Pachá Sánchez hablando del tema de los suicidios. ¿Acaso ellos no son parte responsable cuando se les niega un plan de vivienda popular o cuando se quiere aumentar la edad jubilatoria, etcétera, etcétera?. Abrazo a Gonzalito”, dice.
Un panorama muy lúgubre tenemos pero hay que levantar la cabeza.

GM: Si. Primero saludar y agradecer a todos los compañeros y a los oyentes que han mandado mensajes.
Y si bien estamos dando noticias o información, o haciendo conocer elementos que parecen ser negativos, que son perjudiciales, que bajan el ánimo; de lo que se trata justamente es de lo contrario. De darnos cuenta que en la medida que nos organicemos, que sumemos compañeros, que construyamos y desarrollemos fuerzas, vamos a estar en mejores condiciones para dar la pelea y para triunfar.
Porque capaz que alguna batalla la hemos perdido y podemos perder algunas otras; pero la batalla final, la lucha final, la vamos a ganar.
Yo estoy convencido de eso y creo que todos debemos estar convencidos de eso, porque es impensable que la humanidad pueda seguir transitando por este camino que va hacia el barranco, nadie que se detenga un minuto y piense puede aceptar la idea de que la humanidad se va a auto destruir.

 

MAB: Lo que es imposible es que siga esto.

GM: Exactamente. Y de lo que se trata justamente, es de seguir haciendo conocer la alternativa; y pasa por organizar a los trabajadores, organizar a los estudiantes, organizar al jubilado, a cada compañero en su barrio; la Unidad Popular es una herramienta para ello, pero tenemos que tener los brazos bien abiertos para que todo aquel que quiera pelear desde su lugar, lo pueda hacer.

 

MAB: Gonzalo Martínez muchas gracias por haber venido.

GM: Gracias a ustedes.