“EL CAMINO QUE LLEVAMOS LLEVA A UNA DEFENESTRACIÓN DE LA ESPECIE HUMANA INCLUSO DEL PLANETA”
Contacto con el profesor Roberto Rovasio desde Córdoba, Argentina, 16 de febrero de 2021

“La ciencia y tecnología en la actualidad, está llegando a un punto donde a uno le parece que ya no puede seguir adelante, pero es muy coherente con los postulados neoliberales, que cuando tiene que huir, huye siempre hacia adelante. Es algo muy difícil de cambiar, pero de algo podemos estar seguros, de seguir así –sea en ciencia y tecnología o sea en otro dominio de la sociedad- el camino que llevamos nos lleva –más a la corta que a la larga- a una defenestración como especie humana incluso del planeta”, dijo desde Córdoba, Argentina, el Dr. Roberto Rovasio -Profesor Emérito de la Universidad Nacional de Córdoba, ex Investigador Principal (CONICET)- quien fue contactado por CX36 al cumplirse 421 años de la muerte en la hoguera de Giordano Bruno, dado que Rovasio publicó un artículo titulado “Giordano Bruno, su tiempo y la ciencia”. De todo esto habló en ‘Mañanas de Radio’. Transcribimos esta nota que usted puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/2021-02-17-profesor-roberto-rovasio-argentina

 

Hernán Salina: Tenemos el gusto de recibir desde la ciudad de Córdoba -la ‘Docta’ como le llamaban- al doctor Roberto Rovasio, que es Doctor en Medicina, Técnico de Laboratorio, bueno con estudios a nivel internacional; ex Director del Centro de Biología Celular y Molecular; Profesor Emérito e Investigador de la Universidad Nacional de Córdoba. Primera vez que conversamos con el profesor Rovasio.
Bienvenido, Profesor, a Radio Centenario de Montevideo.

Roberto Rovasio: Buenos días y muchas gracias. Es un placer, un honor, estar en contacto con ustedes.

 

HS: Y nosotros, como siempre decimos, nos alegra con cada contacto con la vecina orilla y también cuando es la posibilidad de hacerlo con distintas realidades de sus Provincias; de esa ciudad con tanta historia además, de lucha, de desarrollo universitario, como Córdoba.
El pretexto hoy para para conversar con usted, surge porque nuestros compañeros en la producción, buscando sobre Giordano Bruno -que hoy se está cumpliendo un aniversario muy importante, que hemos recordado el punto de vista de la ciencia también, de las actitudes del conocimiento ante la vida- y nos encontramos con un artículo de usted, de hace poco más de un año, titulado: ‘Giordano Bruno, su tiempo y la ciencia’.
¿Por qué eligió escribir sobre Giordano Bruno?

RR: Antes que nada, reitero, es para mí un honor que en el 421 aniversario de la muerte de Giordano Bruno en la hoguera, me hayan convocado.
Bueno, Giordano Bruno fue siempre uno de esos personajes admirables de la historia, que no siempre son muy conocidos, por eso mi elección.
Es muy frecuente que el público, la gente, se pregunte por qué fue cremado vivo en la hoguera y con frecuencia la respuesta es ‘por su ateísmo’. Y en realidad Giordano Bruno no fue quemado vivo por sus ideas religiosas, estas fueron en parte es las excusas para quemarlo vivo; no a todos los contestatarios de esa época los quemaban vivos quizá lo quemaban después de ahorcarlos o de guillotinarlos.
Giordano Bruno  fue quemado vivo porque se atrevió a pensar fuera de los dogmas espirituales y seculares de la Iglesia cristiana, fue quemado vivo por desafiar la base aristotélica y escolástica medieval; por contraponer universos infinitos con infinitos mundos. Por afirmar la equivalencia de Dios, del universo, por colocar el espíritu a nivel físico de los átomos.
Nunca negó la existencia de Dios ni la existencia del alma pero reconocía una sola base material del universo, en una generación continua de corrupción y regeneración pero ubicando siempre a la naturaleza en el foco del universo. Observando los fenómenos con libertad de pensamiento y por pensar en el mundo sobre la base material. Por eso fue quemado Giordano Bruno.
Y por eso mismo se lo considera también un precursor de las ciencias modernas que preocupó al establishment tanto en la edad media, el renacimiento como en la actualidad.

 

HS: Él nació en un momento de la historia de la humanidad muy importante, le tocó vivir una etapa de transición digamos entre la edad media y el renacimiento.

RR: Claro, él fue uno de los pioneros de la época desde el inicio renacentista, en donde ya muchos sabios de la época empezaron a pensar diferente. El caso que fue más sonado es pocos años después, el de Galileo Galilei, que tuvo un poco de mejor suerte que Giordano Bruno.
Giordano Bruno fue el pionero de un pensamiento científico moderno por su concepto materialista del universo, por su defensa de la observación, de la comprensión de los fenómenos y la experimentación, a pesar de que él no era un experimentador.
Hizo un vigoroso llamado a la razón, a la lógica, al pensamiento crítico. Propuso la duda permanente décadas anteriores a  Descartes y también impulsó la transición entre el dogma teológico hacia el razonamiento científico; también se animó a reclamar la originalidad de los científicos, de los sabios, defendiendo que debe ser no sólo un comentador del pasado sino un innovador.
Eso constituyó entonces el legado de Giordano Bruno.

 

HS: Usted habla en este artículo que Giordano Bruno fue traicionado.

RR: Giordano Bruno fue traicionado porque cuando se empezaron a conocer sus ideas, sobre todo sus ideas digamos, esotéricas que lo acercaban a la alquimia; fue contratado por lo que vendría a ser ahora un multimillonario veneciano, Giovanni Mocenigo.
Mocenigo lo contrató y cuando vio que no podía extraer de Giordano bruna ninguna fórmula mágica o para transformar cualquier cosa en oro y cosas por el estilo; se cansó de él y lo denunció a la Inquisición veneciana que lo detuvo y al poco tiempo, la Inquisición romana lo requirió, lo llevaron a Roma. Y esos últimos años, fueron 8 años de juicio, cárcel, torturas hasta la hoguera final el 17 febrero de 1600.

 

HS: Hablamos de una época donde la Iglesia Católica, cristiana, tenía el control del pensamiento y de lo que podría ser el conocimiento; era lo que regulaba que era conocimiento y ese tipo de cosas.

RR: Así es. Y el que iba en contra del dogma se arriesgaba, como se arriesgó Giordano Bruno a ser condenado a la hoguera vivo, repito, o como más tarde fue Galileo Galilei, que en realidad Galileo Galilei se acercaba mucho al pensamiento de Bruno, en cuando al concepto científico ya experimentalista y al concepto de la materialidad. Pero como sus acusaciones tendían más a lo religioso, él no tuvo mayor problema –supongo- en abdicar,   esa parte digamos de lo que le estaba llevando a la hoguera, fue perdonado de la hoguera y lo recluyeron el resto de su vida, fue una prisión domiciliaria.
Ahora bien, la Iglesia tardó solamente 400 años en perdonar, en reconocer su error. Cosa que no ocurrió con Giordano Bruno ya que los archivos del Vaticano siguen considerándolo un materialista, intolerante y racionalista; y sus libros siguen ocupando un lugar en el Index librorum prohibitorum (Índice de libros prohibidos) del Santo Oficio, aún hoy.

 

HS: ¿Es decir en el lugar donde el Vaticano entiende que son materiales prohibidos?

RR: Claro. Todos los libros, los centenares o miles de libros que figuran en ese Index, están prohibidos su lectura para todo católico o cristiano que se precie de tal. Y eso todavía está vigente.
Las obras de Giordano bruno, toda su obra, están en ese Index.

 

HS: Si tuviéramos que traer a tierra de los que estamos lejos de la actividad científica, académica, de investigación ¿por qué fue importante esa actitud, esa rebeldía, es actitud hacia la ciencia de Giordano Bruno cuando hablamos del materialismo, de lo que usted nos señalaba?

RR: Y claro, es importante porque fue un pionero en esa óptica del pensamiento. En el sentido que él consideraba la infinitud del universo. Si uno compara el concepto de Giordano Bruno sobre los universos infinitos en el tiempo y en el espacio, no es muy diferente a lo que actualmente es aceptado a nivel de Cosmología, Astronomía, etc. en el sentido que tanto hacia atrás como hacia adelante no se conoce un límite. O sea, que el concepto de Bruno sobre la infinitud del universo –no soy especialista en el área- pero diría que cada día obtiene más apoyatura con las actuales teorías científicas.

 

HS: Bien, queríamos tener por lo menos en trazos gruesos, doctor Rovasio cuando se está cumpliendo un aniversario, pues un día como hoy, el 17 febrero pero de 1600, era quemado Giordano Bruno. Sabe mucho de torturas la Iglesia Católica en su historia, era particularmente cruel con los que consideraba ‘subversivos’ podriamos decir, de su patrón de conocimientos.

RR: Si, por supuesto.
Recientemente ha salido un libro -que desgraciadamente no lo tengo acá su referencia, pero que le sería fácil al interesado chequearlo-, el libro de un cordobés, de la Facultad de Filosofía, de la Facultad de Ciencias Sociales, que escribió un libro muy interesante sobre la Inquisición en Latinoamérica y sobre todo en la zona central, acá en nuestra Córdoba. Y él  rescata muchas cosas interesantes, desde el punto de vista histórico, por ejemplo que aquí en la zona central de Sudamérica, en la zona de influencia del Virreinato del Río de la Plata, prácticamente hay muy pocos condenados por la Inquisición que hayan sido quemados; porque a los acusados, a los condenados, los mandaban a Perú. En donde, en el Perú, se realizaban las quemas de los infieles, de los apóstatas y de los condenados por la Inquisición. O sea que tenemos en la zona del sur del continente el privilegio de no tener muchos -tenemos algunos- de condenados a la hoguera porque los mandaban para allá.

 

HS: Le pedimos una visión suya, un comentario, como médico, como investigador, desde esa ciudad prestigiosa, con esa tradición académica, lo vemos en las redes que usted escribe artículos de distintos temas, ha escrito libros incluso. ¿Qué reflexión le genera todo esto que estamos viviendo a nivel mundial en torno a la pandemia de coronavirus?

 

RR: Bueno, la reflexión de algo que es muy importante y que a veces no se tomaba muy en consideración que es la experiencia. Yo tengo 75 años, he trabajado 50 años en el área de ciencia y tecnología. En un área que quizás tiene muy poco que ver con Giordano Bruno, porque siempre trabajé en el área de la Biología Celular y Molecular, sobre todo en biología Celular del Desarrollo Embrionario.
Cuando me llegó la edad jubilatoria no tuve dudas -como siempre lo he pensado- de jubilarme y dejar a la descendencia que siga su camino.
Pero esos 50 años me sirvieron para reflexionar muchísimo sobre una ciencia y tecnología de la cual en los últimos años, en los últimos cuántos años, muy contestatario. De ahí surgió –en los últimos 4 o 5 años-  la escritura de un libro que se llama ‘Ciencia y tecnología en tiempos difíciles’ que fue editado recientemente, presentado hace un mes por la Universidad Nacional de Córdoba y la Universidad Nacional de Villa María; en donde expongo desde un punto de vista histórico -y de ahí en adelante- el desarrollo de la ciencia y tecnología a nivel local -porque es lo que más conozco- pero también a nivel regional y a nivel global.
La ciencia y tecnología en la actualidad, que yo llamo ciencia y tecnología neoliberal, creo que está llegando a un punto –o ha llegado hace tiempo ya- a un punto de cambio en donde a uno le parece que ya no puede seguir adelante, pero es muy coherente con los postulados neoliberales, que cuando tiene que huir, huye siempre hacia adelante.
Es algo muy difícil de cambiar, pero de algo podemos estar seguros, de seguir así –sea en ciencia y tecnología o sea en otro dominio de la sociedad- el camino que llevamos nos lleva –más a la corta que a la larga- a una defenestración como especie humana incluso del planeta.

 

HS: Esto da para mucho conversar y realmente nos gustaría combinar para conversar en otra oportunidad; pero uno ve lo que está pasando en torno a las vacunas; todo el mundo pendiente de 4 o 5 empresas a nivel mundial -salvo algunas excepciones honrosas de países- estamos en manos de esas multinacionales, doctor.

RR: Así es.
Se está especulando e incluso países que no fabrican la vacuna están acumulando vacunas más allá de sus necesidades, como Canadá por ejemplo.

 

HS: Claro.
Bueno lo queremos despedir agradeciéndole mucho este contacto a cuenta de establecer otros, porque entendemos desde esta Radio que son importantes esas reflexiones como la que usted nos ha aportado. Sandra nuestra compañera directora, que estableció contacto con usted, nos está recordando una frase que habría dicho Giordano Bruno cuando lo iban a quemar: "El miedo que sentís al imponerme esta sentencia tal vez sea mayor que el que siento yo al aceptarla"

RR: Si, realmente admirable porque él supo en todo momento cuál iba a ser su futuro y aún así permaneció firme en sus convicciones.

 

HS: Nos está escuchando otro médico, uruguayo, desde España, que suele comunicarse, profesor que dice: “Muy buena la entrevista sobre Bruno. Hay personas que dicen que lo que agudizó y provocó su muerte, fue la crítica cuando dijo ya en la cárcel siendo yo benedictino me avergüenzo que la Iglesia apoye y avale el gran crimen que es la conquista de los nuevos mundos”.

RR: Si, es más, cuando se le pidió opinión sobre los “indios” de América recién descubierta, él -en contra de lo que se creía normalmente en esa época opinaba- que los indios americanos eran del mismo nivel humano que cualquier otro ser humano, porque provenían del mismo universo infinito.

 

HS: Claro, algo que no era tan obvio en aquella época, incluso hoy hay quienes todavía  rechazan esa idea, imaginémonos en aquel tiempo.
Profesor, doctor Roberto Rovasio desde Córdoba, nuevamente el agradecimiento, el gusto de tenerlo con nosotros y a la espera de próximos contactos que estableceremos en estos meses.

RR: Bueno, ha sido un gusto enorme, un placer, un honor estar con ustedes y quedo a disposición para lo que pueda servirles.

 

HS: Un abrazo a los cordobeses, a los hermanos cordobeses y argentinos. Hasta pronto.

RR: Gracias, un abrazo.