BOLSONARO SE APRESTA A PRIVATIZAR CORREOS Y ELETROBRAS: “DOS EMPRESAS GRANDES, SÓLIDAS, RENTABLES Y ESTRATÉGICAS PARA BRASIL”
Contacto con el profesor y economista Plinio Arruda Sampaio Junior, 25 de febrero de 2021

“La Dirección de Petrobras hace su política de precios sin consultar al Presidente” y eso provocó que “los camioneros amenacen con hacer una huelga”; a lo que se sumó otro aumento de precios de los combustibles que “dejó a Bolsonaro muy irritado y harto dijo, ‘este señor se va’”, relató el economista y docente universitario, Plinio de Arruda Sampaio Jr en su contacto semanal con CX36 para explicar porque Jair Bolsonaro decidió cambiar la Dirección de Petrobras. Posteriormente, vino “una alharaca de los mercados para hacer un contraataque, que lograron su objetivo. Porque Bolsonaro quedó muy asustado y en los dos días siguientes encaminó un proyecto de ley para la privatización del Correo y de Eletrobras”, señaló y destacó el papel que juegan estas empresas estatales en su país. Transcribimos esta nota que puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/2021-02-25-plinio-de-arruda-sampaio-jr

 

Hernán Salina: Ya tenemos en línea a Plinio Arruda Sampaio Jr, desde Brasil.
Buen día, Plinio.

Plinio Arruda Sampaio Jr : Si, buenos días. Un gran gusto hablar con Radio Centenario.

 

HS: Y arrancamos esta semana por lo que está pasando con respecto a Petrobras, la poderosa petrolera brasileña, a la que también le ha metido mano Jair Bolsonaro.

PASJ: Bueno, lo que pasa en Petrobras hay que verlo con mucho cuidado. Porque está el hecho y está la alharaca del hecho.
El hecho es que Petrobras tiene una política de precios de la bencina que es contradictoria con los intereses del pueblo brasileño, porque el precio es hecho para satisfacer a los accionistas en Nueva York.
Pero Brasil es un país continental que tiene una red de transporte carretero totalmente razonable, pero que depende mucho del precio del petróleo y de la bencina. Entonces, el precio se pone en dólares y esto inviabiliza la vida de los brasileños, sobre todo de un sector muy fuerte políticamente que son los camioneros y que son una base de sustentación de Bolsonaro; donde Bolsonaro tuvo mucho, mucho apoyo, y que hizo una huelga monumental en el final del segundo gobierno de Dilma, que fue uno de los  hechos responsables de la caída de Dilma porque paralizó totalmente el país.
Entonces, es un sector que tiene fuerte capacidad de presión y mucha influencia en Bolsonaro personalmente.
Bueno, la Dirección de Petrobras hace su política de precios sin consultar al Presidente y por eso los camioneros están amenazando de hacer una huelga ya hace algún tiempo. Viene otro aumento de precios y esto dejó a Bolsonaro muy irritado y harto dijo, ‘este señor se va’.
Esto muestra bien la situación de Bolsonaro. Porque Bolsonaro está en una situación de tutela: es tutelado por el mercado, es tutelado por los militares y ahora es tutelado por los políticos fisiológicos que componen lo que nosotros llamamos ‘centrao’, gran centro. Es en ese ambiente que Bolsonaro se sintió irrespetado, asfixiado y cambia la Dirección de Petrobras.
Ese es el hecho.
La repercusión fue que Bolsonaro es un “chavista” y que ahora va a intervenir en los mercados… Esto todo es una alharaca de los mercados para hacer un contraataque, que lograron su objetivo. Porque Bolsonaro quedó muy asustado y en los dos días siguientes encaminó un proyecto de ley para la privatización del Correo y de Eletrobras.
O sea, no hay en realidad un recule estatista, el gobierno sigue liberal. Lo que hubo fue una acomodación de fuerzas donde Bolsonaro pide que los respeten un poquito y le acepten algo las demandas políticas porque si no, su mando queda inviabilizado.
Esto es lo que pasó en Petrobras, pero es mucha la alharaca. Y si la gente quiere comprar acciones de Petrobras les aseguro que van a subir rapidito.
No es que nosotros en Radio Centenario estemos interesados en la especulación de la Bolsa de Valores y ni plata tenemos para eso.

 

María de los Ángeles Balparda: Esto que nombrabas vos allí, de Eletrobras esta empresa que se va privatizar –o quieren por lo menos Bolsonaro y el ministro Paulo Guedes-, ¿es una empresa muy importante también?

PASJ: Muy importante. Las dos empresas Correos y Eletrobras, son dos empresas grandes, muy grandes, muy establecidas, muy sólidas, rentables y muy estratégicas para Brasil. El Correos porque Brasil es un país continental y la densidad de la población es muy diferenciada según las regiones; entonces para que la gente no quede incomunicada es absolutamente estratégico el Correo, es un elemento de integración nacional.
Del otro lado, Eletrobras es la responsable por la generación y la transmisión de parte importante de electricidad brasileña. Y funciona con un elemento, digamos, de regulador de la acción de las privadas. Si perdemos Eletrobras la situación energética brasileña que ya es decadente y difícil, va a quedar absolutamente caótica.
Les alerto que en el comienzo del año el Amapá quedó prácticamente un mes sin electricidad.

 

HS: Uno de los Estados.

PASJ: Si, uno de los Estados.
Y quien resolvió el problema fue la gente de Eletrobras.

 

HS: ¿Hay empresas privadas dando servicio eléctrico en Brasil?

PASJ: Sí, porque Fernando Henrique (Cardoso, presidente entre 1995 y 2002) ya empezó la privatización, pero no logró hacerlo todo porque Brasil es un país muy complejo. Estas aventuras neoliberales en Brasil siempre son hechas digamos, a medias nomás porque si lo hacen total el caos es absoluto y ahora vamos para el caos absoluto que es un poco la misión del gobierno de Bolsonaro.

 

MAB: Claro. Y por lo que leímos quieren apurar bastante esto, ya lo presentaron en el Congreso y esta semana que viene va a ver pronunciamientos.

PASJ: Ángeles, nosotros ya discutimos aquí quien ganó las elecciones municipales, las ganó la derecha, pero el sector que más avanzó fue la ultra derecha. Las calles, aunque haya algunas protestas contra Bolsonaro, las calles y avenidas en realidad están tranquilas. Entonces el poder está en el Parlamento ya ellos ganaron, ahora quieren el premio del botín; y están avanzando y van a avanzar en la privatización.
La movida de Bolsonaro en Petrobras en realidad no disminuye el ímpetu liberal del gobierno, al contrario, lo dejó más fragilizado y por lo tanto más privatista, porque la realidad es que Bolsonaro ahora es prisionero de un triángulo: los militares, los fisiológicos, pero sobre todo la burguesía, el sector más liberal y rentista de la burguesía.

 

HS: Nosotros siempre te preguntamos a partir de cada diagnóstico, Plinio y lo mencionabas, que las calles están tranquilas. Pero cuesta a veces asumir eso cuando estamos hablando de privatizaciones muy importantes y qué Brasil tiene antecedentes de lucha, de dar la batalla contra las privatizaciones. Ahora, sobre estos temas que venimos hablando de privatizaciones ¿no hay asomo de reacción desde los trabajadores involucrados?

PASJ: Si hay Hernán. Los trabajadores de Petrobras, los trabajadores de Electrobras y del Correo son organizados, hacen huelgas muy fuertes, a veces heroicas, pero la realidad es que están aislados.
La política del gobierno totalitaria, es una política de no vacunar a la gente y yo creo que esto es una política no sólo ideológica, pero también estratégica, política, para que los trabajadores queden en casa, queden acorralados, queden intimidados. Entonces, le conviene mucho la ultraderecha que la pandemia haga su movimiento; y además en la proporción de muertos la cantidad de pobres es absolutamente imposible, mucho mayor. Entonces es difícil hacer un movimiento más fuerte, esta es la realidad. Para no hablar de los problemas de la izquierda que por supuesto, agravan mucho todo esto.

 

MAB: Problema que compartimos, cada país tiene lo suyo, pero lo que estás diciendo se puede aplicar a Uruguay y se puede aplicar a varios países de América Latina por lo menos.

PASJ: Yo creo que sí, yo creo que la derecha –como en todo- juega con el terror contra la clase trabajadora. Y ahora es el terror sanitario, y eso creo que es generalizado.
Nosotros queremos la vacunación inmediata y gratuita.

 

MAB: Con respecto a Brasil y la economía, en páginas especializadas en Argentina están diciendo que se proyecta un buen año para Brasil y que va a apuntalar a la economía argentina. No parece lo que uno está viendo.

PASJ: Debo decir que este es un programa serio que yo frecuento hace algunos años; pero yo creo que en este caso, lo mejor es hacer un test antidoping o chequear el impuesto de renta para ver cuánto ganó el periodista para hacer una noticia tan disparatada como esa.
Las dos cosas son mentirosas: Ni la economía brasileña está bien, al contrario, la situación aquí es muy mala; y lo que se discute aquí es auxilio, la ausencia de auxilio emergencial, porque no hay perspectivas de recuperación de la economía.
Pero aunque a la economía brasileña le fuera bien, esto no arrastraría a la economía argentina.
O sea que este señor es un analfabeto, o está loco o es un vendido.

 

MAB: El tema es que esto lo publica ‘Ámbito financiero’, que ahora se llama ‘Ámbito’ nomás, que se decía a estos temas y no pone la firma del periodista, o sea que lo avala.

PASJ: Yo no sé cuál es la jugada en esa noticia, pero no tiene ningún fundamento, no encontrarás ningún respaldo, de alguien serio, de cualquier espectro ideológico, para avalar la idea de que la economía brasileña se está recuperando.

 

HS: Plinio, te saco del tema economía y vamos a una noticia que dice de la nominación por parte de Bolsonaro de dos militares para conducir el Comité Nacional de Prevención y Combate a la Tortura. ¿Puede ser?

PASJ: Si que puede ser. Es típico de Bolsonaro y es una provocación, una de estas pequeñas provocaciones que tienen repercusiones muy fuertes en la sociedad, de las que vive y se alimenta Bolsonaro. Lamentable, pero es verdad.
En la Fundación Palmares, que cuida de la memoria de los negros, de la cultura de los negros; él colocó a un negro que es hijo de una gran poeta de izquierda y que es un totalmente racista. Entonces, es típico de Bolsonaro, meter al frente de estas Comisiones de derechos humanos, de cuestión racial, de cuestión de género, de la mujer, siempre un fanático contrario a la institución que pretende defender.
Es coherente con lo que hace siempre Bolsonaro.

 

HS: Nos había quedado pendiente pues ya estamos terminando febrero, que es el mes aniversario de creación del PT, del Partido de los Trabajadores; y queríamos tomar ese aniversario como pretexto para analizarlo contigo; para volver a poner el foco en que está el que otrora fue el principal partido de izquierda en Brasil.

PASJ: Bueno. El PT cumplió su aniversario de manera muy discreta, no hubo nada muy importante, lo que si pasó y que vale la pena hacer notar, es que Lula llamó a Fernando Hadad –que fue candidato a presidente por el PT- y le dijo: ‘tú eres nuestro candidato’. Pero a la semana siguiente, da una entrevista donde dice: ‘yo soy el candidato’.
Y dijo otra cosa importante: ‘Ya no hay la menor posibilidad de impeachment’ o sea que ‘nosotros ya no vamos a jugar el impeachment, vamos a ganar las elecciones del 2022’.
Claro que no es sorpresa para nosotros, lo conversamos de esto muchas veces, la jugada del PT siempre fue en las elecciones y Lula pretende repetir lo que ya le fue mal hace dos años atrás: ‘yo soy el candidato pero sí por algún problema no puedo, tengo mi sustituto que es Fernando Hadad’.-
Es en realidad también el plan que le interesa a Bolsonaro, también ya lo discutimos aquí. Entonces hay una especie de acuerdo tácito entre Bolsonaro y Lula para polarizar las elecciones y encaminar todo para una decisión digamos, de tipo electoral.

 

HS: Pero además de la discusión de candidaturas y de acuerdos de estrategias de mutua conveniencia, ¿qué pasa con el PT como partido? ¿Qué pasa en su inserción en la gente, en las organizaciones sociales? ¿Cuál es su estado actualmente en ese aspecto?

PASJ: Yo creo que el PT continúa siendo la principal referencia de los trabajadores brasileños, sobre todo de los trabajadores organizados.
La hegemonía que tiene el PT en la clase obrera -desde mi punto de vista- permanece firme, por ausencia de alternativa básicamente. Pero la realidad interna del PT es de un fraccionamiento muy grande, una guerra civil sorda por el control del partido y por el destierro del partido. Y eso se nota de varias maneras.
Hay posiciones muy disparatadas dentro de los liderazgos de segundo rango del PT, porque el PT es lo de arriba y después viene lo de abajo. Y eso también se manifiesta en la proliferación de periódicos en internet, cada uno asociado a un determinado grupo del PT dónde empieza un debate, donde ellos quieren, digamos, redefinir el partido.
Pero la realidad es que el partido PT fue un producto de las movilizaciones obreras muy fuertes de la segunda mitad de los años ’70, de los finales de los ’70. Entonces, un partido se construye de abajo para arriba y no se reforma de arriba para abajo, mucho menos con un líder como Lula, que deshace todo lo que los otros hacen, en un segundo, con una palabra.
El PT, para decirlo en breve, está esperando ver la jubilación de Lula. Mientras Lula no se jubile, no hay PT, hay Lula.

 

MAB: ¿Tiene 75 años Lula, no?

PASJ: Si, tiene 75 años, un toro, es muy fuerte. No le deseo ningún problema.
Pero esto es la jugada de la gente porque no hay espacio para ninguna iniciativa que no pase por Lula, entonces el partido queda esterilizado en su debate interno, que ya es muy pobre.

 

MAB: Bien, vamos cerrando por acá. Un abrazo, Plinio.

PASJ: Un gran gusto hablar con Radio Centenario.
Un abrazo.