“LA PELEA TIENE QUE VER CON LA LUCHA DE CLASES, CON LA LUCHA DE LA MUJER TRABAJADORA, NO VIOLENTADA PERO EN NINGUNA EXPRESIÓN”
Silvia Coitiño, trabajadora de Inau, 4 de marzo de 2021.

En el marco del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, en un año particular debido a la pandemia  Radio Centenario contactó a Silvia Coitiño educadora social, trabajadora del  INAU. “Hay un hecho histórico que marcó ese día que no podemos obviar que está atravesado por un momentos social  y cultural determinado, en realidad no podemos separar esas cosas, sino conciliarlas”, señaló. Explicó que “la pelea tiene que ver con la lucha de clases, con la lucha de la mujer trabajadora, no violentada pero en ninguna expresión. No a la violencia de género pero tampoco a la violencia social y económica”, subrayó. Transcribimos esta nota que puede escuchar aquí:
https://archive.org/details/2021-03-04-silvia-coitinn-o-dia-de-la-mujer

María de los Ángeles Balparda: Bueno, estamos ante un nuevo 8 de marzo, contactando a Silvia Coitiño, una compañera que ya está por allí.
Silvia, buen día.

Silvia Coitiño: Buen día, un saludo a la audiencia. ¿Cómo están?

 

MAB: Muy bien.
Silvia, elegíamos llamarte para hablar de lo que se viene este 8 de marzo, que este año no es tan de convocatoria para ir a tal lado o tal otro sino que para decir, bueno, poner el tema al día y actualizar por qué tomamos este tema. Y me parece que vos, por tu trayectoria de vida y por tu trayectoria laboral, está muy cerca de poder valorar cuál es el papel de las mujeres en la sociedad, la cuestión social y demás. Pero no sé cómo te plantás vos frente a este tema.

SC: Bueno, en realidad es un hecho que uno se pregunta hoy día de qué hablamos cuando hablamos del Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Primero que nada señalar y enfatizar en que hay un hecho histórico que marcó ese día y que no podemos obviar. Un hecho histórico que obviamente está atravesado también por un momento social y cultural determinado.
Ahora, yo creo que en realidad no podemos separar esas cosas sino que más bien tratar de conciliarlas. Porque obviamente, en el momento en que sucede lo que sucede que marca el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora 2 años después, el tema es, obviamente, el contexto sociocultural era otro y en el mundo. Lo que sí señalaba ese hecho es la posibilidad de la mujer en su constante lucha por sus derechos, eso quedaba bien expuesto.
Con el tiempo suceden otras cosas y suceden unos cambios, hay una línea que es la que marca la pelea y el lugar de la mujer en la sociedad, una línea que de una u otra forma se ha querido como bifurcar en un punto. Pero en realidad la pelea es esa, la pelea tiene que ver con la lucha de clases, con la lucha de la mujer trabajadora, no violentada pero en ninguna expresión. No a la violencia de género pero tampoco a la violencia social y económica.
Porque es verdad que el género también es una construcción social y determina los roles, pero más que los roles ha determinado que la mujer esté en un lugar bien desfavorable ¿verdad? Adverso, de trabajos precarios, de situaciones adversas en su vida. Entonces, tiene sí como un doble papel, triste papel, el de la violencia social y muchas veces el de la violencia familiar.
Y además tiene la carga de hacerse responsable igualmente de todo lo que tiene que ver con sus hijos, con la manutención de sus hijos, que los hijos tienen que ir a la escuela, la lucha por el tema de las adicciones, el no conseguir respuesta y terminar yendo -y eso me consta porque lo he vivido- a ver a los chiquilines, gurises de 13 y 14 años presos cometiendo delitos por el tema de la adicción a las drogas.
Entonces, la mujer no cesa en su infinita cantidad de papeles, de roles, entonces a veces lo de género queda como una cuestión muy específica pero que en realidad si vos lo empezás a desglosar hay mucha cosa detrás de eso. Y no hay tantas respuestas como debiera o como se quisiera

 

MAB: Sí, no hay respuesta a la altura de la necesidad, porque vos describías muy bien como esa mujer está a cargo de la comida, a cargo de la educación, a cargo de la salud, a cargo de todo

SC: Sí, y aparte yo te decía que la historia como hecho está siempre atravesada por lo cultural y lo social en un tiempo determinado. Pero esta vez además está atravesada por lo sanitario, por el tema ese de la pandemia.
¿Y cuál es la realidad hoy de la mujer? No es que haya mejorado, muy por el contrario.
La otra vez escuchaba con mucha atención que ha bajado la situación de violencia, no, lo que seguramente ha bajado son las denuncias a las situaciones de violencia porque fijate tu las situaciones de las mujeres más encerradas que nunca durante esta pandemia, con muchos más conflictos y muchas más situaciones económicas a resolver, tiene que armarse de una fortaleza imponente para salir adelante.
Lo que tiene que saber la mujer trabajadora, y ojo con esto de la mujer trabajadora que no estamos como enmarcándonos en aquella que tiene una remuneración salarial fuera de su casa, estamos hablando de la mujer trabajadora en esencia lo que es la mujer ama de casa, abuela, la que estudia, la que está todo el tiempo atenta, porque si alguien está atenta a las cuestiones familiares es la mujer. Lamentablemente muchas veces tiene que escuchar cosas como que vos no trabajás, yo trabajo. Siempre digo que la respuesta tiene que ser desde la mujer, bueno, no trabajo fuera pero capaz que aporto mucho más.
Entonces la pelea tiene que estar digo yo desde el encuentro, desde que la mujer no esté más puertas adentro. Yo pienso en esos barrios donde las mujeres sufren en silencio, porque no se llega a esos lugares. Y capaz que hay mucha pancarta y mucha cuestión en estos tiempos de marchas multitudinarias, que está bien, me encanta que la mujer se manifieste. Pero que se manifieste lo que significa esta lucha de clases, que no se pierda esta competencia digamos de lo que es la ideología versus la banalidad o el pretexto, no sé cómo llamarlo. Porque hay como una cuestión de lucha de clases que debe permanecer, y la mujer tiene que entender que ella es la trabajadora y es contra sus patrones que tiene que pelear para tener su mejor salario, sus buenas condiciones de trabajo.
Y el 8 de marzo salimos todos juntos capaz a manifestar, pero después cada uno a su lugar ¿verdad?

 

MAB: Sí, claro

SC: Entonces ahí queda como empeñado.
A mí realmente me genera este 8 de marzo esa cuestión olvidada de que por qué es el 8 de marzo, a mí me ha tocado trabajarlo con gurisas adolescentes en el INAU, y qué significa el después de eso. Como ahora hoy realmente, qué significa ahora el 8 de marzo en estas condiciones de pandemia, qué cosas se pueden hacer o pensar para trascender justamente el 8 de marzo y que permanezca instalada lo que lo es la lucha por el derecho de las mujeres.
Eso es algo que para mí es fundamental, y yo creo que sí se va a lograr porque las reivindicaciones que planteamos nosotros que están en el volante. Bueno, no a la explotación sexual, el cuidado del medio ambiente, las mejoras de condiciones de trabajo, son cosas que no son para el 8 de marzo, son cosas que van a permanecer en el tiempo. Entonces, cómo estar atentas y cómo juntarnos, y cómo de alguna manera enterarnos de que eso está sucediendo. Que ninguna mujer tiene la imposibilidad de manifestarse con miedo a perder el trabajo, o en este caso del trabajo, que ninguna mujer quede impedida de manifestarse si está sufriendo violencia. Que todas las mujeres logren llegar a los recursos necesarios para que eso no suceda, porque hay una cuestión que (...) también a la mujer y a las decisiones de las mujeres, por esa cuestión del machismo exacerbado, por esa cuestión de la publicidad a veces como encantada. No, la mujer sufre y sufre y tiene que dejar de sufrir, y para eso tenemos que encontrar los mecanismos y tenemos que encontrar el camino

 

MAB: Ahora, además, desde el punto de vista social, desde el punto de vista político también, la mujer tiene que participar. Digo por el lado de que muchas veces, pero muchas, en el trabajo social con mujeres nos dicen, no, vayan ustedes que saben, vayan ustedes que están preparadas, yo no sé nada, además si yo no voy no va a pasar nada...

SC: Sí, claro, ¿pero sabés qué pasa? Claro, no se va a notar que no estoy.
El principio de la cuestión, yo siempre, y me remito a esos tiempos, al tiempo en que la mujer salía hasta por lograr el voto, el sufragio. Eso en realidad, que habla de la participación ciudadana, porque el voto no es solamente ir y votar, había toda una cuestión ahí que deviene en lo que es la participación, en lo que es estar presente en la discusión, en las tomas de decisiones.
Y es verdad lo que decís, pero a la mujer siempre se le ha dado como ese segundo lugar, del cual le cuesta salir. La mujer está preocupada de repente por otras cosas y no logra darse cuenta que si ella participa esas otras soluciones pueden llegar más rápido. Pero es como te digo, es esa cuestión que ha hecho de la mujer, la ha ubicado en un lugar más bien pasivo

 

MAB: Y que además se sabe que siempre va a estar, siempre va a dar la cara por los hijos, siempre va a resolver

SC: Siempre, sí, ella va a resolver, va a pelear por resolver.
Entonces esa pelea es la que da diariamente. Cómo acompañar esa pelea con sus derechos, con vivir dignamente. Yo planteaba, me acuerdo cuando el tema de las (...) planteábamos en el grupo cómo la mujer trabajadora, la mujer que tiene que salir a trabajar que tiene que tener esa tranquilidad de tener un lugar donde estén sus hijos, donde no sea mal mirada y mal tratada después porque si hijo o su hija se quedaron solos.
Entonces, cuando hablamos de derechos de la mujer, cuando hablamos de que la mujer tenga oportunidades, estamos hablando de que tiene que tener su vivienda digna, que tiene que tener un lugar donde dejar a sus hijos para ir a trabajar, que tiene que trabajar en buenas condiciones.
Y esto no es una utopía, estamos hablando de derechos humanos, derechos humanos indispensables. Tiene que tener la tranquilidad de que tiene una buena atención en la salud. Entonces, ahí podemos pensar y capaz que ahí la mujer mantiene esas cosas. Porque hablamos mucho de emanciparse y de empoderarse, pero desde qué lugar

 

MAB: No, claro, pero además ese lenguaje y ese enfoque queda en alguna sala que está abrigada o que está refrigerada, que tiene alfombra, un lugar al que no van a entrar esas mujeres de las que estamos hablando

SC: Claro, por eso decía, ojalá alguna mujer que esté escuchando pueda pensarse, porque uno tiene que pensarse como persona y como persona con derechos. Ante una sociedad que es muchas veces inaccesible para algunas cuestiones. Por eso, yo desde el empoderamiento y desde la emancipación que me ha tocado trabajar también en centro educativo con adultos, hablaba de lo importante que es la educación y acceder a ella por esto mismo, porque es lo que te va a permitir de alguna manera después tener otra visión de las cosas.
Pero esas cuestiones que tienen que llegarle a todos los rincones, a esos barrios que realmente, yo siempre pienso en esas mujeres que viven en estas condiciones como barrio Lavalleja, barrio Marconi, barrios que están ahí del que se habla muchísimo, porque se habla mucho y muchas veces según la temática, pero en realidad se sabe muy poco de cómo viven las mujeres. Sí se sabe en las condiciones en que vive, pero qué sienten, qué quieren, cómo les llegamos

 

MAB: Yo te digo, por la experiencia, hablando con mujeres de los barrios, esas mujeres que llevan a los chiquilines a la guardería, si es que la guardería es accesible, porque hay guarderías que los padres, las madres no los pueden mandar porque un sueldo se va todo en eso y ganan muy poco. Pero cuando vos hablás te dicen, sí, está todo muy bien, tienen toda la razón pero eso no es para mí, yo tengo que trabajar, yo tengo que llevar la comida, tengo que cuidar a los chiquilines

SC: Claro, de eso se trata, salen a trabajar y están horas fuera de su casa. Y a eso voy cuando digo que tienen que tener lugares donde estar trabajando tranquilas, sabiendo que los hijos están en un lugar también que les da satisfacción, en un lugar apropiado, y muchas veces carecen de esas posibilidades.
Me parece a mí que el planteo de este 8 de marzo tiene que estar enfocado en esto de continuar la pelea, la mujer tiene una fortaleza que muchas veces ni cuenta se da de cuánta. Obviamente estaos contra todo tipo de violencia hacia la mujer, en todas sus expresiones, de género, social, económica, de todo tipo. Y sentir que realmente va a encontrar una respuesta, que para algunas cuestiones falta una trayectoria porque esa mujer que está siendo violentada, por ejemplo, por su propia condición no le permite tomar decisiones.
Y que un tercero no pueda tampoco siquiera, o sea, vos podés avisar que hay una situación de violencia, podés denunciar, pero si la persona afectada no hace una denuncia, no tiene valor. Muchas veces la persona afectada no está en condiciones

 

MAB: Exacto

SC: No está en condiciones y entonces falta esa pata. Porque cuando la mujer esté en condiciones ya le pasó algo.
Entonces, mínimo hay que tener una secuencia, si hay un tercero con la capacidad de no te metás, el no te metás no sirve, tratá de ser solidario y si ves una situación de violencia marcala, denunciala.
¿Bueno, qué hago yo después de la denuncia? Si la persona afectada no confirma la denuncia, habrá sido en vano

 

MAB: Y además no es una cuestión de valentía el que la confirme o no, digo porque también muchas veces nosotros planteamos a lo largo de todos estos años que se ha abierto el debate sobre el tema, planteamos que el destino de la mujer a la solución de los problemas que enfrentan las mujeres de nuestra sociedad, está estrechamente ligado y depende de los cambios estructurales que logremos. Digo, de que haya trabajo, de que sea un país donde haya trabajo, donde se pague un salario con el que se pueda vivir, donde se pueda alquilar con lo que ganás de sueldo, porque sino después llega un momento en que la mujer por más que quiera depende de que el hombre este que le pega es el que paga el alquiler y ella no tiene a dónde ir, ella y sus hijos

SC: Claro, la dependencia económica famosa

 

MAB: Exacto

SC: Entonces, claro, cómo hacerla sentir que tiene la capacidad de poder manejar su propia economía

 

MAB: Tiene que tener acceso a un trabajo que le paguen y que el salario le alcance para pagar un alquiler por ejemplo. Esos son cambios estructurales

SC: Claro, por eso, asegurarle la vivienda, si vos le asegurás el trabajo seguramente después con eso devienen otro montón de cosas.
Y deviene esa cuestión del autoestima, muchas veces tienen el autoestima por el piso y entonces es difícil exigir que tome determinadas decisiones. Entonces, no podemos tampoco estar tomando el tema de la mujer y su situación como un eslogan, hay una cuestión que es real y que es palpable. El tema es que se corra la cortina de la rutina y que se haga visible.
Entonces, es por ahí, me parece que el 8 de marzo marca un montón de cosas pero más que nada marca eso de  trascenderlo para que continúe. Para que nos encontremos, para que esto no quede como un día puntual donde recordamos a un montón de mujeres e historias que pasaron, que son ejemplos pero que nos ayuden desde ese lugar, desde el ejemplo

 

MAB: Está claro, y que no pierda su verdadero sentido

SC: Que no pierda la esencia

 

MAB: Digo porque las generaciones jóvenes, sin ninguna culpa, puede quedar como que estar en el Día de la Mujer quiere decir determinada vestimenta, determinado corte de pelo, determinada actividad que se hace, pero pasa por otro lado

SC: Me parece que muchas veces es como una falta de respeto realmente a las mujeres que están sintiendo esa carencia, más allá de que son anónimas porque no salen, es como eso, es como omitir, son los sujetos omitidos digo yo ¿no?

 

MAB: Es verdad

SC: Un poco jugando con las palabras y con la sintaxis. Quedan como los gurises también muchas veces, hijos de estas mujeres, quedan como eso, como los sujetos omitidos.
Y bueno, y hay que sacar eso para adelante, hay que visibilizarlo y hay que convencerlos de que hay otra forma y que no es ningún delito reclamar sus derechos. Uno ha tenido que hacer visitas a lugares domiciliarios que realmente me dejaban la situación de que el derecho por ahí no pasó

 

MAB: Exacto

SC: Con la esperanza de que encontremos, difícil pero peleando las propuestas para que la mujer...
Que además, no es que la mujer sea (...), no, la mujer está con esa incertidumbre y no todo el mundo puede manejarse en la incertidumbre. Entonces, cómo activar políticas sociales y de género si quieren que involucre todas estas temáticas, que trascienda el que voy hasta tal lado, me asesoran, ¿y qué hago yo después, cómo sigo?

 

MAB: Muy bien.
Silvia, este año entonces, enfocando claramente allí y por supuesto no quedarse quieta, aunque no se pueda hacer una marcha este año ni se pueden hacer concentraciones, sí se puede en el barrio...

SC: Claro, yo hoy me voy a buscar los volantes y voy a manejarlos acá en el barrio, en la zona. Y bueno, y esas cuestiones que uno habla todos los días con la vecina, con la amiga de la hija, con la hija, esas cosas que uno va haciendo esa cuestión del boca a boca. Y claro, muchas veces uno queda como, ¿y esto, qué estás diciendo?
Y el Día Internacional de la Mujer Trabajadora es eso, es el 8 de marzo, es ese día. Después convenientemente a quién le conviene, sabemos a quién le conviene, se fue cambiando, fue mutando por otras cuestiones. Las reivindicaciones siempre son bienvenidas, las peleas son siempre bienvenidas, pero no podemos perder de vista lo que fue esencial y lo que marcó. A partir de ahí es que tenemos que manejar lo otro, no cubrirlo, no tenemos que ponerle un manto de cosas sobre lo que realmente pasó y provocó este día la tragedia tremenda que sucedió que hizo que el 8 de marzo, a partir de otras mujeres que plantearon tal día que pasó tal cosa tiene que nombrarse en lo sucesivo como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora

 

MAB: Silvia, acá está saludando Adrián de La Curva que dice, "Para mi gusto la sociedad tendría que ser matriarcal y no patriarcal con una buena participación en las decisiones de gobierno, pero lo que hay que cambiar es la organización de la sociedad donde nos esclaviza, nos margina, nos prostituye, nos droga, donde todos somos víctimas de una manera u otra", que es cierto, muy cierto

SC: ¡Y nos engañan! Porque claro, vos estás convencida de que vas en una línea y cuando querés acordar la bifurcación se fue para otro lado. hay que ser cuidadoso, y estoy de acuerdo con el compañero, en realidad hay una cuestión, hay lugares, nuestros trabajos nos han permitido conocer hogares que son matriarcales, son jefas de hogar, pero siempre está esa cuestión muchas veces visible y muchas otras invisible, porque si tienen hijos es porque hay un padre por ahí en la vuelta, pero quien trata de sacar el hogar adelante es la madre en muchos de estos casos, es la mujer, la madre o la referente, la abuela, la tía, la hermana

 

MAB: Está claro, es la mujer.
Silvia, la verdad que te agradecemos mucho esta participación, por supuesto que de aquí al lunes vamos a seguir con el tema, cualquier cosa nos pegás el grito. Y bueno, el lunes todas, de la forma que puedan, a ser protagonistas

SC: Estaremos en algún lugar

 

MAB: Ahí está.
Te mandamos un abrazo grande Silvia Coitiño

SC: Bueno, igual para ustedes ahí, para la audiencia. ¡Vamo' arriba!